Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

DESENMASCARANDO LAS FALSAS DOCTRINAS
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 YHWH (DIOS PADRE) EL UNICO DIOS 
 JESUCRISTO NUESTRO MESIAS JUDIO 
 LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA BIBLIA 
 MEJORE SU CARACTER Y SU VIDA 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS II 
 BIBLIAS/CONCORDANCIA/LIBROS 
 MAYOR ENEMIGO DEL HOMBRE ES UNO MISMO 
 ¿LA TORA ES MACHISTA? -MENSAJE ESOTERICO Y EXOTERICO 
 ¿ES INMORTAL EL ALMA?- FALACIA DE LA ENCARNACION Y REENCARNACION 
 EL ISLAM TIENE ORIGEN UNITARIO ADOPCIONISTA 
 ANTIGUO TESTAMENTO-ESTUDIO POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO II-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO III-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 CRISTO NO TUVO PREEXISTENCIA 
 ¿QUE ES EL ESPIRITU SANTO? 
 
 
  Tools
 
General: La cena del señor
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999  (Original message) Sent: 02/06/2011 02:55

La Cena del Señor [103]

 

 

 

Esta tarde es probablemente la más sagrada ocasión del año en el calendario de Dios porque es el aniversario de la muerte de nuestro señor y salvador Jesús Cristo. Nosotros guardamos este servicio en memoria de la muerte de Cristo. Los pasajes siguientes explican el origen de este servicio, y sus ceremonias.

 

Lucas 22:7-167 Llegó el día de los panes sin levadura, en el cual era necesario sacrificar el cordero de la pascua. 8 Y Jesús envió a Pedro y a Juan, diciendo: Id, preparadnos la pascua para que la comamos. 9 Ellos le dijeron: ¿Dónde quieres que la preparemos? 10 Él les dijo: He aquí, al entrar en la ciudad os saldrá al encuentro un hombre que lleva un cántaro de agua; seguidle hasta la casa donde entrare, 11 y decid al padre de familia de esa casa: El Maestro te dice: ¿Dónde está el aposento donde he de comer la pascua con mis discípulos? 12 Entonces él os mostrará un gran aposento alto ya dispuesto; preparad allí. 13  fueron, pues, y hallaron como les había dicho; y prepararon la pascua.14 Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.

 

Ha sido supuesto por algunos que ésta era la hora para comer la Pascua, pero eso es incorrecto.

 

15Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca! 16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.(RV)

 

Cristo estaba diciendo explícitamente “Yo realmente quiero comer esta Pascua con ustedes antes de que Yo sufra, pero Yo estoy diciéndoles, Yo no la comeré hasta que se cumpla en el Reino de Dios.” Lucas 22:7-16 se ha traducido de maneras diferentes para dar la vuelta a este texto. Cristo no comió la comida de Pascua. Él comió una comida de Pascua. Está claro y simplemente declarado. Él quiso comerla con ellos pero supo que estaría muerto. Cristo dijo aquí que él no la comería hasta que se cumpliera en el Reino de Dios. Cristo predijo su muerte así, antes de la comida de la Pascua real. Él era de hecho el Cordero de la Pascua.

 

Nosotros sabemos que estos son los Días de los Panes sin Levadura. Era el principio de Los Panes sin Levadura, cuando la Pascua sería sacrificada.

 

En Juan 6, Cristo realizó el milagro de alimentar los cinco mil con los cinco panes y dos pescados. El simbolismo fue que los elegidos fueron salvados siendo tomados en doce cestos. El milagro de andar en el agua fue realizado por Cristo como parte de la salvación de los elegidos. Después de los milagros, Cristo tenía grupos que se alejaron debido a su sermón cuando él dijo, A menos que usted coma la carne del hijo de hombre y beba su sangre, usted no tiene ninguna vida en usted. Él que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo levantaré el último día (Juan6:53-54).

 

Esa secuencia fue una fase crítica. El trabajo cayó bajo Cristo más los doce, y uno de ellos era un demonio. A ese momento ese proceso era el más humilde del trabajo. Todos se alejaron del Maestro. El trabajo fue reconstruido entonces. Nosotros sabemos que después Cristo ordenó a los setenta y los mandó. Nosotros sabemos que los demonios estaban sujetos a ellos y que los demonios reconocieron ese hecho. Se escribió en el cielo. Nosotros sabemos que los setenta continuaron adelante en el ministerio y que Cristo los mandó. Sin embargo, en esta comida, estaban solamente los doce de nuevo. ¿Dónde estaban los setenta? ¿Que estaban haciendo el resto de las personas, los seguidores de Cristo? ¿Por qué tomaba Cristo la Última Cena solo con sus doce?

 

Hay muchas respuestas a ese problema entero. Los setenta estaban allí en el Pentecostés. Ellos no se habían alejado de la Iglesia. Debe de haber habido otras comidas de Pascua en preparación con otros grupos. Cristo había decidido comer esta comida (su última) con sus doce. Los setenta deben de haber estado llevando a cabo la Pascua en alguna parte. La actividad de los setenta muestra un aspecto diferente del trabajo no previamente considerado. Los setenta, sus otros discípulos, tuvieron que estar allí. Aún fue reducido otra vez a los doce. Pero los setenta eran todavía ordenados y todavía funcionaron y crecieron hasta el Pentecostés de esta última Cena.

 

Eso nos dice que hay fluctuaciones en el trabajo donde él construyó, perdió y consolidó. Construyó y consolidó de nuevo pero ellos estaban en grupos diferentes. El trabajo continuó construyéndose y se consolidó. Esta Última Cena, por consiguiente, tiene una importancia ligeramente diferente de que inicialmente se consideró. Cuando nosotros pensamos en esta Última Cena, nosotros pensamos en los doce. Nosotros no asumimos que hay otros. Pero la Biblia nos dice que allí tenían que haber estado esos otros. Los setenta fueron ordenados y ellos eran ancianos de Jesús Cristo. Hay llaves a otros aspectos del trabajo en la colocación de los ancianos y la colocación de la Pascua y su repetición y distribución. Hay varias cosas que fluyen de eso realmente.

 

La Fiesta de los Panes sin Levadura incluía el día de la preparación y la Pascua dentro de la Fiesta.

 

Mateo26:17-3017 El primer día de la fiesta de los panes sin levadura, vinieron los discípulos a Jesús, diciéndole: ¿Dónde quieres que preparemos para que comas la pascua? 18 Y él dijo: Id a la ciudad a cierto hombre, y decidle: El Maestro dice: Mi tiempo está cerca; en tu casa celebraré la pascua con mis discípulos. 19 Y los discípulos hicieron como Jesús les mandó, y prepararon la pascua 20 Cuando llegó la noche, se sentó a la mesa con los doce. 21 Y mientras comían, dijo: De cierto os digo, que uno de vosotros me va a entregar. 22 Y entristecidos en gran manera, comenzó cada uno de ellos a decirle: ¿Soy yo, Señor? 23 Entonces él respondiendo, dijo: El que mete la mano conmigo en el plato, ése me va a entregar. 24 A la verdad el Hijo del Hombre va, según está escrito de él, mas ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es entregado! Bueno le fuera a ese hombre no haber nacido  25 Entonces respondiendo Judas, el que le entregaba, dijo: ¿Soy yo, Maestro? Le dijo: Tú lo has dicho. 26 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados. 29 Y os digo que desde ahora no beberé más de este fruto de la vid, hasta aquel día en que lo beba nuevo con vosotros en el reino de mi Padre. 30 Y cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos. (RV)

 

Esta actividad tuvo lugar, dice aquí, en el primer día de la Fiesta de los Panes sin Levadura. En ese tiempo, el día de la preparación, el 14, se contaba como el primero de ocho días de la Fiesta de los Panes sin Levadura, así que realmente esto tuvo lugar en el día de la preparación. Este día de la preparación estableció un nuevo simbolismo. El simbolismo se encuentra todavía en la preparación para una Pascua aun por venir. Porque habrá un segundo éxodo y nuevos sacerdotes (Isa. 66:20-21), la Cena del Señor simboliza la preparación de la Iglesia para el reino milenario.

 

1Corintios 11:23-2623 Porque yo recibí del Señor lo que también os he enseñado: Que el Señor Jesús, la noche que fue entregado, tomó pan; 24 y habiendo dado gracias, lo partió, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo que por vosotros es partido; haced esto en memoria de mí. 25 Asimismo tomó también la copa, después de haber cenado, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; haced esto todas las veces que la bebiereis, en memoria de mí. 26 Así, pues, todas las veces que comiereis este pan, y bebiereis esta copa, la muerte del Señor anunciáis hasta que él venga. (RV)


Anuncios:

First  Previous  2 to 7 of 7  Next   Last  
Reply  Message 2 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 02/06/2011 02:56

Esta noche se proclama la muerte del Señor hasta que él venga: como una ordenanza mandada para los Cristianos.

 

El capítulo entero de Juan 6 es una secuencia del simbolismo que lleva a la preparación y a la Pascua. Hay un significado específico en cada frase de Juan 6 y cómo prepara a todos para su llamado, su colocación en los elegidos y su colocación en las tribus como parte de los 144.000 y la multitud bajo los doce apóstoles, como jueces de las tribus.

 

Juan 6:53-54 53 Jesús les dijo: De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros. 54 El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero. (RV)

 

Hay tres elementos para la vida eterna. Estos elementos normalmente no son tratados con la Cena de Señor. Los primeros dos elementos son de Juan 17:3.

 

·        Primero, Y ésta es la vida eterna, que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesús Cristo, a quien has enviado.

·        El segundo elemento de la vida eterna es fe en Jesús Cristo a través del conocimiento del único y verdadero Dios.

·        El tercer elemento de la vida eterna es participación en la Pascua y el comer del cuerpo y sangre de Jesús Cristo (Juan 6:53-54).

 

Esos son los tres elementos que a usted se le exigen para tener vida eterna. Esos tres elementos son predicados en la obediencia. La obediencia es al único y verdadero Dios por el guardar de Sus mandamientos. Ese es el requisito previo necesario para la retención del Espíritu Santo. Sin el Espíritu Santo usted no puede entrar en el Reino de Dios y así tener vida eterna. Así con esos tres elementos, estamos luego obligados a participar de obediencia. La obediencia a esta fiesta trae consigo guardar las leyes y regulaciones que Cristo puso para la participación en la Pascua. Si usted no toma esta ceremonia usted no tiene parte alguna con Jesús Cristo.

 

La primera ceremonia de la Cena de Señor es el lavamiento de pies. El acto de lavarle a alguien los pies era una práctica común en los días de Jesús. Las personas llevaban calzado que exponían al tizne del ambiente. Ellos tenían abiertas las sandalias. Eran zapatos eficientes para marchar, como nosotros sabemos. Las personas llevaban sandalias porque eran frescas y baratas y fáciles de hacer, pero eso hacia que sus pies se ensuciaran. Normalmente, el lavamiento de los pies se hizo como un acto de hospitalidad por un anfitrión cuando el invitado llegaba. Las personas normalmente se habían bañado pero ellos habían atravesado las calles. Así a ellos se les hacia sentirse más cómodos. Era el trabajo del sirviente más humilde el de lavar los pies. Al invitado se le proporcionaba una toalla y una urna de agua. Normalmente tenia lugar en la llegada o antes del principio de una comida, prior a, o mientras los invitados estaban reclinados a la mesa. La aversión de la tarea simbolizó el hecho que a nadie le gusta hacer cosas bajas, necesariamente, para otras personas.

 

Es un acto de amor servir a otras personas y este mundo está basado en personas que realmente no se aman entre sí (si uno no ha notado). Las personas normalmente no se bajan y elevan a otras personas. Esto es puesto en una mente especial y es el Espíritu Santo que lo hace posible. Es una marca del elegido (de los sirvientes de Jesús Cristo) donde ellos realmente se regocijan en el servicio hacia otras personas; ellos toman los triunfos de los hermanos como propios y no se exaltan sobre ellos. Ese proceso de servicio no es evidente en el sistema que fue fijo bajo el dios de este mundo. El dios de este mundo preparó un sistema (o los elohim de este mundo prepararon un sistema) que era de superioridad y rango y precedía al de los animales. Todos los animales tienen un orden. El orden determina donde ellos comen, y lo que su posición social es, y a quien ellos se parecen después. Eso no es así con nosotros. Nosotros no pensamos así. Este entero proceso del lavamiento de pies no es ningún servicio justo. Simboliza poner de lado su propio ego. Nosotros vemos esto del concepto de "tithenai" (el colocarse al lado de la prenda) y del ceñirse de Cristo con una toalla. Ese entero proceso fue el simbolismo donde Cristo literalmente colocó abajo todos sus adornos y vestiduras. Él puso al lado primeramente su estado como un elohim. Él lo puso al lado y él se volvió un hombre para servirnos. Él supo que él tenía que bajar aquí, no sólo para mostrarnos, porque nosotros vivimos bajo un sistema que los demonios habían puesto. Él vino a la tierra como un hombre para mostrar a los demonios lo que él haría, poner su vida a un lado.

 

Los demonios por su rebelión no tenían ningún sacrificio para restaurarlos ante Dios. No había ningún sacrificio posible que Satanás y el Ejercito pudieran hacer para reconciliarse con Dios por su pecado. Alguien tenía que morir. Así que uno de ellos tenía que asumir forma humana y ser muerto para reconciliarse con Dios y mostrar la manera. No era simplemente que Dios deseó un sacrificio de sangre. Era simplemente que Él dijo que sin esa mentalidad usted no puede ser Yo. Yo no puedo vivir en cualquiera de ustedes que no estén preparados para poner su vida por la de su hermano. Si usted no pone su vida de lado y lava los pies de su hermano para subyugarse, Dios no puede vivir en usted. Y éste es el hecho triste de la materia. Nosotros hemos mirado la iglesia del siglo veinte alcanzar un nivel de acepción de personas tal, que ellos no se sacrificarían por nosotros. El Espíritu Santo ha sido quitado de ellos. Cristo instituyó esta ceremonia para sus seguidores como un ejemplo de sacrificio. Nosotros examinaremos el concepto físico del lavamiento de los pies, en lugar de cómo fue desde el principio, en términos del Ejercito, como concepto espiritual. Cada uno de estos aspectos es espiritual así como físico. El Judaísmo mira hacia atrás en la Pascua y la ve en términos físicos. Nosotros esperamos la Pascua y la vemos en términos físicos y espirituales. Cristo supo que lo traicionarían y que él sería requerido a poner su vida.

 

Juan 13:1-5 1 Antes de la fiesta de la pascua, sabiendo Jesús que su hora había llegado para que pasase de este mundo al Padre, como había amado a los suyos que estaban en el mundo, los amó hasta el fin.2 Y cuando cenaban, como el diablo ya había puesto en el corazón de Judas Iscariote, hijo de Simón, que le entregase, 3 sabiendo Jesús que el Padre le había dado todas las cosas en las manos, y que había salido de Dios, y a Dios iba, 4 se levantó de la cena, y se quitó su manto, y tomando una toalla, se la ciñó. 5 Luego puso agua en un lebrillo, y comenzó a lavar los pies de los discípulos, y a enjugarlos con la toalla con que estaba ceñido.(RV)

 

Esto de poner al lado sus vestidos (tithenai) era simbólico de poner al lado su vida. Poniendo su vida al lado, él nos lavó a todos nosotros. La lección más básica acerca del lavamiento de pies es la de sacrificio de sí y humildad. La actitud de Jesús fue la de estar dispuesto a poner su vida por la humanidad, estar dispuesto a poner su vida por cada uno de usted personalmente, como un amigo. Y así también, nosotros debemos estar preparados a poner nuestras vidas por otros.

 

Juan 13:6-8 6 Entonces vino a Simón Pedro; y Pedro le dijo: Señor, ¿tú me lavas los pies? 7 Respondió Jesús y le dijo: Lo que yo hago, tú no lo comprendes ahora; mas lo entenderás después. 8 Pedro le dijo: No me lavarás los pies jamás. Jesús le respondió: Si no te lavare, no tendrás parte conmigo. (RV)

 

Nosotros probablemente sabemos estas palabras de memoria. Pedro no quiso que él lavaría sus pies por una muy buena razón. Pedro quiso un Mesías Rey. Él no entendió el Día de Expiación. Él no entendió que el Sumo Sacerdote caminó primero en vestidos de lino para expiar y sacrificar. Entonces él cambió a un nuevo juego de vestidos. Él no entendió que había dos Mesías: uno que era humilde en vestidos de lino llano y el otro quien se vestiría en la ropa de un Rey. Él quiso a alguien para gobernar, como Darío o cualquiera de los persas, o el Cesar. Él quiso sentar a Jesús Cristo en el trono del Cesar y gobernar este mundo, así como injustamente el Cesar lo había hecho, pero desde Jerusalén. Él buscaba privilegio de la misma manera que los romanos tenían privilegio. Ésta es la mentalidad detrás de los comentarios de Pedro. Eso es a lo que Pedro está llegando allí cuando él dijo usted no va a lavar mis pies. Él dijo que eso significaba que nosotros íbamos a ser sirvientes. Él pensó: yo voy a hacer a los romanos lavar mis pies. Esto era lo que Pedro quería ser en adelante. Cristo supo eso. Por esto Cristo se retiró de la multitud después del milagro en Juan 6. Ellos también quisieron hacer un Rey del Mesías. Cristo dijo en la Cena del Señor que él estaba entre ellos como para servir.

 

Usted tiene que mirar la psicología detrás de lo que estas personas están diciendo. Ellos eran Sionistas supremacistas. Pedro era no convertido. Ninguno de los discípulos en esta comida era convertido, ninguno. Ellos fueron bautizados pero ellos no habían sido convertidos. Cristo dice eso después. Él dijo a Pedro cuando tu te conviertas fortalece a tus hermanos (Lucas 22:32). Pedro no fue convertido hasta tener el Espíritu Santo en el Pentecostés. Satanás le había pedido zarandearlo como trigo (Lucas 22:31) antes de este proceso, como Cristo le dijo en la Cena del Señor. Ninguna de estas personas tenía el Espíritu Santo hasta el Pentecostés. Ellos fueron bautizados, pero hubo un intervalo entre el tiempo en que ellos fueron bautizados y el recibimiento del Espíritu Santo. Nosotros tenemos la imposición de manos en nosotros para recibir el Espíritu Santo, pero nosotros no lo conseguimos con el mismo poder que ellos en Pentecostés. Lo nuestro es una semilla de mostaza. Sin embargo, estas personas no eran convertidas todavía. Nosotros podemos ver eso por lo que Pedro hace. La lección real es que Pedro no quiso poner su vida y servir. Él no quiso servir a los Gentiles. Él era un judío. Nosotros tenemos que servir a todos.

 


Reply  Message 3 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 02/06/2011 02:56

Debemos permitir nuestros pies ser lavados, simbólico de nuestras vidas lavadas y limpiadas por Cristo en un proceso continuo, si queremos tener parte con él en el Reino y, de hecho, en todo lo que él hace. Si nosotros lo hacemos, nosotros heredaremos el Reino como él hizo. Pedro comprendió la necesidad del acto pero no su significado.

 

Juan 13:9-119 Le dijo Simón Pedro: Señor, no sólo mis pies, sino también las manos y la cabeza. 10 Jesús le dijo: El que está lavado, no necesita sino lavarse los pies, pues está todo limpio; y vosotros limpios estáis, aunque no todos. 11 Porque sabía quién le iba a entregar; por eso dijo: No estáis limpios todos.  (RV)

 

La comprensión es que, si usted no se prepara para trabajar y someterse y tener parte en el cuerpo (para que esto sea hecho), usted no conseguirá nada del Reino. Pero Pedro le dice Señor no sólo mis pies sino también mis manos y mi cabeza. En otras palabras él no quiso perdérselo. Él fue reprendido. Él quiso ser lavado completamente porque él no entendió el simbolismo del lavamiento de pies. Él no entendió que él había sido bautizado de una vez por todas. Ni él realmente podría entender entonces, porque el significado completo de la muerte de Cristo y su sacrificio no había ocurrido todavía. Pero él debe de haber sabido del Antiguo Testamento; él debe de haber entendido de las Escrituras que Cristo tenía que morir y que era la muerte de Cristo la que reconcilió a los hombres ante Dios. Él debe de haber entendido ese hecho.

 

Una vez que la muerte reconcilió a los hombres con Dios, ellos estaban limpios a través del bautismo. Todos los que habían tomado parte en el servicio bautismal estaban limpios a través del bautismo debido a la muerte de Cristo que vendría. El lavamiento de pies era una renovación anual. De la misma manera se habían limpiado los huéspedes que habían sido invitados a la cena de las bodas del Cordero (ellos se bañaban a través del bautismo). Ellos tenían su vestido dado por ellos. Su vestido estaba limpio porque había sido limpiado (en la sangre de Cristo). Se mancharon sólo sus pies, del viaje a través del mundo, y eso tuvo que ser limpiado en una renovación cada año.

 

Así con el lavamiento de pies cada año, usted limpia sus pies, físicamente. Espiritualmente, nosotros limpiamos el fundamento de nuestro cuerpo espiritual. Nosotros nos volvemos en una posición con Cristo para que podamos seguir el próximo año preparados (con nuestras baterías recargadas si usted prefiere) para llevar a cabo las tareas que se nos dan. Así que nuestro vestido se guarda limpio. Nosotros nos guardamos limpios porque sólo tenemos una parte de nosotros (simbólicamente los pies) sucia. Así que nosotros nos re-limpiamos. Éste es el concepto que nosotros vemos en el versículo 10.

 

En el servicio bautismal, los pecados eran llevados lejos y aspiraban a ser tomados. Éste era un proceso muy difícil para comprenderlo porque Cristo todavía no había muerto y estas personas no eran convertidas aun. Lo que ellos estaban haciendo era preparar el sistema que sería entendido por nosotros, para que pudiéramos verlo y pudiéramos examinar todo lo que ellos hicieron. Nosotros podríamos entonces saber la secuencia y simbolismo de todo esto. Así que él les dijo Usted se ha lavado así usted está limpio. Nosotros sólo tenemos que lavar nuestros pies y eso nos regenera. Nosotros no necesitamos ser re-bautizados cada año. Todo lo que necesitamos hacer es tener nuestros pies lavados todos los años. Si este refrescarse simbólico no fuera bastante bueno, tendríamos que ser re-bautizados cada doce meses para repetir el ciclo o no habría ningún significado en lo que se hace en la Cena del Señor. Esta completa cosa se hace en orden para regenerarnos y traernos en un estado de contemplación y reconciliación con Dios.

 

La Iglesia de Corinto cayó porque ellos no se pusieron a sí mismos en un estado de contemplación, en su relación con Dios. Ellos no se prepararon a sí mismos para tomar esta comida, esta cena y la Pascua (o la Noche para ser Muy Observada). Ellos no se prepararon a sí mismos para tomar este período. Si ellos hubieran estado obedeciendo Deuteronomio 16, o simplemente comiendo fuera del servicio, ellos no habrían estado en la posición donde estaban convirtiéndolo en un enredo ebrio lo que ellos estaban haciendo.

 

Lo que nosotros también vemos aquí es que, de la secuencia bautismal, Judas Iscariote fue bautizado. Judas Iscariote también tuvo sus pies lavados. La secuencia de este lavamiento de pies y el pan y vino era que el lavamiento de pies se hizo temprano en la comida. El pan fue partido al final de la comida y el vino fue tomado después de la comida. Judas Iscariote no salió hasta que el vino había sido bebido. Él tomó parte en el servicio completo y eso es algo que nosotros debemos considerar. Judas Iscariote fue bautizado, él tomó parte en el lavamiento de pies, él tomó parte en el cuerpo y sangre de Jesús Cristo. Judas Iscariote se permitió ser poseído y ser usado por Satanás porque sus motivos estaban equivocados.

 

Los motivos de Pedro eran condicionados por los conceptos de supremacía de Satanás en el mundo. Él vislumbró vida desde la estructura jerárquica. Pero él pudo ver el error rápidamente; Judas Iscariote no pudo. De la misma manera, los otros discípulos quisieron sentarse a la mano derecha y a la mano izquierda de Cristo. Pero no era decisión de Cristo. Cristo no es Dios. Dios había asignado los lugares a la derecha e izquierda de Cristo porque son funciones específicas que Dios quiere colocar en la restauración y la reconciliación del Ejercito.

 

Judas no pudo lavarse y nosotros veremos a Judas Iscariote continuamente. De hecho, si usted mira la traducción de Knox de la Vulgata, usted verá que la Iglesia de Filadelfia se permite tener a aquellos de la sinagoga de Satanás (Satanás es muy propio) dentro de ella. Ahora ese realmente es un concepto. Hay personas seleccionadas que Satanás pone dentro del sistema de Filadelfia. Nosotros tenemos que guardar nuestra mente en los conceptos detrás de este punto. Estos son todos conceptos espirituales. Nosotros no somos judíos. No pensamos en términos físicos. Nosotros somos judíos espirituales y no miembros de la tribu de Judá. Somos miembros de la nación de Israel. Hay una diferencia grande. Pero nosotros somos judíos espirituales en ese concepto.

 

Sólo necesitamos tener lavados nuestros pies cuando nos limpiamos en las aguas del bautismo y así nosotros estamos limpios todos. Sólo en la Cena del Señor necesitamos lavar nuestros pies. Todos los años, espiritualmente hablando, coleccionamos pecados cuando paseamos por el camino de la vida, así que necesitamos tener ese convenio de renovación del bautismo. Necesitamos ser re-lavados. Nosotros simbólicamente aceptamos ese otro lavamiento cuando pasamos por el lavamiento de pies.

 

En Juan 13:12-17, vemos ese concepto de nuevo.

 

Juan 13:12-17 12 Así que, después que les hubo lavado los pies, tomó su manto, volvió a la mesa, y les dijo: ¿Sabéis lo que os he hecho? 13 Vosotros me llamáis Maestro, y Señor; y decís bien, porque lo soy. 14 Pues si yo, el Señor y el Maestro, he lavado vuestros pies, vosotros también debéis lavaros los pies los unos a los otros. 15 Porque ejemplo os he dado, para que como yo os he hecho, vosotros también hagáis. 16 De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que el que le envió. 17 Si sabéis estas cosas, bienaventurados seréis si las hiciereis.(RV)

 

Aquí él está intentando explicarles el simbolismo porque ellos no supieron la secuencia, como nosotros la conocemos. Pero estas palabras son dichas para que nosotros entendamos que hay un simbolismo que ellos tenían que saber. Desde el concepto en que el Señor y Maestro haya lavado los pies, ustedes también han de lavar sus pies entre sí, era entonces una orden de Cristo. El proceso del pensamiento se envolvería para siempre en una base incesante para intentar inculcar en nuestras mentes cómo nosotros tenemos que estar sirviendo entre sí.

 

El problema con la mayoría de nuestras personas en el siglo veinte es que las cosas son tan competitivas que es difícil de conseguir el punto de ponerse debajo de otras personas continuamente. La competitividad de nuestra sociedad está volviéndose un todos-consumiendo. Se enseñan a las personas a competir en cada nivel. Se enseñan que ellas son inadecuadas si ellas no realizan el juego de obtener niveles. Nosotros tenemos una proporción alta de suicidio entre nuestras personas jóvenes. Los japoneses también tienen una proporción muy alta de suicidio entre sus personas jóvenes y es debido a la competitividad de su sistema. Les obligan a que piensen en una base competitiva. Ellos tienen que ser mejores. Tienen que lograr. Tienen que entrar en la Universidad y ellos tienen que conseguir un grado. Su sociedad no tolerará a las personas si ellas no tienen éxito. Ahora eso viene de un concepto de premio por un esfuerzo lo cual llega a ser desequilibrado. Las personas toman todos esos conceptos al punto donde ellas pierden de vista el valor de los individuos y el valor de cada uno de nosotros. Cristo tendrá que venir a restaurar unos de los simples sacrificios de sí de los que él habla y con que deberíamos estar preocupados.

 


Reply  Message 4 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 02/06/2011 02:57

Cristo dice De cierto, de cierto os digo: El siervo no es mayor que su señor, ni el enviado es mayor que él que le envió. Éste es un concepto donde él estaba enfatizando el ponerse el mismo en un lugar debajo de Dios para que nosotros entendiéramos que todos nosotros no somos mayores y nosotros no tenemos las expectativas del Ejercito caído de tomar lugar sobre Dios. Nosotros lavamos los pies entre sí para mostrarnos que estamos desarrollando nuestras propias posiciones y nuestra propia espiritualidad introspectivamente con Jesús Cristo.

 

Y así ahora, siguiendo las instrucciones de Jesús y su ejemplo, nosotros lavaremos nuestros pies entre sí.

 

***

 

El simbolismo del lavado es doble. Inicialmente, era una forma física, y en 1Corintios 10, empezando en el versículo 1, usted entenderá que la salvación física de nuestro pueblo se hizo como un ejemplo para todos nosotros para prepararnos para esta segunda fase de nuestra salvación. A través del bautismo, participamos en el Espíritu Santo que fue cerrado para Israel ante Cristo.

 

ICorintios 10:1-131 Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; 2 y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, 3 y todos comieron el mismo alimento espiritual, 4 y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. 5 Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto. 6 Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron. 7 Ni seáis idólatras, como algunos de ellos, según está escrito: Se sentó el pueblo a comer y a beber, y se levantó a jugar. 8 Ni forniquemos, como algunos de ellos fornicaron, y cayeron en un día veintitrés mil. 9 Ni tentemos al Señor, como también algunos de ellos le tentaron, y perecieron por las serpientes. 10 Ni murmuréis, como algunos de ellos murmuraron, y perecieron por el destructor. 11 Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos. 12 Así que, el que piensa estar firme, mire que no caiga. 13 No os ha sobrevenido ninguna tentación que no sea humana; pero fiel es Dios, que no os dejará ser tentados más de lo que podéis resistir, sino que dará también juntamente con la tentación la salida, para que podáis soportar. (RV)

 

El versículo 6 debe sonar como campanillas de advertencia en nuestra cabeza. Ellos vieron trabajos poderosos. Si cualquiera de nosotros hubiera estado allí, nos hubiéramos asombrado con los trabajos poderosos que Dios hizo con Israel cuando Él los sacó bajo Moisés durante esa marcha, el éxodo y las plagas. Si nosotros hubiéramos visto esas actividades, nosotros habríamos estado bastante asombrados en el poder de Dios. Se habría arraigado firmemente en nuestras mentes. Aun ellos no pusieron sus mentes  en Dios. Una de las razones por lo que no lo hicieron es que ellos no tenían el Espíritu Santo. No significa que nosotros somos mejores que cualquiera de ellos en forma alguna, sólo que Dios nos ha escogido para poner su Espíritu Santo en nosotros para superar nuestra propia carnalidad y nuestros propios problemas. Ese proceso es un problema muy serio.

 

El versículo 7 sigue con algunos de los problemas que él vio, a saber, la idolatría.


Reply  Message 5 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 02/06/2011 02:57

El versículo 11 muestra lo que les pasó a ellos como una advertencia. No era una advertencia para aquellos muertos. Ellos están muertos. Ellos fueron muertos. Era una advertencia para el resto de Israel y era una advertencia bastante importante. Y era una advertencia para nosotros. El versículo 12 muestra que a cada uno de nosotros le es dada una tentación, pero Dios no le da una tentación más allá de lo que usted puede soportar y Él le da una manera de escape cuando usted es tentado. En otras palabras, hay siempre una puerta. Hay siempre una situación donde usted puede decidir entre dos opciones y usted hace la decisión.

 

Está escrito: Se sentó el pueblo para comer y beber y se levantó para jugar, reflejando los símbolos de las prácticas idólatras de esos días. Dios es un Dios celoso y Él no tolera idolatría. El concepto entero de adulterio es un pecado del espíritu. Es el pecado de las personas que se vuelven atrás a su propio Dios. El adulterio simplemente es el pecado físico de la idolatría que es un pecado espiritual. Ésta es la razón por la cual el divorcio se permite para el adulterio, porque Dios se divorcio de Israel por idolatría. Dios envía a Israel dentro del desierto y Dios castiga a Israel debido a esos pecados.

 

A través de la comisión de fornicación, estas personas prefiguran la tentación de Cristo y del elegido, de poner a Cristo a prueba, después de lo cual muchos fueron destruidos. Ellos reflejaron un nivel carnal de los problemas espirituales más elevados que nosotros enfrentamos con el Ejercito caído, como compañeros de Cristo en el altar e Hijos de Dios. Así que todas estas cosas están absolutamente allí para prepararnos y mostrarnos dónde nosotros debemos estar mirando y las normas que nosotros debemos poner. Esto le muestra una proporción mínima estándar de la alta muestra que es, pero a nosotros se nos ha sido dada una bóveda magnética. Nosotros no entramos dentro de esa alta muestra; nosotros estamos dentro de la bóveda porque nosotros tenemos el Espíritu Santo y estas personas no lo tenían. Nosotros tenemos normas más altas. A veces el elegido no puede hacer las normas simples de los Gentiles quienes no tienen el Espíritu Santo.

 

1Corintios 10:14-20 14 Por tanto, amados míos, huid de la idolatría. 15 Como a sensatos os hablo; juzgad vosotros lo que digo. 16 La copa de bendición que bendecimos, ¿no es la comunión de la sangre de Cristo? El pan que partimos, ¿no es la comunión del cuerpo de Cristo? 17 Siendo uno solo el pan, nosotros, con ser muchos, somos un cuerpo; pues todos participamos de aquel mismo pan. 18 Mirad a Israel según la carne; los que comen de los sacrificios, ¿no son partícipes del altar? 19 Qué digo, pues? ¿Que el ídolo es algo, o que sea algo lo que se sacrifica a los ídolos? 20 Antes digo que lo que los gentiles sacrifican, a los demonios lo sacrifican, y no a Dios; y no quiero que vosotros os hagáis partícipes con los demonios. (RV)

 

Ahora éste es un concepto muy importante. Es el sacrificio en el altar que determina lo que usted es, a quién usted rinde culto y con quién usted rinde culto. Ante qué altar va usted determina a qué Dios usted le rinde culto y ese es el concepto más importante que nosotros enfrentamos. Usted no puede, con impunidad, ir ante el altar de un dios falso. La multa es la muerte.

 

El Éxodo y la Pascua muestran el descender del Ejercito caído y la colocación de otro elohim ante Dios nuestro Padre. Hay sólo un verdadero Dios y éste es Dios el Padre; y Jesús Cristo es Su hijo.

 

1Corintios 10:21-22 21 No podéis beber la copa del Señor, y la copa de los demonios; no podéis participar de la mesa del Señor, y de la mesa de los demonios. 22 O provocaremos a celos al Señor? ¿Somos más fuertes que él?(RV)

 

Esto es no mixtura. Cuando usted crea la doctrina del Anticristo y una mesa falsa, usted crea un dios falso. La participación en la mesa de los demonios se prohíbe. La participación toma la forma de dar así como de recibir. Usted no puede dar o recibir los diezmos y ofrendas de dioses falsos. Los diezmos y ofrendas de tales Iglesias están claramente en contra de las órdenes en Hechos 15:19-29; 21:25-26; 1Corintios 8:1-13; 10:13-33, sobre todo v. 21; 2Corintios 6:16; 1Tesalonisenses 1:9-10; 1Juan 5:20-21 (que dice que hay sólo un verdadero Dios y Jesús Cristo es Su hijo) y Apocalipsis 2:14,20. No nos permiten ni siquiera tomar el dinero de las personas que están en el empleo de la  organización de un dios falso. Si usted no sabe dónde la carne se ha sacrificado, a dioses falsos o dioses extranjeros, no hay ningún problema con comer porque usted come en ignorancia a la gloria de Dios. Pero cuando usted sabe el origen, usted no tiene ninguna opción. La doctrina de la trinidad es un dios falso.

 

Hay sólo un pan, el cuerpo de Cristo, haciéndonos todos un cuerpo, compartiendo de este pan único. Hay sólo una copa, la copa del Señor. ¿Así que denigramos nosotros a Cristo diciendo que hay sólo un verdadero Dios? No, nosotros no lo hacemos. Cristo es nuestro Señor y Amo pero él no es el verdadero Dios. Cristo vive en mí como Dios vive en mí y él vive en todos ustedes, como todos ustedes fueron redimidos de la muerte.

 

Por este simbolismo nosotros somos separados. El primer Éxodo era para sacarnos de Egipto y establecer la nación de Israel, para que pudiera establecerse un lugar en que Dios podría revelar Su plan a través de Sus profetas.

 

Jeremías 31:31-3431 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá. 32 No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi pacto, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.33Pero este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Daré mi ley en su mente, y la escribiré en su corazón; y yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo. 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo, ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová; porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la maldad de ellos, y no me acordaré más de su pecado.(RV)

 

Nosotros seremos desarrollados por el Espíritu Santo en el punto donde todos nosotros queremos conocer a Dios. Por esto la cabeza de Cristo es Dios y la cabeza de cada hombre es Cristo. Porque nosotros tenemos al Espíritu Santo, conocemos Dios y conocemos a Jesucristo, todo nosotros. Ese es el cumplimiento de la Escritura de Jeremías. Por esto ningún ministro puede posicionarse entre cualesquier de nosotros y Jesucristo. Ningún ministro puede decirle a usted que no necesita hacer cualquier acción específica impuesta por la Biblia y lo absuelva de la responsabilidad. Ningún anciano tiene el poder para disminuir la ley, ninguno de nosotros lo tiene.

 

Este convenio que tuvo que ser hecho, requirió el sacrificio de sangre. (Ver el estudio El Pacto de Dios [152>).

 

Mateo 26:26-2826 Y mientras comían, tomó Jesús el pan, y bendijo, y lo partió, y dio a sus discípulos, y dijo: Tomad, comed; esto es mi cuerpo. 27 Y tomando la copa, y habiendo dado gracias, les dio, diciendo: Bebed de ella todos; 28 porque esto es mi sangre del nuevo pacto, que por muchos es derramada para remisión de los pecados.(RV)

 

Así, Cristo hizo un convenio con nosotros; pero ese convenio requirió, como todos los convenios, el sacrificio de sangre. Él fue designado como nuestro Sumo Sacerdote, de Hebreos 8:3.

 

Hebreos 8:3 Porque todo sumo sacerdote está constituido para presentar ofrendas y sacrificios; por lo cual es necesario que también éste tenga algo que ofrecer. (RV)

 

El Sumo Sacerdote fue en el Santo de los Santos para el sacrificio de sangre. El simbolismo era para llevar a, o apuntar hacia, el sacrificio de Cristo como el sacrificio de sangre. Cristo, como líder, se ofreció a sí mismo. Ningún otro sacrificio habría sido bastante bueno, ni habría demostrado la manera que Dios piensa, y la manera en que Él nos haría pensar.

 

1Corintios 10:24 no permitieron ningún uno buscar su propio bueno, pero el bueno de su vecino. (RV)

 

Éste es el mismo concepto que nos regresa al lavamiento de pies. Esta advertencia fue a través de Cristo, donde Cristo no buscó su propia riqueza, pero si nuestra riqueza, las cosas que eran nuestras, y para cumplir, él entró con un sacrificio por medio del cual puso su propia vida como un ejemplo para nosotros. También debemos poner nuestras vidas entre sí. Este concepto del cuerpo de salvación como el pan se ve desde Juan  6:58.

 

Juan 6:58Éste es el pan que descendió del cielo; no como vuestros padres comieron el maná, y murieron; él que come de este pan, vivirá eternamente. (RV)

 

El maná era el prototipo, el ejemplo para nosotros, que nosotros comeríamos del pan de Jesús Cristo. Ese pan era del cielo. Eso simbolizó que ninguna cosa que podríamos hacer sería suficiente. Fue a través de Cristo y su sacrificio que nosotros lograríamos nuestra capacidad de ser Hijos de Dios.

 

Marcos 14:22 Y mientras comían, Jesús tomó pan y bendijo, y lo partió y les dio, diciendo: Tomad, esto es mi cuerpo. (RV)

 


Reply  Message 6 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 02/06/2011 02:58

Eso debe hacerse ahora.

 

Señor Dios, Eterno Padre, nosotros pedimos tus bendiciones en el pan y el vino. Nosotros pedimos también tu inspiración en la comprensión del simbolismo. Nosotros lo pedimos en el nombre de Cristo Jesús. Amén.

 

El convenio mencionado por Jeremías 31:31 no es un convenio para el futuro. Ese convenio sólo podría ser en este momento, y se estableció en una base continua.

 

Lucas 24:39 Mirad mis manos y mis pies, que yo mismo soy; palpad, y ved; porque un espíritu no tiene carne ni huesos, como veis que yo tengo. (RV)

 

Por consiguiente, la sangre de Cristo sólo podría ser una sola vez. Una vez que Cristo hubiera ascendido no podría haber ningún otro sacrificio, porque él sería un cuerpo espiritual. No podría haber ninguna fase mas allá en la que el convenio pudiera introducirse. Fue introducido entonces allí, y es un convenio incesante y continuo. El vino es simbólico del sacrificio del Sumo Sacerdote, donde anualmente, a través de la sangre de toros, entraba en el Santo de los Santos. Cristo por su sangre rasgó el velo de la cortina, y él, de una vez por todas, entró en el Santo de los Santos y también lo hizo posible para nosotros, el entrar en una relación con Dios, recibiendo el Espíritu Santo. Para hacer esto, nosotros tuvimos que ser purgados de pecado que era un simbolismo del sacrificio de Cristo.

 

Hebreos 1:3 el cual, siendo el resplandor de su gloria, y la imagen misma de su sustancia, y quien sustenta todas las cosas con la palabra de su poder, habiendo efectuado la purificación de nuestros pecados por medio de sí mismo, se sentó a la diestra de la Majestad en las alturas, (RV)

 

Este sacrificio era doble, y el vino también era simbólico de Cristo que actúa como la vid.

 

Juan 15:1-6 1 Yo soy la vid verdadera, y mi Padre es el labrador. 2 Todo pámpano que en mí no lleva fruto, lo quitará; y todo aquel que lleva fruto, lo limpiará, para que lleve más fruto. 3 Ya vosotros estáis limpios por la palabra que os he hablado. 4 Permaneced en mí, y yo en vosotros. Como el pámpano no puede llevar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco vosotros, si no permanecéis en mí. 5 Yo soy la vid, vosotros los pámpanos; el que permanece en mí, y yo en él, éste lleva mucho fruto; porque separados de mí nada podéis hacer. 6 El que en mí no permanece, será echado fuera como pámpano, y se secará; y los recogen, y los echan en el fuego, y arden  (RV)

 

Este concepto del vino que viene después del fruto también es simbólico del Espíritu Santo, donde cada uno de nosotros produce el fruto del Espíritu, a través de Cristo, por el poder de Dios. El simbolismo simple del sacrificio de Cristo se refleja en estos dos símbolos de pan y vino. Nosotros compartiremos ahora del vino.

 

***

 

Es quizás importante comprender que el pan y el vino, que nosotros simplemente hemos compartido, agregaron una nueva dimensión a la comprensión del sacrificio de Cristo que no se entendió a través del cordero de Pascua. Nunca se rompieron los huesos del cordero para simbolizar los huesos de un hombre virtuoso cuyo hueso permanece intacto al cumplimento Salmo 34:20, pero el cuerpo de Cristo estaba roto en la cruz. El pan representa el cuerpo de Cristo que se compone de muchas personas diferentes y el pan está roto en las partes diferentes. La sangre del cordero nunca era bebida, pero nosotros bebemos el vino, simbólico de la sangre de Cristo vertido para nosotros. Se ha dicho que habiendo tomado estos símbolos, nosotros debemos pasar a través del siguiente día en atención que Cristo va a sufrir de una manera terrible para nosotros. Nosotros examinaremos una de las profecías que trata de esto, y eso está en Isaías.

 

Isaías52:13-15 13 He aquí que mi siervo será prosperado, será engrandecido y exaltado, y será puesto muy en alto. 14 Como se asombraron de ti muchos, de tal manera fue desfigurado de los hombres su parecer, y su hermosura más que la de los hijos de los hombres, 15 así asombrará él a muchas naciones; los reyes cerrarán ante él la boca, porque verán lo que nunca les fue contado, y entenderán lo que jamás habían oído.. (RV)

 

Isaías 53:1-121 ¿Quién ha creído a nuestro anuncio? ¿y sobre quién se ha manifestado el brazo de Jehová? 2 Subirá cual renuevo delante de él, y como raíz de tierra seca; no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos. 3 Despreciado y desechado entre los hombres, varón de dolores, experimentado en quebranto; y como que escondimos de él el rostro, fue menospreciado, y no lo estimamos. 4 Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5 Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6 Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros. 7 Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8 Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9 Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca. 10 Con todo eso, Jehová quiso quebrantarlo, sujetándole a padecimiento. Cuando haya puesto su vida en expiación por el pecado, verá linaje, vivirá por largos días, y la voluntad de Jehová será en su mano prosperada. 11 Verá el fruto de la aflicción de su alma, y quedará satisfecho; por su conocimiento justificará mi siervo justo a muchos, y llevará las iniquidades de ellos. 12 Por tanto, yo le daré parte con los grandes, y con los fuertes repartirá despojos; por cuanto derramó su vida hasta la muerte, y fue contado con los pecadores, habiendo él llevado el pecado de muchos, y orado por los transgresores.(RV)

 

Nosotros vemos que Isaías entendió la naturaleza exacta de Cristo. Nosotros vemos que Isaías dijo que Cristo tenía que morir para ser nombrado con los transgresores y, todavía, que él vería su descendencia. Ahora Cristo no estaba casado y no se dio a luz a ningún niño, todavía esta profecía dice que él verá su descendencia. Esta profecía tiene que ser cumplida. Nosotros somos la descendencia inicial dada a Jesús Cristo. Nosotros también somos la novia de Cristo y la descendencia de nosotros es hacer volver la era de juicio virtuoso, a saber, los mil años del Milenio. La descendencia se acoplará con Cristo para gobernar este planeta y el planeta estará en armonía completa con Dios. Esa es la profecía. Eso es por qué nosotros nos asemejamos a una novia. Eso es por qué nosotros nos volvemos parte de un sistema, y Cristo se vuelve un padre eterno de Isaías 9:6. Él se vuelve un padre y nosotros nos volvemos novias para él y nuestra descendencia es la estructura milenaria; aquellos que son instruidos en rectitud. Sólo por esta comida es que nosotros entendemos que tomamos parte con él.

 

Después de que los discípulos habían pasado por las ceremonias, Jesús les dio instrucción ferviente.

 

Juan 14:1-311 No se turbe vuestro corazón; creéis en Dios, creed también en mí. 2 En la casa de mi Padre muchas moradas hay; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho; voy, pues, a preparar lugar para vosotros. 3 Y si me fuere y os preparare lugar, vendré otra vez, y os tomaré a mí mismo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis. 4 Y sabéis a dónde voy, y sabéis el camino. 5 Le dijo Tomás: Señor, no sabemos a dónde vas; ¿cómo, pues, podemos saber el camino? 6 Jesús le dijo: Yo soy el camino, y la verdad, y la vida; nadie viene al Padre, sino por mí. 7 Si me conocieseis, también a mi Padre conoceríais; y desde ahora le conocéis, y le habéis visto. 8 Felipe le dijo: Señor, muéstranos el Padre, y nos basta. 9 Jesús le dijo: ¿Tanto tiempo hace que estoy con vosotros, y no me has conocido, Felipe? El que me ha visto a mí, ha visto al Padre; ¿cómo, pues, dices tú: Muéstranos el Padre? 10 No crees que yo soy en el Padre, y el Padre en mí? Las palabras que yo os hablo, no las hablo por mi propia cuenta, sino que el Padre que mora en mí, él hace las obras. 11 Creedme que yo soy en el Padre, y el Padre en mí; de otra manera, creedme por las mismas obras. 12 De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. 13 Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo. 14 Si algo pidiereis en mi nombre, yo lo haré. 15 Si me amáis, guardad mis mandamientos. 16 Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador, para que esté con vosotros para siempre: 17 el Espíritu de verdad, al cual el mundo no puede recibir, porque no le ve, ni le conoce; pero vosotros le conocéis, porque mora con vosotros, y estará en vosotros. 18 No os dejaré huérfanos; vendré a vosotros. 19 Todavía un poco, y el mundo no me verá más; pero vosotros me veréis; porque yo vivo, vosotros también viviréis. 20 En aquel día vosotros conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. 21 El que tiene mis mandamientos, y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama, será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él. 22 Le dijo Judas (no el Iscariote): Señor, ¿cómo es que te manifestarás a nosotros, y no al mundo? 23 Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. 24 El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió. 25 Os he dicho estas cosas estando con vosotros. 26 Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho. 27 La paz os dejo, mi paz os doy; yo no os la doy como el mundo la da. No se turbe vuestro corazón, ni tenga miedo. 28 Habéis oído que yo os he dicho: Voy, y vengo a vosotros. Si me amarais, os habríais regocijado, porque he dicho que voy al Padre; porque el Padre mayor es que yo. 29 Y ahora os lo he dicho antes que suceda, para que cuando suceda, creáis. 30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí. 31 Mas para que el mundo conozca que amo al Padre, y como el Padre me mandó, así hago. Levantaos, vamos de aquí.(RV)

 

En Juan 14:3, Cristo les dijo a los discípulos que él iba a preparar un lugar para ellos (y para nosotros). Los cuartos en el Templo de Dios estaban ocupados por los sacerdotes. Los cuartos en el templo fueron construidos en secuencia especifica para ser ocupados por el sacerdocio desde el Sumo Sacerdote abajo. Cada cuarto preparado para nosotros simboliza el hecho que nosotros somos designados, cada uno de nosotros, como sacerdotes del Dios viviente. Esa es la importancia de los cuartos que Cristo está preparando para nosotros.

 

En Juan 14:4-7, nosotros vemos que, por nuestro conocimiento de Jesús Cristo y participación en este sacrificio, nosotros venimos a conocer a Dios. Cuando cualquiera le dice que Dios es un misterio y es desconocido, usted sabe así que ellos no son convertidos y no son parte de los elegidos. Porque es nuestro trabajo, a través del sacrificio de Jesús Cristo, participar en el conocimiento de Dios. Si usted dice que Dios es un misterio, usted no lo conoce a Él y usted no es uno de Cristo. El conocer al único y verdadero Dios y Su hijo Jesús Cristo es vida eterna (Juan 17:3). Negar eso es no tener parte alguna con nuestro Padre o Su hijo Jesús Cristo.

 


Reply  Message 7 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 02/06/2011 02:58

En Juan 14:8-9, nosotros vemos que la razón por la cual Cristo pudo decir que él mostraba al Padre, es porque él compartió de la naturaleza divina. La naturaleza divina confirió los aspectos del Padre en el hijo, como la naturaleza divina también confiere los aspectos del Padre en nosotros. Siempre que cualquiera nos mire, ellos ven al Padre y ellos ven a Cristo.

 

Así según Juan 14:10-12, las obras mismas son prueba (nuestras obras son evidencia) que el Padre está en nosotros.

 

Según Juan 14:13-20, nosotros vemos que Dios le dio el poder a Cristo para vivir así como Él nos ha dado el poder para vivir. Así que Cristo está en el Padre, y el Padre está en nosotros. Nosotros estamos en Cristo y en el Padre y ellos dos en nosotros. Cualquier sistema que intenta limitar a Cristo y el Padre y separar a Cristo y al Padre de nosotros es una herejía. Es un esfuerzo por robar nuestra primogenitura con mentiras.

 

Según Juan 14:21-23, está bastante claro que los dos vienen y hacen su casa en cada uno de los elegidos que los aman. Del versículo 24, el guardar los mandamientos de Dios es necesario para la retención del Espíritu Santo y la morada de cada uno de los elegidos por el Padre y el Hijo.

 

El versículo 27 es muy significante. El Espíritu Santo nos ata a todos juntos, el Padre, el Hijo y todos los hijos de Dios. Cada hijo de Dios se ata al Padre de la misma manera. Nosotros somos todos coherederos con Cristo, atados junto con el Padre por el Espíritu Santo. Es el Espíritu Santo que habilita a Cristo y a todos nosotros como elohim.

 

Según el versículo 28, nosotros nos reconciliamos al Padre. Si el Padre no fuera mayor, Él habría ido a Jesús Cristo. En el versículo 30, nosotros vemos que el dios de este mundo no tiene poder sobre los hijos de Dios.

 

Es importante entender la manera en que la relación con el Padre es mantenida. El aspecto importante es que es mantenida por el Espíritu Santo, y a través de guardar los mandamientos, en el amor de Cristo. Nosotros hemos tomado del cuerpo y sangre de Cristo y nos fundimos con Cristo para un propósito y el propósito es volverse uno con el Padre. El servicio de la Cena del Señor es puramente reconciliársenos con Dios. No es un fin en sí volverseuno con Jesucristo. El fin es volverse uno con Jesús Cristo para que nosotros seamos todos uno con Dios. No hay ninguna separación el uno del otro. Es necesario volverse uno con Cristo para volverse uno con Dios.

 

El final de la Cena del Señortrató con la Divinidad y nuestra relación con Dios.

 

Juan 17:1-261 Estas cosas habló Jesús, y levantando los ojos al cielo, dijo: Padre, la hora ha llegado; glorifica a tu Hijo, para que también tu Hijo te glorifique a ti; 2 como le has dado potestad sobre toda carne, para que dé vida eterna a todos los que le diste. 3 Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien has enviado…

 

Hay sólo un verdadero Dios y Jesús Cristo es Su hijo. El conocimiento de ellos es vida eterna.

 

4 Yo te he glorificado en la tierra; he acabado la obra que me diste que hiciese. 5 Ahora pues, Padre, glorifícame tú al lado tuyo, con aquella gloria que tuve contigo antes que el mundo fuese…

 

Cristo logró su tarea en la glorificación de Dios. Él pidió entonces ser reinstalado de esta sucesión a la gloria que él tenía con Dios antes que el mundo fuera hecho.

 

6 He manifestado tu nombre a los hombres que del mundo me diste; tuyos eran, y me los diste, y han guardado tu palabra. 7 Ahora han conocido que todas las cosas que me has dado, proceden de ti; 8 porque las palabras que me diste, les he dado; y ellos las recibieron, y han conocido verdaderamente que salí de ti, y han creído que tú me enviaste…

 

Cristo dio a conocer el nombre de Dios a las personas que Dios le había dado a Cristo. Los elegidos habían guardado la palabra de Dios. Ellos supieron que Cristo vino de Dios. Él no era un verdadero Dios. Sin embargo, ellos creyeron que Dios lo envió.

 

9Yo ruego por ellos; no ruego por el mundo, sino por los que me diste; porque tuyos son, 10 y todo lo mío es tuyo, y lo tuyo mío; y he sido glorificado en ellos…

 

La relación mutua del elegido con Dios y Cristo es evidente de este texto.

 

11Y ya no estoy en el mundo; mas éstos están en el mundo, y yo voy a ti. Padre santo, a los que me has dado, guárdalos en tu nombre, para que sean uno, así como nosotros…

 

Al versículo 11, nosotros vemos que Cristo recibe el nombre y, por lo tanto, la autoridad de Dios. Es un concepto hebreo. Donde el nombre se da, usted lleva el poder de la autoridad conferida. Por esto Moisésfue designado un elohim. Cristo regresaba mientras los elegidos permanecían en el mundo. Fueron encargados de Dios. Ambos Dios y Cristo conjuntamente con los elegidos son todos uno.

 

12Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese…

 

Al versículo 12, se declara que la Escritura podría cumplirse. No era que Judas Iscariote no tenía ninguna opción, por lo que él hizo. A él se le dio la oportunidad para la salvación y él la alejó. No es como si él no pudiera hacerlo. A él se le dio la oportunidad, pero su propio mal intrínseco era conocido desde la fundación del mundo. Del tiempo en que estas Escrituras fueron escritas ya era conocido que el suceso ocurriría y Cristo tendría un discípulo que lo traicionaría. Dios no se confina a nuestro tiempo y problemas de espacio. Su presciencia predeterminó que Judas Iscariote pecaría. Dios no le hizo hacerlo. Dios simplemente supo que él lo haría. Hay una diferencia grande.

 

13Pero ahora voy a ti; y hablo esto en el mundo, para que tengan mi gozo cumplido en sí mismos…

 

Al versículo 13, vemos que Cristo dijo que nosotros podríamos entender lo que le estaba pasando a él para nuestro esclarecimiento y completo gozo en nosotros.

 

14 Yo les he dado tu palabra; y el mundo los aborreció, porque no son del mundo, como tampoco yo soy del mundo. 15 No ruego que los quites del mundo, sino que los guardes del mal. 16 No son del mundo, como tampoco yo soy del mundo…

 

El mundo odia a los elegidos porque ellos son de la palabra de Dios. Cristo dio la palabra, el Logos (aquí el acusativo logon), a los elegidos. Así el Logos es una expresión o la verdadera pronunciación de Dios que no es confinada al personaje de Jesús Cristo. Esto contrasta con el pseudo-logon de 1Timoteo 4:2 traducido de hombres que hablan mentiras (vea el Interlinear de Marshall).

 

Los elegidos son santificados por la verdad, que es la palabra de Dios.

 

17Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad…

 

Los elegidos son mandados en el mundo como Cristo fue mandado, como un cordero entre los lobos.

 

18Como tú me enviaste al mundo, así yo los he enviado al mundo.19 Y por ellos yo me santifico a mí mismo, para que también ellos sean santificados en la verdad…

 

El versículo 19 se refiere a consagrarse en la verdad. La verdad es la consagración del Espíritu Santo. Cristo fue consagrado por la verdad para que nosotros también pudiéramos consagrarnos. No debe haber ninguna mentira entre los elegidos.

 

20Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, 21 para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros; para que el mundo crea que tú me enviaste…

 

Los versículos 20-21 se refieren al hecho que el mundo sólo puede saber que Cristo fue enviado por Dios a través de la verdadera evidencia de nosotros. Si nosotros no reflejamos, entonces el mundo es ciego al hecho que Dios envió a Cristo. Es por nuestro ejemplo que el mundo ve que Jesús Cristo fue enviado por Dios y logró Su propósito de hecho. Esa es la responsabilidad puesta en los elegidos. A veces los pecadores son llamados sólo para mostrar el poder de Dios. Ellos son convertidos y se ponen en un tren de acción en el servicio del único y verdadero Dios, meramente para confundir al poderoso (1Cor. 1:27).

 

Nosotros compartimos la gloria de Cristo para que nosotros podamos volvernos uno con Dios.

 

22 La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. 23 Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y que los has amado a ellos como también a mí me has amado…

 

Al versículo 23, nosotros vemos que no hay ninguna distinción en el amor de Dios por Jesús Cristo y el amor de Dios por cada uno de nosotros. Dios no hace acepción de personas. Él no ama a Jesús Cristo más que Él ama a cualquiera de cada uno de nosotros, porque no hay ningún pecado en nuestro Padre y la acepción de personas es pecado. Si Dios ama más a Cristo que Él nos ama, Él haría acepción de personas y pecaría. Pero Dios nos ama a todos igual y perfectamente.

 

24Padre, aquellos que me has dado, quiero que donde yo esté, también ellos estén conmigo, para que vean mi gloria que me has dado, pues me has amado desde antes de la fundación del mundo. 25 Padre justo, el mundo no te ha conocido, pero yo te he conocido, y estos han conocido que tú me enviaste. 26 Les he dado a conocer tu nombre y lo daré a conocer aún, para que el amor con que me has amado esté en ellos y yo en ellos. (RV)

 

Un día nosotros también miraremos la gloria de Dios conferida en Cristo.

 

Después de esto, Cristo y los discípulos cantaron un himno, y entonces ellos salieron.

 

Marcos 14:26Cuando hubieron cantado el himno, salieron al monte de los Olivos.(RV)

 

El servicio se cierra cantando el himno: El Señor es Mi Pastor.

 

Anuncios:

First  Previous  2 a 7 de 7  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2019 - Gabitos - All rights reserved