Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

AMISTADES SIN FRONTERAS
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
  
  
  
 BIENVENIDOS AL GRUPO AMISTADES SIN FRONTERAS 
 GIFS EN GENERAL 
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
  
 
 
  Tools
 
DOMINIO-POETICO: EL VIOLÌN DE YANKO
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: OSCARJ  (Original message) Sent: 17/04/2021 12:50
BUENOS DIAS FELIZ SABADO FIN DE SEMANA 




EL VIOLIN DE YANKO


Madre la selva canta,
y canta el bosque y canta la llanura,
y el roble que a las nubes se levanta,
y la flor que se dobla en la espesura,
y canta y juega el viento en el camino,

y en el rubio trigal las amapolas,
y en el cauce el arroyo cristalino,
y los troncos, los tallos, las corolas,
la tierra, el cielo azul, la mar gigante

y las hierbas que bordan el barranco.
Madre, es una canción dulce y vibrante,

que a Yanko llega y que comprende Yanko.


Era Yanko un chicuelo,
más rubio y sonrosado que la aurora,
con los ojos tan puros como el cielo
y el alma cual de artista soñadora.

La música del campo lo atraía...,
adivinaba un himno en los rumores,
que el viento recogía
al besar los arbustos y las flores,

y en el gorjeo matinal del ave,
y en el silencio de la noche grave
y en cáliz gentil de la violeta,
hallaba una canción tierna y sin nombre,
la canción sacrosanta del poeta

que apenas puede comprender el hombre.


Siempre que del mesón en la cocina
brotaban los armónicos raudales
de un violín cuya nota cristalina
es dulce cual la miel de los panales,
él escuchaba con sublime encanto

esa canción de arrullador cariño,
y con los ojos húmedos de llanto,

"quién tuviera un violín ", pensaba el niño.


Una noche estival toda fulgores,
al entreabrir sus párpados el cielo,
y al entornar sus cálices las flores,
arriesgóse el chicuelo a entrar en la cocina,
y a impulsos de sus ansias ideales

tomó el rico violín de voz perlina
y le arrancó torrentes musicales.

Los peones: "al ladrón", despavoridos
gritaron, despertándose del sueño

y sordos a los ruegos y gemidos,
feroces maltrataron al pequeño.

Agonizaba Yanko. En su agonía,
Febril y estertoroso, repetía:


"Madre la selva canta,
y canta el bosque y canta la llanura,
y el roble que a las nubes se levanta,
y la flor que se dobla en la espesura,
y las alondras al emprender el vuelo,

y las hierbas que bordan el barranco".

Y al expirar el niño, en noble anhelo,

Dijo:

"¿Verdad, mamita, que en el cielo
Dios le dará un violín al pobre Yanko?


A/D








First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved