Página principal  |  Contacto  

Correo electrónico:

Contraseña:

Registrarse ahora!

¿Has olvidado tu contraseña?

RADIOHORNERO
 
Novedades
  Únete ahora
  Panel de mensajes 
  Galería de imágenes 
 Archivos y documentos 
 Encuestas y Test 
  Lista de Participantes
 El Hornero 
 Emisora El Hornero: programación 
 elho_ 
 Encuentro Literatura 
 Fundacion MARAMBIO 
 Links de interes 
 Visitas a Amigos 
 Dx internacional 
 On line 
 General 
 Página Digital 
 General 
 
 
  Herramientas
 
Ciencia y Tecnologia: Sobre el espacio
Elegir otro panel de mensajes
Tema anterior  Tema siguiente
Respuesta  Mensaje 1 de 28 en el tema 
De: elho  (Mensaje original) Enviado: 16/10/2009 21:36

Vistazo a la frontera del Sistema Solar

Datos de Ibex (NASA)

El flujo de partículas que entran al sistema solar es desigual.

La frontera de nuestro Sistema Solar tiene características inesperadas y sorprendentes, muestran los primeros resultados de la Sonda Exploradora Fronteriza Interestelar (Ibex) de la agencia espacial estadounidense, NASA.

Ibex fue lanzada hace un año para trazar un mapa de la heliósfera, la región del espacio definida por el alcance del viento solar de nuestro sol.

Las primeras observaciones muestran que la heliósfera no está formada como muchos científicos creían, afirma una serie de estudios publicados en la revista Science.

Lo que los científicos esperaban encontrar eran variaciones espaciales pequeñas y graduales de la frontera interestelar, a más de 16.000 millones de kilómetros.

Sin embargo, Ibex mostró una especie de cinta muy angosta que es dos o tres veces más brillante que cualquier otro cuerpo en el cielo.

"Los resultados de Ibex son verdaderamente extraordinarios" dice el doctor David McComas, principal investigador de la sonda.

"Porque muestra emisiones que no apoyan ninguna de las actuales teorías o modelos que se tienen de esta región nunca antes vista".

Cintas brillantes

Nuestro Sistema Solar se "azota" en el centro de la galaxia, e igual que la sensación que experimentamos al sacar la mano de un auto en movimiento el sistema solar "siente" un viento de partículas desde la región que se extiende entre nuestro sol y sus vecinos más cercanos.

La característica más sorprendente de los mapas celestes de Ibex, las estrechas cintas brillantes, serpentean a través del cielo entre las naves Voyager y allí han permanecido totalmente desaparecibidas hasta ahora

Dr. David McComas

Al mismo tiempo, una especie de "viento solar" de partículas cargadas viaja continuamente a velocidades supersónicas desde el sol en todas direcciones.

Este viento solar infla una "burbuja" gigante en el espacio interestelar, la heliósfera.

La verdadera extensión y forma de la heliósfera ha sido tema de debate durante más de medio siglo.

Cuando el viento solar viaja hacia el exterior recoge iones -o partículas cargadas- recientemente formados que surgen de la ionización de partículas neutrales que se escapan del espacio interestelar.

La tarea de Ibex es medir estas partículas neutrales, llamadas átomos neutros energéticos (ENA) que se forman en el límite de la heliósfera y que viajan a velocidades que van desde 800.000 a 4 millones de kilómetros por hora.

Lo que varios investigadores han encontrado es que el flujo de los ENA es desigual, con un flujo significativamente mayor en una "cinta" que atraviesa el cielo y que es dos a tres veces más brillante que cualquier otro cuerpo en el cielo.

Hasta ahora la mejor información que se tenía sobre la heliósfera provino de dos naves Voyager que se cree han pasado a través de la región.

Información global

Para sus observaciones, Ibex ha utilizado dos cámaras especiales de ENA para captar imágenes y trazar el mapa de la interacción global de la heliósfera.

Ibex (NASA)

La sonda Ibex fue lanzada hace un año para trazar un mapa de la heliósfera.

Aunque las naves Voyager han ofrecido puntos de medición de las interacciones en dos sitios de la región de la frontera interestelar, las medidas de Ibex han logrado ofrecer una observación global de estas interacciones.

"La característica más sorprendente de los mapas celestes de Ibex, las estrechas cintas brillantes, serpentean a través del cielo entre las naves Voyager y allí han permanecido totalmente desapercibidas hasta ahora" dice el doctor McComas.

Las imágenes globales que obtiene Ibex son similares a la información sobre patrones globales y regionales del clima en la Tierra que obtiene un satélite meteorológico.

Las estaciones individuales de clima en la superficie llevan a cabo medidas detalladas locales, pero si las tormentas no pasan directamente sobre ellas se puede perder la imagen general de las condiciones climáticas.

Ibex también logró recoger por primera vez hidrógeno y oxigeno del medio interestelar, el contenido de materia y energía que hay entre las estrellas.

Como la heliósfera de nuestro sistema viaja por el medio interestelar a velocidades de 95.000 kilómetros por hora, Ibex logró medir las partículas neutras que entran al sistema solar.

Con estas mediciones, dicen los investigadores, se logrará tener un mejor entendimiento del ambiente en el espacio interestelar lo cual podrá ser importante en las futuras expediciones espaciales tripuladas porque esta región progege al sistema solar de la radiación cósmica.

Lo que es claro, dicen los autores, es que la heliósfera no tiene la forma de un cometa, como se pensaba previamente, sino posee una cabeza que apunta al medio interestelar entrante y una cola de materia que arrastra por detrás

fuente BBC


Anuncios:

Primer  Anterior  14 a 28 de 28  Siguiente   Último  
Respuesta  Mensaje 14 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 04/06/2010 14:05
Un gran misterio: Júpiter pierde un cinturón

En un sorprendente acontecimiento que ha transformado la apariencia del planeta más grande del sistema solar, uno de los dos cinturones de nubes más importantes de Júpiter ha desaparecido por completo.

NASA

 

Se busca: Cinturón gigante de nubes de color marrón lo suficientemente grande como para tragar veinte veces la Tierra. Quien lo encuentre, por favor devuélvalo a Júpiter.

Mayo 20, 2010: En un acontecimiento que ha transformado la apariencia del planeta más grande del sistema solar, uno de los dos principales cinturones de nubes ha desaparecido por completo.

"Este es un evento mayúsculo", dice el científico planetario Glenn Orton, del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL, por su sigla en idioma inglés), de la NASA. "Estamos siguiendo muy de cerca la situación pero aún no comprendemos por completo lo que está ocurriendo".

Júpiter pierde un cinturón (antes y después, 568px)

Estas imágenes de Júpiter, tomadas por el australiano Anthony Wesley, quien se dedica a fotografiar el cielo, revelan que el SEB (South Equatorial Belt o Cinturón Ecuatorial Sur, en idioma español) se veía en agosto de 2009, pero en mayo de 2010 ya no se ve. Imágenes individuales: 4 de agosto de 2009; 8 de mayo de 2010.

Conocida como Cinturón Ecuatorial Sur (SEB, por su sigla en idioma inglés), la franja de nubes marrón tiene un ancho que equivale al doble del tamaño de la Tierra y una longitud veinte veces mayor. La pérdida de tan enorme "franja" puede ser vista fácilmente desde un extremo del sistema solar.

"Con telescopios de cualquier tamaño, o incluso con binoculares grandes, se ha observado que la apariencia singular de Júpiter siempre ha incluido dos cinturones ecuatoriales anchos", dice el astrónomo aficionado Anthony Wesley, de Australia. "Recuerdo haberlo visto cuando era niño a través de mi pequeño telescopio refractor, y era inconfundible. Sin embargo, cualquiera que apunte su telescopio hacia Júpiter en este momento observará a un planeta con una sola franja; una imagen muy rara".

Wesley es un experto en la observación de Júpiter; es famoso por haber descubierto un cometa que colisionó con dicho planeta en 2009. Como muchos otros astrónomos, a finales del año pasado, se dio cuenta de que el cinturón estaba desapareciendo, "pero ciertamente no esperaba que desapareciera por completo", expresa. "Júpiter continúa sorprendiendo".

Orton piensa que el cinturón no se ha ido, sino que sólo se encuentra escondido debajo de algunas nubes superiores.

 

Júpiter pierde un cinturón (Júpiter el 18 de mayo de 2010, 200 píxeles)
Sin la presencia del SEB, la gran mancha roja de Júpiter se encuentra rodeada de un color blanco casi initerrumpido. Anthony Wesley tomó esta fotografía el 18 de mayo de 2010

"Es posible", plantea, "que algunos 'cirros de amoníaco' se hayan formado por encima del SEB, provocando de este modo que éste quede escondido". En la Tierra, tenues cirros blancos se forman a partir de cristales de hielo. En Júpiter, se puede formar el mismo tipo de nubes, pero los cristales están compuestos por amoníaco (NH3), en lugar de agua (H2O).

¿Qué podría provocar tan enorme brote de "cirros de amoníaco"? Orton sospecha que cambios en los patrones de los vientos globales habrían traído material rico en amoníaco hacia la zona clara y fría que se encuentra sobre el SEB, creando así el marco idóneo para la formación de nubes heladas a gran altura.

"Me encantaría mandar una sonda para descubrir qué es lo que realmente está sucediendo".

 

 

Ciertamente, la atmósfera de Júpiter es un misterioso lugar que al explorarlo podría proporcionar muchos beneficios. Nadie sabe, por ejemplo, por qué la Gran Mancha Roja es roja —o qué es lo que ha mantenido a esta desenfrenada tormenta durante tantos años. La teoría tampoco explica por qué este par de cinturones gemelos son de color marrón, ni por qué uno desaparecería mientras que el otro permanece. "Tenemos una lista muy larga de preguntas", dice Orton.

Esta no es la primera vez que el SEB se desvanece.

"El SEB se desvanece en intervalos irregulares, los más recientes tuvieron lugar en: 1973-75, 1989-90, 1993, 2007 y 2010", explica John Rogers, director de la Sección de Júpiter de la Asociación Astronómica Británica. "La atenuación de 2007 duró relativamente poco, pero en los demás años el SEB desapareció casi por completo, al igual que ahora".

El retorno del SEB puede ser dramático.

 

Júpiter pierde un cinturón (Júpiter al amanecer, 200 píxeles)
Júpiter cautiva a los astrónomos antes del alba. Lyle Anderson, de Duluth, Minnesota, tomó esta fotografía el 19 de mayo de 2010.[

"Podemos esperar un espectacular despliegue de tormentas y vórtices cuando comience la 'resucitación del SEB'", comenta Rogers. "Siempre comienza en un solo punto y, desde allí, el disturbio se extiende rápidamente alrededor del planeta; a veces se vuelve incluso espectacular para los astrónomos aficionados que observan al planeta a través de telescopios de tamaño mediano. Sin embargo, no podemos predecir cuándo o dónde comenzará. De acuerdo con la experiencia de ocasiones anteriores, podría suceder en cualquier momento de los próximos dos años. Esperamos que ocurra en los próximos meses para que todos podamos tener un buen espectáculo".

"Yo estaré observando en toda oportunidad que tenga", dice Wesley. "Su resurgimiento será muy probablemente repentino y drámatico, con grupos de tormentas que circulan alrededor del planeta, que aparecen en un intervalo de semanas".

Y claro, dice Orton, "cualquiera puede ser el primero en presenciar el regreso del SEB".

Júpiter aparece brillante en el cielo occidental, justo antes del alba: mapa del cielo. Apunte su instrumento al "lucero de la mañana" y... ¿ese será realmente Júpiter? ¡Que tenga una excelente observación!


Respuesta  Mensaje 15 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 28/06/2010 16:18
A mitad de camino en su ruta hacia Plutón, New Horizons despierta en un 'territorio exótico'

A mitad de camino en su ruta hacia Plutón, la sonda espacial New Horizons ha despertado en "territorio exótico". Los controladores de misión están aprovechando esta oportunidad para revisar cuidadosamente los sistemas de la nave, a modo de preparación para el sobrevuelo de Plutón en 2015.

NASA

 

Junio 18, 2010: Zurcando el espacio a poco más de un millón y medio de kilómetros (un millón de millas) al día, la sonda New Horizons (Nuevos Horizontes, en idioma español), de la NASA, está a mitad de camino en su ruta hacia Plutón y acaba de despertar por vez primera en meses para mirar a su alrededor.

Actualización sobre New Horizons (Nuevos Horizontes, 200 píxeles)

Derecha: Concepto artístico de la sonda New Horizons.

"Nuestra nave espacial se encuentra muy lejos, en un territorio exótico, en medio de la nada", dice Hal Weaver, el científico que lidera el proyecto New Horizons, en la Universidad Johns Hopkins. "Y tenemos mucho para hacer".

Es la oportunidad ideal para poner a prueba los instrumentos de New Horizons antes de que llegue a Plutón, en 2015. "No queremos perder ni un conmovedor instante del encuentro con Plutón", dice. "Por eso, estamos verificando todo para asegurarnos de que la sonda está funcionando correctamente y se encuentra lista para continuar".

Las nueve semanas de pruebas comenzaron el 25 de mayo. Los controladores de la misión planearon una inspección minuciosa y una recalibración de los siete instrumentos científicos que se encuentran a bordo.

El primero es LORRI, la Cámara de Reconocimiento de Largo Alcance (Long–Range Reconnaissance Imager, en idioma inglés), uno de los telescopios interplanetarios más potentes que se han enviado al espacio.

 

 

El 14 de julio de 2015, que es la fecha del acercamiento máximo, podremos distinguir objetos en la superficie de Plutón del tamaño de un campo de fútbol", dice Weaver. "Esa es una resolución alrededor de 300 veces mejor que cualquier cosa que exista en la actualidad".

LORRI estará trabajando con "Ralph", un espectrómetro diseñado para escudriñar la superficie de Plutón en longitudes de onda visibles e infrarrojas. Ralph revelará la temperatura, el color y la composición química de Plutón.

"En las pruebas que estamos realizando, apuntamos tanto a LORRI como a Ralph hacia algo en el cielo para asegurarnos de que pueden trabajar en conjunto con la máxima sensibilidad. Debido a que New Horizons ahora está tan alejada de cualquier cuerpo grande, para probar las cámaras las dirigiremos hacia campos de estrellas".

Actualización sobre New Horizons (parhelios en Plutón, 550 píxeles)

Arriba: Concepto del artista espacial Ron Miller de los hipotéticos géiseres y parhelios de Plutón.

Poco después de que New Horizons pase Plutón en 2015, la nave espacial mirará hacia atrás y el planeta le parecerá como la Luna en cuarto creciente. Weaver especula que durante esta fase LORRI podría observar neblina en la atmósfera superior de Plutón o quizás evidencia de criovulcanismo (o sea, volcanes que arrojan material helado en vez de magma caliente) en la superficie de Plutón.

"Durante un sobrevuelo de Neptuno, en 1989, la nave Voyager 2 observó franjas oscuras en Tritón, una luna de Neptuno, que parecen haber sido producidas por géiseres que escupen partículas congeladas de nitrógeno sucio. Podríamos detectar algo similar en Plutón".

Actualización sobre New Horizons (instrumentos, 200 píxeles)

Derecha: Haga clic aquí para obtener más información sobre los siete instrumentos científicos principales de New Horizons.

Cuando New Horizons atraviese la sombra de Plutón, en 2015, un espectrómetro de imagen UV, llamado "Alice", mirará al Sol a través de la atmósfera de Plutón. Esto debería revelar cómo las moléculas en la atmósfera de Plutón absorben la luz solar y, por lo tanto, de qué está compuesta la atmósfera".

"Sabemos que el gran brillo del Sol puede dificultar estas actividades para nuestros instrumentos. Así que usaremos los mismos ángulos en las pruebas que estamos llevando a cabo con el fin de determinar qué podremos ver realmente y qué tipo de información se puede reunir".

Las cámaras y los espectrómetros no serán los únicos instrumentos que tienen mucho para hacer. REX, el Experimento de Radio Ciencia (Radio Science EXperiment, en idioma inglés), de New Horizons, detectará y observará señales de radio que provienen de la Red del Espacio Profundo (Deep Space Network, en idioma inglés), de la NASA, en la Tierra.

"La manera en que esas señales se deformen al pasar por la atmósfera de Plutón nos dirá mucho sobre la presión y el espesor de la atmósfera".

El equipo confía en que los resultados de las pruebas serán favorables. Si todo sale bien, hay mucho que esperar en el futuro.

"Tenemos muchas esperanzas en esta misión", concluye Weaver. "Plutón nos espera. Lo más emocionante es que no sabemos con certeza qué encontraremos cuando lleguemos allí".


Respuesta  Mensaje 16 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 28/06/2010 20:39
Un viejo explorador lunar envía sorprendentes pulsos de luz láser a la Tierra

Un robot soviético que había estado perdido durante los últimos 40 años ha sido encontrado. Los investigadores planean usar al anciano robot como ayuda para medir la órbita lunar y probar teorías de la gravedad.

NASA

 

Junio 3, 2010: Se ha encontrado un explorador robot soviético que había estado perdido en las polvorientas llanuras de la Luna durante los últimos 40 años, y está enviando pulsos de luz láser sorprendentemente fuertes a la Tierra.

"Enviamos pulsos láser a la posición del Lunokhod 1, y nos sorprendió la potencia de la señal reflejada", dice Tom Murphy, de la UC San Diego, quien lidera el equipo de investigación que está poniendo en funcionamiento al viejo robot nuevamente. "El Lunokhod 1 nos está hablando fuerte y claro".

El viejo robot envía sorprendentes pulsos de luz a la Tierra (Lunokhod 1, 568 píxeles) Arriba Aunque parezca una criatura de ciencia ficción, el Lunokhod 1 es real. Crédito de la imagen: Lavochkin Association. [Más información]

Casi olvidado en la historia de la carrera espacial que tuvo lugar durante la era de las misiones Apollo, el Lunokhod 1 fue uno de los más grandes éxitos del programa soviético de exploración lunar. En 1970, la revista Time relató el histórico alunizaje del robot:

"Tres horas después de descender a la superficie lunar a bordo de la más reciente sonda exploradora robot soviética, no tripulada, denominada Luna 17, el Lunokhod 1 (literalmente 'caminante lunar') se movió pesadamente por una de las dos rampas extendidas por su nave nodriza y avanzó… siendo éste el primer paso gigante en la exploración de otro cuerpo celeste por medio de robots".

El viejo robot envía sorprendentes pulsos de luz a la Tierra (Luna 17, 200 píxeles) Derecha: Una fotografía de la sonda Luna 17 tomada por el Orbitador de Reconocimiento Lunar (Lunar Reconnaissance Orbiter, en idioma inglés). Se puede ver el sendero del Lunokhod 1 alrededor de la sonda. [Más información]

El explorador a control remoto recorrió casi 10 kilómetros (7 millas) durante su expedición lunar de 11 meses. Durante ese tiempo, envió a la Tierra miles de imágenes de TV y cientos de fotografías panorámicas de la Luna en alta resolución. También tomó muestras y analizó el suelo lunar en 500 lugares diferentes.

Pero después se perdió el contacto con el Lunokhod 1 (hasta el mes pasado cuando el Orbitador de Reconocimiento Lunar, de la NASA, lo encontró de nuevo). El descubrimiento está descripto en un comunicado de prensa anterior de la NASA.

El 22 de abril, Murphy y su equipo enviaron pulsos de luz láser desde el telescopio de 3,5 metros en el Observatorio Apache Point, en Nuevo México, dirigidos a las coordenadas proporcionadas por el Orbitador de Reconocimiento Lunar. Un retrorreflector láser, ubicado a bordo del Lunokhod 1, interceptó los pulsos y mandó una señal clara a la Tierra.

"Recibimos alrededor de 2.000 fotones del Lunokhod 1 en nuestro primer intento. Después de casi 40 años de silencio, parece que este explorador tiene mucho para decir", mencionó Murphy.

A finales de la década de 1960 y principios de la década de 1970, los astronautas del Apollo colocaron otros tres retrorreflectores en la Luna para hacer mediciones por láser de la órbita lunar. Asistidos por un cuarto retrorreflector ubicado en el Lunokhod 2, un gemelo del Lunokhod 1 que alunizó en 1973, estos espejos constituyen el único experimento científico del programa Apollo que aún funciona.

El viejo robot envía sorprendentes pulsos de luz a la Tierra  (Observatorio McDonalds, 200 píxeles) Derecha: Medición por láser de distancias a la Luna llevada a cabo desde el Observatorio McDonald. [Más información]

Eric Silverberg, quien ahora se ha retirado de la Universidad de Texas, estuvo a cargo de las actividades de medición por láser de distancias a la Luna en el Observatorio McDonald desde 1969 hasta 1982. "Durante ese tiempo", recuerda, "medimos exitosamente las distancias a los tres retrorreflectores de esquina del Apollo y al reflector del Lunokhod 2. También intentamos medir la distancia al primer explorador lunar ruso pero tuvimos solamente una posible (aunque no definitiva) detección el 31 de diciembre de 1970. Nuestro desconocimiento de la posición del explorador y las presiones asociadas al programa Apollo propiciarion que perdiéramos el interés por el Lunokhod 1".

"Cuando leí que Tom Murphy había descubierto la señal del explorador perdido me sorprendí mucho y estuve eufórico", dice Silverberg.

La reacción inicial de Murphy fue de incredulidad: "¡La señal era tan intensa que mi primer pensamiento fue que nuestro detector estaba fallando! Esperaba que el reflector del explorador estuviera muy deteriorado y que su luz fuera ténue después de tanto tiempo, así que pensé: 'esto no puede ser el Lunokhod 1'. Pero lo era".

"Este reflector es incluso lo suficientemente poderoso como para permitirnos tomar mediciones durante el día lunar —¡la primera vez que ocurre con un experimento de este tipo!"

Silverberg continúa: "El hecho de que la reflexión de la luz por parte del Lunakohd 1 sea ahora más potente que la de su gemelo es un misterio. Esto podría darnos importantes pistas acerca de por qué todos los reflectores son ahora más débiles que durante la primera década después de su llegada a la Luna".

Con el Lunokhod 1 de regreso en el equipo, el estudio de medición de distancias por láser puede utilizarse para obtener su máxima eficiencia por primera vez.

Los científicos están usando la medición de distancias por láser con el fin de poner a dura prueba la teoría de la gravedad de Einstein "para ver si logramos fracturarla", dice Murphy.

El viejo robot envía sorprendentes pulsos de luz a la Tierra (prismas, 200 píxeles) Derecha: Los prismas de esquina de cubo envían nuevamente la luz incidente hacia la misma dirección exacta desde la cual provino. [Más información]

"Nuestro telescopio emite un pulso láser que viaja desde la Tierra hasta la Luna y es devuelto por los reflectores. Debido a que éstos son 'reflectores de esquina de cubo', envían el pulso de regreso hacia la misma dirección desde la que provino. Recogemos tantos fotones reflejados como podemos".

El tiempo que le toma al pulso ir y venir determina la distancia que hay desde la Tierra hasta la Luna. Con mediciones repetidas, durante meses y años, los científicos pueden trazar la órbita de la Luna con precisión milimétrica.

La teoría de la gravedad de Einstein (la Teoría de la Relatividad General) sostiene que la masa y la energía de cuerpos enormes como el Sol curvan el espacio, y esta curvatura dicta cómo deben moverse los objetos alrededor del enorme cuerpo. De hecho, esta curvatura hace que la Tierra y la Luna caigan hacia el Sol.

Al medir el desplazamiento de la Luna a través del tiempo–espacio curvo, la Operación de Medición por Láser de Distancias a la Luna, del Observatorio Apache Point (APOLLO, según su sigla en idioma inglés) podría encontrar una grieta en el gran edificio de la Relatividad General. Así es como la ciencia progresa.

Hasta ahora, las mediciones por láser de distancias a la Luna apoyan la teoría de Einstein. Pero un curioso y viejo explorador robot podría arrojar, o al menos reflejar, luz sobre la cuestión.


Respuesta  Mensaje 17 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 06/07/2010 03:58

 Así se ve todo el Universo gracias al telescopio Planck

La misión del telescopio Planck es escanear la "luz más vieja" del Universo.

Éste es el extraordinario lugar donde vivimos: el Universo.

La imagen del telescopio espacial europeo Planck es la primera que logra captar la totalidad del cosmos, con todas sus estrellas y galaxias.

El telescopio fue lanzado el año pasado para escanear la "luz más antigua" del Universo, es decir, cómo se veía el cosmos en el momento de su creación. Y le tomó seis meses ensamblar todo el mapa del Universo conocido.

Planck está buscando la llamada radiación de fondo de microondas, una forma de radiación electromagnética que llena al universo por completo. Y el objetivo es encontrar las luces más antiguas que datan de 380.000 años después del Big Bang.

La imagen muestra lo que es visible más allá de la Tierra a los instrumentos sensibles a la luz en longitudes de onda muy largas, mucho más largas de lo que podemos detectar con nuestros ojos.

"Espectacular"

Los investigadores afirman que es un conjunto de información extraordinaria que les ayudará a entender mejor qué fue lo que convirtió al Universo en lo que conocemos hoy en día.

"Es una fotografía espectacular. Algo de enorme belleza", le dijo a la BBC el doctor Jan Tauber, científico del proyecto Planck.

Dominando el primer plazo se ven segmentos enormes de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

Lo que vemos es la estructura de nuestra galaxia en gas y polvo, lo cual nos dice mucho sobre lo que está ocurriendo en los alrededores del Sol

Prof. Andre Jaffe

La línea brillante horizontal que atraviesa a lo largo de la imagen es el disco principal de la galaxia, el mismo plano donde el Sol y la Tierra residen.

Allí también es donde la mayoría de las estrellas en la Vía Láctea se forman hoy, pero debido a que esta imagen sólo registra la luz en longitudes de onda muy largas (microondas en el infrarrojo lejano), lo que vemos en realidad no son estrellas.

Más bien se trata de todo el material que se requiere para formar estrellas: mucho polvo cósmico y luz.

"Lo que vemos es la estructura de nuestra galaxia en gas y polvo, lo cual nos dice mucho sobre lo que está ocurriendo en los alrededores del Sol", explica el profesor Andrew Jaffe, miembro del equipo del Planck en el Imperial College de Londres.

Y aunque menos espectacular que la Vía Láctea, el verdadero interés de los científicos es el fondo moteado que en la imagen aparece de color magenta y amarillo.

Ésta es la famosa radiación de fondo de microondas (CMB, por sus siglas en inglés), uno de los principales objetivos de la misión de Planck.

La CMB es la "primera luz", la luz que finalmente pudo salir hacia el espacio una vez que, después del Big Bang, el universo se enfrió lo suficiente para permitir la formación de átomos de hidrógeno.

Antes de ese momento, dicen los científicos, el cosmos pudo haber sido tan caliente que la materia y la radiación permanecían "acopladas" y el Universo tuvo que haber sido opaco.

Detectores superfríos

Una de las grandes tareas de Planck es encontrar evidencia de la "inflación", la expansión más rápida que la luz que según los cosmólogos fue lo que experimentó el Universo en sus primeros momentos fugaces.

Gráfica del escaneo del Planck (ESA)

El Planck deberá escanear cuatro versiones del mapa del Universo.

La teoría señala que este evento tiene que estar registrado en la CMB y que es posible recuperar esos detalles utilizando instrumentos lo suficientemente sensibles.

Planck puede tener esa capacidad. Algunos de sus detectores operan a la extraordinaria temperatura de -273,05 grados centígrados, una décima de grado sobre lo que los científicos llaman "cero absoluto".

El telescopio ya está trabajando en el montaje de una segunda versión del mapa. Su misión es adquirir por lo menos cuatro versiones.

"Sabemos que eventualmente, a medida que los datos sean cada vez mejores, terminaremos enfrentando las limitaciones del instrumento", dice el profesor Jaffe.

"Así que cuanto más tiempo hagamos funcionar el Planck, más podremos aprender sobre el propio telescopio y así retirar muchos de los efectos contaminantes que surgen por la forma como éste produce su ruido", agrega.

Los científicos ahora necesitarán analizar los datos con detalle y evaluar su importancia. Se espera poder contar con un informe completo de las imágenes de la CMB en 2012.

Y aunque uno o dos equipos de investigadores ya están tratando de llevar a cabo interpretaciones no autorizadas de estos datos, los expertos afirman que es una tarea inútil.

"La CMB es ciertamente visible pero la imagen en sí misma fue retocada así que es imposible hacer ciencia con ella", le explica a la BBC el doctor Tauber.

"También redujimos la resolución de la imagen para contar con algo que la gente pudiera entender mejor al verla. De otra forma hubiera sido demasiado grande", agrega.

El telescopio Planck es una de las principales misiones de la Agencia Espacial Europea (ESA). Fue lanzado en mayo de 2009 y ubicado en una posición de observación a más de un millón de kilómetros de la Tierra


Respuesta  Mensaje 18 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 21/07/2010 13:17

 

Gaia: el mapa más completo del universo

Es considerado uno de los grandes proyectos espaciales de la década: el satélite Gaia, un proyecto de la Agencia Espacial Europea (ESA por sus siglas inglesas), descubrirá nuevas galaxias y planetas y dibujará un mapa más preciso y completo de la Vía Láctea.

La construcción de la estructura principal de la nave -su sistema de propulsión y mantenimiento- que se lleva a cabo en Reino Unido, está a punto de finalizar. La fase final de preparación se ejecutará en Toulouse, Francia, donde se incorporará el telescopio y un sofisticado sistema de cámaras, antes de su lanzamiento en 2012.

Gaia es el sucesor de la misión de astrometría europea Hipparcos, que estuvo en funcionamiento a finales de los años ochenta y principio de los noventa. Hipparcos catalogó más de 100.000 estrellas en nuestra galaxia.

La nueva misión supone un importante salto tecnológico. Con su cámara de miles de millones de píxeles, Gaia ofrecerá un inédito mapa en tres dimensiones del espacio.

Mil millones de estrellas

Módulos.

El módulo de carga (azul) se ubicará sobre el módulo de servicios (amarillo).

Durante cinco años, determinará la posición precisa, la distancia, los movimientos, la luminosidad y los cambios de brillos de las estrellas. Esta nueva información permitirá conocer mucho mejor la estructura, el origen y la evolución de la Vía Láctea.

Se calcula que Gaia detectará hasta mil millones de estrellas que, aún así, sólo suponen el 1% de las que se estima que existen en nuestra galaxia.

Además, ya que Gaia registrará todos los objetos que pasen por su campo de visión, seguirá el movimiento de numerosos cuerpos celestes que hasta ahora no habían sido detectados, como asteroides o planetas más allá del sistema solar.

Como uno de los miembros principales de la ESA, Reino Unido desempeña un papel destacado en la misión, tanto desde el plano científico como industrial.

Los encargados del proyecto Gaia en Reino Unido le explicaron al corresponsal de ciencia de la BBC Jonathan Amos que en la factoría de Stevenage se encargaron de fabricar el módulo de servicio de la nave, que se encargará del mantenimiento de ésta y que en Francia se le incorporará el módulo de carga, con los instrumentos de observación.

Gaia será lanzado al espacio dentro de dos años desde Guyana francesa sobre un cohete Soyuz. Los científicos esperan que a partir de esa fecha podamos desvelar nuevos misterios sobre nuestro universo


Respuesta  Mensaje 19 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 21/07/2010 13:18

Astrónomos del Reino Unido dicen haber observado el mayor cuerpo estelar detectado jamás en alguna parte del Universo. La gigantesca estrella, sin embargo, no durará "mucho".

Utilizando poderosos telescopios en Chile, los expertos calcularon que la estrella, denominada R136a1, es dos veces más grande que cualquiera que se haya visto antes.

Recreación de una supernova

El destino de la R136a1 será como el de esta supernova producida mediante computador.

Tiene una masa equivalente a 250 veces la de nuestro Sol y es millones de veces más luminosa. Se encuentra entre un grupo de astros de tamaño colosal.

Sin embargo, los investigadores dicen que se espera que este tipo de cuerpos estelares viva sólo unos millones de años más antes de hacer implosión. Se cree que estas estrellas eran mucho más comunes en la juventud del Universo.

Pesos pluma y pesos pesados

Las estrellas vienen normalmente en dos tamaños. Las "pesos pluma", como nuestro Sol, conforman el 99% de esos cuerpos.

Sólo el 1% son "pesos pesados" y la estrella que se acaba de encontrar es un ejemplo de un "súper peso pesado".

Nosotros, los astrónomos, somos muy lentos. Estuvimos frente a estos fenómenos por una década y no los veíamos

Paul Crowther, investigador de la Universidad de Sheffield, en Inglaterra.

El investigador de la Universidad de Sheffield, en Inglaterra, Paul Crowther, le dijo a la BBC que las estrellas normales dejan al apagarse las llamadas "enanas blancas".

"Mientras que los 'pesos pesados' dejan como rastro cosas exóticas como agujeros negros y estrellas de neutrón".

Según Crowther, a la comunidad científica le tomó mucho tiempo darse cuenta de la existencia de la estrella.

"Nosotros, los astrónomos, somos muy lentos. Estuvimos frente a esos fenómenos por una década y no los veíamos", dijo.

"Nos tomó todo este tiempo, utilizando la mejor instrumentación, para averiguar lo que ahora sabemos: creíamos que eran grandes, pero la verdad es que son enormes", agregó


Respuesta  Mensaje 20 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 04/08/2010 22:45
Temblores espaciales retumban en la cercanía de la Tierra

Investigadores de la NASA han descubierto "temblores" en el campo magnético de la Tierra, los cuales parecen estar conectados con las auroras y podrían tener un impacto importante en el estado del tiempo en el espacio.

NASA

 


Estruendos sin sonido
Lluvia de auroras
Campos magnéticos sacudidos
¡Cuidado con el temblor espacial!

Julio 27, 2010: Utilizando la flota de cinco naves espaciales THEMIS, de la NASA, los investigadores han descubierto un fenómeno relacionado con el tiempo en el espacio que tiene la potencia de un terremoto y desempeña un papel importante en el proceso de hacer resplandecer las auroras boreales. Lo llaman "temblor espacial".

Un temblor espacial es un temblor que tiene lugar en el campo magnético de la Tierra. Se puede detectar principalmente en la órbita terrestre, pero no se limita al espacio exterior. Los efectos pueden incluso alcanzar la superficie de la Tierra.

Derecha: Un temblor espacial en acción.

"Se han detectado reverberaciones magnéticas en estaciones terrestres de todo el mundo, de una manera similar en la cual los detectores sísmicos registran un gran terremoto", dice el investigador que lidera el proyecto THEMIS, Vassilis Angelopoulos, de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA, por su sigla en idioma inglés).

Ésta es una buena analogía porque "la energía total de un temblor espacial puede compararse con la de un terremoto de magnitud 5 o 6", según Evgeny Panov, del Instituto de Invesgitación Espacial, en Austria. Panov es uno de los autores principales de un artículo de investigación que anunció estos resultados en la edición de abril de 2010 de Geophysical Research Letters (Cartas de Investigación en Geofísica o GRL, por su sigla en idioma inglés).

En el año 2007, el proyecto THEMIS descubrió los precursores de los temblores espaciales. El fenómeno comienza en la cola del campo magnético de la Tierra, la cual es estirada, como si fuera una manga de aire, por el viento solar que se mueve a millones de kilómetros por hora. En ocasiones, la cola puede estirarse tanto y someterse a una tensión tan grande, que cuando recobra su forma original lo hace súbitamente, como una banda elástica que experimenta una torsión excesiva. El plasma del viento solar atrapado en la cola se precipita hacia la Tierra. En más de un evento, las cinco naves del proyecto THEMIS se encontraron en la línea de fuego cuando uno de estos "chorros de plasma" barrió la región. Claramente, los chorros iban a hacer contacto con la Tierra. ¿Qué ocurriría entonces? Para averiguarlo, la flota de naves espaciales se desplazó más cerca de nuestro planeta.

"Ahora lo sabemos", dice David Sibeck, el científico que es integrante del proyecto THEMIS, en el Centro Goddard para Vuelos Espaciales. "Los chorros de plasma causan temblores espaciales".

Temblores espaciales (magnetograma, 200 píxeles)
Arriba: Durante un temblor espacial, el campo magnético de la Tierra se sacude de manera análoga a cómo lo hace el suelo durante un terremoto. Crédito de la imagen: Evgeny Panov, Instituto de Investigación Espacial de Austria.

Según el proyecto THEMIS, los chorros se estrellan contra el campo geomagnético a aproximadamente 30.000 km por encima del ecuador de la Tierra. El impacto causa un proceso de rebote, en el cual el plasma de hecho rebota hacia arriba y hacia abajo, siguiendo el campo magnético que está reverberando. Los investigadores lo llaman "repulsión repetitiva de flujo". Es parecido a una pelota de tenis que rebota hacia arrriba y hacia abajo sobre un piso alfombrado. El primer rebote es grande, y los rebotes sucesivos son de amplitud decreciente debido a que la energía se disipa en la alfombra.

 

 

"Durante mucho tiempo, hemos sospechado que algo de esta naturaleza estaba ocurriendo", dice Sibeck. "Sin embargo, al observar el proceso in situ, el proyecto THEMIS ha descubierto algo nuevo y sorprendente".

Lo sorprendente de esto son los vórtices de plasma, enormes bucles de gas magnetizado tan grandes como la Tierra misma, que se forman alrededor de la región donde el campo magnético está siendo sacudido.

"Cuando los chorros de plasma golpean la magnetósfera interna, aparecen y desaparecen vórtices que giran en direcciones opuestas a ambos lados del chorro de plasma", explica Rumi Nakamura, del Instituto de Investigación Espacial, quien es uno de los co–autores del estudio. "Creemos que estos vórtices pueden generar corrientes eléctricas sustanciales en el ambiente cercano a la Tierra".

Si actuaran en conjunto, los vórtices y los temblores espaciales podrían tener un efecto apreciable sobre la Tierra. Las colas de los vórtices podrían dirigir partículas hacia la atmósfera terrestre, haciendo resplandecer auroras y creando ondas de ionización que interfieren en las comunicaciones por radio y en el GPS (Global Positioning System o Sistema de Posicionamiento Global, en idioma español). Al arrastar campos magnéticos superficiales, los temblores espaciales generan corrientes eléctricas en el piso sobre el que caminamos. Las sobrecargas de corriente en el suelo pueden tener profundas consecuencias ya que, en casos extremos, pueden deshabilitar redes de energía en áreas muy extensas.

Derecha: Un mapa creado por el proyecto THEMIS que muestra flujos de plasma durante un temblor espacial. Los ejes están dados en radios terrestres, por lo que cada bucle es aproximadamente del tamaño de la Tierra.

Después de que el proyecto THEMIS descubrió los chorros y los temblores, Joachim Bim, del Laboratorio Nacional de Los Álamos, en Nuevo México, llevó a cabo una simulación por computadora del proceso de rebote. Y quién lo diría, los vórtices aparecieron de acuerdo con lo establecido por las mediciones del proyecto THEMIS. Además, las simulaciones sugieren que el proceso de rebote puede ser observado desde la superficie de la Tierra, en forma de ondulaciones y remolinos que aparecen en las auroras. Las estaciones en la Tierra informan precisamente sobre un fenómeno parecido.

"Aunque es un proceso complicado, todo concuerda", dice Sibeck.

El trabajo aún no está terminado. "Todavía tenemos mucho que aprender", agrega. "¿Cuán grandes pueden ser los temblores espaciales? ¿Cuántos vórtices pueden girar en torno a la Tierra en un momento dado —y cómo interaccionan entre sí?"

 

Vórtices que giran
Remolinos de plasma
Richter predice
uno de magnitud seis

Respuesta  Mensaje 21 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 21/08/2010 13:19

 El universo se expande ilimitadamente

Cúmulo de galaxias Abell 1689

En la imagen se puede apreciar la distribución de materia visible a la izquierda y la distribución materia oscura a la derecha en el cúmulo de galaxias Abell 1689. © NASA, ESA, E. Jullo (JPL/LAM), P. Natarajan (Yale) and J-P. Kneib (LAM)

 

Una reciente investigación muestra que el universo se expande de forma ilimitada.

Astrónomos estadounidenses utilizaron un cúmulo de galaxias muy particular, conocida como Abell 1689, para tratar de acercarse un poco más y desvelar uno de los grandes misterios de la ciencia: cómo se comporta la energía oscura que hay en el Universo.

Abell 1689 funciona como una lente gravitatoria que amplifica de forma excepcional las imágenes de las galaxias que se encuentran detrás.

Ahora una investigación publicada en la revista Science por un equipo dirigido por el profesor Eric Jullo, del Laboratorio de Propulsión de la NASA en California, EE.UU, arroja nueva luz sobre la distribución de la energía oscura y sugiere que el destino más posible del Universo es que continúe expandiéndose de forma ilimitada... Hasta convertirse en un espacio frío y muerto, según afirman los investigadores.

3/4 del Universo

Se sabe desde hace tiempo que la energía oscura es un fuerza misteriosa que acelera la expansión del Universo.

A pesar de ser totalmente invisible la energía oscura compone hasta tres cuartas partes del Universo, el 72%. El otro 24% estaría formado de materia oscura (distinta a la energía oscura).

Sólo el 4% restante daría lugar a la materia de la que se componen planetas, hombres, estrellas, galaxias y todo aquello que está formado de átomos, lo que una vez se pensó que era el Universo en su totalidad.

Nuestras conclusiones prueban cuál será exactamente el destino del Universo.

Priyamvada Natarajan, profesor de la Universidad de Yale

Pero sabemos de su existencia porque hace más de 20 años se descubrió que había "algo" muy abundante que generaba la expansión del Universo.

Los científicos utilizaron el telescopio espacial Hubble para observar la forma en que la luz de las estrellas distantes se distorsionaba a través de Abell 1689 y averiguar así cómo se expande la energía oscura a través del universo.

Abell 1689 es uno de los mayores cúmulos de galaxias conocidos hasta ahora y sus características resultan sorprendentes.

Se encuentra situado en la constelación de Virgo y a una distancia de 2.200 millones de años luz de la Tierra.

Debido a su inmensa y extraordinaria masa, Abell 1689 funciona como una enorme lupa cósmica que hace que la luz se doble y se proyecte debido a su enorme atracción gravitatoria, de una forma similar a la que una lupa distorsiona un objeto.

Tercer factor

Galaxy cluster Abell 1689. ©  NASA, ESA, E. Jullo (JPL/LAM), P. Natarajan (Yale) and J-P. Kneib (LAM)

El cúmulo de galaxias Abell 1689 actúa como un lente cósmica. © NASA, ESA, E. Jullo (JPL/LAM), P. Natarajan (Yale) and J-P. Kneib (LAM)

La forma en que la luz es distorsionada por las lentes cósmicas depende de tres factores: cuán lejos está el objeto distante, la masa de Abell 1689 y la distribución de la energía oscura.

Los astrónomos fueron capaces de medir las primeras dos variables utilizando el Telescopio de Gran Tamaño del Observatorio Europeo Astral, que se encuentra en Chile.

Y esto les permitió, mediante difícil y sofisticados modelos matemáticos, descubrir el crucial tercer factor.

Conocer la distribución de la energía oscura indica a los astrónomos que el Universo continuará expandiéndose y haciéndose más grande de forma ilimitada.

Hasta que finalmente se convierta en un espacio frío y sin vida con una temperatura cercana a lo que los científicos conocen como el término de "cero absoluto".

El cosmólogo Pryamvada Natarajan, de la Universidad de Yale, en EE.UU., y co-autor del estudio, dice que las conclusiones prueban "cuál será exactamente el destino del Universo"


Respuesta  Mensaje 22 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 18/09/2010 22:59

Nuestro Universo pudo haberse formado de otro Universo especular anterior

Un modelo matemático aporta una nueva teoría sobre la formación de las galaxias, estrellas y planetas

Nuestro Universo no se originó en una gran explosión, sino que se formó a partir de otro Universo anterior gemelo al nuestro, según un modelo matemático que aporta una nueva teoría sobre la formación de las galaxias, estrellas y planetas. Ese otro Universo gemelo sería como una imagen especular del actual, ya que los dos seguirían las mismas ecuaciones dinámicas, tendrían la misma cantidad de materia contenida y seguirían la misma evolución. Pero el gemelo, al contrario que el nuestro, se está contrayendo, por lo que sería como si viéramos caminar a nuestro propio Universo hacia atrás en el tiempo, si bien no todo sería igual en ambos (por ejemplo las personas y sus historias). El modelo sugiere que nuestro Universo generará en su momento otros universos parecidos que se expandirán mientras el nuestro se contrae.

Nuestro Universo podría ser fruto de un Big Bounce (gran rebote) acaecido en un universo anterior muy parecido al nuestro, en lugar de haber sido originado por un Big Bang (una gran explosión), señala un equipo de físicos de México y Canadá.

Hasta hace muy poco, los científicos no se planteaban lo que podía haber existido antes del Big Bang (literalmente “gran explosión”), teoría que describe el desarrollo del Universo temprano y su forma. Según esta teoría, el Universo comenzó a expandirse desde un punto de materia de densidad y energía infinitas que, en un momento dado, explotó en todas las direcciones dando lugar al Universo en que hoy existimos.

Sin embargo, desde hace unos años, está surgiendo una hipótesis alternativa sobre el origen del universo aún más llamativa e interesante -al menos desde el punto de vista de su novedad- que propone que nuestro Universo surgió a partir del colapso de otro Universo anterior muy parecido al nuestro, lo que significaría que nuestro Universo es hijo de otro Universo.

Universo gemelo

Esta hipótesis se incluye dentro de la teoría LQG (Loop Quantum Gravitity o Gravedad Cuántica de Bucles), y sugiere la posibilidad de que antes del Big-Bang se produjera un Big-Bounce (literalmente, un gran rebote) en un Universo anterior al nuestro, y que ese “gran rebote” habría originado la aparición de nuestro Universo.

Según explica al respecto la revista PhysOrg, los físicos Alejandro Corichi, de la Universidad Nacional Autónoma de México, y Parampreet Singh, del Perimeter Institute for Theorietical Physics de Ontario (en Canadá), han descubierto su aspecto gracias al desarrollo de un modelo de LQG simplificado.

Según declaraciones de Singh a PhysOrg, “la importancia de este concepto es que nos da una respuesta a lo que sucedió al universo antes del Big Bang”. Singh añade que su estudio demuestra además que aquel otro Universo era muy parecido al nuestro.

Amnesia cósmica

Este descubrimiento descansa sobre una investigación previa. El año pasado, un profesor de física de la Penn State University de Estados Unidos llamado Martin Bojowald publicó un artículo en la revista Nature Physics en el que se explicaba el desarrollo de un modelo matemático sencillo (una máquina matemática del tiempo, según informó entonces la Universidad de Pennsylvania) que permitió integrar la Teoría General de la Relatividad de Einstein y algunas ecuaciones de la física cuántica, componiendo así la primera descripción matemática de la existencia del Big Bounce.

Esta descripción revelaba que un Universo anterior al nuestro, en contracción antes del Big Bounce, dio finalmente origen a nuestro Universo en expansión. Bojowald llegó además a una conclusión adicional: que los universos sucesivos no serían réplicas perfectas el uno del otro.

A pesar de la creación del modelo matemático de Bojowald, ninguna observación de nuestro universo había podido llevar hasta ahora a la comprensión del estado de ese otro Universo pre-rebote, dado que aparentemente nada quedó de él tras el fenómeno que produjo nuestro universo. Bojowald describió este hecho como “amnesia cósmica”.

Gemelos en tiempo y leyes

Corichi y Singh parecen haber superado esa amnesia. Modificando la teoría LQG con la inclusión de una ecuación clave llamada de restricción cuántica (generando así la versión sLQG de dicha teoría), han conseguido demostrar que las fluctuaciones relativas de volumen y cantidad de movimiento pertenecientes al universo anterior al rebote (Universo pre-bounce) fueron conservadas a un lado y otro de dicho rebote.

La conclusión que sacan los físicos de esto es que ese otro Universo gemelo tendría las mismas leyes físicas y la misma noción temporal que el nuestro. De hecho, “vistos desde lejos, ambos universos no podrían distinguirse el uno del otro”, afirmó Singh en PhysOrg.

Nuestro universo actual, de aproximadamente 13.700 millones años de edad tras el Big Bounce, compartiría así muchas de sus características con el Universo anterior cuando éste tenía la edad de 13.700 millones de años antes del rebote. En cierto sentido, nuestro Universo y su gemelo serían imágenes especulares el uno del otro, con el momento del Big Bounce como línea de simetría.

Ambos universos se parecerían, por ejemplo, en que los dos seguirían las mismas ecuaciones dinámicas o en que tendrán la misma cantidad de materia contenida y seguirán la misma evolución. Pero el gemelo, al contrario que nuestro Universo, se está contrayendo, por lo que sería como si viéramos caminar a nuestro propio Universo hacia atrás en el tiempo.

Reproducción universal

Pero, según los físicos, no todo sería igual en un Universo con respecto al otro. Por ejemplo, la existencia de ese otro Universo gemelar al nuestro no implicaría que existiesen réplicas exactas nuestras o personas que hayan vivido nuestras propias vidas en esa otra realidad.

Según Singh, sucedería algo parecido a lo que pasa en los gemelos humanos: estudiados a escala se pueden apreciar incluso entre ellos pequeñas diferencias, como en las huellas dactilares o el ADN.

Además, aún quedan por aclarar otros factores de ese universo gemelar, explicó el científico. El más importante: si las propiedades similares sobrevivirían en el caso de que, en lugar de aplicar un modelo simplificado, se introdujeran variables más complejas, como las posibles huellas de las galaxias del universo anterior sobre el nuevo. ¿Darían lugar esas galaxias a estructuras similares a ellas en el Universo en expansión que surja?

Por último, el modelo de Corichi y Singh podría servir para conocer el futuro de nuestro propio Universo. Es posible de hecho que una generalización del modelo establecido por los físicos predijera un Big Bounce de nuestro propio universo. De esta forma, sería posible que nuestro universo generara a su vez otros universos, y que todos estos se parezcan unos a otros.


Respuesta  Mensaje 23 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 18/09/2010 23:04

La esperanza es posible ante un universo finito

Aunque el universo está abocado a la muerte térmica, avanzaría hacia la perfección

Los pronósticos científicos recientes acerca del destino del universo, más allá de diversos matices y versiones, exhiben un mayoritario consenso respecto de aguardar una muerte térmica de escala cósmica, esto es: una disolución final de la armonía física universal, y la ulterior permanencia de una materia carente de estructuras capaces de generar vida. La cosmología plantea aquí un genuino desafío a la escatología, ya que ésta proclama, antes bien, una plenitud de alcance universal, cuando acontezca la resurrección escatológica de los muertos. En efecto, el Magisterio de la Iglesia presenta a la Segunda Venida como un acontecimiento que, aunque es meta-histórico, tendrá lugar a la vez en la historia tanto de la humanidad como del universo material en su conjunto. Así pues, en esta situación, no resultarían indiferentes los posibles escenarios cósmicos en los que tal consumación habrá de tener lugar. He aquí una verdadera superposición de ámbitos que plantea un estimulante debate. El Papa Juan Pablo II es, probablemente, el primer Pontífice que percibió esta aparente paradoja, refiriéndose al tema en una famosa carta al Director del Observatorio Vaticano en 1988. Por Claudio Bollini
 
 

Diversos rasgos de galaxias mostradas por el telescopio Hubble. Nasa y ESA.
Diversos rasgos de galaxias mostradas por el telescopio Hubble. Nasa y ESA.
Presentaremos, a modo de ejemplo disparador, una nota periodística aparecida en el diario La Nación”, cuyo sugestivo título reza “El destino del universo es disgregarse”, publicada el 6 de noviembre de 2007 y firmada por Nora Bär. Recogiendo las implicaciones de esta reciente noticia, reseñaremos muy sucintamente el estado actual de la cuestión del futuro del universo en la cosmología científica. A continuación, cotejaremos estos datos con el pensamiento de Juan Pablo II, a fin de resaltar su vigencia, en particular en una carta que este Pontífice envió al director del Observatorio Vaticano. Concluiremos con algunas reflexiones personales que procuraran discernir caminos que encuentren la armonía entre ciencia y fe en su interacción en esta desafiante cuestión.

En la precitada nota “El destino del universo es disgregarse”, la redactora reseña que, a partir de las investigaciones (iniciadas en 1995) sobre un cierto tipo de estrellas (supernovas) situadas en “los confines del universo visible”, se concluyó “que el destino del universo es disgregarse en el infinito. Es más, las mediciones de los investigadores indicaban que el cosmos se estaba expandiendo a una velocidad cada vez mayor impulsado por una fuerza oscura que contrarresta la gravedad y surge de la nada”.

“Básicamente, los resultados de nuestras observaciones indican que el universo se expande hoy más rápido que en la época en que nació el sistema solar, y que los objetos se alejan a una velocidad proporcional a su distancia; es decir, que cuanto más lejos están, más rápido se alejan”, explica el argentino Alejandro Clocchiatti, miembro de uno de los grupos de investigación (High Z Supernova Search Team). Así pues, los científicos se encontraron con una sorpresa: “El universo no se desacelera ni mucho ni poco... sino que se acelera”.

“Llegará un momento”, prosigue Clocchiatti, “en que la velocidad de los objetos muy alejados se acercará a la velocidad de la luz. Sólo quedarán dentro de nuestro universo visible los objetos que están ligados a nosotros gravitatoriamente, nuestro vecindario cósmico”. Pero podría suceder algo aún peor: más allá de un escenario de “islas” aisladas en el espacio, esta aceleración cósmica disgregase “incluso el sistema solar y la Tierra misma”.

Ahondemos brevemente en esta referencia periodística.

Entropía y evolución del universo

Examinando los datos de la cosmología científica comprobamos, por un lado, que el universo se nos manifiesta como fértil: abierto, evolutivo y lleno de posibilidades para el desarrollo de la vida, con su proliferación de fuentes de energía. En efecto, dentro de su radio observable de unos 14.000 millones de años-luz, contiene unas 100.000 millones de galaxias (entre ellas, nuestra “Vía Láctea”), cada una de las cuales tiene a su vez unas 100.000 millones de estrellas. Cada una de estas innumerables estrellas constituye en sí misma la unidad generadora de energía por excelencia.

Simultáneamente, existe un proceso físico cuyo accionar parecería contradecir este panorama de universal fertilidad: Los cosmólogos pronostican una muerte térmica universal, a saber, el colapso de sus estructuras sustentadoras y generadoras de vida (tales como estrellas y galaxias), que culmina con la disgregación de las mismas unidades elementales de la materia estructurada (protones). Este oscuro escenario surge de la insidiosa acción de una fuerza llamada entropía (del griego “transformación”).

En el año 1865, Rudolf Clausius (†1888) formuló su famosa “Segunda Ley de la Termodinámica”. En su forma más sencilla, esta Ley afirma básicamente que el calor fluye desde una zona de mayor temperatura (o de mayor agitación energética) hacia una de menor temperatura. Dado que el flujo calórico es unidireccional, el proceso es irreversible en el tiempo. Como consecuencia, la entropía de todo sistema aislado crece, hasta que acontece por fin un equilibrio termodinámico, en el que las moléculas se encuentran distribuidas homogéneamente y tienen una temperatura uniforme.

Se dice que entonces el sistema alcanzó su máximo desorden, pues ya no existen estructuras organizadas sino una uniformidad indiferenciada. Analógicamente, resultan más ordenados unos libros clasificados alfabéticamente en una biblioteca que desparramados por el suelo.

Ahora bien, si el universo como conjunto se considera como un sistema cerrado (no existe nada fuera de él) entonces la 2ª Ley predice que la entropía global del universo siempre crece. Este movimiento implica una creciente tendencia al caos y la muerte: Sucede que, como consecuencia inevitable, el universo se verá finalmente desprovisto de su capacidad de generar energía, al no poder intercambiar trabajo entre fuentes de diferentes temperaturas; en ese momento, se convertiría en un lugar muerto y estéril. A este estado se lo conoce como la “muerte térmica del universo”.

Es cierto que además de la flecha entrópica es menester admitir otro proceso de sentido opuesto: la dirección del orden creciente del universo (o “neg-entropía”). Luego del “Big Bang” inicial, fueron plasmándose sucesivamente entes como quarks, átomos, moléculas, galaxias, estrellas, y, posteriormente, las encumbradas realidades de la vida y la conciencia. Han surgido, pues, sistemas progresivamente organizados. Sin embargo, el mantenimiento de estas estructuras vitales genera, a la par, entropía. Así pues, la entropía total del universo crecería aun cuando decreciera la entropía de un sistema en particular. (Volviendo a la analogía de los libros: mientras que existen una infinidad de modos de desparramar una colección de libros por el suelo en desorden, hay uno sólo en el que quedan ordenados alfabéticamente, y, por eso, es necesario invertir en esta tarea mayor trabajo e información).

En conclusión: La flecha de la entropía crece, mientras que la flecha de creciente organización, yendo a contracorriente, desaparece gradualmente.

Entropía y destino del cosmos

La progresiva e inexorable victoria de la entropía sobre la neg-entropía determina la evolución futura de las fuentes generadoras de vida, y, con ésta, el destino de la vida misma. Las estrellas, como principales unidades generadoras de energía, son las directas responsables de las manifestaciones vitales que conocemos. Su tiempo promedio de vida “fértil” oscila entre 10.000 y 15.000 millones de años. Durante esta etapa, las estrellas viven gracias a un sutil equilibrio entre la expansión, causada por la fuerza termonuclear que surge de la transformación del Hidrógeno (H) en Helio (He), y la contracción, producida por la fuerza gravitatoria. Cuando por fin se agote el H por haberse transformado totalmente en He, su temperatura superficial descenderá lentamente, y en su interior comenzará una nueva fusión nuclear (esta vez a partir del He residual de la etapa anterior), que hará que la temperatura interna aumente paralelamente.

La estrella romperá, al cabo, su equilibrio interno; el incremento de las tensiones superficiales ya no podrá ser contenido por la gravedad, y la estrella aumentará considerablemente de tamaño, mientras que su temperatura superficial descenderá, y su cuerpo virará al rojo. El desenlace final de la vida de la estrella dependerá decisivamente de su masa inicial: Puede terminar tanto pacíficamente, en un cuerpo opaco, de ínfima radiación, llamado “enana marrón” (tal será el caso de nuestro sol), como violentamente, en una explosión de supernova.

Las galaxias, en cuyo seno se producen las estrellas, también encontrarán un similar término. Su declinación comenzará dentro de 10.000 millones de años, cuando la mayor parte de las estrellas que hoy contemplamos haya desaparecido. Si bien, surgirán otras nuevas que ocuparán su lugar (en virtud de la contracción de las nubes de gas acumulados en sus brazos espirales), esta materia, al cabo, se agotará. Conforme vayan apartándose unas de otras, las galaxias consumirán todas sus reservas de gas para formar nuevas estrellas, y las antiguas se apagarán y morirán.

Finalmente, llegará el colapso de todas las estrellas en el interior de cada galaxia, dentro de unos 1.000 billones de años. Conforme el universo se expanda, estas menguantes galaxias irán diluyéndose gradualmente, apagándose y extinguiéndose.
En un futuro inconcebiblemente lejano, toda la materia organizada terminará finalmente por desaparecer: Los protones terminarán por decaer o desintegrarse (según las estimaciones más frecuentes, dentro de unos 10 elevado a 37 años), transformándose en un mar inconcebiblemente tenue de partículas disgregadas: fotones, neutrinos, y un número menguante de electrones y positrones, cada vez más alejados unos de otros. Éste sería el último y definitivo acto del cosmos.

La expansión acelerada del cosmos

Hasta hace unos pocos años los cosmólogos suponían que, por lógica consecuencia de la fuerza de gravedad (que actúa como freno a la velocidad de alejamiento de las galaxias), la tasa de expansión del universo se hallaba en constante disminución a partir del “Big Bang” que le dio nacimiento. Por eso, se creía que la cuestión de su destino dependía en gran medida de su cantidad total de materia (es decir, si la velocidad de expansión de las galaxias sería suficientemente rápida como para igualar o vencer la fuerza gravitatoria de la masa total existente). Desde hace ya décadas, los cosmólogos habían ya coincidido mayoritariamente en que el destino más probable era el de expansión indefinida.

Gracias al nuevo descubrimiento referido ya en la nota periodística inicial, este escenario pronosticado, lejos de verse refutado, se manifestaba más cierto y próximo de lo que se había supuesto inicialmente: Los astrónomos advirtieron no sólo que el universo se expandirá para siempre, sino que lo hará a velocidades siempre crecientes. Esto aceleraría aún más su proceso entrópico, aunque la incidencia en el acortamiento de los plazos previstos es aún por demás incierta.

Este aceleramiento se generaría gracias a la llamada “energía del vacío” o “energía oscura” que surge en el nivel cuántico de un espacio aparentemente vacío. En la medida en que el universo se expande, la materia se hace menos densa y la gravitación decrece; así, esta fuerza de repulsión cósmica termina por dominar, causando, en vez de la esperada desaceleración, una aceleración en la velocidad de la expansión. La energía oscura ha venido a constituir, pues, una contrafuerza de la atracción gravitatoria de la materia total existente en el cosmos (sea visible u oscura); aliada al impulso inicial del Big Bang, esta energía ganaría, al cabo, la partida.

Una teoría aún más reciente, conocida como “Big Rip”, asegura que si el universo contuviese suficiente energía oscura, la final consecuencia de su continuo accionar podría comportar no ya un alejamiento acelerado entre galaxias o estrellas, sino un desgarramiento (“rip”) liso y llano de toda la materia, que quedaría convertida en un mar de partículas subatómicas. Asimismo, esta aniquilación cósmica acontecería en un plazo mucho menor que el de las predicciones ya citadas: este estado último se alcanzaría “sólo” dentro de unos 20.000 millones de años (ver el artículo de 2003 en donde R. Caldwell, M. Kamionkowski y N. Weinberg propusieron por vez primera esta teoría: “Phantom Energy and Cosmic Doomsday”).

Más allá de las diversas hipótesis que están siendo elaboradas, las investigaciones actuales a partir de los datos recabados tienden a confirman la inevitable degradación de toda estructura cósmica, y, con ella, la imposibilidad de permanencia de la organización, la vida y la conciencia. Advendría de manera inevitable el “final” del universo; esto es, un hito luego del cual no cabe esperar ulteriores eventos físicos. No sería inadecuado calificar a este panorama, donde ningún suceso significativo alterará ya esa árida esterilidad, de “muerte eterna”.
 

Composición cosmológica.  Azcolvin429.
Composición cosmológica. Azcolvin429.
 
La esperanza escatológica de Juan Pablo II

Vistas las consecuencias aparentemente inexorables y devastadoras del accionar de la entropía, ¿resulta aún posible esperar desde la fe una consumación definitiva del cosmos y sus creaturas? A menos que se reduzca la fe a un asunto a-histórico entre el individuo y Dios, o que se adopte la actitud de indiferencia de quien no cree concerniente para la fe los pronósticos de la cosmología, no podrá eludirse esta pregunta.

Juan Pablo II (†2005) ha sido, sin duda, uno de los Pontífices que más ha valorado la ciencia, incluyendo sus investigaciones, sus logros y límites, y sus relaciones con la fe. Asumiendo las enseñanzas del Concilio Vaticano II (véase, por ejemplo, el “Mensaje a los hombres del pensamiento y la Ciencia” (8/12/1965) o la Constitución Pastoral “Gaudium et spes”, n. 36), este Papa hizo de la búsqueda de una armonía entre ciencia y fe un tema especialmente predilecto. Las ocasiones en que Juan Pablo II se ha dirigido a científicos en discursos con ocasión de congresos y simposios se cuentan por decenas (unos pocos ejemplos relevantes: “Discurso a la Pontificia Academia de las Ciencias con motivo de la conmemoración del nacimiento de Albert Einstein”, 10/11/1979; “Locución a un grupo internacional de científicos participantes de la Reunión Marcel Grossman sobre Astrofísica Relativista”, 21/6/1985; “Discurso a los participantes de la conferencia ‘Las Fronteras de la Cosmología’” 6/7/1985; “Discurso con ocasión del Jubileo de los científicos”, 25/5/2000; etc.) .

A lo largo de sus numerosos años de pontificado, Juan Pablo II expresó repetida y enfáticamente su aprecio por la actividad científica: Si ésta respeta la dignidad del hombre y pone el mundo a su servicio, goza de plena libertad para indagar la verdad que le es específica a su disciplina, y es acorde a la voluntad divina. En definitiva, el universo es bueno en sí mismo al ser fruto de un gesto gratuito y amoroso del Creador, y posee por ende una verdad íntima que ha de ser explorada y descubierta. “Estos logros científicos proclaman la dignidad del ser humano y aclaran grandemente el rol singular del hombre en el universo” (Juan Pablo II, “Locución a un grupo internacional de científicos participantes de la Reunión Marcel Grossman sobre Astrofísica Relativista”, 21/6/1985).

Hacia el final de su papado, Juan Pablo II enfatizó su deseo de corregir mutuos malentendidos y, “más aún, de dejarnos iluminar por la única Verdad que gobierna el mundo”. En este sentido, verdad científica es “en sí misma una participación en la Verdad divina” (“Discurso a los miembros de la Academia Pontificia de las Ciencias con ocasión del cuarto centenario de la fundación de esta institución”, 10/11/2003).

Ahora bien, queremos poner de relieve una original reflexión de este Pontífice en su carta al Director del Observatorio Vaticano, P. George Coyne, el 1 de junio de 1988, luego una semana de estudio organizada por el Observatorio Vaticano, con ocasión del tricentenario de la publicación de la “Philosophiae Naturalis Principia Mathematica” de Isaac Newton.

Según el mismo Pontífice relata en esta carta, el encuentro tuvo por propósito “la investigación de “las múltiples relaciones entre la teología, la filosofía y las ciencias naturales” (§ 2). Destaca que se ha entablado el diálogo entre ciencia y religión “a niveles más profundos que antes, y con mayor apertura hacia los puntos de vista de una y otra; hemos comenzado a buscar juntos una comprensión más completa de las disciplinas de una y otra [...] y en especial de las áreas que ambas tienen en común” (§ 9), conservando a la vez tanto la religión como la ciencia “su autonomía y su peculiaridad” [§ 19].

Así pues, este Papa tenía la firme convicción de la importancia de la tarea de procurar hallar un puente entre las perspectivas de la ciencia y de la fe, que permitiera armonizar ambas riveras. ¿Cómo abordar, entonces, el desafío de la cosmología a la escatología cristiana al que nos hemos referido? ¿Puede sostenerse la esperanza cristiana ante el escenario futuro que el accionar de la entropía vaticina? En efecto, Juan Pablo II se pregunta aquí por “las implicaciones escatológicas de la cosmología contemporánea, atendiendo en especial al inmenso futuro de nuestro universo” (§ 24).

Ante la cuestión abierta, así proclama él su esperanza escatológica: Es menester partir de la certeza de la existencia de una unidad de todo en Cristo, “que actúa y está presente en nuestra vida cotidiana”. Es precisamente esta convicción la que “trae consigo la esperanza y la garantía de que la frágil bondad, belleza y vida que contemplamos en el universo se encaminan hacia una perfección y plenificación que no serán aplastadas por las fuerzas de la disolución y la muerte” (§ 10. Las cursivas son nuestras).

Nunca texto magisterial alguno se había pronunciado tan explícitamente sobre la esperanza paulina en la redención cósmica (ver, por ejemplo, Romanos 8,20-22 o Colosenses 1,15-20), teniendo en mente el panorama que nos brinda la cosmología científica.

Continúa Juan Pablo II: Percibimos esta unidad en la creación desde la convicción de “nuestra fe en Jesucristo como Señor del universo”, unidad de cuya exploración la misma física contemporánea “constituye un notable ejemplo”, en su búsqueda de la unificación de las cuatro fuerzas físicas fundamentales”, en un movimiento hacia la convergencia en la comprensión del mundo [§ 13], movimiento de convergencia que se extiende aun a las manifestaciones de la misma vida [§ 14].

En última instancia, mediante esta tendencia hacia la unidad en nuestra peregrinación en la historia, “nos encaminamos el cumplimiento escatológico, cuando en el Espíritu él reconcilie totalmente con el Padre «lo que hay en la tierra y en los cielos»” (Col 1, 20) (Catequesis general del 21/6/1999, n. 5). Cristo es el vencedor sobre toda fuerza destructiva, y su victoria nos hará participar “en la nueva creación, la cual consistirá en una vuelta definitiva de todo a Aquel del que todo procede” (Catequesis general del 26/5/1999, n. 5).

Algunas breves reflexiones finales

Acabamos de atestiguar la esperanza de Juan Pablo II en una intervención final divina que rescate al cosmos de su destino de muerte entrópica. Ahora bien, más allá de esta confiada confesión, ¿podemos esbozar desde la fe una propuesta que supere la paradoja entre el pronóstico científico de muerte y la esperanza cristiana de plenitud del cosmos?

Consideramos que esta incongruencia es sólo aparente. La contradicción entre la capacidad creativa del universo y los pronósticos cosmológicos de caducidad podría resolverse si se considera que, librado éste a sus propias leyes naturales, resultaría, en última instancia, incapaz de permanecer en un estado de indefinida producción de estructuras generadoras de vida.

Desde esta perspectiva, la 2ª Ley de la Termodinámica pierde su connotación de temida fuerza disgregadora, y se transfigura en manifestación cosmológica de la contingencia ontológica del ser creado. Así como la neg-entropía nos muestra la relativa autonomía y el profundo potencial del cosmos, la entropía remite a la imposibilidad de pensarlo como autosuficiente.

Podemos postular al estado actual del universo como una fase germinal para una nueva condición escatológica, que sólo Dios podrá dar nacimiento con un puro don sobrenatural; caso contrario, (tal como la ciencia nos señala) culminaría en la universal esterilidad física. Dios impedirá que su creación caiga en una extinción de sus leyes físicas y en la aniquilación irreversible de sus fuentes cósmicas de energía, con la subsiguiente imposibilidad de supervivencia de cualquier forma de vida.

En cuanto a la futura situación histórica del hombre, inmediatamente previa a esta consumación cósmica, esperamos una Venida del Señor que, siendo en sí misma trans-histórica, advendrá a y en la historia humana. Así pues, parece entonces acorde con tal esperanza sostener que persistirá alguna configuración de esta humanidad (entendida como la comunidad de seres corpóreo-espirituales descendientes de la presente historia remida por Jesucristo) peregrinando en esa misma historia de la salvación divina cuando advenga la consumación cósmica.

En esta Parusía el universo será asumido y rescatado por el Señor en la totalidad de su duración creada; entonces, finalmente, el tiempo no medirá ya la degradación entrópica, sino la plenitud inagotable de la presencia divina en su creación.
Claudio Bollini es Doctor en Teología por la Universidad Católica Argentina.

Respuesta  Mensaje 24 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 22/10/2010 17:38

 Identifican el objeto astronómico más lejanoImagen de la galaxia UDFy-38135539 captada por el telescopio Hubble

Según los astrónomos, la galaxia nació apenas 600 millones de años después del Big Bang.

Un grupo científicos europeos detectó el que afirman es el objeto astronómico más lejano jamás observado. Se trata de una pequeña galaxia situada a 13.100 millones de años luz de nuestro planeta.

Según explican los astrónomos en la revista Nature, esa galaxia, captada por el telescopio Hubble, nació apenas 600 millones de años después del Big Bang.

Los científicos utilizaron el gran telescopio Yepún, ubicado en el cerro de Paranal, Chile, para medir la distancia a la que se encuentra la galaxia.

"Si se mira el objeto en la imagen enviada por Hubble, éste no es muy grande", le explicó a la BBC Matt Lehnert, del Observatorio de París, Francia, y jefe del estudio.

"No sabemos mucho a cerca de este objeto, aunque parece ser bastante pequeño, mucho más pequeño que nuestra galaxia. Tiene probablemente una décima o una centésima parte de las estrellas de la Vía Láctea. Y eso es parte de la dificultad para observarlo. Si no es grande, no es brillante", señaló Lehnert.

Los científicos tienen interés en estudiar objetos tan lejanos para saber cómo evolucionó el universo primitivo, lo que les podría ayudar a explicar por qué el cosmos tiene su aspecto actual.

Cálculo de distancia

Telescopio Hubble

La galaxia fue captada por el telescopio Hubble.

Los astrónomos creen que esa galaxia, bautizada como UDFy-38135539, puede aportar información sobre la llamada "época de reionización" de universo, una era en los albores del universo en la que la radiación de las primeras galaxias cambió el estado físico del hidrógeno circundante.

Para calcular la distancia a la que se encuentra la galaxia, los astrónomos midieron mediante una espectroscopia el conocido como "corrimiento hacia el rojo" de la luz.

Cuando la luz de un objeto viaja hacia la tierra, la expansión del universo extiende su densidad de onda, haciendo que se vuelva más roja.

Su medida es considerada por la comunidad astronómica como el procedimiento más fiable para calcular distancias espaciales.

En el caso de la galaxia UDFy-38135539, se detectó un nivel de corrimiento hacia el rojo que alcanzó los 8,55 puntos, una cifra que supera el récord anterior de 8,2 generado por una gran explosión de rayos gamma situada a 13.000 millones de años luz de la Tierra.

Conocimiento de las galaxias

Si queremos creer que entendemos la formación y evolución de las galaxias, queremos ser capaces de decir que las propiedades observadas en estas galaxias primitivas son las que hemos estado prediciendo. Queremos ver el inicio del proceso

Profesor Malcolm Bremer, Universidad de Bristol

El profesor Malcolm Bremer, de la Universidad de Bristol, Inglaterra, y uno de los coautores de la investigación publicada en Nature, le explicó a la BBC la importancia de un hallazgo de este tipo para la astronomía.

"Son pruebas de nuestro conocimiento de la formación de las galaxias, porque las vemos en sus estadios iniciales, y, esperamos, en sus estadios más simples".

"Si queremos creer que entendemos la formación y evolución de las galaxias, queremos ser capaces de decir que las propiedades observadas en estas galaxias primitivas son las que hemos estado prediciendo. Queremos ver el inicio del proceso", aseguró Bremer.

Los astrónomos tienen localizados otros objetos a distancias similares a la de la galaxia UDFy-38135539, aunque consideran que se tendrá que esperar a tener mejor tecnología y mejores telescopios para investigarlos.

Esa nueva tecnología incluirá el telescopio James Webb, sucesor del Hubble, y el Telescopio Extremadamente Grande que se está construyendo en Chile


Respuesta  Mensaje 25 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 29/11/2010 11:04

 Energía oscura aplana al universo

La medición depende de cientos de pares de "galaxias binarias"

La medición depende de cientos de pares de "galaxias binarias".

El estudio, que basó su investigación en una idea que surgió hace 30 años, también agrega que casi tres cuartas partes de lo que compone el universo es "energía oscura".

Christian Marinoni, líder de la investigación, explicó que se logró establecer la forma del universo gracias a un simple método basado en geometría de "escuela primaria".

Las conclusiones del equipo sugieren que el universo es plano, una suposición que fue planteada por primera vez por Albert Einstein y suele ser confirmada en recientes estudios, pero que permanece como una de las ideas más difíciles de sustentar con material teórico.

Lo que no se puede ver

Según Marinoni y la doctora Adeline Buzzi, de la Universidad de Provenza, en Italia, la creencia de que el universo es curvado está condicionada por la manera en que los astrónomos lo perciben cuando observan el cosmos.

Es probable que un telescopio en la Tierra o cerca de ella capte la apariencia de un objeto diferente a la que verdaderamente tiene, porque el espacio y el tiempo suelen afectar la luz que emana.

También está el hecho de que actualmente la cosmología sostiene que apenas el 4% de lo que compone el universo es materia normal (estrellas, planetas, etc) y que la mayoría es energía oscura. Se llama así porque evidentemente es un espacio que no absorbe, emite o refleja la luz, haciendo que sea imposible su observación.

"Lo que tenemos que hacer es inventar un nuevo marco matemático que nos permita profundizar en este misterio", comentó el profesor Marinoni a la BBC.

Dudas

No creo que nos puede decir con mucho detalle lo que es la energía oscura. Pienso que probablemente no es lo suficientemente preciso, todavía no

Alan Heavens, teórico en astrofísica

La técnica utilizada en el estudio fue propuesta por primera vez en 1979 por un grupo de investigadores de las universidades de Princeton y Berkeley, en Estados Unidos.

El problema hasta ahora había sido poder encontrar un objeto cuya apariencia pudiera ser conocida con certeza. Por eso el profesor Marinoni y la doctora Buzzi escogieron un número de galaxias binarias -pares de galaxias que orbitan entre ellas- para llevar a cabo la investigación.

Partiendo de la base que la naturaleza muestra que no hay preferencia en la dirección que estas galaxias orbitan, una rápida mirada al cielo debería captar un completo espectro del plano orbital: arriba, abajo, a la izquierda, a la derecha y demás posibilidades.

Sin embargo, según Alan Heavens, teórico en astrofísica de la Universidad de Edimburgo, la fortaleza de los resultados de este estudio recae en algunas suposiciones sobre el cosmos.

"No creo que nos puede decir con mucho detalle lo que es la energía oscura. Pienso que esta investigación probablemente no es lo suficientemente precisa, todavía no", comentó el profesor Heavens


Respuesta  Mensaje 26 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 13/12/2010 11:48

La lluvia de meteoros Gemínidas desafía cualquier explicación

Diciembre 6, 2010: La lluvia de meteoros Gemínidas, que este año alcanzará su máxima actividad el 13 y 14 de diciembre, es la lluvia de meteoros más intensa del año. Se prolonga por varios días, produce abundantes bolas de fuego y puede ser vista casi desde cualquier lugar de la Tierra.

Geminids 2010 (monster gem, 200px)
Una bola de fuego de las Gemínidas estalla sobre el Desierto de Mojave en 2009. Crédito de la fotografía: Wally Pacholka / AstroPics.com / TWAN.

Es también la lluvia de meteoros favorita del astrónomo Bill Cooke, de la NASA, aunque esto no tiene relación con ninguna de las razones mencionadas arriba.

"Las Gemínidas son mis favoritas", cuenta, "porque desafían cualquier explicación".

La mayoría de las lluvias de meteoros provienen de los cometas, los cuales dejan detrás suyo una abundante cantidad de meteoroides que luego se manifiestan como una noche de "estrellas fugaces". Sin embargo, las Gemínidas son distintas. Lo que les da origen no es un cometa, sino un extraño objeto rocoso llamado 3200 Faetón (Phaethon, en idioma inglés), el cual esparce una cantidad de escombros polvorientos demasiado pequeña como para explicar las Gemínidas.

"De todos los torrentes de escombros a través de los cuales pasa la Tierra anualmente, el de las Gemínidas es por mucho el más masivo", dice Cooke. "Si sumamos todo el polvo del torrente de las Gemínidas, fácilmente sobrepasa la masa de otros torrentes por factores que van desde 5 hasta 500 veces".

Esto convierte a las Gemínidas en el peso pesado de las lluvias de meteoros. En comparación, 3200 Faetón es más bien un peso pluma.

3200 Faetón fue descubierto en 1983 por el satélite IRAS (Infrared Astronomical Satellite o Satélite Astronómico Infrarrojo, en idioma español), de la NASA, y fue rápidamente clasificado como un asteroide. ¿Qué otra cosa podría ser? No tenía cola, su órbita se cruzaba con el cinturón principal de asteroides y sus colores eran muy parecidos a los de otros asteroides. De hecho, 3200 Faetón es tan parecido al asteroide Pallas, ubicado en el cinturón principal de asteroides, que bien podría ser un pedazo de 5 km que se desprendió de Pallas, el cual mide 544 km.

Geminids 2010 (impact, 550px)
Concepto artístico de un impacto sobre Pallas. Crédito de la imagen: B. E. Schmidt y S. C. Radcliffe, de UCLA.
"Si 3200 Faetón se desprendió del asteroide Pallas, como creen algunos investigadores, entonces los meteoroides de las Gemínidas podrían ser escombros que fueron dejados atrás por el evento de desprendimiento", especula Cooke. "Sin embargo, eso no concuerda con otras cosas que sabemos".

Los investigadores han observado muy cuidadosamente las órbitas de los meteoroides Gemínidas y han arribado a la conclusión de que fueron eyectados por 3200 Faetón cuando éste se encontraba cerca del Sol, no cuando fue desprendido de Pallas, en el cinturón de asteroides. La órbita excéntrica de 3200 Faetón lo lleva muy adentro de la órbita de Mercurio cada 1,4 años. Por ello, el cuerpo rocoso recibe una ráfaga de radiación solar que podría causar que chorros de polvo se evaporaran y se integraran al torrente de las Gemínidas.

¿Podría ser esta la respuesta?

Para poner a prueba la hipótesis, los investigadores utilizaron las naves espaciales gemelas STEREO (Solar Terrestrial Relations Observatory u Observatorio de las Relaciones Terrestres y Solares, en idioma español), de la NASA, las cuales están diseñadas para estudiar la actividad solar. Los coronógrafos ubicados a bordo de STEREO pueden detectar asteroides y cometas que pasan muy cerca del Sol y, en junio de 2009, detectaron a 3200 Faetón a una distancia de tan sólo 15 diámetros solares de la superficie del Sol.

Geminids 2010 (coronagraph, 200px)
La trayectoria de 3200 Faetón indicada en la cámara HI–1A del coronógrafo localizado a bordo de STEREO. Los destellos azules y verdes (en colores falsos) provienen del Sol. 
Lo que ocurrió entonces sorprendió a los científicos planetarios de la UCLA (Universidad de California en Los Ángeles, en idioma español) David Jewitt y Jing Li, quienes analizaron los datos. "El brillo de 3200 Faetón de pronto aumentó al doble", escribieron. "La explicación más plausible es que Faetón haya eyectado polvo, quizás como consecuencia de un resquebrajamiento de la roca en la superficie (a través del agrietamiento de minerales hidratados, ocasionado por la fractura y la descomposición térmica) ante el intenso calor del Sol".

La hipótesis del "cometa rocoso" de Jewitt y Li es atractiva. Sin embargo, ellos indican que tiene un problema: la cantidad de polvo eyectada por 3200 Faetón en su encuentro solar de 2009 agregó un mero 0,01% a la masa del torrente de las Gemínidas, lo cual no es ni remotamente suficiente para mantener reabastecido al torrente por mucho tiempo. ¿Quizás el cometa rocoso era más activo en el pasado?

"Simplemente no sabemos", dice Cooke. "Cada cosa nueva que aprendemos sobre las Gemínidas parece profundizar el misterio".

La Tierra pasará este mes a través del torrente de escombros de las Gemínidas y producirá hasta 120 meteoros por hora en aquellos sitios donde el cielo esté oscuro. El mejor momento para observarlos es probablemente entre la media noche local y el amanecer del martes 14 de diciembre, cuando la Luna esté baja y la constelación Géminis se encuentre cerca del cénit, proyectando así brillantes Gemínidas a través del cielo estrellado.

Abríguese bien (si se encuentra en el hemisferio boreal), vaya afuera y saboree el misterio


Respuesta  Mensaje 27 de 28 en el tema 
De: elho Enviado: 18/07/2012 11:58
.La bella interacción de las galaxias

Sorprendentes figuras que forman las galaxias lejanas al chocar entre sí

 

Los cúmulos cósmicos surgen cuando las galaxias se acercan atraidas por sus fuerzas de gravitación y muchas de ellas pueden llevar mil millones de años dando vueltas una alrededor de otra, creando raras y bellas figuras.

La colisión de galaxias es uno los acontecimientos más sorprendentes del universo. A partir de que las primeras galaxias surgieron cientos de millones de años después del Big Bang sus colisiones han influido en la formación del cosmos.

“Las pequeñas galaxias se funden y forman galaxias más grandes, y ellas a su vez se unen con otras  aumentando cada vez su volumen”, dice el astrónomo de la Universidad George Mason, Kirk Borne.

Debido a las enormes distancias que las separan es poco probable que las estrellas que las integran choquen entre sí. Pero las fuerzas de gravitación pueden desviarlas de sus órbitas y cambiar su forma.

 Las galaxias unidas que se ubican el universo lejano permiten a los científicos a conocer más sobre los periodos tempranos de la historia cósmica. Al entender cómo las grandes 'devoran' a las pequeñas, los científicos pueden obtener más información sobre el origen de la propia Vía Láctea.

La Vía Láctea se formó como resultado de la confluencia de varias protogalaxias y ahora se dirige hacia la vecina galaxia Andrómeda, con la que se fundirá dentro de 4 mil millones de años, según los astrónomos. Según esta idea, la Tierra y nuestro Sistema Solar no se verán afectados por la colisión.


wired.com


Respuesta  Mensaje 28 de 28 en el tema 
De: radiohornero Enviado: 02/12/2017 11:41

 

Convertido en un símbolo indiscutible de la aviación alemana, el Junkers Ju-52 ha cumplido a lo largo de su historia un sinnúmero de misiones, combatiendo a la vez en todos los frentes de la II GM ya sea como transporte de carga y tropas como también en funciones de ambulancia, transporte de paracaidistas, remolque de planeadores para desembarco de tropas, detector de minas y bombardero. 

La histora del Ju-52/1m se retrotrae al año 1915, cuando aparece el Junkers J.I, primer avión del mundo construido enteramente en metal. Utilizando la misma superficie ondulada del J.I, el Ju-52 monomotor con capacidad para 15 pasajeros, se crea como sucesor de los aviones F-13, G-23/G-24, G-31, W-33 y W-34 y realiza su primera aparición en 1930. Este era un monoplano cantilever de ala baja, donde la sección media, construida dentro del fuselaje central, formaba parte del piso. La integridad estructural del ala estaba asegurada con las típicas uniones de tornillo Junkers, y ocho largueros tubulares. El revestimiento metálico ondulado aportaba una importante resistencia tanto del ala como del fuselaje. 

A lo largo de todo el borde de fuga, y separados formando una ranura, se ubicaron los flaps, con esta disposición se generaba el efecto de doble ala utilizado en los diseños Junkers. La sustentación se incrementaba variando la curvatura del ala. Las secciones exteriores se operaban en forma diferencial como alerones y poseían compensador de cuerno. El fuselaje era una estructura de acero tubular, cubierta con chapas onduladas. 

El jefe de Diseño de Junkers, ingeniero Zindel, desarrolló el trimotor Ju-52/3m como sucesor Ju-52/1m. Desafortunadamente, no ha quedado registrado cuál fue el prototipo inicial, aunque el primer W.Nr. (número de fabricación) que se conoció fue el 4008, correspondiente a una de las máquinas entregadas en 1932 al Lloyd Aéreo Boliviano (LAB). 

Dado que la versión monomotor no presentaba problemas en sus características de vuelo, se han tejido diversas teorías sobre los orígenes del proyecto Ju-52/3m (3m=3 motores). Una de éstas sugiere que el pedido de LAB indujo a la Junkers a probar una alternativa multimotor, más segura en condiciones “hot & high”, de su Ju-52/1m. Cabe aclarar que desde el principio Junkers siempre estuvo abierta a las indicaciones de sus clientes, y de hecho aceptaba instalar en los aviones las plantas de poder sugeridas por el comprador, aún a costa de tener que probar cada aparato como si se tratara del prototipo de una nueva versión. Inclusive los aviones han tenido hélices tripalas o bipalas sin que esto se indicara en la denominación del modelo. 

Las cualidades más importantes del Ju-52/3m fueron seguridad, robustez e indestructibilidad. Su producción alcanzó los 4 835 ejemplares en todas las versiones, donde el cambio principal radicó en el tipo de motores instalados. 

Aeroposta Argentina 
Desde el año 1928 hasta 1937 la empresa Aeroposta Argentina SA, operaba en todas sus rutas con aviones Laté 25 y Laté 28. Posteriormente, el 2 Feb ‘37 por Decreto Nº 99.184, dictado por el general Agustín P. Justo, se autorizó a dicha empresa a prolongar hasta Buenos Aires los servicios entre Río Grande (Tierra del Fuego) y Bahía Blanca y se dispuso asimismo que la Dirección de Aeronáutica Civil, estableciera un nuevo contrato por el cual las partes convinieron en darle una vigencia de 10 años a partir de esa fecha. 

 
Los primeros cinco Ju-52 eran tripalas. Fotografía Archivo O. L. Rodríguez 

Entre las obligaciones fijadas en sus cláusulas, Aeroposta debería “...sustituir dentro del año inicial el material de vuelo en uso, por aviones modernos que satisfagan las necesidades o conveniencias en especial a la seguridad, regularidad, celeridad y comodidad de ese servicio público”. 

Cabe destacar que Aeroposta siguió utilizando sus monoplanos Laté 28 hasta el mes de octubre. Pero paralelamente y a los efectos de cumplir con lo establecido en el apartado anterior, suscribió un contrato con la firma alemana Deutsche Lufthansa Aktiengesellschaft por la adquisición de tres Junkers Ju-52/3m cuyo costo unitario ascendía a 160 000 reischmark. Los aviones, equipados con motores BMW Hornet de 625 HP, fueron matriculados y bautizados como LV-AAB (W.Nr. 5824) Patagonia, LV-AAH (W.Nr. 5833) Pampa y LV-CAB (W.Nr.) Quichua. El 14 Oct ‘37 se iniciaron los vuelos regulares entre Buenos Aires (Aeropuerto de Quilmes) y Río Grande (Tierra del Fuego), con escalas en Bahía Blanca, San Antonio Oeste, Trelew, Com. Rivadavia, Puerto Deseado, San Julián, Santa Cruz, Río Gallegos y Río Grande. Estos Ju-52 prestaron servicio hasta el año 1947, cuando fueron reemplazados por Douglas DC-3. 

 
El LV-AAN ex LAB, fue introducido al país por la Secretaria de Aeronáutica 

Transporte de fomento 
Teniendo en cuenta el buen rendimiento de los Junkers F-13 y K-43 que ya prestaban servicios en nuestro país, el Comando de Aviación de Ejército, a cargo de la línea aérea militar que por 1945 se convertiría en LADE (Líneas Aéreas del Estado), gestiona hacia 1940 la adquisición de cinco trimotores Junkers Ju-52/3m, provistos de un completo instrumental de navegación que incluía brújula a distancia, horizonte artificial, giro direccional giroscópico, piloto automático e instalación de radio, con capacidad para 17 pasajeros y un tripulante de cabina y que contaban con instalaciones sanitarias, imprescindibles para los largos vuelos a los que serían destinados. 

Aunque los aviones fueron formalmente asignados al Grupo de Observación Nº 1, basado en El Palomar, las beneficiadas con estos nuevos aparatos fueron las dos aerovías de transporte de pasajeros y correspondencia que dependían de ese Comando, inicialmente LASO (Líneas Aéreas Sud Oeste) y desde 1943 también LANE (Líneas Aéreas Nor Este). 

Hacia fines de 1939 la producción bélica alemana estaba en pleno funcionamiento, con el objetivo de sostener las necesidades imperantes. Es por esto que los cinco aviones requeridos por el Comando de Aviación son enviados a nuestro país desarmados por vía marítima, y sin motores pero con las correspondientes hélices. Una vez recibidos, fueron montados en la Fábrica Militar de Aviones, de Córdoba. 


Anuncios:

Primer  Anterior  14 a 28 de 28  Siguiente   Último  
Tema anterior  Tema siguiente
 

©2018 - Gabitos - Todos los derechos reservados