Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

CUBA POR SIEMPRE CUBA
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 
 
  Tools
 
General: FIDEL
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 64 on the subject 
From: Ruben1919  (Original message) Sent: 08/06/2017 08:46
13/08/2013 14:59·14 comentariosLecturas:

Fidel con boina. diciembre 7 de 1961. Foto: Liborio Noval

NACIÓ DEL PUEBLO

“Porque él nació del pueblo y en medio del pueblo permanece, y por eso su grandeza es la del pueblo cubano. Todo lo que ha hecho, todas sus acciones, son la plasmación de las más altas aspiraciones de la patria de José Martí. La paz en la que yo creo no está ni estará divorciada de la justicia, de la libertad, de la esperanza de un mundo mejor y todo eso lo encarna Fidel.”

Jorge Amado, Escritor brasileño

(Entrevista realizada por Winston Orrillo para Prensa Latina, 1986-12-11)

_

 

SUS IDEAS NO ENVEJECEN

Las ideas como las que Fidel Castro defiende no envejecen nunca. Sigo reteniendo del líder cubano la imagen de un heroico homérico, tanto por sus incontables combates pletóricos de juventud como por su impresionante personalidad. Fidel es la esperanzada luz de un futuro más solidario y más justo.

Rafael Alberti, Poeta español

(Mensaje a Fidel, 1996-08-13)

Fidel Castro en enero de 1959. Foto: Archivo de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

CREE QUE ES POSIBLE EL CIELO EN LA TIERRA

Fidel Castro es un hombre privilegiado por su formación cristiana, su opción marxista y la asimilación de la prédica martiana. Es una persona tímida, que casi pide permiso para ser quien es… A pesar de toda su genialidad, de toda la historia que encarna, consigue hacernos sentir su hermano.

Fidel es un hombre que pone su vida en función de la utopía, es un hombre que jamás en esta vida encontrará su plenitud porque Fidel cree que es posible el cielo en la tierra

Frei Betto, Teólogo brasileño

(“Absuelto por la Historia”. Editorial Ciencias Sociales., 2002)

Con Fidel y Teófilo Stevenson. La Habana, 1996.

EL MÁS GRANDE QUE CONOCIÓ

Fidel Castro es el hombre más grande que he conocido en mi vida. He conocido montones de gentes, grandes músicos, grandes literatos, grandes políticos… Jamás nadie me dio la impresión de una cosa íntegra, de un personaje total, en todos sus aspectos, en cada una de sus frases, como Fidel. El pueblo está al lado de Fidel de una forma absoluta, el pueblo de Cuba dice que ojalá Fidel sea eterno. El pensamiento generalizado en América Latina es que Cuba es la realización de todos los pueblos que aspiran a ser; es nuestra esperanza.

Oswaldo Guayasamín, pintor, escultor, muralista ecuatoriano.

(Revista Tiempo, España., 1991-11-18)

Foto que se exhibe en el museo del Paralelo 17. Ningún líder extranjero llegó más profundamente al campo de batalla y al corazón del pueblo vietnamita que Fidel. Su frase, cumplida en hechos, sobre la disposición de Cuba de dar hasta la propia sangre por el heroico pueblo, es recordada en los encuentros con los visitantes cubanos, que siempre somos, sin duda, objeto de la más cálida hospitalidad. Foto: Luu Hai/Cubadebate

JAMÁS OLVIDAREMOS

Los cubanos, con el compañero Fidel al frente, han sido muy solidarios con nuestro pueblo y con nuestra lucha. Los vietnamitas jamás olvidaremos ese apoyo.

Ho Chi Minh, Líder vietnamita

(Periodicos Revolución y Hoy, 1965-07-29)

Fidel con los intelectuales. Foto: Roberto Chile

SERÍAMOS BORRADOS

La República de Cuba ha sido restaurada y el deber de todos los hombres de América es defenderla.

El lenguaje de Cuba es el de la verdad, es el lenguaje de Martí, de O´Higgins, de Bolívar. Cuba representa el pensamiento de Sarmiento. Cuba es en estos momentos la esperanza de todo un siglo de falsa independencia y esperamos conquiste e implante su propia justicia.

El que no esté con Cuba, con su revolución, con Fidel Castro está del otro lado, de la ignominia y de la traición. Si la Revolución Cubana se extinguiera seríamos borrados de la pizarra del mundo.

Pablo Neruda, Poeta chileno, Premio Nobel de Literatura

(Periódico Revolución, 1960-01-04)

_

MAESTRO DE HUMANISMO

Desde que yo era niño lo vi como a un maestro de humanismo. Todavía lo veo de esa forma.

Silvio Rodríguez, Cantautor cubano

Fidel y Malcom X

ES UNA INSPIRACIÓN

“Es una secuoya, viejo árbol gigante que mientras otros han sido segados, él sigue en pie y están desesperados para hacer el corte final. Y entonces no tendremos a nadie, como él. Tendremos a otras personas maravillosas y nosotros mismos, seremos los que tengamos que ser, pero él es una inspiración.”

Alice Walker, Escritora norteamericana

(Documental “Fidel” de la realizadora Estela Bravo, )

Fidel Castro en Mesa Redonda. Foto: Ismael Francisco/ Cubadebate.

SE EQUIVOCARON CON FIDEL

Fidel Castro no ha caído del cielo. El encarna el último episodio de un proceso político que va en ascenso.

América latina ha dado tres genios políticos: Toussaint Louverture, Simón Bolívar y Fidel Castro; y debo decir que es mucho dar, porque los genios políticos no surgen así por así. Humboldt había previsto parte de eso cuando a principios del siglo XIX, después de un recorrido por América, comentó que los dos lugares mas politizados eran Caracas y La Habana, es decir Venezuela y Cuba.

Estamos en medio de una ruptura histórica, de cambio de una sociedad por otra, como pasó cuando el capitalismo sustituyó al feudalismo; cuando el feudalismo sustituyó a la esclavitud. Debido a que estamos en esa ruptura histórica los norteamericanos se equivocaron con Fidel; también se equivocaron con Ho Chi Minh y se seguirán equivocando más, más y más.

Juan Bosch, Escritor, político, ex presidente de la República Dominicana

(Camino de la Victoria, Casa de las Américas, 1978)

Fidel Castro en enero de 1959. Foto: Archivo de Asuntos Históricos del Consejo de Estado

ESCULTOR DE LA REVOLUCIÓN

Fidel es un hombre que plasma la Revolución en sí misma como tal: como dirección, orientación, fisonomía. Es evidente que para el conjunto del pueblo cubano, al margen de sus cualidades, de su eficacia como dirigente, es ya un símbolo que adquiere un valor fuera de lo humano, fuera de lo cotidiano. Cuando se oye la palabra Fidel en la boca de un niño, de un adulto, además del valor directo, tiene una serie de resonancias como en la música de armónica que toca las fibras de la sensibilidad, de la conciencia. Fidel es el escultor de la Revolución Cubana.

Julio Cortazar, intelectual argentino
(“A dos manos”, Ediciones Unión, 1982)

_

OFRECIENDO SU CORAZÓN

“El pueblo cubano y Fidel Castro nos están ofreciendo su corazón, su vida, todo, y yo creo que esto es un ejemplo maravilloso de vida, entereza, y tenemos que seguir unidos y seguir luchando, porque la lucha no ha terminado.”

Adolfo Pérez Esquivel, Argentino, Premio Nóbel de la Paz

(Intervención en Tribuna Abierta Internacionalista, La Habana, 2000-05-03)

Fidel, Raul, y Nemesia, en la clausura del VI Congreso del PCC

Fidel y Raúl en Cinco Palmas.

ADMIRO SU DIRECCIÓN

Yo había estado interesado en Fidel Castro durante muchos años. Leí todo lo que escribió Herbert Matthews acerca de él y había leído mucho de la otra literatura que sé habia escrito sobre la Revolución Cubana, de manera que aunque no estoy de acuerdo con todo lo que ha hecho y personalmente no soy comunista, no obstante admiro su dirección y considero que es uno de los lideres más importantes del mundo de hoy.

Cierta prensa internacional ha tratado de desfigurar la imagen de Fidel, pero no siempre creo todo lo que dice la prensa internacional. También a Ho Chi Minh se le vituperó mucho por parte de la prensa. Una vez que conocí al Presidente Castro, mi opinión sobre su capacidad, realmente se alzó mucho.

George McGovern, Político norteamericano, ex senador por el Partido Demócrata.

(Luis Báez: A dos manos, Ediciones Unión, La Habana, 1982-01-01)

Fidel y Chávez en el acto por el 10mo aniversario de su encuentro. Chávez recibe la Orden Carlos Manuel de Céspedes.14 de diciembre de 2004 Foto: Estudios Revolución/Cubadebate

FIDEL NO LE PERTENECE SOLO A CUBA

“Fidel no le pertenece solo a Cuba, les pertenece a este mundo nuestro, a esta América nuestra. Después de casi medio siglo de lucha, Fidel les puede mostrar la cara con integridad plena y con moral absoluta, no solo al pueblo cubano, sino a todos los pueblos del mundo.”

Hugo Chávez Frías

(Palabras pronunciadas por Hugo Chávez en homenaje al 75 aniversario de Fidel celebrado en Venezuela. 13 de agosto de 2001, 2001-08-13)

La estrella de Fidel 2010. Foto: Roberto Chile


Anuncios:

First  Previous  35 to 49 of 64  Next   Last 
Reply  Message 35 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 07/10/2017 21:33
Por: Ana Cairo
 | 5
Fidel Castro. Foto: Archivo.

Mi insistencia en la exhaustividad de los contextos se debe a que son imprescindibles para entender la originalidad de los métodos de Fidel. Fidel es un genio político latinoamericano, un líder mundial del siglo XX. Predominará la admiración por sus métodos. Justamente desde esa perspectiva quiero comentar Palabras a los intelectuales.


Reply  Message 36 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 07/10/2017 21:36
Por: Ana Cairo
 | 5
Fidel Castro. Foto: Archivo.

Mi insistencia en la exhaustividad de los contextos se debe a que son imprescindibles para entender la originalidad de los métodos de Fidel. Fidel es un genio político latinoamericano, un líder mundial del siglo XX. Predominará la admiración por sus métodos. Justamente desde esa perspectiva quiero comentar Palabras a los intelectuales.


Reply  Message 37 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 07/10/2017 23:14
 | 7
Hasán Pérez Casabona

Existe una desconexión, para infortunio de millones de habitantes en el planeta, entre los discursos de numerosos mandatarios y las realidades que deben enfrentar las grandes mayorías. Dicho abismo entre intervenciones vacías, que se sustentan en exposiciones demagógicas, y el duro bregar de hombres y mujeres de cualquier latitud se acrecienta con cada nueva cumbre.


Reply  Message 38 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 08/11/2017 10:21

Fidel: Sin la Revolución de Octubre no habría sido posible el fin del colonialismo

 | 1
Fidel pronuncia discurso en la tribuna del Mausoleo Lenin en la Plaza Roja de Moscú en un acto de masas. Le acompañan el Presidente de la URSS, Nikita Jrushchov y el Secretario General del PCUS Leonid Brézhnev, el 28 de abril de 1963. Autor: Agencia de noticias TASS/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Fidel pronuncia discurso en la tribuna del Mausoleo Lenin en la Plaza Roja de Moscú en un acto de masas. Le acompañan el Presidente de la URSS, Nikita Jrushchov y el Secretario General del PCUS Leonid Brézhnev, el 28 de abril de 1963. Autor: Agencia de noticias TASS/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Hace un siglo, la historia mundial cambió para siempre. La Gran Revolución Socialista de Octubre fue uno de los hechos más importantes en la historia contemporánea de la humanidad. Semejante hecho histórico, así como la presencia de su líder Vladimir Ilich Lenin, tuvo gran influencia en muchos países de Europa, América Latina y el resto del mundo.

Sobre esta trascendental gesta, que sirvió de inspiración para la Revolución Cubana, nuestro Comandante en Jefe Fidel Castro dijo en el Acto Central en Conmemoración del XX Aniversario del Asalto al Cuartel Moncada, en Santiago de Cuba, el 26 de julio de 1973:

“Sin la Revolución de Octubre y sin la inmortal hazaña del pueblo soviético, que resistió primero la intervención y el bloqueo imperialista y derrotó más tarde la agresión del fascismo y lo aplastó a un costo de 20 millones de muertos, que ha desarrollado su técnica y su economía a un costo increíble de sudor y sacrificio sin explotar el trabajo de un solo obrero en ningún país de la Tierra, no habría sido en absoluto posible el fin del colonialismo y la liberación de decenas de pueblos en todos los continentes”.

Dos años después, en el discurso pronunciado en la velada solemne por el 50 aniversario de la fundación del primer partido marxista-leninista de nuestro país, en el teatro “Lázaro Peña”, el 22 de agosto de 1975, dijo:

“(…) la Revolución de Octubre de 1917, surgía en el mundo el primer estado de obreros y campesinos, y el movimiento revolucionario, tanto en su lucha contra el coloniaje y por la independencia nacional como por la liberación social, adquiere una extraordinaria inspiración y un inmenso caudal de experiencias”.

En la universidad “Carolinum”, de Praga, Checoslovaquia, con motivo de concedérsele el título de Doctor en Ciencias Jurídicas Honoris Causa, el 22 de junio de 1972, y sobre la importancia de la Revolución de Octubre, expresó:

“Nadie tenía derecho a pensar que tan extraordinario cambio como el que se inició en el mundo con la Revolución de Octubre sería un cambio fácil, que tan extraordinario parto de la sociedad humana sería un parto fácil. El socialismo surge como sistema nuevo, como gigantesca e histórica victoria contra la explotación, como una promesa para toda la humanidad”.

En tierras de la antigua URSS, en el XXV Congreso del Partido Comunista de la Unión Soviética, el 25 de febrero de 1976, afirmó:

“Ningún revolucionario dejó de sentir el aliento y el estímulo que emanó siempre de los comunistas soviéticos. Puede decirse que desde entonces todas las nuevas generaciones revolucionarias se educaron en las ideas, el espíritu y los principios de la Revolución de Octubre. Ningún acontecimiento influyó jamás tanto en la mente de los hombres, el destino de los pueblos y el progreso del mundo. La humanidad ha vivido a partir de entonces el más fecundo período de transformación revolucionaria en toda su existencia”.

Por la importancia histórica de este hecho, ejemplo histórico de la lucha del proletariado contra el capitalismo, en el acto central por el XXXI aniversario del asalto al Cuartel Moncada, efectuado en la ciudad de Cienfuegos, el 26 de julio de 1984, el líder de la Revolución Cubana destacó:

“(…) la realidad histórica es que la idea de aplastar por la fuerza a las revoluciones, formó parte siempre de la filosofía y del pensamiento del imperialismo y de todos los sistemas reaccionarios a lo largo de la historia”.

Para conocer más sobre el ideario del líder de la Revolución Cubana, visite nuestro sitio Fidel Soldado de las Ideas. Síganos en Facebook y Twitter.

Durante un acto de masas en el estadio Leningrado. Le acompañan el Presidente de la URSS, Nikita Jrushchov y el Secretario General del PCUS, Leonid Brézhnev, el 15 de mayo de 1963. Autor: Agencia de noticias TASS/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas..

Durante un acto de masas en el estadio Leningrado. Le acompañan el Presidente de la URSS, Nikita Jrushchov y el Secretario General del PCUS, Leonid Brézhnev, el 15 de mayo de 1963. Autor: Agencia de noticias TASS/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas..

Fidel saluda al Presidente de la URSS, Nikita Jrushchov, después de firmar la declaración conjunta soviético-cubana en el Palacio del Kremlin, el 23 de mayo de 1963. Autor: Agencia de noticias TASS/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.

Fidel saluda al Presidente de la URSS, Nikita Jrushchov, después de firmar la declaración conjunta soviético-cubana en el Palacio del Kremlin, el 23 de mayo de 1963. Autor: Agencia de noticias TASS/ Sitio Fidel Soldado de las Ideas.


Reply  Message 39 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 18/11/2017 10:45
Fidel en la clausura de la Primera Plenaria Nacional del Inder.i Al pie de la tribuna, José Llanusa, entonces titular del organismo deportivo. Foto: Liborio Noval

Fidel Castro brilló desde los primeros años de la Revolución –entre otras muchas tareas– por su determinación de concederle su verdadero significado al deporte convirtiéndolo en un movimiento intensivo de masas.

El año de 1961 estuvo signado por la victoria de abril sobre la invasión mercenaria de Playa Girón y por el éxito de la Campaña de Alfabetización, hitos reconocidos en América Latina en medio de un panorama donde la administración estadounidense de John F. Kennedy amenazaba con emprender una nueva agresión a la Isla y presionaba a gobiernos títeres del continente para obligarlos a romper relaciones con nuestro país, como lo hizo en noviembre de ese mismo año el presidente venezolano Rómulo Betancourt, traición repudiada por ese pueblo hermano volcado en las calles.

Así, desde los mismos inicios de la Revolución Cubana, comenzó a tomar cuerpo esa convicción que nos acompaña hasta hoy de resistir y avanzar, pues las condiciones impuestas por los vecinos norteños no detendrían la determinación de hacer del nuestro un pueblo saludable y fuerte, preparado para enfrentar cualquier eventualidad. Sin embargo, junto al impulso de ideas renovadoras en diferentes campos de la vida cotidiana, también era preciso concebir una nueva planificación del deporte, modificarlo absolutamente en su organización para lograr su práctica intensiva y sumar de manera masiva a la población.

Creado el Instituto Nacional de Deportes, Educación Física y Recreación (Inder) el 23 de febrero del propio 1961, un momento crucial en su devenir lo marcó la Primera Plenaria Nacional, que sesionó durante los días 18 y 19 de noviembre en el Coliseo capitalino, como cierre de un proceso de seis semanas en las entonces seis provincias del país, en el que surgieron las bases para establecer planes de trabajo y crear los Consejos Voluntarios Deportivos (CVD), que llegaron a fomentarse con más de 100 000 activistas en la nación.

Fidel resumió esa reunión ante un auditorio de mujeres y hombres dispuestos a emprender la creación de 6 000 CVD en los municipios, barrios, fábricas, granjas cooperativas y donde fuera posible estimular la práctica de la Educación Física y el deporte. En la cita participaron representantes de la Asociación de Jóvenes Rebeldes (AJR), los CDR, la FMC, las Organizaciones Revolucionarias Integradas (ORI), la ANAP y la CTC, cuyo fundador y dirigente obrero Lázaro Peña también se dirigió a los asistentes.

PENSAMIENTO PERDURABLE

Ilustración en el periódico Hoy del pintor Adigio Benítez, quien después pasara a trabajar en Granma.

Las ideas medulares del pensamiento del Comandante en Jefe sobre el deporte expresadas en ese noviembre mantienen su vigencia. Hoy siguen siendo la unión de la escuela y el hogar el caldo de cultivo de un hombre sano, capaz de aprovechar sus potencialidades en bien de la sociedad. De ahí la prioridad de realizar los eventos interescuelas, los Juegos Escolares y Juveniles, entre otras competencias, en el ánimo de contribuir a la salud e incrementar la cantera de prospectos para el alto rendimiento. Ese propósito solo se alcanza a partir de revitalizar el trabajo en la base, incentivando la iniciativa local en la posible solución a carencias materiales, y contribuyendo a la superación de los entrenadores, aun en medio de las actuales limitaciones económicas.

«Es necesario llevar hasta el máximo el esfuerzo en favor de la Educación Física y el deporte en la escuela primaria, en los centros secundarios, en las fábricas, en las granjas, cooperativas y en todos los núcleos de masas», decía Fidel con visión de futuro en la clausura de la Plenaria Nacional, interesado en desatar un movimiento que borrara la imagen heredada del capitalismo cuando solo el 0,25 % de la población participaba en actividades deportivas. Era importante «despertar en el pueblo el interés por los deportes que se frustró en años anteriores, porque no era una actividad del pueblo humilde», señalaba el entonces Primer Ministro.

Abrirle campo a la mujer en las diferentes disciplinas resultó otra de las encomiendas confiadas a los nacientes CVD, en un despertar en pos de la ejercitación de la población en el que también cobraron fuerza las pruebas de eficiencia física LPV (Listos Para Vencer) y los muy propagados Fisminutos, práctica en la que un grupo de personas de determinado centro laboral o de otra índole se reunían diariamente para hacer ejercicios durante unos minutos.

PRESERVAR LOS VALORES

Fidel estaba convencido –como aconteció en los años posteriores a 1961– de que «es imposible que un movimiento deportivo de masas como el que está teniendo lugar en Cuba, no arroje un número extraordinario de atletas verdaderos», aseveración refrendada por los éxitos de Cuba en los Juegos Centroamericanos y del Caribe, Panamericanos y Olímpicos, por solo citar a eventos multidisciplinarios.

Hoy, cuando se globalizan los adelantos científico-técnicos y se ha encarecido la participación en los certámenes internacionales, el Inder incorpora paulatinamente a sus deportistas a clubes extranjeros, bajo el análisis de dónde hallarán condiciones idóneas para alcanzar la maestría, al mismo tiempo que mejoran su entorno económico, respetando los principios regidores de la política deportiva del país. No obstante, aún persisten deudas en la organización de campeonatos nacionales de diversas disciplinas, llamados a enriquecer el caudal de jóvenes con condiciones para, además de trabajar en pos de la salud, integrar las filas del alto rendimiento.

Durante toda su vida, Fidel ponderó la preservación de los valores humanos, de ahí su confianza en la labor colectiva, porque el deporte «enseña a esforzarse, disciplinarse, trabajar colectivamente porque precisamente los deportes se practican, por lo general, en equipo y así se aprende a trabajar colectivamente».

Fidel fue un amante del deporte. Lo vivió y lo sintió; acompañó y disfrutó las hazañas de los cubanos en un sinfín de competencias. Su ejemplo perdurable bien podría recogerse en este criterio que expresara en la clausura de la Plenaria Nacional del Inder, en 1961: «Es por eso el deporte una tan maravillosa actividad que no solo ayuda a la salud física, no solo ayuda a formar el carácter, no solo ayuda a forjar hombres de espíritu y de cuerpo fuertes, sino también alienta al pueblo, entretiene al pueblo, entusiasma al pueblo y hace feliz al pueblo».

Aquel 19 de noviembre dio pie para que se instituyera esa fecha como el Día de la Cultura Física y el Deporte.


Reply  Message 40 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 18/11/2017 10:54

MONTEVIDEO.–La Jornada Continental por la Democracia y contra el Neoliberalismo, que sesiona en Uruguay, rindió homenaje ayer al líder histórico de la Revolución Cubana, Fidel Castro, a pocos días de conmemorarse el primer aniversario de su fallecimiento.

Desde una tribuna con fotografías y carteles, cantautores y oradores de países de la región recordaron el legado del revolucionario, su impronta en América Latina y el mundo, y ratificaron la vigencia de su pensamiento.

Porque somos Fidel, está Cuba en este encuentro, pues aunque éramos país excluido del proyecto del ALCA, nuestro Comandante en Jefe no se encontraba ajeno al peligro que entrañaba para el continente ese intento anexionista, dijo la segunda secretaria de la Federación de Mujeres Cubanas, Arelys Santana.

Por su parte, el integrante del secretariado ejecutivo de la Central Única de Trabajadores de Uruguay PIT-CNT, Oscar Andrade, señaló que 70 000 habitantes de esa nación sudamericana pueden ver gracias a la solidaridad de Fidel Castro y la Mayor de las Antillas.

Por otra parte, el evento, que aglutina a más de 2 000 activistas de unas 20 naciones y que culmina hoy sábado, también abordó el tema de la solidaridad con Venezuela. En ese sentido la cineasta y activista de la nación bolivariana Alejandra Laprea, destacó las expresiones de apoyo a su país.

A su juicio, en el contexto de las Américas y del mundo, Venezuela es la prueba de que sí se puede luchar y estar de pie.

Por otra parte, la cofundadora e integrante del movimiento argentino de Madres de Plaza de Mayo-Línea 
Fundadora, Nora Cortiñas, en conversación con Prensa Latina, convocó a las nuevas generaciones a analizar, reflexionar, juntarse y respetarse «para que podamos realmente mejorar el mundo».

Cortiñas estimó que lo principal es «seguir la lucha, no dejar que nos avasallen los derechos, en algunos de los cuales habíamos logrado avances».

La agenda del encuentro tiene cuatro ejes: la lucha contra el libre comercio y las transnacionales, la profundización de los procesos democráticos y la defensa de la soberanía, y la integración desde los pueblos.

Este proceso nació en el 2015 en La Habana, Cuba, durante el Encuentro Hemisférico realizado allí para conmemorar los diez años de la derrota del Área de Libre Comercio de las Américas, iniciativa impulsada por Estados Unidos


Reply  Message 41 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 24/11/2017 21:54
Banner
Foto: Roberto Chile

«El hombre –decía Víctor Hugo– es un rey cuando sueña», y posiblemente no haya habido sueño tan abarcador y milenario en la azarosa aventura de la humanidad como el de alcanzar la igualdad y la libertad plenas, dos conceptos que se convertirán en objetivos básicos de las revoluciones.

Tras proclamar la sepultura del régimen feudal y enfilar sus bríos hacia una reivindicación humana hasta entonces desconocida, la Revolución francesa sintetiza sus ideales en tres principios fundamentales, Libertad, Igualdad, Fraternidad, que se convertirán en símbolos del mundo contemporáneo.

La Revolución de 1789, y las ideas relacionadas con ella, atravesarán los océanos para hacerse presentes en las luchas contra el colonialismo que se libran en esta América nuestra con la convicción de que no habrá libertad si antes no se alcanza la liberación, esa que se convierte en objetivo primordial de las revoluciones –que en fin de cuentas será una sola en Cuba– dirigida por Martí y Fidel en sus respectivos momentos históricos.

El primero no alcanzó a ver la liberación que tanta sangre y sacrificio costó y cuando algunos creyeron que había llegado, una vez finalizada la Guerra de Independencia, fue solo para comprobar que las alas de un nuevo amo ensombrecían la nación con sus vuelos imperiales.

Fidel condujo la Revolución, con sus transformaciones humanas, políticas y sociales hasta la victoria y, fiel a su pensamiento dialéctico, nos dejó en el año 2000 un concepto de ella que se universaliza y cobra fuerza por días por cuanto es un llamado a la inteligencia personal, y colectiva, a interpretarla con la lucidez del que asume los retos como un constante movimiento, siempre hacia nuevas conquistas y el progreso.

No hay en esa definición ni un ápice de esquematismo ni de invitación al aprendizaje memorístico, y sí un llamado a mantener los ojos abiertos y la mente actuante frente a cualquier adormecimiento incapaz de percibir las dificultades y peligros, que siempre se han cernido contra la Revolución Cubana, y todas las revoluciones verdaderas.

Llama la atención cómo «la igualdad y libertad plenas» se encuentran en los umbrales de los enunciados de Fidel, entre otras razones porque una y otra constituyen el sustento básico de nuestro humanismo. Ambas llegaron con el triunfo de la Revolución, barredora de desigualdades ignominiosas que los testigos de la época no olvidan, y propiciadora de una libertad que los enemigos, que todo lo niegan, tratan de escamotear con sus argucias entreguistas.

Igualdad y libertad, conceptos que desde tiempos inmemoriales han ocupado la atención de filósofos y pensadores y que todavía en nuestros días –ríos de tinta y definiciones de por medio– se aúnan en un mar de axiomas y argumentaciones.

Igualdad y libertad plenas sin las cuales la estructura analítica del concepto de Revolución dejado por Fidel –y bien que lo sabía él– dejaría de ser lo que es. De ahí que en el ánimo de todo revolucionario debe prevalecer el propósito de mantenerlas, perfeccionarlas y seguir luchando por ellas.


Reply  Message 42 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 25/11/2017 12:15

Fidel Castro y su última obra para el pueblo cubano

Publicado: 25 nov 2017 09:32 GMT

Se cumple un año del fallecimiento del histórico líder de la Revolución Cubana.

Fidel Castro y su última obra para el pueblo cubano
Los niños juegan al fútbol en una calle de La Habana, Cuba.
Ivan Alvarado
Síguenos en Facebook

Fidel Castro, líder histórico de la Revolución Cubana y una de las figuras políticas más importantes del siglo XX, fallecióel 25 de noviembre de 2016. Sin embargo, pocos días antes de su muerte, seguía trabajando y ordenó llevar a cabo la que sería su última obra: la cancha de fútbol de Jaimanitas, en La Habana.

En ese barrio vivió Fidel, en una modesta casa, hasta su último día. Poco antes de su muerte, pasó con su automóvil por una calle donde vio a un grupo de niños jugando y paró a hablar con ellos.

La cancha de Jaimanitas

"¿Cómo es que no hay otro lugar para jugar fútbol?", preguntó, según el relato que brindó a Reuters el vecino Rafael Sierra, veterano cubano de la guerra de Angola en la década de 1980. "Ellos jugaban fútbol en la calle. No había otro lugar. Y él se interesó", explicó Sierra, quien añadió que "ya, al otro día, estaban limpiando el terreno" para hacer la cancha.

Uno de los niños de Jaimanitas, Yossiel Calvo, sostuvo en diciembre del año pasado: "Hablé con él hace como un mes. Que iba a hacer un terreno de fútbol para nosotros". "Y lo hizo", sentenció.

Lo mismo expresó Miriam Lavalle, una jubilada: "Los niños dijeron que no tienen dónde jugar. Él dijo pronto lo van a tener. Y así mismo fue. Se cumplió".

El legado de Fidel

Sin duda, el líder cubano fue motivo de controversias a lo largo de su vida. Generó amores y odios, pero difícilmente le haya resultado indiferente a alguien. Estar al frente de la primera revolución socialista triunfante del hemisferio occidental, y a tan solo unos pocos kilómetros de los EE.UU., lo puso en el centro de la escena política mundial durante las casi cinco décadas en que dirigió los destinos de Cuba.

Реклама 58
Carlos Garcia Rawlins / Reuters

Más allá de las opiniones, hoy la isla expone unos índices de desarrollo humano muy importantes, comparables con países europeos y sin duda muy superiores a los del resto de América Latina. Principalmente, se destaca en lo relacionado a la salud y la educación.

En 2016, el país finalizó con una mortalidad infantil de 4,3 por cada mil nacidos vivos lo que, según datos del Banco Mundial, lo ubica al nivel del Reino Unido o Suiza, y por encima de EE.UU.. Asimismo, de acuerdo a un informe del Fondo de Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) citado por Telesur, la isla ha erradicado la desnutrición infantil.

A estos logros se suma un impulso sostenido a sectores como la biotecnología, donde La Habana ha dado pasos importantes en la lucha contra el cáncer y otras enfermedades.

En esta perspectiva se inscribe también el incentivo al deporte. Como expresó Mario Torres de Diego, autor del libro 'Fidel y el deporte', en diálogo con Radio Sur, para el histórico dirigente cubano "todo el dinero que se gastaba en construir campos de deporte se ahorraba en salud". Desde su punto de vista, "lo principal" era que "no se tenía que hacer deporte solo para buscar medallas, sino fundamentalmente por la salud".

Y así fue como, en su barrio de La Habana, Fidel dejó como legado la cancha de Jaimanitas, su última obra al servicio del pueblo cubano.


Reply  Message 43 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:02

Reply  Message 44 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:09
«Fidel es el golazo más grande de mi vida»

Desde que se conocieron, el líder cubano y Maradona entablaron una profunda amistad


Reply  Message 45 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:13

A tu lado en la brega

Poema De enero a enero, de Mirta Aguirre

 

Autor:

images/authors/2017/10/WxOby5_02-10-2017_19.10.55.000000.jpg
Juventud Rebelde
 

Mar Caribe adelante,

nao navegando;

en la puente de mando,

el Comandante.

Siempre el primero.

Timonel vigilante,

de enero a enero.

A su lado en la brega,

un pueblo fuerte,

que se juega la suerte

como quien juega.

Pueblo de acero.

Pueblo de Patria o Muerte,

de enero a enero.

  

Poema De enero a enero,

de Mirta Aguirre


Reply  Message 46 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:16

Un héroe se levanta

Al conocerse la noticia de su desaparición física, miles escribieron sobre el Fidel que hicieron suyo, el rebelde de siempre, el héroe que continúa navegando por la historia. Juventud Rebelde reproduce estos textos nacidos en aquellas horas posteriores al 25 de noviembre de 2016 y que forman parte del libro Al eterno Comandante, de la editorial Ocean Sur

 

 

Autor:

images/authors/2017/10/WxOby5_02-10-2017_19.10.55.000000.jpg
Juventud Rebelde
 

Morir y seguir viviendo

por: Carmen Luisa Hernández

 

10.29 p.m.

El mundo se me paró a esa hora. 

Inmediatamente después de saber la noticia, y no sé aún por cuál artilugio, mientras en la radio, Omara Portuondo rajaba el silencio cantando La era, comencé a calmarme rezando un Padre  Nuestro, a él, que es padre, es nuestro y es el Altísimo del siglo XX  y del XXI.

Yo  dormía y él moría. Un  mundo sin Fidel no es un mundo posible. A mi Fidel una hora no puede matarlo.

Por allá, por donde un Padre se responsabilizó por todos, y los machetes gritaron que no había vuelta a la servidumbre, y la Sierra demostró ser la Maestra de los rebeldes, bajo la mirada de Martí nació la Patria; porque es cierto, escasos son los hombres que sienten  con entrañas de nación… que viven para darse, para compartirse,  para crear y fundar. Por eso, a los 33 años no cualquiera  logra brotar un país-República con los humildes, por los humildes  y para los humildes, de un país-caos; sobre todo si su mejor arma  es una fe verdeolivo de ¡Patria o Muerte! Ser el primero entonces le  da el derecho a todo: a leerle la primera cartilla al pueblo, a darle un puntapié al enemigo en el alma metálica del Houston, a ponerle cinco puntos encima a los misiles, a perseguir ciclones, a ganar  medallas, ayudar a levantar un país de libres en el África herida de  apartheid, y sobrevivir a un Período Especial de aislamiento.

Solo un hombre puede despertar a los 72 años un  continente desde el Sur y prometer a los 74 que sus  «Cinco hijos volverán». A él, Gigante de mil batallas, el poeta dijo  una vez que le regalaba hasta su persona. A él, los cubanos buenos sabemos deberle lo que somos; no como obligación de gratitud  sino como prueba de hijos que esculpe en el país que anhela para  su pueblo. Solo un hombre puede seguir siendo a los 90 el corazón de una Revolución: Fidel, porque solo este hombre puede definirse Cuba y guardar toda su gloria en un grano de maíz, y  morir y seguir viviendo.

 

Camino a la montaña

por: Betsy Benítez

 

Un hombre se levanta y mira al horizonte.

No es divino ni malévolo, es solo un hombre, con un camino de montañas sobre sus espaldas, como Atlas el titán, destinado a cargar el mundo sobre sí.

Resulta extraño no verlo ni mencionar su nombre en presente, da un poco de miedo, vivir tanta historia y no percatarse.

  

Mi foto con Fidel

 por: Claudia Yilén Paz

 

Esto no es una elegía, un epitafio, una oración.

Yo siempre quise tener una foto con Fidel, verlo de cerca, pero no tuve la dicha de conocerle personalmente. La historia, los libros, las circunstancias, siempre me llevaron a él. A aquel niño de Birán, al abogado, al que no le tembló la mano cuando redactó «Yo Acuso», cuando se dirigió al tribunal de urgencia para condenar a Batista, al Fidel que vino en el Granma, al que subió a la Sierra, al líder…

Estiraba las sábanas para irme a dormir cuando la noticia me hizo la noche triste, cuando mis manos no lograban estabilidad mientras temerosa esperaba la noticia, porque tantas veces me lo quisieron muerto… No puedo separarme de las páginas de la historia de Cuba, de aquel acto del teniente Pedro Sarría, bien supo él que las ideas no se mataban y no entregó a Fidel luego de los sucesos del Moncada.

No he sido capaz de llorar, no he sido capaz de reaccionar ante tanto dolor, he declarado mis redes sociales en luto y aborrezco a todo el que llegue con un comentario ofensivo. Pido, por favor, que respeten el dolor del pueblo cubano.

Una piensa en estas cosas, una se sorprendió muchas veces, acongojada, pensando en lo triste que sería el momento, pero estas noticias no dejan de sorprender, de entristecer, una nunca está preparada del todo para despedir a un grande.

Pero tengo esta foto, mi única foto con Fidel, y estoy orgullosa de haberlo tenido entre nosotros, de saber que sus ideas están ahí, que nadie, nadie, las asesinó. Fidel es Fidel.

 

 La última travesía

por: István Ojeda

 

Hace 60 años, un hombre comenzaba la última etapa de la batalla de su vida con el absoluto convencimiento en el triunfo sin importarle que partía a bordo de un yate de madera atestado de combatientes y en medio de un mar embravecido. Igual salió y lideró una Revolución que estremecería al mundo.

Este 25 de noviembre, ese mismo hombre volvió a partir, pero a la inmortalidad. Ha fallecido Fidel y yo solo tengo ganas de decir una mala palabra.

«Extrañaremos su luz», me dicen desde el otro lado del mundo, mientras una amiga se siente como yo, golpeada por la noticia.

Porque uno sabe que la muerte es inexorable pero jamás se está completamente preparado. Fidel se ha ido al futuro definitivamente y ya no podrá regresar para decirnos lo que viene. No lo tendremos de cuerpo presente, así que nos tocará a todos juntarnos para hacer esa luz que era él, para aprender de su humildad ante la gloria, de su fe en la victoria y de su infinito desvelo por Cuba y la humanidad toda.

 

El sobreviviente

por: Rafael Cruz

Mi madre me llamó en la madrugada. «Mijo, están diciendo en la televisión que se murió Fidel»; luego me llamaron mis hijos. En la voz se les notaba que estaban preguntando si era cierto, a pesar de que habían visto la alocución de Raúl todavía no lo creían, tampoco yo lo creía, ni lo creo aún. Fidel es un guerrillero, los guerrilleros saben cómo hacer para sobrevivir, Fidel es un sobreviviente.

La alocución de Raúl es sencilla, casi magra, dicha con dolor, contiene la información precisa para entender lo que ha ocurrido y que, con la sencillez de siempre, Fidel no pide ningún exceso, ninguna exaltación, ni momificación, ni urnas de cristal.

En La Habana la madrugada parece más silenciosa que nunca, los amigos y amigas nos llamamos por teléfono para comentarnos la noticia. Informan en la televisión que Fidel ha muerto casi a la misma hora que 60 años atrás, salía de Tuxpan el yate Granma con 82 hombres a bordo, para el inicio de una azarosa aventura en la que seguramente todos los que allí viajaban, tenían pocas esperanzas de sobrevivir. En 1956 Fidel llegó a la Isla, sobrevivió, triunfó, trajo la independencia y la libertad a Cuba, unió a toda la nación y ha defendido por todos estos años la unidad del pueblo. Ese es su principal legado, la libertad y la independencia de Cuba.

Ahora pienso que Fidel se ha vuelto a subir al Granma. Tiene un plan para alzarse en las sierras de la eternidad, para seguir como un guerrillero, un activista por la Revolución y la construcción de un mundo mejor. Ni muerto Fidel se daría el lujo de detenerse, de abandonar el combate.

¿Qué haremos los revolucionarios a partir de ahora? seguir la lucha para hacer de este un planeta mejor; es lo más fidelista que podemos hacer. Me visto de miliciano para ir al ensayo del acto por el 60 aniversario de las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

Hay tanto silencio en la madrugada, la primera madrugada de una nueva era.


Reply  Message 47 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:21

Copa y raíz

Ayer hizo un año de la ¿muerte? de Fidel y no vimos la avalancha de titulares que el otro noviembre sacudió literalmente un planeta obligado, de izquierda a derecha, a reconocer la partida de uno de esos seres que, cual ciertos astros, se observan solo muy de vez en cuando en grandes períodos históricos

 

 

Autor:

images/authors/2017/09/CTIwrU_26-09-2017_18.09.24.000000.jpg
Enrique Milanés León
 

El gladiador de los pueblos sigue transformando el mundo. Frente al Coliseo Romano, centro mismo de un viejo imperio, varios italianos enarbolaron este sábado una banderola con la frase «Hasta siempre, Comandante» y el rostro del más formidable vencedor de imperios que haya pisado la tierra.

Ayer hizo un año de la ¿muerte? de Fidel y no vimos la avalancha de titulares que el otro noviembre sacudió literalmente un planeta obligado, de izquierda a derecha, a reconocer la partida de uno de esos seres que, cual ciertos astros, se observan solo muy de vez en cuando en grandes períodos históricos. 

Pasada la noticia, ahora sentimos la crónica. Este aniversario fue más íntimo, más de dolor reposado, más de qué vamos a hacer ahora que el padre ha marchado, más asunto de la familia cubana y de esos amigos cercanos que Fidel y nosotros cultivamos por el mundo.

Esa intimidad en la pena y en el amor explica cada línea de la carta de Maduro a Raúl, en la cual el presidente venezolano reconoce al «Comandante maestro y guía» y le ve presente no solo en la determinación de los cubanos, sino en detalles como la mirada curiosa, escrutadora y dulce, la estampa quijotesca, el inacabado e inacabable abrazo con su amigo Hugo…

Leyendo tal retrato de nuestro guía, uno considera perfectamente lógico que este mismo sábado, en Caracas, un enorme cuadro de Fidel apareciera, sin sacudirse el polvo… de la Sierra, donde está la estatua de Bolívar. Martí, el viajero de eterna Edad de Oro, anduvo con ambos.  

Evo Morales fue más escueto, pero igual de profundo: «nos enseñó que la dignidad es el arma más poderosa para liberar a los pueblos», escribió sobre nuestro líder en su cuenta de Twitter con la autoridad y el agradecimiento de quien usa tal arma para erguir a Bolivia. Es cierto lo que dicen quienes no le querían: Fidel armó a medio mundo… solo que con balas de ese digno calibre.

A un año de su caída en combate —porque al bajar de las lomas aprendió y enseñó otras maneras de pelear, hasta el fin— el jefe del Granma fue recordado aquí y allá: en la plaza que en Moscú se honra con su nombre, en un monumento en Sudáfrica y un parque en Turquía, hasta en los transeúntes que a diario desandan la calle de Namibia llamada como él. Del laurel de sus hombros siguen brotando Fideles.

Nuestras sedes diplomáticas, nuestros colaboradores y muchos de los cubanos que pasaron bajo otros cielos el primer aniversario de su partida hallaron su propio modo de decir que cayó la copa del árbol para nutrir la raíz.

Aquí adentro, cantatas, matutinos, conversatorios… revelaron mil maneras de no dejarlo morir. Elián, el joven cuya infancia fue salvada —de zozobrar en el mal— por Fidel, pronunció una frase iluminada: el Comandante tenía un momento para cada cubano. Por los momentos que afianzan la eternidad de su Isla, ayer unos cuantos compatriotas decidieron sembrar más caguairanes.

 

 

 El Comandante en Jefe junto a El Libertador, en Caracas. Foto: Twitter

 

La idea de un gladiador de pueblos en el Coliseo Romano. Foto: Tomada de Cubadebate


Reply  Message 48 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:26

Universo en la piedra

Por ahí anda Fidel. Lo vi hace apenas un ratico, en el cargo más arduo, el de héroe, que le impide el lujo de faltarnos. No hay manera posible de extrañarlo porque nunca ha partido

 
 

Autor:

images/authors/2017/09/CTIwrU_26-09-2017_18.09.24.000000.jpg
Enrique Milanés León
 

«¿Dónde está Fidel…?», preguntaba un amigo en nuestra Plaza en aquellas jornadas de sonoros silencios y todos nos decíamos: ¿es que queda algún sitio sin su estampa? No cesan las zancadas del rebelde infinito, convirtiéndose en el golfo de los yates, dejando que las lomas se suban a su altura, reuniendo almas para guiar otro asalto por nosotros, alumbrando en lo alto el difícil camino de la Evolución Cubana. Fidel es pleno gerundio político porque es acción continua. 

Doce meses han mostrado que no descansa ni procura la paz: «hay mucho por hacer», susurra en pícaro mandato a quienes van a su tumba con la idea de darle homenaje y terminan recibiendo tareas.

Allá, en la Santa Ifigenia que Santiago venera por todos los cubanos, Fidel resolvió con su propia ceniza el dilema de las dos trincheras que el Maestro nos puso en una frase. No, no hay trinchera más fuerte que la forjada con semejante polvo.

El vencedor no tenía por qué cambiar ahora que cumple un año de táctica y estrategia con Martí, de serena tertulia con Mariana y de ajedrez por la Patria con el cespedino Padre que todos compartimos. Lo hace sin detener la charla con usted y con aquel, con ella y conmigo, tan solo interrumpida el pasado 25 de noviembre.

Por ahí anda Fidel. Lo vi hace apenas un ratico, en el cargo más arduo, el de héroe, que le impide el lujo de faltarnos. No hay manera posible de extrañarlo porque nunca ha partido; que le extrañen aquellos que jamás le quisieron.

Fidel se renueva, se resiste, se revira. No hay cubano más jíbaro, ni noble. No es posible ganarle —¡si lo sabrán los que hoy no oyen y jamás aprendieron a verlo mientras él iba medio siglo delante!—, así que vencer el tiempo es para él solo cosa de tiempo.

Sus hijos de todas las edades hemos atentado mucho más que 638 veces contra esa muerte ignorada, para «vivirlo» tantas veces como la vileza quiso matarlo, pero acaso un día de estos nos pronuncie un discurso sobre nuevas maneras de hacer Revolución.

Su arsenal está claro: venció siempre porque siempre convenció. Ya en el otro noviembre nos hizo ver que, en efecto, podía persuadir hasta las piedras: le enseñó las raíces del amor a una roca pesada que desde hace un año explica al mundo un universo llamado… Fidel. 


Reply  Message 49 of 64 on the subject 
From: Ruben1919 Sent: 26/11/2017 08:41

Sin «poses de mármol»

Es indispensable mantener a los héroes en la libertad del viento y en el frescor de las hojas. Fidel no tenía tiempo libre, no como nosotros lo entendemos, pero sí como lo entienden aquellos venerables que asumen los dolores de los pueblos como cicatrices en sus entrañas

 

Autor:

assets/backend/adminlte/dist/img/user.jpg
Raúl Escalona Abella
 

¿Cómo estrechar las manos de un hombre que a todos nos deja pequeños? ¿Cómo acercarnos a descubrir los ratos libres de un caminante de la utopía, que anduvo sin cansarse durante toda su vida? No sabía cómo, aunque sí que era necesario hacerlo, porque es indispensable mantener a los héroes en la libertad del viento y en el frescor de las hojas y apartarlos de lo que Roque Dalton llamaba «monstruoso mármol».

Así, cargado de futuras luces, entré a la búsqueda; pero todo pareció irse abajo cuando Katiuska Blanco, quien pasó mucho tiempo junto a él y devino una de sus biógrafas, me expresara con una calurosa y condescendiente sonrisa: «¡Ay, muchacho!, si Fidel no tenía tiempo libre». Y fue cierto, no lo tenía; no como nosotros lo entendemos, pero sí como lo entienden aquellos venerables que asumen los dolores del pueblo como cicatrices en sus entrañas.

***

El tiempo es un gran patriarca sentado en la puerta de la existencia; un inmenso soldado color de otoño que ofrece a los hombres que asisten ante su presencia una cuota de vida. Al atravesar los portones, cada cual emplea lo recibido en lo que la luz interna los guía a hacer.

Hay hombres que son todo claridad, soles de la vida de los pueblos, y nunca descansan. En ellos vive el espíritu de salvación y se alza la semilla redentora que impulsa a quienes los rodean, y hacen fundar y crecer a las naciones. Fidel fue uno de esos; llevaba en sí la llama intensa que con paso incendiario colma la tierra y abraza los corazones.

Chaplin y Cantinflas

En la infancia se trazan caminos, experiencias que no nos abandonan nunca más, que van construyéndonos la realidad y en momentos regresan como una tormenta de hojas para señalarnos la vía correcta.

Como todo niño de la época, cuando descubre el cine se apasiona por las películas de vaqueros y las de precaria ciencia ficción, pero las que lo marcaron para toda la vida fueron las de Charles Chaplin y Cantinflas, por quienes sintió especial predilección desde que tuvo la oportunidad de verlos por vez primera.

«Las películas del Oeste me gustaron siempre, con diferencia que de niño las tomaba en serio, pero de joven, sobre todo de adulto, las veo como películas humorísticas, me río mucho viendo aquellas barbaridades, y las cosas que de muchacho consideraba serias», dice en Guerrillero del tiempo.

Juventud, deporte y pasión

Los deportes fueron savia motora de una juventud activa, llena de adrenalina, en los que empleó mucho de su tiempo libre, sobre todo en los colegios, primero en Dolores y luego, y más, en Belén.

Llama muchísimo la atención la anécdota del boxeador imbatible. Le relata a Katiuska en el libro de marras que en unas vacaciones de verano compraron Ramón y él unos guantes de boxeo con no se sabe qué ignoto dinero, y levantaron un rústico coliseo.

No tenía ni idea del boxeo, pero aun así estuvo mañanas enteras peleando con todo tipo de contrincantes: grandes, chiquitos, flacos, gordos, y claro, sin protectores. Ramón era el mánager, y él, «boxeador profesional», sin ganar un centavo, solo golpes y diversión. Únicamente una vez estuvo a punto de ser noqueado, pero no cayó. Como púgil también fue invicto.

En las vacaciones que conceden los jesuitas del Colegio de Belén lleva a Birán los deportes. Cuando estaba en boga el fútbol, llevó una pelota y allá hacían la portería. Cuenta a Katiuska que hasta en el corredor de la casa se emplazó una vez la canasta de baloncesto, ¡tanta era la pasión!

Ante el candil: Las letras

Me habla el Doctor en Ciencias Históricas Rolando Rodríguez García, quien fuera su amigo personal, de un Fidel lector incansable, voraz e incuestionablemente acucioso. Me recalca el también Premio Nacional de Historia que cuando ejerció como presidente del Instituto Cubano del Libro, cada publicación tenía que tener un ejemplar reservado para Fidel, quien leía con rapidez inaudita, tanto una novela histórica como un libro de técnicas agrícolas.

Leer se volvió no ya un pasatiempo, sino una inspiración, un liberar la mente de las tensiones que imponían sus cargos dentro del Estado.

Viaja en el imaginario popular el mito de un Fidel que, cursando el bachillerato, aprendía de memoria las páginas de los libros de leerlas una sola vez y, automáticamente, las arrancaba. Lo sucedido, más allá de la leyenda construida por nuestro pueblo, el Comandante lo explica en las conversaciones con Katiuska Blanco.

Todo sucede luego de que tuviera una calificación mínima en una prueba de la asignatura llamada Cívica, examen que él consideraba más o menos bueno. Entonces, para la comprobación final decidió aprenderse el libro del profesor, texto de unas 300 páginas, de memoria. Tras leerlo cerca de cinco veces y ya un poco molesto con la materia, decidió arrancarle cada hoja al cuaderno como si estuviera protagonizando un ritual de dignidad frente a la tan aborrecida disciplina y los métodos dogmáticos empleados en su enseñanza. Quizá alguien lo vio en medio de la faena y corrió la voz que llegó a nuestros días con matiz de leyenda.

Al llegar el examen, las respuestas fueron literales del libro, no existía margen de error, no había manera de malas interpretaciones; era la respuesta y el combate al dogmatismo, pero la nota no varió: ¡otra vez 60 puntos! Parece que aquel profesor no leía las pruebas.

Fue su pasión por la lectura la que guio al genio en ciernes a través de los textos martianos, a las crónicas de las guerras independentistas y al conocimiento más extraordinario de nuestra historia, base de toda su ideología en ciernes.

La palabra hablada: Eterna compañera

Para Fidel, la oralidad no constituyó solo vehículo de expresión de ideas; esta fue por sí sola creadora de vínculos y ardores cercanos al alma. Me cuenta Katiuska Blanco que tenía en alta estima el diálogo directo, conocer hasta los detalles que aparentemente pudieran parecer insignificantes para el resto, aunque para él tenían una gran importancia. Conversar con todos, tomar sus opiniones y consideraciones, significaba la piedra angular de la formación de su criterio.

En el documental Comandante, de Oliver Stone, declara su afición por dedicar «el máximo tiempo a conversar con los compañeros, a comentar sobre distintos temas. Sobre problemas, porque hay que buscarles soluciones».

Y cómo no ver que conversar era una de las grandes pasiones que tenía, si sus memorias radican en extensos y profundos diálogos con el periodista Ignacio Ramonet y con la ya citada Katiuska Blanco.

Regreso a la naturaleza

El paso de los años ha dejado su huella en el cuerpo robusto, alto y esbelto de antaño. Ya la espalda ha ido cediendo..., pero la mente mantiene la lucidez de los primeros años, solo que ahora la memoria posee grandes cantidades de información y experiencia.

El tiempo es distribuido metódicamente, muchas horas a la lectura, otras tantas a la reflexión, escribe frecuentemente y siempre visita las plantaciones cercanas.

Acercarnos a los gigantes puede causar miedo, pavor quizá, pero si queremos entender los latidos de nuestros días resulta indispensable sumirnos en la sombra de los grandes cubanos que habitan el bosque de la Patria.

Mientras más nos acerquemos a los protagonistas de nuestra historia, seremos capaces, en mayor medida, de entender su heroicidad. Solo encarnando sus circunstancias y su vida, conoceremos el porqué de las acciones que emprendieron. Nunca debe hablarse del martirologio sin antes decirse con propiedad las causas que lo impulsaron. Así se aprende con fruición y hasta con deleite la historia: sintiendo el calor de quien la construye y rozando las balas de aquellos a quienes les dieron muerte.

«Los que no creen en la inmortalidad creen en la historia», dijo una vez nuestro Apóstol José Martí. Yo no creo en la inmortalidad de los hombres; confío en el engrandecimiento de la historia, contada, no como la oda de un Aquiles o un Áyax, sino como la voluntad consagrada de un pueblo que, guiado por algunos de sus más singulares miembros, ha decidido construir la utopía del nuevo mundo, del diferente, aquel que sería solo nuestro.

Ahora sostengo las manos del héroe benevolente, del hombre consagrado a su Patria, cargado de virtudes, aunque no exento de defectos. Y me mira a los ojos, siento en las profundidades de su mirada un llamado a seguir, a continuar construyendo, a ser como él, pero en mis propias circunstancias. Dignidad, pura dignidad constituyeron aquellos tiempos en que tuvo que levantarse a la libertad. Sacrificio y entrega fueron las horas cargadas de luz. Fue un hombre unido al destino de su pueblo. Su voz atronadora y sus ideas sin fin apenas comienzan a expandirse por el mundo.

Bobó a la cubana

 Decía el pintor ecuatoriano Oswaldo Guayasamín que la fuerza expresiva de Fidel estaba en sus manos, la proyección de sus discursos se hallaba allí, entre las falanges, pero aquellas manos no solo eran dedicadas al señalamiento y a la expresión oral, sino que eran también hacedoras de múltiples delicias culinarias. Porque el Comandante era un chef excepcional, un amante de los buenos sabores, un conocedor de los misterios de la cocina.

En el libro Fidel y la religión, del intelectual brasileño Frei Betto, el autor relata cómo le mostró a Fidel una receta de bobó de camarones, y el Comandante, a falta de un ingrediente esencial innovó el plato «a la cubana». Tampoco el mundo de las especias y los sabrosos olores pudo escapar de su alma de hidalgo creador.


Anuncios:

First  Previous  35 a 49 de 64  Next   Last 
Previous subject  Next subject
 
©2019 - Gabitos - All rights reserved