Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Comunidad Web Jesús es el camino
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 PANEL GENERAL 
 Oremos unidos 
 Todos los paneles aquí 
 Predicaciones en audio 2010 
 Consejería integral 
 Reflexiones Iglesia JEC 
 Misiones 
 Reflexiones Cristianas 
 Reflexiones Araceli 
 Salud integral 
 FOTOS 2009 EN LA IGLESIA 
 FOTOS 2010 EN LA IGLESIA 
 Música cristiana 
 Estudio Bíblico 
 Biblia Reina Valera 1960 
 
 
  Tools
 
Reflexiones Araceli: SITUACIONES LÍMITES
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Dios es mi paz  (Original message) Sent: 25/08/2017 01:16
carta de pascua
 
  
  


SITUACIONES LÍMITES

   


Queremos esto, aquello y lo otro y se lo pedimos y reclamamos a Dios una y otra vez. Somos insaciables. Pero no siempre recibimos lo que pedimos. Dios sabe qué cosas son para nuestro bien y cuáles no.

A veces pedimos y no recibimos porque pedimos mal. Dios nos propone tesoros en el cielo. En lugar de grandes tesoros aquí, que se corrompen, nos prepara una casa en los cielos. ¿Existe prosperidad mayor que obtener una casa en los cielos?

Juan 14:2

“En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros.”

Él quiere que allí donde Él está, nosotros también estemos. ¿No es maravilloso? Como hemos compartido en reflexiones anteriores, Dios siempre da más de lo que pedimos. Cuando le pedimos el perdón de nuestros pecados, nos ofreció el pago completo de nuestra deuda eterna al enviar a su Hijo a la cruz del calvario a pagar lo que nosotros no podríamos.


Colosenses 2:13-14

“Y a vosotros, estando muertos en pecados, nos dio vida juntamente con él perdonándonos todos los pecados, anulando el acta de los decretos que había contra nosotros, que nos era contraria, quitándola de en medio y clavándola en la cruz…”

Jesús ocupó nuestro lugar pagando el precio de nuestros pecados, murió y resucitó para darnos la seguridad de que sin importar lo que suceda con nosotros en nuestra vida aquí, nunca nos dejará. Estará con nosotros por siempre. Aun cuando nuestra vida aquí haya pasado, tenemos vida eterna con Él y una morada en los cielos.


Juan 11:25 y 26

 “Yo soy la resurrección y la vida; el que cree en mí, aunque esté muerto, vivirá. Y todo aquel que vive y cree en mí, no morirá eternamente”

¿Crees esto? Pues si lo crees, comprobarás que Él siempre te da mucho más abundantemente que lo que tú pides. Hagamos una oración, dile que lo crees y recibe el perdón, serás entonces su hijo o hija amados. Si realmente sientes que necesitas esa paz, la tranquilidad de saber qué pasará contigo cuando dejes esta tierra, inclina tu rostro y habla con Dios.


         Padre, en este momento, te pido perdón por todas mis faltas, reconozco que necesito ser limpiado, gracias porque me das la posibilidad por medio de Jesús, Señor. Necesito que entres a mi corazón y hagas nuevas todas las cosas, quitando amargura, odios, malos deseos. Quiero recibirte como mi Salvador personal. Te necesito, Señor, necesito tu paz. Jesús, agradezco tu amor tan grande al morir por mí en la cruz. Gracias por hacerme tu hijo amado, gracias por tu inmenso amor, en el nombre de Jesús, amén.


         Si hiciste esta oración anterior puedes considerarte hijo de Dios. Eres su hijo amado, puedes recibir amor, su paz, perdón, sanidad para tu alma, vida eterna. Para esto ha muerto y resucitado, para que todos tengamos la oportunidad de ser sus hijos reconciliados con el Padre por medio de Jesucristo.

Dale gracias por haber perdonado tus errores, tus ofensas, por sanar esas heridas del corazón que solamente Él puede curar. Por su gran amor hacia tu vida. Alégrate porque por medio de Jesucristo ahora puedes recibir la reconciliación con Dios y disfrutar la bendición de ser su hijo.

¡Dios bendiga tu vida! 

 

Araceli


 

 
 
 
 
 
 
 


First  Previous  Without answer  Next   Last  
Anuncios:

 

©2017 - Gabitos - All rights reserved