Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Cuarto Camino
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 
 
  Tools
 
General: CONSCIENCIA.- (Lázaharo Hael)
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 21/09/2011 23:34

CONSCIENCIA.- (Lázaharo Hael)

Culiacán, Sinaloa. México. 21 de septiembre del 2011.
Prologo:
Sobre la “consciencia” mucho se ha escrito. Pero no hay claridad
concluyente o definitiva al respecto. Algunos utilizan indistintamente
la palabra conciencia y consciencia indistintamente, mientras que
otros hacen diferencia al hacer notar que una es ser consciente de los
fenómenos exteriores y que tú percibes por tus sentidos, la otra
parte, es ser consciente de lo que sucede en la propia mente del
hombre. Algunos más hacen a la consciencia como parte de la mente.

Se dice que tanto mente como consciencia no es algo como: el hígado,
corazón, o páncreas, que se pueda encontrar dentro de del cuerpo
humano, sino que son procesos cognoscitivos, donde la cognición no es
la existencia de un mundo independiente, sino el reflejo del mundo
actual en nuestra realidad interior.

Gerard Edelman expone la división en dos partes de la consciencia,
llamándole a una: Consciencia primaria, la cual está relacionada con
la percepción y el instinto, y a la segunda le llama: Consciencia
superior o reflexiva, donde el ser humano se vuelve consciente de sus
procesos mentales y conclusiones, esto lo vuelve consciente de ser
consciente.

En los textos consultados, no encontré claridad concluyente o
concreta, respecto al uso de las palabras conciencia y consciencia,
además, algunos escritores funden o ubican la consciencia dentro de la
mente… Al declarar que tanto mente como consciencia son procesos, esto
los remite como parte de la actividad del cerebro.

Descares dijo: "pienso, luego existo", y "soy, existo". El humano, es
un ser demasiado complejo, y analizarse a sí mismo, lo es más todavía.
Neurólogos, Psiquiatras, y Psicólogos, pretenden estudiar al hombre a
través de sus actitudes y procesos químicos eléctricos del cerebro.
Pero el hombre real no puede estudiarse por sus actitudes, dado que
estos son reflejos “parciales”, no es el reflejo total de lo que el
hombre es, además, estos mismos reflejos, son estudiados bajo la
óptica del muy personal del psicólogo o psiquiatra. El mismo caso se
presenta con los neurólogos, que creen encontrar lo que el hombre es,
bajo la observación de los procesos químicos y eléctricos del cerebro
humano.

El cuerpo biológico del hombre, es fundamental para su estudio, pero
el hombre al convertirse en homo sapiens ha trascendido la pura
materialidad del cuerpo físico, y sus actitudes son reflejos del
hombre integro. La originalidad y esencia del hombre, ha trascendido
lo anterior, perdiéndose en la abstracción de consciencia y mente.

Para el místico, el cuerpo físico del hombre, es su vehículo de
expresión, como sus actitudes son destellos de lo que él es, bajo las
condiciones de un momento y lugar determinado. El mismo hombre ante el
mismo evento, y en un escenario diferente, su actitud tal vez, sería
diferente.

El místico tiene como realidad y esencia del hombre original, a su
consciencia. A la pregunta de ¿Quién eres?, la respuesta no es su
nombre, profesión, u otra cosa similar. El hombre es lo que su
consciencia tiene por entendido que es. Pero aún así, esto es falso,
pues los eventos históricos y sociedad donde vive, le han creado una
falsa identidad, con la cual, la consciencia se ha identificado y
adoptado como propia. El místico aspira reencontrarse con su propia y
originalidad consciencia de lo que él es.

El místico es deísta, entendiéndose como tal: “como aquel que se
inclina a creer en la existencia de algún ser o poder superior, que le
es revelado por su razón y experiencia personal, pero no practica
ninguna religión. Así, uno de los principales postulados de esta
doctrina está basado en la creencia de que Dios existe y creó el
universo físico, pero no interfiere con él”…
En estos términos, se pretende desarrollar el presente, entendiéndose
cuando se menciona la palabra “Dios” no es en términos teístas ni
religiosos, sino como un poder transcendental que es perceptible en
sus manifestaciones, pero que al mismo tiempo las transciende como
origen.

“CONSCIENCIA”

La Consciencia es amoral, y es la facultad de ser “consciente” de
cualquier cosa. La consciencia es el principio de toda actividad
mental.

El cosmos forma parte de la naturaleza de Dios, y como tal, Se habla
de la existencia de una “Mente Universal” y de una “Consciencia
Cósmica”. La materia primordial con que fue formado el universo, que
bien puede llamársele materia atómica o subatómica, no importa, bien
podría llevar desde el inicio de los tiempos, implícitos los elementos
formativos o iniciáticos de la consciencia como una extensión de la
propia naturaleza de Dios.

El hombre al no poder comprender lo inefable e incognoscible que es el
Dios único, y que percibimos como un poder manifiesto en fuerzas
cósmicas, el hombre las ha antropomorfolizado convirtiéndolas en sus
propios dioses, dadores de vida y consciencia.

Al margen de cualquier fe o creencia religiosa. La materia primordial
no podría escapar a la ley universal de la dualidad, en la cual
aparece El Gran Arquitecto del Universo, como principio creador,
JESÚS EL CRISTO, “EL HOMBRE LUZ”, “LA CONSCIENCIA”… Y LUCIFER “EL
PORTADOR DE LA LUZ”, “EL CONTENEDOR”, “VEHÍCULO” O “RECIPIENTE DE LA
CONSCIENCIA”. VENUS EL LUCERO DE LA MAÑANA QUE PRECEDE LA SALIDA DEL
SOL. Una dicotomía donde la polaridad positivo y negativo aparece no
como representante del bien ni del mal, como muchas personas las
conocen, sino simplemente como dos polaridades de una sola cosa, o
ser.

La materia primordial llevaba implícita parte de la “consciencia
universal” desde el inicio de los tiempos, como también los planos y
propósitos para formar el universo y al hombre. El inicio y el final
ya estaban definidos dentro del proyecto desde antes de la creación.
Al hombre se le dio la libertad de los “Detalles”… Como proyecto
podría tener una fecha final “proyectada”, pero los “Detalles” o el
“Como” podrían ser los que determinen el final de este proyecto… Esto
esta alegóricamente plasmado en la leyenda de Hiram Abiff y la
construcción del Templo de Salomón, donde el maestro arquitecto ideo
el proyecto y planos de la construcción, pero fueron otros los que
concluyeron el trabajo, y digo concluyeron, no terminaron, porque aún
hoy en día, se continúa trabajando en dicho proyecto… El templo de
Salomón es el Hombre.

Se dice que el Universo es “Causal” no “Casual”. Es muy difícil
considerar las posibilidades de que el universo, la vida, y el hombre,
sean producto de la casualidad o accidentes de procesos aleatorios de
la física y la química. Igualmente difícil seria llegar a pensar que
el Genoma humano con sus 23 pares de cromosomas es producto de la
casualidad… De ahí, que se “presuma” la existencia de una “Mente y
Consciencia cósmica” que ideo un proyecto con un propósito definido y
explicito desde el principio mismo de la creación. Todo tiene una
función, un propósito… Hasta el caos.

Desde la unión del ovulo femenino con el espermatozoide masculino, ya
existe un proyecto con un propósito de hombre ha formar. Desde antes
de nacer, cada célula, glándula, órgano, sistema, y aparato humano, ya
están determinados y cada parte tiene una consciencia específica de la
función que va a realizar en armonía con una consciencia mayor, el
hombre… La consciencia del humano plenamente formado, es más que la
suma de todas estas consciencias… Hombre y Cosmos son análogos entre
sí.

Todo proyecto a pesar de contemplar con líneas alternativas, sus
indicaciones no son definitivas, ni sus propósitos determinantes. Todo
está sujetos a modificación conforme el proyecto se vaya desarrollando
y las necesidades se hagan presentes.

Al contener en forma intrínsica los planos y propósitos del universo y
el hombre en la materia primordial, podríamos llegar a pensar que pudo
existir una “orden” implícita sobre la formación del universo y el
hombre. Como también pudo no emitirse ninguna orden. El sol genera
vida sin ser consciente de ello, sino que tal fenómeno es propio o
resultado de su propia naturaleza. En forma análoga a lo anterior, la
creación del universo material, el hombre, o la consciencia, pudo
darse sin una orden, sino ser consecuencia de la propia naturaleza de
Dios… Al Dios único no es posible conocerle directamente, sino por sus
manifestaciones y por lo que no es.

Los libros “sagrados” de las diferentes religiones, narran en
simbolismo alegórico, sus propias teogonías y cosmogonías. Las
personas comúnmente solo ven realidades literales por fe religiosa,
otros más, solo encuentran mitos y fantasías, sin comprender que
fueron escritos en un tiempo y de algún modo bajo un “sistema de
gobierno” teocrático, donde la filosofía como un modo de pensar del
hombre, tenía mucho de teosofía, involucrando la ciencia con la
religión. Como ejemplo de lo anterior, tenemos la Biblia que en todas
sus alegorías habla al mismo tiempo de Dios como del Hombre. Todas las
Arcas, Tabernáculos, Candeleros de siete Brazos (Menorah), Altares,
templos, y Montes, hablan veladamente del hombre, un ejemplo de lo
anterior, lo tenemos el Génesis (Bereshith) que nos habla del
despertar de la “consciencia” en Adam al comer del fruto del árbol del
conocimiento, y ¿Qué es el árbol del conocimiento? Sino el cuerpo
humano ha través del cual aprendemos y evolucionamos, y ¿Cuál es el
fruto de este árbol?... sino el cerebro que había alcanzado ha través
de la evolución, un desarrollo organizacional y una estructura
suficientemente capas de permitir el desarrollo del pensamiento,
razón, evolución, y comunicación del alma con la realidad exterior…
Estos libros “HABLAN” MÁS DE LO QUE CONTIENEN ESCRITO.

La consciencia universal es de algún modo, una consciencia colectiva.
El hombre posee una consciencia que le permite ser autoconsciente de
sí mismo y de su entorno, una consciencia individualizada que pretende
ser inmanente y trascendente al mismo tiempo de la naturaleza. La
libertad del hombre, es la salvación de la que hablan veladamente los
libros “sagrados”. Es la iluminación que mencionan los místicos,
esotéricos, y ocultistas… Y ¿Qué es el ocultismo, o el secreto?...
Aquello que permanece oculto y secreto en la oscuridad interior del
hombre, y que espera la luz que lo ilumine y le muestre el camino de
la libertad.

El hombre con auto consciencia de sí mismo, y siendo consciente de su
pasado, presente, y probable futuro, se llena de incertidumbre,
ansiedad, y angustia cuando vislumbra su ineludible fin biológico. La
mente del hombre conserva un mecanismo de auto defensa que tratando de
conservar su salud mental, “crea” futuros probables sin importar si
son ciertos o falsos, esto nos lleva a “creer” por la fe, sin
posibilidad de probar por medio de la razón, en una vida extra
corpórea en los mundos divinos de Dios.
Consciencia y mente son los dos grandes tesoros del hombre, el cielo y
el infierno al mismo tiempo… El hombre solo tendrá la certeza de una
vida espiritual por experiencia propia, no es posible accesarla a
través de libros o palabras, esto es una experiencia vivencial y
personal.

Se “dice” que el universo solo existe cuando lo observamos. Pienso que
no se refieren a que no exista materialmente, sino que es una
proyección del universo que portamos en nuestra mente, es como un
teatro oscuro que iluminamos con nuestra consciencia dándoles vida y
existencia para nosotros… Esto nos incluye a nosotros mismos.

Mente y consciencia son el gran teatro interior del hombre, donde
todo, incluyendo Dioses, Ángeles, Demonios, y Nosotros mismos
cobramos existencia al salir a escena. Somos actores en una obra
teatral donde cada día escribimos el capitulo siguiente, y
“probablemente” de nuestra siguiente vida.

El tema de la consciencia, deja mucho a deber con solo decir que es la
facultad de ser “consciente” de algo. Si le pidiéramos a un religioso,
biólogo, neurólogo, psicólogo, psiquiatra, etc. Que desarrollara el
presente tema, seguramente todos serian bastante diferentes. Sin
embargo, Todas las hipótesis o teoría Científica, psicológica,
Filosófica, o Espiritual es digno de respeto y consideración.

Al hombre le corresponde en forma individual, andar su propio sendero,
vivir sus propias experiencias, y tener sus propias conclusiones. Sin
embargo, lo que está claro, es que poseer autoconsciencia nos vuelve
conscientes en diferente grado, de lo que fuimos, somos, y
posiblemente seremos. Esto en ocasiones puede llegar a tener tan alto
precio… Que algunos prefieran no considerar y cerrar los ojos
hundiéndose retrógradamente en el oscurantismo del dogma de la edad
media.

Dios es la expresión, ideal, y anhelo más elevado y perfecto que el
hombre puede concebir. Lo anterior es real para los que creen en su
existencia, como también puede ser real el mismo concepto bajo el
nombre de hombre perfecto o el súper hombre de Friedrich Nietzsche… No
importa cómo le nombren: “Dios”, “El Hombre Perfecto”, o el “Súper
Hombre”, tal concepto existe en la consciencia del hombre como el
ideal o anhelo a alcanzar “en” y “por” el hombre mismo.

La realidad es que el hombre como consciencia y mente, es el principio
y final de todo cuanto existe para la humanidad, pues sin su
percepción y concepción por medio de sus sentidos y consciencia, nada
existe para él… Aunque, claro, “El hombre es la medida de su universo,
no la medida de todo cuanto existe”.

Independientemente de los conceptos teológicos, filosóficos,
psicológicos, y científicos que pudiesen existir respecto a la
consciencia, ésta representa el primero y más valioso de los tesoros
que posee la humanidad, pues es el inicio de lo que el hombre es…
Mente.

“Donde está la consciencia y mente del hombre, ahí esta él”
"Pienso, luego existo"

Lázaharo Hael,’,

Nota:
El presente, son, reflexiones y meditaciones personales, no
necesariamente representan la opinión de la orden, ni pretendo imponer
la tesis expuesta.
No escribo para todos, si bien todos son llamados a leer.

Glosario:
La conciencia (del latín conscientia 'conocimiento compartido', pero
diferente de consciencia, ser conscientes de ello) se define en
general como el conocimiento que un ser tiene de sí mismo y de su
entorno1, se refiere a la moral o bien a la recepción normal de los
estímulos del interior y el exterior. "Conscientĭa" significa,
literalmente, "con conocimiento" (del latín cum scientĭa). En la
especie Homo sapiens, la conciencia implica varios procesos cognitivos
interrelacionados.
Conciencia se refiere al saber de sí mismo, al conocimiento que el
espíritu humano tiene de su propia existencia, estados o actos.
Conciencia se aplica a lo ético, a los juicios sobre el bien y el mal
de nuestras acciones. Una persona cloroformizada recobra la conciencia
al cesar los efectos del anestésico. Una persona "de conciencia recta"
no comete actos socialmente reprobables.
La conciencia en psiquiatría puede también definirse como el estado
cognitivo no abstracto que permite la interactuación, interpretación y
asociación con los estímulos externos, denominados realidad. La
conciencia requiere del uso de los sentidos como medio de conectividad
entre los estímulos externos y sus asociaciones.
El ser humano tiene conciencia sensitiva y conciencia abstracta,
aunque también el pensamiento abstracto se presenta en otras especies
animales, así mismo se ha comprobado que algunas especies animales
tiene una conciencia rudimentaria de sí mismos.- Encilopedia
Wikipedia.



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved