Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

AMIGOS DE LA MISERICORDIA
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 ORACIONES Y NOVENAS 
 ♥DIVINO NIÑO JESUS♥ 
 ♥Misericordia Divina♥ 
 ♥Maria Santisima♥ 
 EVANGELIO 
 SANTO ROSARIO 
 SALMOS 
 TEXTOS 
 SANTORAL 
 TV CETELMON 
 PAG.DE RELIGION 
 CAPILLA DE ORACION 
 HOJITA DOMINICAL 
 
 
  Tools
 
EVANGELIO: .EL EVANGELIO DE HOY LUNES 08 DE AGOSTO DE 2011."EL SEÑOR ESTE CON USTEDES".
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: hermes sarmiento  (Original message) Sent: 08/08/2011 12:43

 


El Evangelio de Hoy LUNES 08 DE AGOSTO DE  2011

"Los hombres tienen con frecuencia bastante religión para sentirse enemigos de los que tienen otra; y muy pocas veces tienen la religión necesaria para amarse los unos a los otros"

XIX Lunes del Tiempo Ordinario A

¡Bienvenidos. Hermanos y hermanas en Cristo Jesús!

“El Señor este con Uds.”.Nos hemos reunido para leer la Palabra y alimentarnos de Cristo Resucitado que fortalece nuestra vida y nos compromete a vivir y a llevar una vida Espiritual llena de amor y paz.

Con alegría leamos la palabra.

“Habla Señor, qué tu siervo escucha”.

Señor, creo en las Sagradas Escrituras que voy a leer,se que contiene Tu Santa Palabra.Haz que la escuche con todo respeto y amor.Ilumina mi mente para que por medio de ella yo conozca Tu Santa voluntad, y mueve mi corazón para que yo cumpla  con fidelidad lo que Tú quieres de mí.Espíritu Santo, ilumina con Tu luz mi cabeza y enciende mi corazón para que la palabra de Dios pueda entrar y quedarse siempre en mí, para conocer por medio de Tu Palabra, Tu Divina voluntad, lo que puedo y debo lo, que debo y puedo modificar,y que no depende de mi cambiar, como debo conducirme en los acontecimientos de la vida.Señor, aquí tienes mi corazón abierto, dispuesto a Escuchar Tu Palabra con corazón sencillo y con la voluntad decidida para obedecerle...En TI esta la Luz y la salvación.Amen, y Amen

Primera lectura

Deuteronomio 10,12-22 
*
Circuncidad vuestro corazón. Amaréis al forastero, porque forasteros fuisteis*

Habló Moisés al pueblo, diciendo: "Ahora, Israel, ¿qué es lo que te exige el Señor, tu Dios? Que temas al Señor, tu Dios, que sigas sus caminos y le ames, que sirvas al Señor, tu Dios, con todo el corazón y con toda el alma, que guardes los preceptos del Señor, tu Dios, y los mandatos que yo te mando hoy, para tu bien. Cierto: del Señor son los cielos, hasta el último cielo, la tierra y todo cuanto la habita; con todo, sólo de vuestros padres se enamoró el Señor, los amó, y de su descendencia os escogió a vosotros entre todos los pueblos, como sucede hoy.
Circuncidad vuestro corazón, no endurezcáis vuestra cerviz; que el Señor, vuestro Dios, es Dios de dioses y Señor de señores, Dios grande, fuerte y terrible; no es parcial ni acepta soborno, hace justicia al huérfano y a la viuda, ama al forastero, dándole pan y vestido. Amaréis al forastero, porque forasteros fuisteis en Egipto. Temerás al Señor, tu Dios, le servirás, te pegarás a él, en su nombre jurarás. Él será tu alabanza, él será tu Dios, pues él hizo a tu favor las terribles hazañas que tus ojos han visto. Setenta eran tus padres cuando bajaron a Egipto, y ahora el Señor, tu Dios, te ha hecho numeroso como las estrellas del cielo."

Meditación

Y ahora, Israel, ¿qué te pide el Señor tu Dios?
No otra cosa sino que temas al Señor tu Dios, que sigas todos sus caminos, que le ames, que sirvas al Señor tu Dios con todo tu corazón y con toda tu alma, que guardes los mandamientos del Señor que te prescribo hoy para que seas feliz...
En una frase admirable se resume todo el Deuteronomio: temer a Dios, amarle, servirle, ser fiel a su Voluntad... ¡es fuente de felicidad!
Jesús no dirá otra cosa en el evangelio. (Mateo 19,16 18).
«Hágase tu Voluntad así en la tierra como en el cielo.» «Mi manjar es hacer la voluntad de aquél que me ha enviado.» ¿Es también mi «religión»?, ¿mi felicidad?, la mía...
Mira: Del Señor tu Dios son los cielos, la tierra y cuanto hay en ella. Sin embargo sólo de tus padres se prendó el Señor, por amor a ellos y de ellos, eligió a su descendencia entre todas las naciones, es decir a vosotros, hasta el día de hoy.
La experiencia de haber sido elegido.
Es la experiencia misma del amor. Recordad vuestras experiencias ¡Cuán misterioso es todo ello!. En este rico pasaje de la tradición Deuteronomista encontramos de nuevo el centro de la vida del pueblo: La alianza de amor entre Dios y su pueblo. En esta alianza, que se ha perfeccionado por la Sangre de Cristo constituyéndose en nueva y eterna y de la cual participamos por nuestro bautismo, se nos pide lo mismo que a los Israelitas: amar con todo el corazón y con toda el alma a Dios.
Sería bueno que hoy pensáramos si verdaderamente nosotros estamos CUMPLIENDO LO QUE SE NOS PIDE. ¿Podrías decir que amas a Dios con todo tu corazón y con toda tu alma? Antes de responder recuerda que, como dice nuestro refrán mexicano: "amor son obras y no buenas razones". ¿Podrías entonces decir que tus obras muestran a Dios que lo amas con todo tu corazón y con toda tu alma? Un amor que no se manifiesta, no es verdadero amor, sino más bien conveniencia. El amor, como dice Pablo, lo cree todo, lo espera todo, lo soporta todo, lo da todo.
Muéstrale a Dios que lo amas: dedícale tiempo (ora), visítalo (está en todos los Sagrarios), sírvelo (está en todos los pobres), atiéndelo (está en tus hijos, tu esposa(o) y en tus padres), apártate del pecado que lo ofende; de esta manera tus palabras de amor serán congruentes con tus obras.

Salmo:147

*Glorifica al Señor, Jerusalén.*
Glorifica al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, Sión:  que ha reforzado los cerrojos de tus puertas,  y ha bendecido a tus hijos dentro de ti.
Ha puesto paz en tus fronteras,  te sacia con flor de harina.  Él envía su mensaje a la tierra,  y su palabra corre veloz.
Anuncia su palabra a Jacob,  sus decretos y mandatos a Israel;  con ninguna nación obró así,  ni les dio a conocer sus mandatos.

El Evangelio De Hoy

Mateo 17,22-27
*
Lo matarán, pero resucitará. Los hijos están exentos de impuestos*

En aquel tiempo, mientras Jesús y los discípulos recorrían juntos la Galilea, les dijo Jesús: "Al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres, lo matarán, pero resucitará al tercer día." Ellos se pusieron muy tristes.
Cuando llegaron a Cafarnaún, los que cobraban el impuesto de las dos dracmas se acercaron a Pedro y le preguntaron: "¿Vuestro Maestro no paga las dos dracmas?" Contestó: "Sí." Cuando llegó a casa, Jesús se adelantó a preguntarle: "¿Qué te parece, Simón? Los reyes del mundo, ¿a quién le cobran impuestos y tasas, a sus hijos o a los extraños?" Contestó: "A los extraños." Jesús le dijo: "Entonces, los hijos están exentos. Sin embargo, para no escandalizarlos, ve al lago, echa el anzuelo, coge el primer pez que pique, ábrele la boca y encontrarás una moneda de plata. Cógela y págales por mí y por ti." 
Palabra del Señor.

Reflexión

Dos partes claramente diferenciadas por las circunstancias de lugar y por la temática se pueden señalar en el texto evangélico. La primera comprende los vv.22 y 23, la segunda los vv. 24-27.
En la primera parte la acción se desarrolla en los caminos de la Galilea. En ese escenario Jesús vuelve a anunciar su Pascua que culmina en la resurrección pero que incluye la entrega y la muerte.
La oposición de los discípulos no es tan decidida como la de Pedro luego del primer anuncio pero continúan sin comprender el sentido más profundo del acontecimiento. Su “consternación” (v.23) brota no tanto del anuncio de la separación de su Maestro debido a su próxima muerte sino de la imposibilidad de aceptar que la resurrección sólo puede alcanzarse al final de este camino de sufrimiento y muerte. El triunfalismo de Pedro que después del primer anuncio quería impedir la Historia de la Pasión se convierte aquí en resignación fatalista que impide a los discípulos abrirse al sentido de los acontecimientos.
En la segunda parte se cambia de escenario. Ahora en la ciudad de Jesús, Cafarnaún (cf. 9,1) se encuentran éste y sus discípulos. Pero además, de ellos , intervienen en el episodio los cobradores del impuesto para el templo. La pregunta de éstos será el punto de partida para el desarrollo de la acción.
La pregunta se dirige a determinar la actitud de Jesús frente a este impuesto. En el trasfondo histórico la época del evangelista tendía a establecer el tipo más general de comportamiento que la comunidad debía asumir frente a la dirigencia farisea. La discreción del escritor busca evitar la agudización de los conflictos con dicha representación institucional.
Pero más allá de estas circunstancias, el texto indica las actitudes del cristiano frente a las mediaciones humanas en el marco de su libertad filial.
Primeramente, Pedro da a la pregunta una respuesta afirmativa (v.25a). Y con ocasión de esta respuesta Jesús establecerá para los discípulos la línea de conducta a seguir. Para ello, dirigirá a Pedro una pregunta en que el impuesto al templo se convierte en un caso particular que es expresión de algo más general referido a todo impuesto.

El impuesto del que nos habla el evangelio no es un impuesto general, como los que se cobran hoy día sobre el consumo de bienes y servicios, sino un impuesto especial al que estaban obligados los israelitas para el mantenimiento del Templo de Jerusalén. El origen de este impuesto se remontaba a épocas remotas, cuando los santuarios locales eran sostenidos por las familias del lugar, y los artículos que se ofrecían para el sacrificio eran consumidos por los mismos oferentes (Ex 30,13.24). Este mismo impuesto se había convertido en una carga extremadamente pesada para el pueblo pobre, después de las reformas religiosas y las ampliaciones del edificio que había introducido el rey Herodes. La respuesta de Jesús a los cobradores de impuestos que interpelan a Simón Pedro se refiere al abuso que cometían las autoridades al hacer doble recaudación para el Templo. Les cobraban a todos los judíos y prosélitos que vivían en el extranjero, y al mismo tiempo les cobraban a los que vivían en Israel, quienes, además de los impuestos ordinarios sobre el sacrificio, debían pagar este impuesto adicional.

Este breve pasaje nos ilustra cómo el cristiano está obligado a cumplir con las leyes puestas por el Estado, de la misma manera que Jesús lo hizo y enseñó a sus discípulos a realizarlo. Y es que, aun viviendo en el Reino, estamos sujetos a la vida social, a la vida civil, y es precisamente ahí en donde, con nuestro testimonio, podemos construir una sociedad más justa, más humana y más libre. Es mediante nuestras acciones como vamos transformando el orden social, por lo que el pago de nuestros impuestos, el acudir a las urnas a votar en tiempos de elección, el pertenecer a organizaciones y partidos políticos y de servicio no sólo es un derecho sino una verdadera obligación de cada cristiano.
No pertenecemos a este mundo, pero vivimos en él y tenemos la encomienda recibida de Jesús de transformarlo. Seamos responsables en todo lo que concierne a la vida civil, política y social de nuestro país, hagamos de él (cada uno de acuerdo al don que Dios le ha dado) un lugar en donde el amor y la paz sean una verdadera realidad.

Padre lleno de amor, que desde toda la eternidad has establecido con los hombres una alianza de amor y amistad y has querido que esta alianza se convierta en un signo de amor eterno con tus hijos, ayúdanos a vivir conforme al evangelio de tu Hijo para que algún día podamos gozar del cielo que nos tienes prometido si somos fieles a ese pacto de amor que ha llegado a su plenitud por el misterio salvador de tu Hijo Jesucristo que vive y reina por los siglos de los siglos. Señor Jesús,  yo confieso que he pecado contra Ti, Por favor perdóname por haber andado en mi propio egoísmo y limpiadme.  Yo te recibo como mi Señor y Salvador. Yo creo que Tú eres el Hijo de Dios, quién vino a la tierra, murió en la cruz, derramo su Sangre por mis pecados, y se levanto de los muertos. Dame tu fuerza, Señor. Ayúdame a vivir mi vida de forma que te agrade.  Gracias por abrir el camino para yo poder orar a Dios el Padre, en tu nombre. Yo me regocijo en tu promesa, de que viviré contigo toda la eternidad en el cielo.Señor bendice nuestra casita y a todos sus integrantes de este bello grupo familiar y de amistad, que en sus corazones brille la paz, también en cada uno de sus familias, que todos gocen de buena salud, al igual que sus familiares. Que no exista los celos y la envidia, porque todo esta hecho con dedicación amor y trabajo. Te lo pedimos Padre Amado en el nombre de Tu Hijo Jesucristo. Alabado seas Señor, Bendito sea tu Santo Nombre Señor.Amén y Amen

GRACIAS SEÑOR POR ESCUCHARNOS

 

* Te agradecería compartieras con tus amistades este mensaje.
Con el mayor de mis respetos. Saludos. Dios los Bendiga. *

GRACIAS POR TU AMISTAD, FELIZ DIA.

 Si deseas escribirme, hazlo a este correo.

Así, responderé oportunamente.

Gracias

Hermes281955@hotmail.com

Hermes Sarmiento G

De Colombia

Nota Importante:

 Las imágenes que  utilizo en este mensaje, son a modo de ilustración, y no para adoración



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved