Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

DESENMASCARANDO LAS FALSAS DOCTRINAS
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 YHWH (DIOS PADRE) EL UNICO DIOS 
 JESUCRISTO NUESTRO MESIAS JUDIO 
 LOS DIEZ MANDAMIENTOS DE LA BIBLIA 
 MEJORE SU CARACTER Y SU VIDA 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS 
 YOU TUBE-MAOR BA OLAM-LINKS II 
 BIBLIAS/CONCORDANCIA/LIBROS 
 MAYOR ENEMIGO DEL HOMBRE ES UNO MISMO 
 ¿LA TORA ES MACHISTA? -MENSAJE ESOTERICO Y EXOTERICO 
 ¿ES INMORTAL EL ALMA?- FALACIA DE LA ENCARNACION Y REENCARNACION 
 EL ISLAM TIENE ORIGEN UNITARIO ADOPCIONISTA 
 ANTIGUO TESTAMENTO-ESTUDIO POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO II-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 NUEVO TESTAMENTO III-ESTUDIOS POR VERSICULOS 
 CRISTO NO TUVO PREEXISTENCIA 
 ¿QUE ES EL ESPIRITU SANTO? 
 
 
  Tools
 
General: ¿Que relacion habia entre la ciudad de Jerusalem con el rey Salomon?
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999  (Original message) Sent: 19/12/2011 01:22
El Arca Perdida de la Alianza:
En Busca del Tesoro más Antiguo de la Humanidad

Descubra los misterios que envuelven al Arca de la Alianza, uno de los tesoros más míticos del Antiguo Testamento y la meca de caballeros cruzados, místicos, arquéologos y aventureros que en vano la han buscado a lo largo de la historia.

La ciudad mística de Jerusalén, quiza la ciudad más famosa en toda la historia del mundo. Una ciudad de cuyas raices emergieron las tres grandes religiones de occidente: el Judaísmo, el Cristianismo y el Islamísmo. Jerusalén es una ciudad construída en torno a las más poderosa y sagrada de las reliquias del Antiguo Testamento, el Arca de la Alianza.


El Desierto Como Origen

Hace 3000 años el Arca fue traída a Jerusalén y adorada como el más sagrado de los objetos sagrados, era la personificación de la presencia de Dios en la Tierra. Sin embargo, en algún momento de este remoto pasado el Arca desapareció, esto dió origen a una búsqueda que ha inspirado a creyentes y cazadores de fortunas durante milenios. La búsqueda sigue siendo hoy objeto de ficción popular. Ansiada por caballeros cruzados, místicos, arquéologos y aventureros, el Arca perdida de la Alianza ha inducido a generaciones enteras a la búsqueda.

Después de 3000 años la evidencia más reciente puede ser la clave para hallar el lugar donde reposa el Arca de la Alianza.

"Y dio Moises en el Monte Sinaí dos tablas del testimonio, dos tablas de piedra escritas con el dedo de Dios. Y Moises tomó el testimonio y lo puso dentro del Arca." (Libro del Éxodo). El Arca de la Alianza, el recipiente sagrado que contenía las tablas originales de los Diez Mandamientos, de acuerdo con la historia bíblica, era el objeto más hermoso y poderoso del mundo. Su longitud era de dos codos y medio, su anchura de codo y medio y su altura de codo y medio. Estaba construída de madera de acacia, enchapada del más fino oro por dentro y por fuera. Y en la cubierta había dos querubines, uno frente al otro, en silenciosa vigilia.
El Arca fue construída por los hebreos al pié del Monte Sinaí, sus planos era la descripción más detallada que se diera en el antiguo testamento, ya que, según Moises, venían directamente de Dios. Por entre las figuras colocadas en lo alto del Arca, Dios en forma de una inmensa bola de fuego se dirigía a los sumos sacerdotes. El Arca era una prueba absoluta, el ciclo y el sello de la presencia de Dios en la Tierra.

Tenía poderes legendarios: detener el curso de los ríos y aplastar montañas, infringir y destruír ejércitos enteros. Durante la campaña de Josué para tomar la ciudad de Jericó, el Antiguo Testamento narra la historia del Arca y del ejército: por seis días consecutivos un grupo elegido de sacerdotes marcho en torno a la ciudad con el Arca en hombros, al séptimo día terminaron siete veces alrededor del Arca y entonces al dejar oír sus trompetas los muros de Jericó cayeron.

En más de 200 referencias el Antiguo Testamento describe en detalle los sorprendentes poderes del Arca. Durante cientos de años los hebréos la llevaron consigo de un lado al otro. Cuando el rey David comenzó su reinado a finales del siglo XI antes de nuestra era, hizo traer el Arca a una aldea en un monte, en la cima había una gran piedra plana y sobre esta David planeaba construir un templo para el Arca, pero David murió antes de que pudiera poner en práctica sus planes y la tarea recayó sobre su hijo Salomón, quien reino desde el 970 al 931 antes de Cristo.

Durante el reinado de Salomón, Jerusalén pasó a ser el centro de la vida política y religiosa en la tierra santa. En pleno corazón de Jerusalén se erigía el templo construído por Salomón para alvergar el Arca de la Alianza, el Arca permaneció en el templo hasta algo después del año 900 a.C. cuando, misteriosamente, desapareció. Desde entonces no se hizo gran mención de ella en la Biblia. ¿Cómo pudo el objeto más importante del mundo occidental desaparecer sin dejar rastros o al menos alguna indicación de su desaparición? ¿Dónde se encuentra el Arca de la Alianza actualmente?

A pesar de sus diferencias, el Judaísmo, el Cristianismo y el Islamísmo, tienen un elemento en común, todos adoran a un solo Dios. Y el concepto de ese Dios era, al principio, personalizado por el Arca de la Alianza. Su poder dominaba los primeros libros del Antiguo Testamento. Inexplicablemente el Arca desapareció y durante más de 2000 años de búsqueda y exploración se han tejido decenas de leyendas y teorías en torno al Arca Perdida. Muchos creen que el Arca desapareció en un momento de crisis, bien fue capturada como trofeo por un ejército conquistador o escondida en algún paraje secreto por sacerdotes del templo.

Si el Arca fue capturada, la teoría con mayor fundamento es que fue despedazada y saqueado su oro cuando los babilonios conquistaron Jerusalén en el año 586 a.C. De acuerdo con el Antiguo Testamento, el líder babilónico Nabucodonosor y su ejército destruyeron el templo sagrado de Salomón y enviaron a los israelitas al exilio. Sin embargo, hay un hecho del que no cabe la menor duda, existen registros detallados de todos los tesoros que fueron capturados en los templos y llevados a Babilonia pero el Arca no se encontraba entre estos. Cuando los hebréos regresaron a Jerusalén en el 583 a.C. iniciaron la construcción de un segundo templo pero no hay mención de que el Arca halla sido retornada a este nuevo santuario. A partir de este momento, no se vuelve a hacer referencia al Arca en las escrituras del Antiguo Testamento.

La creencia de que el Arca fue rescatada y escondida en una bóveda secreta para tesoros, ha sido el pilar fundamental de una búsqueda que se ha prolongado por siglos.


La Montaña-Templo

Hace casi 1000 años las cruzadas cristianas recuperaron el control de Jerusalén de manos de los musulmanes que habían gobernado la ciudad desde el séptimo siglo. en el 1119 de nuestra era, un grupo conformado por nueve nobles franceses, que se hacían llamar los los caballeros pobres de Cristo y del templo de Salomón, llegaron a Jerusalén. Se establecieron en la cima del monte, donde una vez estuvo el templo de Salomón. Los caballeros sostenían que su misión en tierra santa era mantener libres de bandidos el camino a Jerusalén. Sin embargo, nunca salieron de la montaña-templo y, en cambio, comenzaron a cavar. Trabajando desde afuera de la mezquita comenzaron a excavar la caverna natural que yacía debajo de la piedra sagrada. La caverna, según la tradición islámica, se conocía como el "pozo de las almas", un pasaje que llevaba a las entrañas de la tierra y que conducía a un tesoro custodiado por demonios; en realidad lo que los caballeros buscaban era el Arca de la Alianza. El Arca hubría dado a los caballeros de la montaña-templo un basto poder político para aquel entonces. Cavaron y buscaron exaustivamente pero nunca encontraron el Arca de la Alianza. En 1126 los caballeros regresaron a Francia sin la preciosa reliquia. Sin embargo, quiza hubían encontrado algo que era igualmente valioso. El tesoro de Salomón que hallaron no fue el Arca, sino el conocimiento de una arquitectura que luego inspiraría una forma que revolucionaría el arte, el diseño gótico.

En épocas más recientes, los arquéologos israelíes descubrieron la salida al tunel que cavaron los caballeros de la montaña-templo. El túnel se extiende por debajo de la montaña, pero debido a restricciones impuestas por el gobierno musulmán, nunca ha sido explorado. Quiza nadie llegue a saber nunca que se encuentra a final de esta excavación que data del siglo XII.

¿Acaso podría el Arca estar todavía escondida en algún lugar debajo de la montaña?

Viaje al Sur

En 1989 un periodista británico hizo una declaración que sacudió al mundo. La legendaria Arca Perdida no se encontraba perdida en realidad sino a salvo, escondida en una iglesia de Etiopía a donde había sido trasladada secretamente hace más de 1000 años.
Pero si el Arca estuvo todo este tiempo en Etiopía, cómo pudo el resto del mundo no darse cuenta de ello. Parte de la respuesta puede estar en la leyenda de cómo se trasportó el Arca desde Israel hacia Etiopía. La Biblia narra que en tiempos de Salomón, Jerusalén era visitada por la misteriosa reina de Saba. Los etíopes creen que era una reina etíope. Cuenta la leyenda que de la unión de Salomón y la reina Saba, nació Menelik I, primer rey de Etiopía. Años más tarde Menelik fue enviado a casa de su padre en Jerusalén para recibir educación, a pesar de los esfuerzos de Salomón para que se quedara, Menelik regresó a Etiopía con el primer hijo del sumo sacerdote. La tradición cuenta que se llevaron consigo el Arca y la colocaron en un templo en la isla de Elefantina cerca del río Nilo, donde permaneció por 800 años. ¿Qué sucedió luego de esos 800 años? Etiopía fue convertida al Cristianismo y el rey cristiano llegó con sus ejércitos, llevó el Arca a Axum y la colocó en la Iglesia de Santa María de Sion donde esta desde entonces.

Extrañamente el Arca es el punto central del culto y la adoración cristiana en Etiopía, cada una de las 20.000 iglesias de Etiopía contiene un réplica del Arca de la Alianza.

¿Ha sido hallada el Arca Perdida? Si esto pasara produciría reacciones inimaginables. Muchos consideran que sería mejor si el paradero del Arca siguiera siendo un misterio.


Anuncios:

First  Previous  2 to 7 of 7  Next   Last  
Reply  Message 2 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 19/12/2011 01:28
 
RECONSTRUCCIÓN DEL TEMPLO EN JERUSALÉN
Autor: Lic. Dawlin A. Ureña
(El Lic. Ureña es Pastor, y miembro de la Asociación Científica
CRS - Creation Research Society)

La promesa que Jehová (Yahweh) hace a su Pueblo de que un día habría de venir y su pueblo tendría un Templo dónde adorarle ocurre durante el siglo quinto a. C, a través del profeta Malaquías - en Hebreo Malají - que significa "mi mensajero". El Señor, a través de Malaquías dice a su Pueblo: "El Señor, a quien ustedes están buscando, va a entrar de pronto en su templo…después ellos (los israelitas) podrán presentar su ofrenda al Señor, tal como deben hacerlo (Malaquías 3:1-3)." Pero en el verso 4 nos dice: "El señor Todopoderoso dice: "Yo vendré a juzgarlos a ustedes. Y al mismo tiempo seré testigo contra los que practican la magia, los que cometen adulterio, los que juran en falso, los que oprimen a los trabajadores, a las viudas y a los huérfanos, los que tratan mal a los extranjeros y los que me falten el respeto (Malaquías 3:5)."

También el profeta Isaías, en el siglo octavo a. C. profetiza: "Yo los traeré a mi monte sagrado y los haré felices en mi casa de oración. Yo aceptaré en mi altar sus holocaustos y sacrificios, porque mi casa será declarada casa de oración para todos los pueblos (Isaías 56:7)."

Esta "casa de oración" a que se refiere la Biblia en estas citas, es el Templo de Jehová.

Salomón, conocido ampliamente por su sabiduría, también es muy conocido por haber consumado los planes de su padre David de construir un Templo a Jehová, el Dios de Israel. Este Templo era majestuoso en hermosura y con el tiempo habría de convertirse en el símbolo de la relación íntima de Israel con su Dios. La Biblia es específica en los detalles de la construcción del Templo, proporcionando hasta sus dimensiones. En el primer libro de Reyes la Biblia nos relata: "Salomón comenzó la construcción del templo del Señor en el cuarto año de su reinado en Israel, en el mes de Ziv, que es el segundo mes del año, cuando hacía ya cuatrocientos ochenta años que los israelitas habían salido de Egipto (1 Reyes 6:1)."

La Biblia nos narra: "El día siete del mes quinto del año diecinueve del reinado de Nabucodonosor, rey de Babilonia, Nabuzaradán, oficial del rey y comandante de la guardia del rey y comandante de la guardia real, llegó a Jerusalén e incendió el templo, el palacio real y todas las casas de la ciudad… (2 Reyes 25:8-9)." "El Templo de Salomón fue destruido en 586 antes de Cristo" (Enciclopedia Grolier, 1996).

Pero después del destierro a que los israelitas fueron sometidos por largos años en Babilonia, regresan a su tierra y "Zorobabel, hijo de Salariel, y Josué, hijo de Josadac junto con sus compañeros los sacerdotes y levitas, y con todos los desterrados que volvieron a Jerusalén, iniciaron la reconstrucción del templo de Dios en el mes segundo del segundo año de su llegada a Jerusalén … (Esdras 3:8)." Pero este templo también habría de desaparecer.

 

¿POR QUÉ ERA EL TEMPLO DE JERUSALÉN TAN ESPECIAL?

La Biblia nos narra que era en el Templo donde los sacerdotes se encontraban con Jehová y él les hablaba, les hacía saber sus deseos y sus planes. En caso de guerra los israelitas iban al templo y consultaban a Jehová (Yahweh) y él les daba o negaba su aprobación. Y entre todas las ciudades de Israel, Jerusalén fue la escogida por Dios para que se construyera su templo. Dios mismo le dijo a David, su siervo: "Desde el día en que saqué de Egipto a mi pueblo, no había escogido yo ninguna ciudad entre todas las tribus de Israel para que en ella se construyera un templo donde residiera mi nombre, … pero escogí a Jerusalén para que mi nombre resida allí… (2 Crónicas 6:5-6)." Podemos ver claramente cómo Dios se complació en que su templo sagrado, donde su nombre residiría fuese construido en Jerusalén. Eso le da un lugar especial a Jerusalén. ¡Dios no ha de escoger otra ciudad para que se construya su nuevo Templo!

LAS MEDIDAS PRESISAS DEL NUEVO TEMPLO QUE HA DE SER CONSTRUÍDO LE FUERON DADAS AL PROFETA EZEQUIEL EN UNA VISIÓN (Ver Cap. 40 y 41)

Antes de continuar quiero explicarles algo que quizá muchos no saben. Yo he escuchado a muchas personas hacerse la pregunta siguiente: "¿Qué es lo que le pasa a los judíos y a los árabes que no hacen la paz de una vez y para siempre?." Bueno, la respuesta a esa pregunta llevaría cientos de páginas, pero en resumen voy a explicar algunas de las razones principales por las cuales tal paz no ha sido obtenida.

El lugar donde se encontrasba el Templo que Salomón le edificó a Jehová, (y en el que luego el Templo fuera reedificado) es exactamente donde los árabes (especialmente palestinos) edificaron uno de los monumentos religiosos que para ellos tiene más significado. Para los árabes el Domo o la Mezquita de la Roca es un lugar sagrado.

¡Ahora que los Judíos desean construir un nuevo templo, por supuesto los árabes se oponen!*

*(Jerusalén fue reconquistada por los israelies durante la guerra de las dos semanas en 1967.)

La mezquita fue construida en dicho lugar - durante la ocupación árabe de Jerusalén - ya que ellos pensaron que si su templo (dedicado a Alá y a su profeta Mahoma ) ocupaba el lugar donde antes se encontraba el templo de los judíos, lograrían anular la posibilidad de la reconstrucción de otro templo dedicado al Dios de los judíos.

Otra de las razones de enemistad entre los judíos y árabes es el asunto de la tierra. Los árabes reclaman su derecho a poseer la tierra que hoy ocupan los judíos. Recuerde que esa fue la tierra prometida (Canaán) y entregada a los Hebreos por Dios después de la salida de Egipto y de andar errantes por el desierto durante 40 años. Existen otras razones que explican la enemistad de las dos razas, pero estas son dos de las principales. A continuación traduciré algunos párrafos de un artículo publicado en el principal periódico israelí en marzo del 97.

Marzo 11, 1997
Por Amos Nevo

"Ayer, mientras el Comité sobre Asuntos del Interior del Parlamento Israelí visitaba la Casa de Oriente y se reunía con Faissal Husseini, Yisrayl Hawkins se paró frente a los micrófonos en la casa Sokolov de Tel Aviv, pidiéndole a Arafat Presidente de Palestina) y a Natanyahu (presidente de Israel) que se reunieran con él para dar la autorización a la inmediata reconstrucción del Templo.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

"Este es el momento", declaró Hawkins, un autor e historiador americano, "ahora cuando hay negociaciones acerca de Jerusalén. Si no hay una solución que satisfaga a judíos y a árabes en lo relacionado con el problema de Har Ha'bait (otro nombre por el Domo de la Roca), y se encuentra una solución - una explosión mundial podría ocurrir!"

Hawkins, 62, y descendiente de una familia judía que escapó a Europa cuando los Nazis tomaron el poder… (1)

"El profeta Ezequiel," dice Hawkins. "vio en una visión en el año 585 antes de Cristo el Templo que ha de ser construido. El vio una estructura pública al sur del Templo. Esta estructura no es más que el Domo de la Roca, el cual aun se encuentra ahí. ¡Por esto yo digo que no es necesario pelear con los árabes por esto y que nada tiene que ser destruido! Jehová nos muestra que no tenemos que pelearnos por Har Ha'bait. Nosotros podemos y debemos construir el Templo en un pedazo de tierra vacante. El Domo de la Roca se puede quedar en su lugar y nosotros edificaremos una pared que divida y separe a los que vayan a rendir culto a las dos religiones." (2)

"Tenemos que darnos prisa, ya que el holocausto está al doblar de la esquina." Por un momento Hawkins sonó como un excéntrico que acabara de llegar de otro planeta, por un momento sus palabras sonaron serias y con fundamento.

"Todo está en la Biblia; Ya he patentizado el modelo aquí en Israel y en los E. U. (3) ¿Qué quién lo financiará…? Sencillo: En los Estados Unidos hay muchos judíos que están listos para aportar miles de millones de dólares." (4)

Esta será la operación más grande en la historia moderna ¡para obtener paz real entre los árabes y los judíos!."

(1) El Sr. Yisrayl Hawkins posee un rancho en Abile, Texas donde se reunen judíos acaudalados de todas partes del mundo durante las celebraciones de sus fiestas.

(2) Durante su visión, el profeta Ezequiel (cap. 40 y 41) ve una pared alta que divide el templo de lo que él llama "una serie de edificios que parecian una ciudad." Evidentemente el profeta debió haber visto el Domo o la Mezquita de la Roca o del Monte. Esto prueba que el nuevo Templo ha de ser construido al lado de la Mezquita.

(3) Al lado de la Mezquita de la Roca o del Monte existe un pedazo de tierra vacante, el cual al medirlo resultó tener las dimensiones suficientemente exactas como para que se construya una edificación como el templo profetizado por Ezequiel. Así lucirán ambos templos uno al lado del otro

(4) Los judíos poseen una porción sustancial del capital activo de paises tan poderosos como los Estado Unidos.

Ahora bien, qué nos dice la Biblia acerca de ésta paz:

"Cuando el hombre diga Paz y Seguridad entonces vendrá sobre ellos destrucción repentina…" (1 Tesalonisenses. 5:3)."

¡La profanación del Templo Sagrado de Dios por parte del anticristo es una de la señales de que el fin de la tierra tal y como hoy la conocemos está extremadamente cerca!

 

¿Qué tiene que ver la construcción del Nuevo Templo en Jerusalén con la segunda venida de Jesucristo?

Las Sagradas Escrituras nos indican que en los días del fin habrá un solo gobierno (el Anticristo), con una sola moneda, una sola religión y todos tendrán que aceptar que se le coloque dicho número para poder comprar o vender. (Ver Apoc. 13) - me llega a la memoria el nuevo nombre con que el ex-presidente de los Estados Unidos George Bush bautizó la ruta por la cual él creía que el mundo debía empezar a encaminarse durante el discurso de despedida de su último término de gobierno : "El Nuevo Orden Mundial"

Un gobierno único dominará a todo el mundo y después de que la tierra y sus habitantes pasen por muchos sufrimientos, sucederá algo que Jesús mismo, ¡en persona! nos explica de la manera siguiente: "El profeta Daniel escribió acerca del horrible sacrilegio. Cuando ustedes lo vean en el lugar santo - el que lea entienda -, (aquí Jesús evidentemente se refiere el Templo) entonces los que estén en Judea, que huyan a las montañas, y el que esté en la azotea de su casa que no baje a sacar nada; y el que esté en el campo, que no regrese ni aun a recoger su ropa. ¡Pobres mujeres aquellas que estén embarazadas o tengan niños de pecho!. Pidan ustedes a Dios que no hayan de huir en el invierno ni en el día de reposo, porque habrá entonces un sufrimiento tan grande como nunca lo había habido desde el comienzo del mundo ni lo habrá después. Y si Dios no acortara ese tiempo, no se salvaría nadie; pero lo acortará por amor a los que ha escogido (Mateo 24:15-22)."

Nótese que el mismo Señor nos dice que cuando el enemigo de Dios cometa el horrible sacrilegio (Sacrilegio significa " Lesión o profanación de cosa o lugar sagrado"), tales cosas sucederán.

Amigo mío, yo no creo que haya que ser un SUPERDOTADO o un GENIO para notar cómo el hombre va rumbo al precipicio y que cada una de estas profecías bíblicas se están cumpliendo cabalmente.

No te dejes engañar por la mentira, simplemente porque "Todos los demás están siendo engañados". No formes parte de esos a los que el Señor enviará para: "…el infierno, donde el fuego no se puede apagar (Marcos 9:44), o para que no seas arrojado: "… al infierno, donde los gusanos no mueren y el fuego no se apaga (Marcos 9:48)."

Pronto viene el tiempo en que tu Creador te pedirá cuentas de tus actos, y no sólo a ti, sino a ricos, pobre, blancos, negros, servidores, esclavos, dominicanos, americanos… llegara el día en el cual Jesús regresará a la tierra, ya no en un pesebre, montado en una burrita y rogándote que por favor te arrepientas. Diciéndote cuanto te ama, cuanto sufre por tus transgresiones y mentiras. El ha de venir con sus ángeles en las nubes. ¡Pondrá a cada uno en su puesto! Y: "…todos fueron juzgados, cada uno conforme a lo que había hecho (Apoc. 20:13)."

¡Muchos pensarán que quizá tengan otra oportunidad! Mas la Biblia nos dice: " Y así como todos han de morir una sola vez, y después vendrá el juicio…(Hebreos 9-27)." Hermano mío, NO HAY UNA SEGUNDA OPORTUNIDAD. "Si ese fuera el caso, Cristo habría tenido que morir muchas veces desde la creación del mundo. (Hebreos 9:26)." - y derramar su sangre para lograr el perdón de tus pecados.

Pero no, ya él murió e hizo lo que todo sacerdote de Israel tenía que hacer todos los años: "…como hace cada año todo sumo sacerdote, que entra en el santuario para ofrecer sangre ajena - {El derramamiento de sangre [de animales] era necesario para que Jehová perdonara los pecados de los que rompían su ley.} (Hebreos 9-25). Es por eso que a Jesús se le llama el Cordero, porque él tomo el lugar de un animal en el sacrificio por los pecados - y en este caso no sólo de los israelitas - sino de todas las naciones.

¡JESUS MURIÓ PARA QUE DIOS TE PERDONARA TUS PECADOS!

Y como él anduvo por la tierra en cuerpo de humano, él sabe muy bien lo difícil que es para nosotros resistir las tentaciones del diablo. Es por eso que: "Cristo Jesús es quien murió; todavía más, resucitó y está a la derecha de Dios, rogando (intercediendo) por nosotros (Romanos 8:34)."

En mis próximas comunicaciones intento analizar cada uno de los sucesos de que nos habla la Biblia que se identifican con los tiempos finales.

Te enterarás primero que muchos de sucesos que están sucediendo que te van a impresionar de tal manera que no podrás negar que todas las predicciones de la Biblia están sucediendo al pie de la letra. "… Los malvados seguirán cometiendo maldades, sin entender lo que pasa, pero los hombres sabios lo comprenderán todo. (Daniel 12:10)" Te insto a que busques a aquel que vino y murió para que tú no tuvieras que perecer, sino que tuvieras la oportunidad de hoy poder decir que estás seguro de que te iras con él cuando él regrese por los suyos.

Para lograrlo sólo tienes que creer que él es tu Señor y Salvador. Confesar con tu boca que él murió por ti. Que estás dispuesto a entregarle tu vida, tus decisiones, tu corazón… y ¡El se encargará de darte paz. ¡TE GARANTIZO QUE SABRÁS QUE ERES SALVO EN EL MOMENTO EN QUE JESÚS MORE EN TI!

Sé que algunos pensarán: "Pero yo creo en Dios". ¡Creer en Dios no es suficiente!

El apóstol Santiago nos dice: "Tú crees que hay un solo Dios, y en esto haces bien; pero los demonios también lo creen, y tiemblan de miedo (Santiago 2:19)".

Otros dirán: "Pero yo soy bueno, no le hago mal a nadie. Le doy a los pobres y ayudo al necesitado. Yo hago el bien". Todo eso está maravillosamente bien, pero…
¡No son tus obras las que te salvarán!
"Pues por la bondad de Dios han recibido ustedes la salvación por medio de la fe. No es esto algo que ustedes mismos hayan conseguido, sino que les ha sido dado por Dios. No es el resultado de las propias acciones…él nos ha creado en Cristo Jesús para que hagamos buenas obras, según él lo había dispuesto de antemano (Ef. 2:8-10)

¿Ves? Es sólo por la fe en Jesús que puedes lograr tu salvación. La Biblia nos enseña que las buenas obras que el Señor toma en cuenta son las que realizas como producto de tu salvación - éstas vienen después, no antes."

Otros dirán: "Tú llega al Cielo a tu manera que yo llegaré de la mía." Y aquí te hago una pregunta: ¿Naciste tú en la forma que quisiste o a través de tu madre? Pues para llegar al Cielo también hay una sola forma:
"Yo soy el camino, la verdad y la vida. Solamente por mí (Jesús) se puede llegar al Padre (Juan 14:6)."

Y sé que habrá algunos que piensan: "Pero yo he cometido tantos pecados, he hecho tantas maldades, he mentido, engañado, robado, matado, he tenido abortos, me he divorciado, me acosté con la mujer de mi amigo, etc."

¡TENGO BUENAS NOTICIAS PARA TI!

El único pecado que Dios no te perdonaría es haber blasfemado en contra del Espíritu Santo, y si tú lo hubieses hecho, puedes estar seguro que ni siquiera hubieras llegado hasta aquí leyendo este mensaje que ahora te envío. Di esta oración en voz alta, ¡lo puedes hacer solo, en tu habitación, en el baño, donde sea!

Dios Padre, me he dado cuenta que he sido engañado. Ahora creo que la Biblia es la Palabra de Dios, que Jesús es ciertamente el Hijo tuyo. Yo creo con todo mi corazón que Jesús murió en mi lugar, por mis pecados, en la cruz y que después de tres días resucitó. De ahora en adelante dejaré de hacer lo malo y caminaré el camino que Jesús me ofrece. Ahora te pido que me des vida eterna y entendimiento, en el Nombre de Jesús, Amen!

¿Y ahora qué hago?

Habla con un amigo "cristiano" en quien confíes, cuéntale la decisión que has tomado, asiste a una iglesia donde crean y se predique la Biblia ¡desde el Génesis hasta los mapas!

¿Por qué necesito congregarme?

Porque la Palabra de Dios es como el alimento que comes diariamente. Después de que Cristo viva en ti, querrás saber más acerca de quien ahora es tu rey. Es en la iglesia dónde encontrarás ese alimento. ¡Además, necesitas mostrarle a todo el mundo que has cambiado de nacionalidad, que ahora perteneces al reino de Dios!

Si es necesario que el Templo de Jerusalén sea construido para que el Anticristo lo profane, ¡pues quizás sea cuestión de meses para que su construcción comience!

¡AHORA PERTENECEMOS A LA MISMA FAMILIA!

Dios les bendiga,
Lic. Dawlin A. Ureña

Grand Rapids, Michigan, USA.

Artículos relacionados
Descubren evidencia sensacional sobre la existencia del Primer Templo de Jehová en Jerusalén
Reconstrucción del Templo ¿Antes o después de la revelación del Anticristo?
¡Nace la vaca bermeja esencial para los sacrificios en el Templo!
Descubren evidencias sobre la vida de Jesús

Pastor Dawlin Ureña
Grand Rapids, Michigan. USA


Reply  Message 3 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 19/12/2011 01:43
EL TEMPLO DE SALOMÓN

Antiguamente estuvo muy difundida la idea de que todo edificio sagrado era cósmico en el sentido de que estaba hecho a imitación del universo, que reproducía la estructura íntima del universo. Como indican los ritos y métodos de construcción hindúes, el templo viene a ser la cristalización de la actividad celeste, lo que se corrobora en el Antiguo Egipto al describir un espacio religioso afirmando: "este templo es como el cielo en todas sus partes".

La fundación del edificio comienza por la orientación, especie de rito que establece una relación entre el orden cósmico y el orden terrestre, entre el orden divino y el humano. El término latino "templum" significó el sector del cielo que el augur romano delimitaba con ayuda del báculo y en el cual observaba los fenómenos naturales como el vuelo de los pájaros; por ello, la palabra templo está en relación con la observación de los astros y vino a designar el lugar donde se llevaban a cabo las investigaciones astronómicas.

El procedimiento tradicional de hacer la orientación es universal y fue descrito por el arquitecto romano Vitrubio. Se orienta el edificio por medio de un gnomon y se llevan a cabo tres operaciones: trazado del círculo, trazado de los ejes cardinales y la orientación, y trazado del cuadrado base.

La idea arquetípica que se repite es la del templo como lugar de unión del cielo y la tierra, siendo el santuario el centro por donde pasa el eje que enlaza las tres regiones cósmicas. Se comprenden los nombres de los zigurats de Caldea conocidos etimológicamente como "lugar entre el cielo y la tierra". Se explica lo que canta San Máximo el Confesor en su poema sobre Santa Sofía de Edesa: "es una cosa realmente admirable que en su pequeño tamaño, (este templo) sea semejante al vasto mundo".

Este sentido cósmico no faltó en el templo de Salomón, que hoy resulta difícil de precisar porque fue destruido. Tanto la estructura del templo como su mobiliario fueron interpretados de acuerdo con las correspondencias del simbolismo cósmico. Así decía Flavio Josefo: "la razón de ser de cada uno de los objetos del templo es recordar y figurar el cosmos".

El precedente del templo de Jerusalén fue la Tienda Santa, cuyas dimensiones describe el libro del Éxodo (36, 8-38): estaba formada por veinte tablones de acacia, revestidos con lienzos de lino. Era la "tienda de la reunión", con un espacio interior dividido en dos estancias separadas por una cortina. El espacio del Sancta Sanctorum era de forma cúbica, pues los antiguos orientales vieron en esta forma una imagen del cielo; en este espacio la oscuridad era total, pues según una creencia antiquísima, Dios habita en lo oscuro. La tienda se hallaba ubicada en un patio, rodeado por sesenta columnas, revestida de plata, con los espacios intermedios cubiertos de cortinas de lino. En la parte oriental de este patio, ante la puerta de la tienda, estaban el altar de los holocaustos, que era una caja de madera de acacia recubierta de cobre y adornada con cuernos, que aludían a la divinidad; en esta parte del patio había un lavamanos para los sacerdotes. En la parte oriental de la tienda estaba el Arca de la Alianza, y en el espacio interior occidental se hallaban el altar del incienso o de los perfumes, la mesa de los panes de la proposición y el candelabro de los siete brazos; la idea de este último debía de venir del mundo religioso de la mitología mesopotámica como una referencia al árbol universal o árbol de la vida. Todo esto parece haber sido el utillaje litúrgico de la tienda, que era portátil, como lo fueron algunos santuarios cananeos.

La idea de un templo fijo surgió hacia el año 1000 a. C., a raíz del traslado de la capital de Hebrón a Jerusalén, cuando David conquistó la fortaleza jebusea; allí David construyó su palacio y un tabernáculo para la instalación del Arca de tal manera que la "ciudad de David" pudiera transformarse en el centro religioso de Palestina.

Correspondió a Salomón realizar el verdadero templo, cuando amplió la capital. Las medidas y su esplendor están descritas en la Biblia y por ello sabemos que su planta se adaptaba a la "casa larga" mesopotámica o templo con vestíbulo, la nave (habitación larga) y el adytum (cámara cuadrada). Estaba orientado en la dirección este-oeste, con un patio para el altar de los holocaustos, frente a la puerta del templo, adornada con dos columnas de bronce que medían 12 codos de alto por 4 de diámetro. La nave constaba de dos espacios: el lugar sagrado o hekal, y un santuario o debir , lugar sagrado por excelencia. En el patio se situaba el altar de los holocaustos a manera de zigurat de tres pisos, a los que se accedía por una escalera; además estaba el Mar de Bronce, pila gigantesca metálica de 10 codos de diámetro y 5 codos de profundidad, que se apoyaba en doce bueyes, dispuestos en cuatro grupos de tres, colocados en la dirección de los puntos cardinales.

Se dice que el templo fue construido según el modelo de la tienda santa, antes descrita, y que sus medidas, sin los edificios anexos, parecen haber sido el doble que aquella. Hasta el presente no han sido posibles las excavaciones en el Templo de la Roca o Mezquita de Omar, donde estuvo el Templo de Salomón; la "roca sagrada" de la mezquita actual fue la del templo salomónico, y no se sabe con seguridad si sobre ella estuvo el arca o el altar de los sacrificios. Otros elementos de la forma de este templo hebreo vienen de la arquitectura fenicia, porque Salomón encomendó al arquitecto Hiram de Tiro su construcción. En cuanto a las dos columnas de la fachada, su origen puede rastrearse ya en santuarios neolíticos; respecto a sus nombres de Jakim y Boaz señala Mertens como probable que deriven de inscripciones que debieron tener y que empezaban por estas palabras: "Que él erija (Jakim) esta casa" y "con poder (Boaz) expulse de estas puertas a todos sus enemigos".

Fue grande el esfuerzo realizado por Salomón en esta construcción religiosa, y como en el pueblo de Israel no había tradición artística, aceptó las formas de otros pueblos con el único fin de dar esplendor al culto. No faltaron las consideraciones políticas pues tal templo era "capilla real" del palacio, en la que debían de converger los sectores de Israel y de Judá, que constituían el reino.

Si el templo fue una imagen cósmica, en el de Jerusalén esto se confirmaba porque Salomón cumplió lo ordenado por Yahvé: "Tú me ordenaste edificar un santuario en tu monte santo y un altar en la ciudad donde habitas, imitación de la tienda santa que habías preparado desde el principio". La razón de armonía viene de la mencionada tienda, que reproducía un tipo de espacio sagrado ya que sus medidas fueron reveladas por Dios a Moisés en el Sinaí; por otra parte, la cubierta de la tienda tenía sentido cósmico y aludía a la bóveda celeste, que es la imagen más impresionante de Dios, como revelación de la morada en que habita. Tema central en un templo es la orientación, es decir, la armonía que este microcosmos terrestre tiene con el gran cosmos.

A este aspecto parecen referirse las comentadas columnas de la fachada, que señalaban la variación del amanecer del sol en el horizonte entre los solsticios de verano e invierno cuando lo observaba el sacerdote sentado en una silla colocada en el centro del lugar sagrado, y él miraba de cara al sol en el amanecer. Otro objeto ritual en relación con la orientación parece haber sido el Mar de Bronce, que servía para las abluciones de los sacerdotes, aunque por su altura era poco funcional. La orientación está clara porque los bueyes habían sido distribuidos en cuatro grupos de tres para relacionarlos con los puntos cardinales; se comprenden que algunos exégetas vieran el Mar de Bronce en su origen como un observatorio astronómico, que tenía como misión determinar y señalar en el cielo la vuelta periódica de los ciclos litúrgicos, con correspondencia de las tablas astrales, solares y lunares, merced al juego de la doble numeración decimal y duodecimal. El sentido cósmico de este templo se subrayaba por las tres esferas que comprendía: el cielo, la tierra y el mar. La tierra estaba representada por el tabernáculo, en el que estaban los elementos litúrgicos del candelabro, de la mesa de las proposiciones y de altar de los perfumes; al mar y al agua aludía el atrio con el Mar de Bronce; finalmente, el cielo estaba figurado por la cámara oscura del Sancta Sanctorum, que era la morada de Yahvé.
 

Reply  Message 4 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 19/12/2011 01:45
<< 1 Reyes 11:42 >>
La Biblia de las Américas (© 1997 Lockman)
El tiempo que Salomón reinó en Jerusalén sobre todo Israel fue de cuarenta años.

La Nueva Biblia de los Hispanos (© 2005 Lockman)
El tiempo que Salomón reinó en Jerusalén sobre todo Israel fue de cuarenta años.

Reina Valera Gómez (© 2010)
Y los días que Salomón reinó en Jerusalén sobre todo Israel, fueron cuarenta años.

Reina Valera (1909)
Y los días que Salomón reinó en Jerusalem sobre todo Israel, fueron cuarenta años.

Sagradas Escrituras (1569)
Y los días que Salomón reinó en Jerusalén sobre todo Israel, fueron cuarenta años.

 

 

 

מלכים א 11:42 Hebrew OT: WLC (Consonants & Vowels)
וְהַיָּמִים אֲשֶׁר מָלַךְ שְׁלֹמֹה בִירוּשָׁלִַם עַל־כָּל־יִשְׂרָאֵל אַרְבָּעִים שָׁנָה׃

 

 

1 Kings 11:42 New American Standard Bible (© 1995)
Thus the time that Solomon reigned in Jerusalem over all Israel was forty years.

 

 

 

 


Reply  Message 5 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 19/12/2011 01:57
EL TEMPLO DE JERUSALEN EN EL SIMBOLISMO MASONICO 
FRANCISCO ARIZA
Aunque la Masonería actual procede de las diversas corrientes esotéricas de Occidente y de las adaptaciones de los antiguos rituales operativos que tuvieron lugar durante el siglo XVIII, sin embargo su origen real se remonta mucho más lejos en el tiempo, más allá incluso de los gremios y corporaciones de constructores medievales. Dicho origen, según consta en los propios documentos masónicos, hay que buscarlo en la construcción del Templo de Jerusalén, también llamado de Salomón, pues fue este rey sabio, autor de los Proverbios, la Sabiduría y el Cantar de los Cantares, quien mandó edificarlo (y probablemente el que diseñó los planos del mismo), cumpliendo así la voluntad de su padre, el rey David.1 

Podríamos decir que el Templo de Salomón está en la esencia misma de la Masonería, que actualiza permanentemente su contenido espiritual a través de sus ritos y símbolos, empezando por el de la propia Logia, que tiene en él su modelo o prototipo. Actualizado también en sus mitos y leyendas ejemplares, que recogen los episodios más significativos de su historia sagrada, como es el caso de aquella que tiene como tema central al maestro Hiram, a quien nos referiremos a lo largo de estas páginas, en las que no pretendemos sino esbozar ciertas ideas sobre este importante tema, y que tal vez pudieran servir de punto de partida para un más amplio desarrollo.  

En esas leyendas2 se relata que todos los masones esparcidos por los cuatro puntos cardinales se congregaron en Jerusalén para llevar a cabo tan magna empresa. Y así debió ser, en efecto, a juzgar por la multitud de obreros y artesanos que participaron en su construcción. La Biblia3 menciona a cientos de miles, los cuales no debían proceder de un solo país, sino de varios, habida cuenta de que la influencia de los reinos de Judá y de Israel, gobernados por Salomón, se extendía por una zona muy amplia del Oriente Medio.4 Todos esos obreros, divididos según sus funciones y grados, estaban bajo la autoridad de Hiram Abi (o simplemente Hiram), experimentado maestro en el arte de trabajar los metales, dato éste que lo vincula con su legendario ancestro Tubalcaín, quien aparece en el Génesis como el inventor de la metalurgia, y por tanto de las artes vinculadas con el fuego y su poder de transmutación, lo cual hay que entender tanto en su sentido físico como espiritual.5 

Dirigiéndose a Salomón, el rey tirio Hiram le dice: "Te envío, pues, ahora a Hiram Abi, hombre hábil dotado de inteligencia (...) Sabe trabajar el oro, la plata, el bronce, el hierro, la piedra y la madera, la púrpura escarlata, la púrpura violeta, el lino fino y el carmesí. Sabe también hacer toda clase de grabados y ejecutar cualquier obra que se le proponga".6 Así pues, el maestro Hiram aparece como el heredero de una antiquísima tradición de artesanos que abarcaba numerosos oficios o técnicas, todas las cuales fueron aplicadas en la edificación del Templo. A este respecto habría que añadir que hasta producirse esa construcción el pueblo hebreo había llevado una forma de vida enteramente nómada, y por consiguiente su concepción del mundo respondía a unos parámetros sensiblemente distintos a aquellos por los cuales se regían los pueblos sedentarios, que en tanto que tales desarrollaron más particularmente las artes ligadas a la metalurgia y la construcción.7 Es decir, que Salomón tuvo necesariamente que recurrir a quienes conocían perfectamente las leyes en clave geométrica del Alma del Mundo (la cosmogonía), y eran poseedores, por tanto, de las técnicas constructivas necesarias para expresarlas lo más exactamente posible.8 Esos conocimientos se aplicaron en la construcción del Templo, reproduciendo en sus estructuras simbólicas los diferentes planos o niveles del cosmos, incluidos el mobiliario y la decoración, pues como decía Flavio Josefo en sus Antigüedades Judaicas : "La razón de ser de cada uno de los objetos del Templo es recordar y representar al cosmos".  

Salomón con los planos del Templo
J.J. Scheuchzer, Physica Sacra  Iconibus Ilustrata,
Augsburgo 1731
Si en todas las civilizaciones tradicionales sus templos y santuarios sagrados constituyen una imagen del cosmos (y de la realidad trascendente), la entrada al mismo, en el Templo de Jerusalén, se realizaba por el Ulam o Pórtico, lugar de tránsito por donde se accedía al Hekal o "Santo", cuya forma era enteramente rectangular o de "cuadrado largo", simbolizando el conjunto del mundo terrestre. En el centro del Hekal se encontraba como elemento principal el Altar de los perfumes, o del incienso, cuya oblación representaba uno de los ritos más importantes de los realizados en el Templo. Enfrente de dicho altar se hallaba el Debir o "Santo de los Santos", la cámara más interna y sagrada del Tabernáculo, razón por la cual simbolizaba al mundo celeste.9 En el centro del Debir era depositada el "Arca de la Alianza", custodiada por las estatuas de dos querubines alados, y en cuyo interior eran guardadas las Tablas de la Torah (de la Sabiduría), testimonio vivo y permanente de la "alianza" entre Dios y el pueblo de Israel.10 En realidad esa alianza, como la que establece cualquier civilización tradicional, es con el Dios inefable y misterioso, que se revela mediante su Nombre, que es su Ser, Verbo o Logos creador, es decir el Gran Arquitecto del Universo.11 

A uno y otro lado del Pórtico de entrada, en el exterior del Templo, se alzaban las columnas llamadas Jakin y Boaz, las cuales evocaban seguramente a aquellas otras que, según las leyendas masónicas, sobrevivieron al diluvio, y en las que fueron grabadas todas las ciencias referidas al conocimiento y al saber tradicional heredado de la humanidad primigenia.12 Como la Logia masónica (cuya estructura reproduce la del Templo de Jerusalén), las columnas Jakin y Boaz aluden a un simbolismo cósmico relacionado con los dos solsticios, y estrechamente vinculadas con la doble corriente de la energía cósmica a la que se encuentra sujeto todo lo manifestado. Por ello, la explicación o el sentido simbólico de las dos columnas "hay que buscarla en el orden de las referencias cósmicas, en correspondencia con la antiquísima observación ritual del sol a lo largo del año. El observador se situaba en el centro del lugar sagrado, de cara al Este, es decir de cara al sol naciente (...) Seguía los desplazamientos progresivos de las salidas del sol en el horizonte, entre los dos límites extremos alcanzados por los solsticios de Verano e Invierno. Se señalaban esos dos puntos esenciales con dos postes, dos menhires en algunas alineaciones prehistóricas de Bretaña o de Inglaterra, o con dos columnas si se trataba de templos más elaborados".13 Las columnas Jakin y Boaz14 no eran entonces simples elementos decorativos, sino que con ellas se establecía un enmarque espacio-temporal indicado por las distintas posiciones del astro solar, posiciones que determinan el esquema simbólico universal de la cruz cuaternaria, pues al señalarse los solsticios de Invierno y de Verano (correspondientes al eje Norte-Sur) se obtenía también la situación de los equinoccios de Primavera y Otoño (correspondientes a su vez al eje Este-Oeste).15 

A este mismo orden de ideas pertenecía otra obra realizada por el maestro Hiram. Nos referimos al "Mar de bronce", que estaba situado en la esquina Sudeste del atrio, cerca de la entrada del Templo. En efecto, al igual que las dos columnas el Mar de bronce se encuadraba dentro de un simbolismo cósmico, pues esa denominación le venía seguramente porque con él se quería representar el "Océano celeste" (las "Aguas superiores"), ya que estaba repleto de agua hasta sus bordes, y su forma era enteramente redonda, como el cielo. Si bien es verdad que como relata II Crónicas, 4, 6, el Mar de bronce se usaba para las abluciones de los sacerdotes, esto debió ocurrir en una época en que se había olvidado su primitivo significado, que era (según las investigaciones que al respecto se han realizado) el de servir como observatorio astronómico, puesto que la superficie plana del agua hacía de espejo translúcido en donde era posible contemplar el mapa celeste, y por tanto la rotación regular de los astros, planetas y constelaciones, permitiendo establecer medidas y cálculos y así llevar un seguimiento de sus ciclos, los que se ponían en relación con el calendario litúrgico y ritual.16 Esta interpretación sobre el Mar de bronce se refuerza por el hecho de que éste estaba soportado por cuatro grupos de tres toros cada uno también de bronce, que en total suman doce, número de las constelaciones y signos zodiacales.17 Cada uno de esos grupos estaba orientado según los cuatro puntos cardinales: tres a Oriente, tres a Occidente, tres a Mediodía y tres a Septentrión, disposición que recuerda la situación que ocupaban las doce tribus de Israel en el campamento hebreo, las que también se correspondían con los signos zodiacales y los meses del año.18  

Dibujo de un mandil

La explanada en la que se levantaba el Templo no era otra que la cima del monte Moriah, el cual ocupa una posición central con respecto a las colinas que le circundan (monte de los Olivos, Bezetha, Gareb y Sión). Esta posición "central" del Moriah se corresponde perfectamente con el simbolismo del Templo, que como "centro sagrado" para una determinada tradición, aparecía como reflejo del "Centro Supremo" (o de la Jerusalén Celeste), que en un período determinado tuvo el nombre de Salem (que significa "Paz"), de donde deriva precisamente la palabra Jerusalén, la "ciudad de la Paz", y también el de Salomón, que como antes hemos dicho quiere decir "el Pacífico".19 Este carácter sagrado atribuido desde siempre al monte Moriah indica que éste representa un verdadero símbolo del Eje del mundo que comunica la tierra y el cielo, la realidad sensible a la suprasensible.20 Algunos masones del siglo XVIII identificaban el Moriah con la montaña primordial, en cuya cima se encontraba el Paraíso terrestre,21 con el que era identificado el propio Templo de Jerusalén, lo que confirma, por otro lado, que éste fue construido, en efecto, como un sustituto del Centro Supremo.  

Esto último nos recuerda una hermosa leyenda masónica, plena de significado simbólico, en la que se dice que debajo mismo del Templo de Jerusalén (esto es, en el interior del monte Moriah) se encontraban una serie de estancias o salas superpuestas que aparecían una tras otra conforme se iba descendiendo, hasta que finalmente se llegaba a una inmensa bóveda hipogea, es decir excavada directamente en la roca viva.22 En dicha bóveda, en realidad un templo, se encontraban los principales útiles y símbolos masónicos, como la escuadra y el compás, el nivel y la plomada, la regla, la paleta, el mazo y el cincel, el Delta con el Nombre del Gran Arquitecto grabado en una de sus caras, etc. Según la leyenda la bóveda fue construida nada menos que por Henoch en la época anterior al diluvio, y por tanto muy cercana aún a los primeros tiempos.23 Lo que se desprende de todo esto es bastante claro, puesto que, por un lado, nos habla de la primordialidad del simbolismo masónico (esto es, de su origen revelado, como el de cualquier tradición), y por otro del aspecto oculto y subterráneo que en un momento dado tuvo que adoptar ese mismo simbolismo, y por extensión el mensaje de la Filosofía Perenne (del que bebe la propia Orden masónica), ocultamiento que, según Guénon, "coincide con los comienzos mismos de la iniciación". Precisamente en dicho relato simbólico Henoch aparece como "el primero de todos los Iniciados, el Iniciado iniciante, que no murió, y que sobrevive en todos sus hijos espirituales", atributos que se encuentran también en Hiram, quien, en efecto, renace simbólicamente en cada nuevo maestro, perpetuándose así la cadena de la tradición masónica, y con ella el espíritu que la sustenta. 


Reply  Message 6 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 19/12/2011 02:01

CANTAR DE LOS CANTARES
DE SALOMÓN


Capítulo 1

La esposa y las hijas de Jerusalén 

1:1 Cantar de los cantares, el cual es de Salomón.
1:2 ¡Oh, si él me besara con besos de su boca! 

 Porque mejores son tus amores que el vino. 
1:3 A más del olor de tus suaves ungüentos, 

Tu nombre es como ungüento derramado; 
Por eso las doncellas te aman. 
1:4 Atráeme; en pos de ti correremos. 
El rey me ha metido en sus cámaras; 
Nos gozaremos y alegraremos en ti; 
Nos acordaremos de tus amores más que del vino; 
Con razón te aman. 
1:5 Morena soy, oh hijas de Jerusalén, pero codiciable 
Como las tiendas de Cedar, 
Como las cortinas de Salomón. 
1:6 No reparéis en que soy morena, 
Porque el sol me miró. 
Los hijos de mi madre se airaron contra mí; 
Me pusieron a guardar las viñas; 
Y mi viña, que era mía, no guardé. 
1:7 Hazme saber, oh tú a quien ama mi alma, 
Dónde apacientas, dónde sesteas al mediodía; 
Pues ¿por qué había de estar yo como errante 
Junto a los rebaños de tus compañeros? 
1:8 Si tú no lo sabes, oh hermosa entre las mujeres, 
Ve, sigue las huellas del rebaño, 
Y apacienta tus cabritas junto a las cabañas de los pastores.

La esposa y el esposo 

1:9 A yegua de los carros de Faraón 
Te he comparado, amiga mía. 
1:10 Hermosas son tus mejillas entre los pendientes, 
Tu cuello entre los collares. 
1:11 Zarcillos de oro te haremos, 
Tachonados de plata. 
1:12 Mientras el rey estaba en su reclinatorio, 
Mi nardo dio su olor. 
1:13 Mi amado es para mí un manojito de mirra, 
Que reposa entre mis pechos. 
1:14 Racimo de flores de alheña en las viñas de En-gadi 
Es para mí mi amado. 
1:15 He aquí que tú eres hermosa, amiga mía;
He aquí eres bella; tus ojos son como palomas. 
1:16 He aquí que tú eres hermoso, amado mío, y dulce; 
Nuestro lecho es de flores. 
1:17 Las vigas de nuestra casa son de cedro, 
Y de ciprés los artesonados. 

 

 

Capítulo 2

2:1 Yo soy la rosa de Sarón, 
Y el lirio de los valles. 
2:2 Como el lirio entre los espinos, 
Así es mi amiga entre las doncellas. 
2:3 Como el manzano entre los árboles silvestres, 
Así es mi amado entre los jóvenes; 
Bajo la sombra del deseado me senté, 
Y su fruto fue dulce a mi paladar. 
2:4 Me llevó a la casa del banquete, 
Y su bandera sobre mí fue amor. 
2:5 Sustentadme con pasas, confortadme con manzanas; 
Porque estoy enferma de amor. 
2:6 Su izquierda esté debajo de mi cabeza, 
Y su derecha me abrace. 
2:7 Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, 
Por los corzos y por las ciervas del campo, 
Que no despertéis ni hagáis velar al amor, 
Hasta que quiera. 
2:8 ¡La voz de mi amado! He aquí él viene 
Saltando sobre los montes, 
Brincando sobre los collados. 
2:9 Mi amado es semejante al corzo, 
O al cervatillo. 
Helo aquí, está tras nuestra pared, 
Mirando por las ventanas, 
Atisbando por las celosías. 
2:10 Mi amado habló, y me dijo: 
Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. 
2:11 Porque he aquí ha pasado el invierno, 
Se ha mudado, la lluvia se fue; 
2:12 Se han mostrado las flores en la tierra, 
El tiempo de la canción ha venido, 
Y en nuestro país se ha oído la voz de la tórtola. 
2:13 La higuera ha echado sus higos, 
Y las vides en cierne dieron olor; 
Levántate, oh amiga mía, hermosa mía, y ven. 
2:14 Paloma mía, que estás en los agujeros de la peña, en lo escondido de escarpados parajes, 
Muéstrame tu rostro, hazme oír tu voz; 
Porque dulce es la voz tuya, y hermoso tu aspecto. 
2:15 Cazadnos las zorras, las zorras pequeñas, que echan a perder las viñas; 
Porque nuestras viñas están en cierne. 
2:16 Mi amado es mío, y yo suya; 
El apacienta entre lirios. 
2:17 Hasta que apunte el día, y huyan las sombras, 
Vuélvete, amado mío; sé semejante al corzo, o como el cervatillo 
Sobre los montes de Beter.

  

Capítulo 3

El ensueño de la esposa 

3:1 Por las noches busqué en mi lecho al que ama mi alma; 
Lo busqué, y no lo hallé. 
3:2 Y dije: Me levantaré ahora, y rodearé por la ciudad; 
Por las calles y por las plazas 
Buscaré al que ama mi alma;
Lo busqué, y no lo hallé. 
3:3 Me hallaron los guardas que rondan la ciudad, 
Y les dije: ¿Habéis visto al que ama mi alma? 
3:4 Apenas hube pasado de ellos un poco, 
Hallé luego al que ama mi alma; 
Lo así, y no lo dejé, 
Hasta que lo metí en casa de mi madre, 
Y en la cámara de la que me dio a luz. 
3:5 Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, 
Por los corzos y por las ciervas del campo, 
Que no despertéis ni hagáis velar al amor, 
Hasta que quiera. 

El cortejo de bodas

3:6 ¿Quién es ésta que sube del desierto como columna de humo, 
Sahumada de mirra y de incienso 
Y de todo polvo aromático? 
3:7 He aquí es la litera de Salomón; 
Sesenta valientes la rodean, 
De los fuertes de Israel. 
3:8 Todos ellos tienen espadas, diestros en la guerra;
Cada uno su espada sobre su muslo, 
Por los temores de la noche. 
3:9 El rey Salomón se hizo una carroza 
De madera del Líbano. 
3:10 Hizo sus columnas de plata, 
Su respaldo de oro, 
Su asiento de grana, 
Su interior recamado de amor 
Por las doncellas de Jerusalén. 
3:11 Salid, oh doncellas de Sion, y ved al rey Salomón 
Con la corona con que le coronó su madre en el día de su desposorio, 
Y el día del gozo de su corazón.

 

  

Capítulo 4

El esposo alaba a la esposa 

 4:1 He aquí que tú eres hermosa, amiga mía; he aquí que tú eres hermosa; 
Tus ojos entre tus guedejas como de paloma; 
Tus cabellos como manada de cabras 
Que se recuestan en las laderas de Galaad. 
4:2 Tus dientes como manadas de ovejas trasquiladas, 
Que suben del lavadero, 
Todas con crías gemelas, 
Y ninguna entre ellas estéril. 
4:3 Tus labios como hilo de grana, 
Y tu habla hermosa; 
Tus mejillas, como cachos de granada detrás de tu velo. 
4:4 Tu cuello, como la torre de David, edificada para armería; 
Mil escudos están colgados en ella, 
Todos escudos de valientes. 
4:5 Tus dos pechos, como gemelos de gacela, 
Que se apacientan entre lirios. 
4:6 Hasta que apunte el día y huyan las sombras, 
Me iré al monte de la mirra, 
Y al collado del incienso. 
4:7 Toda tú eres hermosa, amiga mía, 
Y en ti no hay mancha. 
4:8 Ven conmigo desde el Líbano, oh esposa mía; 
Ven conmigo desde el Líbano. 
Mira desde la cumbre de Amana, 
Desde la cumbre de Senir y de Hermón, 
Desde las guaridas de los leones, 
Desde los montes de los leopardos. 
4:9 Prendiste mi corazón, hermana, esposa mía; 
Has apresado mi corazón con uno de tus ojos, 
Con una gargantilla de tu cuello. 
4:10 ¡Cuán hermosos son tus amores, hermana, esposa mía! 
¡Cuánto mejores que el vino tus amores, 
Y el olor de tus ungüentos que todas las especias aromáticas!
4:11 Como panal de miel destilan tus labios, oh esposa; 
Miel y leche hay debajo de tu lengua; 
Y el olor de tus vestidos como el olor del Líbano. 
4:12 Huerto cerrado eres, hermana mía, esposa mía; 
Fuente cerrada, fuente sellada. 
4:13 Tus renuevos son paraíso de granados, con frutos suaves, 
De flores de alheña y nardos; 
4:14 Nardo y azafrán, caña aromática y canela, 
Con todos los árboles de incienso; 
Mirra y áloes, con todas las principales especias aromáticas. 
4:15 Fuente de huertos, 
Pozo de aguas vivas, 
Que corren del Líbano. 
4:16 Levántate, Aquilón, y ven, Austro; 
Soplad en mi huerto, despréndanse sus aromas. 
Venga mi amado a su huerto, 
Y coma de su dulce fruta.  

 

Capítulo 5

 5:1 Yo vine a mi huerto, oh hermana, esposa mía; 
He recogido mi mirra y mis aromas; 
He comido mi panal y mi miel, 
Mi vino y mi leche he bebido. 
Comed, amigos; bebed en abundancia, oh amados. 

El tormento de la separación 

5:2 Yo dormía, pero mi corazón velaba. 
Es la voz de mi amado que llama: 
Abreme, hermana mía, amiga mía, paloma mía, perfecta mía, 
Porque mi cabeza está llena de rocío, 
Mis cabellos de las gotas de la noche. 
5:3 Me he desnudado de mi ropa; ¿cómo me he de vestir? 
He lavado mis pies; ¿cómo los he de ensuciar? 
5:4 Mi amado metió su mano por la ventanilla, 
Y mi corazón se conmovió dentro de mí. 
5:5 Yo me levanté para abrir a mi amado, 
Y mis manos gotearon mirra, 
Y mis dedos mirra, que corría 
Sobre la manecilla del cerrojo. 
5:6 Abrí yo a mi amado; 
Pero mi amado se había ido, había ya pasado; 
Y tras su hablar salió mi alma. 
Lo busqué, y no lo hallé; 
Lo llamé, y no me respondió. 
5:7 Me hallaron los guardas que rondan la ciudad; 
Me golpearon, me hirieron; 
Me quitaron mi manto de encima los guardas de los muros. 
5:8 Yo os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, si halláis a mi amado, 
Que le hagáis saber que estoy enferma de amor. 

La esposa alaba al esposo 

5:9 ¿Qué es tu amado más que otro amado, 
Oh la más hermosa de todas las mujeres? 
¿Qué es tu amado más que otro amado, 
Que así nos conjuras? 
5:10 Mi amado es blanco y rubio, 
Señalado entre diez mil. 
5:11 Su cabeza como oro finísimo; 
Sus cabellos crespos, negros como el cuervo. 
5:12 Sus ojos, como palomas junto a los arroyos de las aguas, 
Que se lavan con leche, y a la perfección colocados. 
5:13 Sus mejillas, como una era de especias aromáticas, como fragantes flores; 
Sus labios, como lirios que destilan mirra fragante. 
5:14 Sus manos, como anillos de oro engastados de jacintos; 
Su cuerpo, como claro marfil cubierto de zafiros. 
5:15 Sus piernas, como columnas de mármol fundadas sobre basas de oro fino; 
Su aspecto como el Líbano, escogido como los cedros. 
5:16 Su paladar, dulcísimo, y todo él codiciable. 
Tal es mi amado, tal es mi amigo, 
Oh doncellas de Jerusalén. 

 

 

Capítulo 6

Mutuo encanto del esposo y de la esposa 

 6:1 ¿A dónde se ha ido tu amado, oh la más hermosa de todas las mujeres? 
¿A dónde se apartó tu amado, 
Y lo buscaremos contigo? 
6:2 Mi amado descendió a su huerto, a las eras de las especias, 
Para apacentar en los huertos, y para recoger los lirios. 
6:3 Yo soy de mi amado, y mi amado es mío; 
El apacienta entre los lirios. 
6:4 Hermosa eres tú, oh amiga mía, como Tirsa; 
De desear, como Jerusalén; 
Imponente como ejércitos en orden. 
6:5 Aparta tus ojos de delante de mí, 
Porque ellos me vencieron. 
Tu cabello es como manada de cabras 
Que se recuestan en las laderas de Galaad. 
6:6 Tus dientes, como manadas de ovejas que suben del lavadero, 
Todas con crías gemelas, 
Y estéril no hay entre ellas. 
6:7 Como cachos de granada son tus mejillas 
Detrás de tu velo. 
6:8 Sesenta son las reinas, y ochenta las concubinas, 
Y las doncellas sin número; 
6:9 Mas una es la paloma mía, la perfecta mía; 
Es la única de su madre, 
La escogida de la que la dio a luz. 
La vieron las doncellas, y la llamaron bienaventurada; 
Las reinas y las concubinas, y la alabaron. 
6:10 ¿Quién es ésta que se muestra como el alba, 
Hermosa como la luna, 
Esclarecida como el sol, 
Imponente como ejércitos en orden? 
6:11 Al huerto de los nogales descendí 
A ver los frutos del valle, 
Y para ver si brotaban las vides, 
Si florecían los granados. 
6:12 Antes que lo supiera, mi alma me puso 
Entre los carros de Aminadab. 
6:13 Vuélvete, vuélvete, oh sulamita; 
Vuélvete, vuélvete, y te miraremos. 
¿Qué veréis en la sulamita? 
Algo como la reunión de dos campamentos. 

 

Capítulo 7

 7:1 ¡Cuán hermosos son tus pies en las sandalias, 
Oh hija de príncipe! 
Los contornos de tus muslos son como joyas, 
Obra de mano de excelente maestro. 
7:2 Tu ombligo como una taza redonda 
Que no le falta bebida. 
Tu vientre como montón de trigo 
Cercado de lirios. 
7:3 Tus dos pechos, como gemelos de gacela. 
7:4 Tu cuello, como torre de marfil; 
Tus ojos, como los estanques de Hesbón junto a la puerta de Bat-rabim; 
Tu nariz, como la torre del Líbano, 
Que mira hacia Damasco. 
7:5 Tu cabeza encima de ti, como el Carmelo; 
Y el cabello de tu cabeza, como la púrpura del rey 
Suspendida en los corredores.
7:6 ¡Qué hermosa eres, y cuán suave, 
Oh amor deleitoso! 
7:7 Tu estatura es semejante a la palmera, 
Y tus pechos a los racimos. 
7:8 Yo dije: Subiré a la palmera, 
Asiré sus ramas. 
Deja que tus pechos sean como racimos de vid, 
Y el olor de tu boca como de manzanas, 
7:9 Y tu paladar como el buen vino, 
Que se entra a mi amado suavemente, 
Y hace hablar los labios de los viejos. 
7:10 Yo soy de mi amado, 
Y conmigo tiene su contentamiento. 
7:11 Ven, oh amado mío, salgamos al campo, 
Moremos en las aldeas. 
7:12 Levantémonos de mañana a las viñas; 
Veamos si brotan las vides, si están en cierne, 
Si han florecido los granados; 
Allí te daré mis amores. 
7:13 Las mandrágoras han dado olor, 
Y a nuestras puertas hay toda suerte de dulces frutas, 
Nuevas y añejas, que para ti, oh amado mío, he guardado.

 

Capítulo 8 

8:1 ¡Oh, si tú fueras como un hermano mío 
Que mamó los pechos de mi madre! 
Entonces, hallándote fuera, te besaría, 
Y no me menospreciarían. 
8:2 Yo te llevaría, te metería en casa de mi madre; 
Tú me enseñarías, 
Y yo te haría beber vino 
Adobado del mosto de mis granadas. 
8:3 Su izquierda esté debajo de mi cabeza, 
Y su derecha me abrace. 
8:4 Os conjuro, oh doncellas de Jerusalén, 
Que no despertéis ni hagáis velar al amor, 
Hasta que quiera. 

El poder del amor 

8:5 ¿Quién es ésta que sube del desierto, 
Recostada sobre su amado? 
Debajo de un manzano te desperté; 
Allí tuvo tu madre dolores, 
Allí tuvo dolores la que te dio a luz. 
8:6 Ponme como un sello sobre tu corazón, como una marca sobre tu brazo; 
Porque fuerte es como la muerte el amor; 
Duros como el Seol los celos; 
Sus brasas, brasas de fuego, fuerte llama. 
8:7 Las muchas aguas no podrán apagar el amor, 
Ni lo ahogarán los ríos. 
Si diese el hombre todos los bienes de su casa por este amor, 
De cierto lo menospreciarían. 
8:8 Tenemos una pequeña hermana, 
Que no tiene pechos; 
¿Qué haremos a nuestra hermana 
Cuando de ella se hablare? 
8:9 Si ella es muro, 
Edificaremos sobre él un palacio de plata; 
Si fuere puerta, 
La guarneceremos con tablas de cedro. 
8:10 Yo soy muro, y mis pechos como torres, 
Desde que fui en sus ojos como la que halla paz. 
8:11 Salomón tuvo una viña en Baal-hamón, 
La cual entregó a guardas, 
Cada uno de los cuales debía traer mil monedas de plata por su fruto. 
8:12 Mi viña, que es mía, está delante de mí; 
Las mil serán tuyas, oh Salomón, 
Y doscientas para los que guardan su fruto. 
8:13 Oh, tú que habitas en los huertos, 
Los compañeros escuchan tu voz; 
Házmela oír. 
8:14 Apresúrate, amado mío, 
Y sé semejante al corzo, o al cervatillo, 
Sobre las montañas de los aromas. 


Reply  Message 7 of 7 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 24/08/2016 02:46
Resultado de imagen para APOCALIPSIS 17:9 INGLES

Anuncios:

First  Previous  2 a 7 de 7  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2019 - Gabitos - All rights reserved