Un día como el de hoy, pero del año 1890, nace en Annam (colonia francesa), Nguyen Tat Thanh, quien, obligado a utilizar innumerables apodos para escapar a la persecución policial, años después adoptará el nombre de Ho Chi Minh. Este revolucionario y político vietnamita fue miembro fundador del Partido Comunista Francés (1921), participó en el V Congreso de la III Internacional (1923) y marchó a China. En 1930, en Hong Kong, fundó el Partido Comunista Internacional de Indochina, y en 1941 la Liga para la Independencia de Vietnam. Durante la Segunda Guerra Mundial dirigió la resistencia contra los japoneses, y en Agosto de 1945 proclamó la República Democrática. En 1954, logró expulsar a los franceses del país, pero no pudo evitar la división de Vietnam en dos estados: Vietnam del Norte, del que fue reconocido Presidente, y Vietnam del Sur, que cayó en el área de influencia de EEUU. Desde entonces fueron dos los objetivos básicos de su política : construir el socialismo en el norte, y reunificar bajo su autoridad todo el Vietnam, para lo que se empeñó en una larga y heroica guerra. Sin embargo, la reunificación no se materializará hasta 1975, unos años después de su muerte. Ho Chi Minh, fue ejemplo de sencillez, modestia y sabiduría. El “Tío Ho” supo descubrir lo mejor del pueblo para enfrentar a enemigos poderosos con la más eficaz de las armas : el propio hombre vietnamita y su inquebrantable amor a la patria. Nació en la lucha, creció y se desarrolló en medio de ella, hasta alcanzar lo que él calificara como lo más preciado de la vida : la independencia y la libertad.