Página principal  |  Contacto  

Correo electrónico:

Contraseña:

Registrarse ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

El Libro de Urantia, un Camino de Evolución
 
Novedades
  Únete ahora
  Panel de mensajes 
  Galería de imágenes 
 Archivos y documentos 
 Encuestas y Test 
  Lista de Participantes
 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 
 Objetivos de este sitio 
 Breve reseña del Libro de Urantia 
 El Libro de Urantia y el Universo 
 La Ciencia y el LU 
 El LU y la familia 
 El Libro de Urantia y el organismo humano 
 El LU y Jesús 
 Artículos del LU 
 Citas del LU 
 Conferencias del LU 
 Reflexiones 
 Imágenes 
 Videos 
 Powers 
 
 
  Herramientas
 

Artículos basados en el Libro de Urantia

 


La Tolerancia.

La tolerancia no es una palabra muy conocida en cuanto a su práctica se refiere y si bien ella es indispensable para que exista verdadera paz en el mundo, también tiene su lado malo, pues muchas veces, el tolerar lo indebido, nos hace cómplice del mal.

Muchas veces nos quejamos de los excesos de la juventud actual ya sea en la bebida, las drogas, el lenguaje deslenguado, la violencia y su falta de responsabilidad pero ¿ qué hemos hecho los mayores para que esto no ocurra.?  ¿Nuestra crítica ha sido constructiva y avalada por nuestro ejemplo, o hemos preferido guardar silencio porque nos resultaba más cómodo no decir nada, o porque el tiempo qué pasamos con nuestros hijos es tan corto que ni siquiera sabemos lo que hacen.?

Como podemos ver, la tolerancia es un arma de dos filos, puede ayudar al buen entendimiento humano o puede ser culpable de que el mal siga surgiendo.

La tolerancia, tiene mucho que ver con la empatía, ese sentimiento que hace que nos pongamos en el lugar de la otra persona para poder comprender mejor sus motivaciones y actuaciones, porque la mayoría de las veces que somos intolerantes es porque estamos pensando más en nosotros, en nuestro orgullo que en la otra persona. La intolerancia es la máscara que oculta secretas incertidumbres sobre la verdad de las creencias de uno. Ningún hombre se molesta por la actitud de su prójimo, si tiene absoluta confianza en la verdad de lo que cree de todo corazón. 1641

La intolerancia nace del miedo a no tener la razón de lo que decimos creer y por eso, tratamos de defender nuestro punto de vista a como de lugar, olvidando que la sinceridad cumple mejor su función cuando está unida a la discreción. 1961  cada vez que perdemos los estribos tratando de convencer a alguien, es porque no estamos seguros de lo que estamos defendiendo, porque deberías aprender que aun la expresión de un pensamiento bueno, debe ser modulado de acuerdo con el estado intelectual y el desarrollo espiritual del oyente. 1961

Jesús, con su ejemplo nos enseñó no sólo la tolerancia sino también el respeto por la diversidad, cuando Zebedeo le preguntó: Maestro ¿cómo podemos aprender a ver las cosas de la misma manera y de ese modo disfrutar de mayor armonía entre nosotros.? Jesús le contestó ¿ cuando os he enseñado que debéis ver las cosas de la misma manera:? He venido al mundo para proclamar la libertad espiritual, para que los mortales tengan la fuerza de vivir su vida individual con originalidad y libertad ante Dios. 1591

Jesús que nos traía el agua viva y que es la Luz del mundo, no pretendía que sus discípulos pensaran y actuaran todos de la misma forma, sin embargo nosotros, criaturas finitas nos creemos dueños del reino y queremos imponer nuestra verdad como la única posible y nuestra tolerancia por las ideas ajenas es casi nula cuando ellas no son como las nuestras. Jesús dijo: no deseo que se compre la armonía social y la paz fraternal al precio del sacrificio de la personalidad libre y de la originalidad espiritual. 1591

Hablamos mucho del amor a nuestros hermanos, pero nos olvidamos que no es posible practicar la regla de oro si no somos tolerantes, no solo con sus creencias sino también con la forma de ser de cada uno de ellos.  Tolerar, es aceptar al otro tal cual es, y no como nosotros quisiéramos que fuese.  El Maestro sabía que cada hombre es diferente a los demás y así enseñó a sus apóstoles. Repetidamente les advirtió que no intentaran moldear a los creyentes según un modelo preestablecido.1582  Si los seres humanos fuésemos capaces de respetar la individualidad de las personas el mundo sería absolutamente diferente porque seríamos capaces de desarrollar el discernimiento espiritual para captar las realidades eternasy estimular la iniciativa en la originalidad del vivir. 1583

El primer paso para llegar a la tolerancia es la empatía porque puedes descubrir mejor los valores de los otros al descubrir sus motivaciones. Una vez que entiendas a tu prójimo, te volverás tolerante y esta tolerancia crecerá en amistad y madurará en amor. 1098 Pero para tener empatía, debemos aprender a escuchar a nuestros semejantes y no limitarnos a oírlos. Escuchar es involucrarnos en lo que se nos está diciendo, en vez de pensar en como rebatiremos o contestaremos a nuestro interlocutor. Escuchar, es tratar de comprender lo que la otra persona pretende decirnos y las motivaciones que tiene al hacerlo, porque el amor tan solo nace de la comprensión de las motivaciones y sentimientos de tus semejantes. 1098

Jesús comprendía a los hombres porque tomaba en cuenta sus intenciones y sus motivaciones más que las acciones en símismas y eso es lo que también debemos hacer nosotros si queremos llegar a ser tolerantes, porque conocer a nuestros hermanos, entender sus problemas y aprender a amarlos es la suprema experiencia de la vida. 1431 porque todo loque hacemos al más pequeño de nuestros hermanos se lo hacemos a Jesús.

¡Cuán diferente sería nuestra vida si aprendiéramos a ver en el prójimo, la parte divina que hay en él, en vez delimitarnos a ver solo a su parte humana, especialmente sus defectos! El suelo del alma en desarrollo es humano y material, pero el destino de toda criatura dotada de mente y espíritu es espiritual y divino. 1738 porque en cada alma mora la chispa divina de su Ajustador. 

La intolerancia nace del contacto de las personalidades humanas diferentes y la tolerancia del acercamiento de las almas, no cometáis el error de estimar el valor de un alma sobre la base de las imperfecciones de la mente o de los apetitos del cuerpo. No juzguéis al alma, ni midáis su destino por un episodio humano desafortunado.1739 tengamos la generosidad que nuestro Padre tiene para con nosotros y aprendamos a comprender y a perdonar a nuestros hermanos setenta veces siete, como nos lo aconsejó Jesús.

La palabra juega un rol fundamental en la tolerancia, porque pocas veces podemos guardar silencio cuando algo nos irrita o va contra nuestras creencias o ideas preconcebidas. Olvidamos que la palabra tiene una gran fuerza, ella puede crear lo bueno y lo malo y se asemeja al agua, una vez derramada es imposible recogerla en su totalidad, la huella siempre queda. La lengua humana dijo Jesús, es algo que muy pocos pueden domar, pero el espíritu interior puede transformar este órgano poco dócil,  en una dulce voz de tolerancia. 1640

El que más a recibido, es quien más debe dar. Nosotros tenemos el privilegio de estar conscientes de que somos hijos de Dios y de conocer las enseñanzas del Maestro,  por lo tanto estamos llamados a comprender mejor a nuestros hermanos menosprivilegiados y a tener una mayor paciencia con ellos, porque la mente de un mayor esclarecimiento espiritual, debe ser paciente y tolerante de los intelectos menos dotados.999

El antídoto de la intolerancia es la paciencia, esa cualidad que nos permite contar hasta 100 antes de emitir un juicio desaprobatorio porque deberías aprender, que aun la expresión de un pensamiento bueno, debe ser modulado de acuerdo con el estado intelectual y el desarrollo espiritual del oyente. La sinceridad cumple mejor función en el trabajo del reino cuando está unida a la discreción. 1961

Nada de lo expuesto es fácil de poner en práctica, pero los esfuerzos constantes permitirán que vayamos alcanzando un mayor dominio sobre nosotros mismos y seamos capaces de tolerar cada día un poco mejor a nuestros hermanos, no porque la intolerancia perjudique nuestra salud irritando nuestro colón, sino porque hemos a aprendido a comprender mejora nuestros semejantes y somos capaces de ver en ellos y en sus faltas, una herramienta para nuestra propia evolución.

El ser humano maduro, pronto comienza a ver a todos los demás mortales, con sentimientos de ternura y con emociones de tolerancia. Los hombres maduros tratan a  los seres inmaduros con el amor y la compasión que un padre tiene para con sus hijos. 1773

Nuestros esfuerzos por ser personas maduras espiritualmente, serán un bálsamo para este mundo tan agresivo e intolerante y ayudará a curar las heridas del odio, de la intolerancia y el desamor .

No olvidemos que formamos parte de un Todo y que cada acción nuestra, tiene una repercusión cósmica. El mundo solo podrá ser mejor, cuando cada uno de nosotros sea un poco mejor.

Todas las citas han sido tomadas del Libro de Urantia.

Yolanda Silva Solano.

entrar-1.png picture by vislumbrar

 

©2018 - Gabitos - Todos los derechos reservados