Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

LA CUBA DEL GRAN PAPIYO
Happy Birthday Harlam !                                                                                           Happy Birthday vira !                                                                                           Happy Birthday Franca !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Conociendo Cuba 
 CANCION L..A 
 FIDEL CASTRO.. 
 Fotos de FIDEL 
 Los participantes más activos 
 PROCLAMA AL PUEBLO DE CUBA 
 
 
  Tools
 
General: De los maletines con dinero de Castro en Suiza y los Papeles de Canadá
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 7 on the subject 
From: cubanet201  (Original message) Sent: 07/06/2016 20:07
        Cuba:
De los maletines con dinero de Castro en Suiza a las cuentas offshore de Panamá.
Cuba en Papeles de Panamá:
Gobierno usó a Mossack Fonseca desde los 90.
 
 
cuba-socialista-2-autor-idexnami1.jpg (997×619)


First  Previous  2 to 7 of 7  Next   Last  
Reply  Message 2 of 7 on the subject 
From: Gran Papiyo Sent: 12/06/2016 16:38
En primer lugar : el link no lleva a ninguna parte.
En segundo lugar : la "acusación de judío" es una muestra clara de RACISMO.
Y en tercer lugar : dejo el siguiente artículo para aclarar las cosas.
 

¿Por qué no está involucrado Fidel Castro en el escándalo de los "Panama Papers"?

Por Douglas Calvo Gaínza (publicado en http://www.tercerainformacion.es)

En estos días ruge el orbe con las noticias de Panamá. Ya renunció un primer ministro nórdico, y habrá que ver quienes siguen cayéndose en este juego de bolos. Hasta el señor Putin (quien tanto criticara a Lenin, no mucho ha), ve hoy rondar en torno suyo a la sombra de posibles acusaciones por “blanqueo de capitales” (inculpaciones que al líder bolchevique, con su raída levita negra en pleno Kremlin, jamás ni su archi-enemigo Winston Churchill habría soñado con imputarle).

Ante tantos comentarios sobre paladines implicados o no en tales trapacerías, recordamos la frecuente acusación contra Fidel Castro Ruz, a quien la Forbes nombró como una de las personas más ricas del mundo, al nivel de reyes, recibiendo una réplica contundente del marxista.

Hoy los magnates políticos neoliberales de todo el orbe se agitan y tiemblan ante tales hallazgos panameños. El supuesto autócrata cubano espera tranquilamente su 90 cumpleaños, sin inmutarse por tales conmociones. ¿Por qué? ¿Acaso no es él un “terrible y megalómano dictador que ha expoliado las arcas cubanas”? ¿Cómo puede hallarse tan sosegado?

Hay “sabios” quienes lo comparan con Pinochet (¡). El “Pinocho” era un títere de las derechas, y con todo no pudo evitar que a la postre se le hallaran más de 100 cuentas “sucias” con millones de dólares fraudulentos. Caso similar fue el de Noriega, gran amigo del Imperio quien luego tuvo la mala idea de pretender “acaudillar por su cuenta”, y siendo derrocado, también pagó por lo del “lavado de dinero”. Ahora bien, en el caso de Fidel, ¿Con tantos esfuerzos de Inteligencia enemiga, cómo no se han detectado sus famosos “caudales”? Algo falta aquí, para completar la figura del “déspota opresor del indefenso y sojuzgado pueblo cubano”.

De hecho, faltan muchísimas cosas. No sólo brilla por su ausencia su implicación en esos escándalos financieros ilegales, donde resbala más de un gerifalte del llamado “mundo libre”, sino que tampoco aparecen en el rebelde barbado otros aspectos psicológicos típicos de los sátrapas represores. La imagen emblemática (para las derechas) sobre la guerra de Iraq, no son los niños quemados por los misiles de USA, sino una estatua enorme de Saddam Hussein siendo derribada a tierra. Si esa invasión hubiera ocurrido contra Cuba, no hubiera habido tal efigie-coloso para ser derribada.

Aquí no se ha cambiado el nombre de “Provincia & Ciudad Habana” a “Provincia & Ciudad Fidel”, como sí renombraba en sus predios aquel dominicano del “Dios y Trujillo”. No tenemos noticieros obligatorios en el cine sobre el gran líder y su claque, como ésos que sí se proyectaban en tiempos del “Tacho” nicaragüense. No existe la “zona marítima Comandante Castro Ruz”, como sí hubo en Paraguay un “puerto Presidente Stroessner”. Nuestro dinero no lleva el retrato del “Duce cubano”, a diferencia de aquellas monedas con “Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios”. De hecho, se le llama simplemente “Líder Histórico de la Revolución cubana”, mientras que al siniestro Idi Amin debía aclamársele como “Señor de todas las bestias de la Tierra y de los peces del mar”…

Por demás, que no se ofenda más al pueblo cubano, insinuando que somos incapaces de sacudirnos de encima una tiranía. Podemos, y lo hemos demostrado con Machado y con Batista. Si somos una “desdichada masa oprimida, enemistada contra un régimen oprobioso”, ¿dónde queda nuestra capacidad moral, al haber desaprovechado tantas oportunidades cómo hemos tenido desde 1991 hasta hoy, para alzarnos masivamente y derrocar al gobierno? No se nos injurie más: los cubanos no somos menos que los demás pueblos, donde (salvo rarísimas, pero que muy raras excepciones) casi todos esos tíos que se imponen, son sacados a patadas. Aunque se rodeen de “Camisas negras”, “Tonton Macoute” y toda otra suerte de para-militares que efectúen genocidios en masa, con todo la suerte del déspota suele ser negra. Los más afortunados sufren un golpe de Estado (Ríos Montt, Ngo Dinh Diem) y terminan en el exilio (Lon-Nol, Duvalier); otros se suicidan (como Hitler); otros son ejecutados (Tiso, Ceaușescu, Quisling); hay quien es linchado (como Mussolini y Gadaffi); etc. Pero muy pocos mueren en paz.

Cuando en 1994 cientos de personas se lanzaron a las calles de La Habana Vieja (desesperadas por las privaciones en una Isla subdesarrollada que había perdido casi todos sus mercados, y permanecía bajo bloqueo económico imperial), aquí pudo haberse aprovechado el arribo al foco sublevado del anciano político para exterminarlo masivamente, con miles y miles de indetenibles amotinados rabiosos, cuyo mero número ya habría roto las defensas policiales. Ocurrió todo lo contrario: el “Maleconazo” se acabó al instante, y los mismos que minutos antes abucheaban, de pronto aplaudían ese gesto pundonoroso de hacer acto de presencia ante ciudadanos descontentos y dialogar con ellos. Algo que otros líderes mundiales (incluyendo a nuestro “Teacher” Obama) deberían aprender ante sus propias revueltas públicas. O incluso, apenas sobrevenir la enfermedad de Fidel, aquí pudimos levantarnos y terminar de una vez con su presencia. Ni ocurrió, ni hizo falta.

Aquél no se aferró a nada. Ni siquiera dio lugar a preocupaciones sobre el no votarle. Más interesado en la Revolución misma que en su propia persona, en el 2008 renunció firmemente al cargo supremo de la República. Ojo: los autócratas nunca dejan el poder voluntariamente, pues el dominar sobre los demás es su razón de ser. A Salazar había que hacerle creer con teatros que todavía estaba capitaneando Portugal, cuando ya no gobernaba. Por el contrario, el insurgente barbado lleva ya ocho años demostrando lucidez y capacidad desde su tranquilo retiro, sin indignos aferramientos a una magistratura, como Franco (quien pretendía ser más fuerte que el Parkinson y la senilidad, hasta que la inexorable guadaña lo convenció de lo contrario).

Y para los que especulan sobre supuestas “divisiones entre Fidel – el irreductible extremista - y su hermano – el pragmático modernista -”, les traemos a la memoria la Revolución Cultural promovida por Mao Tse Tung, quien no resistió el verse relegado por Liu Shaoqi y Ten Xiao Ping, con sus tendencias reformistas. El anciano guía asiático usó su influencia moral para perturbar a la República Popular China, creando un devastador movimiento secesionista: la “Revolución Cultural”. Pero, ¿Quién puede censurarle al promotor de la Revolución cubana el haber utilizado su arraigo para inducir a ni un solo acto desestabilizador contra la actualización del modelo económico socialista en Cuba, promovido por el Presidente Raúl Castro? Nadie.

Quizás todo esto ayude a responder la pregunta inicial: ¿por qué no está involucrado Fidel Castro en el escándalo de los “Panama Papers”? Sencillo: porque él no es ni un politiquero ni un tirano. Es un verdadero revolucionario.

SALUDOS REVOLUCIONARIOS 

(Gran Papiyo)      


Reply  Message 3 of 7 on the subject 
From: Tank Removal Sent: 14/09/2021 15:11
Hola, no me importa dónde puso Castro el dinero de su país y dónde estuvo el escándalo. Finalmente, Castro ya no está vivo. Entonces Dios lo juzgará. Tengo mis propios problemas que resolver. Por ejemplo, necesito 200 euros para pagar la escuela de mi hija y mi sueldo es solo la semana que viene. ¿Podrías prestarme algo de dinero?

Reply  Message 4 of 7 on the subject 
From: Cueva del Diablo Sent: 14/09/2021 16:14
¿Estas loco? ¡¿Quién te dará dinero en el foro?! Debes ir al banco. Pero hay una mejor opción que verás si consultas un artículo sobre créditos online urgentes para que puedas comprender cuáles serán tus puntos más fuertes cuando decidas presentar una solicitud a la compañía de préstamos. Presta atención a lo que dicen.

Reply  Message 5 of 7 on the subject 
From: adamar okoye Sent: 14/09/2021 23:55
Si le pides a papiyo en privado él te mandara un cheque la administración cubana le manda un paquete de bonos anuales para casos como el tuyo de seguro también te manda una pañoleta para la nena.

Reply  Message 6 of 7 on the subject 
From: Gran Papiyo Sent: 15/09/2021 01:26
Si le pides a papiyo en privado él te mandara un cheque, la administración cubana le manda un paquete de bonos anuales para casos como el tuyo, de seguro también te manda una pañoleta para la nena. (Adamar Okoye)
 
                                          
 
SALUDOS REVOLUCIONARIOS 
(Gran Papiyo)        

Reply  Message 7 of 7 on the subject 
From: cubanet201 Sent: 15/09/2021 14:07
Cuba: de los maletines con dinero de 
Castro en Suiza a las cuentas offshore de Panamá
La implicación de altos funcionarios del gobierno de Cuba en transacciones financieras sospechosas, como las destapadas el 3 de abril con el nombre de Papeles de Panamá se remonta a las décadas de 1970-1980. Los servicios especiales de Fidel y su hermano Raúl Castro siempre han contado con asesoría de banqueros y abogados radicados en Suiza para blindar sus operaciones monetarias. Panamá es solo una punta del iceberg.
 
Cada mañana, antes que el sol tropical caliente el asfalto y transforme la ciudad en una sauna a cielo abierto, José Luis, 45 años, albañil, apresuradamente camina hacia la atestada parada del ómnibus que lo conducirá rumbo a un hotel cinco estrellas que la firma suiza Kempinski construye frente al Parque Central, en el corazón de La Habana.
 
El albañil recuerda haber escuchado por la radio una noticia sobre los Papeles de Panamá. “Creo que es un negocio de millonarios y empresas capitalistas para no pagar impuestos. Pero desconocía que funcionarios cubanos estuvieran involucrados en eso. Cuando son informaciones que los comprometen, la prensa oficial guarda silencio”.
 
No demasiado lejos de la modesta vivienda donde José Luis reside con sus padres, esposa y dos hijos, vive un hombre enjuto y solitario que llamaremos Fernando.
 
Ya está jubilado. Pero hace veinticinco años fue coronel de la contrainteligencia. “Hubo un tiempo, antes de internet y de las transacciones electrónicas, que llevábamos el dinero en maletines a bancos en Zürich, Ginebra o Ciudad de Panamá. Además de evadir el 'bloqueo' (embargo económico, financiero y comercial decretado por Estados Unidos en 1962), ese dinero servía para comprar armas de segunda mano para las guerrillas en Centroamérica". Y precisa:
 
"Entre 1974 y 1986 hice no menos de diez transferencias. La cantidad variaba, de setecientos mil a un millón y medio de dólares. Luego en Suiza contactaba con un hombre de negocios que se presentaba como Constantino Páez. Creo que era de origen cubano y residía en Ginebra. No tengo muchos más datos”, dice el ex coronel.
 
Constantino Paéz pudiera parecer un personaje inventado. Y tal vez no vale la pena buscar ese nombre en el Folleto Oficial Suizo de Comercio (FOSC). Pero Roberto Hernández, ex mayor de los servicios especiales, que en el otoño de 2007 desertó a Estados Unidos, aportó más detalles en una de sus declaraciones a la prensa.
 
Según Hernández, Constantino Páez, el cubano Abraham Maciques y el chileno Max Marambio, conformaban un trío que con celo extremo protegía la "multimillonaria fortuna" de Fidel Castro en cuentas secretas de Suiza, Panamá o en paraísos fiscales del Caribe.
 
El hombre de negocios conocido por Constantino Páez, en realidad se llama Constantino Pares-Roselló, es originario de Versoix, Ginebra, y habría sido dueño o accionista de al menos dos empresas helvéticas. Una de esas empresas sería Gill & Duffus S.A., con sede en Ginebra, y de acuerdo al FOSC, se dedicaba "al comercio, exportación de azúcar, café, materias primas; la participación en todo tipo de sociedad comercial o industrial, así como su financiamiento".
 
Pares-Roselló también habría tenido participación en la empresa NTI Technology S.A. de Ginebra, especializada en "la comercialización, montaje y fabricación de equipos médicos". Esas dos empresas suizas eran controladas desde Cuba, a través del nombramiento de administradores cubanos residentes en Isla, los cuales a su vez ocupaban importantes cargos públicos. Pero después de 2012 mutaron para perderles el rastro a molestos periodistas free lance que investigaban sus turbias empresas. Las filtraciones de los Papeles de Panamá no son una sorpresa para analistas y expertos.
 
En un artículo publicado en Newsweek, el filósofo esloveno Slavoj Zizek escribe: "Lo único realmente sorprendente sobre los Papeles de Panamá es que no hay ninguna sorpresa en ellos: ¿no sabíamos de modo preciso lo que esperábamos aprender allí? Aunque una cosa es saber sobre las cuentas bancarias offshore en general y otra, tener pruebas concretas. Es como sospechar que nuestra pareja nos engaña, uno puede aceptar el conocimiento abstracto, pero saltamos de dolor cuando accedemos a los detalles más escabrosos. Así que con los Papeles de Panamá ya estamos frente a las imágenes más sucias de la pornografía financiera del mundo de los ricos, y ya no podemos pretender que no sabemos".
 
Para los cubanos, la novedad de los Papeles de Panamá es que por vez primera salieron a la luz nombres de altos funcionarios del gobierno de Raúl Castro implicados en transacciones financieras. Al parecer, es un nuevo modus operandi. Antaño, en la época del ex coronel de la contrainteligencia, se viajaba con maletines repletos de divisas, se codificaban las cuentas bancarias a nombre de testaferros, empresas fantasmas o sociedades anónimas.
 
“Eso de los Papeles de Panamá es otro complot de la CIA para desacreditar el gobierno”, expresa un militar jubilado en la barriada de Lawton.
 
Nicolás, 29 años, graduado universitario, tiene otro argumento: “Debido al 'bloqueo', las entidades financieras de nuestro gobierno han trazado esquemas para ocultar el capital, pues a cada rato los yanquis multan a los bancos que hacen negocios con Cuba".
 
El punto de vista de Nicolás coincide con el del régimen, que justifica esas oscuras transacciones como una forma de eludir el embargo estadounidense.
 
El Departamento del Tesoro de Estados Unidos en los últimos años ha multado con más de trece mil millones de dólares a bancos internacionales, entre ellos UBS y Credit Suisse.
 
En los documentos del bufete panameño Mossack Fonseca, el funcionario de más alto rango es Rodrigo Malmierca, 59 años, ministro de Comercio Exterior.
 
Según los registros, la compañía estatal Corporación Panamericana S.A. -integrada en el grupo GECOMEX, subordinado al Ministerio de Comercio Exterior- fue una de las más activas intermediarias en la creación de entidades offshore en paraísos fiscales.
 
GECOMEX (Grupo Empresarial del Comercio Exterior) surgió en La Habana en 2013. Está integrado por 18 empresas "con personalidad jurídica propia y patrimonio independiente", se puede leer en su web.
 
Actualmente, Malmierca es una de las caras más visibles a nivel internacional del gobierno cubano para la captación de inversiones extranjeras.
 
Los Papeles de Panamá mencionan otros nombres de empresas y personas jurídicas de Cuba relacionadas con la creación de entidades opacas. Se trata de las compañías Comercial Mercadu S.A., Resimevis Limited, Mavis Group S.A., Técnica Hidráulica S.A., Octagon Industrial LTD, Amadis Compañía Naviera S.A., B.B. Naft Trading S.A., Pescatlan S.A., Acepex Management S.A., Travelnet LTD y Labiofam S.A. (ésta última hasta diciembre de 2014 estuvo presidida por José Antonio Fraga Castro, hijo de Angela Castro Ruz, hermana mayor de Fidel y Raúl). Los documentos filtrados también revelan que Albert-Louis Dupont Willemin, abogado suizo, proveniente de una ilustre familia, ha sido asesor jurídico de alto nivel e intermediario en más de 20 empresas offshore con vínculos comerciales en Cuba.
 
Las leyes cubanas no incluyen ninguna normativa específica que impida a funcionarios estatales, personas jurídicas o privadas abrir cuentas en paraísos fiscales, pero dichos negocios son cuestionables en un país que se proclama socialista, que no permite la acumulación de capitales y donde el salario de un funcionario o un ministro no sobrepasa los 2 mil pesos, unos 80 dólares mensuales.
 
A pocas personas de las que navegan por internet en zonas wifi habaneras, les interesa estar informadas de lo que pasa en Cuba o lo que sobre Cuba se dice en medios internacionales. “Vine a engancharme a Facebook, pa' hablar con unos socios que acaban de llegar a Miami. Los temas políticos a mí no me interesan. Entrar a esas páginas me puede traer problemas. Lo mío es resolver la pira (salida del país)”, dice Yadier, 19 años.
 
Una excepción es Arlenis, 23 años, estudiante universitaria. A la joven, que había leído sobre los Papeles de Panamá en un periódico español, le llama la atención que empleados del Estado cubano muevan cifras de seis ceros sin rendir cuentas a la población. “Eso pasa en Cuba porque no hay transparencia ni democracia. En un país donde sus líderes no se cansan de repetir que es una revolución de los humildes y para los humildes, esas transacciones millonarias que no benefician a la sociedad, son un insulto a la gente que trabaja y gana salarios miserables”.
 
La opinión de Zizek, el filósofo esloveno, va en otro sentido, pero es contundente: "No debemos temer llegar hasta el final. El sistema jurídico capitalista global es en sí, en su dimensión más fundamental, la corrupción legalizada. La cuestión sobre dónde comienza el crimen (cuáles operaciones financieras son ilegales) no es una cuestión legal, sino una cuestión eminentemente política, atañe a la lucha por el poder". Y a la vez irónica: "Entonces, ¿por qué miles de hombres de negocios y políticos hacen lo que documentan los Papeles de Panamá? La respuesta es la misma que la del antiguo y vulgar enigma popular: ¿por qué se lamen los perros? Porque pueden".
 
Volviendo a la Isla. Hasta la fecha, sobre los Papeles de Panamá, la autocracia verde olivo solo ha publicado lo que favorece a sus intereses. De la implicación institucional en la trama ni una línea. Y la mayoría de los cubanos ni siquiera se entera. Como siempre.
 
 


First  Previous  2 a 7 de 7  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2021 - Gabitos - All rights reserved