Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

El Ojo de la Luz
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Videos 
 General 
 13 Lunas 
 Año 2012 
 Actitud y Pensar 
 ADN-DNA 
 Agua diamantina 
 Angeles 
 Astral 
 Astrologia 
 Auras 
 Ayurveda 
 Biblioteca 
 Biografias 
 Budismo 
 Canalizaciones 
 Chakras 
 Ciencia y Cosmos 
 Civilizaciones 
 Cristales 
 Crop Circles 
 Dioses 
 Energia 
 Enigmas 
 Feng Shui 
 Flores de Bach 
 Frases y Reflexiones 
 Gaia_Tierra 
 Geometria Sagrada 
 Lugares de Poder 
 Luz y Color 
 Meditación 
 Mitos y Leyendas 
 Mancias y Rituales 
 Mandalas 
 Mantras 
 Merkaba 
 Mudras 
 Niños Indigo 
 Numerologia 
 Orar_ 
 OVNIS 
 Plantas 
 Profecias 
 Reiki 
 Religión 
 Salud y Sanación 
 Sonido 
 Sueños 
 Taichi & Kung 
 Talismanes y Simbolos 
 BUSCADOR 
 
 
  Tools
 
Biografias: SAMAEL AUN WEOR
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: ☼TäRA☼  (Original message) Sent: 30/06/2010 17:43
SAMAEL AUN WEOR


Fundador de las Instituciones Gnósticas en Sudamérica, Centroamérica, Norteamérica y algunos países de Europa como España, etc. Autor de aproximadamente 70 obras sobre esoterismo práctico donde devela los grandes Misterios plasmados en piedras, papiros, rollos y símbolos de las diferentes culturas que han existido a través de millones de años en nuestro Planeta.

El 6 de marzo de 1917 nacía Víctor Manuel Gómez Rodríguez. Tal era el nombre profano de quién estaba llamado a revolucionar el ámbito de la ciencia, la Psicología, la religión, la antropología, etc. Samael Aun Weor es el nombre sagrado, de su Ser Interno. Este Maestro del Rayo de la Fuerza, es el fundador del Movimiento Gnóstico contemporáneo. Él nos relata en su libro LAS TRES MONTAÑAS, como fue su infancia:

"No está demás aseverar solemnemente que nací con enormes inquietudes espirituales, negarlo sería un absurdo. ... Por esos primeros años de la vida en que uno aprende a caminar, acostumbraba sentarme al estilo oriental para meditar... Entonces estudiaba en forma retrospectiva mis pasadas reencarnaciones y es ostensible que me visitaban muchas gentes de los antiguos tiempos. Cuando concluía el éxtasis inefable y retornaba al estado normal, común y corriente, contemplaba con dolor los muros vetustos de aquella centenaria casa paternal donde yo parecía a pesar de mi edad, un extraño cenobita. Jamás he podido olvidar aquellos instantes en que alegre corría por los solariegos corredores de mi casa... Entonces me acaecía insólitos casos de metafísica trascendente: me llamaba mi padre desde el umbral de su recámara, yo le vía en ropas de dormir y cuando intentaba acercarme a él, entonces se esfumaba perdiéndose en la dimensión desconocida. Empero, confieso sinceramente que este tipo de fenómenos psíquicos me eran muy familiares. Entraba sencillamente en su alcoba y al verificar en forma directa que su cuerpo físico yacía dormido entre el perfumado lecho de caoba, me decía a mi mismo lo siguiente: ¡Ah! lo que sucede es que el alma de mi padre está afuera porque su cuerpo carnal en estos momentos está durmiendo.

Por aquellos tiempos comenzaba el cine mudo y mucha gente se reunía en la plaza pública durante la noche, para distraerse observando películas al aire libre en la rudimentaria pantalla: una sábana bien templada clavada en dos palos debidamente distanciados... Yo tenía en casa un cine muy diferente: me encerraba en una recámara obscura y fijaba la mirada en la barda o pared. A los pocos instantes de espontánea y pura concentración se iluminaba espléndidamente el muro cual si fuese una pantalla multidimensional, desapareciendo definitivamente las bardas; surgían luego de entre el infinito espacio, paisajes vivientes de la gran naturaleza, gnomos juguetones, silfos aéreos, salamandras del fuego, ondinas de las aguas, nereidas del inmenso mar, criaturas dichosas que conmigo jugueteaban, seres infinitamente felices. Mi cine no era mudo ni en él se necesitaba a Rodolfo Valentino o a la famosa Gatita Blanca de los tiempos idos. Mi cine era también sonoro y todas las criaturas que en mi pantalla especial aparecían, cantaban o parlaban en el orto purísimo de la divina lengua primigenia que como un río de oro corre bajo la selva espesa del sol. Más tarde, al multiplicarse la familia, invitaba a mis inocentes hermanitos y ellos compartían conmigo esta dicha incomparable mirando serenamente las figuras astrales en la extraordinaria barda de mi obscura recámara... Fui siempre un adorador del sol y tanto al amanecer como al anochecer, subía sobre la techumbre de mi morada (porque entonces no se usaban las azoteas) y sentado al estilo oriental como un yoguín infantil sobre las tejas de barro cocido, contemplaba al astro rey en estado éxtasis, sumiéndome así en profunda meditación; buenos sustos se llevaba mi noble madre viéndome caminar sobre la morada ..."

¿Porqué sus enseñanzas?

Si nosotros analizamos las enseñanzas dadas por otros Maestros, Iniciados, u autores espirituales, podemos llegar a encontrar material útil, que muchas veces ocasiona en nosotros estados emocionales superiores. Pero, si bien esas enseñanzas son útiles para encausar a la gente al trabajo interior, a la unión con la Divinidad, y despiertan anhelos interiores, esos Maestros no nos dan la Fórmula, o mejor dicho no nos dan las herramientas, para esa fusión, para el despertar de la conciencia. Sucede que cada ser en este mundo tiene una misión que cumplir, y esos Maestros que nos dan con mucho amor sus enseñanzas, si bien son de conciencia despierta, no tienen la misión de entregar las herramientas para dicha transformación. El Maestro Samael Aun Weor, como un simple siervo de la Divinidad tiene la sagrada misión de entregar conocimientos valiosísimos, y tan antiguos como esta humanidad, que le permiten al ser humano, transformase en un verdadero hombre, un ser de las estrellas.

Samael Aun Weor a legado a la humanidad más de setenta libros y cerca de quinientas conferencias sobre el camino esotérico. Se radicó en México en la década de los 50as, organizando su colosal obra desde dicho país, lugar donde estableció la Sede Mundial del las Instituciones Gnósticas. Es el fundador del Gnosticismo Universal, ahora una organización internacional con centros en Norte, Sur y Centro América, Europa, Japón, Australia y África.

En todas sus obras hace énfasis sobre la importancia de la energía creadora como origen de hombres, dioses, potestades y mundos y nos explica que a través de la comprensión y canalización de dicha energía, el hombre puede lograr el regreso a su lugar de origen. Así mismo en forma simple pero clara, dejó en cada una de sus obras las claves trascendentales para que el hombre se conozca por medio de la muerte psicológica y la sabia relación con sus semejantes.

Su obra abarca un amplio abanico de temas, destacándose su conocimiento en el campo del esoterismos, Psicología, filosofía y antropología.

Ha entregado a través de sus libros, herramientas con las cuales podemos liberarnos del remolino doloroso de la miseria mundial.
Gracias a su conocimiento en el terreno espiritual, científico y psicológico, Samael Aun Weor ha sido capaz de revelar el sendero de la iniciación a toda la humanidad.

Gnosis, tal como es develada por Samael Aun Weor, tiene como base el conocimiento de las tradiciones esotéricas iniciáticas y es dirigida hacia todos los seres humanos con ansias de liberación. Samael Aun Weor, irrumpe en la escena para traernos un Conocimiento revelador, capaz de transformarnos radicalmente y de darle un sentido lógico a la vida del hombre.


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved