Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Comunidad Catòlica Tiberiades
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
  Mensajes Generales 
 ============= 
 © MENSAJES GENERALES 
 ============= 
 © NAVIDAD 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO NAVIDEÑO 
 ============= 
 © GOTITAS ESPIRITUALES 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO GOTITAS ESPIRITUALES 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO VIRGEN MARÍA 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO JESÚS TE SANA 
 ============= 
 © BLOG COLECCIÓN DE GIFS 
 ============= 
 © BLOG GIFS Y FONDOS PAZ ENLA TORMENTA 
 ============= 
 © MARIOLOGÍA 
 ® VIRGEN MARÍA 
 ® SANTO ROSARIO 
 ============= 
 © BLOG CATÓLICO DE LOS SANTOS 
 ============= 
 © TEMAS DE SANACIÓN 
 ============= 
 © ORACIONES DE SANACIÓN 
 ============= 
 ® EVANGELIO DEL DÍA 
 ============= 
 ® LA BIBLIA 
 ============= 
 ® APOLOGÉTICA 
 ============= 
 ® UN TEÓLOGO RESPONDE 
 ============= 
 ® ESPÍRITU SANTO 
 ============= 
 ® DIVINA MISERICORDIA 
 ============= 
 ® SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS 
 ============= 
 ® CANCIONERO CATÓLICO 
 ============= 
 © GIFS 
 © GIFS Y FONDOS PAZ ENLA TORMENTA 
 ============= 
 © FONDOS DE NAVIDAD 
 ® FONDOS PARA MENSAJES 
 ============= 
 © FONDOS DE PANTALLA 
 ============= 
 ® JESÚS EN TIBERIADES 
 ============= 
 © BLOG DE LA COMUNIDAD CATÓLICA TIBERIADES 
 ============= 
 ® CARISMA DE TIBERIADES 
 ============= 
 ® NORMAS DE CONDUCTA DE TIBERIADES 
 
 
  Tools
 

 

Virgen orante

Vicente Taroncher Mora, Capuchino 

 

 

No cabe duda que el verdadero modelo de oración para el cristiano es Jesús, el Hijo de Dios. Él permanecía unido al Padre y a Él acudía en las momentos más trascendentales de su misión salvadora. Se retiró al desierto al inicio de su vida pública. Y, deshecho en lágrimas y sudor de sangre, puso toda su confianza en el Padre ante el tremendo drama de su pasión. 


El mismo Jesús recomienda a sus discípulos el espíritu y el ejercicio de la oración: "Vigilad y orad” (Mt 26, 41), “Es preciso orar en todo tiempo y no desfallecer" (Lc 18, 1), "Pedid y recibiréis” (Mt 7, 7). 


Sin perder de vista la perspectiva de Cristo, Pablo VI propone como modelo de oración para la Iglesia a María “la Virgen Orante". 


Meditando y orando se encontraba María el día de la Anunciación. Mientras duró la embajada celestial, María reflexionaba y se preguntaba cual era el plan de Dios sobre Ella. Estaba absorta en Dios y dispuesta a cumplir su voluntad. Oraba intensamente. Y en medio de su oración concibió en su seno al Hijo del Altísimo por obra del Espíritu Santo. 


Es más, la que engendró al Hijo de Dios estando en oración, también dio origen a la Iglesia naciente como Madre espiritual, estando en oración. "Los apóstoles perseveraban unánimes en la oración, juntamente con María la Madre de Jesús (Hchos 1, 14). Y en plena oración, por obra del Espíritu Santo nació la Iglesia. 


Pero la oración por excelencia de María, que ha llegado hasta nosotros en el evangelio de San Lucas (Lc 1, 34-37) es el Magnificat que, como afirma Pablo VI, “al difundirse se ha convertido en la oración de toda la Iglesia de todos los tiempos". 


De la oración de María el Papa resalta lo que pertenece a la esencia de la misma, esto es, sus expresiones de glorificación al Señor y su espíritu de humildad, de fe y de esperanza. Sin estas virtudes no puede haber verdadera oración. 


A lo largo de su vida María acude a su Hijo, rogando por las necesidades de sus otros hijos. El ejemplo más claro es el de Caná de Galilea donde obtiene de Jesús que convierta el agua en vino, para socorrer las necesidades de unos recién casados. Y con sus ruegos logró que Jesús adelantase la hora de manifestarse al mundo como salvador y que sus discípulos creyeran en Él. Y lo más consolador para nosotros es que esa oración de intercesión la sigue ejerciendo desde el cielo, porque "Ella -como afirma Pablo VI- no ha abandonado su misión de intercesión y salvación". 


El primer y principal fin de la oración, de nuestra oración, es, como diría San Francisco, “tributar toda alabanza, gloria, honor y bendición a Dios, sumo y total bien". Glorificar al Padre es lo que hacía Jesús en el abatimiento de su pasión (Jn 17, 1) Y esta es la actitud de María cuando recibe el saludo de santa Isabel: “mi alma glorifica al Señor...” 


La humildad estaba en la base de la oración de María. “Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes” (1 Pe 5, 5). Por eso “fijó sus ojos en la pequeñez de su esclava” (Lc 1, 47). La oración del humilde, como el publicano de la parábola, le justifica ante el Señor; mientras que el fariseo soberbio, que oraba junto al altar, merece el rechazo divino (Lc 18, 9). 


La Iglesia es también, debe serlo, “Virgen orante”, comunidad de oración, que llena de fe y esperanza “cada día presenta al Padre las necesidades de sus hijos” y, como afirma el Vat. II, “alaba incesantemente al Señor e intercede por la salvación del mundo”.

 

©2017 - Gabitos - All rights reserved