Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Mas alla del Sol
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 ____________________ 
 Capilla Virtual 
 ____________________ 
 Paolita un regalo del cielo. 
 ____________________ 
 Regìstrate en el foro 
 ____________________ 
 Preséntate 
 ___________________ 
 Cuéntanos tu historia 
 ____________________ 
 Fechas de cumpleaños y cumplecielo 
 ---------------------------------- 
 Nuestros Hijos 
 ____________________ 
 Flores para el cielo 
 ___________________ 
 Enciende una vela 
 ___________________ 
 Después de la partida de un hijo o hija 
 --------------------------------- 
 Cuando nos deja un bebè 
 ___________________ 
 Muerte por suicidio 
 -------------------------------------- 
 Compartiendo sentimientos 
 ___________________ 
 Lecturas de ayuda en el proceso del duelo. 
 __________________ 
 Reflexiones en audio de ayuda para el duelo. 
 __________________ 
 Escribe Silvia 
 ____________________ 
 Videos, cuando muere un hijo 
 __________________ 
 No! a la cultura de la muerte 
 ________________ 
 Pastoral del duelo 
 _______________________ 
 Poemas 
 ___________________ 
 Meditaciones 
 ------------------------------------- 
 St. Judes Hospital 
 ...................................... 
 Reflexiones espirituales 
 ---------------------------------------- 
 Rincón musical 
 
 
  Tools
 
General: La Muerte De Un Hijo
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: `·¸ءعτŗεllϊτα☆¸·´*♡  (Original message) Sent: 29/06/2013 03:43

La Muerte De Un Hijo


Palabras de consuelo con algunas reflexiones para aquellos padres que tuvieron que pasar por la dolorosa experiencia de perder un hijo.

"Mi querida amiga Rose acaba de llamar de Oakland, California, para decirme que su hijo John murió ayer, a las nueve y media de la mañana. Su voz estaba llena de dolor y desolación. 'Es tan difícil, tan difícil, tan difícil seguir creyendo, en medio de todo esto -dijo-. 'Me siento más perdida y más angustiada que cuando murió Dan (su marido)'. Escuché su llanto, su profundo sentimiento de soledad, su desesperación.

Pero también dijo palabras de consuelo: 'Oh, Henri, la gente del hospicio fue tan buena, tan llena de amor, y de cuidados. Muchos son gays o lesbianas, y unos pocos pertenecen a alguna Iglesia o creen en Dios, pero su amor por Johnny era tan hermoso, tan profundo, tan generoso. Muchos abandonaron su trabajo sólo para estar con sus hermanos y hermanas que estaban muriendo... Johnny ha sido amado hasta el final... Sólo quería que lo supieras'. Sus palabras eran como gotas de esperanza en un mar de desesperación, indicios de gratitud en medio de un abrumador sentimiento de pérdida, destellos de luz en una profunda oscuridad.

Le dije: 'Johnny te amaba tanto y me dijo cuánto significaba para él tu amor por él. Aférrate a eso. Tu dolor es profundo porque sufriste con él ese largo viaje hacia la muerte. Tú y él eran tan abiertos el uno con el otro. No se ocultaban nada. Viste y sentiste su lucha, y él vio y sintió la tuya... Va a ser muy duro para ti... muy duro... pero sé que tu amor es fuerte y hermoso'.

No conocía a John muy bien, pero hace unos años, cuando estaba en San Francisco, Rose me lo presentó y pasamos tiempo juntos. John me contó acerca de su homosexualidad y de su vida en la comunidad gay de San Francisco. No trató de defender su forma de vida, o disculparse por ella.

...Mi tiempo con John y Rose me mostró el poder devastador del sida. John no podía estarse quieto por un minuto. Como animal salvaje, aprisionado en una jaula, no podía encontrar descanso, y todo su cuerpo se movía por el dolor. Ver su agonía y no poder hacer nada, saber que sólo se pondría peor, era casi intolerable. Pero me impresionó el cuidado que lo rodeaba. Muchos de los pacientes con sida son rechazados por su familia y amigos. Pero el amor de Rose por su hijo se hizo más fuerte, día tras día, durante su enfermedad. Ni condena, ni acusación, ni rechazo, sino el amor que sólo una madre puede dar. Y Mike, el compañero de John, dio a su amigo enfermo cada minuto de su tiempo y cada gramo de su energía. No había quejas, no había señales de irritación, sólo una presencia fiel.

...En agosto, volví a ver a John. Estaba menos inquieto, pero sufría de terribles mareos. 'Quiero morir -dijo-, ya no puedo soportar más'. Le pedí que aceptara la muerte cuando viniese, y que no la apurase. Hablamos del amor de Rose y de Mike y cuánto significaba él para ellos. 'Trata de vivir para ellos, tanto como Dios quiera que vivas', le dije.

...Hoy, John va a ser cremado. El martes, habrá un servicio en su memoria. Rose estará allí. Mike estará allí, y también lo harán la mayoría de sus hermanos y hermanas. Extrañaré no poder estar con ellos. '¿Puedo hacer algo?', le pregunté a Rose por teléfono. 'Si quieres, manda algún dinero a la gente del hospicio de San Francisco, para su trabajo. Cuando vinieron a ayudarme a lavar y perfumar el cuerpo de John y a llevárselo, nos dijeron que Johnny era la cuarta persona que moría de sida ese día, en San Francisco. Esta gente es tan cariñosa, tan llena de amor, tan buena... puede que no todos crean en Dios, pero ciertamente me ayudan a creer a mí'.

Le agradezco a Dios por haber conocido a John y haber llegado a conocer, de una forma nueva, el misterio inextinguible del sufrimiento y del amor".


Henri Nouwen. Camino a Casa. Sentir el dolor. La muerte de John



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: 2060viky Sent: 01/06/2014 23:15

Anuncios:

 
©2019 - Gabitos - All rights reserved