Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

la casa del gnomo madrid
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
  
 General 
 BIENVENIDOS 
 PRESENTATE CON TU FOTO 
 COMUNIDADES AMIGAS 
 POESIA 
 CUENTOS 
 MUSICA 
 REFLEXIONES 
 ENIGMAS 
 COCINA ESPAÑA 
 COCINA MEXICANA 
 POSTRES 
  
 IMAGENES 
 FONDOS 
 GIFS VARIOS 
 DEJA TUS GIFS 
 FIRMAS DE JUANITO 
 FLORES 
 ALFABETOS 
  
 TU CIUDAD 
 FERIA DE SEVILLA 
 PERIODICOS DEL MUNDO 
  
 temperatura 
 cine gratis 
 medicina 
  
 TODO HUMOR 
 PASATIEMPOS 
 TRADUCTOR 
 PORTADAS 
 SANTORALES 
 NAVIDAD crismas 
  
 CUENTOS 
 FLORECITA 
 
 
  Tools
 
POESIA: POESIA DE ROSA
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: gnomo 5  (Original message) Sent: 16/01/2016 07:14

Nadie entendía sus palabras, o sus gemidos, o cualquier sonido que emitiera por su boca. Nadie era capaz de entender sus peculiares rabietas así como su agresividad que, sin ser intencionada acababa en ella, en agresividad.

Rubén gritaba y gritaba, no hablaba, sentía supongo impotencia por no poder expresarse, por no poder pedir o quizás, porque no había nadie hallado la manera de que lo hiciera.

Se pensó si estaba sordo, si estaba loco, si …

Todo menos pensar que él sufría, sufría por no poder comunicarse con los demás, por no saber expresar lo que por su mente se hallaba.

Aun hoy él se muerde quizás de rabia, quizás sea la única manera de aplacar sus lágrimas porque la sonrisa proporcionada era un rayo de luz para con quien con Ruben momento a momento se hallaba.

Lo cierto es que otra sonrisa, la paciencia, un beso, un abrazo, …, era la mejor medicina para hacer que, en la mayor parte de las ocasiones, la agresividad que tanto sacaba se convirtiera en una gran sonrisa y en una suave caricia.

Nadie … nadie podrá saber jamás, lo que en la mente de ese niño acontecía. Y todos podrán hacer siempre un esfuerzo para que ese niño inquieto quien nadie entendía pasara a ser un ser que, al menos, se escucha y se anima.

Escuchar desde el corazón, desde el alma. Escuchar algo más que gritos secos y desespero que a saber, su mente, decía.

 

Autora: Rosa Mª Villalta Ballester




First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved