Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

COMPARTIENDO CON AMIGOS MAYORES
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 ◄ GENERAL ► 
 Lectura 
 Poesía 
 Música 
 Nuestros animalitos 
 Cartelitos variados 
 Gifs varios 
 Fondos listos para usar 
 Tutoriales 
 ♥ Juegos - Pasatiempos 
 ♥ Manualidades 
 ♥ Recetas de Cocina 
 Remedios caseros 
 Los signos del Zodiaco y su carácter 
 Cumpleaños 
 El Chusmeo 
 Lugares para visitar 
 PPS de Daianee 
 Portadas 
 
 
  Tools
 
Lectura: De tacos palabrotas
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Lluna-2  (Original message) Sent: 12/05/2010 17:01
 
  DE TACOS Y PALABROTAS
  Carmen Posadas
 


Pertenezco al muy jurásico parque de aquellos que jamás usan tacos. Cómo será la cosa que, por no decir, no digo ni «culo», lo que es una exageración e incluso una cursilada. En mi descargo añadiré que no lo hago por educación ni por ética, sino, simplemente, por cuestiones estéticas y prácticas. La razón estética tiene que ver con lo que a uno le va y lo que no, como los colores, que hay a quien le sienta bien un color y fatal otro. Hay –o, mejor dicho, había, porque ahora todo el mundo habla igual– gente a la que le queda bien decir tacos y otra a la que no. Así hay personas a las que ser malhabladas les da un cierto color y gracejo mientras que a otras, entre las que me cuento, las hace parecer extemporáneas y, por supuesto, vulgares. Por eso, aunque yo no las uso, no reniego de las palabrotas, sólo de su sobredosis. Y esto empata directamente con la segunda razón por la que les contaba que jamás digo palabrotas, la razón práctica. Pienso que para un escritor es letal ser malhablado. Para un escritor y para cualquiera que desee expresarse de la manera más eficaz posible. Porque, para mí, el problema de hablar a base de tacos no tiene tanto que ver con la vulgaridad, sino con el empobrecimiento del lenguaje. Es evidente que, si decimos, por ejemplo, que fulano es gilipollas, dicho término oculta un montón de significados posibles. ¿Cómo es en realidad fulano? Tal vez sea necio, pero quizá también pueda ser cosas tan diferentes entre sí como ingenuo, tramposo, imprudente, temeroso, torpe, arrojado. Incluso puede que sea un cantamañanas, un fatuo o vaya usted a saber si incluso un cornudo. Caben las más variopintas posibilidades, igual que cuando, por ejemplo, en la calle y después de un atraco, un reportero le pide a alguien que describa lo que vio. La mayoría de las veces el individuo en cuestión dice que «fue la leche» y, cuando le insisten para que se explique mejor, añade que «fue la hostia» y de ahí no hay quién lo saque, de modo que uno se queda sin saber qué demonios pasó. Los tacos y las palabrotas tienen su función en el lenguaje, porque psicológicamente sirven bien para desahogarse, bien para expresar un estado de ánimo. El problema es que, inconscientemente, uno cree que al calificar algo como si fuera «la leche» transmite la misma sensación que le produce estar viéndolo (miedo, asombro, perplejidad, terror). Pero no se transmiten sensaciones a menos que se transmita también información. Quien escucha ni siquiera sabe de qué se está hablando si el testigo no es capaz de describir lo que ve. Y los tacos no describen. Sobre todo porque, de tanto usarlos, ya no significan absolutamente nada. Por eso creo que sería interesante que en los colegios propusieran a los chicos un juego. O a lo mejor también lo podríamos hacer en casa. Proponerles que describan una situación o una sensación sin emplear ni una sola palabrota. La idea no es mía, sino de un amigo divorciado que de pronto se dio cuenta de que sus conversaciones con su hijo adolescente, los días que les tocaba encontrarse, consistían en un monólogo. En un monólogo (el suyo) salpimentado aquí y allá por monosílabos y tacos (los de su retoño). Para motivar al chico, mi amigo se decidió por una estrategia mercenaria. Ofreció pagarle un dinero equis a cambio de que la criatura (quince adorables y autistas abriles) le describiera, sin utilizar tacos ni repeticiones, lo que había hecho durante el día. E hizo mucho hincapié en el verbo, porque `describir´ entraña la búsqueda de la palabra adecuada, del matiz que mejor retrate una situación o una sensación. El resultado de su experimento fue no sólo que su hijo ahora usa menos palabrotas que antes, sino que la relación entre ambos se ha fortalecido. Y es que lo mágico de la palabra es que tiende puentes. Porque, aunque decirlo parezca una perogrullada, la palabra se inventó para comunicarse, para acercar a las personas y crear empatía. En el principio fue la palabra, se dice siempre, y no es ninguna metáfora. A partir de ahí se crea todo un mundo. El que más nos importa, el de los afectos.
 
XLSemanal revista


First  Previous  Without answer  Next   Last  
Anuncios:

 
©2020 - Gabitos - All rights reserved