Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EVOLUCIÓN DEL CONOCIMIENTO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 REGLAMENTO DE 2° "A" 
 MENSAJES URGENTES 
 PLANEACIONES DE 3° "B" 
 LA VIDA ES SUEÑO 
 30 DE ENERO DÍA DE LA PAZ 
 TAREAS DE FIN DE SEMANA 
 REFLEXIONES 
 JUEGOS 
 PANEL GENERAL 
 FIRMAS 
 PORTADAS 
 DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE 
 CALAVERITAS LITERARIAS 
 TAREAS DEL BLOQUE 1 
 !!!VIVA MÉXICO!!! 
 CANCIONES Y VIDEOS 
 CURSO DE COMPETENCIAS SOCIALES 
 ESTRATEGIAS DE APRENDIZAJE 
 EL TRIUNFO DE LOS MEDIOCRES 
 8 De Marzo Feliz Día De La Mujer 
 RECETARIO 
 PARABOLAS 
 PARABOLAS Y TEXTOS 
 MATEMÁTICAS 
 RAZONAMIENTO MATEMÁTICO 
 MATE LOGICA 
 problemas matemáticos 
 FRACCIONES 
 LECTURAS PARA SEGUNDO 
 INGLES EN LINEA 
 HOJAS DE MI ÁRBOL 
 LECTURAS INTERACTIVAS 
 RECURSOS VIRTUALES 
 GENERADOR DE PERIÓDICO 
 MINI PORTAL 
 INGLES INTERACTIVO 
 
 
  Tools
 
LECTURAS Y ANALISIS: EL PODER DE LA ORACIÓN
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: MISS YENI  (Original message) Sent: 30/07/2014 14:52

Luisa Ríos, una mujer pobremente vestida y con una expresión de derrota en el rostro, entró en una tienda de abarrotes. Se acercó al dueño de la tienda y de una forma muy humilde le preguntó si podía fiarle algunas cosas. Hablando suavemente, le explicó que su esposo estaba muy enfermo y no podía trabajar, que tenían siete hijos y que necesitaban comida. Juan Longoria, el abarrotero, se mofó de ella y le pidió que saliera de la tienda. Recordando las necesidades de su familia, la mujer le dijo:

- "Por favor señor, le traeré el dinero tan pronto como pueda"

Juan le dijo que no podía darle crédito, ya que no tenía cuenta en la tienda. Junto al mostrador había un cliente que estaba escuchando la conversación. El cliente se acercó al mostrador y le dijo al abarrotero que él respondería por lo que necesitara la mujer para su familia. El abarrotero, no muy contento con lo que pasaba, le preguntó de mala gana a la señora si traía una lista.

Luisa respondió: "Sí, señor" "Está bien", le dijo el tendero, "ponga su lista en la balanza y lo que pese la lista, eso le daré en mercancía".

Luisa pensó un momento con la cabeza baja, sacó una hoja de papel de su bolso y escribió algo en ella. Después puso la hoja de papel cuidadosamente sobre la balanza, todo esto con la cabeza baja. Los ojos del tendero se abrieron de asombro, al igual que los del cliente, cuando el plato de la balanza bajó hasta el mostrador y se mantuvo abajo. El tendero, mirando fijamente la balanza, se volvió hacia el cliente y le dijo:

- "¡No puedo creerlo!" El cliente sonrió mientras el abarrotero empezó a poner la mercancía en el otro plato de la balanza. La balanza no se movía, así que siguió llenando el plato hasta que ya no cupo más. El tendero vio lo que había puesto, completamente disgustado. Finalmente, quitó la hoja de papel del plato y la vio con mayor asombro. No era una lista de mercancía, era una oración que decía: "Señor mío, tú sabes mis necesidades y las pongo en tus manos".

El tendero le dio las cosas que se habían juntado y se quedó de pie, frente a la balanza, atónito y en silencio. Luisa le dio las gracias y salió de la tienda. El cliente le dio a Juan un billete de 50 dólares y le dijo: Realmente valió cada centavo. Fue un tiempo después que Juan descubrió que la balanza estaba rota. En consecuencia, solo Dios sabe cuánto pesa una oración.



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved