Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

DESENMASCARANDO LAS FALSAS DOCTRINAS
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 YHWH (DIOS PADRE) EL UNICO DIOS 
 JESUCRISTO NUESTRO MESIAS JUDIO 
 LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA BIBLIA 
 MEJORE SU CARACTER Y SU VIDA 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS II 
 BIBLIAS/CONCORDANCIA/LIBROS 
 MAYOR ENEMIGO DEL HOMBRE ES UNO MISMO 
 ¿LA TORA ES MACHISTA? -MENSAJE ESOTERICO Y EXOTERICO 
 ¿ES INMORTAL EL ALMA?- FALACIA DE LA ENCARNACION Y REENCARNACION 
 EL ISLAM TIENE ORIGEN UNITARIO ADOPCIONISTA 
 ANTIGUO TESTAMENTO-ESTUDIO POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO II-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO III-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 CRISTO NO TUVO PREEXISTENCIA 
 ¿QUE ES EL ESPIRITU SANTO? 
 
 
  Tools
 
General: BUENAS NUEVAS/QUE CONSISTE
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 4 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999  (Original message) Sent: 01/06/2011 17:36

¿EN QUE CONSISTE EL ANUNCIO DE LAS BUENAS NUEVAS?

Por Erick Vivanco

©Dabár Qodesh. La Palabra Pura de YHWH

Volviendo a la senda antigua...

 

Nota: En este estudió la palabra “Elohim” que es “El Poderoso”, reemplaza a la palabra “Dios”


Introducción:
 

En este estudio bíblico hablaremos sobre en que consiste realmente el anuncio  de las buenas noticias o más bien conocido como el evangelio. Ciertos grupos religiosos al hacer proselitismo, o sea, al predicar para ganar adeptos, incluyen dentro de su predicación del "evangelio" el anuncio de un paraíso y/o un Juicio de condenación a los incrédulos. Lo cual, no estaría mal enseñar si se hace de acuerdo a las escrituras. Sin embargo, ese tipo de enseñanzas solo se debería divulgar en profundidad, una vez que las personas que hayan creído en Yeshua, decidan ser discípulos, para que de esa manera puedan ser adoctrinados e instruidos en base a la sana doctrina que se encuentra solo y únicamente en las escrituras cuando no se desvirtúan estas mismas. No obstante aquello, el anuncio de la buena noticia no consiste en el anuncio del paraíso, ni del Infierno, ni del juicio, sino que en comunicar la buena noticia, ¿Y cual es esa buena noticia? Lo veremos en este estudio bíblico, el cual sin duda alguna nos ayudara a ser mejores predicadores del evangelio.

 

Primero que nada, para saber que en que consiste la predicación del evangelio, veamos que significa la palabra "evangelio" en el griego. Según el diccionario de Griego y Hebreo Strong la palabra "evangelio" es lo siguiente:

 

Strong: G2097 εὐανγελίζω euangelízo; de G2095 y G32; anunciar buenasnuevas («evangelizar») espec. El evangelio, noticia, nueva, predicar, Evangelio, anunciar, bueno.

 

Podemos ver entonces, que la palabra "evangelio", es igual a; “Buen mensaje o a Buena noticia”.  Ahora bien, ¿De que se constituye este buen mensaje o esta buena noticia? Es lo que a continuación traeremos a colación. Cabe decir, que la palabra "evangelio" también puede ser vista desde el punto doctrinal, como se menciona en Galatas 1:8-9, pues nadie puede traer otro evangelio diferente que el que ha sido anunciado por el Mesías y sus enviados. No obstante, en esta ocasión centraremos nuestro estudio en la palabra "evangelio", como el buen mensaje o la buena noticia que es dirigida a la humanidad que se encuentra sin el Mesías Yeshua en sus vidas.

 

¿Cual es la buena noticia?

 

Para responder a esta pregunta, tenemos que ver en las escrituras cual fue el mandato del Mesías Yeshua respecto de como sus discípulos y enviados debían de transmitir correctamente la buena noticia. En el mundo cristiano, este mandamiento es llamado la como “La gran comisión”. Veamos que nos dice, nuestro Maestro y Señor Yeshua:


“Y les dijo: Id por todo el mundo y predicad el evangelio a toda criatura. El que creyere y fuere bautizado, será salvo;  mas el que no creyere,  será condenado. (Marco 16:15-16)

 

Este pasaje es uno de lo más importantes, a la hora de definir en que consiste la transmisión de la buena noticia, pues en él vemos tres cosas importantísimas que se involucran a la hora de predicar el evangelio, las cuales detallo a continuación:

 

El evangelio puede y debe ser predicado a todo el mundo...

 

Las escrituras en muchas ocasiones nos señalan que el reino y gobierno del altísimo llegaría no solo a Israel, sino que también a los gentiles, es decir a todas las naciones de la tierra. De hecho, eso fue lo que sucedió con la predicación de los primeros enviados. Tal es el caso del gentil Cornelio, (Hechos 10) varón que junto a su familia escucho la buena noticia y el reino del Altísimo llego a su hogar. Aquel testimonio bíblico es prueba eficaz de que el reino del Altísimo se a de establecer por medio de la predicación de la buena noticia, la cual debe alcanzar a todos los hombres. Es decir, que desde que la buena noticia es anunciada en el mundo, todos los hombres de todos los pueblos y naciones, a cuantos el Señor nuestro Elohim llamare, tienen la oportunidad de acceder a la salvación. Sobre esto, el testimonio de los Apóstoles, en el libro de los hechos, dice lo siguiente:

 

“Entonces Kefas/Pedro, abriendo la boca,  dijo: En verdad comprendo que Elohim no hace acepción de personas, sino que en toda nación se agrada del que le teme y hace justicia” (Hechos 10:34-35)

 

“Mientras aún hablaba Kefas/Pedro estas palabras, el espíritu santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Kefas/Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del espíritu santo” (Hechos 10:44-45)

 

“Entonces,  oídas estas cosas, callaron, y glorificaron a Elohim, diciendo: ¡De manera que también a los gentiles ha dado Elohim arrepentimiento para vida!”(Hechos 11:18)

 

“Pero gloria y honra y paz a todo el que hace lo bueno, al judío primeramente y también al griego; porque no hay acepción de personas para con Elohim” (Romanos 2:10-11)

 

Tal como lo describen los pasajes, la voluntad del Altísimo es que su reino y gobierno, llegue a través de la locura de la predicación de la buena noticia (1Cor. 1:18) a todos los hombres de la tierra, no distinguiendo sexo, ni raza, ni nacionalidad. Todos los hombres pueden alcanzar la salvación por medio de Yeshua, pues en eso consiste la buena noticia, en que la salvación no es solo de una nación, (Israel), sino que ahora por la gracia del Altísimo ha llegado a toda la humanidad. Cabe decir, que la salvación viene de los Judíos, (Juan 4:22) pero esto no significa, que la nación de Israel salve a los hombres, sino que el Mesías Yeshua el cual es varón Judío y por ende un Israelita, por él viene la salvación YHWH y a través de su sangre él a unido a dos pueblos, el judío y el gentil, haciendo de ambos uno el Israel de Elohim, por medio de la fe en el Mesías judío Yeshua.

 

“Pues todos sois hijos de Elohim por la fe en el Mesías Yeshua; porque todos los que habéis sido bautizados en el Mesías, del Mesías estáis revestidos. Ya no hay judío ni griego; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en el Mesías Yeshua” (Galatas 3:26-28)

 

La Fe debe ser anunciada como requisito para acceder a la salvación...

 

La buena noticia consiste en comunicar que la salvación se obtiene por medio de laFe en el Mesías Yeshua, y la gracia del don de Elohim. Justamente una de las cosas más importantes en el anuncio de la buena noticia, es el comunicar que los hombres aun siendo destituidos de la gloria y el resplandor del Altísimo (Romanos 3:23), han alcanzado en este siglo el perdón para sus pecados, no por medio de sus bondades u obras, sino que por medio de la fe en el sacrificio redentor del Mesías Yeshua. De hecho, las escrituras están llenas de pasajes bíblicos donde se menciona a la fe en el Mesías como un requisito principal para ser salvo. Veamos:

 

“Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Elohim; no por obras, para que nadie se gloríe” (Efesios 2:9)

 

“Y como Moisés levantó la serpiente en el desierto, así es necesario que el Hijo del Hombre sea levantado, “Para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque de tal manera amó Elohim al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna. Porque no envió Elohim a su Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo sea salvo por él. ” (Juan 3:14-17).

 

Y esta es la voluntad del Padre, el que me envió: Que de todo lo que me diere, no pierda yo nada, sino que lo resucite en el día postrero. Y esta es la voluntad del que me ha enviado: Que todo aquel que ve al Hijo, y cree en él, tenga vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero” (Juan 6:39-40)

 

“De cierto, de cierto os digo: El que cree en mí, tiene vida eterna. Yo soy el pan de vida” (Juan 6:48)

 

Como podemos apreciar estos pasajes, y muchos más en el nuevo testamento, nos hablan acerca de la Fe, como parte del anuncio de la buena nueva. A fin de que el hombre sea salvo por medio de la Fe en el Mesías Yeshua, y tenga vida eterna y no muera eternamente. (Juan 6:39). En el anuncio del evangelio se debe dejar claro, que la salvación no es por obras, es decir, ni las muchas bondades y obras de caridad valen, a la hora de la salvación del alma, pues si no se tuvo fe y confianza en el Mesías Yeshua, tales buenas obras son vanas, o como dice el profeta “un trapo de inmundicia”.

 

El requerimiento del bautismo para la salvación como confirmación de la Fe que se tuvo al oír el mensaje”

 

Otro asunto que no podemos dejar de lado, en cuanto al correcto anuncio del evangelio, es el que nos enseñan las escrituras respecto a que es necesario que en este anuncio se mencione la necesidad del bautismo. Tal como dice el pasaje de Marcos 16:14-15. La predicación de la buena nueva no consiste solo en hacer a la gente creer en el Mesías Yeshua, sino que también que esa fe produzca obediencia para el bautismo.

 

“Y habiendo sido perfeccionado, vino a ser autor de eterna salvación para todos los que le obedecen” (Hebreos 5:9)

 

Es decir que el Mesías Yeshua vino a ser autor de la salvación no solo para aquellos que dicen creer y no le obedecen. Sino que para aquellos que realmente tienen Fe verdadera y le creen y que por ende le obedecen. No olvidemos nosotros que Santiago dice: "Los demonios también creen y tiemblan". Es por eso que en el anuncio de la buena noticia siempre es necesario el anuncio del bautismo, que sirve para la confirmación de la Fe que se ha tenido en el Mesías Yeshua, de esa forma bautizándose en las aguas, ellos logran el perdón de los pecados. Veamos algunos pasajes que nos demuestran, que el bautismo siempre fue parte del anuncio de la buena noticia de los primeros enviados.

 

“Arrepentíos, y bautícesecada uno de vosotros en el nombre de Yeshua, el Mesías, para perdón de los pecados; y recibiréis el don del espíritu santo” (Hechos 2:38) 

 

¿Lo puede usted ver? El Apóstol Pedro en su primer anuncio sobre la buena noticia comento a los oyentes sobre la necesidad del arrepentimiento, por cierto, arrepentimiento que no vendría antes sino se tuviese Fe en el Mesías Yeshua. Pedro además en su discurso ratifico sobre la necesidad del bautismo para el perdón de los pecados. Es decir que dentro del primer anuncio de la buena noticia que hace uno de los principales siervos de la primera iglesia, se considera como base importante el anuncio del bautismo. Sigamos viendo otros pasajes:

 

“Pero cuando creyeron a Felipe, que anunciaba el evangelio del reino de Elohim y el nombre de Yeshua el Mesías, se bautizaban hombres y mujeresTambién creyó Simón mismo, y habiéndose bautizado, estaba siempre con Felipe; y viendo las señales y grandes milagros que se hacían, estaba atónito” (Hechos 8:12)

 

Si bien en este pasaje no se dice explícitamente que Felipe comento en su anuncio de la buena noticia, a el bautismo, es absolutamente lógico pensar que si lo hizo, pues dado a su predicación sobre el reino del Altísimo y la buena noticia, es que muchos hombres y mujeres por haber creído se bautizaban en las aguas, confirmando así la obediencia en el Mesías Yeshua. Veamos otros pasajes:

 

“Entonces Felipe, abriendo su boca, y comenzando desde esta escritura, le anunció el evangelio de Yeshua Y yendo por el camino, llegaron a cierta agua, y dijo el eunuco: Aquí hay agua; ¿qué impide que yo sea bautizado? Felipe dijo: Si crees de todo corazón, bien puedes. Y respondiendo, dijo: Creo que Yeshua es el Hijo de Elohim. Y mandó parar el carro; y descendieron ambos al agua, Felipe y el eunuco, y le bautizó. Cuando subieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; y el eunuco no le vio más, y siguió gozoso su camino” (Hechos 8:35)

 

“Mientras aún hablaba Kefas/Pedro estas palabras, el espíritu santo cayó sobre todos los que oían el discurso. Y los fieles de la circuncisión que habían venido con Pedro se quedaron atónitos de que también sobre los gentiles se derramase el don del espíritu santo. Porque los oían que hablaban en lenguas, y que magnificaban a Elohim. Entonces respondió Pedro: ¿Puede acaso alguno impedir el agua, para que no sean bautizados estos que han recibido el Espíritu Santo también como nosotros? Y mandó bautizarles en el nombre del Señor Yeshua. Entonces le rogaron que se quedase por algunos días” (Hechos. 10:44-48)

 



First  Previous  2 to 4 of 4  Next   Last  
Reply  Message 2 of 4 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 01/06/2011 17:37

“Aconteció que entre tanto que Apolos estaba en Corinto, Shaul/Pablo, después de recorrer las regiones superiores, vino a Efeso, y hallando a ciertos discípulos, les dijo: ¿Recibisteis el espíritu santo cuando creísteis? Y ellos le dijeron: Ni siquiera hemos oído si hay espíritu santo. Entonces dijo: ¿En qué, pues, fuisteis bautizados? Ellos dijeron: En el bautismo de Juan. Dijo Shaul/Pablo: Yojanan/Juan bautizó con bautismo de arrepentimiento, diciendo al pueblo que creyesen en aquel que vendría después de él, esto es, en Yeshua el Mesías. Cuando oyeron esto, fueron bautizados en el nombre del Señor Yeshua Y habiéndoles impuesto Shaul/Pablo las manos, vino sobre ellos el espíritu santo; y hablaban en lenguas, y profetizaban” (Hch. 19:1-6)

 

“Ahora,  pues, ¿por qué te detienes? Levántate y bautízate,  y lava tus pecados,  invocando su nombre” (Hch. 22:16)

 

Como usted lo puede ver, en todos estos pasajes se menciona al bautismo como el resultado efectivo del correcto anuncio de la buena noticia, es decir, si bien, no se menciona explícitamente el anuncio del bautismo, es de manifiesto que EL BAUTISMO SI SE INCLUYO SIEMPRE EN EL ANUNCIO DE LA BUENA NOTICIA. Eso es lo que claramente hizo el primer evangelista de la Iglesia, el Apóstol Pedro. (Hechos 2:38), y es lo que nosotros también debemos de hacer en nuestro anuncio de la buena noticia.

 

¿Marco 16:14-15 incluye el anuncio de la condenación?

 

En este versículo del evangelio de Marco 16:15-16, la condenación no es parte del anuncio de la buena noticia, sino que es la consecuencia del rechazo a esta, es decir que, por no creer en el Mesías Yeshua automáticamente el hombre esta bajo la condenación. Tal es el caso de otro pasaje, el de Juan 3:18, a la luz del cual podemos entender bien, que el Mesías no enseño que dentro del anuncio de la buena noticia deba ir siempre de forma explicita el anuncio de la condenación, sin embargo esto no significa que no pueda ser pronunciada de manera leve. ¿Qué quiero decir con esto? Que el anuncio de la buena noticia del reino del Altísimo, no se evoca profundamente en el anuncio del lago de fuego y o paraíso, sino que en la persona, vida y obra del ungido Yahweh, Yeshua el Mesías. Veamos:

 

“El que en él cree, no es condenado; pero el que no cree, ya ha sido condenado, porque no ha creído en el nombre del unigénito Hijo de Elohim. Y esta es la condenación: que la luz vino al mundo, y los hombres amaron más las tinieblas que la luz, porque sus obras eran malas” (Juan 318-19)

 

Como podemos apreciar, la condenación no es un tema que tenga que estar explicado profundamente en el anuncio de la buena noticia, si no que es la consecuencia de rehusar creer en el unigénito hijo del Altísimo, Yeshua el Mesías. Con esto también decimos que la predicación del evangelio también excluye temas mas profundos y doctrinales tales como, la inmortalidad o mortalidad del alma, la teología y estudio de la deidad, la segunda venida del Mesías, la tribulación, por cierto, esto dos últimos temas, que a menudo se usan para atraer y contristar al incrédulo y traerlo al camino. No obstante esto, el real anuncio de la buena noticia, no consiste en ninguno de aquellos temas doctrinales, que son de uso y estudio de personas que ya han creído y se han bautizado en obediencia a la fe del Mesías Yeshua.

 

Lo que nos dice Lucas 24:46-48”

 

Otro pasaje que incluye otras cosas al mensaje de la buena noticia, según el mandato que los primeros discípulos recibieron de parte del Mesías Yeshua, es el del evangelio de Lucas, veamos:   

 

“Y les dijo: Así está escrito, y así fue necesario que el Mesías padeciese,  y resucitase de los muertos al tercer día; y que se predicase en su nombre el arrepentimiento y el perdón de pecados en todas las naciones,  comenzando desde Jerusalén. Y vosotros sois testigos de estas cosas” (Lucas 24:46-48)


Aquí el Mesías nos enseña tres cosas importantísimas a saber a la hora de transmitir correctamente la buena noticia, estas sirven para incluir en la predicación y para saber cual es la base de ella. Veamos a continuación, estas tres cosas tan importantes.

 

Predicamos en el nombre y por orden del Mesías Yeshua”

 

Primero que nada, este pasaje nos enseña que la buena noticia deber ser predicada en el nombre del Mesías, es decir, Yeshua, éles quien nos da la orden de transmitir a la humanidad el mensaje de la buena noticia, por lo tanto, a la hora de decir quien es la persona que nos envía a esta gran comisión, debemos responder nuestro jefe es el Mesías Yeshua. De hecho los primeros enviados los Apóstoles de la Iglesia, sabían que no trabajaban por si mismos sino que tenían la orden del Mesías de dar comunicar la buena noticia, veamos que nos dicen las escrituras:

 

“Pues no me envió el Mesías a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz del Mesías. (1Cor 1:17)

 

¿Lo puede ver usted? Pablo/Shaul confiesa que, quien le dio la orden de anunciar la buena noticia es el Mesías Yeshua, es decir, el deseo de ganar adeptos para el reino, no es un capricho, sino que un sincero deseo que es obediente a la orden del Señor. ¡Él es quien nos envía! Por lo tanto, su vida y obra, además de su poder en nosotros, son nuestras mejores cartas de presentación.

 

“La predicación de la buena noticia debe contener el anuncio del arrepentimiento”

 

Una de las cosas que nunca debe faltar en el anuncio de la buena noticia es que en esta predica siempre se debe mencionar la necesidad del arrepentimiento, ¿Qué es arrepentimiento? Esta palabra significa, cambio de actitud, volverse de lo malo, es decir, que en la transmisión del evangelio se debe exhortar a los hombres que de sus malos caminos se vuelvan al Altísimo y se arrepientan de sus malos pecados. Sin duda alguna este arrepentimiento es permitido siempre por el Altísimo, el cual por medio de la fe en el mensaje de Yeshua, permitirá que los incrédulos accedan al arrepentimiento y así el les perdone. Veamos algunos pasajes:

 

“En aquellos días vino Juan el Bautista predicando en el desierto de Judea, y diciendo: Arrepentíos, porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 3:1-2)

 

“Desde entonces comenzó Yeshua a predicar, y a decir: Arrepentíos,  porque el reino de los cielos se ha acercado” (Mateo 4:17)

 

“Id, pues, y aprended lo que significa: Misericordia quiero, y no sacrificio. Porque no he venido a llamar a justos, sino a pecadores, al arrepentimiento” (Mateo 9:13)

 

“Pero Elohim ha cumplido así lo que había antes anunciado por boca de todos sus profetas, que su Mesías había de padecer. Así que, arrepentíos y convertíos,  para que sean borrados vuestros pecados; para que vengan de la presencia del Señor tiempos de refrigerio” (Hechos 3:18-19)

 

“Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados”

 

“Y saliendo,  predicaban que los hombres se arrepintiesen” (Marco 6:12)

 

Son muchos mas los pasajes bíblicos que nos enseñan que el arrepentimiento es parte del anuncio correcto de la buena noticia. En estos pasajes notamos, que no solo los Apóstoles fueron quienes les predicaban el arrepentimiento a los oyentes, sino que desde Juan el bautista, pasando por el Mesías Yeshua, se hace mas claro que la voluntad del mas alto es que a la hora de comunicar el gobierno y reino Yahweh, se les predique a los hombres la gran necesidad del arrepentimiento de los pecados, ante la presencia del mas Santo.

 

La predicación de la buena noticia debe contener el anuncio del perdón de los pecados...

 

Si el anuncio de la buena nueva, contiene la reprensión al arrepentimiento, también debe entonces contener el perdón de los pecados. Eso es justamente, lo que el Mesías Yeshua nos enseño en el pasaje de Lucas 24,46-47, pues una de las mayores tareas de la predicación del evangelio, es informar a los hombres que los pecados les pueden ser perdonados en el Mesías Yeshua el cordero del Altísimo que quita el pecado del mundo. Veamos algunos pasajes:

 

“A éste, Elohim ha exaltado con su diestra por Príncipe y Salvador, para dar a Israel arrepentimiento y perdón de pecados” (Hechos 5:31)

 

“De éste dan testimonio todos los profetas, que todos los que en él creyeren, recibirán perdón de pecados por su nombre” (Hechos 10:43)

 

“Sabed, pues, esto, varones hermanos: que por medio de él se os anuncia perdón de pecados” (Hechos 13:38)

 

Al apreciar estos textos vemos que la voluntad del Altísimo con establecer su reino y gobierno a través de la predicación del evangelio, es perdonar los pecados del hombre, ya que antes esto no podría haber sido una realidad, pues si bien, en la Torah se ordenaba la expiación de los pecados por medio de los sacrificios, estos, no quitaban el pecado del corazón del hombre, ¡por eso es que parte de la buena noticia, consiste en que ahora por medio del sacrificio de un hombre, nuestros pecados son perdonados y además borrados de nuestro ser por medio de la sangre del cordero.

 

“LOS APÓSTOLES Y EL TESTIMONIO DE LA BUENA NOTICIA”

 

Los Apóstoles del Mesías, son un gran aporte a la hora de saber cual es la mejor forma de trasmitir al incrédulo la correcta buena noticia. Veamos algunos pasajes bíblicos, desde donde comprobaremos en que consiste el anuncio de la buena noticia.

 

“Al oír esto, se compungieron de corazón, y dijeron a Kefas/Pedro y a los otros apóstoles: Varones hermanos, ¿qué haremos? Kefas/Pedro les dijo: Arrepentíos, y bautícese cada uno de vosotros en el nombre de Yeshua para perdón de los pecados; y recibiréis el don del espíritu santo” (Hechos 2:37-38)

 

En esta hermosa predicación del Apóstol Kefas/Pedro al pueblo judío y gentil residente, notamos la eficacia del correcto mensaje, pues en él se señala el compungimiento de corazón de los que oyeron, tan bueno fue este mensaje que los que oían al Apóstol, dijeron; “¿Qué haremos?” La respuesta de Pedro, fue correcta, pues corresponde al anuncio de la buena noticia, él dijo;“arrepentíos y bautícese”. Como ya hemos visto, el arrepentimiento y la inmersión, son parte fundamental de la buena noticia. Veamos otro pasaje:

 

“Mas ¿qué dice? Cerca de ti está la palabra, en tu boca y en tu corazón. Esta es la palabra de fe que predicamos: que si confesares con tu boca que Yeshua es el Señor, y creyeres en tu corazón que Elohim le levantó de los muertos, serás salvo” (Romanos 10:8-9)

 

Notemos muy bien lo que dice el Apóstol Pablo: “Esta es la palabra que predicamos” ¿Cuál es esa palabra predicada por los primeros enviados? El Apóstol Pablo responde a esto diciendo; “que si confesares con tu boca y creyeres con el corazón que Yeshua es el Señor y que YHWH, le levanto de entre los muertos, serás salvo”. Es decir que en este pasaje vemos otra cosa que debemos añadir al mensaje de la buena noticia, ¿Qué es aquello que debemos también considerar, en la predicación de la buena nueva? ¡Es la confesión de labios, sobre que el Mesías Yeshua es el Señor de la vida y que el Altísimo resucito a su hijo el Mesías Yeshua de entre los muertos! Por lo tanto tenemos dos cosas más que añadir a la correcta forma de anunciar el evangelio:

 

1.- La confesión de labios y la fe de corazón.

 

2.- La fe en que Elohim trajo a resurrección de entre los muertos a nuestro Señor Yeshua.

 

Es decir, que el mensaje del evangelio debe centrarse siempre en la persona del Mesías Yeshua.

 

“Varones israelitas, oíd estas palabras: Yeshua Nazareno, varón aprobado por Elohim entre vosotros con las maravillas, prodigios y señales que Elohim hizo entre vosotros por medio de él, como vosotros mismos sabéis; a éste, entregado por el determinado consejo y anticipado conocimiento de Elohim, prendisteis y matasteis por manos de inicuos, crucificándole; al cual Elohim levantó, sueltos los dolores de la muerte, por cuanto era imposible que fuese retenido por ella” (Hechos 2:22).

 

El Apóstol Pedro en su primer discurso, nos muestra claramente que el mensaje del evangelio debe ser “Mesianicocentrico”. Es decir, el centro del mensaje de la buena noticia, como ya he dicho antes, es la vida y obra del Mesías Yeshua. Veamos otros pasajes que nos confirman esto:

 

El apóstol Pablo nos dice que él ha predicado siempre al Mesías Yeshua. Es decir Yeshua ha sido el centro de su mensaje:

 

“Porque si viene alguno predicando a otro Yeshua que el que os hemos predicado, o si recibís otro espíritu que el que habéis recibido, u otro evangelio que el que habéis aceptado, bien lo toleráis” (2Corintios 11:4)

 

El testimonio de la predicación de todos los primeros enviados en el libro de sus hechos, dice lo siguiente:

 

“Y todos los días, en el templo y por las casas, no cesaban de enseñar y predicar a Yeshua” (Hechos 5:42)

 

“Pero los que fueron esparcidos iban por todas partes anunciando el evangelio. Entonces Felipe, descendiendo a la ciudad de Samaria, les predicaba a al Mesias” (Hechos 8:5)

 

“Y habiendo tomado alimento, recobró fuerzas. Y estuvo Saulo por algunos días con los discípulos que estaban en Damasco. En seguida predicaba Mesias en las sinagogas,  diciendo que éste era el Hijo de Elohim. Y todos los que le oían estaban atónitos, y decían: ¿No es éste el que asolaba en Jerusalén a los que invocaban este nombre, y a eso vino acá, para llevarlos presos ante los principales sacerdotes? Pero Saulo mucho más se esforzaba, y confundía a los judíos que moraban en Damasco, demostrando que Yeshua era el Mesías” (Hechos 9:19-22)

 

“Además os declaro, hermanos, el evangelio que os he predicado, el cual también recibisteis, en el cual también perseveráis; por el cual asimismo, si retenéis la palabra que os he predicado, sois salvos, si no creísteis en vano. Porque primeramente os he enseñado lo que asimismo recibí: Que el Mesías murió por nuestros pecados, conforme a las Escrituras; y que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, conforme a las Escrituras” (1Corintios 15:1-4)

 

Notemos además que el mensaje del ángel a Miriam, la madre física del Mesías, es sobre que él seria el principal motor y generador de la buena noticia:

 

“Pero el ángel les dijo: No temáis, porque yo os doy nuevas de gran gozo, que será para todo el pueblo: que os ha nacido hoy, en la ciudad de David, un Salvador, que es el Mesías  el Señor” (Lucas 2:10)

 

Por  lo tanto, aunque para los judíos no creyentes el Mesías es tropezadero, y para los gentiles es una locura, para nosotros el es poder del altísimo. Pues en el se centra principalmente el anuncio de la buena noticia, él es el generador y consumador de nuestra Fe.

 

“Pues no me envió el Mesías a bautizar, sino a predicar el evangelio;  no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz del Mesías. Porque la palabra de la cruz es locura a los que se pierden; pero a los que se salvan, esto es, a nosotros, es poder de Elohim” (1Corintios 1:17-18)

 

La Buena Noticia es el Reino de Elohim sobre los Hombres...

 

“Y los envió a predicar el reino de Elohim, y a sanar a los enfermos” (Lucas 9:2) 

 

En los evangelios se usa muchas veces la frase: “El evangelio del reino” Tal frase expresa la voluntad del mas alto, la cual es establecer su gobierno de una vez y para siempre en todos sus hijos. Las escrituras nos dicen lo siguiente:

 

“Después que Juan fue encarcelado, Yeshua vino a Galilea predicando el evangelio del reino de Elohim” (Marcos 1:14) 

 

“Y recorrió Yeshua toda Galilea, enseñando en las sinagogas de ellos, y predicando el evangelio del reino, y sanando toda enfermedad y toda dolencia en el pueblo” (Mateo 4:23) 

 

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14)

 

¿Qué nos quieren decir estos pasajes? Estos hermosos textos nos comunican el comienzo de lo que es el Reino y Gobierno del Altísimo, sobre los que han creído en su hijo Yeshua y han obedecido a la buena noticia. Tal reino y gobierno es una realidad en nuestras vidas particulares, pero aun no es una realidad en el mundo entero. Es decir, tal gobierno del altísimo, aun no acaba de manifestarse por completo. El gobierno del más alto, comenzara a manifestarse por completo, una vez que el Mesías Yeshua junto con sus hijos comience a gobernar la tierra por mil años. (Apocalipsis 20:6) Este gobierno tendrá su manifestación completa, cuando el Mesías el hijo de Yahweh, entregue al Padre todo lo que le sido sujetado a él, por su mismo Padre. Entonces será cuando por la eternidad el Altísimo gobernara por los siglos de los siglos por la eternidad, pues, como dice revelaciones, “las primeras cosas ya habrán pasado”.

 

“Luego el fin, cuando entregue el reino al Elohim y Padre, cuando haya suprimido todo dominio, toda autoridad y potencia. Porque preciso es que él reine hasta que haya puesto a todos sus enemigos debajo de sus pies. Y el postrer enemigo que será destruido es la muerte. Porque todas las cosas las sujetó debajo de sus pies. Y cuando dice que todas las cosas han sido sujetadas a él,  claramente se exceptúa aquel que sujetó a él todas las cosas. Pero luego que todas las cosas le estén sujetas, entonces también el Hijo mismo se sujetará al que le sujetó a él todas las cosas, para que Elohim sea todo en todos” (1Corintios 15:24-28)

 

“No habrá allí más noche;  y no tienen necesidad de luz de lámpara,  ni de luz del sol, porque Elohim el Señor los iluminará; y reinarán por los siglos de los siglos” (Apocalipsis 22:5)

 


Reply  Message 3 of 4 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 01/06/2011 17:37

La Buena Noticia debe ser Predicada a todo el Mundo para Testimonio...

 

Y será predicado este evangelio del reino en todo el mundo, para testimonio a todas las naciones; y entonces vendrá el fin” (Mateo 24:14)

 

Y es necesario que el evangelio sea predicado antes a todas las naciones” (Mar 13:10) 

 

Las escrituras señalan la ordenanza de predicar el evangelio a todo el mundo, ¿Quiere decir esto, que los hijos del altísimo acabaran con la obra de predicar el evangelio a todo el mundo? Como bien sabemos existen lugares, tales como la ventana 10-40, lugar ubicado en el continente asiático, donde jamás se ha oído sobre el Mesías Yeshua ni sobre su evangelio, es decir, estas etnias nunca han oído el mensaje de la salvación. ¿Acabaran los hijos del altísimo con esta tarea? Los hijos del Altísimo, si bien han recibido la orden de predicar el evangelio a todo el mundo, no les a sido ordenado que acaben la tarea hasta el fin de los días. Es por esto, que las escrituras nos señalan que en los últimos días un ángel/malak, que podría representar literalmente a un ser celestial o simbólicamente a los seres humanos, mensajeros de Elohim, sus hijos que les será revelado el verdadero mensaje, para ser anunciado a las naciones. Las escrituras nos dicen:

 

“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierraa toda nación,  tribu,  lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Elohim, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Revelaciones 14:6-7)

 

Como podemos ver será la misma mano celestial que por medio de sus instrumentos, sus hijos, acabara la obra de predicar la buena noticia a todo el mundo, esto servirá para dar testimonio a todas las naciones, entonces vendrá el fin, (Mateo 24:14). Cabe decir, que la interpretación de ese pasaje puede ser absolutamente literal, como también simbólica, es decir, aquellos ángeles pueden representar a mensajeros humanos enviados por Elohim, como también pueden ser literalmente Ángeles, o sea cuerpo celestiales, los cuales predicaran y acabaran el anuncio del evangelio para testimonio a todas las naciones, además anunciaran los acontecimientos finales que deben acontecer a la hora del Juicio.

 

¿Incluye la Buena Noticia el Anuncio de un Juicio?

 

El evangelio no incluye fundamentalmente el anuncio del juicio, es decir, que aquellos pasajes donde se menciona el juicio y/o condenación junto con el mensaje de la buena nueva, no están enseñando que indispensablemente la condenación, el lago de fuego, el juicio, tenga que ser incluida en el mensaje de la buena noticia, sino que solamente son mencionados de forma breve, pues en esos temas no se centra el mensaje, sino que en la vida y obra del salvador Yeshua. Examinemos algunos textos que mencionan el juicio y/o condenación:

 

“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierraa toda nación,  tribu,  lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Elohim, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Revelaciones 14:6-7)

 

La particularidad de este pasaje, es que el Mensajero del Altísimo que predicara el evangelio, a toda las naciones y que menciona el juicio. Es que este, solo hace una breve mención del Juicio, pues justamente la hora del juicio había llegado, es decir, para que ninguna nación, ni pueblo, ni tribu se excuse frente al Altísimo, es que el mensajero menciona la hora del juicio, pero esto no quiere decir, que dentro de la buena noticia, él incluya de manera fundamental el anuncio del Juicio, sino que hace mención a este pues en ese momento su hora abra llegado. Veamos otro pasaje:

 

“El sol se convertirá en tinieblas, Y la luna en sangre,  Antes que venga el día del Señor, Grande y manifiesto” (Hechos 2:20).

 

En este pasaje el apóstol Pedro/Kefa en su primera predicación, hace mención a la hora del juicio, o del día del Señor, pues Pedro/Kefa intentaba explicar la profecía del profeta Joel (Joel Cáp. 2), la cual hacia mención al derramamiento del poder del Altísimo, pues eso era lo que ocurría en ese momento, el espíritu de Elohim estaba siendo derramado sobre los hombres y aquella profecía estaba teniendo su cumplimiento. Aquella profecía acaba en el libro del profeta Joel, mencionando el gran día del Señor, o la hora de su juicio. Es por eso que el apóstol Pedro/Kefa hace mención del Juicio en su discurso sobre la buena noticia, no por que el haya querido intencionalmente incluir en el anuncio del evangelio, el anuncio del juicio de forma fundamental, sino que por la sencilla razón, de que la profecía del profeta Joel, la cual habla sobre el derramamiento del poder del Altísimo, en su final, también habla sobre el Gran día del Señor.

 

Conclusión

 

En definitiva, el anuncio del evangelio consiste según los pasajes de Marco 16:14-15, en lo siguiente: El evangelio debe ser predicado todas las naciones, el anuncio de la Fe en el Mesías Yeshua como requisito para la salvación siempre debe estar en la predica del evangelio. El bautismo para el perdón de los pecados, también corresponde al anuncio de las buenas noticias, pues este es la confirmación de la Fe que se tuvo al oír el mensaje. Aprendimos que Marco 16:14-15 NOincluyeel anuncio de la condenación.

 

Sobre el pasaje de Lucas 24:44-45 aprendimos que: Predicamos en el nombre y por orden del Mesías Yeshua. La predicación de la buena noticia debe contener el anuncio del arrepentimiento. La predicación de la buena noticia debe contener el anuncio del perdón de los pecados.

 

Sobre el testimonio de los Apóstoles, podemos decir que el mensaje siempre se centro en la vida y obra del Mesías Yeshua. Ellos nos dan testimonio en sus predicaciones sobre la buena noticia, sobre la resurrección de entre los muertos del Mesías Yeshua, en el día tercero, además, el Apóstol Pablo, confirma que la palabra que predican es; “la confesión de labios y la fe de corazón, sobre que el Mesías Yeshua fue resucitado por su Padre de entre los muertos”. UNA DE LAS ENSEÑANZAS PRINCIPALES DE LOS PRIMEROS ENVIADOS, ES QUE LA GENTE AL CREER EN EL MENSAJE DEL EVANGELIO DECÍAN “HEMOS CREÍDO EN QUE YESHUA ES EL HIJO DE ELOHIMPor lo tanto, tenemos por general, que siempre la parte mas fundamental de la buena noticia es que el mensaje se centre en la vida y obra del Mesías Yeshua el hijo del Altísimo.

 

El comienzo de la predicación de la buena noticia, también es el comienzo del reino y gobierno del Altísimo sobre todos aquellos que creen en que Yeshua es el hijo de Elohim. Este reino y gobierno se viene manifestando en los hombres que con fe, han depositado sus vidas en el más alto. Sin embargo, este reino y gobierno aun no se a manifestado por completo, pues se hará una total realidad una vez que el Señor Todopoderoso haya vencido a todos sus enemigos y los haya puesto debajo de la planta de sus pies. Será en ese momento, cuando el hijo entregara todo el reino y dominio a su Padre, con el fin de que todos seamos en el Padre, del Padre y por el Padre, por los siglos de los siglos y por la eternidad.

 

El evangelio debe ser predicado todo el mundo para testimonio a todas las naciones. Cuando esto se haga una realidad, pues el Altísimo se encargara de enviar a sus mensajeros a acabar esta obra, entonces llegara la hora del juicio, y todas las naciones que se encuentren vivas en aquel entonces, tendrán testimonio de haber oído la buena noticia.

 

El evangelio no incluye el anuncio explicito y fundamental de temas como; El juicio, la condenación, el paraíso, la segunda venida, el lago de fuego, etc. Sino que como ya hemos dicho, el evangelio incluye toda la buena noticia que tiene que ver con la persona, vida y obra del Mesías Yeshua.

 

“¿Y cómo predicarán si no fueren enviados? Como está escrito: ¡Cuán hermosos son los pies de los que anuncian la pazde los que anuncian buenas nuevas!” (Romanos 10:15)

 


©Dabár Qodesh. La Palabra Pura de YHWH

http://dabarqodesh.com/evangelio.htm


Reply  Message 4 of 4 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 01/06/2011 17:38

http://www.desdeelmontedeefraim.org/otros/EL%20MENSAJE%20CENTRAL%20DEL%20NUEVO%20TESTAMENTO.pdf

 

Anuncios:

First  Previous  2 a 4 de 4  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2019 - Gabitos - All rights reserved