Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL VISLUMBRAR DE LA ERA DE ACUARIO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 NAVIDAD 2.016 
  
 ¿QUE ES LA VERDAD? 
  
 EL EMBLEMA ROSACRUZ & The Rosicrucian Emblem 
  
  
  
 HERMANOS MAYORES 
 THE BROTHERS OF THE ROSE CROSS 
 The Rosicrucian Fellowsihip (CURSOS) 
 MAX HEINDEL 
 NORMAS DEL VISLUMBRAR 
  
 AUGUSTA F. DE HEINDEL 
 CORINNE HELINE 
 ADMINISTRACION 
  
  
  
 BIBLIOTECA ROSACUZ 
 MANLY P. HALL 
  
 PREG Y RESP. R.C. 
 FOLLETOS ROSACRUZ 
 LINKS ROSACRUCES 
  
 ROBERTO RUGGIERO 
  
 FRANCISCO NÁCHER 
 ALEXANDRA B. PORTER , 
 JOSÉ MEJIA .R 
 MARTA BRIGIDA DANEY 
 LIBRO DE URANTIA 
 SALUD Y CURACION 
 CUENTOS PARA NIÑOS 
 EL SITIO DE ACSIVAMA 
  
 NOTAS AL INTERIOR 
 LA BELLEZA DE LA VIDA 
 TUS REFLEXIONES 
 BIBLIOTECA 
 PPS ESOTERICOS 
 MUSICA 
 GRUPOS Y AMIGOS 
  
  
 Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
 LA MORADA DE JESÚS 
  
 
 
  Tools
 
Manly P. H.: LOS SILFOS...Manly Palmer Hall
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: moriajoan  (Original message) Sent: 21/10/2009 11:54

 

 

LOS SILFOS

Los habitantes del cuarto éter (el más fino y elevado de todos) se denominan silfos,

o espíritus del aire. También se los conoce con el nombre de caballeros de la noche, los

nacidos del viento, los ángeles de la tempestad, los Devas del aire, los nacidos de la mente,

y con otras variadas denominaciones. Los antiguos creían que moraban en las nubes.

Estudios profundizados, no obstante, han probado que este grupo de elementales (en el que

se incluyen las hadas y todos los seres con ala iridiscentes que se nombran en los cuentos

de hadas de los niños) tienen más bien realmente sus moradas en la cima de las montañas

que en el mismo aire.

Los silfos viven y tienen su ser en su propio éter, y, como los gnomos, se

multiplican y viven en un mundo propio, en el que construyen sus castillos de aire con el

elemento sutil que es el reflejo del plano mental. Su aspecto es muy variable, porque

algunos se asemejan a seres humanos pero con proporciones ligeramente distintas. Se sabe

que son alegres, excéntricos, caprichosos e inconstantes, y van de un lado para otro. Están

siempre ocupados y trabajan con los pensamientos de los seres vivientes. Colaboran con los

elementos aéreos del cuerpo humano, tal como los gases y éteres que se generan dentro de

su propio ser, mientras las salamandras obran a través de la sangre y los elementos

ardientes del cuerpo. Paralda, su jefe, vive según es sabido en la más alta montaña de la

tierra. Los silfos ejercen poderosa influencia en todas las cosas en las que el aire es un

importante factor. Los próximos dos mil años serán una edad aérea en la que la influencia

de los silfos se manifestará en forma especialmente evidente, y la conquista del aire tiene

mucho que ver con el descubrimiento de estos hechos latentes y ocultos.

Los antiguos afirmaban que las guerras, plagas, incendios, terremotos y otros

cataclismos eran causados por grandes ejércitos de elementales que marchaban unos contra

otros armados hasta los dientes, y que luchaban en los elementos de la Naturaleza. Por eso

se decía que el trueno y el rayo eran causados por batallas entre los silfos y las salamandras,

mientras que las lluvias y la marejada eran causadas por los silfos y las ondinas. Los

movimientos de cuerpos en la tierra, los aludes y los ruidos subterráneos eran causados por

las querellas que se producían entre las salamandras y los gnomos. Generadas por las

explosiones de la pólvora, las salamandras frecuentan los campos de batalla. Como grandes

ejércitos de seres de un rojo llameante, se alimentan también de las pasiones humanas, se

convierten en obsesiones en la mente del hombre y se expresan a través de los éteres

receptores de su cuerpo.

Los cuatro grupos - gnomos, ondinas, salamandras y silfos - forman los moradores

naturales de los elementos etéricos. Su obra se lleva a cabo por medio de lo que se

denomina el cuerpo húmedo de la tierra y los Logos Planetarios, y asimismo tienen sus

polos correspondientes en el cuerpo del hombre.

Además, hay otros grupos de elementales, algunos productos de los fenómenos

naturales, y otros generados por el hombre. Entre estos últimos cabe mencionar los

elementales del pensamiento y la emoción, los fantasmas, los espectros, el Morador del

Umbral, y las larvas. El último grupo (al que también se conoce con el nombre de

cascarones etéreos) son los cuerpos de los individuos que, en el curso de la muerte, pasaron

al plano astral. Al desechar el vehículo etérico poco después de haberlo hecho con la forma

física, lo dejan tras sí en el éter, donde se desintegra lentamente. Estos cascarones están en

la base de gran parte del porcentaje de las manifestaciones mediúmnicas, hecho que puede

ser determinado sólo por medio del examen de los globos oculares del medium. Estos

desechos son usados a menudo por los elementales y las larvas como vehículos temporarios

de manifestación mientras flotan en el éter en el proceso de su desintegración. Debido a la

sutil estructura de esos desechos etéreos, a menudo son necesarios muchos años para que la

desintegración tenga lugar. De ahí que ejércitos de cuerpos etéricos floten como astillas de

maderos errantes en el mar de la humedad etérea, desechados por sus primitivos dueños que

desde hace mucho pasaron a otros planos de vida.

 

Manly Palmer Hall – Fuerzas Invisibles

 

 

 

 
 


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2024 - Gabitos - All rights reserved