Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

DESENMASCARANDO LAS FALSAS DOCTRINAS
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 YHWH (DIOS PADRE) EL UNICO DIOS 
 JESUCRISTO NUESTRO MESIAS JUDIO 
 LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA BIBLIA 
 MEJORE SU CARACTER Y SU VIDA 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS II 
 BIBLIAS/CONCORDANCIA/LIBROS 
 MAYOR ENEMIGO DEL HOMBRE ES UNO MISMO 
 ¿LA TORA ES MACHISTA? -MENSAJE ESOTERICO Y EXOTERICO 
 ¿ES INMORTAL EL ALMA?- FALACIA DE LA ENCARNACION Y REENCARNACION 
 EL ISLAM TIENE ORIGEN UNITARIO ADOPCIONISTA 
 ANTIGUO TESTAMENTO-ESTUDIO POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO II-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO III-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 CRISTO NO TUVO PREEXISTENCIA 
 ¿QUE ES EL ESPIRITU SANTO? 
 
 
  Tools
 
CALENDARIO HEBREO-SHABBAT LUNAR: JERICO="CIUDAD DE LA LUNA"
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 6 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999  (Original message) Sent: 21/04/2012 04:30
 

JERICÓ, DIEZ MIL AÑOS DE HISTORIA

 Braulio Manzano S.J.

 

Publicado en la revista Tierra Santa, Noviembre-diciembre 1988

Actualizado por J. Peláez

 

 La vida vegetal estalla más que irrumpe cuando se llega a Jericó desde el Desierto de Judá por el norte o por el oeste, y desde la hondonada del Mar Muerto por el sur. Ciudad de la Luna y también de los Perfumes son poéticas significaciones que se atribuyen a su nombre. Se preferirá la denominación que se le da en el Antiguo Testamento: Ciudad de las Palmeras (Dt 34,3). Estas admiran por la plétora en troncos, ramas y frutos.

 

Jericó en la Biblia

En los Evangelios se vislumbra la Jericó anterior a Josué, el valiente sucesor de Moisés, mediante la aparición en la lista genealógica que aporta Mateo de una de sus cinco integran­tes femeninas: Rahab de la que "Salmón en­gendró a Booz" (Mt 1,5), la mujer que escondió a los exploradores de Josué y después les facilitó la huida (Jos 2,1-24). Otros libros del Nuevo Testamento recordarán tal auxilio. La carta a los Hebreos exalta la fe que libró de perecer a la mujer de vida airada de Jericó (Heb. 11,31). La de Santiago el Menor encomia más bien la justificación de Rahab por las obras (Sant 2,25). En forma directa aparece Jericó en los Evangelios con ocasión de dos episodios: el de dos ciegos (o uno) y el de Zaqueo. El primero lo traen los tres sinópticos (Mt 20,29-34; Mc 10,46-52; Lc 18,35-43); el segundo sólo el tercero, Lucas (19,1-10).

La Jericó formal de los sinópticos, es decir, la Jericó de tiempos de Jesús, comprendía la ciudad antigua y la contemporánea, distinguién­dose todavía en la segunda la del poblado y la monumental. Los términos evangélicos de "acer­carse, entrar, atravesar y salir", reclaman y auto­rizan la distinción. Esos verbos se han de situar en la Jericó de entonces. Afortunadamente, las referencias de Flavio Josefo, los relatos de los peregrinos y, en particular, las excavaciones de la Jericó herodiana desde que en 1.868 Warren desescombrara un ánfora romana con inscrip­ción latina en el cuello, permiten moverse con relativa mayor facilidad que en el pasado al tratar de seguir el recorrido evangélico.

 

Jericó a través de la historia

Por la Jericó antigua se entiende la cana­nea, la de Tell el-Sultán, la más excavada de Palestina. Esta, mientras no se dé con otra similar, podría ser la derruida en la conquista de Josué y la reedificaba por Jiel de Betel al precio de dos de sus hijos "según palabra de Yahvéh por boca de Josué" (Jos 6,1-27).

Contemporánea denominamos tanto a la Jericó popular como a la residencial. La popu­lar habría descendido del tell (palabra que significa montón de ruinas, debido a la acumulación de materiales de distintas ocupaciones humanas)  a sus contornos, sin alejarse del manantial de Eliseo, en épocas de mayor seguridad pública. Sería la que hoy proporcionaría restos por debajo del poblado de refugiados árabes. También la que en los días de Herodes se desplazaría más al sureste, a nivel inferior de la residencial del monarca, en el poblado árabe Ariha, entre el arroyo del manantial y Wadi Kelt. Junto al oasis y vigilando sus fincas, habitarían los más aco­modados.

Coincidiría esta Jericó con la situada diez estadios - 1.870 m - al oeste del campa­mento de Gálgala, según Josefo (Antiguedades Judías, VI, 1); dos millas al sureste de la antigua - 2.992 m - según Teodosio; al este y no lejos del árbol de Zaqueo según el anónimo de Piacenza. Ésta se identifica probablemente con la reproducida en el mosaico de Mádaba que la sitúa, amurallada y con torres, entre palmeras. Mirando hacia el oeste en el mapa, disponía de dos puertas, una en arco y otra rectangular. Medía su perímetro, según S. Epifanio, más de 20 estadios - 3.740 m - longitud que supone un radio de 595 metros. La unía un camino a la iglesia cons­truida sobre el monumento dedicado al profeta Eliseo, "al santo Eliseo" en el mosaico. Tal iglesia se elevaba, según el peregrino Teodosio, junto al manantial y sobre dicho monumento. El mosaico la sitúa por su nombre donde Josefo y el Anónimo de Piacenza. Debió de conservarse hasta el siglo VII, cuando el obispo Arculfo, año 670, encontró destruida la ciudad. Cosroes, a su paso por ella, en el 614, no debió dejar piedra sobre piedra. Monasterios e iglesias de los siglos precedentes, el templo a la Madre de Dios y el hospicio para peregrinos edificados por Justiniano en el siglo VI, igual que la iglesia con las doce piedras que recordaban el paso del Jordán por los israelitas (la "Dódecalithon" del mosaico madabense), fueron arrasados.

La Jericó actual vendría a alzarse en el siglo XVI sobre las ruinas de la judeo-romano-bizantino-cruzada. En 1848 era, según Mislin, un pueblo de cuarenta cabañas, para árabes que vivían del pillaje y con abundancia de escorpiones negros en las cercanías. Favore­cida por el cruce de caminos y la excepcional fertilidad del suelo, se reavivó durante el pro­tectorado inglés y la administración jordana.


La Jericó de Herodes el Grande

A la Jericó de Herodes el Grande le con­vienen las notas de estratégica, palaciega, recreativa, productiva y lucrativa. Han sido los arqueólogos Bliss -1894-, Sellín -1909-1911-, Pritchard -1951- y Kelso 1954, entre otros, quienes han desenterrado partes notables de esta otra Jericó contemporánea de Jesús. A diferencia de la anterior, en la llanura y en el oasis, ésta se alzaba al pie de los montes que rodean la explanada por el oeste, termina­les del estéril Desierto de Judá. Arriba de Jericó - escribe Josefo refiriéndose a Herodes- levantó las murallas de un lugar fortificado, muy notable por su solidez y hermosura y lo dedicó a su madre, denominándolo Cipros". Con la palabra arriba se indica el lado sureste del wadi Kelt, a más de un centenar de metros de desnivel respecto de la ciudad de Ariha, allí donde se ha localizado un torreón cuadrado de 20 m de lado con interior circular seccionado en nueve salas.  

 

Al noreste, con la torrentera y 460 metros de por medio, se elevaba otro torreón más reducido, de sólo 11 m. La villa se extendía a lo largo de dos kilómetros defendida por ambos fortines.

Josefo habla del palacio real, del hipódromo, de la piscina, de edificios hermosos y cómodos. Entre la fortaleza Cipros y el Wadi ha sido desenterrado un jardín rectangular -173 m por 37- resguardado tras sólidos muros. Por encima y detrás se encontró una construcción trapezoidal de cimientos firmes, un gimnasio quizás. La escalinata central del jardín con­cluye ante un estanque circular cuyo revoque permanece impermeable. Por debajo del torreón norte, un depósito remitía el agua a la llanura. La antigüedad viene indicada por el "opus reticulatum" de los muros del jardín, técnica de construcción romana que aquí posee su mues­tra principal, al oriente de Italia. También la numismática acusa un predominio neto para la primera parte del siglo inicial de nuestra Era. En cuanto a su propiedad y origen tampoco tienen dudas los arqueólogos: se trata de una residencia real atribuible a Herodes más que a su hijo Arquelao por haber sido levantada entre los años 18 antes de Cristo al 6 después de Cristo.

Noticias históricas de la época completan esta conclusión: se celebraba  Jericó por el sabor de sus dátiles, por la fragancia de sus rosaledas, por la excelencia de su bálsamo. Era sabido que el bálsamo fue obsequio de la Reina del Mediodía a Salomón y que el rey sapien­tisimo lo plantó en Jericó, "país divino donde nacen las cosas más raras y más bellas".

Estrabón, Plinio y otros autores dan fe de la codicia del mundo romano por el bálsamo de Jericó. Ello motivó que Cleopatra consiguiera de Marco Antonio el presente de los jardines de Jericó. Herodes disimulará el desafuero del aliado y amigo que le desproveyó de gran parte del litoral palestino y del distrito de Jericó. Herodes obtuvo de Cleopatra la recaudación del tributo de ciertos territorios nabateos y el arriendo de palmerales y balsamar "por 200 talentos anuales", cantidad que equivalía a la mitad de la renta de la etnarquía futura de Arquelao y era igual a la de la tetrarquía de Antipas. Así correspondió la faraona a los agasajos de Herodes al pasar ella por Judea en el año 34 anterior a la Era Cristiana

Como la posesión real vigilaba el tránsito entre el Jordán y Jerusalén y protegía de cerca las posesiones herodianas en Jericó, aunque el esclavo regio Simón incendiara y robara el palacio durante la anarquía posterior al falleci­miento de Herodes, el etnarca Arquelao pronto reparó y mejoró las posesiones. A las aguas provenientes de los tres manantiales más cer­canos, añadió las de otro a 12 kms, el de Am el-'Aujeh. Igual que en parte sucede actual­mente, vanas canalizaciones de aguas desem­bocaban en Jericó donde se distribuían para regar "jardines". Éstos, conforme a las dimen­siones aportadas por Josefo, superaban dos veces y un tercio la extensión de la llanura de Genesaret, en Galilea.

El agua provenía del propio torrente Kelt y del copioso manantial de Fauar, por debajo de la confluencia del wadi Suweinit con El Fará. Tanto valoraban los judíos la posesión herodiana de Jericó que impidieron por todos los medios a Vespasiano y Tito conseguir una sola planta de bálsamo para presentarla en Roma. Los solda­dos de la fortaleza de Cipros que la custodiaban, perecieron en el año 64 de nuestra Era, cuando los judios en revuelta "mataron a los que la guarnecían y derribaron sus defensas"

 

Jesús pasa por Jericó

En iguales manos se encontraría 34 años antes, siendo Poncio Pilato Procurador de Judea y Jericó la undécima y última cabeza de topar­quía en tal provincia romana.

Corría el mes de marzo cuando Jesús transitó por las proximidades de la real pose­sión en su postrer marcha a la Ciudad Santa. Los textos no dicen de qué parte provenía ni tampoco se deduce obviamente de los mismos. Si por más completo y posterior preferimos como guía el itinerario de Lucas, el episodio de los ciegos pudo ocurrir "al salir" Jesús de la Jericó antigua - la próxima a Tell el-Sultán - y "al acercarse" a la Jericó moderna - la del poblado de Ariha -. Las increpaciones a los ciegos para que bajaran el tono en sus desga­rradas imprecaciones al Hijo de David, se expli­carían mejor por la proximidad a la fortaleza e incluso por la presencia de algún o algunos de sus guardianes. Jesús y su comitiva se halla­rían en la Jericó oficial de entonces, la amura­llada y rodeada de torres del mosaico madabense, donde también las palmeras desplegaban sus pena­chos y los sicómoros o cabrahigos ofrecían tronco y ramas para palcos de espectadores curiosos y cortos de estatura. Zaqueo tendría su morada en el interior de la misma. Lo requería la mayor seguridad de los depósitos dinerarios en poder del jefe de los publicanos del distrito, recaudador y banquero en una pieza. Bartimeo, que tan agradecido se mostró luego de recobrar la visión, habría de orientar­nos a fin de situar exactamente los sitios de la curación del ciego por Jesús, del sicómoro-balcón de Zaqueo y de la casa de este arrendatario de impuestos, morada en la que Jesús se invitó a hospedarse y en la que fue recibido con gratitud.

 

¿Dónde localizar las escenas evangélicas que tienen lugar en Jericó?

Pasaron los siglos y en tiempos del pere­grino de Piacenza, año 570, se situaba al oeste, por debajo de la montaña, el árbol o sicómoro al que subió Zaqueo para ver a Jesús. El lugar de la curación de los ciegos vendría a fijarse en Beit Jaber et-Tahta'ni, ruinas de una torre o puesto de guardia en las cercanías o dentro de la posesión herodiana. Aquí "la tradición cristiana a partir del siglo IV y después constantemente, ha situado el (dicho) mila­gro", esto es, "a la entrada de la vía romana en la llanura de Jericó y en el punto que co­rresponde" a tal torre. Mas, como advierte el P. Augustinovic, si esta tradición se halla de acuerdo con los evangelios de Mateo y de  Marcos, esto no se puede decir de la casa y del sicómoro de Zaqueo, sea antigua o me­dieval la tradición. "Tanto la casa como el sicómoro, debían hallarse en la ciudad misma" puesto que Jesús "habiendo entrado en Jericó atravesaba la ciudad", conforme refiere S. Lucas (19,1).

Hasta la segunda década de este siglo soldados turcos hacia la guardia en la torre cuadrada de diez metros de lado por doce de altura. Quedaba cerca de la hospedería rusa actual y, cuando menos desde el siglo XIV, fue señalada como el lugar de la casa de Zaqueo en medio de la villa. Mosaicos, inscripciones, restos arqui­tectónicos, etc., hallados tanto en la iglesia llamada de Artimos como en la denominada de S. Andrés, la basílica de 34 metros de larga por 18 de ancha desenterrada en 1934 en Tell Hassan y de nuevo cubierta; la leyenda sepul­cral del Oratorio de S. Jorge datada como del 11 de diciembre del año 566, hallada en el jardín de la moderna hospedería rusa, señalan las esquinas del cuadrilátero irregular de la mo­derna Jericó y prueban claramente que el asiento de ésta coincide con el de la Jericó bizantina. Indican también la intensidad de la vida cristiana en el oasis de Jericó hasta la invasión mahometana como mínimo. Consta que ya en el año 325 la Capital del valle del Ghor era regida en lo eclesiástico por un Obispo.

Sin duda que los cristianos de Jericó no olvidaron fácilmente el último tránsito del Maes­tro por la Ciudad de las palmeras. En tal ocasión Jericó debió hervir en fervores patrios más de lo razonable y conveniente. Lealtad y discreción descuellan en la parábola de las minas en­señada entonces por Jesús cuando estaba cerca de jerusalén y tras el encuentro con Zaqueo (Lc 19,11-27). Vein­ticuatro años hacia que el emperador Augusto desproveyó a Arquelao de su etnarquía y lo había desterrado a Vienna de las Galias, privándole de sus rentas que pasaron al fisco del Cesar.

Una década antes, en el año 4 antes de Cristo, pudo ocurrir que mientras Arquelao estuvo ausente en Roma para recabar su titulo de rey, dejara varios administradores en las posesiones de Jericó. Pudo igualmente suce­der que entre los vecinos de Jericó hubiera quienes temieran a Arquelao e intervinieran personalmente en la embajada de los cincuen­ta a los que secundaron más de ocho mil judíos de Roma para impetrar de Augusto "la auto­nomía de la nación" en lugar de arrojarla bajo "quienes la desgarrarían cruelmente" (Guerra Judía, II, 80-100). Verosímil es incluso que en esa em­bajada se pronunciara el mensaje de la lega­ción de la parábola: "No queremos que éste reine sobre nosotros" (Lc 1 9,14). Si Jesús aludió al rechazo de Arquelao como rey, silenció, sin embargo, otros sucesos dolorosos cuyos marcos se ofre­cían constantemente a la vista de los habi­tantes de Jericó. La piscina en la que en el año 35 a. C., cómplices de Herodes sumergieron a Jonatán, cuñado del idumeo y Sumo Sacerdote a los 17 años, hasta ahogarle (Guerra Judía, 1, 437). Los sitios en donde fueron quemados vivos cua­renta jóvenes y dos doctores de la Ley por el derribo del águila áurea plantada sobre la puerta del Templo (Guerra Judía I, 648-655). La torre-prisión en la que fue herido por lanza Antípatro, hijo de la idumea Doris primera de las ocho mujeres de Herodes, por mandato de éste, cinco días antes de su fallecimiento. El llamado Hipó­dromo donde fueron encerrados y después libertados "los hombres más destacados de todas y cada una de las aldeas de Judea" cuyo asesinato habría de acrecentar las lágrimas de los judíos a la muerte de Herodes (Guerra Judía I, 659-660). El anfiteatro, en fin, en que se leyó el testamento del sanguinario monarca y donde Arquelao fue aclamado como presunto rey (Guerra Judía I, 666-670).

 

Ha sido descubierta la Jericó de Herodes

Birket Musa, el estanque de Moisés, si­tuado a la salida del wadi Kelt hacia el Jordán y a su derecha y a la de la antigua vía romana, conserva todavía parte de sus muros. Sería la piscina en que fue ahogado Jonatás o Aristó­bulo, que ambos nombres llevó el joven her­mano de Mariamme. Las excava­ciones ha descubierto tanto el hipódromo como el anfiteatro. Cientos de toneladas suponen los metros cúbicos de piedras, cascotes y tierra que se remo­vieron y trasladar en los desescombros. Desde 1973 a 1983 el equipo del Dr. Ehud Netzer desenterró la sala de recepción (30 m de longitud por 20 de anchura) y la casa de baños con cinco cámaras. Dentro de su especifico destino son las construcciones más espaciosas descubiertas hasta hoy. Mármoles policromos pavimentaron la sala. Este equipo de la Univer­sidad hebrea de Jerusalén ha descubierto los baños rituales judíos de palacios asmoneos, anteriores a las construcciones herodianas, los más antiguos que se conocen.

Los resultados arqueológicos nada adole­cen de históricamente desestimables: la Jericó residencial de Herodes, su paradisíaco cuartel de invierno, la villa palacio que presenciara la muerte del tirano, han sido localizados en parte notable, y al descubierto quedan no pocos de sus muros y dependencias.

Casi se siente el impulso de comentar "caliente", "templado", "frío", cuando vemos a viajeros como Mons. Jacobo Mislin recoger fragmentos de cerámica y asas de hierro y sugerir que es probable que en la colina con­tigua al manantial de Eliseo se hubiera alzado el castillo de Cipros...

Actualmente el peregrino en la Ciudad de las Palmeras - la de Rahab en el Antiguo Testa­mento y la de Bartimeo y Zaqueo en el Nuevo- puede orientarse con mayor acierto y cono­cimiento de causa que Mons. Mislin el 17 de octubre de 1848.

* * *

 

Para más información arqueológica actualizada sobre la ciudad de Jericó, puede verse Guía de Tierra Santa. Historia-Arqueología-Biblia, de Florentino Díez, editada por Verbo Divino (pp. 206-214) o Peregrinación a Tierra Santa, de Carlos Sáez, Teodoro López y Angel Martín, publicada por Edicel (Bustamante 35, 1º D. 28045 Madrid (pp.348-351). Información sobre estas guías puede encontrarse en la sección de Novedades editoriales de esta página web.



First  Previous  2 to 6 of 6  Next   Last  
Reply  Message 2 of 6 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 28/10/2012 15:38
 
Marcos
10:1 Levantándose de allí, vino a la región de Judea y al otro lado del Jordán; y volvió el pueblo a juntarse a él, y de nuevo les enseñaba como solía.
10:2 Y se acercaron los fariseos y le preguntaron, para tentarle, si era lícito al marido repudiar a su mujer. (Paralelo a Mateo 19) 
 
10:3 El, respondiendo, les dijo: ¿Qué os mandó Moisés?
10:4 Ellos dijeron: Moisés permitió dar carta de divorcio, y repudiarla.
10:5 Y respondiendo Jesús, les dijo: Por la dureza de vuestro corazón os escribió este mandamiento;
10:6 pero al principio de la creación, varón y hembra los hizo Dios.
10:7 Por esto dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer,
10:8 y los dos serán una sola carne; así que no son ya más dos, sino uno.
10:9 Por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre.
10:10 En casa volvieron los discípulos a preguntarle de lo mismo,
10:11 y les dijo: Cualquiera que repudia a su mujer y se casa con otra, comete adulterio contra ella;
10:12 y si la mujer repudia a su marido y se casa con otro, comete adulterio.
10:13 Y le presentaban niños para que los tocase; y los discípulos reprendían a los que los presentaban.
10:14 Viéndolo Jesús, se indignó, y les dijo: Dejad a los niños venir a mí, y no se lo impidáis; porque de los tales es el reino de Dios.
10:15 De cierto os digo, que el que no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él. (Hay un obvio nexo ESOTERICO con el SANTO GRIAL. PARA ENTENDER EL GRIAL HAY QUE TENER LA MENTE DE UN NIÑO. ES UN BEBE EL QUE ESTA POR NACER. BABILONIA/BABY-LON/BABY/BEBE) 
10:16 Y tomándolos en los brazos, poniendo las manos sobre ellos, los bendecía.
10:17 Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él, le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? (MAESTRO ES UN NEXO CON EL SALMO 119. BUENO/GOOD/GOD/G-O-D/DOG/PERRO/SIRIO/BENJAMIN/D=4TA LETRA Y G=7MA LETRA/47/INDEPENDENCIA DE EEUU. ESTA TODO EN CLAVE. ESTO EXPLICA EL PORQUE LOS EEUU E INCLUSO TAMBIEN LA ARGENTINA SE INDEPENDIZARON EN LUNA LLENA EN EL CONTEXTO A CANCER/CAN MAYOR/SIRIO. JULIO JUSTAMENTE llema ese nombre en funcion  JULIO CESAR/C-SAR/C-PRINCIPE. EL MISMO VATICANO ESTA CODIFICADO AQUI)
 

10:18 Jesús le dijo: ¿Por qué me llamas bueno? Ninguno hay bueno, sino sólo uno, Dios. (Observen que Cristo hace referencia a que el UNICO BUENO ES YHWH)
10:19 Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes. Honra a tu padre y a tu madre.
10:20 El entonces, respondiendo, le dijo: Maestro, todo esto lo he guardado desde mi juventud.
10:21 Entonces Jesús, mirándole, le amó, y le dijo: Una cosa te falta: anda, vende todo lo que tienes, y dalo a los pobres, y tendrás tesoro en el cielo; y ven, sígueme, tomando tu cruz. (EL ORO al que hace REFERENCIA en contexto a LOS NIÑOS, es un OBVIO NEXO CON EL GRIAL. LA CRUZ TIENE UNA FUERTE CONNOTACION ALQUIMICA Y ASTRONOMICA)
 

10:22 Pero él, afligido por esta palabra, se fue triste, porque tenía muchas posesiones. (El fuerte materialismo de esta persona no le DEJABA ENTENDER el MENSAJE DE NUESTRO SEÑOR. OBSERVEN QUE CRISTO NO ESTA DEMONIZANDO LA PROSPERIDAD ECONOMICA SINO que NUESTRO SEÑOR QUIERE QUE SE ENTIENDA EL VERDADERO MENSAJE DETRAS DE LA MISMA QUE OBVIAMENTE ES ESPIRITUAL. DESGRACIADAMENTE EN EL MUNDO PREVALECE EL MATERIALISMO Y POR ESO ES QUE NO ENTIENDE QUE HAY UN BEBE QUE ESTA POR NACER. EL MUNDO QUIERE DINERO, NO PARA ADORAR AL CREADOR, SINO PARA SUS PROPIOS PLACERES ALEJADOS DE YHWH)
10:23 Entonces Jesús, mirando alrededor, dijo a sus discípulos: ¡Cuán difícilmente entrarán en el reino de Dios los que tienen riquezas!
10:24 Los discípulos se asombraron de sus palabras; pero Jesús, respondiendo, volvió a decirles: Hijos, ¡cuán difícil les es entrar en el reino de Dios, a los que confían en las riquezas!
10:25 Más fácil es pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios. (Aqui hay un nexo con la PARABOLA DEL RICO Y DE LAZARO. EL "OJO DE UNA AGUJA" en la antiguedad era UNA PUERTA, osea que no era imposible que el RICO ENTRARA) 
 

10:26 Ellos se asombraban aun más, diciendo entre sí: ¿Quién, pues, podrá ser salvo?
10:27 Entonces Jesús, mirándolos, dijo: Para los hombres es imposible, mas para Dios, no; porque todas las cosas son posibles para Dios.
10:28 Entonces Pedro comenzó a decirle: He aquí, nosotros lo hemos dejado todo, y te hemos seguido.
10:29 Respondió Jesús y dijo: De cierto os digo que no hay ninguno que haya dejado casa, o hermanos, o hermanas, o padre, o madre, o mujer, o hijos, o tierras, por causa de mí y del evangelio,
10:30 que no reciba cien veces más ahora en este tiempo; casas, hermanos, hermanas, madres, hijos, y tierras, con persecuciones; y en el siglo venidero la vida eterna.
10:31 Pero muchos primeros serán postreros, y los postreros, primeros. (Una referencia al SALMO 119)

10:32 Iban por el camino subiendo a Jerusalén; y Jesús iba delante, y ellos se asombraron, y le seguían con miedo. Entonces volviendo a tomar a los doce aparte, les comenzó a decir las cosas que le habían de acontecer:
10:33 He aquí subimos a Jerusalén, y el Hijo del Hombre será entregado a los principales sacerdotes y a los escribas, y le condenarán a muerte, y le entregarán a los gentiles;
10:34 y le escarnecerán, le azotarán, y escupirán en él, y le matarán; mas al tercer día resucitará. (Lucas 19:47 es un obvio nexo con los sacrificios que se hacian en la parte superior de las piramides. La resurreccion de nuestro señor tiene un fuerte nexo PIRAMIDAL en contexto al SOLSTICIO DE INVIERNO cuando el SOL RESUCITA O VUELVE A NACER, el 21/22 de diciembre. UNA GRAN CANTIDAD DE PIRAMIDES A NIVEL MUNDIAL ESTAN CERCA DEL PARALELO 19:47. Aconsejo ver la pelicula APOCALYPTO.)

10:35 Entonces Jacobo y Juan, hijos de Zebedeo, se le acercaron, diciendo: Maestro, querríamos que nos hagas lo que pidiéremos.
10:36 El les dijo: ¿Qué queréis que os haga?
10:37 Ellos le dijeron: Concédenos que en tu gloria nos sentemos el uno a tu derecha, y el otro a tu izquierda. (Una nueva referencia al SALMO 119 que tiene fuerte connotacion con el PODER) 
10:38 Entonces Jesús les dijo: No sabéis lo que pedís. ¿Podéis beber del vaso que yo bebo, o ser bautizados con el bautismo con que yo soy bautizado?
10:39 Ellos dijeron: Podemos. Jesús les dijo: A la verdad, del vaso que yo bebo, beberéis, y con el bautismo con que yo soy bautizado, seréis bautizados;
10:40 pero el sentaros a mi derecha y a mi izquierda, no es mío darlo, sino a aquellos para quienes está preparado.
10:41 Cuando lo oyeron los diez, comenzaron a enojarse contra Jacobo y contra Juan.
10:42 Mas Jesús, llamándolos, les dijo: Sabéis que los que son tenidos por gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas, y sus grandes ejercen sobre ellas potestad.
10:43 Pero no será así entre vosotros, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor,
10:44 y el que de vosotros quiera ser el primero, será siervo de todos.
10:45 Porque el Hijo del Hombre no vino para ser servido, sino para servir, y para dar su vida en rescate por muchos.
10:46 Entonces vinieron a Jericó; y al salir de Jericó él y sus discípulos y una gran multitud, Bartimeo el ciego, hijo de Timeo, estaba sentado junto al camino mendigando. (Jerico tiene fuerte connotacion con la luna) 

10:47 Y oyendo que era Jesús nazareno, comenzó a dar voces y a decir: ¡Jesús, Hijo de David, ten misericordia de mí!
10:48 Y muchos le reprendían para que callase, pero él clamaba mucho más: ¡Hijo de David, ten misericordia de mí!
10:49 Entonces Jesús, deteniéndose, mandó llamarle; y llamaron al ciego, diciéndole: Ten confianza; levántate, te llama.
10:50 El entonces, arrojando su capa, se levantó y vino a Jesús.
10:51 Respondiendo Jesús, le dijo: ¿Qué quieres que te haga? Y el ciego le dijo: Maestro, que recobre la vista. (Maestro/Master/Mother of Star/Istar/Madre de una estrella/Star. La iluminacion tiene connotacion con que ISTAR DA A LUZ UN HIJO. ESTA TODO CODIFICADO. GLORIA A YHWH TODOPODEROSO, A JESUCRISTO Y MARIA MAGDALENA NUESTROS PADRES ESPIRITUALES) 
 
Istar con la luz como simbolo de la iluminacion.
 

10:52 Y Jesús le dijo: Vete, tu fe te ha salvado. Y en seguida recobró la vista, y seguía a Jesús en el camino.

Reply  Message 3 of 6 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 16/11/2012 02:45
Secret hand sign for Mary Magdalene.


Image

Reply  Message 4 of 6 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 21/11/2012 04:37
 

Josué 6:23-25 Y los espías entraron y sacaron a Rahab, a su padre, a su madre, a sus hermanos y todo lo que era suyo; y también sacaron a toda su parentela, y los pusieron fuera del campamento de Israel. Y consumieron con fuego la ciudad, y todo lo que en ella había; solamente pusieron en el tesoro de la casa de Jehová la plata y el oro, y los utensilios de bronce y de hierro. Mas Josué salvó la vida a Rahab la ramera, y a la casa de su padre, y a todo lo que ella tenía; y habitó ella entre los israelitas hasta hoy, por cuanto escondió a los mensajeros que Josué había enviado a reconocer a Jericó. (NKJV)

 

Esta historia muestra a Rahab como la Iglesia en el tiempo del fin. La Iglesia esta a salvo por el sacrificio de nuestro cordero de pascua – Cristo. La cuerda roja representa su sangre al igual que fue usada en Egipto en las puertas y dinteles. Este no es un lugar de seguridad, ya que Rahab esta en el peor lugar posible – en el muro. También representa el hecho de que ella esta protegida y protege a los que están cerca de ella en el derrocamiento de las naciones, por su relación con el ejercito de Jehová a través de la fe. Toda esta historia es examinada en el papel La Caída de Jericó (No. 142).


Reply  Message 5 of 6 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 21/11/2012 04:39

Todo este proceso se llevo a cabo durante el periodo de la pascua. Desde primer día de esta fiesta ellos comieron el grano de la tierra nueva que es el grano almacenado de la cosecha anterior. El mana ceso y ya no fueron dependientes del mana en el desierto y fueron capaces de interactuar en sus propios asuntos bajo las leyes y el sistema de Dios.

 

Como se menciono anteriormente, las trompetas eran sopladas en los días de las fiestas, lunas nuevas, sobre los sacrificios y holocaustos mostrando ser parte de este sistema de advertencia de Dios. Eran usadas para llamar y dirigir los movimientos del campamento del pueblo de Dios (Núm. 10:2). La conexión obvia con los elegidos puede ser vista.

 

Las trompetas, por lo tanto, como fueron usadas en esta historia bíblica, retratan el plan de Dios desde la perspectiva de las direcciones y advertencias de Dios dadas durante seis mil años. Esta secuencia culmina en el retorno de Cristo junto con la congregación de sus elegidos en su venida. Esto es seguido por la destrucción de los sistemas del mundo, mostrado como la ira de Dios en las siete copas o cáliz y la batalla del gran día de Dios.

Apocalipsis 11:15-19 El séptimo ángel tocó la trompeta, y hubo grandes voces en el cielo, que decían: Los reinos del mundo han venido a ser de nuestro Señor y de su Cristo; y él reinará por los siglos de los siglos. Y los veinticuatro ancianos que estaban sentados delante de Dios en sus tronos, se postraron sobre sus rostros, y adoraron a Dios, diciendo: Te damos gracias, Señor Dios Todopoderoso, el que eres y que eras y que has de venir, porque has tomado tu gran poder, y has reinado. Y se airaron las naciones, y tu ira ha venido, y el tiempo de juzgar a los muertos, y de dar el galardón a tus siervos los profetas, a los santos, y a los que temen tu nombre, a los pequeños y a los grandes, y de destruir a los que destruyen la tierra. Y el templo de Dios fue abierto en el cielo, y el arca de su pacto se veía en el templo. Y hubo relámpagos, voces, truenos, un terremoto y grande granizo. (NKJV)

 

Así el primer día santo del séptimo mes es llamado el día de Trompetas y es representativo del avenimiento del mesías como rey conquistador para sojuzgar a las naciones.

 


Reply  Message 6 of 6 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 30/01/2013 06:34
 

Suplemento 1
María Magdalena, ¿Meretriz o Reina?


El Color Escarlata

Desde sus orígenes la iglesia cristiana nos ha enseñado que el Josué hijo de Nun del Antiguo Testamento era un "tipo" o "figura" de Jesús. Josué no sólo le prestó su nombre a Jesús, sino que también le proporcionó un plan general para la salvación y el establecimiento de una nación bajo Dios. Teniendo en cuenta la importancia de Josué como modelo de Cristo, entonces es justo preguntar: ¿Hubo una mujer importante en la época de Josué, y tuvo ella una contrapartida en la vida de Jesús como se cuenta en los Evangelios?

En el Libro de Josué (capítulo 2), el héroe Josué envía dos espías al otro lado del Jordán para visitar específicamente Jericó. Tras entrar en la ciudad, buscan inmediatamente a una mujer llamada Rahab, la cual es referida repetidamente y en términos inciertos como una ramera. Esta aparente distracción de los hombres parecería que podría en peligro su misión, pero en cambio se volvió beneficiosa para Israel. Esta mujer, Rahab, demuestra ser una informadora muy valiosa, y también ayuda a los hombres a escapar después de que fueran descubiertos. En recompensa por estos servicios, Rahab y su familia son perdonados después cuando Josué toma la ciudad y pasa a cuchillo a todo bicho viviente.

Esta es la última vez que oímos hablar de Rahab en el Antiguo Testamento, por lo que es bastante inesperado encontrarla mencionada no sólo en el primer libro y en el primer capítulo del Nuevo Testamento (Mateo 1), sino también identificada ahí como una antepasada del rey David. Podríamos preguntar ahora: ¿Por qué se haría explícita en los Evangelios la maternidad de Rahab y su contribución al "hilo escarlata" de la realeza mesiánica? Esta mención deliberada y aparentemente innecesaria de Rahab en el Nuevo Testamento nos obliga a echar una nueva ojeada a la muy detallada historia de Rahab en el Antiguo Testamento. Como consecuencia, nos enteraremos de que el precedente del Antiguo Testamento referente al "perdón" de Rahab por parte de Josué fue fielmente reproducido en la figura del Nuevo Testamento de María Magdalena. Esto es, para que todo lo que se escribió sobre Jesús en el Antiguo Testamento se  "cumpliera" tuvo que estar, entre otras muchas cosas, afiliado íntimamente con una mujer denigrada intencionadamente como una ramera.

Hay un número de obvias indicaciones en el libro de Josué que demuestran que la descripción de Rahab como una ramera es tan sólo un ardid. Para empezar, el nombre de Rahab era un epíteto cuidadosamente elegido, y como el de Josué ("Dios salva"), simbolizaba una función señalada, al igual que los nombres de otros tantos personajes bíblicos. En otra parte del Antiguo Testamento, el nombre de Rahab ("orgullo, beligerancia, engrandecimiento") es utilizado para representar a Egipto, el dominio tradicional del dios-sol Ra. Se aplica también a las ilimitadas profundidades acuosas (heb. tehom) de la creación que fueron divididas por YHWH para formar la tierra seca. De forma similar, en la epopeya babilónica de la creación, los océanos están personificados por la "resplandeciente" diosa Tiamat, la cual es descrita además como "rebelde" y "orgullosa." Tiamat anteriormente había dado a luz a los dioses, pero después, encolerizada por su consorte Kingu (asociado a la luna), decidió matar a sus divinos hijos.

En respuesta, el dios Marduk (asociado diversamente al sol, Marte, Júpiter o a algún cuerpo gravitatorio destructivo) involucró a Tiamat (Tehom/Rahab) en la batalla y la partió en dos. Sus agitadas aguas fueron así transformadas desde una amenaza imprevisible en mares tranquilos bajo un buen cielo. Además, Marduk derrotó al instigador Kingu y utilizó su sangre para formar a la humanidad. Por asociación, la Rahab de Jericó se revela no sólo como una gran reina sino también como una mujer que representaba una amenaza mortal para Josué y los israelitas. Es más, se la relaciona específicamente con la corte real de Egipto, de la cual habían huido anteriormente Josué, Moisés y los israelitas.

Nuestra Señora de Jericó no vive ni trabaja en un estrecho callejón, sino en una elevada torre construida sobre la muralla de la ciudad. Rahab, por lo tanto, ocupa un elemento crítico de las defensas de la ciudad. Tal torre sería un lugar privilegiado y adecuado para las habitaciones de una reina, y no para una prostituta común. Es más, si bien los guardias de Rahab sospecharon la presencia de espías, el rey de Jericó se abstiene de acusarla de traición, y no registra su residencia. En cambio, Rahab le habla directamente al rey y con completa impunidad. El rey incluso acepta sus sugerencias, o deberíamos decir malos consejos. Por exigencia de ella, el rey de Jericó envía un contingente para perseguir después a los espías, pero estos se hallan todavía con Rahab y están escondidos en el terrado de su suite. Al caer la noche se escapan, al estilo de Rapunzel, por una ventana de la torre y utilizando una cuerda proporcionada por Rahab. Ella incluso les enseña a los hombres cómo evitar ser detectados en el campo para que puedan volver a salvo ante Josué con la información que ella misma les ha dado.

En el camino hacia Jericó desde su campamento de Sitim (que significa "Acacia," por sus afiladas espinas), Josué (a la manera del YHWH bíblico y de Marduk-Ra) divide las aguas del Jordán y los israelitas lo cruzan sobre tierra seca. Durante siete días el ejército de Josué desfila alrededor de Jericó, y en el séptimo día desfila siete veces alrededor de la ciudad. Esto habría ofrecido el tiempo y la distracción necesarios para que Rahab (y los que estaban bajo su propio control) debilitaran las defensas de la ciudad. Tras completar la séptima y última fase en el séptimo y último día, Josué da la señal para una larga carga de trompetas. En este mismo momento se sigue que Rahab dirigió una cacofonía de piedras derrumbándose. La muralla de Jericó "se derrumbó," esto es, se desplomó bajo su propio peso debido a su debilitamiento o a la presión interna. Jericó no fue conquistada tanto por el rey Josué desde fuera, sino por la reina Rahab desde dentro.

Como muestra de su inmunidad diplomática, Rahab colgó un "hilo escarlata" por fuera de una ventana - quizás la misma ventana por la cual había lanzado antes una cuerda para que la utilizaran los espías. El color escarlata era el color de la realeza y es otra pista obvia de la alta posición de Rahab como reina. Por lo tanto, si la reina Rahab tenía algún negocio sería la fabricación de cuerdas y textiles, porque sobre la terraza de su torre había grandes cantidades del valioso lino procesado. El lino fue utilizado para hacer no sólo la cuerda que salvó a los hombres de Josué, sino también la tela roja de lino que la protegió contra el daño cuando Josué atacó la ciudad. Cuando acabó este sangriento conflicto, el poder de Jericó (un topónimo derivado de la palabra hebrea para "luna") sobre Rahab quedó roto, y decayó cualquier hostilidad anterior hacia Josué. Su antiguo protector, el rey de Jericó, fue también "sacrificado" en la creación de Israel, así como Kingu lo había sido en la creación de la humanidad.

La Boda de Canaán

Mucho se ha dicho de Moisés poniendo el "manto" (de la realeza) sobre Josué hijo de Nun. Aunque parezca extraño, sin embargo, la sucesión de Josué ni se menciona siquiera más adelante. En lugar de eso tenemos la impresión de que con la muerte de Josué no se reconoció a ningún rey en Israel hasta Saúl y después David. Entretanto, los israelitas "hicieron lo que bien les parecía" y fueron más o menos gobernados por "jueces." En el Antiguo Testamento, los predecesores del rey David son nombrados como Isaí, Obed, Booz, Salmón y Naasón. Solamente en el Libro de Mateo se identifica a la "ramera" Rahab de Jericó como la madre de Booz. Armados con esta nueva información sobre Rahab, podemos adelantar audazmente que el manto o la herencia pasó desde Josué hijo de Nun a Naasón hijo de Salmón. Sin embargo, el nombre hebreo de Salmón (también escrito como Sala) significa literalmente "manto" y la raíz sal connota "salvación." Por lo tanto, se puede decir alto y claro que Salmón hijo de Naasón fue más comúnmente referido como Josué hijo de Nun. El nombre de Nun también se escribe como Non y en consecuencia era una forma corta de Naasón.

Si Josué y Salmón eran dos epítetos de la misma persona, entonces se sigue que Rahab se convirtió en la esposa de Josué y Josué en el padre de Booz. De hecho, se nos dice en el libro de Josué (6:25) que Rahab "habitó entre los israelitas" después de la conquista de Josué. La palabra hebrea traducida como "habitar" (yashab) se puede traducir también como "casarse." Sin embargo, si el héroe Josué hubiera sido el antepasado directo del rey David, entonces ¿por qué no habría sido este hecho registrado del todo y celebrado? Primero de todo, el matrimonio (o matrimonios) anterior de Rahab hizo que su boda con Josué fuera vista como algo menos que legítima ante los ojos de los israelitas. Quizás fuera más preocupante el hecho de que el futuro heredero Booz pudiera no ser un descendiente verdadero de Josué, sino un hijo nacido de Rahab y engendrado por un esposo anterior, esto es, ¡un hijo de un rey rival o extranjero que Josué solamente hubiera adoptado! En tercer lugar, la misma Rahab pudo haber sido considerada una no israelita, y una odiada reina egipcia en ese respecto.

La palabra hebrea para ramera, zonah (pronunciado zoná), hace un ingenioso juego de palabras con el término hebreo para reina, esto es, sarah (pronunciado sará). Tanto antes como después de que su nombre fuera cambiado desde Sarai ("dominadora") a Sara, la esposa-hermana del patriarca Abram también se encontraba en una posición comprometida y su reputación en un considerable peligro. Mientras trataba de quedarse embarazada, fue llevada primero al harem de un faraón de Egipto y después al de un rey de los filisteos en Canaán. En consecuencia, Sara, al igual que Rahab, estuvo sujeta a una doble norma  estereotipada y prominente de su tiempo. Las mujeres de cuna común eran consideradas como propiedad de sus esposos y podían ser castigadas con la muerte si cometían adulterio. Por otra parte, las mujeres regias (tales como Sara y Rahab) emularon a las grandes diosas en su libertad sexual e igualdad virtual con los dioses.

Como Isis en Egipto, Inanna e Ishtar en Mesopotamia, y Asera en Canaán, las mujeres de alta cuna eran en realidad animadas a buscar y tener hijos de múltiples parejas - con o sin la cobertura del matrimonio. En el Egipto de Rahab, una reina principal era designada como "Esposa del Dios." Podía tener numerosos hijos ("nacimientos sagrados") de varios reyes ("dioses") y todavía ser considerada una virgen. Sin embargo, fuera del contexto de la corte real, se creía que estas señoras no eran más que prostitutas, y los autores bíblicos con frecuencia encontraban un artificio conveniente para modelarlas como tales.

Redimiendo a la Magdalena

El epíteto de Magdalena tiene el significado hebreo de "torre." En virtud de esta deslumbradora alusión al precedente del Antiguo Testamento, el matrimonio entre Jesús y María Magdalena no sólo debe ser sospechado sino también completamente esperado. Así como Jesús sigue el modelo de Josué, así María Magdalena es encasillada como la encarnación de Rahab. Consistente con esto, María Magdalena ("María de la Torre") debe ser rescatada por Jesús al igual que Rahab lo fue por Josué. Josué desfila alrededor de la ciudad de Jericó siete veces. Igualmente, María Magdalena es liberada de la influencia de siete "malos espíritus." Esto es, antes de convertirse en la discípula, protectora, y especialmente en la novia de Cristo, primero tenía que divorciarse de un buen número de obstáculos, sin ser el menor de los cuales un "mal matrimonio." Josué mata al rey de Jericó y libera a Rahab. Por lo tanto por asociación, Jesús debe matar, al menos figuradamente, a los que quisieron confinar a María Magdalena en una torre, esto es, negar su poder comprometiéndola con los actuales señores supremos de la tierra.

Irónicamente, la tan criticada unión con María Magdalena sirvió en realidad para hacer que la pretensión mesiánica de Jesús fuera más legítima desde el punto de vista de las Escrituras. La tradición sostenía que el regio Josué se casara con una ramera, o al menos con una mujer que hubiese asumido el carácter literario de una. Y éste es el contexto en el cual debemos considerar la descripción de María Magdalena. Como ocurría con su arquetipo Rahab del Antiguo Testamento, María Magdalena en realidad habría pertenecido a la más alta situación social, habría sido una verdadera "reina" y "diosa" dentro de la sociedad judía del momento. Y como Rahab, la verdadera posición de María Magdalena es minimizada en las Escrituras pero no suprimida del todo. Su riqueza e influencia no sólo eran provechosas para Jesús, sino que en realidad eran una parte necesaria de su perfil profético que necesitaba ser documentado. Por otra parte, su distinción de clase a su vez revela la del mismo Jesús.

Rahab es la segunda de cuatro mujeres enumeradas en la genealogía de Jesucristo (sin incluir a su madre), pero es la más importante por lo que concierne a la presentación del Evangelio. Es la única mujer relacionada con Josué hijo de Nun, sobrenombre de Jesús, y a un tipo de "esposa secreta." Para crear efecto, Rahab también es colocada en compañía de otras tres mujeres que eran famosas por su asertividad, Rut, Tamar, y Betsabé. Fueron elegidas debido a que, de todas las mujeres del Antiguo Testamento, ellas junto con Rahab conquistaron más o menos el corazón y la misión de María Magdalena. En diversos grados las cuatro "representaron a la ramera" para mejorar su satisfacción conyugal y el bienestar de sus hijos. Por tomar esta ceremoniosa iniciativa, cada una se arriesgó a llevar el doloroso estigma del adulterio. Finalmente todas fueron recompensadas con una mayor posición en el curso de sus vidas y reconocidas con posteridad como integrantes de la línea mesiánica.

La maternidad de Rahab sólo se hace explícita en los Evangelios con el fin de explicar a los que tenían "oídos para oír" porqué los creyentes no debían pregonar a los cuatro vientos las buenas noticias del matrimonio de Jesús junto con su mensaje de salvación. Había muy buenas razones para ocultar la vida familiar de Jesús bajo un velo, y esto también respetaba el precedente. El matrimonio de Josué y Rahab está disimulado en el Antiguo Testamento. Además, después de Josué y Rahab se percibe un periodo de latencia o incubación de los "jueces" antes del advenimiento de una renovada realeza nativa en Israel bajo el rey David. Una vez más esto proporcionó un modelo a seguir para Jesús y su círculo interno. En un corto plazo, los sucesores mesiánicos de Jesús necesitarían preservar su plan y cultivar entre las masas la creencia en Jesús. Sin embargo, en unas pocas generaciones se esperaría que emergiera de esta línea mesiánica una figura davídica, y a la manera de tanto David como de Josué, él y su ejército de celosos seguidores "cogerían la espada" y "tomarían el reino por la fuerza."

Se utiliza una considerable subestimación y retorcimiento en el relato de Rahab del Libro de Josué. Aun así, su realeza (y por tanto también la de Josué) puede ser fácilmente reconocida por los seudónimos y símbolos magistralmente tejidos como suele serlo en la urdimbre bíblica. Este estilo narrativo inspiró los posteriores relatos del Evangelio, en los cuales una línea regia puesta en peligro se revela de nuevo no sólo en Jesús sino que también vuelve a ser disimulada a los que no estén del todo iniciados en los "misterios" de la nueva religión. El Cristianismo fue desde su concepción puesto en el mundo como una espada de doble filo.

El hecho de que María Magdalena esté fuertemente encasillada en los Evangelios como Rahab es una prueba segura de que los dirigentes privilegiados de comienzos de la Iglesia Cristiana reconocían completamente su función como madre de una nueva casa gobernante. A saber, la base para esta función está fácilmente establecida en las Escrituras de por sí canonizadas. Si Jesús pretendió ser un mesías para acabar con todos los mesías, entonces no habría habido ningún motivo en mencionar incluso a Rahab, o Tamar, Rut y Betsabé por este asunto en la genealogía de Cristo. Sin embargo, ahí están, y con la comprensión de que Jesús tenía una esposa regia viene el conocimiento de que también tenía una agenda política subyacente. Por lo tanto, la Rahab del Antiguo Testamento representa a la querida "Novia de Cristo" del Nuevo Testamento en más de un sentido. Ella prefigura el cuerpo de los creyentes que debían ser "salvados" y "santificados" por Jesús, pero más tangiblemente anuncia el comienzo de María Magdalena como la mujer liberada de Cristo y de un dispuesto cómplice en la intriga dinástica.

 
 


First  Previous  2 a 6 de 6  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2021 - Gabitos - All rights reserved