Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EDUCACION PARA PROTAGONIZAR EL CAMBIO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 Efemérides 
 
 
  Tools
 
Inventos argentinos: El Bolígrafo
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 9 on the subject 
From: Sueflower  (Original message) Sent: 22/03/2010 01:05

El Bolígrafo

Un avance en la escritura

En 1851 un periodista escribió  en el Scientific American:
Lo que todo el mundo quiere es un sustituto del lápiz y de la pluma. Parece que un solo instrumento puede hacer esta función. Un deseo modesto pero que no se hizo realidad hasta 1938, cuando dos hermanos húngaros, Ladislao y Georg Biro, inventaron el bolígrafo. Ese año, el bolígrafo fue patentado en Hungría y la historia siguió en la Argentina.

El dibujo de la patente de Ladislao Biro.

Ya en el siglo XIX se habían realizado algunos intentos de fabricación de una pluma que tuviera un rodamiento en su punta, como el producto utilizado por John L. Loud en 1888 para marcar el cuero. Pero no fue hasta 1938 cuando el inventor húngaro Ladislao Biro inventó un bolígrafo que tuvo éxito a nivel mundial. Una tinta viscosa y oleaginosa servía para este tipo de plumas, evitando manchas porque prescindía de la punta embebida en tinta. Se llamó birome al invento por la asociación del apellido Biró y el de su socio Meyne. El término birome se convirtió en sustantivo.

El bolígrafo tenía ciertas ventajas sobre la pluma estilográfica: la tinta era impermeable y casi indeleble; podía escribir sobre superficies muy diferentes y se podía mantener en cualquier posición durante la escritura; la presión que había que aplicar para que fluyese la tinta era perfecta para hacer copias con papel carbón. Esto hizo que el bolígrafo no tardase en desplazar a la pluma estilográfica como utensillo universal para escribir.

La historia comienza cuando el célebre inventor se desempeñaba como periodista. Su idea surgió debido a que al no trabajar continuamente durante su juventud, muchas veces la tinta de su lapicera se secaba. Por eso cuando debía realizar una entrevista, tenía que pedir prestada una porque la suya no funcionaba. Adicionalmente se había cansado de las quejas de su hija Mariana porque sus compañeritos del banco de atrás, en la escuela, le ensuciaban las puntas de las trenzas en el tintero. Todo esto le resultaba muy desagradable; hasta que un día en una imprenta vio un "monstruo mecánico", la máquina rotativa con su característico "plac, palc, plac" imprimiendo diarios sin provocar manchas desagradables, y con una tinta que se secaba una vez impresa en el papel. Entonces se preguntó si no se podría simplificar este mecanismo y hacerlo manual. Allí había más de 2000 piezas, eso era demasiado grande, ¿cómo se podría hacer algo más simple para escribir? Y de este razonamiento surgió el bolígrafo, que consistía en una bola de acero en la punta de un cilindro lleno de tinta especial, que bajaba por acción de la gravedad y se secaba enseguida sobre el papel. Al bajar la tinta, impregnaba a la bola de acero, permitiendo el fluir de la tinta sobre el papel.

En esa época fue a consultar a un profesor de química, en Hungría porque tenía serias dificultades para encontrar una tinta adecuada, pero éste lo echó. De esta forma, Biro tuvo que valerse por sí mismo para encontrar un fluido adecuado para su reciente invento. Utilizando la simple lógica, Ladislao pudo desarrollar una clase de tinta que no se seque en el tanque, pero que sí lo haga en el papel. Para ello tuvo en cuenta que la tinta se compone de partes sólidas y líquidas, por lo tanto la parte líquida iba a ser absorbida por el papel y el componente sólido quedaría arriba.

Perfeccionar su invento le llevó seis años de intenso trabajo, debido a que los primeros bolígrafos no escribían nada bien; solían patinar y además la tinta oleaginosa, que se secaba muy lentamente, se emborronaba con facilidad. Por lo tanto, fue necesario construir máquinas especiales para poder engarzar a las bolillas de acero, en un dispositivo especial sin freno. En cuanto al mejoramiento de la tinta, también tuvo varios problemas. Su hermano, que era químico, trabajó en la búsqueda de una solución al igual que muchos otros profesionales. Como no se hacían grandes progresos, Ladislao Biro debió encarar personalmente el problema hasta que pudo solucionarlo. Se fue mejorando la composición de la tinta para que resultara más fluída y secase antes. Además de los problemas técnicos, el inventor argentino tuvo que enfrentar problemas económicos cuando los inversores no quisieron financiar más su proyecto; hasta el punto que tuvo que pedirles a sus empleados que trabajen sin goce de sueldo hasta que logró perfeccionar el sistema de producción del bolígrafo y así salió al mercado con un gran éxito.

Biro patentó un modelo rudimentario del bolígrafo en su país, en Francia y en Suiza, en 1938 y más tarde en Argentina el día 10 de junio de 1943, donde por vez primera se financió el invento para ser comercializado e industrializado. La célebre birome fue precedida por los modelos Eterpen y el Stratopen.

En 1944, Biro vendió la patente norteamericana a Eversharp-Faber por dos millones de dólares, y, en Europa, a Marcel Bich (fabricante de los bolígrafos Bic).

En sus comienzos este nuevo instrumento de escritura costaba entre 80 y 100 dólares, lo que hacía a la birome prácticamente inaccesible para los salarios medios de entonces. Biro anhelaba popularizar su invento. Lo hizo el tiempo: ahora no pasa de un peso.

En el año 1945 la fuerza aérea de Estados Unidos, ante la necesidad de utilizar un nuevo tipo de lapicera que se pudiera utilizar en grandes alturas sin que se derramara la tinta, le encargó a Biró 20.000 ejemplares. El éxito obtenido en esta empresa con el gobierno norteamericano colocó a este producto en la vidriera del mundo. Sin embargo, Biro no patentó la birome en EE.UU. lo que provocó una dura batalla entre competidores por su explotación comercial. En ese mismo año el norteamericano Milton Reynolds desarrolló su propio modelo y el austríaco Franz Seech inventó la tinta que se seca al contacto con el aire, la cual fue comercializada con el nombre de "paper mate".

Sin el boligrafo de tinta seca... la realidad seria otra. Sin embargo y a pesar de los grandes progresos por mejorar los bolígrafos, estos seguían siendo muy costosos (aprox. $10) hasta que en el año 1949 el francés Marcel Bich desarrolló un modelo de bolígrafo con un costo llamativamente inferior al que denominó BIC ballpoints. Diez años más tarde las bic eran las lapiceras primeras en ver el mercado americano.


Anuncios:

First  Previous  2 to 9 of 9  Next   Last  
Reply  Message 2 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 12/04/2010 00:25

Ladislao Biro nació en Budapest, Hungría, el 29 de septiembre de 1399. Luego de varias ocupaciones, entre ellas la de auxiliar en una imprenta, ingresó al periodismo húngaro. En eso estaba cuando advirtió el problema que sufrían todos los periodistas, incluyéndolo, al utilizar en su trabajo la tradicional lapicera estilográfica. La pluma se enganchaba en el papel al escribir demasiado rápido, nunca faltaban manchones inoportunos y, lo que era peor, a menudo se terminaba la tinta en medio de un apasionante reportaje.

Hombre práctico, buscó la solución, pero todos sus intentos fracasaron hasta que finalmente se resignó y olvidó la cosa, aunque él siguió usando uno de sus inventos fallidos porque le era práctico.

Cierto día debió firmar su registro de ingreso a un hotel y sacó dicho invento él cual fue observado por otra persona que se interesó por esa peculiar lapicera que lo entrevistó mas tarde en su cuarto privado y le propuso a Biro llevarlo, con su invento, a su país, la Argentina, para producir y comercializar aquella novedad. Por un lado, Ladislao Biro ni siquiera sabía en qué lugar del mundo había un país llamado Argentina y, por otra parte, ya había desechado la posibilidad de producir en serie su lapicera. No se mostró nada entusiasmado aunque agradeció el ofrecimiento y dijo que lo pensarla.

Poco tiempo se inicia la Segunda Guerra Mundial con la invación de Hitler a  Polonia y dá comienzo a la persecución de los judíos.Ladislao Biro y su amigo Juan J. Meyne, dueño de un taller de costura y colaborador en el ya olvidado invento de la lapicera, se reunieron a principios de 1940 en casa del primero para hablar de un tema que superaba a cualquier otro: su propia supervivencia. Ambos eran de origen judío y sabían qué les ocurriría si no escapaban cuanto antes. Pero ¿adónde? Hitler seguía avanzando y pronto toda Europa estaría en su poder.

Biro recuerda la oferta de ese señor argentino y se pone a buscar aquella tarjeta de presentación que recibió en el Hotel Rogacka Clatina de Hungría. Al poco tiempo, Biro y Meyne no tuvieron inconveniente alguno para ingresar en el país que para ellos significaba la libertad y la propia vida. Recién en la Argentina y al intentar ubicar a aquel hombre providencial para ellos, supieron de quién se trataba. No era presidente de ninguna empresa. Hasta febrero de 1938 había sido presidente, sí, pero de la Nación. Se trataba del general e ingeniero Agustín P. Justo. Los recibió, los ayudé, instalaron una fábrica con su auspicio y lanzaron al mercado las lapiceras a las que llamaron “Birome”, contracción del apellido del inventor (l3iro) y de la primera sílaba del de su colaborador Meyne.

En su primeros intentos fracasaron, la birome perdía tinta y manchaba camisas, sacos, documentos. Llegaron a venderla con un vale para la tintorería. El público dijo no. Luego de un año de pruebas e intentos, Agustín IR Justo no pudo ayudarlos más y se abrió del proyecto. Biro debía cerrar la fábrica, pero era un hombre con demasiado empuje como para quedar en la lona después del primer puñetazo.

Era 1941, cuando reunió a los treinta y dos obreros de su fábrica y les contó, con absoluta franqueza, los problemas que estaban viviendo, les dijo que él quería seguir. Les advirtió que no podría pagarles hasta que la cosa resultara y preguntó si, a pesar de todo, alguno de ellos lo acompañaría en la aventura. Todos los acompañaron y en 1941 se le encontró la solución y nació el primer bolígrafo "antimancha", inclusive funcionaban en los aviones, cosas que no ocurría con las lapiceras comunes de aquella época. El invento se hizo muy popular e inclusive les hicieron un reportaje para la revista Time de EE.UU.

La birome se había ganado un importante lugar en el mundo y casi de  inmediato recibieron diversas ofertas por los derechos de fabricación y pensaban pedirle 300.000 dólares como una suma imposible, pero cuando llegaron a EE.UU. no pudieron abrir la boca porque de entrada les ofrecieron: dos millones de dólares.

Su inventor, que había adoptado la ciudadanía argentina en la década del cuarenta, tuvo muchos ofrecimientos para radicarse en los Estados Unidos, en Francia, en Canadá y muchos otros sitios, pero no quiso dejar jamás el país con el que mantuvo un romance desde que se conocieron y hasta siempre. Fue autor de más de otros treinta inventos.

Dicen que cuando nació pesaba apenas un poquito más de un kilo. En esas épocas eso era casi fatal y el médico se lo hizo saber a su mamá. Ella, lo ponía debajo de una lámpara de luz común y corriente para que tuviera más calorcito. No lo sabía, pero estaba usando lo básico de lo que mucho después sería una incubadora. Biro aprendió a pelear desde el instante mismo de su gestación. Sólo fue un periodista al que le molestaba quedarse sin tinta en medio de un reportaje. En la Argentina, el 29 de septiembre, cuando él nació, es el día del inventor.

http://www.portalplanetasedna.com.ar/birome.htm


Reply  Message 3 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 12/04/2010 00:53


El bolígrafo


biromeBiró visualizó de inmediato el bolígrafo cuando unos niños jugaban con bolitas en la calle y una de ellas surcó un charco, dejando una estela de agua sucia sobre el asfalto. Con el mismo princpio, inventó el desodorante a bolilla, entre sus otras 30 patentes, que incluyen la caja de cambios automática y un dispositivo para obtener energía de las olas del mar. La mayoría de ellos se siguen usando sin modificaciones importantes hasta el momento.


Reply  Message 4 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 12/04/2010 02:35
La birome
Inventor:
Ladislao José Biro
Fecha: 1938
Información: La birome fue creada por Ladislao José Biro, el húngaro creador del bolígrafo que se radicó en nuestro país, Biró visualizó de inmediato el bolígrafo cuando unos niños jugaban con bolitas en la calle y una de ellas surcó un charco, dejando una estela de agua sucia sobre el asfalto. Con el mismo princpio,inventó el desodorante a bolilla, entre sus otras 30 patentes, que incluyen la caja de cambios automática y un dispositivo para obtener energía de las olas del mar. La mayoría de ellos se siguen usando sin modificaciones importantes hasta el momento.


Reply  Message 5 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 12/04/2010 03:04
Bolígrafo
En Argentina y Uruguay es conocido, además de como "lapicera", por birome, que es el nombre comercial con que se vendieron los primeros bolígrafos del mundo, fabricados en la Argentina en los años 1940; de modo similar, en muchos países europeos, así como en Australia y Nueva Zelanda, los bolígrafos son conocidos como biros. En Panamá y en Puerto Rico se conoce como bolígrafo o pluma. En distintos países como México, Chile y Venezuela, el término bolígrafo es coloquialmente intercambiable, pues se lo conoce informalmente también como pluma, lápiz pasta y lapicero, respectivamente. En Costa Rica, Guatemala, El Salvador, Honduras y Perú también se lo conoce como lapicero. En la Región Costa de Ecuador se llama pluma, pero en la Sierra y en ciertas partes de Colombia es también conocido como esfero. En algunas regiones colombianas como la costa caribe recibe igualmente el nombre de plumero o el ya mencionado lapicero. En Bolivia es una puntabola (calco del inglés ballpoint pen). En España se emplea bolígrafo, acortado a boli. En Brasil también es conocido como caneta esferográfica.

Reply  Message 6 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 23/04/2010 22:06

Inventos Argentinos: la Birome, Bolígrafo o Lapicera

Se trata del instrumento de escritura más popular y utilizado del mundo, y se caracteriza por su punta de carga, que contiene una bola generalmente de acero o tungsteno, que, en contacto con el papel, va dosificando la tinta a medida que se la hace rodar.
Básicamente es un tubo de plástico o metal que contiene la tinta, teniendo en un extremo la punta de escritura, que engarza una pequeña esfera o bola, de la que toma el nombre, y que sirve para regular la salida de tinta al papel de forma fluida y constante. Este tubo o "carga" (de tinta) se encuentra en el interior de un armazón que permite asirlo con comodidad. Dicho armazón puede ser de dos partes (base y tapón) o de una sola, con diversos mecanismos que sacan o retraen la punta de la carga para protegerla de golpes y evitar que manche cuando se lleva en el bolsillo. La masiva producción ha hecho que su costo sea muy bajo y lo ha convertido en el instrumento universal de escritura manual.

Los primeros bolígrafos del mundo fueron fabricados en la Argentina en los años 1940.
Fue inventado en 1938 por los hermanos húngaros, Laszlo Biro y George Biro. La historia cuenta que Laszlo estaba molesto por los trastornos que le ocasionaba su pluma fuente cuando ésta se le atascaba en medio de un reportaje y que obtuvo la idea de su invento observando a unos niños mientras jugaban con bolitas en la calle. En algún momento, una de ellas atravesó un charco y al salir siguió trazando una línea de agua sobre la superficie seca de la calle. La dificultad de trasladar ese mecanismo a un instrumento de escritura residía entonces en la imposibilidad para desarrollar esferas de un tamaño suficientemente pequeño. Con esta idea Biro patentó en Hungría, en 1938, bajo licencia británica, un prototipo. Pero nunca se llegó a comercializar.
En 1940 Laszlo, junto a su hermano mayor, y a su socio y amigo Meyne, quien le ayudara a escapar de la persecución nazi, emigraron a la Argentina, donde adquirirían la nacionalidad de ese país. La principal razón por la que habían elegido ese destino fue que en 1938, Agustín Pedro Justo, quien era Presidente de la Nación, lo había invitado a radicarse en la Argentina cuando de casualidad lo conoció en momentos en que Biro estaba en Yugoslavia haciendo notas para un periódico húngaro. Agustín Justo lo vio escribiendo con un prototipo del bolígrafo y maravillado por esa forma de escribir se puso a charlar con él. Biro le habló de la dificultad para conseguir una visa y Justo, que no le había dicho quien era, le dio una tarjeta con su nombre y su ocupación: Presidente de la Nación.
El 10 de junio formaron la compañía Biro-Meyne-Biro. En un garaje con 40 operarios y con un bajo presupuesto perfeccionaron su invento y lo lanzaron al mercado bajo el nombre comercial de Birome (Acrónimo formado por la unión de Biro y Meyne). Al principio los modelos eran sumamente costosos, compitiendo en precio casi con la Parker 51, la estilográfica más costosa en ese momento. Existían varios modelos: dorado, con camisa de oro sellado, de plata, platil, etc. Pero la variante "estudiantil" fue la que obtuvo numerosos premios en el mundo y por ser más económica se puso al alcance del público. Inicialmente, existía el problema que la recarga de tinta debía ser hecha por especialistas, lo que era incómodo y antieconómico. Casi inmediatamente lanzaron el "tanque deslizante", que permitía extraer el tanque vacío desde la puntera y reponerlo con uno nuevo.
Cuando comenzaron a promocionarse se les llamaba esferográfica, nombre patentado, y se hacía hincapié en que siempre estaba cargada, secaba en el acto, permitía hacer copias con papel carbónico, era única para la aviación y su tinta era indeleble.
En 1943 licenció su invento en la entonces extraordinaria suma de USD 2.000.000 al fabricante de instrumentos de escritura Eversharp, de los Estados Unidos, que fue adquirida a su vez por Parker Pen, la que instaló su planta de la Argentina y sus oficinas comerciales en las que ocupaba Birome y en 1951 a Marcel Bich, de Francia. Este último desarrolló, bajo la marca BIC, un bolígrafo de bajo costo que contribuyó enormemente a la popularización del invento.
En 1945 la Fuerza Aérea de los Estados Unidos hizo un pedido de 20.000 unidades.
La sociedad formada por Biro y sus socios quebró, aquejada por falta de financiación y por nuevos inventos que no tuvieron éxito comercial.
Más tarde, con el mismo principio se crearon los desodorantes a bolilla.
Concluyendo, y para dejar en claro un aspecto fundamental de la historia de la birome, vale aclarar que la birome fue inventada en Hungría y por un húngaro. La Argentina solo fue el escenario del surgimiento de la invención, siendo Buenos Aires la primer ciudad donde se vendió la birome en todo el mundo.

Cartel publicitario de la marca "Birome"
Birome marca "Bic" que hizo popular al invento en todo el mundo

Reply  Message 7 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 23/04/2010 22:07

Historia del boligrafo o birome como le decimos los argentinos


Reply  Message 8 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 23/04/2010 22:11

Ladislao José Biro

La enciclopedia de ciencias y tecnologías en Argentina

El bolígrafo fue inventado por Lászlo Jószef Biró (quien castellanizó su nombre como Ladislao José Biro), nacido en Budapest (Hungría) el 29 de septiembre de 1899. Hijo de un dentista judío y una cristiana fue, según se desprende de sus propios relatos, un personaje multifacético. Trabajó como mecánico dental; inició, sin completarlos, estudios de Medicina e Ingeniería; fue escultor, pintor, corredor de automóviles, hipnotizador, periodista... Registró 32 inventos, entre los que se cuentan un lavarropas, una transmisión automática para automóviles (que fue comprada y archivada por la General Motors para evitar que compitiera con su sistema propio), artefactos micromecánicos, un sistema de levitación magnética para trenes, el napalm, la resina fenólica, un método para la separación de isótopos.

 

Se cuenta que Biro concibió la idea del bolígrafo cuando notó que las bolillas de vidrio con que jugaban unos niños marcaban nítidas línea de agua cada vez que cruzaban un charquito. A lo largo de toda la década de 1930 desarrolló en Europa varios prototipos basados en la “sencilla” idea de escribir haciendo rodar una bolilla entintada, principio de funcionamiento afín al usado por las imprentas rotativas con que se imprimen los periódicos, obteniendo allí su primera patente en 1938. Ese mismo año, en un hotel de un balneario de Yugoeslavia, otro de los huéspedes lo vio escribiendo con su invento y se interesó mucho en la idea. El otro huésped era el entonces Presidente de Argentina, Ing. Agustín Justo, quien lo invitó a radicarse en nuestro país. En 1939 Biro debió abandonar Hungría para escapar del gobierno pro-nazi, trasladándose primero a París y, luego de la entrada allí de los alemanes, a Argentina, donde arribó en mayo de 1940 gracias a la ayuda de Justo.

 

Ya en Buenos Aires, con su socio húngaro Juan Jorge Meynes, creó la Sociedad Sudamericana Biro para continuar perfeccionando su invención. Para ello debió desarrollar tanto las máquinas con que producirlas (en particular, la engarzadora de las bolitas), como una tinta que fluyera con facilidad pero al mismo tiempo fuera de secado rápido. La primera versión comercial se produjo en 1941 con el nombre Eterpen. En 1945, habiendo hecho mejoras muy significativas a la Eterpen, vendió por dos millones de dólares los derechos de su producto a la empresa Eversharp-Faber, que lo comercializó como Birome (combinación de los nombres de Biro y Meynes), denominándolo genéricamente "esferográfica". Como frecuentemente sucede con la marca de los productos exitosos (como la Aspirin, el cierre Relámpago, y la Gillette) "birome" fue la denominación popular de lo que más tarde, al aparecer productos similares de otras marcas, se denominó bolígrafo. Los derechos para Europa fueron vendidos al barón francés Marcel Bich, quien los comercializó con la abreviatura de su propio nombre, Bic. Los primeros modelos de bolígrafo se vendían a cien dólares, pero ya en 1949 su masiva producción en serie había bajado enormente el precio, que en Argentina era tan sólo $11,90, aunque todavía varias veces el bajísimo precio actual, consecuencia de los millones de unidades que hoy se venden en todo el planeta.

En lo que a practicidad respecta, el bolígrafo sólo ha sido superado por otro útil de escritura. Cuando comenzaron las misiones conjuntas de los astronautas rusos y estadounidenses, la comunicación escrita entre ellos se dificultaba por un problema nunca previsto por Biro: la tinta de los bolígrafos fluye por su propio peso y sólo escriben con la punta hacia abajo y en lugares donde hay fuerza de gravedad. Los ingenieros estadounidenses rápidamente encontraron la solución: bolígrafos con tanques de tinta presurizados. Cuando en la siguiente misión los astronautas estadounidenses orgullosamente mostraron su invento a los rusos, éstos —con una gran sonrisa— les mostraron la más reciente adición a su arsenal tecnológico: eficientes y económicos lápices de grafito.

 

Aunque Biro estaba radicado en el país en el momento en que su bolígrafo comenzó a producirse comercialmente, no se educó en Argentina, hizo su primer prototipo en Hungría y lo patentó antes de su arribo al país. Es cierto que hizo su perfeccionamiento con los medios disponibles en el país, pero su comercialización en gran escala no fue hecha por una empresa de origen argentino. Por otra parte, pese a reiteradas invitaciones para radicarse en el extranjero, Biro prefirió permanecer en Argentina, país que lo había acogido cálidamente y al cual valoraba mucho, más que los propios argentinos que, en sus propias palabras, no saben el país que tienen. En una entrevista realizada poco antes de su muerte señaló que los argentinos esperan que todo lo haga el gobierno, que lo dé todo el gobierno; pero es muy poco lo que ellos mismos hacen por el país.

Biro murió en Buenos Aires el 24 de noviembre de 1985 mientras desarrollaba para la Comisión Nacional de Energía Atómica un método original para el enriquecimiento del exafluoruro de uranio. El 29 de septiembre, fecha de su nacimiento, ha sido instituido en Argentina el Día del Inventor, doble acierto porque sus méritos personales lo hacen más que merecedor del homenaje y porque —a diferencia de lo que sucede con la mayoría de los próceres argentinos— se celebra el comienzo de una vida fructífera y no su indeseable finalización.

Fuentes

Obtenido de "http://soliverez.com.ar/cyt-ar/index.php/Ladislao_Jos%C3%A9_Biro"

Esta página ha sido visitada 182 veces. Esta página fue modificada por última vez el 04:58, 6 mar 2010. El contenido está disponible bajo los términos de la Attribution-Noncommercial-Share Alike 3.0 Unported.



Reply  Message 9 of 9 on the subject 
From: Sueflower Sent: 02/05/2010 23:32

Anuncios:

First  Previous  2 a 9 de 9  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 

©2014 - Gabitos - All rights reserved