Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL MUNDO CRISTIANO EN IMAGENES
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Bienvenidos 
 Presentate aqui 
 Chat de Bendiciòn 
 *-* Cumpleaños *-* 
 Pedidos de oraciòn 
 Dudas y preguntas aqui!! 
 FONDOS PARA COMPARTIR 
 PANEL PERSONAL DE GREISCRIS 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Hombres de la Biblia 
 Mujeres de la Biblia 
 Promesas de Dios 
 Ayuditas Biblicas 
 Perlitas Biblicas 
 Meditaciones Diarias 
 Sanidad Interior 
 Reflexiones 
 Respuestas a tu necesidad 
 Temas Biblicos 
 Estudios Biblicos 
 Guerra Espiritual 
 Estudio: Guerra Espiritual 
 Sectas, religiones y creencias 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Jovenes son el futuro 
 El noviazgo 
 Tu espacio Lider 
 Matrimonios 
 Tu lugar mujer 
 Espacio infantil 
 NO al aborto 
 Consuelo y ayuda 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 El Espirìtu Santo 
 Temas doctrinales 
 Nombres Biblicos y sus significados 
 Hechos de los Apostoles 
 El Apocalipsis 
 El tabernaculo 
 Libro de los Romanos 
 Bosquejos y Sermones 
 Enseñanzas de Jesùs 
 Parabolas 
 Fe poderosa 
 La vida de Jesùs 
 Crecimiento de la Iglesia 
 Proverbios 
 Los Salmos 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Eclesiastes 
 Los Pastores y sus deberes 
 ILustraciones Cristianas 
 ¿Que aprendistes en esta tu Iglesia? 
 Homilectica 
 PREDICAS EN VIDEO 
 Videos y peliculas Cristianas 
 Musica Cristiana 
 KARAOKE CRISTIANO 
 BENDICIONES CON POWER POINT 
 Alabanza y Adoraciòn 
 CARICATURAS CRISTIANAS 
 Gifs variados 
 ABC...COMPARTIMOS 
 AQUI...TODO DE NAVIDAD 
 NOMBRES ANIMADOS 
 TAGS DE IMAGENES PARA FIRMITAS 
 Tubes 
 Saluditos variados 
 TARJETAS CON VERSICULOS BIBLICOS 
 Material Psp 
 Material para fondos 
 Fondos de Escritorio 
 PROGRAMAS PARA DESCARGAR 
 Link de Bendiciòn 
 Hazlo tu mismo 
 Tutoriales.. PC... PSP 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Salud y Belleza 
 Cosina 
 MANUALIDADES 
 Comunidades Amigas 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Instinto Natural 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 
 
  Tools
 
Proverbios: Proverbios 14-La mujer sabia edifica su casa
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: greiscris  (Original message) Sent: 15/05/2010 02:49
Proverbios 14


1 La mujer sabia edifica su casa;
Mas la necia con sus manos la derriba.
2 El que camina en su rectitud teme a Jehová;
Mas el de caminos pervertidos lo menosprecia.
3 En la boca del necio está la vara de la soberbia;
Mas los labios de los sabios los guardarán.
4 Sin bueyes el granero está vacío;
Mas por la fuerza del buey hay abundancia de pan.
5 El testigo verdadero no mentirá;
Mas el testigo falso hablará mentiras.
6 Busca el escarnecedor la sabiduría y no la halla;
Mas al hombre entendido la sabiduría le es fácil.
7 Vete de delante del hombre necio,
Porque en él no hallarás labios de ciencia.
8 La ciencia del prudente está en entender su camino;
Mas la indiscreción de los necios es engaño.
9 Los necios se mofan del pecado;
Mas entre los rectos hay buena voluntad.
10 El corazón conoce la amargura de su alma;
Y extraño no se entremeterá en su alegría.
11 La casa de los impíos será asolada;
Pero florecerá la tienda de los rectos.
12 Hay camino que al hombre le parece derecho;
Pero su fin es camino de muerte.(A)
13 Aun en la risa tendrá dolor el corazón;
Y el término de la alegría es congoja.
14 De sus caminos será hastiado el necio de corazón;
Pero el hombre de bien estará contento del suyo.
15 El simple todo lo cree;
Mas el avisado mira bien sus pasos.
16 El sabio teme y se aparta del mal;
Mas el insensato se muestra insolente y confiado.
17 El que fácilmente se enoja hará locuras;
Y el hombre perverso será aborrecido.
18 Los simples heredarán necedad;
Mas los prudentes se coronarán de sabiduría.
19 Los malos se inclinarán delante de los buenos,
Y los impíos a las puertas del justo.
20 El pobre es odioso aun a su amigo;
Pero muchos son los que aman al rico.
21 Peca el que menosprecia a su prójimo;
Mas el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.
22 ¿No yerran los que piensan el mal?
Misericordia y verdad alcanzarán los que piensan el bien.
23 En toda labor hay fruto;
Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.
24 Las riquezas de los sabios son su corona;
Pero la insensatez de los necios es infatuación.
25 El testigo verdadero libra las almas;
Mas el engañoso hablará mentiras.
26 En el temor de Jehová está la fuerte confianza;
Y esperanza tendrán sus hijos.
27 El temor de Jehová es manantial de vida
Para apartarse de los lazos de la muerte.
28 En la multitud del pueblo está la gloria del rey;
Y en la falta de pueblo la debilidad del príncipe.
29 El que tarda en airarse es grande de entendimiento;
Mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.
30 El corazón apacible es vida de la carne;
Mas la envidia es carcoma de los huesos.
31 El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor;
Mas el que tiene misericordia del pobre, lo honra.
32 Por su maldad será lanzado el impío;
Mas el justo en su muerte tiene esperanza.
33 En el corazón del prudente reposa la sabiduría;
Pero no es conocida en medio de los necios.
34 La justicia engrandece a la nación;
Mas el pecado es afrenta de las naciones.
35 La benevolencia del rey es para con el servidor entendido;
Mas su enojo contra el que lo avergüenza.

Comentario al Proverbio 14-



Versículo 1

La versión literal de este v. es la siguiente: « (Cada una de) las mujeres sabias edifica su casa, pero (cada una de) las necias la derriban con sus propias manos». En efecto, una mujer prudente, piadosa, hacendosa, es buena administradora y, de este modo, hace que prosperen los negocios de la familia, que se paguen a tiempo las deudas, que se eduque bien a los hijos, y que toda la familia goce de comodidad en el interior y de buen nombre y crédito de puertas afuera. Así es como se edifica la casa. En cambio, son muchas las familias que van a la ruina por culpa de la mala administración o del derroche de las mujeres, tanto o más que por la indolencia o el descuido de los maridos. Una mujer que no es prudente ni hacendosa, aunque parezca a veces temerosa de Dios, no lo es, pues, en lugar de edificar la casa, la derriba con sus manos.

Versículo 2

El proverbio es tan sencillo que no necesita comentario: el justo manifiesta su temor reverencial, filial, a Dios, comportándose como Dios manda; en cambio, todo pecado es un insulto a Dios (v. Gn. 39:9).

Versículo 3

En la boca del necio hay un retoño de soberbia (lit. El vocablo para ‘retoño’ vuelve a salir en Is. 1 l: l); es decir, lo único que brota de sus labios son palabras altivas que acaban por arruinarle. La raíz está en el corazón y, a no ser que la raíz se arranque, su mal no tiene remedio. En cambio, los labios de los sabios los preservarán (lit.) de decir lo que causa daño a otros y, por consiguiente, serán para ellos mismos una buena protección.

Versículo 4

Sin bueyes, pesebre limpio (lit.); es decir, donde no hay animales de labranza, la casa puede conservarse limpia, lo cual agrada a quienes les gustan las apariencias, pero aborrecen el trabajo de limpiar la suciedad que los animales producen. De éstos son los que prefieren los caballos a las vacas, y los perros a los cerdos. Pero las personas laboriosas consideran que las desventajas que comporta cuidar a los animales de labranza son contrarrestadas por los beneficios que proporcionan al emplearlos en las labores del campo.

Versículo 5

En la administración de la justicia, tienen mucho peso los testigos y, por tanto, es muy importante para el bien común que los que han de testificar ante los tribunales sean personas honestas y temerosas de Dios. Un testigo concienzudo no se atreverá a dar un testimonio falso. Pero el que se deja sobornar o intimidar dirá mentiras con el mismo aplomo que si dijese verdades.

Versículo 6

La razón por la que algunas personas buscan la sabiduría y no la hallan es porque no la buscan con ánimo sincero ni con temor de Dios (comp. Sal. 111:10); menos todavía la pueden hallar los escarnecedores o insolentes, prestos a burlarse de lo que no entienden (v. 2 P. 2:12; Jud. vv. 10 y ss.). En cambio, al hombre de entendimiento lit. El mismo vocablo de 1:5), la sabiduría le es fácil, le resulta fácil hallarla porque posee la disposición necesaria, sin prejuicios ni afectos corrompidos, con lo que fácilmente entiende lo que se le enseña y guarda en el corazón lo aprendido.

Versículo 7

El hombre malvado es necio; de él debemos apartamos si no queremos contagiamos de su necedad; de sus labios no se puede aprender nada digno de ser escuchado. A veces, el único modo de reprender al que habla necedad o perversidad es marcharse a otro lugar.

Versículo 8

No se trata aquí de la sabiduría (lit.) del científico, la cual consiste sólo en especulaciones, sino la del prudente, la práctica, la del que sabe discernir su camino (comp. 4:26) y, por tanto, sabe en cada caso cómo comportarse, la dirección que hay que tomar, sin mirar a lo que otros hagan, ni criticarlos precipitadamente por seguir otros caminos. En cambio, la estupidez de los necios es engaño, es decir, les hace equivocarse de dirección. Al no poseer la discreción del prudente, el necio marcha por derroteros falsos.

Versículo 9

La mejor versión de este difícil versículo, parecida a la que ofrece la New International Version, es la que da J. J. Serrano: «Al necio la indemnización le reconcilia; pero al íntegro, la buena voluntad». Y lo comenta así: ‘La interpretación que adoptamos significa literalmente que el necio, cuando ofende a alguno, no puede aplacarlo sino por medio de dones que sean garantía cierta de la sinceridad de su arrepentimiento. Esto es, que nadie acepta la palabra sola del necio. En cambio, del bueno se fían y aceptan su buena voluntad como garantía suficiente’. Esta es también la interpretación que, como más probable, ofrece el rabino Cohen. (Todo es nota del traductor).

Versículo 10

Cada persona siente su propia carga, especialmente la que pesa sobre el corazón y, por eso, no debemos censurar la tristeza o la depresión de otros, pues no sabemos cómo se sienten; quizás el golpe que sufren es mayor que el gemido que emiten. Por otra parte, algunos gozan de consuelos divinos, de los que otros no se dan cuenta; mucho menos, pueden participar de ellos.

Versículo 11

El pecado es la ruina de grandes familias, mientras que la virtud hace surgir y florecer la estabilidad de familias poco importantes en el plano social. Aunque sólo tengan una tienda de campaña por morada, los rectos disfrutarán de la bendición de Dios, mientras que la casa de los impíos, por muy espléndida que sea, será derribada o arrasada.

Versículo 12

La P. parte de este proverbio se repite varias veces (v. 12:15; 16:2; 21:2). El camino de la ignorancia y del descuido, de la sensualidad y del fraude, puede parecerle bueno, y aun éticamente correcto, a un malvado, ya que, aparentemente, es un camino libre de obstáculos. Pero estos necios que se engañan a sí mismos, acaban por destruirse a sí mismos.

Versículo 13

Este proverbio no es tan pesimista como a primera vista parece. Lo que quiere enseñar es que la vida está llena de incertidumbres y que un comienzo de día soleado puede dar paso a un inesperado chaparrón. Por eso, es prudente no entregarse a excesivas alegrías y ligerezas, en especial cuando conducen al pecado y pueden terminar en dolor de cabeza y congoja de corazón.

Versículo 14

El necio, aquel cuyo ‘corazón se vuelve atrás’ (la misma frase de Sal. 44:18), apartándose de Dios y del camino del deber, recibe «hartura» (no significa aquí ‘castigo’) de su propios caminos malos, mientras que el bueno alcanza verdadero contento en un camino que da verdadero sentido a la vida y abundantes oportunidades de hacer el bien.

Versículo 15

La fe es una necesidad, pero la credulidad es una necedad (el sentido es muy diferente del de 1 Co. 13:7, donde el que ama está inclinado a echar a buena parte lo que a otros hace sospechar mal). Comenta Ryrie: «El prudente mira bien antes de saltar».

M. Henry dice: «El prudente prueba antes de confiar» (Ambos hacen un juego de palabras en inglés). Es un proverbio sencillo, pero de inmensa sabiduría, por falta de la cual la gente se traga, sin masticar, todo lo que lee en libros y periódicos, lo que oye en la radio y ve en la televisión. Así se forma la llamada ‘opinión pública’, tan necia y frágil como las fuentes de que procede.

Versículo 16

El temor de Dios es una excelente protección de toda cosa santa y contra toda cosa no santa.

De sabios es apartarse del mal, no llegarse cerca del pecado, exponiéndose a caer en él. De insensatos es confiarse hasta dejar toda precaución, pensando que lo saben todo y que nada les puede hacer daño. Estos, además, no hacen caso a nadie que les avise.

Versículo 17

Los que son demasiado susceptibles y se enojan enseguida, dicen y hacen cosas ridículas y se exponen al menosprecio de los demás. En el extremo opuesto, igualmente vicioso, están los que maquinan con calma el mal que pueden hacer a otros. Quizá son tardos en airarse, pero es para mejor atrapar en su red a los incautos. Si los primeros están expuestos al menosprecio, los últimos se exponen al aborrecimiento.

Versículo 18

El pecado es la infamia y vergüenza de los malvados, y aun el simple, al que no le alcanza ni para ser llamado propiamente malvado, no puede esperar otra cosa que necedad, puesto que escogen neciamente. La necedad es su herencia, mientras que los prudentes tienen, no sólo por herencia, sino también por corona, la sabiduría. Las cabezas sabias merecen ser coronadas; en esto se ve que la sabiduría no sólo es justificada, sino también glorificada, por sus hijos.

Versículo 19

Los malos se inclinarán, en señal de derrota y rendición, delante de los buenos. La Biblia enseña la victoria final del bien sobre el mal. La 2a. parte del versículo viene a ofrecer un paralelismo de sinonimia y debe suplirse ‘el verbo ‘inclinarse’: «Y los impíos se inclinarán a las puertas del justo» (singular colectivo, como en muchas ocasiones).

Versículo 20

Este proverbio es una expresión del adagio castellano: ‘poderoso caballero es don dinero’. La mayoría de los hombres son como las golondrinas que emigran en invierno. Por eso (y por muchas otras razones), es bueno tener por amigo a Dios, el cual no nos abandona si somos pobres. El rico tiene muchos amigos mientras pueden sacar algo de él.

Versículo 21

El carácter del hombre tiene su exacta medida en la forma como se comporta con su prójimo. Peca el que menosprecia a su prójimo, peca incluso contra la Ley (Lv. 19:18). El paralelismo indica que lo desprecia por ser pobre, puesto que se tiene por ‘dichoso’ (hebr. ashraiv; lit. ‘dichoso de él) al que tiene misericordia lit. al que muestra favor) de los pobres.

Versículo 22

Aquí se da un paso más. Ya no se trata de los que menosprecian a su prójimo, sino de los que maquinan el mal contra él.

Para ello echan mano de todas sus malas artes y llevan adelante sus intrigas con toda clase de medios, pensando que así les irá estupendamente en sus planes, pero yerran grandemente, pues nadie puede ser más listo que el Dios sabio y justo en grado infinito; así que están planeando su propia ruina. En cambio, los que planean el bien, aprovechando todas las oportunidades para extender su generosidad a un número de personas cada vez mayor y en forma aceptable a los que están necesitados de ella, alcanzarán misericordia y verdad, amor fiel de parte de un Dios que no deja sin recompensa un vaso de agua fresca (dicho binomio, frecuente en la Biblia, salió ya en 3:3).

Versículo 23

Los que son laboriosos suelen prosperar. El que se fatiga trabajando obtiene su fruto; éste es el sentido del primer estico. En cambio, los charlatanes suelen ser malos trabajadores, por lo que no pueden esperar otra cosa que penuria y miseria.

Lo mismo ocurre en el plano espiritual, aunque el sentido del proverbio no va por ese camino: También en las iglesias se dan los dos grupos: los que edifican callando y los que molestan y desedifican hablando demasiado o lo que no deben.

Versículo 24

El texto hebreo dice literalmente: «Corona de los labios (son las) riquezas, pera la necedad de los necios (es sólo) necedad». El sentido es el siguiente: La sabiduría es productora de riquezas, y el honor que éstas comportan (así como el buen uso que de ellas se hace -caben los dos sentidos) es como una corona, mientras que la insensatez sólo acarrea deshonra.

Comenta un antiguo rabino: ‘A veces, el’ sabio comete necedad; pero siempre es posible hallar algún factor redentor en tal acto de necedad. En cambio, los actos de los necios son completamente necios, vacíos de todo factor redentor’ (es decir, que compense).

Versículo 25

El testigo fiel y veraz libra las almas, pues hace que se descargue al inocente de los cargos que falsamente le han imputado; también puede traducirse por ‘vidas’, teniendo en cuenta que el buen nombre es, para muchos, de mayor estima y valor que la vida misma. En cambio, el testigo que respira mentiras es engaño (lit.). Los gobiernos deberían tener interés en acabar con los testigos falsos, puesto que la verdad es el cimiento de la sociedad.

Versículos 26-27

La mejor versión, según Cohen, del versículo 26 es como sigue: «En la reverencia del Señor lit. de Yahweh) hay fuerte confianza, y a sus hijos (los del temeroso de Dios) les servirá de refugio», con lo que se indica (comp. con 20:7) que las bendiciones de que gozan los hijos son muchas veces consecuencia de la piedad de sus padres. El v. 27 da un paso más (comp. con 10:11), pues asegura que el temor de Dios es una fuente de vitalidad espiritual, que rebosa amor, gozo y paz; con ello, es un antídoto soberano contra el pecado y la tentación: para apartarse de los lazos de la muerte.

Versículo 28

El proverbio da a entender que toda nación depende, tanto en la prosperidad de la industria, la agricultura, etc., como en sus medios de defensa contra sus enemigos, especialmente los países limítrofes, de la fuerza numérica de su población. Los países pequeños difícilmente pueden conservarse independientes, pues suelen ser presa de otros más poderosos en recursos naturales y humanos.

Versículo 29

La mansedumbre es prudente, puesto que el que tarda en airarse se ahorra muchos disgustos y males físicos y morales; por otra parte, los mansos cooperan grandemente a mantener en la sociedad una atmósfera de paz y tranquilidad. En cambio, el que es de genio pronto, el que se encoleriza con facilidad, enaltece (lit.), no a sí mismo, sino su necedad, con lo que la expone a la vista de todos.

Versículo 30

El corazón apacible (es decir, un temperamento equilibrado), que no pierde fácilmente la calma, es una fuente de salud: vida de las carnes (lit.); contribuye a la buena disposición del cuerpo; la gente se engorda con el buen humor (así escribía M. Henry en una época en que valía el adagio: «dame gordura y te daré hermosura»). En cambio, la envidia es carcoma de los huesos; un ánimo descontento perjudica gravemente a la salud incluso corporal. Dice un refrán castellano: «Amarilla pintan a la envidia, porque muerde, pero no come»; es decir, hace daño a otros sin sacar ningún beneficio.

Versículo 31

Todo el que hace daño a un pobre, debe saber que está afrentando al Hacedor (del pobre). Dios lo creó, le dio el ser, y se tiene por ofendido con las ofensas que se hacen al pobre, así como honrado con las bondades que al pobre se hacen. Tuve hambre, y me disteis de comer (Mt. 25:35).

Versículo 32

La doctrina de este proverbio está desarrollada en Sal. 73:19, 24. El malvado es llevado a la ruina por sus propias maldades, mientras que el justo, aun en su muerte tiene esperanza. Opina Ryrie que aquí se indica la muerte como ‘lugar de refugio e inmortalidad’ para el justo. Cohen por su parte, descartando aquí la idea de inmortalidad, comenta: ‘El pensamiento es que el justo, lleno de confianza en Dios, no abandona su esperanza aun en el caso desesperado de imaginarse que está a punto de morir’ (M. Henry-nota del traductor- espiritualiza demasiado todo el versículo, lo cual estará bien, pero fuera de lugar).

Versículo 33

La modestia es la librea de la sabiduría; no sólo la lleva sobre el pecho, sino en el corazón; aún así, sin ruido, se da a conocer a todos, incluso a los propios necios, los cuales no pueden negarlo. Sin embargo, la 2a parte del versículo admite otra interpretación más en consonancia con el contexto: el necio se jacta demasiado e inoportunamente de lo poco que sabe.

Versículo 34

Cuando la justicia impera en una nación, la llena de honra. Una justa administración en el gobierno, la práctica de la equidad entre los ciudadanos, la caridad y la compasión hacia los pobres y extranjeros, todo eso sirve de buena base al trono, eleva la mente del pueblo y cualifica a una nación para recibir las bendiciones de Dios. En cambio, el vicio es la vergüenza de los pueblos. El pueblo de Israel gozó de fama y prestigio mientras honró a su Dios, pero cuando abandonaron a Dios para irse tras de los ídolos, todas las naciones limítrofes le insultaron y lo pisotearon.

Versículo 35

El sentido de este proverbio es tan llano y natural que su versión corriente le resulta a Cohen ‘trivial y fútil’ (trite and pointless), por lo que sugiere que se una al v. 1 del capítulo siguiente, con lo que el proverbio gana en expresividad. Sin embargo, y sin negar que pueda caber alguna conexión, el proverbio se sostiene por sí mismo con la enseñanza de que el servidor prudente es objeto de la benevolencia del rey, porque en ese servidor halla el rey honra y prestigio, mientras que el servidor necio no puede menos de causar al rey enojo, puesto que es una afrenta, una ignonimia, para el rey tener tal servidor.
...



First  Previous  Without answer  Next   Last  
Anuncios:

 

©2014 - Gabitos - All rights reserved