Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL MUNDO DE LOLY- AMOR
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 ♥ REGLAS DEL GRUPO ♥ 
 ♥GENERALES ♥ 
 ♥DEDICA UNA VELA ♥ 
 ♥ POEMAS AMIGOS ♥ 
 ♥ POEMAS RELIGIÓN ♥ 
 ♥ NAVIDAD 2009 ♥ 
 ♥ CUADROS Y MÁS NAVIDEÑOS ♥ 
 ♥ ORACIONES ♥ 
 ♥ CUMPLEAÑOS ♥ 
 
 
  Tools
 
General: Va pensiero, pertenece a la ópera Nabucco de Verdi
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: JsalgueroD  (Original message) Sent: 07/10/2013 15:01

Va pensiero, pertenece a la ópera Nabucco de Verdi

 

Imagen

"Queda usted invitado, a que busque esa versión en Internet y la escuche totalmente alejado del mundanal ruido; porque, no tengo la menor duda, que esa maravillosa voz y composición musical, preñará las amapolas románticas de sus rocíos"

Imagen

José Salguero Duarte
Lunes, 7 de octubre 2013

No es acertado ni bienhechor para la humanidad, que los millones de desamparados que malviven sedientos y hambrientos, prosigan soportando con total resignación y sumisión, las atrocidades realizadas por los incívicos mezquinos que manejan las estructuras sistemáticas del planeta.

Siendo este contexto polifonías tan dispares, entre los que poseen todo lo habido y por haber con toda clase de comodidades, ayudas y apoyos; y los que agonizan o fenecen en la más cruel de las desesperanzas, por culpa de las ignominias infamitas, llevadas a cabo por los atroces procedimientos, que hacen tiranamente girar musical, política o económicamente los ejes del signo, creencia, dogma o doctrina que fuere.

Por ello, esta situación tan desigual y desproporcionada, del hombre sobre el hombre en las órbitas de los mundos, provoca que sea totalmente imposible, para un sensible compositor de música, de la política o de la economía, crear una pieza sin contrapuntos para la humanidad; al no facilitarle los diferentes sistemas, los condimentos en formas de notas, sostenidos, bemoles o claves adecuadas; para que sus conocimientos provoquen que, desde los instrumentos de percusión, metal, caña o cuerda de las grandes ‘orquestas o sinfonías’ universales que dirijan, fluyan al unísono las totalidades o leyes proporcionales, sin que puedan facilitar discordancias entre los elementos del pasaje...

Para ello, se necesitan eternidades, hasta encontrarse el ocaso del pueblo llano y el alba de los poderosos. Siendo los pentagramas, de estos últimos, luminiscentes. Pero, sin embargo, tenebrosos y lúgubres los de los pobres e infortunados, al no tener opción alguna para divisar un rayo de luz al final del túnel. Y salvo excepciones que rompen las reglas, lamentablemente, existen diferencias impositivas tan abismales. Hasta el punto, por ejemplo, que la música afín al poder puede ser la de los grandes teatros. Sin embargo, al pueblo sometido le encaja en sus desolaciones, los quejidos flamencos del cantaor José Domínguez “El Cabrero”...

Llegado hasta aquí de esta tribuna, debo soltar amarras, porque unos pensamientos negativos me circundan, al acordarme de Santa Bárbara cuando truena. Siendo ese tronar por segundos menos transigente por mí, al provocar que broten de mis adentros, los cristales rotos que me hicieron tragar hasta el último fragmento, cuando caminaba desnudo y descalzo, en la inocente adolescencia, por esos pueblos abarrotados de soplagaitas, necios y flautistas.

Consecuentemente, como según aprendí en mi niñez en el conservatorio Manuel de Falla de Cádiz que, música es el “arte de componer los sonidos y estos con los tiempos”. Y como la música “amansa a las fieras”; no puedo por menos, una vez más, que acudir a los regazos del romanticismo musical del compositor italiano Giuseppe Verdi, que fue uno de los grandes maestros de maestros de todos los tiempos; alumbrado en aquella bendita tierra para sí y para la humanidad. Siendo la pócima musical que necesito, para que se templen las pulsaciones de mis pensares.

Y de él (Verdi) en vez de escuchar ‘Va, pensiero’, que es el coro del tercer acto de la ópera Nabucco, con letra de Tesmitocle Solera, escucho, por enésima vez, la versión de unos cuatro minutos de duración, de la cantante griega Nana Mouskouri, cuya letra en castellano dice: “Cuando cantas, yo canto con tu libertad. Cuando lloras también lloró tu pena. Cuando tiemblas, yo rezo por tu libertad. En la dicha o el llanto yo te amo. Recordar días sin luz de tu miseria. Mi país olvidó por un tiempo quién eras. Cuando cantas yo canto con tu libertad. Cuando tú estás ausente yo espero. ¿Eres tú religión o quizás realidad? Una idea revolucionaria. Creo yo que eres tú la única verdad. La nobleza de nuestra humanidad. Por salvarte se puede luchar. Esperarte sin desfallecer. Cuando cantas yo canto con tu libertad. En la dicha o el llanto yo te amo. La canción de esperanza, es tu nombre y tu voz. Y la historia nos lleva hacia tu eternidad. Libertad. Libertad”.

Como es posible, estimado lector, que lo anterior último no le haya llegado del todo a calar sus sensibilidades. Aunque, sin embargo, en mí ha fortaleciendo, aún más, la lucha literaria… que llevo en solitario a través de la roja tinta de mi estilográfica. Queda usted invitado, a que busque esa versión en Internet y la escuche totalmente alejado del mundanal ruido; porque, no tengo la menor duda, que esa maravillosa voz y composición musical, preñará las amapolas románticas de sus rocíos, al ser todo un himno en busca de la libertad. Libertad, que muchos perdieron o entregaron por una u otra causa, a favor de quien no le correspondía; ya que, al nacer libres, debemos vivir y morir libres de ataduras y de cadenas.


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved