Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL VISLUMBRAR DE LA ERA DE ACUARIO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 NAVIDAD 2.016 
  
 ¿QUE ES LA VERDAD? 
  
 EL EMBLEMA ROSACRUZ & The Rosicrucian Emblem 
  
  
  
 HERMANOS MAYORES 
 THE BROTHERS OF THE ROSE CROSS 
 The Rosicrucian Fellowsihip (CURSOS) 
 MAX HEINDEL 
 NORMAS DEL VISLUMBRAR 
  
 AUGUSTA F. DE HEINDEL 
 CORINNE HELINE 
 ADMINISTRACION 
  
  
  
 BIBLIOTECA ROSACUZ 
 MANLY P. HALL 
  
 PREG Y RESP. R.C. 
 FOLLETOS ROSACRUZ 
 LINKS ROSACRUCES 
  
 ROBERTO RUGGIERO 
  
 FRANCISCO NÁCHER 
 ALEXANDRA B. PORTER , 
 JOSÉ MEJIA .R 
 MARTA BRIGIDA DANEY 
 LIBRO DE URANTIA 
 SALUD Y CURACION 
 CUENTOS PARA NIÑOS 
 EL SITIO DE ACSIVAMA 
  
 NOTAS AL INTERIOR 
 LA BELLEZA DE LA VIDA 
 TUS REFLEXIONES 
 BIBLIOTECA 
 PPS ESOTERICOS 
 MUSICA 
 GRUPOS Y AMIGOS 
  
  
 Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
 LA MORADA DE JESÚS 
  
 
 
  Tools
 
PREGUNTAS Y RESPUESTAS ROSACRUCES: EL TIEMPO DE LA ERA DE ACUARIO
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: moriajoan  (Original message) Sent: 22/12/2009 17:02

 

EL TIEMPO DE LA ERA DE ACUARIO

Mucha gente cree que estamos entrando, o estamos próximos a entrar, en una nueva edad.

Algunos entienden que es la Edad de Acuario, que eso es, y en cierta extensión, lo que está

pasando. Sin embargo, yo todavía no he oído una explicación inteligente acera de cuándo

precisamente nuestra Tierra o nuestro sistema solar entrará en esta Edad, y de si la Edad de

Acuario coincide con el paso del Sol por la constelación de Acuario o por la división zodiacal

de ese nombre.

Respuesta: En este párrafo nuestro corresponsal trata un numero de puntos, y bajo el principio

de que “los últimos serán los primeros”, consideraremos primero la última parte de su

interrogación, en la cual hace una distinción entre la constelación de Acuario y la división

zodiacal de ese nombre. Esto, en sí mismo, constituye una gran dificultad para mucha gente,

que no sabe cómo diferenciar entre las constelaciones zodiacales y el así llamado zodíaco

intelectual. La explicación es como sigue:

Un cierto número de estrellas del cielo se llama Aries; otro grupo, situado cerca de ellas, se

llama Tauro; un tercer grupo de estrellas fijas se llama Géminis, y así sucesivamente. Estas

doce constelaciones, o grupos de estrellas, tal como se ven en el cielo, siempre permanecen en

la misma posición relativa, y por lo tanto no cambian.

A través de todos los siglos de los cuales tenemos memoria, estas estrellas han permanecido

en el mismo grupo y alrededor de la misma posición relativa, una con otra. A través de estas

constelaciones el Sol da vueltas de año en año con precisión invariable, pero debido al hecho

de que el eje de la tierra se inclina hacia el Sol y tiene un movimiento giratorio como el de un

trompo que da vueltas y casi ha gastado su impulso, el movimiento del Sol aparece como no

uniforme. Cada año, cuando entra en la constelación de Aries cruzando el ecuador de la tierra,

lo hace un poquito más temprano que el año anterior. Se dice que precede. Así es que el punto

en que el Sol cruza el ecuador en el equinoccio vernal tiene un movimiento hacia atrás de año

en año a razón de un grado en setenta y dos años, una constelación en dos mil cien años, y los

doce signos todos en veinticinco mil ochocientos cincuenta y seis años. Este último período

recibe el nombre de Gran Año Sideral.

Ha sido observado que no importa en qué sitio del zodiaco cruce el Sol el ecuador, tiene lugar

un cierto efecto físico. Las flores comienzan a brotar de la tierra, los pájaros comienzan a

aparearse y la muda tierra despierta a nueva vida, nueva esperanza y nueva canción. También

se ha observado que los efectos espirituales que siguen a la entrada del Sol en el Hemisferio

Norte en el equinoccio vernal, permanecen invariables. Por consiguiente los primeros treinta

grados a partir del punto donde el Sol cruza el ecuador se llaman Aries; los siguientes treinta

grados se llaman Tauro; el tercer grupo de treinta grados se llama Géminis, y así

sucesivamente a través de los doce signos.

Esta división intelectual del círculo zodiacal coincide con las constelaciones celestiales sólo

una vez en veinticinco mil ochocientos cincuenta y seis años. Durante todo el resto del tiempo

el zodiaco intelectual se mueve hacia atrás, según se explicó, a causa de la presesión de los

equinoccios. La última vez que el punto de partida del zodíaco intelectual coincidió con el

punto correspondiente de la constelación zodiacal fue alrededor del año 500 d.C. Un año

después de que estos puntos estuviesen en exacta coincidencia, el Sol cruzó el ecuador

alrededor de los cincuenta segundos de espacio de la constelación de Piscis. El año siguiente

fue en un minuto y cuarenta segundos de Piscis, y desde entonces siempre ha estado

moviéndose hacia atrás hasta que al presente el Sol cruza el ecuador en un punto alrededor de

los diez grados de la constelación de Piscis. Así es que tienen que pasar alrededor de 700 años

de que efectivamente cruce el ecuador celestial en la constelación de Acuario.

Puede decirse que la Edad de Acuario comenzará en el tiempo en que el Sol entre, por

presesión en el grado 30 de la constelación de Acuario, y durará 2100 años mientras que el Sol

se mueva hacia atrás a través de los treinta grados hasta que llega al primer grado de Acuario.

No existe, sin embargo, un final definido y terminante como el que hacemos cuando decimos

que entramos al año 1915, el cual comienza a las doce de la noche del 31 de diciembre de

1914, y dura hasta el 31 de diciembre de 1915, a las 12 de la noche. Esa es una división matemática

del tiempo. Las varias épocas de la existencia humana dependen de influencias vitales

en la vida, y son condiciones mentales más que divisiones del tiempo, aunque las dos cosas

están ligadas.

Por lo tanto, los astrólogos reconocen lo que se llama una "órbita de influencia". Para

comprender esto, debemos recordar que cada ser humano es algo más que lo que de él vemos;

que tiene una aura que la rodea, una atmósfera invisible, un algo que irradia de sí y que

participa de su distinta y personal naturaleza. Nosotros muy a menudo sentimos el efecto de

esta aura, aunque no comprendemos la razón de por qué la sentimos. Supongamos que alguien

tiene toda su mente concentrada en su trabajo de modo tal que ni ve ni oye lo que sucede alrededor

de sí. Gradualmente se da cuenta de que alguien más ha entrado en la habitación -quien

está, en realidad, parado detrás de él- y se da vuelta para encontrarse allí con un amigo. Él no

había oído entrar al amigo, a causa de la absorción en su trabajo, pero él le sintió, porque el

aura del amigo se entremezcló con su propia atmósfera áurica. Así es que, aunque no hubo

contacto físico, él supo que alguien estaba cerca de él. Las constelaciones son grupos de

grandes Espíritus y ellos mismos se han emparedado en estos cuerpos estelares con el fin de

que las inteligencias menos avanzadas obtengan las experiencias de la evolución. Cada una de

las estrellas fijas de una constelación tiene también sus cuerpos invisibles que se expanden,

entremezclan y extienden unos con otros. Por lo tanto, cuando el Sol llegó al décimo grado de

Piscis, tocó el margen de la influencia de la constelación de Acuario, aunque estemos todavía

en la Edad Pisciana.

Una rápida mirada retrospectiva pronto demostrará que esta influencia está haciéndose sentir.

Fácilmente reconocemos la influencia Pisciana durante los últimos dos mil años. Las edades

negras, la superstición y la esclavitud intelectual entonces prevalecientes no han sido

eliminadas enteramente, pero desde mediados de la última centuria, cuando la influencia

acuariana comenzó a hacerse sentir por primera vez, ha sido instilado un irresistible impulso

intelectual en nuestra vida diaria. La ciencia ha hecho conquistas tales como nunca antes. La

invención ha electrificado al mundo y está ahora conquistando el aire, etc. Esta influencia

intelectual científica se hará sentir más y más durante los siglos que faltan para entrar

definidamente en la constelación de Acuario por presesión del equinoccio. Conforme

disminuya la estrecha y conservadora influencia de Piscis, aumentará la influencia

investigadora y liberalizante de Acuario.

Con relación a lo que la Edad de Acuario significa desde el punto de vista espiritual, podemos

comprender que Acuario es la única figura del zodíaco que representa la estatura completa de

un hombre. Todos los principales caracteres del Antiguo Testamento fueron pastores, teniendo

relación con “Aries”, la oveja, cordero o carnero. En el Nuevo Testamento son pescadores,

refiriéndose a Piscis, el signo de los peces, pero el Hijo del Hombre es cosa de profecía, de

algo que está todavía por venir. Él es el ujier de una edad gloriosa, y por consiguiente

podemos asegurar que desarrollos de una naturaleza sorprendente tendrán lugar en las más

inmediatas centurias qué están ante nosotros.

Más aún, cada una de las edades precedentes han tenido sus instructores. Osiris y Mitra fueron

adorados en Egipto y en Persia mientras que el Sol estaba pasando por el signo del Toro,

Tauro. El cordero fue sacrificado desde antes de la fundación del mundo cristiano por Moisés,

mientras el Sol estaba pasando por el signo de Aries. Hubo una gran controversia concerniente

al símbolo de Cristo, como resultado de la cual la mitra del obispo se hace todavía con la

forma de un pez, para simbolizar el hecho de que la fase de la Religión Cristiana entonces

inaugurada debía dominar durante la Edad Pisciana, o del Pez, en la cual estamos ahora. Más

adelante, el ideal del Hijo del Hombre, o Superhombre, dará inspiración a la Edad de Acuario,

la cual está siendo ahora introducida.

La Edad Acuaria no debe ser confundida con el reino de Cristo, Quien debe venir otra vez.

Tampoco debe ser confundida la Edad Acuaria con la Sexta Época (Galilea), porque, según

rezan las palabras de Cristo, "Del día y de la hora (en que El vuelva) nadie sabe, ni aun los

ángeles de los cielos, sino sólo "Mi Padre". Es absolutamente absurdo y una señal de ignorancia

para cualquiera el predecir que la venida de Cristo tendrá lugar en cierto tiempo

especificado. Tal vez es hasta presuntuoso el conjeturar acerca del tiempo aproximado en que

tendrá lugar la Segunda Venida, pero el que escribe tiene la idea de que, como los ciclos

presesionales, en cuanto están conectados con la evolución del hombre, parecen comenzar con

la entrada del Sol en Capricornio, puede haber un desarrollo en ese tiempo. Si esto es correcto,

la Venida no puede tener lugar antes de, por lo menos, tres mil años.

 

ROSACRUZ.gif picture by vislumbrar

 

 
 


First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: Mitzi Sent: 15/04/2011 20:04


 
©2022 - Gabitos - All rights reserved