Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

FORO LIBREPENSADOR SIN CENSURA
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 GENERAL 
 REGLAS DE ESTE FORO LIBRE 
 Panel de quejas 
 CONCORDANCIAS BIBLICAS 
 PANEL DEL ADMINISTRADOR BARILOCHENSE 6999 
 
 
  Tools
 
General: La muerte no es tormento eterno.
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza  (Original message) Sent: 26/11/2021 13:57

La muerte no es tormento eterno

Satanás comenzó su engaño en el Edén. Dijo a Eva: “No moriréis.” Tal fué la primera lección de Satanás acerca de la inmortalidad del alma, y ha continuado con este engaño desde entonces hasta hoy, y seguirá con él hasta que haya cesado el cautiverio de los hijos de Dios. Me fueron mostrados Adán y Eva en el Edén. Comieron del árbol prohibido, y entonces la espada de fuego fué puesta en derredor del árbol de vida, y ellos fueron expulsados del huerto, no fuera que comiesen del árbol de vida, y fuesen pecadores inmortales. El fruto de este árbol había de perpetuar la inmortalidad. Oí a un ángel preguntar: “¿Quién de la familia de Adán cruzó aquella flamígera espada, y ha comido del árbol de la vida?” Oí a otro ángel contestar: “Ni uno de la familia de Adán cruzó esa espada de fuego, ni comió de aquel árbol; por lo tanto no hay un solo pecador inmortal.” El alma que pecare, ésta morirá de una muerte eterna, una muerte de la cual no hay esperanza de resucitar; y entonces la ira de Dios será apaciguada. PE 218.1

Me asombraba que Satanás pudiese tener tanto éxito como para hacer creer a los hombres que las palabras de Dios, “el alma que pecare, esa morirá,” significan que el alma que peca no muere, sino que vive eternamente en tormentos. Dijo el ángel: “La vida es vida, sea en el dolor o la felicidad. La muerte es un estado sin dolor, sin goce, sin odio.” PE 218.2

Satanás dijo a sus ángeles que hiciesen un esfuerzo especial por difundir la mentira que le fué dicha por primera vez a Eva en el Edén: “No moriréis.” Y a medida que el error fuese recibido por la gente, y ésta fuese inducida a creer que el hombre es inmortal, Satanás le haría creer que el pecador ha de vivir en tormento eterno. Entonces el camino quedó preparado para que Satanás obrase por medio de sus representantes y señalara a Dios ante la gente como un tirano vengativo, que hunde en el infierno a todos los que no le agradan, y les hace sentir su ira para siempre; y que, mientras sufren indecible angustia y se retuercen en las llamas eternas, los mira con satisfacción. Satanás sabía que si este error era recibido, Dios sería odiado por muchos, en vez de ser amado y adorado; y que muchos se verían inducidos a creer que las amenazas de la Palabra de Dios no habían de cumplirse literalmente, porque sería contrario a su carácter de benevolencia y amor hundir en tormentos eternos a los seres a quienes creó. PE 218.3

Otro extremo que Satanás hizo adoptar por la gente es el de pasar por alto en absoluto la justicia de Dios y las amenazas de su Palabra, al representarle como un ser que es todo misericordia, de manera que nadie ha de perecer, sino que todos, santos y pecadores, serán al fin salvos en su reino. 




First  Previous  2 to 10 of 10  Next   Last  
Reply  Message 2 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:01


Como consecuencia de los errores populares de la inmortalidad del alma y de los tormentos eternos, Satanás saca ventajas de otra clase de personas y la induce a considerar la Biblia como un libro que no es inspirado. Piensan que enseña muchas cosas buenas; pero no pueden fiar en ella ni amarla, porque se les ha enseñado que presenta la doctrina del tormento eterno. PE 219.2

Otra clase es llevada aún más lejos por Satanás: a negar la existencia de Dios. No pueden admitir que sea consecuente con el carácter del Dios de la Biblia el que inflija horribles torturas por toda la eternidad a una porción de la familia humana. Por lo tanto niegan la Biblia y a su Autor y consideran la muerte como un sueño eterno. PE 219.3

Hay otra clase todavía que está llena de miedo y timidez. A éstos Satanás los tienta a cometer pecado, y después que lo han cometido les recalca que la paga del pecado no es la muerte, sino la vida en horribles tormentos que se habrán de soportar durante las edades sin fin de la eternidad. Al magnificar así ante sus mentes apocadas los horrores de un infierno inacabable, se posesiona de sus ánimos, y ellos pierden la razón. Entonces Satanás y sus ángeles se regocijan, y el incrédulo y ateo se dan la mano para cubrir de oprobio el cristianismo. Sostienen que esos males son resultados naturales de creer en la Biblia y en su Autor, cuando son la consecuencia de haber recibido una herejía popular. PE 219.4

Vi que la hueste celestial se llenaba de indignación al ver esta obra atrevida de Satanás. Pregunté por qué se toleraba que todos estos engaños produjesen sus efectos en la mente humana cuando los ángeles de Dios eran poderosos y, si se les ordenara, les sería fácil quebrantar el poder del enemigo. Entonces vi que Dios sabía que Satanás iba a ensayar todas sus artes para destruir al hombre. Por esto había hecho escribir su Palabra y presentado sus propósitos acerca de la raza humana con tanta claridad que los más débiles no necesitasen errar. Después de haber dado su Palabra al hombre, la había preservado cuidadosamente de la destrucción por Satanás y sus ángeles, o por cualquiera de sus agentes o representantes. Mientras que otros libros podían ser destruídos, éste había de ser inmortal. Y al acercarse el fin del tiempo, cuando los engaños de Satanás aumentarían, iba a multiplicarse de tal manera que todos los que lo deseasen pudiesen obtener un ejemplar, y si querían, podían armarse contra los engaños y los prodigios mentirosos de Satanás. PE 220.1

Vi que Dios había guardado en forma especial la Biblia; sin embargo cuando los ejemplares de ella eran pocos, hubo sabios que en algunos casos cambiaron las palabras, pensando que estaban haciendo más claro su sentido, cuando en realidad estaban confundiendo lo que era claro e inclinándolo hacia sus opiniones establecidas, que eran gobernadas por la tradición. Pero vi que la Palabra de Dios, en conjunto, es una cadena perfecta, de la cual una porción se vincula con la otra y la explica. Los verdaderos buscadores de la verdad no necesitan errar; porque no sólo es la Palabra de Dios clara y sencilla al presentar el camino de la vida, sino que el Espíritu Santo es dado como guía para comprender el camino de la vida en ella revelado. PE 220.2

Vi que los ángeles de Dios nunca han de controlar la voluntad. Dios pone delante del hombre la vida y la muerte. El puede elegir. Muchos desean la vida, pero siguen andando en el camino ancho. Escogen rebelarse contra el gobierno de Dios, no obstante la gran misericordia y compasión que él manifestó al dar a su Hijo para que muriese por ellos. Los que no escogen aceptar la salvación comprada a precio tan alto, deben ser castigados. Pero vi que Dios no los encerrará en un infierno para que sufran eternamente, ni tampoco los llevará al cielo; porque introducirlos en la compañía de los puros y santos sería hacerlos excesivamente miserables. Pero él los destruirá por completo para que sean como si nunca hubiesen existido; entonces su justicia estará satisfecha. Formó al hombre con el polvo de la tierra, y los desobedientes y profanos serán consumidos por fuego y volverán a ser polvo. Vi que la benevolencia y la compasión de Dios en este asunto debieran inducir a todos a admirar su carácter y a adorar su santo nombre. Después que los impíos hayan sido raídos de la tierra, toda la hueste celestial dirá: “¡Amén!” PE 221.1

Satanás mira con gran satisfacción a los que profesan el nombre de Cristo, y sin embargo se adhieren estrechamente a los engaños que el diablo mismo originó. Su obra sigue siendo la de idear nuevos engaños, y su poder y arte en esa dirección aumentan de continuo. El indujo a sus representantes, los papas y los sacerdotes, a exaltarse a sí mismos y a incitar al pueblo a perseguir acerbamente y destruir a los que no querían aceptar sus engaños. ¡Oh! ¡Cuántos sufrimientos y agonía fueron impuestos a los preciosos seguidores de Cristo! Los ángeles han llevado una cuenta fiel de todo esto. Con todo regocijo Satanás y sus malos ángeles dijeron a los ángeles que servían a aquellos santos dolientes que los iban a matar a todos, para que no quedase un solo cristiano verdadero en la tierra. Vi que entonces la iglesia de Dios era pura. No había peligro de que ingresaran en ella hombres de corazón corrupto; porque el verdadero cristiano, que se atrevía a declarar su fe, estaba en peligro del potro, la hoguera y toda tortura que Satanás y sus malos ángeles pudieran inventar o inspirar a la mente del hombre. PE 221.2

*****




Reply  Message 3 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:03

Como consecuencia de los errores populares de la inmortalidad del alma y de los tormentos eternos, Satanás saca ventajas de otra clase de personas y la induce a considerar la Biblia como un libro que no es inspirado. Piensan que enseña muchas cosas buenas; pero no pueden fiar en ella ni amarla, porque se les ha enseñado que presenta la doctrina del tormento eterno. PE 219.2

Otra clase es llevada aún más lejos por Satanás: a negar la existencia de Dios. No pueden admitir que sea consecuente con el carácter del Dios de la Biblia el que inflija horribles torturas por toda la eternidad a una porción de la familia humana. Por lo tanto niegan la Biblia y a su Autor y consideran la muerte como un sueño eterno. PE 219.3

Hay otra clase todavía que está llena de miedo y timidez. A éstos Satanás los tienta a cometer pecado, y después que lo han cometido les recalca que la paga del pecado no es la muerte, sino la vida en horribles tormentos que se habrán de soportar durante las edades sin fin de la eternidad. Al magnificar así ante sus mentes apocadas los horrores de un infierno inacabable, se posesiona de sus ánimos, y ellos pierden la razón. Entonces Satanás y sus ángeles se regocijan, y el incrédulo y ateo se dan la mano para cubrir de oprobio el cristianismo. Sostienen que esos males son resultados naturales de creer en la Biblia y en su Autor, cuando son la consecuencia de haber recibido una herejía popular. PE 219.4

Vi que la hueste celestial se llenaba de indignación al ver esta obra atrevida de Satanás. Pregunté por qué se toleraba que todos estos engaños produjesen sus efectos en la mente humana cuando los ángeles de Dios eran poderosos y, si se les ordenara, les sería fácil quebrantar el poder del enemigo. Entonces vi que Dios sabía que Satanás iba a ensayar todas sus artes para destruir al hombre. Por esto había hecho escribir su Palabra y presentado sus propósitos acerca de la raza humana con tanta claridad que los más débiles no necesitasen errar. Después de haber dado su Palabra al hombre, la había preservado cuidadosamente de la destrucción por Satanás y sus ángeles, o por cualquiera de sus agentes o representantes. Mientras que otros libros podían ser destruídos, éste había de ser inmortal. Y al acercarse el fin del tiempo, cuando los engaños de Satanás aumentarían, iba a multiplicarse de tal manera que todos los que lo deseasen pudiesen obtener un ejemplar, y si querían, podían armarse contra los engaños y los prodigios mentirosos de Satanás. PE 220.1

Vi que Dios había guardado en forma especial la Biblia; sin embargo cuando los ejemplares de ella eran pocos, hubo sabios que en algunos casos cambiaron las palabras, pensando que estaban haciendo más claro su sentido, cuando en realidad estaban confundiendo lo que era claro e inclinándolo hacia sus opiniones establecidas, que eran gobernadas por la tradición. Pero vi que la Palabra de Dios, en conjunto, es una cadena perfecta, de la cual una porción se vincula con la otra y la explica. Los verdaderos buscadores de la verdad no necesitan errar; porque no sólo es la Palabra de Dios clara y sencilla al presentar el camino de la vida, sino que el Espíritu Santo es dado como guía para comprender el camino de la vida en ella revelado. PE 220.2

Vi que los ángeles de Dios nunca han de controlar la voluntad. Dios pone delante del hombre la vida y la muerte. El puede elegir. Muchos desean la vida, pero siguen andando en el camino ancho. Escogen rebelarse contra el gobierno de Dios, no obstante la gran misericordia y compasión que él manifestó al dar a su Hijo para que muriese por ellos. Los que no escogen aceptar la salvación comprada a precio tan alto, deben ser castigados. Pero vi que Dios no los encerrará en un infierno para que sufran eternamente, ni tampoco los llevará al cielo; porque introducirlos en la compañía de los puros y santos sería hacerlos excesivamente miserables. Pero él los destruirá por completo para que sean como si nunca hubiesen existido; entonces su justicia estará satisfecha. Formó al hombre con el polvo de la tierra, y los desobedientes y profanos serán consumidos por fuego y volverán a ser polvo. Vi que la benevolencia y la compasión de Dios en este asunto debieran inducir a todos a admirar su carácter y a adorar su santo nombre. Después que los impíos hayan sido raídos de la tierra, toda la hueste celestial dirá: “¡Amén!” PE 221.1

Satanás mira con gran satisfacción a los que profesan el nombre de Cristo, y sin embargo se adhieren estrechamente a los engaños que el diablo mismo originó. Su obra sigue siendo la de idear nuevos engaños, y su poder y arte en esa dirección aumentan de continuo. El indujo a sus representantes, los papas y los sacerdotes, a exaltarse a sí mismos y a incitar al pueblo a perseguir acerbamente y destruir a los que no querían aceptar sus engaños. ¡Oh! ¡Cuántos sufrimientos y agonía fueron impuestos a los preciosos seguidores de Cristo! Los ángeles han llevado una cuenta fiel de todo esto. Con todo regocijo Satanás y sus malos ángeles dijeron a los ángeles que servían a aquellos santos dolientes que los iban a matar a todos, para que no quedase un solo cristiano verdadero en la tierra. Vi que entonces la iglesia de Dios era pura. No había peligro de que ingresaran en ella hombres de corazón corrupto; porque el verdadero cristiano, que se atrevía a declarar su fe, estaba en peligro del potro, la hoguera y toda tortura que Satanás y sus malos ángeles pudieran inventar o inspirar a la mente del hombre. PE 221.2

*****


Reply  Message 4 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:17




Allí hay sacerdotes y prelados católicos, que dijeron ser los embajadores de Cristo y que no obstante emplearon instrumentos de suplicio, calabozos y hogueras para dominar las conciencias de su pueblo. Allí están los orgullosos pontífices que se ensalzaron por encima de Dios y que pretendieron alterar la ley del Altísimo. Aquellos así llamados padres de la iglesia tienen que rendir a Dios una cuenta de la que bien quisieran librarse. Demasiado tarde ven que el Omnisciente es celoso de su ley y que no tendrá por inocente al culpable de violarla. Comprenden entonces que Cristo identifica sus intereses con los de su pueblo perseguido, y sienten la fuerza de sus propias palabras: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. Mateo 25:40MSV 355.5
Todos los impíos del mundo están de pie ante el tribunal de Dios, acusados de alta traición contra el gobierno del cielo. No hay quien sostenga ni defienda la .causa de ellos; no tienen disculpa; y se pronuncia contra ellos la sentencia de la muerte eterna.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 726.MSV 356.1También Satanás y los ángeles malos son juzgados por Cristo y su pueblo. San Pablo dice: “¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles?” Vers. 3. Y San Judas declara que “a los ángeles que no guardaron su original estado, sino que dejaron su propia habitación, los ha guardado en prisiones eternas, bajo tinieblas, hasta el juicio del gran día”. Judas 6 (VM). CS 642.1

Al fin de los mil años vendrá la segunda resurrección. Entonces los impíos serán resucitados, y comparecerán ante Dios para la ejecución del “juicio decretado”. Así el escritor del Apocalipsis, después de haber descrito la resurrección de los justos, dice: “Los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años”. Apocalipsis 20:5. E Isaías declara, con respecto a los impíos: “Serán juntados como se juntan los presos en el calabozo, y estarán encerrados en la cárcel; y después de muchos días serán sacados al suplicio”. Isaías 24:22 (VM). 




Reply  Message 5 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:20

Allí hay sacerdotes y prelados católicos, que dijeron ser los embajadores de Cristo y que no obstante emplearon instrumentos de suplicio, calabozos y hogueras para dominar las conciencias de su pueblo. Allí están los orgullosos pontífices que se ensalzaron por encima de Dios y que pretendieron alterar la ley del Altísimo. Aquellos así llamados padres de la iglesia tienen que rendir a Dios una cuenta de la que bien quisieran librarse. Demasiado tarde ven que el Omnisciente es celoso de su ley y que no tendrá por inocente al culpable de violarla. Comprenden entonces que Cristo identifica sus intereses con los de su pueblo perseguido, y sienten la fuerza de sus propias palabras: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. Mateo 25:40MSV 355.5
Todos los impíos del mundo están de pie ante el tribunal de Dios, acusados de alta traición contra el gobierno del cielo. No hay quien sostenga ni defienda la .causa de ellos; no tienen disculpa; y se pronuncia contra ellos la sentencia de la muerte eterna.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 726.MSV 356.1También Satanás y los ángeles malos son juzgados por Cristo y su pueblo. San Pablo dice: “¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles?” Vers. 3. Y San Judas declara que “a los ángeles que no guardaron su original estado, sino que dejaron su propia habitación, los ha guardado en prisiones eternas, bajo tinieblas, hasta el juicio del gran día”. Judas 6 (VM). CS 642.1

Al fin de los mil años vendrá la segunda resurrección. Entonces los impíos serán resucitados, y comparecerán ante Dios para la ejecución del “juicio decretado”. Así el escritor del Apocalipsis, después de haber descrito la resurrección de los justos, dice: “Los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años”. Apocalipsis 20:5. E Isaías declara, con respecto a los impíos: “Serán juntados como se juntan los presos en el calabozo, y estarán encerrados en la cárcel; y después de muchos días serán sacados al suplicio”. Isaías 24:22 (VM). 


Reply  Message 6 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:28




Allí hay sacerdotes y prelados católicos, que dijeron ser los embajadores de Cristo y que no obstante emplearon instrumentos de suplicio, calabozos y hogueras para dominar las conciencias de su pueblo. Allí están los orgullosos pontífices que se ensalzaron por encima de Dios y que pretendieron alterar la ley del Altísimo. Aquellos así llamados padres de la iglesia tienen que rendir a Dios una cuenta de la que bien quisieran librarse. Demasiado tarde ven que el Omnisciente es celoso de su ley y que no tendrá por inocente al culpable de violarla. Comprenden entonces que Cristo identifica sus intereses con los de su pueblo perseguido, y sienten la fuerza de sus propias palabras: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. Mateo 25:40MSV 355.5
Todos los impíos del mundo están de pie ante el tribunal de Dios, acusados de alta traición contra el gobierno del cielo. No hay quien sostenga ni defienda la .causa de ellos; no tienen disculpa; y se pronuncia contra ellos la sentencia de la muerte eterna.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 726.MSV 356.1También Satanás y los ángeles malos son juzgados por Cristo y su pueblo. San Pablo dice: “¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles?” Vers. 3. Y San Judas declara que “a los ángeles que no guardaron su original estado, sino que dejaron su propia habitación, los ha guardado en prisiones eternas, bajo tinieblas, hasta el juicio del gran día”. Judas 6 (VM). CS 642.1

Al fin de los mil años vendrá la segunda resurrección. Entonces los impíos serán resucitados, y comparecerán ante Dios para la ejecución del “juicio decretado”. Así el escritor del Apocalipsis, después de haber descrito la resurrección de los justos, dice: “Los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años”. Apocalipsis 20:5. E Isaías declara, con respecto a los impíos: “Serán juntados como se juntan los presos en el calabozo, y estarán encerrados en la cárcel; y después de muchos días serán sacados al suplicio”. Isaías 24:22 (VM). 




Reply  Message 7 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:28




Allí hay sacerdotes y prelados católicos, que dijeron ser los embajadores de Cristo y que no obstante emplearon instrumentos de suplicio, calabozos y hogueras para dominar las conciencias de su pueblo. Allí están los orgullosos pontífices que se ensalzaron por encima de Dios y que pretendieron alterar la ley del Altísimo. Aquellos así llamados padres de la iglesia tienen que rendir a Dios una cuenta de la que bien quisieran librarse. Demasiado tarde ven que el Omnisciente es celoso de su ley y que no tendrá por inocente al culpable de violarla. Comprenden entonces que Cristo identifica sus intereses con los de su pueblo perseguido, y sienten la fuerza de sus propias palabras: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. Mateo 25:40MSV 355.5
Todos los impíos del mundo están de pie ante el tribunal de Dios, acusados de alta traición contra el gobierno del cielo. No hay quien sostenga ni defienda la .causa de ellos; no tienen disculpa; y se pronuncia contra ellos la sentencia de la muerte eterna.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 726.MSV 356.1También Satanás y los ángeles malos son juzgados por Cristo y su pueblo. San Pablo dice: “¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles?” Vers. 3. Y San Judas declara que “a los ángeles que no guardaron su original estado, sino que dejaron su propia habitación, los ha guardado en prisiones eternas, bajo tinieblas, hasta el juicio del gran día”. Judas 6 (VM). CS 642.1

Al fin de los mil años vendrá la segunda resurrección. Entonces los impíos serán resucitados, y comparecerán ante Dios para la ejecución del “juicio decretado”. Así el escritor del Apocalipsis, después de haber descrito la resurrección de los justos, dice: “Los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años”. Apocalipsis 20:5. E Isaías declara, con respecto a los impíos: “Serán juntados como se juntan los presos en el calabozo, y estarán encerrados en la cárcel; y después de muchos días serán sacados al suplicio”. Isaías 24:22 (VM). 




Reply  Message 8 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:31



Allí hay sacerdotes y prelados católicos, que dijeron ser los embajadores de Cristo y que no obstante emplearon instrumentos de suplicio, calabozos y hogueras para dominar las conciencias de su pueblo. Allí están los orgullosos pontífices que se ensalzaron por encima de Dios y que pretendieron alterar la ley del Altísimo. Aquellos así llamados padres de la iglesia tienen que rendir a Dios una cuenta de la que bien quisieran librarse. Demasiado tarde ven que el Omnisciente es celoso de su ley y que no tendrá por inocente al culpable de violarla. Comprenden entonces que Cristo identifica sus intereses con los de su pueblo perseguido, y sienten la fuerza de sus propias palabras: “en cuanto lo hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí lo hicisteis”. Mateo 25:40MSV 355.5
Todos los impíos del mundo están de pie ante el tribunal de Dios, acusados de alta traición contra el gobierno del cielo. No hay quien sostenga ni defienda la .causa de ellos; no tienen disculpa; y se pronuncia contra ellos la sentencia de la muerte eterna.—Seguridad y Paz en el Conflicto de los Siglos, 726.MSV 356.1También Satanás y los ángeles malos son juzgados por Cristo y su pueblo. San Pablo dice: “¿No sabéis que hemos de juzgar a los ángeles?” Vers. 3. Y San Judas declara que “a los ángeles que no guardaron su original estado, sino que dejaron su propia habitación, los ha guardado en prisiones eternas, bajo tinieblas, hasta el juicio del gran día”. Judas 6 (VM). CS 642.1

Al fin de los mil años vendrá la segunda resurrección. Entonces los impíos serán resucitados, y comparecerán ante Dios para la ejecución del “juicio decretado”. Así el escritor del Apocalipsis, después de haber descrito la resurrección de los justos, dice: “Los otros muertos no tornaron a vivir hasta que sean cumplidos mil años”. Apocalipsis 20:5. E Isaías declara, con respecto a los impíos: “Serán juntados como se juntan los presos en el calabozo, y estarán encerrados en la cárcel; y después de muchos días serán sacados al suplicio”. Isaías 24:22 (VM). 



Reply  Message 9 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:48


EL ULTIMO MJE DE DIOS AL MUNDO MJE DE LOS TRES ANGELES .APOCALIPSIS 14:6,13 HASTA EL GENESIS AL APOCALIPSIS ..

Reply  Message 10 of 10 on the subject 
From: Damarit Espinoza Sent: 26/11/2021 14:53

El mensaje final de Dios

“Y después de estas cosas vi otro ángel descender del cielo teniendo grande potencia; y la tierra fue alumbrada de su gloria. Y clamó con fortaleza en alta voz diciendo: Caída es, caída es la grande Babilonia, y es hecha habitación de demonios, y guarida de todo espíritu inmundo, y albergue de todas aves sucias y aborrecibles”. “Y oí otra voz del cielo, que decía: Salid de ella, pueblo mío, porque no seáis participantes de sus pecados, y que no recibáis de sus plagas”. Apocalipsis 18:1, 2, 4. CS 589.1

Estos versículos señalan un tiempo en el porvenir cuando el anuncio de la caída de Babilonia, tal cual fue hecho por el segundo ángel de Apocalipsis 14:8, se repetirá con la mención adicional de las corrupciones que han estado introduciéndose en las diversas organizaciones religiosas que constituyen a Babilonia, desde que ese mensaje fue proclamado por primera vez, durante el verano de 1844. Se describe aquí la terrible condición en que se encuentra el mundo religioso. Cada vez que la gente rechace la verdad, habrá mayor confusión en su mente y más terquedad en su corazón, hasta que se hunda en temeraria incredulidad. En su desafío de las amonestaciones de Dios, seguirá pisoteando uno de los preceptos, del Decálogo hasta que sea inducida a perseguir a los que lo consideran sagrado. Se desprecia a Cristo cuando se manifiesta desdén hacia su Palabra y hacia su pueblo. Conforme vayan siendo aceptadas las enseñanzas del espiritismo en las iglesias, irán desapareciendo las vallas impuestas al corazón carnal, y la religión se convertirá en un manto para cubrir las más bajas iniquidades. La creencia en las manifestaciones espiritistas abre el campo a los espíritus seductores y a las doctrinas de demonios, y de este modo se dejarán sentir en las iglesias las influencias de los ángeles malos. CS 589.2

Se dice de Babilonia, con referencia al tiempo en que está presentada en esta profecía: “Sus pecados han llegado hasta el cielo y Dios se ha acordado de sus maldades”. Apocalipsis 18:5. Ha llenado la medida de sus culpas y la ruina está por caer sobre ella. Pero Dios tiene aún un pueblo en Babilonia; y antes de que los juicios del cielo la visiten, estos fieles deben ser llamados para que salgan de la ciudad y que no tengan parte en sus pecados ni en sus plagas. De ahí que este movimiento esté simbolizado por el ángel que baja del cielo, alumbrando la tierra y denunciando con voz potente los pecados de Babilonia. Al mismo tiempo que este mensaje, se oye el llamamiento: “Salid de ella, pueblo mío”. Estas declaraciones, unidas al mensaje del tercer ángel, constituyen la amonestación final que debe ser dada a los habitantes de la tierra. CS 590.1

Terrible será la crisis a que llegará el mundo. Unidos los poderes de la tierra para hacer la guerra a los mandamientos de Dios, decretarán que todos los hombres, “pequeños y grandes, ricos y pobres, libres y siervos” (Apocalipsis 13:16), se conformen a las costumbres de la iglesia y observen el falso día de reposo. Todos los que se nieguen a someterse serán castigados por la autoridad civil, y finalmente se decretará que son dignos de muerte. Por otra parte, la ley de Dios que impone el día de reposo del Creador exige obediencia y amenaza con la ira de Dios a los que violen sus preceptos. 



First  Previous  2 a 10 de 10  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2022 - Gabitos - All rights reserved