Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL MUNDO CRISTIANO EN IMAGENES
Happy Birthday almamaite !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Bienvenidos 
 Presentate aqui 
 Chat de Bendiciòn 
 *-* Cumpleaños *-* 
 Pedidos de oraciòn 
 Dudas y preguntas aqui!! 
 FONDOS PARA COMPARTIR 
 PANEL PERSONAL DE GREISCRIS 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Hombres de la Biblia 
 Mujeres de la Biblia 
 Promesas de Dios 
 Ayuditas Biblicas 
 Perlitas Biblicas 
 Meditaciones Diarias 
 Sanidad Interior 
 Reflexiones 
 Respuestas a tu necesidad 
 Temas Biblicos 
 Estudios Biblicos 
 Guerra Espiritual 
 Estudio: Guerra Espiritual 
 Sectas, religiones y creencias 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Jovenes son el futuro 
 El noviazgo 
 Tu espacio Lider 
 Matrimonios 
 Tu lugar mujer 
 Espacio infantil 
 NO al aborto 
 Consuelo y ayuda 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 El Espirìtu Santo 
 Temas doctrinales 
 Nombres Biblicos y sus significados 
 Hechos de los Apostoles 
 El Apocalipsis 
 El tabernaculo 
 Libro de los Romanos 
 Bosquejos y Sermones 
 Enseñanzas de Jesùs 
 Parabolas 
 Fe poderosa 
 La vida de Jesùs 
 Crecimiento de la Iglesia 
 Proverbios 
 Los Salmos 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Eclesiastes 
 Los Pastores y sus deberes 
 ILustraciones Cristianas 
 ¿Que aprendistes en esta tu Iglesia? 
 Homilectica 
 PREDICAS EN VIDEO 
 Videos y peliculas Cristianas 
 Musica Cristiana 
 KARAOKE CRISTIANO 
 BENDICIONES CON POWER POINT 
 Alabanza y Adoraciòn 
 CARICATURAS CRISTIANAS 
 Gifs variados 
 ABC...COMPARTIMOS 
 AQUI...TODO DE NAVIDAD 
 NOMBRES ANIMADOS 
 TAGS DE IMAGENES PARA FIRMITAS 
 Tubes 
 Saluditos variados 
 TARJETAS CON VERSICULOS BIBLICOS 
 Material Psp 
 Material para fondos 
 Fondos de Escritorio 
 PROGRAMAS PARA DESCARGAR 
 Link de Bendiciòn 
 Hazlo tu mismo 
 Tutoriales.. PC... PSP 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Salud y Belleza 
 Cosina 
 MANUALIDADES 
 Comunidades Amigas 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 Instinto Natural 
 •°o.O––––••––––O.o°• 
 
 
  Tools
 
Homilectica: COMENTARIOS A LA CARTA DE LOS COLOSENCES:SEGUNDA PARTE
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: greiscris  (Original message) Sent: 16/05/2010 02:50
COMENTARIOS A LA CARTA DE LOS COLOSENCES:SEGUNDA


PARTECAPITULO 3.

Lectura Bíblica: Colosenses 3:1-25

B O S Q U E J O:

1. Vida demandada, con relación a Cristo

2. Vida demandada, con relación a la Iglesia local

3. Vida demandada, con relación a la familia

4. Vida demandada, con relación al trabajo

I N T R O D U C C I O N:

En el capítulo 2, hemos considerado como el apóstol Pablo expone las razones erróneas para la autonegación o ascetismo.

En este capítulo 3, veremos como nos explica la verdadera conducta cristiana demandada, en nuestra relación para con Cristo, para con los hermanos de la iglesia local, para con nuestra familia, y con respecto al trabajo.

Quedando revestidos con la nueva naturaleza, al haber aceptado a Cristo, y dejando morir la antigua naturaleza. Debe de cambiar nuestra conducta moral y ética al dejar que Cristo viva en nosotros, de modo que pueda moldearnos hacia lo que debemos ser, es decir, semejantes a Él.

1. Vida demandada, con relación a Cristo:

En los versículos del 1 al 8, leemos así: “Si, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios. Cuando Cristo, vuestra vida, se manifieste, entonces vosotros también seréis manifestados con él en gloria. Haced morir, pues, lo terrenal en vosotros: fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia, que es idolatría; cosas por las cuales la ira de Dios viene sobre los hijos de desobediencia, en las cuales vosotros también anduvisteis en otro tiempo cuando vivíais en ellas. Pero ahora dejad también vosotros todas estas cosas: ira, enojo, malicia, blasfemia, palabras deshonestas de vuestra boca”.

La base para un andar celestial, es el hecho de la unión con Cristo en la resurrección espiritual, (nacer de nuevo). Nuestra unión es espiritual, de ahí que nuestro andar o modo de vida, ha de ser también celestial.

Debemos quitar de nosotros toda práctica de maldad e inmoralidad. Luego podremos encomendarnos a nosotros mismos lo que Cristo enseña. Pablo apelaba al compromiso hecho por los creyentes y los instaba a permanecer fieles a su confesión de fe. Debían despojarse de la vieja vida y revestirse de la nueva forma de vivir que Cristo les daba y dejarse guiar por el Espíritu Santo.

Buscar las cosas de arriba: Significa luchar por poner las prioridades celestiales en la práctica diaria. Preferir lo eternal antes que lo temporal. Léase Filipenses 4:8.

Porque habéis muerto: Significa que nuestro deseo por este mundo debería ser como el de una persona muerta: Algo insignificante. Esta verdad nos da una perspectiva diferente en nuestras vidas aquí en la tierra. Debiéramos considerarnos muertos e insensibles a la fornicación, impureza, pasiones desordenadas, malos deseos y avaricia. Así como las ramas enfermas de un árbol, estas prácticas deben ser cortadas antes de que nos destruyan. Debemos hacer cada día una decisión concienzuda para quitar cualquier cosa que sostenga o alimente estos deseos y depender del poder del Espíritu Santo.

Poner la mira en las cosas de arriba: Significa mirar la vida desde la perspectiva de Dios y hacer lo que a Él le agrada. Este es el antídoto para el materialismo. Obtenemos la perspectiva apropiada de los bienes materiales cuando los vemos de la misma manera en que Dios los ve. Cuanto más consideremos al mundo a nuestro alrededor de la manera en que Dios lo hace, tanto más viviremos en armonía con Él. No debemos apegarnos demasiado a aquello que es solo temporal. (I Timoteo 6:6-11)

Nuestro servicio y conducta no ganan nuestra salvación, pero son consecuencia de ella. Estemos tranquilos que nuestra salvación es segura y vivamos cada día para Cristo.

Cristo nos da poder para ayudarnos a vivir por Él ahora, y nos da esperanza para el futuro: Él vendrá otra vez.

En lo que queda de este capítulo, Pablo explica cómo deberían vivir los cristianos ahora, a fin de estar preparados para el regreso de Cristo.



2. Vida demandada, con relación a la Iglesia local:

Con respecto a nuestra vida cristiana, en relación con los hermanos de la Iglesia (creyentes) tanto en nuestra localidad como universalmente, leemos en los versículos del 9 al 17 así:

“No mintáis los unos a los otros, habiéndoos despojado del viejo hombre con sus hechos, y revestido del nuevo, el cual conforme a la imagen del que lo creó se va renovando hasta el conocimiento pleno, donde no hay griego ni judío, circuncisión ni incircuncisión, bárbaro ni escita, siervo ni libre, sino que Cristo es el todo, y en todos.

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros. Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto. Y la paz de Dios gobierne en vuestros corazones, a la que asimismo fuisteis llamados en un solo cuerpo; y sed agradecidos.

La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros, enseñándoos y exhortándoos unos a otros en toda sabiduría, cantando con gracia en vuestros corazones al Señor con salmos e himnos y cánticos espirituales. Y todo lo que hacéis, sea de palabra o de hecho, hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús, dando gracias a Dios Padre por medio de él”.

Mentir los unos a los otros interrumpe la unidad y destruye la confianza. Echa abajo las relaciones y puede conducir a serios conflictos en una iglesia. Por eso no exageremos ni hagamos correr un rumor o chisme. Comprometámonos a decir la verdad entre nosotros.

Entendamos que el cristiano está en un programa de educación continua. Cuanto más conocemos de Cristo y de su obra, mayor será el cambio en nuestras vidas para ser semejantes a Él. Ya que este proceso es de por vida, nunca deberíamos dejar de aprender y obedecer. No hay justificación para quedarse atrás, sino más bien, una motivación para enriquecernos al crecer en Él. Esto requiere práctica, revisión, paciencia y concentración para mantenernos en concordancia con su voluntad.

Con respeto a la Iglesia cristiana, no debemos tener barreras de nacionalidad, raza, educación, nivel social, riqueza, sexo y poder. Cristo derribó todas las barreras y acepta a toda persona que viene a Él. Nada debe de impedir que hablemos de Cristo o que aceptemos a alguien en nuestra asamblea (Efesios 2.14, 15).

Los cristianos deberíamos de abocarnos a la tarea de construir puentes y no muros, puesto que somos miembros de la familia de Dios y partes del mismo Cuerpo. Por eso el apóstol Pablo recomienda en la carta a los Efesios en el capitulo 4:3-6 lo siguiente: solícitos en guardar la unidad del Espíritu en el vínculo de la paz; Un cuerpo, y un Espíritu, como fuisteis también llamados en una misma esperanza de vuestra vocación; un Señor, una fe, un bautismo, un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.

Debemos de recordar que Dios ha dado a su Iglesia una enorme responsabilidad: hacer discípulos en todas las naciones (Mateo 28.18–20).

Esto Involucra predicar, enseñar, sanar, nutrir, dar, administrar, edificar y muchas tareas más. Si tuviéramos que cumplir este mandato como individuos, podríamos rendirnos aun antes de intentarlo, sería tarea imposible. Pero Dios nos ha llamado a ser miembros de su cuerpo. Algunos podemos cumplir con una tarea, otros harán otra.

Juntos podemos obedecerle mejor de lo que lo haríamos en forma individual. Trabajando juntos, como el cuerpo de Cristo, podemos expresar la plenitud de Él.

Los cristianos debemos de vivir en perfecta armonía. Esto no significa que no van a existir opiniones distintas, los cristianos debemos trabajar juntos en amor, más allá de nuestras diferencias. Dicho amor no es un sentimiento sino una decisión de satisfacer las necesidades de los otros (véase 1 Corintios 13). Esto conduce a la paz entre los individuos y entre los miembros del cuerpo de creyentes.

¿Qué significa «revestido del nuevo»? Significa que nuestra conducta debe de ser conforme con nuestra fe. Ser cristiano es más que hacer buenas decisiones y tener buenas intenciones, significa tomar el camino correcto. Este es un paso sencillo, tan simple como ponerse su ropa.

La Biblia nos ofrece una estrategia para ayudarnos a vivir para Dios cada día:

ü imitar el espíritu perdonador y misericordioso de Cristo (3.12, 13);

ü dejar que el amor guíe nuestra vida (3.14);

ü permitir que la paz de Cristo gobierne nuestro corazón (3.15);

ü ser siempre agradecidos (3.15);

ü tomar en cuenta la Palabra de Dios siempre (3.16);

ü vivir como representantes de Cristo (3.17).

La clave para perdonar a otros es recordar lo mucho que Dios nos perdonó. Pensar en el perdón y el amor infinito de Dios puede ayudarnos a amar y perdonar a otros. También debemos de recordar las palabras del Señor Jesucristo en San Mateo 18:21,22; en donde nos ilustra la amplitud del perdón que debemos de conceder a nuestros hermanos.

Por otro lado, todo cristiano debe de llenarse de la Santa Palabra del Señor, para que estemos bien instruidos en la doctrina de Cristo, lo cual proviene de un constante estudio de ella. Y además, para edificar a los hermanos de la iglesia, con los cuales tenemos comunión constante. (I Tesalonicenses 5:11).

Aunque los cristianos primitivos tuvieron acceso al Antiguo Testamento y lo usaron con libertad, no tenían a su alcance, como nosotros, el Nuevo Testamento ni ningún otro libro cristiano para estudiar.

Sus historias y enseñanzas acerca de Cristo fueron memorizadas y transmitidas de persona a persona. Algunas ocasiones se le puso música, por lo que esta vino a ser una parte importante en la adoración y educación cristianas.

Hacedlo todo en el nombre del Señor Jesús: Esto significa dar honor a Cristo en cada aspecto y actividad de nuestro diario vivir. Como cristianos, nosotros representamos al Señor Jesús siempre: Dondequiera que vayamos o en lo que digamos. (San Mateo 5:13-16; I de Pedro 2:12).

3. Vida demandada, con relación a la familia:

Al leer los versículos del 18 al 21, dicen así: “Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el Señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas. Hijos, obedeced a vuestros padres en todo, porque esto agrada al Señor. Padres, no exasperéis a vuestros hijos, para que no se desalienten”.

Las esposas tienen que actuar sobre la base de dos principios:

1) Sumisión a sus esposos (Génesis 3:16), y

2) Lo adecuado y decoroso en el Señor (Efesios 5:22; y I de Pedro 3:1)

Las esposas deben de sujetarse en todo a sus maridos, según la ordenanza de Dios esta sujeción debe ser absoluta, sin concesión alguna.

Esto no quiere decir que ellas, deban obedecer a sus maridos en todo. obedecer es diferente a someterse; con relación a la obediencia el énfasis está en el cumplimiento, mientras que en cuanto a la sumisión, el énfasis está en la subordinación. En las cosas pecaminosas, las cuales están en contra y Dios y Cristo, las esposas no deben obedecer a sus maridos; sin embargo, ellas deben seguir sujetas a ellos.

Podemos contemplar esto, en la experiencia de los tres compañeros del Profeta Daniel (Daniel 3:13-23). En una situación similar, ellos desobedecieron la orden del rey de Babilonia de adorar la imagen, aún así, podemos ver que ellos permanecieron sujetos a la autoridad del rey.

Con respecto a los maridos, podemos contemplar el amor de Cristo por la Iglesia. Y debido a ese ejemplo los maridos debemos de estar dispuestos a pagar un precio, aún a morir por nuestras esposas. Vemos pues, que la autoridad del hombre sobre la mujer se funda en su amor, amor que debe ser tal que lo lleve aún a arriesgar su vida por ella.

En el asunto de la relación de los hijos y padres el Apóstol da recomendaciones al respecto.

Obedecer a los padres, no sólo es correcto sino justo, pues Dios lo ordena en sus mandamientos, por lo tanto es un deber que El nunca excusará. Honrar es diferente de obedecer, obedecer es una acción mientras que honrar es una actitud. Por lo cual debemos de considerar aquí, que es posible que los hijos obedezcan a sus padres sin honrarlos. Para honrar a sus padres, los hijos necesitan mostrar una actitud de estima y respeto, una demostración de aprecio a su dignidad. Todos los hijos necesitan aprender a obedecer a sus padres y al mismo tiempo, honrarlos.

En Éxodo 20:12 no solo encontramos que es el primer mandamiento con promesa, sino también que es el primer mandamiento en cuanto a las relaciones humanas. La promesa de Dios a los hijos que obedecen y honran a sus padres, se refiere a ser prósperos en bendiciones materiales y tener larga vida en esta tierra, es decir que pueden llegar a ser ancianos y cumplir sus días (Salmos 90:10).

Obedecer en el Señor a sus padres, se refiere a que se obedezca por parte de los hijos a sus padres, en tanto que los mandatos de estos, estén de acuerdo a la voluntad y la Palabra de Dios. Ya que por cierto ningún hijo está obligado a obedecer a un padre cuyas órdenes sean irrazonables o contrarias a los mandamientos de la Santa Escritura.

Con referencia a los Padres, se aconseja criar a sus hijos en la disciplina y amonestación del Señor. También se recomienda no provocarlos a ira, es decir no tratarlos cruelmente ya que con esto, no solo se conseguirá endurecerlos sino que se desesperen en sus pecados.

La disciplina y amonestación de los padres hacia los hijos, incluye la instrucción. La mente debe ser alimentada con disciplinas e instrucción sanas, así como el cuerpo lo es con el alimento adecuado. Por lo tanto, los padres deben de transmitir todo conocimiento que es propio para los niños, inclusive principios y reglas elementales de conducta. Necesariamente la instrucción primordial, es que los padres enseñen a sus hijos la Palabra de Dios, es decir que les exhorten a conocer la Biblia. Sin embargo, la manera en que los hijos se desarrollan, depende esencialmente de la misericordia de Dios, El cual pone en cada persona, el querer y el hacer por Su soberanía divina.

4. Vida demandada, con relación al trabajo:

Para finalizar este capitulo, Podemos ver las instrucciones que se dan a los cristianos, con respeto al trabajo; leemos en los versículos del 22 al 25 así: “Siervos, obedeced en todo a vuestros amos terrenales, no sirviendo al ojo, como los que quieren agradar a los hombres, sino con corazón sincero, temiendo a Dios. Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres; sabiendo que del Señor recibiréis la recompensa de la herencia, porque a Cristo el Señor servís. Mas el que hace injusticia, recibirá la injusticia que hiciere, porque no hay acepción de personas”.

En los tiempos del apóstol Pablo, cuando escribió esta epístola, los esclavos eran comprados por sus amos y los amos tenían derecho sobre sus vidas. Algunos esclavos y algunos amos llegaron a ser hermanos en la iglesia. Como hermanos en la iglesia, eran iguales y no había distinción entre ellos (Colosenses 3:11), pero en casa, los que eran esclavos todavía estaban obligados a obedecer a los hermanos que eran sus amos según la carne.

Aunque DOULOS, frecuentemente significa un “esclavo”, también implica un empleado en general, o cualquiera que esta obligado hacia otro, sea de por vida o por un tiempo limitado. Es decir que sea esclavo o empleado, esta obligado a servir fielmente a aquel cuyo dinero ha invertido para adquirir sus servicios y por un principio de justicia, como cristianos.

El servicio de los empleados, debe de ser constante y no meramente en su presencia, cuando su ojo (el del patrón) está sobre ellos, como lo hacen los sirvientes hipócritas e infieles, los cuales no consultan a sus conciencias en ninguna parte ni tiempo de su trabajo. A los trabajadores se les dice que deben de hacerlo adecuadamente como si su amo fuera Cristo mismo



CAPITULO 4.

Lectura Bíblica: Colosenses 4:1-18

B O S Q U E J O:

1. Consejo a los patrones

2. Consejo sobre la oración

3. Consejo para evangelizar

4. Compañeros y saludos de Pablo

5. La Iglesia en las casas.

I N T R O D U C C I O N:

La Carta a los Colosenses, termina en el capitulo 4, dando consejos a los patrones, anima al creyente a la vida de oración, se refiere también, a como debemos de compartir con los incrédulos el mensaje de Dios, y saluda juntamente con sus compañeros a los santos en Colosas y nos informa de las iglesias en casas.

1. Consejo a los patrones:

El versículo 1, pertenece en realidad al capítulo 3, al cual debería de agregarse, y este capitulo empezar con el versículo 2.

Leemos en el verso 1, así: “Amos, haced lo que es justo y recto con vuestros siervos, sabiendo que también vosotros tenéis un Amo en los cielos”.

Con respecto a los amos o patrones, se les recomienda actuar de manera tranquila y afectuosa, dejando las amenazas y cuando sea necesario castigar a sus servidores, que el castigo sea leve y moderado como sea posible; y no usar para nada la venganza, porque ésta es del diablo y no de Dios.

Los patrones deben de pagar a sus empleados, salarios justos para que vivan dignamente con sus familias, y tratarlos con respeto y afecto. Los que tienen empleados deben de recordar la advertencia de Santiago 5:1-6.

Se les hace incluso un recordatorio a los patrones, para que recuerden siempre que así como ellos son amos de quienes les sirven temporalmente, Dios es amo de los patrones terrenales. Se les hace ver que así como ellos traten a sus sirvientes, Dios los tratará a ellos, y que no supongan que porque en la tierra la condición de sus sirvientes es inferior a la de ellos, Dios los considera menos dignos que ellos. No hay tal, porque para Dios no hay acepción de personas (Romanos 2:11; Colosenses 3:25; Efesios 6:9).

2. Consejo sobre la oración:



Leemos en los versículos del 2 al 4 así: “Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias; orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, para que lo manifieste como debo hablar”.

La oración, es el arma y medio espiritual de una importancia grande, por lo cual el apóstol, aconseja a que se persevere en ello.

Nuestra perseverancia, es una demostración de que nosotros creemos que Dios contestará nuestras oraciones. Nuestra fe no debe de desmayar si las respuestas se tardan en venir, pudiendo ser que la demora sea la manera divina de forjar su voluntad en nuestras vidas.

Cuando vivimos por fe, no debemos rendirnos. Dios puede demorar su respuesta, pero siempre tendrá buenas razones y no debemos confundirlas con negligencia de su parte. Al persistir en la oración, crecemos en carácter, fe y esperanza.

Cuando parece que nos cansamos de orar, tengamos presente que Dios está allí, siempre escucha, siempre actúa, quizá no en la forma que nosotros esperábamos, sino en la manera que Él considere que es mejor.

Definitivamente no podemos pasar todo el tiempo sobre nuestras rodillas, pero es posible asumir una actitud de oración todo el tiempo. (I Tesalonicenses 5:17)

Esta actitud se construye sobre el reconocimiento de nuestra dependencia de Dios, (San Juan 15:5) tomando en cuenta que está con nosotros y con la determinación de obedecerle en todo. Luego hallaremos que es natural orar con frecuencia, espontáneamente, oraciones cortas. Una actitud de oración no debe sustituir al tiempo dedicado a la oración en sí, sino que debiera ser una consecuencia del mismo.

Hablando sobre la oración, el Señor Jesucristo, nos enseña por el versículo de San Lucas 18:1; que la oración es una NECESIDAD, que hay que hacerla SIEMPRE, y también debemos de reconocer que en ello hay que NO DESMAYAR.

3. Consejos para Evangelizar:

En los versículos del 3 al 5, leemos: “Orando también al mismo tiempo por nosotros, para que el Señor nos abra puerta para la palabra, a fin de dar a conocer el misterio de Cristo, por el cual también estoy preso, para que lo manifieste como debo hablar.

Andad sabiamente para con los de afuera, redimiendo el tiempo. Sea vuestra palabra siempre con gracia, sazonada con sal, para que sepáis cómo debéis responder a cada uno”.

Pablo pidió oración para poder proclamar las buenas nuevas de Cristo con claridad, y nosotros podemos pedir oración para hacer lo mismo. No importa que forma de evangelización usemos, sea que enfaticemos ejemplo y estilo de vida o discipulado, nunca deberíamos oscurecer el mensaje del evangelio.

Todos los creyentes, debemos de ser sabios al tener contacto con los incrédulos, debiendo sacar el mayor provecho a las oportunidades que tenemos, para contarle las buenas nuevas de salvación. Es nuestro deber anunciar a otros a Cristo, mediante la explicación y la predicación de este maravilloso Evangelio. (Proverbios 11:30).

4. Compañeros y saludos de Pablo:

En los versículos del 7 al 15, encontramos una lista de compañeros del apóstol Pablo y sus saludos correspondientes:

Tíquico era uno de los representantes personales de Pablo y probablemente el portador de las cartas a los Colosenses y los Efesios (véase también Efesios 6.21, 22). Acompañó a Pablo a Jerusalén llevando lo recolectado para la iglesia (Hechos 20.4).

Aristarco era un tesalonicense que acompañó a Pablo en su tercer viaje misionero. Estuvo con Pablo en el alboroto de Éfeso (Hechos 19.29). Tíquico y él estuvieron con el apóstol en Grecia (Hechos 20.4). Aristarco fue a Roma con Pablo (Hechos 27.2).

Marcos partió con Pablo y Bernabé en el primer viaje (Hechos 12.25), pero los dejó en medio del viaje por razones desconocidas (Hechos 13.13). Bernabé y Marcos eran parientes, y cuando Pablo rehusó aceptar la compañía de Marcos en otro viaje, se fueron juntos para predicar el evangelio (Hechos 15.37–41). Marcos también trabajó con Pedro (Hechos 12.12, 13; 1 Pedro 5.13). Más tarde, Marcos y Pablo se reconciliaron (Filemón 24). Marcos escribió el evangelio que lleva su nombre. Su perfil está en Hechos 12.

Epafras fue uno de los fundadores de la Iglesia en Colosas y su informe a Pablo, en Roma, lo motivó a escribir esta carta. Epafras era un héroe de la iglesia en Colosas, uno de los creyentes que contribuyó a que la misma se mantuviera unida a pesar de los problemas crecientes. Sus oraciones fervientes por los creyentes muestran su amor profundo y su interés por ellos.

Laodicea se hallaba a pocos kilómetros al noroeste de Colosas; Hierápolis estaba a unos 8 Km. al norte de Laodicea.

Lucas pasó mucho tiempo con Pablo, no solo acompañándolo en gran parte del tercer viaje misionero sino también permaneciendo con él en la prisión en Roma. Lucas escribió su Evangelio y Hechos. Su perfil está en Hechos 17.

Demas fue fiel a Pablo por un tiempo, luego lo abandonó amando este mundo (2 Timoteo 4.10).

5. La Iglesia en las casas:

En el versículo 15, leemos así: “Saludad a los hermanos que están en Laodicea, y a Ninfas y a la iglesia que está en su casa”.

La iglesia primitiva, con frecuencia, se reunía en los hogares. Los edificios construidos, llamados templos, no fueron conocidos sino hasta el tercer siglo.

El proceso de edificación espiritual no se puede lograr entre grandes muchedumbres de gentes. Requiere el ambiente de grupos más pequeños, donde puede haber un entretejido íntimo al convivir juntos.

Una evidencia importante de que el Señor está restaurando Su iglesia, es el número creciente de asambleas Cristianas que usan grupos pequeños como medio para equipar a sus santos para el servicio. Estos grupos tienen una variedad de nombres tales como, grupos domésticos, grupos de célula, grupos de solicitud, etc. Sin embargo, el Nuevo Testamento se refiere a ellos como iglesias.

He aquí algunos ejemplos (Hechos 2:46, 20:20; Romanos 16:5; I de Corintios 16:19; Filemón 1:2

ü Hechos 2:46 Ellos perseveraban unánimes en el templo día tras día, y partiendo el pan casa por casa, participaban de la comida con alegría y con sencillez de corazón.

ü Hechos 20:20 Y sabéis que no he rehuido el anunciaros nada que os fuese útil, y el enseñaros públicamente y de casa en casa.

ü Romanos 16:5 Saludad también a la iglesia de su casa. Saludad a Epeneto, amado mío, que es uno de los primeros frutos de Acaya en Cristo.

ü I de Corintios 16:19 Las iglesias de Asia os saludan. Aquila y Priscila, con la iglesia que está en su casa, os saludan mucho en el Señor.

ü Filemón 1:2 Y a la amada hermana Apia, y a Arquipo nuestro compañero de milicia, y a la iglesia que está en tu casa.

Las iglesias en las casas no son simplemente estudios bíblicos o reuniones de oración entre semana. Ni es un servicio de transfusión diseñado para sustentar a los santos hasta la reunión del domingo siguiente.

Una iglesia en casa es la expresión más pequeña de una iglesia local, un ambiente donde cada santo puede estrechar sus relaciones y halla su lugar de función en el Cuerpo de Cristo.



First  Previous  Without answer  Next   Last  
Anuncios:

 

©2014 - Gabitos - All rights reserved