Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

LA CUBA DEL GRAN PAPIYO
Happy Birthday kalima !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 Conociendo Cuba 
 CANCION L..A 
 FIDEL CASTRO.. 
 Fotos de FIDEL 
 Los participantes más activos 
 PROCLAMA AL PUEBLO DE CUBA 
 
 
  Tools
 
General: Deberías saber de Nyliam Vásquez García
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 12 on the subject 
From: Ruben1919  (Original message) Sent: 31/07/2013 20:23
 

Deberías saber

24 julio 2013 por nyliam

Pensarás que si tu beso no reposa en mi hombro, que si tu mano no llega a quedarse entre mis piernas y no siento tu respiración en mi espalda, entonces no puedo dormir. Deberías saber que te equivocas.

Deberías, además, no demorarte esta noche. Deberías hacer un alto, dejarlo todo, llegar. Deberías besarme con urgencia, elevarme, dejar que mis piernas se aferren a tus caderas y llevarme a la cama. 

No estaría mal adelantar nuestro ritual de besos  y repetirlo muchas veces hasta que diga: “Basta”. De todas maneras, tú sabrás que es mentira, que quiero más…para después acomodarnos el uno al otro de ese modo tan nuestro.

Mientras llegas...

Mientras llegas…

Pero si no llegas, él estará ahí. Tiene unas manos infinitas para cuando optas por hacerme esperar. Él me acurruca, a veces hasta coloca su estilizada pierda sobre mi cadera. Como tú se adhiere a mi espalda, parece que quiere fundirse en mi piel.  Alguna que otra vez se queja de la lámpara encendida, sabe que te dejo esa luz para que encuentres el camino, pero termina por quedarse quieto.

Me abraza, esa es su especialidad. Y yo suspiro, y te espero, y él se acerca aún más, como si me cantara canción de cuna, como si tuviera tus poderes para espantar mis fantasmas. Me acomodo más, y te espero, pero menos, porque ya casi no respondo de mí.

Tú deberías llegar antes de que caiga la noche. Te escuché decir que ya estabas saliendo, pero yo sé que en tu idioma esa frase significa que falta, como mínimo, una hora más.

Me rindo. Deberías haber cumplido tu promesa. Él me cuidará hasta que llegues, hasta que la reja te anuncie.

A esta altura, tú deberías saber que también me duermo en sus brazos.


Anuncios:

First  Previous  2 to 12 of 12  Next   Last  
Reply  Message 2 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 20:32

Tiempo de abrazos

23 mayo 2012 por nyliam

Como se iba de paseo, nosotras adelantamos el abrazo de cumpleaños.

De regreso a la ciudad  fui a buscar su abrazo. Pequeño. Infinito. Me recibe con algarabía… ¡Tía Mei! y  me habla movida  por las complicidades de los últimos tres últimos años. Su vida toda.

Sabe. Me ha visto reír y llorar, pero más que nada, me ha visto estar para ser encontrada por sus ojos cielo claro.

Y me rodea y me pide que le cante y  que baile. Lo hago. Quiere que gire como la bailarina para ver la saya roja al viento, luego que me siente…  y allá voy a tirarme por el piso. Después agarra mis aretes y Eli  (su mamá) se horroriza.  Se lleva mi pulso de colores para usarlo de cuerda para saltar y se ríe…. No tiene idea de las propiedades curativas de sus carcajadas.

Quiere que vea cómo se lava los dientes sola como la enseñó su mamá, que le tire fotos, después que la cargue. Pesa… pero ¿cuándo fue que creció tanto esta niña?

Olivia cumple hoy tres añitos. Mi sobrina me recuerda cuánto tiempo ha pasado. Me habla con su lenguaje particular (mezcla de muchos) y desde la altura conquistada por comerse toda la papa… ¡grande!, dice.  Me descubre con los deseos intactos, con la nostalgia de los sueños ancestrales aún por cumplir.

Me mira azul, me invita a jugar, me abraza, sobre todo me abraza, y no necesito más.

Mírame, tía. ¿verdad que sé sepillarme los dientes?

A la una, a las dos y a las… tres!!!!

Dice su mamá que a ella no le gusta ” Nada” ni el espejo ni las fotos…

Jugando no me acuerdo a qué…

 

Otra vez el espejo…jajaja


Reply  Message 3 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 20:33

La noche

10 julio 2013 por nyliam

Allí hubo magia. Foto:

Allí hubo magia. Foto: István

Descalza, como todos, atravesé el túnel estrellado. Antes había sido un salón donde se gestaba un proyecto, pero esa noche fue el círculo de las evocaciones. Con una luna gigante de fondo, a la luz de tres velas, y a través de canciones, cada quien se asomó al otro.

En cada parada musical el círculo fue estrechándose. Antes, éramos un grupo de seres humanos con sus historias a cuestas, sus ganas de Cuba, sus blogs; después compartíamos algo más profundo, impreciso, poderoso.

Y la música nos trasladó a otras épocas, a recuerdos desgarradores, a tiempos felices, a certezas. Muchos convirtieron sus emociones en palabras. Yo no dije nada. Disfruté de las buenas energías,  de  Che Guevara común,vivo; de la calidad humana entre penumbras y acordes diversos.

Guardé el sobresalto feliz ante la canción de Teresita Fernández, los gestos compartidos, las ganas de bailar alguna que otra pieza, el nudo en la garganta, la carcajada de otros, el flash de la cámara,el aleteo de una mariposa como yo… cada una de las miradas.

Quise secar las lágrimas de ella, quise traerle desde lejos la otra mitad de su vida.  Para él, todo razón, guardé un abrazo. No hubo mayores fortalezas ante la magia de una mística difícil de moldear con palabras. Estábamos rendidos.

Los ojos, estos ojos,  estaban allí y brillaban. Como Silvio me preguntaba: ¿dónde pongo lo hallado? Un temblor imperceptible, el alivio del acompañamiento esencial. Aquella noche dejó su marca.  Fui silencio.

Al final, en un gesto urgente volví a atravesar el túnel, busqué mis sandalias como si algo más que mis pies hubiesen permanecido desnudos. Demasiado tarde, para entonces parte del alma se había quedado en la tenue brillantez de las velas, en la luna de fondo, en el círculo… en la comunidad recién fundada.


Reply  Message 4 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 20:39

Mariposas infinitas

6 abril 2011 por nyliam

Ellos construían un castillo, un trabajo realmente duro, porque debía durar 250 años.  Pero los domingos descansaban y salían a tomar el aire.

Aquel día había luz. Tenían planes. Buscaron la brisa del mar y el azul de unos ojos recién llegados a este planeta. Él hablaba y ella jugueteaba con aquella manita que se aferraba a la suya.

De repente les avisaron que su pequeño mundo estaba en llamas. El miedo les nubló la mirada. ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Por qué? ¡¿Fuego?!

Lo dejaron todo. Corrieron (según me contaron este detalle es pura licencia literaria, porque en guagua no se puede aspirar a la rapidez y no apareció un almendrón en el momento preciso. Mejor, porque hubiesen gastado los últimos 20 pesos de su reino). Abordaron el P-4. Se apretaron las manos, se miraron aterrados, desearon que los chinos hubiesen colocado alas al transporte público.

Ella pensó que él iba demasiado despacio para la urgencia y gravedad de la catástrofe. ¿Y ahora qué harían?, se preguntaba en silencio, mientras las lágrimas forcejeaban.

La saya le trastocaba el avance, sus pasos le parecían más cortos de lo normal, sus sandalias murieron por la prisa. Se imaginaron, sirenas, gritos de vecinos, bomberos, humo, cenizas, deshechos…

Llegaron a la esquina. Todo en silencio. Subieron. No pasó nada… apenas carbonizadas sus toallas de darle brillo a la cocina. Ella se derrumbó en la silla, él tomó el teléfono para regar un poco de calma.

Pasado un rato él confesó. ¿Sabes por qué no me apuré más? No tenía ni idea,  de lo que diría a continuación, pero deseó una buena respuesta, porque en aquellas cuatro paredes estaba todo lo que habían acumulado durante la construcción del castillo común, los nuevos materiales, los sueños…. Lo dejó seguir:

“Durante el camino comprobé que lo más, más importante de mi vida iba a mi lado. No era necesario. Tú estabas conmigo.”

La abrazó hasta dejarla sin aire.

Ella sintió de nuevo sus pasos por  tierra firme — el espejismo de un náufrago — y guardó para siempre el hondo aleteo de las  mariposas infinitas.


Reply  Message 5 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 20:40

Cambiamáscaras

4 marzo 2010 por nyliam

Intentarlo no cuesta nada

Todas las veces que en China pude disfrutar del cambiamáscaras, Bianlian, en mandarín, me nacieron estrellas. Aparecían en las plazas y templos, especialmente en las ferias de año nuevo, y siempre quedé alelada. Las ropas de brillantes colores, la destreza de los movimientos acrobáticos, el apoyo de la música y la habilidad del artista para los cambios, conforman un conmovedor espectáculo unipersonal.

Esta manifestación del arte popular chino, que forma parte de la famosa Ópera de Sichuan, hizo que cayera rendida.  Intenté muchas veces descubrir el secreto de cómo cambiaban los intérpretes  las finas máscaras que llevan superpuestas sobre el rostro. Azucé mis sentidos, pero fue imposible. La antiquísima técnica está muy bien guardada. Trasmitida durante cientos de años de una generación de artistas a otra, en algún tiempo, fue solo un privilegio para los varones de la familia. Afortunadamente,  ya no.

Cada vez con los ojos bien abiertos no me perdí ni uno solo de los movimientos. Mis expresiones de asombro se unieron a las del resto de los privilegiados.  Desistí de comprender el mecanismo y me entregué al disfrute. Los cambios repentinos de las expresiones faciales del artista y a la velocidad de la luz  siempre arrancaron aplausos.

Sentí que la emoción lo habitó todo. No sé si otros  lo notaron. Quise quedarme en la plaza con  los demás espectadores. Tomé fotos para recordar, aunque no hacía falta.

Cuando vuelvo a ese recuerdo, pienso en el templo Dongyue, en la Casa de Té Laoshe… en las estrellas,  en las mariposas en el estómago, los saltos y los gritos: ¡El cambiamáscaras, el cambiamáscaras! Vamos a ver.

Este sí es de verdad

Otra cara y el mismo artista


Reply  Message 6 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 20:45

Ilusión de casa

18 diciembre 2012 por nyliam

Simples deseos

Simples deseos

Deslizo la mano sobre la superficie de madera. Siento la capa de polvo negro adhiriéndose en la piel. Levanto la vista hacia el techo y… ¡Horror! ¿De dónde salió esa tela de araña? Descubro que hay más. No quiero mirar. Voy a prepararme un té.

Enciendo el fogón. Humm…  ¡¿Grasa?!, pero si desde su rincón me mira el mismo pomo de aceite que compré hace tres meses. ¿Cómo es posible? Ya no quiero té. Algo anda mal. A donde miro encuentro un polvo que parece ancentral. No entiendo.

Salgo a la calle y en cada casa parece que hicieron semejantes descubrimientos. Es tiempo de cerrar grietas y pareciera que en todas hacen algo con cemento. Una manito de pintura por aquí , otra por allá, una pared nueva, por fin el cuartito para el niño…Cada quien en lo suyo, y agua, mucha agua.

Diciembre es el mes para tratar de sacar todos los pendientes acumulados . Hay que hacerlo todo antes de fin de año.  Empezar el siguiente ciclo con cierto orden y ver si de paso el brillo atrae buenas energías parece ser la meta.  Me recuerdo hace 12 meses tratando de explicar por qué era importante mover cada mueble, darle cepillo a las puertas, limpiar y limpiar en casa ajena.  Supongo que entonces el argumento fue contundente: “A eso se reduce mi ilusión de casa”.

Y lo hice, y fueron jornadas intensas aderezadas con vino tinto. Y me entendieron, y no estuve sola en esa necesidad de hacer lo que parece predestinado para el último mes del año.

Ciertamente, como ando de gitana no puedo agrandar la ventana para que entre más luz, ni pintar, ni sacar mis adornos de las cajas, ni tirar abajo esa pared para hacer más espaciosa la cocina. Limpiar, dejarlo todo impecable es lo que toca, incluso cuando el 31 de diciembre ese rincón de La Habana se quede vacío.

Regreso a mi mundo de alquiler. Ahora lo entiendo todo. El polvo hizo de las suyas, las arañas se esmeraron, la grasa saltó de algún brebaje antiguo, solo  para recordarme que es diciembre. Hay que sacudir a fondo y retomar con fuerzas la ilusión de casa.

Sin vino tinto y solo acompañada por cierta silueta allá voy con agua. Cuando termine me tomaré el té y muy despacio volveré a deslizar la mano por la madera. Otra vez levantaré los ojos al techo.


Reply  Message 7 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 20:58
»

1 de octubre

2 octubre 2011 por nyliam

Este post debió publicarse ayer. Pero mi calendario anda medio loco.
Nunca sé qué día es.

De pronto, me descubrí en la redacción escribiendo sobre la ceremonia por el 62 aniversario de la fundación de la República Popular China. Unas 120 000 personas se reunieron para la ceremonia de izaje de la bandera este 2011. Me dio nostalgia. Regresé a Beijing, a la alegría que puebla las calles en estos días de fiestas y vacaciones.Pero sobre todo, a las huellas de mis pasos sobre ese suelo.

Tian’ anmen es engalanada para las celebraciones y se colma de visitantes. La plaza, la más grande del mundo, – con 880 metros de norte a sur, 500 metros de este a oeste y un área total de 440.000 metros cuadrados- se convierte en ancla para la memoria. Hace crecer las alas.

Tian’anmen nunca está vacía, menos por esta época. El viaje dejó sonrisas y asombros de desconocidos para ser compartidas por estos Ojos.

El 1er 1ro de octubre. Solo tres meses después de haber llegado a la ciudad. Foto: yo


Una mirada a la plaza desde la acera de La Ciudad Prohibida Foto: Z


Día de luces Foto: Z


El 2do 1ro de octubre el paseo fue de día.Foto: yo


En esa ocasión los arreglos florales fueron muy vistosos. Foto: yo


2008. Después de las Olimpiadas el mundo había cambiado.Foto: Z


2008 otra vez. El mapa mundo desde la mirada china. Foto: Z


Reply  Message 8 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 21:00

Ojos a la N

con una miradita se lee

 

Rumbo gitano

24 agosto 2012 por nyliam

Con la vida sobre los hombros

Lo había pospuesto más de una vez. Debía abrir las cajas y por fin horadar las esbeltas montañas de papeles acomodadas en los más insospechados rincones a su alrededor.

Su carromato no soportaba tanto peso y tampoco había espacio para andar con todo-todo a cuestas. Con el camino por delante, no tenía más opción.

Aunque no era la primera vez, ya no lograba concentrarse. Muchas veces temió ahogarse entre tantos libros, periódicos, notas, y aún así se aferraba a cada uno.

Respiró.Llegó la hora. 

Comenzó despacio, como siguiendo los designios de un rito sagrado. Se dispuso a conservar solo algunos detalles para luego viajar al pasado. Soñó con su primer estante de libros —aún en proyecto— y hasta se dio el lujo de desear una pequeña biblioteca para los imprescindibles. Continuó.

Libros, cartas, declaraciones de amor y de susto, polvo, calendarios antiguos, listas de deseos, textos inconclusos, polvo, correos electrónicos impresos, diplomas y reconocimientos, tarjetas, fotos, tickets, polvo, viejas noticias impresas, cajitas dentro de cajas, piedrecillas, cintas, papel de regalo, polvo, revistas, notas para reportajes y comentarios, besos pegados a papeles amarillos, garabatos y dibujos, mariposas, polvo, agendas escritas, diálogos congelados en pequeñísimos pliegos,  polvo…

Cada papel, incluso el más inútil, se fue sin permiso a hurgar en la memoria.  De regreso ya no eran los mismos, se despedían y morían. Aún así, no pocos se salvaron, aunque solo  para aguardar el próximo apocalipsis.

Ahora va más ligera de equipaje. Pero le pesa el alma. Se asoma a la planicie. No hay polvo. Tampoco un lugar para quedarse.  Agarra lo que queda: Cajitas, libros, cartas, periódicos más recientes, revistas,  aquellos primeros diálogos en trozos de papel y los sueños de siempre.Parte otra vez sin rumbo fijo.


Reply  Message 9 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 21:03

Miedo

27 septiembre 2012 por nyliam

Foto: Kaloian

 

Una sombra cubre los ojos, una mano aprieta la garganta, otra engarrota cada músculo, un mazazo casi dobla las rodillas. Parece inminente el desplome, las lágrimas…

No hay nadie alrededor. No queda otra opción.

Otra fuerza surge de algún punto imposible de ubicar. Comienza por los pies. Ellos se yerguen y envían pronto una señal: podrán sostenerse, andar, aunque tiemblen imperceptiblemente.

Las articulaciones comienzan a reaccionar y tragar en seco espanta momentáneamente el nudo en la garganta.

La neblina en los ojos se queda ahí, perenne y de algún modo habla de desesperación, aunque no vayas al suelo, aunque no llores, aunque te aprietes el cinto y digas:  “Yo me encargo de todo”.

A veces parece que estallará toda esa lluvia acumulada en los ojos, pero vuelve la fuerza y despeja como puede la mirada y le imprime a la voz un aplomo del que cualquiera se sorprendería, si pudiera mirar dentro.

Y se hace lo que haya que hacer y se saca el pecho y se eleva la vista. El cuerpo responde a pesar del cansancio, de la falta de sueño, del maldito nudo, de esos pensamientos terribles que te asaltan y tratan de reducir al salvador: “Todo va a salir bien”

El miedo, el miedo se queda al acecho. Ante la más mínima oportunidad, ataca, oscurece la mirada, se abalanza sobre el cuello, entumece el cuerpo, casi rompe las rodillas…

Un abrazo, yo lo único que quiero es un abrazo.


Reply  Message 10 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 21:07

Delirio

17 octubre 2012 por nyliam

Si pudiera gritar….

Hoy el teléfono apenas ha sonado. Un equivocado, mi madre… Debajo la vecina friega unos trastos. Espero, a fuerza de la costumbre y con cierto sobresalto,  que en cualquier momento comience el tiempo de las tareas. Horror.

El motor está roto. No habrá agua. Siento mosquitos por todas partes. Creo que me pican. Después del dengue…

Miro a mí alrededor: es el espacio de siempre, el de los últimos cuatro años de mi vida. No he abierto las ventanas desde que llegué de casa de mis padres y debo confesar que añoraba este silencio. Sin embargo, ahora por momentos también me agobia. Todo está como lo dejé antes de la fiebre.

La silla se quedó fuera de lugar, los cables por el piso y las carteras con algo más de polvo. Alguien ha puesto música para todos y yo sigo mirando, como si descubriera el silencio o como si los objetos me hablaran.  Nadie va a llegar, esa reja no se abrirá. Me noquea el vacío.

Luego miro la mesa y me percato del pequeño caos. Debería significar creación, pero no estoy segura. El ventilador, el monedero, las memorias flash en total desorden, el almanaque de 2012 –ando contando los días-, un papel arrugado, otro con par de apuntes, el celular, la computadora y esta página…

La tarde se esfuma. Lo sé porque la luz que se cuela por la ventana cerrada es cada vez más gris.  Debería volver a la cama, pero cuando me inunda el silencio, el cerebro se me llena de palabras y necesito escribir. Me cuesta empezar, pero luego las ideas salen en ráfaga, aunque tal vez no con la coherencia necesaria.

No tengo ganas de mucho. Me tomaría una cerveza bien fría. ¿A quien engaño? En realidad no me apetece nada. He creado un trillo invisible de la cama al caos de la mesa. Pareciera que cuando llego al teclado voy a poder escribir ese libro, ese post, pero luego me salen par de oraciones y debo regresar sobre mis pasos.

Cuando la cabeza no me quiere estallar, leo.  He avanzado poco. Pero por lo menos estoy aquí, más cerca de la computadora que es como estar más cerca de ti, aunque no es cierto.

Hoy el teléfono casi no ha sonado. Un equivocado, mi madre… Por alguna extraña razón este silencio me hace sentir huérfana de palabras. Alguien sube los escalones, camina por el pasillo. Yo sé que no eres tú.

¡Ring,ring!


Reply  Message 11 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 21:38

Otra mirada de reojo

22 octubre 2012 por nyliam

La compañía. Foto: Morejón

Blindada detrás de un mosquitero rosado transcurrió la vida. Durante seis días y sus noches los diminutos huequitos lograron que los mismos objetos de siempre se vieran distintos. De un lado, el cuarto de la infancia, mis padres, el ventilador, la computadora, la mitad del suero, la peluda Lia, los vecinos, la vida. Del otro, la fiebre, el dolor, la otra mitad del suero y su peor parte: la aguja encajada en mi piel, el pañuelo, el termómetro, las Dipironas y… Mirada de reojo.

Los textos de Anna Lidia Vega Serova podían estar dentro del mosquitero. Siempre supe que me llevaría un libro al destierro, aunque no pudiera leerlo. Este, recién me lo había regalado, y se quedó con el tiempo del alivio.  Se parece a mí, me dije, y es cierto. Quizás por eso sentí que me habló desde el instante mismo que crucé el umbral de la librería Fayad Jamís. Incluso cuando pensaba regresar con las manos vacías, ya él, entre tantos, me había elegido. Lo sé.

Decenas de ejemplares y fui directo a su encuentro. Quise saber de la mesa, la silla,  la bañera, el sofá, la alfombra, la gaveta, el café, el bolígrafo, el espejo y el resto de los objetos alrededor de la autora, aún cuando ignoraba de su existencia misma. Quise quedarme con esa mirada “peculiar” que, de muchas maneras, me traía de regreso al loco mundo de los cuerdos.

Sí, las cosas hablan, cada una en mil lenguas distintas y cercanas, pero todas cargan su propia historia y la nuestra. No podía imaginar que solo las de la Serova, podrían traspasar el mosquitero rosado, amueblar la soledad, despejar los delirios de la fiebre allí dentro y, sobre todo, hacerme soñar con mi propia mirada del mundo – sin los diminutos huequitos- y convertida también en libro. ¿Será qué es posible?

*Mi teoría se hizo certeza desde la primera página. Con este texto se inicia el viaje por esta Mirada de reojo de Anna Lidia Vega Serova

 

Las cosas son

lo que de ellas persiste

en la memoria.

 

Las cosas son

Lo que de ellas queda

cuando la memoria falla.

 

Las cosas incluso son

lo que de ellas queda

colgando en la pared

cuando ya no existen.

 

Las cosas nada son

hasta tanto alguien

no las mire de reojo.

 

Rafael Arraiz Lucca


Reply  Message 12 of 12 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 31/07/2013 21:41

La ternura de una ocurrencia

29 noviembre 2012 por nyliam

Leydi dejó constancia gráfica del día de mi cumple adelantado

Cuando desperté, la carta estaba ahí. Ante mis ojos nublados aún por el sueño, el desorden de mis cabellos y de las sábanas, aquel sobre sellado anunciaba lindezas. Sin saberlo, había amanecido a mi cumpleaños.  Era día de fiesta y yo recién me enteraba y me sonrojaba con tanta ternura.

¿A quién se le ocurre adelantar a su antojo la fecha de nacimiento? A Leydi, claro, porque desde su islote de cariño, no solo lanza botellas al mar, sino que se inventa las mil y una formas de abrazar, festejar la alegría de quererse, de hacer amigos, y de entregarse todos los días a lo que considera esencial.

Otra vez esta niña caprichosa me dejó indefensa, sin saber qué hacer para corresponder a su gesto y me devolvió a la primera vez. Entonces, también en Cienfuegos, me soltó que ella leía estos Ojos, que le agradaban las historias… y el mazazo de encontrarme con una lectora de carne y huesos de este espacio hizo que se moviera la tierra. Apenas alcancé a agradecer y comenzó todo.

Un año después, otra vez hacía de las suyas. Según decía la carta, en mi cumpleaños había que abrazar, reír, comer dulces, conversar y, finalmente, ir al Muelle Real, ese hermosísimo rincón de la ciudad que más le gustaba al Benny Moré. Todo eso hicimos. Con unos pasteles y unos fósforos, ella improvisó un “quei” y yo pedí un deseo. Allí, frente al mar, un amigo nos tomó fotos y también celebró el delirio feliz. “Ustedes están locas”, decía.

La brisa,el libro de crónicas regalado, el olor a sal, los pelícanos, la buena charla, los abrazos adelantados, otra vez las luminiscencias del cariño…

Para el día verdadero aún falta, pero ante un invento como el de mi amiga, la fecha exacta es pura convención. Mi cumple comenzó cuando ella me dijo felicidades y en eso tenía razón. Cuando me acosté, la carta  seguía allí, muy cerca de todas las sonrisas de la jornada. Y la noche también cayó rendida ante la ternura de la ocurrencia: me regaló una luna hermosa y el brillo de las dos estrellas que me pertenecen.


Anuncios:

First  Previous  2 a 12 de 12  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 

©2014 - Gabitos - All rights reserved