Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Comunidad Catòlica Tiberiades
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
  Mensajes Generales 
 ============= 
 © MENSAJES GENERALES 
 ============= 
 © NAVIDAD 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO NAVIDEÑO 
 ============= 
 © GOTITAS ESPIRITUALES 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO GOTITAS ESPIRITUALES 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO VIRGEN MARÍA 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO JESÚS TE SANA 
 ============= 
 © BLOG COLECCIÓN DE GIFS 
 ============= 
 © BLOG GIFS Y FONDOS PAZ ENLA TORMENTA 
 ============= 
 © MARIOLOGÍA 
 ® VIRGEN MARÍA 
 ® SANTO ROSARIO 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO DE LOS SANTOS 
 ============= 
 © TEMAS DE SANACIÓN 
 ============= 
 © ORACIONES DE SANACIÓN 
 ============= 
 ® EVANGELIO DEL DÍA 
 ============= 
 ® LA BIBLIA 
 ============= 
 ® APOLOGÉTICA 
 ============= 
 ® UN TEÓLOGO RESPONDE 
 ============= 
 ® ESPÍRITU SANTO 
 ============= 
 ® DIVINA MISERICORDIA 
 ============= 
 ® SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 
 ============= 
 ® CANCIONERO CATÓLICO 
 ============= 
 © GIFS 
 © GIFS Y FONDOS PAZ ENLA TORMENTA 
 ============= 
 © FONDOS DE NAVIDAD 
 ® FONDOS PARA MENSAJES 
 ============= 
 © FONDOS DE PANTALLA 
 ============= 
 ® JESÚS EN TIBERIADES 
 ============= 
 © BLOG DE LA COMUNIDAD CATÓLICA TIBERIADES 
 ============= 
 ® CARISMA DE TIBERIADES 
 ============= 
 ® NORMAS DE CONDUCTA DE TIBERIADES 
 
 
  Tools
 

 

Autor: Marcelino de Andrés | Fuente: Catholic.net

Yo creo en los milagros

Podemos estar rodeados de verdaderos milagros pero no nos damos ni cuenta de la mayoría de ellos...

 

Yo creo en los milagros



No sé cuántos de mis lectores crean aún en los milagros. Espero que sean la mayoría. Aún recuerdo la definición que me dieron de milagro cuando comenzaba a estudiar Teología: milagro es un prodigio religioso (espacio-temporal-visible) que expresa en el orden cósmico una especial intervención gratuita de la potencia y del amor de Dios, que dirige a los hombres un signo de la presencia ininterrumpida en el mundo de su palabra de salvación. Antes de conocer esa definición yo ya creía en los milagros; y después de conocerla, creo más aún y estoy seguro de que se dan muchos más de los suele pensarse o imaginarse. 


Lo normal cuando se habla de milagros, es que le vengan a uno a la mente hechos como el que un ciego recupere la vista, o un leproso quede limpio de su mal, o un muerto resucite. Pero entiendo que restringir sólo a ese tipo de acontecimientos las intervenciones gratuitas de Dios y los signos de su presencia, de su potencia y de su amor, sería algo injusto. Porque Dios no para de enviar a los hombres signos de su permanencia en el mundo y entre nosotros. Sí, también hoy Dios sigue obrando innumerables prodigios. Lo que ocurre es que no nos damos ni cuenta de la mayoría de ellos. Podemos estar (y de hecho lo estamos muchas veces) rodeados de verdaderos milagros sin percatarnos de ello. 


De vez en cuando los periódicos y los medios de comunicación nos dan la agradable sorpresa de hacerse eco de algunos de estos prodigios. Suele tratarse de hechos extraordinarios, inesperados, sensacionales. De esos que tanto ansían encontrar los periodistas, pero que, curiosamente, rara vez se atreverán a llamar milagros. 


No hace mucho, aquí en Italia, uno de los principales diarios del país recogía la noticia de que una rica señora, dueña de varios hoteles y grandes propiedades en Roma, había entrado a la edad de 61 años en el convento de las carmelitas en Belén (Tierra Santa). Y en otro periódico, esta vez de España, contaban cómo no era cosa de todos los días que un Oficial de la Marina Mercante, Inspector Jefe del Cuerpo Superior de Policía, juez por oposición, doctor en Derecho Civil y en Derecho Canónico, profesor de la Universidad Pontificia Comillas, Magistrado especialista del Tribunal Superior de Justicia de Madrid y licenciado en Estudios Eclesiásticos, haya sido ordenado sacerdote. 


No, ciertamente no parece que ninguno de esos dos acontecimientos sea cosa de todos los días. Pero los protagonistas de ambos son sólo una mínima parte de los miles y miles de hombres y mujeres que en el mundo hoy día siguen cada año dejándolo todo para consagrarse a Dios en el sacerdocio o en la vida religiosa. Son sólo dos de los muchos brotes producidos por esa copiosa lluvia de intervenciones de Dios que con su potencia y amor continúa refrescando el barro partido de nuestro planeta, haciendo despuntar en él montones de almas que se entregan totalmente a su servicio y al de los demás. Y es indudable que cada una de ellas es un verdadero prodigio del amor de Dios, único capaz de arrancar tanto amor y de tantas almas que por Él son capaces de todo. Cada una es un auténtico signo visible de la presencia de Dios en este mundo que da la fuerte impresión de querer prescindir tanto de Él. 


Creo que nunca dejaré de maravillarme lo suficiente ante la generosidad de quien encontrándose con Cristo y mirándole a los ojos, se deja conquistar por su amor y se le rinde. Eso para mí es y será siempre un milagro. No importa que ese alguien haya sido rico o pobre, letrado o ignorante, famoso o desconocido. Cada vez que en la tierra se repite ese misterio de llamada y respuesta, ese intercambio de amor entre Dios y el hombre, vuelvo a experimentar la necesidad de proclamar convencido que yo creo en los milagros. 

 

©2017 - Gabitos - All rights reserved