Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL VISLUMBRAR DE LA ERA DE ACUARIO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 NAVIDAD 2.016 
  
 ¿QUE ES LA VERDAD? 
  
 EL EMBLEMA ROSACRUZ & The Rosicrucian Emblem 
  
  
  
 HERMANOS MAYORES 
 THE BROTHERS OF THE ROSE CROSS 
 The Rosicrucian Fellowsihip (CURSOS) 
 MAX HEINDEL 
 NORMAS DEL VISLUMBRAR 
  
 AUGUSTA F. DE HEINDEL 
 CORINNE HELINE 
 ADMINISTRACION 
  
  
  
 BIBLIOTECA ROSACUZ 
 MANLY P. HALL 
  
 PREG Y RESP. R.C. 
 FOLLETOS ROSACRUZ 
 LINKS ROSACRUCES 
  
 ROBERTO RUGGIERO 
  
 FRANCISCO NÁCHER 
 ALEXANDRA B. PORTER , 
 JOSÉ MEJIA .R 
 MARTA BRIGIDA DANEY 
 LIBRO DE URANTIA 
 SALUD Y CURACION 
 CUENTOS PARA NIÑOS 
 EL SITIO DE ACSIVAMA 
  
 NOTAS AL INTERIOR 
 LA BELLEZA DE LA VIDA 
 TUS REFLEXIONES 
 BIBLIOTECA 
 PPS ESOTERICOS 
 MUSICA 
 GRUPOS Y AMIGOS 
  
  
 Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
 LA MORADA DE JESÚS 
  
 
 
  Tools
 
PREGUNTAS Y RESPUESTAS ROSACRUCES: QUEZA NATURAL Y ESPIRITUALIDAD
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: moriajoan  (Original message) Sent: 21/10/2010 19:44

1maxalto.jpg picture by vislumbrar

 

 

hello.gif picture by vislumbrar

RIQUEZA NATURAL Y ESPIRITUALIDAD


La Biblia dice: “Benditos sean los pobres, porque de ellos es el Reino de los Cielos”. También

dice que es más difícil que un rico entre al cielo que un camello pase a través del ojo de una

aguja. Muchos otros pasajes parece que señalan que la pobreza es una bendición, y la riqueza

una maldición. ¿Por qué entonces las Iglesias solicitan dinero, y por qué la Fraternidad

Rosacruz está comenzando a hacer lo mismo.


Respuesta: Somos bien conscientes de que una lectura superficial de la Biblia puede y de

hecho da una apariencia de justificación a ideas como los de la pregunta anterior, pero

igualmente, aplicando sentido común, aparte de las Escrituras, es evidente que la pobreza no

puede considerarse como una virtud en sí misma. Tampoco las riquezas, como tales, debe

considerárselas como un defecto. El pasaje tomado de San Lucas "Bienaventurados los pobres

porque de ellos es el Reino de Dios", requiere una calificación. Esto es lo que San Mateo

manifiesta cuando escribe: "Bienaventurados los pobres de Espíritu, porque de ellos es el

Reino de los Cielos".

En el principio fue puesta la humanidad en la tierra para cultivarla, hacerla fértil, y tener

dominio sobre todas las cosas de ella. En otras palabras, tenían que laborar y, naturalmente,

los frutos de su labor tenían que aumentar. Conforme pasaba el tiempo las posesiones fueron

acumulándose, e igualmente los deseos del hombre para obtenerlas. Por consiguiente, en vez

de que el hombre domine al mundo y a las cosas de él, como dijo Emerson: "Las cosas

cabalgan sobre la humanidad y la guían". Muchísimas veces un hombre piensa que es dueño

de un almacén, un negocio, una fábrica, pero si tuviera que sentarse y tomar nota real e

imparcial de sus cosas, encontraría que la factoría y el almacén son sus dueños, de que es un

esclavo de sus posesiones; que éstas demandan su tiempo y la alegría de la vida, que de otro

modo sería suya. Vive en continuo temor de que pueda ser robado, o que un fracaso en los

negocios pueda arrebatarle sus posesiones. Nunca está en paz, siempre temeroso debido a sus

riquezas. Tal condición es demasiado común, y en ese sentido, la riqueza es ciertamente una

maldición.

Sin embargo, ese hombre no es pobre de Espíritu. Otro puede ser dueño legalmente de una

fábrica, dando empleo a un gran número de gente y puede todavía sentirse el Administrador

de Dios, cuidando de una cierta parte del trabajo del mundo. Como no se considera el dueño

personal de las cosas en su derredor, esa persona es en verdad, pobre de Espíritu, aunque en

un sentido legal puede ser rico. Más aún, si persevera en esta actitud mental hasta su muerte,

entonces es absolutamente cierto que ha acumulado una gran cantidad de tesoros en el cielo.

Por lo tanto es rico en ese lugar y entrará con banderas desplegadas sin importar que las

puertas sean microscópicas.

Similarmente, las iglesias pueden adquirir grandes riquezas en la tierra, y lograr tesoros en el

cielo si dichas riquezas las administran bien para el alivio de los que sufren. Esto no quiere

decir que se dé sin discernimiento a todos. El discernimiento, es con toda seguridad un gran

factor en el crecimiento del alma, y tenemos toda prioridad e incentivo para usar esa facultad

en el dar, así como en cualquier otro departamento de la vida. El dar sin discernimiento, con

frecuencia hace indigentes a las personas que de otra manera serían útiles. Ciertamente la

Biblia no es tan ilógica como para sostener que la pobreza en sí es una virtud, porque

entonces, todos, llevaríamos una vida de ocio, actitud ésta que, desgraciadamente es muy

común entre la gente dedicada a la vida superior. De hecho, mucha gente tendrá que dar

cuenta del por qué son pobres. Las oportunidades les llegan a todos y cada uno de nosotros, y

si hemos fracasado en tomarlas, si hemos derrochado el tiempo y los pequeños medios materiales

que hemos tenido, y por consiguiente, impedido de obtener más con que hacer el bien,

seguramente tendremos que rendir cuenta de nuestras acciones. Por el contrario, el hombre

rico que ha usado sus bienes bien, puede ser alabado por el modo en el que ha conducido los

negocios de su Padre.

En cuanto a la referencia a la Fraternidad Rosacruz, casi no vale la pena contestarla, porque,

por supuesto, cualquiera con discernimiento sabe que la Fraternidad Rosacruz, como tal, no ha

estado solicitando fondos para la Ecclesia o cualquier otra cosa. Algunos miembros, dentro de

la Fraternidad, han dado comienzo a un clamor para colectar fondos, y no existe razón del por

qué no pueda eso continuar entre ellos. Los medios con los cuales hacer el trabajo tienen que

obtenerse, y si los miembros sienten esa necesidad y desean suplirla, es ciertamente su

privilegio. El autor no tiene absolutamente derecho alguno para intervenir. Por consiguiente,

las cartas son publicadas, y las opiniones que son expresadas son correctas. Únicamente si

fueren instigadas por el autor, estarían fuera de lugar y en detrimento de la obra de la

Fraternidad, pues, como frecuentemente se ha dicho, no le es permitido a él solicitar contribuciones

para cualquier cosa, sea lo que fuere.

 

maxbajo.jpg picture by vislumbrar



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved