Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL MUNDO CRISTIANO EN IMAGENES
Happy Birthday eduardodf1 !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Bienvenidos 
 Presentate aqui 
 Chat de Bendiciòn 
 *-* Cumpleaños *-* 
 Pedidos de oraciòn 
 Dudas y preguntas aqui!! 
 FONDOS PARA COMPARTIR 
 PANEL PERSONAL DE GREISCRIS 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Hombres de la Biblia 
 Mujeres de la Biblia 
 Promesas de Dios 
 Ayuditas Biblicas 
 Perlitas Biblicas 
 Meditaciones Diarias 
 Sanidad Interior 
 Reflexiones 
 Respuestas a tu necesidad 
 Temas Biblicos 
 Estudios Biblicos 
 Guerra Espiritual 
 Estudio: Guerra Espiritual 
 Sectas, religiones y creencias 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Jovenes son el futuro 
 El noviazgo 
 Tu espacio Lider 
 Matrimonios 
 Tu lugar mujer 
 Espacio infantil 
 NO al aborto 
 Consuelo y ayuda 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 El Espirìtu Santo 
 Temas doctrinales 
 Nombres Biblicos y sus significados 
 Hechos de los Apostoles 
 El Apocalipsis 
 El tabernaculo 
 Libro de los Romanos 
 Bosquejos y Sermones 
 Enseñanzas de Jesùs 
 Parabolas 
 Fe poderosa 
 La vida de Jesùs 
 Crecimiento de la Iglesia 
 Proverbios 
 Los Salmos 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Eclesiastes 
 Los Pastores y sus deberes 
 ILustraciones Cristianas 
 ¿Que aprendistes en esta tu Iglesia? 
 Homilectica 
 PREDICAS EN VIDEO 
 Videos y peliculas Cristianas 
 Musica Cristiana 
 KARAOKE CRISTIANO 
 BENDICIONES CON POWER POINT 
 Alabanza y Adoraciòn 
 CARICATURAS CRISTIANAS 
 Gifs variados 
 ABC...COMPARTIMOS 
 AQUI...TODO DE NAVIDAD 
 NOMBRES ANIMADOS 
 TAGS DE IMAGENES PARA FIRMITAS 
 Tubes 
 Saluditos variados 
 TARJETAS CON VERSICULOS BIBLICOS 
 Material Psp 
 Material para fondos 
 Fondos de Escritorio 
 PROGRAMAS PARA DESCARGAR 
 Link de Bendiciòn 
 Hazlo tu mismo 
 Tutoriales.. PC... PSP 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Salud y Belleza 
 Cosina 
 MANUALIDADES 
 Comunidades Amigas 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Instinto Natural 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 
 
  Tools
 
Fe poderosa: Lección 9...La fe y la restauración
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: greiscris  (Original message) Sent: 12/05/2010 07:32
Lección 9
La fe y la restauración

¿Qué es lo que Dios va a restaurar que se ha perdido? ¿Hay algo que Dios no restaurará? ¿Cómo puedo cooperar con el plan divino de restauración? Estudiaremos en esta lección: (1) Las promesas y el programa de restauración de Dios de los cuales tenemos un registro histórico;
(2) los conceptos bíblicos de restauración; y
(3) las promesas de Dios de restauración para su vida.

La fe alcanza su mayor exponente cuando usted y yo cooperamos con el plan eterno de Dios y nos unimos a Él en su búsqueda, en vez de exigirle que se una al nuestro.

La restauración implica que se ha perdido algo. Nadie puede vivir en un planeta caído, tratar con la naturaleza propia caída y enfrentar la naturaleza caída de los demás sin sufrir pérdidas. Si aprender a vivir por fe, podrá evitar que el fracaso sea algo normal, aunque no desaparecerá por completo. Cuando ocurra, como usted se ha comprometido a estar en el programa de Dios, sentirá la gracia y el poder de los ministerios de restauración de Dios.

EJEMPLOS HISTÓRICOS DEL PODER DE RESTAURACIÓN DE DIOS

Zacarías y Hageo son dos de los profetas que pertenecieron al período de restauración. Generalmente se cree que este período vino después de que gran parte de la población de Israel fuera deportada a Babilonia. Israel fue entonces repoblado por los babilonios, y más tarde por el imperio persa. Aun antes de que comenzara la deportación, después de años de derrotas humillantes a mano de los asirios, Dios habló a través de sus profetas e indicó que Israel sería restaurada en sus tierras. Al comenzar dicha restauración, tal como Dios había dicho, Zacarías y Hageo fueron usados para hacerle recordar al pueblo el plan de Dios.

HAGEO

Hageo profetizó durante los esfuerzos de Esdras y su pueblo por reconstruir el templo de Salomón que había sido demolido. La fecha del ministerio de Hageo data aproximadamente desde el año 520 a.C. y se registra en el libro del Antiguo Testamento que lleva su nombre.
El difunto Sam Middlebrook escribió lo siguiente del ministerio de Hageo: «El libro de Hageo aborda tres problemas comunes a todos los pueblos en todas las épocas, y ofrece tres inspiradoras soluciones a estos problemas. El primero de los problemas es el desinterés (1.1–15). El pueblo había retornado del exilio con el propósito de reconstruir el templo de Jerusalén (Esdras 1.2–4) y había comenzado la tarea asignada; pero surgió la oposición y la obra se detuvo. La gente se interesó más en construir sus propias casas, quizás para olvidar el tiempo vivido en tierra extraña (1.4). Dios les habló en dos ocasiones para despertarlos de su apatía. Primero debían reconocer que su vida era infructuosa (1.5, 6), porque habían desestimado la casa de Dios para ocuparse de sus propias casas (1.7, 9). Los esfuerzos por construir su propio reino no podrían jamás producir frutos permanentes. Después de tomar conciencia de sus problemas, el pueblo debía comprender que Dios aceptaría la obra que pudieran hacer, lo glorificarían con solo dedicarle lo que tenían (1.8).

»El segundo problema es el desaliento (2.1–9). Algunos los mayores dentro del grupo de los exilados que retornaron habían visto el templo de Salomón cuando eran niños; así que ningún edificio, por hermoso que haya sido, podía compararse con la gloria del templo anterior (2.3). El desaliento de los mayores pronto influyó en los jóvenes, y a sólo un mes de iniciada la obra cesó la edificación del templo. Pero, de nuevo Hageo trae un mensaje dirigido a enfrentarse enérgicamente al desaliento del pueblo. La solución consta de dos partes: una trata del problema inmediato, la otra ofrece una solución a largo plazo. Por el momento, es suficiente que el pueblo se esfuerce… se esfuerce… y trabaje (2.4). La otra clave para superar el desaliento es hacer saber a los constructores que están edificando un templo para que Dios lo llene con su gloria, de tal manera, que sobrepase la antigua gloria del templo de Salomón (2.9).

»El último problema que Hageo enfrenta es el de la insatisfacción (2.10–23). Ahora que pueblo está trabajando espera recuperar rápidamente los años de inactividad. Entonces el profeta se presenta ante los sacerdotes con una pregunta (2.12, 13) sobre las cosas limpias e inmundas y su influencia recíproca. La respuesta de los sacerdotes es que la inmundicia se contagia, mientras que la santidad no. La lección es obvia: no esperes que la obra de tres meses compense dieciséis años de negligencia. El siguiente mensaje de Dios para el pueblo constituye una sorpresa: Mas desde este día os bendeciré”(2.19). La gente debía comprender que la bendición de Dios no podía ser comprada, sino que era una dádiva gratuita del Dios misericordioso. Dios escogió a Zorobabel como una señal (2.23), es decir, como representante de la naturaleza del siervo, la cual tuvo su máxima expresión en el más grande hijo de Zorobabel, Jesús. Nótese el nombre de Zorobabel en las dos listas genealógicas que aparecen en los Evangelios (Mateo 1; Lucas 3), lo que indica que la más alta y definitiva bendición de Dios se encarna en una persona, la de su Hijo Jesucristo»

ZACARÍAS

El ministerio profético de Zacarías se dirige al mismo pueblo pero en un proyecto de construcción diferente. Mientras Hageo se dedica a la construcción del templo, Zacarías se ocupa de la reconstrucción de los muros y de las puertas de Jerusalén. Tal como el libro de Esdras da el respaldo histórico para el ministerio profético de Hageo, el libro de Nehemías lo hace para con las profecías de Zacarías. El lineamiento del libro de Zacarías varía drásticamente con respecto a lo que acaba de ver en Hageo. Contiene una serie de visiones y la presentación de estas al pueblo, acompañadas de mensajes proféticos.

La palabra fuerza se traduce como «riqueza», «valor», «virtud» (carácter), «un ejército». Aquí se refiere a la dependencia. ¿Qué motiva la fe en usted a la restauración que anhela? Aunque estas cosas son importantes para el programa de restauración, no debe depender de los recursos humanos, del valor, de los números o de la fuerza. ¡En última instancia, ¡la restauración verdadera es imposible sin Dios! La palabra poder se refiere casi exclusivamente a un mensaje de fuerza y así se traduce. Tal como los profetas y poetas hebreos, esta unión entre la fuerza y el poder es una herramienta literaria y polémica. Una palabra está edificada sobre la otra, para que cuando se combinan, podamos tener un cuadro más completo. ¡Aquí el profeta insiste en que la restauración es imposible a través de la fuerza y el poder humanos!

Hacer restitución, En forma figurada, ser o estar (completar; por insinuación, ser amigable; por extensión, corresponder). Se traduce como «desagraviar», «terminar», «llenar», «hacer el bien», «restaurar», «restituir». Da la idea de devolver algo a su propietario, o de enmendar, en el sentido de intentar devolver algo a su sitio original.

Restablecer, Devolver en forma práctica o figurada (no necesariamente con la idea de que sea a su punto de origen). Esta palabra trae la connotación de un nuevo comienzo. El regreso al punto de partida podría ser imposible en términos geográficos o de tiempo. Sin embargo, en este sentido, «restablecer» hace posible un nuevo comienzo.

CONCEPTOS BÍBLICOS DE LA RESTAURACIÓN

El concepto de la restauración comienza con la Ley. A modo de ejemplo, Éxodo 22. Los primeros versículos tratan con el restablecimiento y la restitución de algo que ha sido robado. Si la ley demanda una restitución que repone más de lo que se ha perdido, es lógico asumir que el Señor, quien es el autor de esa ley, haga lo mismo. Esto es precisamente lo que vemos de la restauración del templo: Él dijo que la gloria de la casa venidera sería mucho mayor que la de la primera. Cuando Él restaura, su obra produce algo de mejor calidad que lo que originalmente se perdió. En Zacarías 4.10, la profecía parece reprender al pueblo por pensar que las paredes reconstruidas serían muy bajas Leamos Job 42.12. ¿Qué dice acerca de la condición en que se encontraba Job al final de su vida con respecto a la que llevaba antes de vivir semejante tragedia? Aunque Job se utiliza a menudo como un ejemplo de lo que uno no quisiera ser, la bendición del Señor sobre este hombre, que confió en Él a través de la adversidad, es poderosa. En Isaías 42.22, ¿cuál es la condición en que se encuentra el pueblo? Al leer sobre su circunstancia de abuso, vea lo que el profeta les dice que no tienen la capacidad de hacer. ¡Se han convertido en tales víctimas que ni pueden pedir restauración! Tristemente, esto es frecuente con quienes se han convertido en víctimas. Ya sea real o imaginario, la víctima no puede concebir que algún día llegue a ser como era, mucho menos, que podría ser mejor.

«¿Cómo puedo creer en la restauración de mi matrimonio?» o, «¿cómo puedo tener fe en que mis emociones serán restauradas?» la restauración será posible sólo cuando usted crea que es posible. La Palabra de Dios lo motiva a creer en la posibilidad de la restauración.

¿EXISTE ALGO QUE NO SE PUEDE RESTAURAR?

Algunos se harán esta pregunta. La responderemos con las palabras de Jesús.
Mateo 17.20: “Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible”.
Mateo 19.26: “Y mirándolos Jesús, les dijo: Para los hombres esto es imposible; mas para Dios todo es posible”.
Marcos 10.27: “Lo que os digo en tinieblas, decidlo en la luz; y lo que oís al oído, proclamadlo desde las azoteas”.
Lucas 1.37: “porque nada hay imposible para Dios”.

PROMESAS DE RESTAURACIÓN

Usted descubrirá en estas promesas lo que Dios ha de restaurar.

El gozo perdido de la salvación: Salmos 51.10–12: «Crea en mí, oh Dios, un corazón limpio, y renueva un espíritu recto dentro de mí. No me eches de delante de ti, y no quites de mí tu santo Espíritu. Vuélveme el gozo de tu salvación, y espíritu noble me sustente».
Esta oración de David es su respuesta a la obra de convicción del Espíritu Santo luego de su pecado con Betsabé. Está incluida en las Escrituras porque nos ofrece un modelo de la posibilidad de recibir perdón y la restauración del gozo de salvación.

El sentido perdido de justicia: Isaías 1.26: «Restauraré tus jueces como al principio, y tus consejeros como eran antes; entonces te llamarán Ciudad de justicia, Ciudad fiel».

La idea expresada aquí es que los estragos del pecado producen insensibilidad a la justicia. La insubordinación gobierna sin respetar los valores absolutos o el marco sobre el cual se puede edificar una comunidad de justicia. Dios promete restaurar a su pueblo para que sus vidas se puedan basar en la justicia, que posibilita llevar una vida según el plan inicial.

La motivación perdida para vivir: Isaías 57.18: «He visto sus caminos; pero le sanaré, y le pastorearé, y le daré consuelo a él y a sus enlutados».

Lea los versículos precedentes al versículo 18. ¿Qué clase de actitud atrae esta promesa de restauración de Dios? «No hay paz para los impíos» contrasta con la restauración del consuelo y ayuda a definir el significado de consuelo. No quiere decir consuelo en el sentido de conveniencia. Tiene más que ver con el llanto. La obra de restauración divina quitará ese tipo peculiar de tristeza que le roba al hombre la motivación por la vida. Cuando el penitente toma los pasos necesarios para avanzar más allá de la tristeza personal y el llanto se arrepiente ante el Señor y Él le dará tal renovación que renace la posibilidad de vivir de nuevo.

La intimidad perdida con Dios: Jeremías 30.17: «Mas yo haré venir sanidad para ti, y sanaré tus heridas, dice Jehová; porque desechada te llamaron, diciendo: Esta es Sión, de la que nadie se acuerda». Esta promesa es especial porque se refiere al fin del juicio. Cuando el profeta Jeremías dijo: «Porque yo sé los pensamientos que tengo acerca de vosotros, dice Jehová, pensamientos de paz, y no de mal, para daros el fin que esperáis» (Jeremías 29.11), se refería al fin de la dispersión de Israel; cuando regresaran a la tierra. El poder de la Palabra se emite durante la época en que Israel cosecha lo que sembró. Aun allí, Dios les dice: «Esto pasará. No es esto lo que quiero para ti. Yo te daré paz, y cumpliré las expectativas que todavía son posibles porque eres mi pueblo». Las heridas en Jeremías 30.17 no son causadas por hombres. ¡Las causa el juicio de Dios! Por tanto podemos con seguridad dar expresión al corazón y a la voluntad de Dios para quien ha vivido el juicio del Señor por los pecados cometidos. Él desea sanar las heridas de su juicio y restaurar su corazón hacia Él.

El tiempo perdido: Joel 2.25: «Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros».

Sería suficiente que el Señor prometiera restaurar lo que fue destruido por las plagas de langosta. Sin embargo, fue más allá de la sustancia material, abarcando en la promesa de restauración el tiempo perdido por culpa de las plagas. El pecado y sus consecuencias roban al hombre su posesión más valiosa: El tiempo. Pero cuando el corazón vuelve a Dios, se pueden restaurar los años perdidos en el matrimonio, en la paternidad, en la juventud; como también se pueden aprender las lecciones valiosas que se desperdiciaron.

El poder perdido para vivir con fortaleza: Isaías 40.31: «Pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán».

Esta restauración tiene también una condición. La renovación de la fuerza está disponible para quienes descansan en el Señor. Utilice una concordancia para ver cómo en los Salmos se traduce esta palabra. Indica dependencia. ¡La idea de depender de otro no es popular en nuestra cultura! Se ve como señal de debilidad y disfunción. Pero en lo que respecta a su relación con el Señor, la dependencia es un factor de fuerza. ¡Su fuerza depende de su debilidad! En efecto, ¿no es lo que dijo el apóstol Pablo? «Porque cuando soy débil, entonces soy fuerte» (2 Corintios 12.10). Asimismo, busque en su concordancia cómo se traduce la palabra «renovar». Descubrirá que tiene que ver con el cambio, con la renovación de lo que muere y algo nuevo que toma su lugar.

La juventud perdida en la vida: Salmos 103.5: «El que sacia de bien tu boca de modo que te rejuvenezcas como el águila». La idea aquí es que a pesar de la edad, la obra de restauración de Dios lo ayudará a mantenerse joven. Se menciona el águila por el proceso de restauración de las plumas. Tal vez resulte cómico, pero las águilas no pueden volar sin plumas. Quizás tengan músculos, habilidad innata y oportunidad, pero sin plumas, ¡no volarán! ¡Algunos cristianos son como las águilas sin plumas! Poseen los músculos (la fuerza de propósito), la habilidad (conocen los principios bíblicos) y tienen la oportunidad, pero no vuelan. Lo harán sólo cuando le dejen a Dios satisfacer el apetito con lo bueno de su Palabra y le permitan renovar su visión juvenil.


First  Previous  Without answer  Next   Last  
Anuncios:

 

©2014 - Gabitos - All rights reserved