Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

AiresdeLevante
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Portada original 
 General 
 POEMAS 
 ENLACES 
 CUMPLES 
 RADIO 
 EL MEU POBLE 
 WoldGroups 
 G I F F S 
 Estamos también en Facebook 
 Parlem de tot 
 Aragoneses al habla 
 Radio me la sudas 
 CHAT FACEBOOK 
 Paridetes intel.lectuals 
 RECETARIO 
 Configuración de móviles para Gabito 
 
 
  Tools
 
General: El sueño, de Martin Luther King, 51 años después
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: JsalgueroD  (Original message) Sent: 27/08/2014 16:43

Foto: El sueño, de Martin Luther King, 51 años después  “Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas…”  José Salguero Duarte    Al alba del viernes, 22 de agosto de 2014, con una agradable brisa procedente del Océano Atlántico y del Mar Mediterráneo. Y cuando despuntaban los primeros rayos solares, encontrándose la ciudadanía aún descansando en sus moradas. Me pongo a crear, mi tribuna de opinión semanal. Teniendo claro, en esta ocasión, el tema a tratar, a raíz de los raciales disturbios acaecidos en Ferguson (Missouri), tras la muerte el pasado 9 de agosto, del joven negro Michael Brown de 18 años, como consecuencias de los 6 disparos realizados a bocajarro por el policía blanco Darren Wilson.   Ferguson, es una ciudad de unos veintiún mil habitantes, donde se manifiesta las diferencias económicas, raciales y sociales… en una aproximada población negra del 70%. No siendo esas pautas exclusivas de esta ciudad, al existir racismos en más, viviendo las comunidades blanca y negra en barrios separados...   Las protestas o revueltas de Ferguson han traspasado las fronteras locales. Poniendo entre las cuerdas al Gobierno de los Estados Unidos, del todopoderoso afroamericano y Premio Nobel de la Paz,  Barack Obama. El que se ha visto obligado a interrumpir sus vacaciones estivales. Para poner en marcha la maquinaria estatal, afrontando los presuntos atropellos, abusos, hostilidades y extralimitaciones de las fuerzas policiales contra su pueblo negro.   El fiscal general, Eric Holder, tuvo que desplazarse el miércoles pasado a la zona, para informarse sobre las posibles violaciones acaecidas contra los derechos humanos y civiles. Siendo significativo que, tanto él como el presidente, son conocedores de las continuas transgresiones racistas, al haber sufrido ambos a igual que sus familias, la discriminación racial incrustada en los pilares de ese país tan poderoso del planeta.    Aunque, es evidente que, en EEUU se ha avanzado en la igualdad social y contra el racismo y la opresión. Pero queda mucho por hacer, a pesar de que, por primera vez, a lo largo de la historia de esa potencia mundial, su actual primer mandatario es de color.   Mientras están acaeciendo las revueltas o levantamientos del pueblo negro en determinadas ciudades de Estados Unidos. El próximo jueves, 28 de agosto, se cumplirán 51 años, del histórico discurso conocido como “I have a dream” (Yo tengo un sueño). Ofrecido en 1963 en Washington ante más de 200.000 personas, junto a la estatua del gran Abraham Lincoln, por el humanista, Martin Luther King, luchador en las décadas de los años 50 y 60 contra la discriminación racial y la esclavitud…    El mensaje transmitido por Martin Luther, caló muy profundamente en la población. Siendo asesinado vilmente dos años después. Por ello, medio siglo y un año de ofrecer el mismo, al estar tan vigente. Escucho, nuevamente, el referido discurso, transcribiendo parte del mismo que dice:   “…Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio.   Pero, cien años después, el negro aún no es libre. Cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación. Cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material. Cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra…  Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño... Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: --Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales--. Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad. Sueño que un día, incluso el estado de Misisipí, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia. Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad. Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas…”.

El sueño, de Martin Luther King, 51 años después

 

“Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas”

 

Imagen

José Salguero Duarte

 

Al alba del viernes, 22 de agosto de 2014, con una agradable brisa procedente del Océano Atlántico y del Mar Mediterráneo. Y cuando despuntaban los primeros rayos solares, encontrándose la ciudadanía aún descansando en sus moradas. Me pongo a crear, mi tribuna de opinión semanal. Teniendo claro, en esta ocasión, el tema a tratar, a raíz de los raciales disturbios acaecidos en Ferguson (Missouri), tras la muerte el 9 de agosto, del joven negro, Michael Brown, de 18 años, como consecuencias de los 6 disparos realizados por el policía blanco Darren Wilson.

Ferguson es una ciudad de veintiún mil habitantes, donde se manifiesta las diferencias económicas, raciales y sociales… en una población negra del 70%. No siendo esas pautas exclusivas de esta ciudad, al existir racismos en más, viviendo las comunidades blanca y negra en barrios separados...

Las protestas o revueltas de Ferguson han traspasado las fronteras locales. Poniendo entre las cuerdas al Gobierno de los Estados Unidos, del todopoderoso afroamericano y Premio Nobel de la Paz, Barack Obama. El que se ha visto obligado a interrumpir sus vacaciones estivales. Para poner en marcha la maquinaria estatal, afrontando los presuntos atropellos, abusos, hostilidades y extralimitaciones de las fuerzas policiales contra su pueblo negro.

El fiscal general, Eric Holder, tuvo que desplazarse el miércoles pasado a la zona, para informarse sobre las posibles violaciones acaecidas contra los derechos humanos y civiles. Siendo significativo que, tanto él como el presidente, son conocedores de las continuas transgresiones racistas, al haber sufrido ambos a igual que sus familias, la discriminación racial incrustada en ese país.

Aunque, es evidente que, en EEUU se ha avanzado en la igualdad social y contra el racismo y la opresión. Pero queda mucho por hacer, a pesar de que, por primera vez, a lo largo de la historia de esa potencia mundial, su actual primer mandatario es de color. Y mientras están acaeciendo las revueltas o levantamientos del pueblo negro en determinadas ciudades de Estados Unidos. El próximo jueves, 28 de agosto, se cumplirán 51 años, del histórico discurso conocido como “I have a dream” (Yo tengo un sueño). Ofrecido en 1963 en Washington ante más de 200.000 personas, junto a la estatua del gran Abraham Lincoln, por el humanista, Martin Luther King, luchador en las décadas de los años 50 y 60 contra la discriminación racial y la esclavitud…

El mensaje transmitido por Martin Luther, caló profundamente en la población. Siendo asesinado vilmente dos años después. Por ello, medio siglo y un año de ofrecer el mismo, al estar tan vigente. Escucho, nuevamente, el referido discurso, transcribiendo parte del mismo que dice:

“…Hace cien años, un gran estadounidense, cuya simbólica sombra nos cobija hoy, firmó la Proclama de la emancipación. Este trascendental decreto significó como un gran rayo de luz y de esperanza para millones de esclavos negros, chamuscados en las llamas de una marchita injusticia. Llegó como un precioso amanecer al final de una larga noche de cautiverio.

Pero, cien años después, el negro aún no es libre. Cien años después, la vida del negro es aún tristemente lacerada por las esposas de la segregación y las cadenas de la discriminación. Cien años después, el negro vive en una isla solitaria en medio de un inmenso océano de prosperidad material. Cien años después, el negro todavía languidece en las esquinas de la sociedad estadounidense y se encuentra desterrado en su propia tierra…

Por eso, hoy hemos venido aquí a dramatizar una condición vergonzosa. En cierto sentido, hemos venido a la capital de nuestro país, a cobrar un cheque. Cuando los arquitectos de nuestra república escribieron las magníficas palabras de la Constitución y de la Declaración de Independencia, firmaron un pagaré del que todo estadounidense habría de ser heredero. Este documento era la promesa de que a todos los hombres, les serían garantizados los inalienables derechos a la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad.

Es obvio hoy en día, que Estados Unidos ha incumplido ese pagaré en lo que concierne a sus ciudadanos negros. En lugar de honrar esta sagrada obligación, Estados Unidos ha dado a los negros un cheque sin fondos; un cheque que ha sido devuelto con el sello de -fondos insuficientes-. Pero nos rehusamos a creer que el Banco de la Justicia haya quebrado. Rehusamos creer que no haya suficientes fondos en las grandes bóvedas de la oportunidad de este país. Por eso hemos venido a cobrar este cheque; el cheque que nos colmará de las riquezas de la libertad y de la seguridad de justicia...

Hoy les digo a ustedes, amigos míos, que a pesar de las dificultades del momento, yo aún tengo un sueño...

Sueño que un día esta nación se levantará y vivirá el verdadero significado de su credo: --Afirmamos que estas verdades son evidentes: que todos los hombres son creados iguales--.

Sueño que un día, en las rojas colinas de Georgia, los hijos de los antiguos esclavos y los hijos de los antiguos dueños de esclavos, se puedan sentar juntos a la mesa de la hermandad.

Sueño que un día, incluso el estado de Missisipi, un estado que se sofoca con el calor de la injusticia y de la opresión, se convertirá en un oasis de libertad y justicia.

Sueño que mis cuatro hijos vivirán un día en un país en el cual no serán juzgados por el color de su piel, sino por los rasgos de su personalidad.

Sueño que un día, el estado de Alabama cuyo gobernador escupe frases de interposición entre las razas y anulación de los negros, se convierta en un sitio donde los niños y niñas negras, puedan unir sus manos con las de los niños y niñas blancas y caminar unidos, como hermanos y hermanas…”.



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved