Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Catalunya Universal
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ 
 Normes 
 Presenta,t 
 Funcionament 
 ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ 
 Debats i Mès 
 Lletres Catalanes 
 La Nostra Cuina 
 Catalunya en Imatges 
 Un Xic dHistòria 
 Administració 
 La Jungla 
 ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ 
 PSP en Català 
 ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ 
 Grups Amics 
 ♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥♥ 
  
  
 
 
  Tools
 
Història Catalana: LA INDEPENDENCIA DE CATALUÑA
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 8 on the subject 
From: festa  (Original message) Sent: 08/02/2014 15:34
Cataluña, Nación con más de 1.000 años de historia, pugna para restaurar su Estado independiente y su unidad territorial, articulado en la Unión Europea
 
 

  • Cataluña: una Nación oprimida y fragmentada, sin Estado propio
  • La Nación Catalana
  • El derecho a formar un Estado nacional propio. Una larga historia
  • Valores universales que Cataluña defiende y comparte
  • Las Naciones, patrimonio de la Humanidad actual
  • Resumen

Catalunya 1714



Anuncios:

First  Previous  2 to 8 of 8  Next   Last  
Reply  Message 2 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 15:36
Cataluña: una Nación oprimida y fragmentada, sin Estado propio
 

 

Cataluña es una nación oprimida por España. Castilla (después transformada en España) se anexionó a la nación catalana en 1479, dándole un barniz de "unión dinástica". El pueblo catalán constituye una nación estable de personas formada históricamente alrededor de cuatro caracteres principales:

  1. El milenario idioma catalán procede del latín y es la única lengua de la nación catalana.
  2. El territorio: de Salses a Guardamar y de Fraga hasta Mahón. Es decir, de la sierra de las Corberas, hasta el río Segura y del río Cinca hasta la isla de Menorca.
  3. La cultura.
  4. La historia.

Cataluña es una nación oprimida porque no puede ejercer plenamente sus derechos nacionales: derechos jurídicos, políticos, administrativos, lingüísticos, culturales, sociales y económicos. Como nación, Cataluña no es diferente de las otras naciones de su alrededor europeo, Francia, España, Italia, Alemania... La única diferencia es que estas son naciones libres, con estado nacional propio, mientras que Cataluña, desgraciadamente, no.

Los derechos nacionales de Cataluña se fundamentan en una larga historia política. La nación catalana consta de diez millones de almas; está situada al oeste del Mar Mediterráneo. Durante más de mil años se ha ido configurando con un idioma y una cultura propios; con unas raíces religiosas y una evolución social y política netamente diferenciadas, las cuales han dado aportaciones remarcables en la cultura universal.

Durante 700 años, Cataluña, la nación catalana, ha tenido su propio estado independiente y todavía, hoy en día, lo quiere restaurar bajo la forma de una república soberana. En sintonía con las aspiraciones de libertad, justicia y paz. Y de acuerdo con el emergente y general reconocimiento de los derechos de los pueblos a la libertad y a unas instituciones propias de gobierno, por medio del ejercicio del derecho a la autodeterminación. 

Hoy en día, después de 25 años de autonomía y a pesar de la existencia de parlamentos propios, de gobiernos autónomos y de prácticas políticas democráticas, se constatan las graves limitaciones de un marco político que niega la reunificación e independencia de Cataluña.

España y Francia ponen en peligro la continuidad de nuestro idioma, de nuestra cultura y de nuestro derecho civil. mantiene un trato fiscal discriminatorio. Impide la presencia directa de Cataluña en Europa y en la arena política internacional. Hace imposible la articulación y posterior unión entre las instituciones de las cuatro regiones de la nación catalana: entre la Cataluña del Norte, la del Centro, la del Sur, la Insular y Andorra.

Actualmente, la extensión de la conciencia nacional catalana, la composición socio-política y la voluntad de restablecer el estado nacional catalán, son un poco diferentes en cada región de Cataluña. Esto condiciona el ritmo para conseguirlo.

Por lo tanto, primero afirmamos el derecho que tiene toda Cataluña a recuperar la independencia que España le usurpó. Bajo el barniz sutil de una unión dinástica, se ocultaba la anexión pura y simple de Cataluña por parte de Castilla (después transformada en España).


Reply  Message 3 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 15:37
La Nación Catalana
 

 

Cataluña tiene las siguientes regiones históricas: 

  1. La Cataluña del Norte (administrada y ocupada por Francia).
  2. La Cataluña Central (o Principado de Cataluña, con la Franja de Poniente, bajo administración aragonesa).
  3. La Cataluña del Sur (o País Valenciano).
  4. La Cataluña Insular (o Islas Baleares y Pitiusas).
  5. El Estado de Andorra.

Son regiones que comparten una sola identidad nacional, caracterizada por la misma lengua, la catalana, la cultura y el marco geográfico.

El pueblo catalán, con una conciencia colectiva común, aspira a continuar siendo protagonista de su propia historia. Esto significa la recuperación de su reunificación, independencia y soberanía. Es decir, restablecer su estado nacional, que ha de englobar todo el espacio territorial catalán; de Salses hasta Orihuela y de Fraga hasta Mahón.

La nación catalana tiene derecho a la autodeterminación. A ejercerla cuando libremente la considere oportuna. La autodeterminación de Cataluña la han de decidir los diez millones de catalanes, no todos los habitantes del Estado español.

La nación catalana tiene derecho a recuperar su independencia, dentro de su integridad territorial. Tiene derecho a dotarse de las instituciones políticas, propias de un estado independiente, libre y soberano.

La constitución del estado nacional catalán se iniciará cuando lo decida toda la nación catalana, por iniciativa una o más de sus regiones.

Afirmamos el derecho de los hombres y mujeres de la nación catalana y de sus organizaciones, a seguir trabajando para la reconstrucción de la unidad nacional.

Cataluña se ha de dotar de las instituciones propias de un estado independiente, libre y soberano.

Cataluña ha de poder establecer libremente sus relaciones internacionales y ha de participar en la construcción de ámbitos políticos más amplios y de un mundo más justo y solidario.

Cataluña ha de ser miembro de las organizaciones del sistema de las Naciones Unidas, de la Conferencia sobre la Seguridad y la Cooperación en Europa; así como del resto de organizaciones intergubernamentales mundiales y regionales.

Cataluña ha de formar parte de la Comunidad Europea, con los mismos derechos y deberes que el resto de estados miembros. Y todos los estados europeos han de evolucionar hasta la consecución de la unión política y económica.
Cataluña ha de establecer unas nuevas relaciones con el resto de naciones que configuran el Estado español. Sobre la base de la igualdad y el reconocimiento de las respectivas soberanías; y con la voluntad de cooperación. 

Cataluña ha de ejercer los poderes legislativo, ejecutivo y judicial, sin más limitaciones que las derivadas de la libre pertenencia a instancias internacionales. Cataluña ha de organizar su propio modelo de administración.

Cataluña ha de recaudar sus impuestos y disponer de sus recursos financieros, en el marco del proceso europeo de integración económica. Y ha de ejercer, con libertad, la solidaridad para con las otras naciones.

Cataluña ha de regular el marco de actuación de los agentes económicos y de sus relaciones. Y ha de decidir el diseño de la política económica, demográfica, laboral y social.

Cataluña ha de regular el régimen de la sanidad y de la seguridad social; y si financiamiento adecuado, con el fin de garantizar el bienestar social de todos sus ciudadanos.

Cataluña se ha de dotar de un ejército nacional, regular, profesional y permanente. El ejército catalán asegurará la defensa del territorio y la seguridad interior, cuando los Mossos d'Esquadra no den abasto; bajo la primacía del poder civil en tiempo de paz. Ha de contribuir a una nueva estrategia de paz y seguridad europea y mundial, en el marco de las Naciones Unidas.

Cataluña ha de estar en condiciones de conjurar cualquier agresión militar o demográfica. En tiempo de paz tendrá un ejército mínimo de 100.000 soldados, en filas. En guerra, todos los catalanes y catalanas de 18 a 45 años podrán ser movilizados. 

Cataluña ha de restablecer la institución milenaria del somatén (protección civil armada), como una gran reserva estratégica del ejército y de los Mossos d'Esquadra (la policía catalana). Cataluña se ha de dotar de un servicio de policía integral, el de los Mossos d'Esquadra, con plenas competencias y debidamente ampliado.

Cataluña ha de delimitar el uso y la ordenación de su territorio. Ha de proteger y restaurar el medio ambiente y el paisaje. Ha de fomentar un modelo de desarrollo autosostenible y armónico para con la naturaleza.

El catalán será el único idioma nacional y oficial en toda Cataluña. El inglés será el único idioma de las relaciones internacionales. Tanto el catalán como el inglés serán de enseñanza obligatoria en la escuela pública y privada de Cataluña. En Cataluña, la lengua española siempre será extranjera, independientemente de si se habla mucho o poco.

Las instituciones de gobierno han de asegurar la primacía social, en todos los usos públicos, del idioma catalán. Cataluña ha de garantizar el respeto de los derechos lingüísticos personales, referentes a otras lenguas usadas en su territorio. El occitano continuará siendo la lengua oficial del Valle de Arán.

Cataluña ha de fomentar el desarrollo de su identidad cultural y ha de participar en la elaboración de la política cultural europea. Ha de desarrollar, también, una política científica y de investigación tecnológica, de acuerdo con sus prioridades.

Cataluña ha de determinar su modelo educativo, de acuerdo con su tradición pedagógica, con el fin de crear una escuela que asegure la catalanidad en el idioma, los contenidos y las actitudes; y que fomente los valores democráticos.

Cataluña se ha de constituir como espacio nacional de comunicaciones, que garantice el despliegue de los medios de comunicación catalanes y los derechos personales de todos los residentes en su territorio.

Cataluña ha de participar en la elaboración de un nuevo modelo comunicativo europeo, que permita la protección de las comunidades culturales más débiles y la pluralidad informativa.

Cataluña ha de fomentar la participación internacional de sus organizaciones no gubernamentales (ONG). Cataluña ha de participar directamente en el movimiento olímpico mundial y en la práctica deportiva internacional, mediante su propio comité olímpico y las correspondientes selecciones nacionales.

Cataluña se reserva el derecho soberano de ser solidaria con quien quiera. Esto quiere decir que Cataluña puede ayudar a algunos países del Tercer Mundo, y no hacerlo con Andalucía, Extremadura y Aragón (España), si así lo determina el gobierno catalán.

Cataluña ha de establecer su política inmigratoria. Ha de decidir sobre cuando hay que abrir o cerrar las puertas de la nación a la inmigración, facultad que le da la soberanía. Cataluña ha de eliminar todas las discriminaciones entre los ciudadanos y ha de promover modelos de sociedad más libres y fraternales.

Cataluña ha de establecer una política demográfica, poblacional. Si llega el caso de un crecimiento cero o en el peor de los casos, que haya más defunciones que nacimientos, sin vacilaciones, Cataluña ha de adoptar una política natalista, a fin de asegurar su continuidad física.

El pueblo catalán, sus instituciones, formaciones políticas, entidades y asociaciones de todo género, han de actuar de forma decidida, pacífica y democrática, con el fin de conseguir estos objetivos.

El pueblo catalán pide al pueblo español, al resto de pueblos europeos y de todo el mundo, a sus representantes; que reconozcan el derecho que tiene toda Cataluña a su independencia y reunificación. Pedimos que no entorpezcan su camino hacia la soberanía plena.

Pedimos a las Naciones Unidas y al resto de instituciones internacionales que reconozcan la legítima aspiración de Cataluña a formar parte, directamente, de la comunidad de las naciones, a fin de contribuir al fortalecimiento de la democracia, al establecimiento de la justicia, al despliegue de las libertades y a la consolidación de la estabilidad, la gobernabilidad y la paz.


Reply  Message 4 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 15:38
El derecho a formar un Estado nacional propio. Una larga historia
 

 

1.- La realidad nacional catalana.

La nación catalana es formó a partir del siglo IX, a caballo del Pirineo. Inicialmente constituyó la marca o frontera entre el imperio franco y el árabe. 

Ya desde su origen, Cataluña ha estado vinculada siempre a Europa. Desde si territorio inicial, el pueblo catalán avanzó frente al islam hasta llegar a Murcia y a las Islas Baleares y Pitiusas. En menos de un siglo, entre el 1148 y el 1245, Cataluña toma su configuración nacional.

El espacio nacional bajo la casa condal de Barcelona, se estructuró en tres grandes unidades internas: el Principado de Cataluña y los reinos de Valencia y Mallorca; entorno de los centros urbanos más grandes: Barcelona, Valencia, Ciudad de Mallorca y Perpiñán.

El pueblo catalán se ha constituido a lo largo de la historia, a partir de la confluencia, sobre los elementos autóctonos, de movimientos migratorios procedentes, en diversas épocas, de Occitania, Aragón, Murcia y Andalucía.

Cataluña y su conciencia nacional se basan en un proceso permanente de asimilación social, lingüística y cultural, de elementos heterogéneos dentro de una sociedad que ha demostrado una capacidad remarcable de evolución económica y de transformación social.


2.- La independencia de la nación catalana

En la memoria histórica del pueblo catalán, hay la conciencia de haber disfrutado durante 700 años de una independencia total y secular. Ya desde la Alta Edad Media, los condes de la casa de Barcelona se transforman en soberanos de hecho, por encima del conglomerado de condados catalanes y también en relación con los reyes y emperadores francos.

A partir del 1137, los condes de Barcelona son también reyes de Aragón, por unión dinástica. Y a partir de 1516 Cataluña-Aragón y Castilla tienen el mismo rey; también por una funesta unión dinástica que en realidad fue la anexión de Cataluña-Aragón por parte de Castilla. Por lo tanto, fue en 1516 que Castilla-España liquidó la independencia de Cataluña. Ya que sin un rey propio, dejó de existir el estado nacional catalán. En las monarquías absolutistas, solo la persona del rey encarnaba y representaba la independencia y soberanía de un estado.

A pesar de esta anexión, Cataluña continuó con un régimen constitucional y una autonomía importante. Conservó una administración, una jurisprudencia, una política fiscal, monetaria y económica, propias. Y en ocasiones, hasta unas relaciones internacionales propias.

Entre 1640 y 1652, Cataluña, con ayuda francesa, luchó por su independencia en la Guerra de Separación o "dels Segadors", contra España. El Tratado de los Pirineos del 1659 estableció la paz y el rey de España cedió al de Francia el norte de Cataluña, que todavía hoy está anexionado al Estado francés.

Portugal aprovechó que los españoles estaban muy ocupados en hacer la guerra contra Cataluña, para separarse de España, con la ayuda de la diplomacia inglesa.


3.- La época de sometimiento y de resistencia
 
A consecuencia de la guerra de Sucesión (1702-1714) se firmó el Tratado de Utrecht, por el cual la nación catalana se sometía a las leyes de España y su territorio quedó dividido con la cesión de Menorca a la corona británica.

Los intentos de España de centralizar su estado, de corte castellano, chocaron sistemáticamente con la oposición de los diversos sectores sociales y políticos del pueblo catalán. Ya en el 1769 representantes catalanes presentaron al rey español un memorial de denuncia del trato colonial que se daba a Cataluña. Se reivindicaba el idioma, la economía y la administración propias. Durante la Revolución Francesa, Robespierre en persona visitó Cataluña, a fin de ganarla para su causa. Entró en Barcelona llevando en una carpeta la "Constitución de Cataluña" ya redactada; no le hicieron caso. Napoleón Bonaparte quiso fundar un gobierno catalán títere, no independiente ni soberano, que le ayudase en su guerra contra España; fracasó.

Desde la segunda mitad del siglo XVIII, Cataluña está presente en el desarrollo industrial europeo. Esto hace incrementar todavía más las diferencias socio-económicas entre Cataluña y España.

Al final del primer tercio del siglo XIX, surge el movimiento cultural catalán, la "Renaixença". Es paralelo a los movimientos de resurgimiento nacional característicos en aquellos años en muchos sitios de Europa.

El 5 de Marzo de 1873 es proclamado el Estado Catalán, dura dos días y es aplastado por la fuerza.

Después de otros intentos de reivindicación de la soberanía nacional de Cataluña, el 1892 la asamblea de la Unión Catalanista aprueba las Bases de Manresa; un proyecto de constitución catalana.

En la I Guerra Mundial, 18.000 voluntarios catalanes (no ciudadanos franceses) lucharon al lado de Francia, muchos de los cuales murieron en el frente contra Alemania. A pesar de esto, los derechos de nuestra infortunada nación fueron pasados por alto, una vez más, por la Sociedad de Naciones. El 1914 se fundó la Mancomunidad de Cataluña. Institución administrativa que hizo una gran obra de cohesión nacional catalana, especialmente lingüística, cultural y de infraestructuras. El 1919 la Mancomunidad presentó al gobierno español un proyecto de estatuto de autonomía que la situación política y finalmente la dictadura de Primo de Rivera la frustraron.

Las elecciones municipales del 1931 fueron ganadas por las candidaturas nacionalistas catalanas y republicanas. Hicieron posible que el 14 de Abril de 1931 Francesc Macià proclamase la República Catalana, que días más tarde se transformaría en Generalidad de Cataluña, después de negociaciones con el gobierno provisional republicano español.
La Generalidad elaboró un proyecto de estatuto de autonomía (Estatuto de Nuria) aprobado en referéndum por una amplísima mayoría de catalanes. Pero los poderes del proyecto de estatuto son notablemente reducidos, recortados, durante el proceso de discusión. Por fin, lo que queda, una autonomía muy limitada, es aprobada por las cortes españolas el 1932.

En la guerra 1936-1939, 150.000 jóvenes catalanes murieron para erradicar el fascismo y asegurar la subsistencia de la democracia.

La cuestión catalana ha sido la causa principal de todo el malestar y de los disturbios políticos acaecidos en el Estado español, en los tres últimos siglos.


4.- El intento de exterminio de la Nación Catalana

El sistema democrático y republicano establecido el 1931, después de tres años de guerra, 1936-1939, queda suprimido por el general Franco, tras el triunfo de su rebelión militar. La razón más importante que Franco alegó, para justificar su rebelión, fue el sometimiento de Cataluña, Euskadi y Galicia. Es decir, obligarlas a ser españolas, contra su voluntad.

Bajo la autocracia franquista, el pueblo catalán sufre una represión feroz en todos los aspectos de la vida social y colectiva. Cuando Francia fue ocupada por los alemanes, el presidente de Cataluña, Lluís Companys i Jover, exiliado en Bretaña, es detenido por el Abwehr, el servicio de información militar alemán, a petición de Franco. Tras ser interrogado y torturado en Madrid, fue conducido a Barcelona. Companys fue sometido a un juicio-farsa y condenado a muerte por un tribunal militar español. La mayoría de dirigentes políticos, sindicales incluso intelectuales que no se exiliaron, fueron detenidos y asesinados en el tristemente célebre Camp de la Bota. Falangistas, monárquicos y guardia civiles componían los pelotones de fusilamiento.

La mayor parte de la intelectualidad catalana se ha de exiliar a México, Argentina, Estados Unidos, Venezuela, etc. España prohíbe y reprime el uso público de la lengua catalana, en Cataluña. En las universidades y centros de enseñanza pública y privada, Franco impone la españolización obligatoria, introduce la versión de la historia de España de los vencedores.

El pueblo catalán, durante 40 años de dictadura franquista, sufre la falta de libertades democráticas, elementales, y la persecución de su identidad nacional.



5.- Los últimos años

La muerte de Franco y la creciente oposición, hacen que en 1970 se habrá el camino hacia la recuperación de las libertades. Las negociaciones entre representantes catalanes y españoles, dio lugar a la Constitución española de 1978 que ha permitido las actuales autonomías de la Cataluña Central, la Cataluña del Sur (País Valenciano) y la Cataluña
Insular (Islas Baleares y Pitiusas).

A pesar de tener diversas deficiencias des del punto de vista nacional, estas autonomías fueron aceptadas por la mayor parte del pueblo catalán. Pero hay que decir que esperaba una interpretación de los textos constitucionales, más a tono con los derechos de la Nación Catalana.

El 12 de diciembre de 1989 el Parlamento de la Cataluña Central aprobó, sin un solo voto en contra, que la nación catalana tiene derecho a la autodeterminación. En agosto de 1993, unos 20 nacionalistas catalanes se pudrían en las cárceles españolas, acusados de cometer actos terroristas.

El Estado español actual, bajo una apariencia democrática con que se ha dotado, es un estado policial y militar, que practica la tortura a los detenidos. Tiene en sus cárceles a presos políticos independentistas. Mientras el problema catalán no es resuelto satisfactoriamente, con la restauración de la independencia nacional, nunca habrá auténtica paz en el Estado español.

Los puntos básicos de las aspiraciones de Cataluña no cambian con la existencia en España de un régimen más o menos liberal; ni tampoco con un grado menor o mayor de persecución.

Cataluña es maltratada por España, sea cual sea su régimen político; por dictaduras civiles y militares, monarquías absolutistas y parlamentarias, por repúblicas, por regentes, por gobiernos provisionales... La muerte de Franco no significó, por si sola, la solución del problema catalán. Como tampoco lo significaría si ahora fuera derrocada la
monarquía borbónica y en su lugar se instaurase una república española. Con la eliminación de Franco, se liberó Cataluña del fascismo, pero no del dominio español.

Hay gente que comete el error de creer que el problema catalán es meramente un problema interno español. Hay una tendencia a clasificar la cuestión catalana entre los problemas internos de España, es una equivocación.

El litigio hispano-catalán, como cualquier otro problema entre nación oprimida y nación opresora, siempre ha sido un pleito de naturaleza internacional. En definitiva no es un problema español, sino europeo.

Considerar la cuestión catalana entre los problemas internos del Estado español, es designar al opresor de Cataluña único juez y jurado en una causa en que el juez es parte. Ni Cataluña ni ninguna otra nación dominada, no puede esperar justicia de su propio verdugo.

Tal como la historia demuestra, ni una España liberal y democrática no es capaz de resolver el problema nacional catalán. La unidad política del Estado español, con referencia a Cataluña, es un mero accidente histórico, desgraciado, contingente; que naturalmente todavía se puede solucionar con la libertad de toda Cataluña, con un estado nacional propio. La anexión de Cataluña por parte de Castilla, en 1516, fue el resultado del expansionismo militarista castellano, que se ha perpetuado hasta nuestros días, en mala hora.

España no sólo ataca la unidad de la lengua catalana, sino que también ataca la unidad de su territorio histórico y lingüístico.


Reply  Message 5 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 15:40
Valores universales que Cataluña afirma y comparte
 

 

Desafíos y esperanzas de nuestro tiempo. La conciencia de los problemas comunes de la humanidad, suscita en nuestro tiempo muchas iniciativas culturales, económicas y políticas, que se proponen encontrar respuestas más adecuadas a las aspiraciones de las personas y de las naciones.

La caída de visiones unilaterales de orden político, científico e ideológico, contribuye a una investigación intelectual más libre, más modesta y más compleja.  Se abren nuevos caminos pera liberarnos de los aspectos negativos de las ideologías de la modernidad, del progreso y de la tecnología.

La crisis de los sistemas de valores interpela a las grandes tradiciones culturales y religiosas. Invita a buscar nuevos fundamentos para la sensibilidad ética y aconseja ejercer las responsabilidades comunes, sobre la base del diálogo.

El desarrollo de la ciencia y de la tecnología abre perspectivas que han de ser utilizadas en favor de la cualidad de la vida humana y no para perfeccionar los mecanismos de dominación y opresión.

Las contradicciones del modelo de desarrollo económico de los estados avanzados, han de generar nuevas propuestas económicas que sean viables ecológicamente y compatibles con el respeto a las diversidades culturales y nacionales.

Las escandalosas diferencias en el nivel de vida de los pueblos, exige otro orden internacional que asegure efectivamente la justicia y la fraternidad humanas.

El peligro de dominio cultural y político ejercido por los estados más poderosos e industriales de la comunicación, ha de ser equilibrado para la protección efectiva de los derechos culturales de las naciones.

La persistencia de regímenes políticos autoritarios y agresivos, no es compatible con las crecientes e irreversibles aspiraciones de todos los pueblos a la democracia, a la libertad, a la cooperación y a la paz.

La interdependencia es una novedad en la historia de la humanidad. Invita a considerar de una manera diferente los conceptos de independencia nacional y de estado soberano. Hoy en día, el estado soberano es imprescindible para cada nación. Cada nación ha de tener su estado propio.

La defensa de los derechos culturales y políticos de las naciones sin estado propio, es la antítesis del colonialismo, del imperialismo y del expansionismo; siempre excluyentes, agresivos e insolidarios. Esto contribuye a que emerjan los valores universalmente reconocidos. Invita a dar respuestas concretas a los desafíos globales de nuestro tiempo y genera nuevas esperanzas de convivencia y de paz.


Reply  Message 6 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 15:42
Las Naciones, patrimonio de la Humanidad actual
 

 

La diversidad de culturas y de naciones es una riqueza del mundo actual. Cada cultura es patrimonio de la humanidad entera, tal como proclama la UNESCO. Los procesos de autodeterminación de las naciones, en todos los continentes, generarán un orden internacional más democrático. 

Ya es hora de pedir a les Naciones Unidas que complementen la Declaración Universal de los Derechos del Hombre, con una Declaración Universal de los Derechos de las Naciones sin Estado Propio.

El mundo ha experimentado unos cambios extraordinariamente positivos con la caída de los regímenes totalitarios y con la independencia de naciones oprimidas durante muchos años.

En todos los continentes, la consolidación de la democracia representará el afianzamiento de las comunidades nacionales.

En este contexto, Europa vive un momento importante de su historia y los pueblos europeos se disponen a configurar políticamente unas instituciones comunes que expresen los valores compartidos y permitan una presencia responsable y eficaz de Europa en la gestión de los problemas comunes de la humanidad.

Los estados, en Europa, están en proceso de redefinir sus funciones. Cederán una parte de su soberanía a las instituciones europeas y se ocuparán de la ejecución de muchos de los acuerdos comunitarios, en sus territorios. No se trata de una desaparición de los estados, sino de una transformación de sus funciones.

Es oportuno recordar que las instituciones europeas de hoy día, siempre han invocado los grandes textos referentes a la Declaración Universal de los Derechos del Hombre. Y han creado instrumentos efectivos para asegurar su aplicación.

Se ha de recordar la existencia de la Comisión Europea de los Derechos del Hombre y del Tribunal Europeo de los Derechos Humanos, encargados de vigilar para la aplicación de la convención del 1950, para la salvaguarda de los derechos y libertades fundamentales de los hombres y de las mujeres.

La estabilidad y la paz de Europa se conseguirán si sus instituciones evolucionan en el sentido de proteger todas las culturas y naciones sin estado que hay todavía en Europa. El proyecto de unión europea abre una gran esperanza si los criterios de esta unión son prioritariamente la aceptación de la diversidad de todos los pueblos y el reconocimiento de sus derechos.

La defensa de las identidades nacionales es una labor común de las naciones sin estado y de los estados de dimensiones relativamente reducidas. Porque los fenómenos de dominación cultural y política, se perpetran mediante la agresión demográfica, económica y de los medios de comunicación. 

Europa ha comenzado una etapa de búsqueda de modelos propios en el orden moral, político y cultural; porque se han agotado muchos de los criterios vigentes.

La propuesta de la Europa de las naciones y de las culturas, se ciñe en el gran debate actual sobre las alternativas razonables, deseables y posibles.

La independencia de Cataluña es viable, políticamente y económicamente. En cambio no es viable el modelo colonial español. Dentro del Estado español, el futuro de Cataluña no puede ser más alarmante. Por lo tanto, no hemos de hablar de la viabilidad de la Cataluña libre, antes bien de la urgencia, de la absoluta urgencia, de la independencia de la Cataluña completa. Cataluña puede prescindir de España, sin ninguna duda. Solo la independencia política puede garantizar el desarrollo pleno y armónico de la economía catalana.

La nación catalana se formó en el año 987 y gozó de independencia hasta que Castilla se la usurpó en 1516. Luego fueron 529 años de vida nacional plena y soberana, con estado propio siempre viable.

La independencia de Cataluña nunca será el resultado de las concesiones de España, hachas muy a pesar suyo. Será el resultado del coraje, de la voluntad, de la determinación y de la abnegación de todo el pueblo catalán. El problema catalán no lo ha creado Cataluña, sino España con su expansionismo colonialista.

Españoles y catalanes serían amigos, si tuviesen una frontera estatal en Fraga, Vilanova de la Reina, el Racó, Jumella, Escull del Molló... En el mundo hay una gran cantidad de estados de menor Producto Interior Bruto, de menor población y de menos extensión que Cataluña; y ninguno quiere dejar de ser estado.

Un estado catalán no puede interferir las relaciones económicas ni la integración política europea. Antes bien, se inscribe en el largo proceso descolonizador mundial. El estado catalán independiente no camina contra la historia, camina con ella y es la misma historia. Quien va contra la historia es el nacionalismo español expansionista que somete y depreda a Cataluña.

Solo en siglo XX se han formado los estados siguientes, a raíz de movimientos independentistas, naciones sin estado que han conquistado el suyo:

Panamá se separó de Colombia en 1903
Noruega se separó de Suecia en 1905
Bulgaria se separó de Turquía en 1908
Albania se separó de Turquía en 1912
Armenia se separó de Turquía en 1918
Georgia se separó de la Unión Soviética en 1918
Finlandia se separó de la Unión Soviética en 1917
Chequia y Eslovaquia se separaron de Austria en 1918
Hungría se separó de Austria en 1918
Eslovaquia se separó de Chequia en 1939
Croacia se separó de Yugoslavia en 1941
Islandia se separó de Dinamarca en 1944
Eslovaquia se separó definitivamente de Chequia en 1993
Irlanda se separó del Reino Unido en 1937
Las Molucas se separaron de Indonesia en 1950
Senegal se separó de Mali en 1960
Katanga se separó del Congo en 1960
Biafra se separó de Nigeria en 1967
Pakistan se separó de la India en 1947
Bangladesh se separó del Pakistán en 1971
La República Turca del Norte de Chipre se separó de la República Griega del Sur de Chipre en 1975
Malawi se separó de Rhodesia en 1963
Singapur se separó de Malasia en 1965
Eritrea se separó de Etiopia en 1993
Estonia, Letonia, Lituania, Armenia, Georgia, Ucrania, Bielorrusia, Azerbaiján, Kazajstán, Turkmenistán, Kirguizistán, Tayikistán, se separaron de Rusia, con motivo del desmantelamiento del imperio marxista ruso.
Eslovenia se separó de Yugoslavia en 1990
Croacia se separó definitivamente de Yugoslavia en 1990
Bosnia-Hercegovina se separó de Yugoslavia en 1992
Macedonia se separó de Yugoslavia en 1991


Reply  Message 7 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 16:03

  


Resumen
 

 

El propósito de nuestro grupo (CATALUNYA UNIVERSAL) es manifestar al mundo entero que la milenaria nación catalana, Cataluña, tiene el propósito de restaurar su independencia política, dentro de sus fronteras lingüísticas e históricas. El espacio nacional catalán abarca de Salses hasta Guardamar y de Fraga hasta Mahón. O si se quiere, de la cordillera de las Corberas hasta el río Segura y del río Cinca hasta la isla de Menorca. El estado nacional catalán será independiente y soberano; articulado a Europa. La independencia de la Cataluña reunificada: un imperativo democrático, una exigencia moral a la luz del derecho internacional.

Territorio: 69.822,93 km2.

Población: 10.257.632 almas.

 
(Fuente: Nación Catalana)

Reply  Message 8 of 8 on the subject 
From: festa Sent: 08/02/2014 17:25
PANELL TANCAT
PANEL CERRADO
 
Si voleu comentar qualsevol cosa, si us plau ovriu un nou missatge en el panell "Debats i mès"
Si quereis hacer cualquier comentario sobre este tema, por favor abrid un nuevo mensaje en el panel "Debats i mès"
 
 
- Gràcies per la vostra col.laboració -

Anuncios:

First  Previous  2 a 8 de 8  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2020 - Gabitos - All rights reserved