Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

El Libro de Urantia, un Camino de Evolución
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 :::::::::::::::::::::::::::::::::::::::::: 
 Objetivos de este sitio 
 Breve reseña del Libro de Urantia 
 El Libro de Urantia y el Universo 
 La Ciencia y el LU 
 El LU y la familia 
 El Libro de Urantia y el organismo humano 
 El LU y Jesús 
 Artículos del LU 
 Citas del LU 
 Conferencias del LU 
 Reflexiones 
 Imágenes 
 Videos 
 Powers 
 
 
  Tools
 
Citas del Libro de Urantia: Sin sometimientos
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: yosis  (Original message) Sent: 20/08/2013 13:57
  
 
¿Cómo puedes pretender que todos los que creen en el evangelio, se sometan a tu dirección?
  
Libro de Urantia. Pág.1764
 

 

 
 
Una vez más Jesús nos alerta sobre la pretensión de querer que todos los demás piensen como nosotros, porque esta posición en vez de atraer a otras almas al reino las aleja,  porque cada "ser humano debería definir la religión en términos de su propia interpretación experiencial y de los impulsos divinos que emanan del Espiritu de Dios que en él reside y por tanto esta interpretación debería ser única y totalmente distinta de la filosofía de todos los demás seres humanos."1130
 
La igualdad es un ideal utópico, "es fruto de la civilización, no se encuentra en la naturaleza en ninguna de sus formas."794 porque justamente lo que constituye la bellleza es la diversidad, por ejemplo lo que hace un bosque maravilloso es la diversidad de colores y olores diferentes que tienen sus árboles. La música tampoco podría tener armonía, si estuviese compuesta por notas iguales, ella necesita de arpegios distintos y también de silencios. Los hombres también necesitamos ser diferentes y tener nuestro propio ADN espiritual para cumplir con la misión cósmica de nuestro planeta.
 
"Santiago Zebedeo en una ocasión preguntó: «Maestro, ¿cómo podremos aprender a ver las cosas de las misma manera y de ese modo disfrutar de mayor armonía entre nosotros?» Al oír Jesús la pregunta, se sintió tan agitado en su espíritu que inmediatamente replicó: «Santiago, Santiago, ¿cuándo os enseñé que debéis ver las cosas todos vosotros de la misma manera? He venido al mundo para proclamar la libertad espiritual, para que los mortales tengan la fuerza de vivir su vida individual con originalidad y libertad ante Dios. No deseo que se compre la armonía social y la paz fraternal al precio del sacrificio de la personalidad libre y de la originalidad espiritual. Lo que yo os pido, mis apóstoles, es unidad espiritual y ésa podréis experimentar en el regocijo de vuestra dedicación unida a hacer de todo corazón, la voluntad de mi Padre en el cielo. No hace falta que veáis las cosas de la misma manera ni que las sintáis de la misma manera ni tampoco que penséis de la misma manera para ser iguales espiritualmente. La unidad espiritual deriva de la conciencia de que cada uno de vosotros está habitado, y cada vez más dominado, por el don espiritual del Padre celestial. Vuestra armonía apostólica ha de crecer del hecho de que la esperanza espiritual de cada uno de vosotros es idéntica en origen, naturaleza y destino.1591
 
Este párrafo deberíamos leerlo despacito y releerlo con frecuencia, porque él contiene la esencia misma del mensaje de Jesús, él vino para enseñarnos a vivir nuestra vida en forma individual con originalidad y libertad ante Dios, sin embargo las diferentes religiones han hecho y siguen haciendo todo lo contrario, porque tratan de unificar sus creencias en ritos y ceremonias, sin darse cuenta que de esta forma están ahogando los impulsos de la propia superación que cada persona, recibe del Espíritu que habita en su alma y que haciendo uso de su albedrío le permite de esta manera, que sus decisiones al ser volitivas, se transformen en la herencia que podremos llevarnos hacia la vida eterna.
 
No pretendamos pues, que los otros piensen o actúen como nosotros, dejémosle a ellos esta misma libertad que Dios nos da a nosotros, para acercarnos a él en la medida que vayamos sintiendo en nosotros lo que significa la filiación divina y la fraternidad humana.  En vez de hablar de igualdad hablemos mejor de comprensión y tolerancia.
 
yolanda silva solano
 
              


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved