Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL VISLUMBRAR DE LA ERA DE ACUARIO
Happy Birthday jarodes50 !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 NAVIDAD 2.016 
  
 ¿QUE ES LA VERDAD? 
  
 EL EMBLEMA ROSACRUZ & The Rosicrucian Emblem 
  
  
  
 HERMANOS MAYORES 
 THE BROTHERS OF THE ROSE CROSS 
 The Rosicrucian Fellowsihip (CURSOS) 
 MAX HEINDEL 
 NORMAS DEL VISLUMBRAR 
  
 AUGUSTA F. DE HEINDEL 
 CORINNE HELINE 
 ADMINISTRACION 
  
  
  
 BIBLIOTECA ROSACUZ 
 MANLY P. HALL 
  
 PREG Y RESP. R.C. 
 FOLLETOS ROSACRUZ 
 LINKS ROSACRUCES 
  
 ROBERTO RUGGIERO 
  
 FRANCISCO NÁCHER 
 ALEXANDRA B. PORTER , 
 JOSÉ MEJIA .R 
 MARTA BRIGIDA DANEY 
 LIBRO DE URANTIA 
 SALUD Y CURACION 
 CUENTOS PARA NIÑOS 
 EL SITIO DE ACSIVAMA 
  
 NOTAS AL INTERIOR 
 LA BELLEZA DE LA VIDA 
 TUS REFLEXIONES 
 BIBLIOTECA 
 PPS ESOTERICOS 
 MUSICA 
 GRUPOS Y AMIGOS 
  
  
 Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
 LA MORADA DE JESÚS 
  
 
 
  Tools
 
ALEXANDRA B. PORTER , Ph. D.: LA ESENCIA DIVINA SIEMPRE ILUMINA LA OSCURIDAD
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: moriajoan  (Original message) Sent: 06/08/2011 16:14
 

 

 LA ESENCIA DIVINA SIEMPRE ILUMINA LA OSCURIDAD 

 

por

   

 Alexandra B. Porter, Ph. D.

Conferencia en tres partes sobre la Muerte y la Agonía

 

TERCERA PARTE CÓMO VIVIR AQUÍ, AHORA Y LUEGO CON

CRISTO...(I)

 

El cuerpo humano es una máquina. Una máquina para la utilización de las

fuerzas de la energía y de la vida que emplea la personalidad en el proceso del

crecimiento espiritual. En ese proceso de su evolución, el espíritu acumula

sabiduría mediante sus experiencias en la forma física. Sólo mediante la muerte y

la disolución de los átomos de nuestra actual forma física es como se le

proporciona al Espíritu la posibilidad de construir otra mejor. Al margen de cuán

perfecto o cuán hermoso sea nuestro actual cuerpo, el propósito del Espíritu es el

de construir formas cada vez más perfectas por medio de las que expresarse. Y,

como la oruga, hemos de morir como gusanos para volver a emerger a la vida

como mariposas.

Como dije antes, tenemos tres átomos simiente: el astral, el mental y el

físico. Así que permitidme profundizar brevemente en cada uno de ellos y ver

cómo podemos beneficiarnos de su conocimiento.

El átomo simiente astral está localizado en el gran lóbulo del hígado que

llamamos plexo solar y conecta con el Espíritu a través del cordón astralemocional.

El cordón es exactamente el que cada uno ha hecho de él,

dependiendo de sus emociones y deseos, y sirve como vía de expresión para todas

las energías emocionales experimentadas por el individuo. Ha grabado todas las

cualidades de las emociones experimentadas por el individuo. El átomo simiente

astral encapsula todas las debilidades y fortalezas inherentes del carácter

desarrollado por el individuo en cuanto a sus deseos y emociones se refiere. Ello

permite a la persona influenciar su propio futuro o su propio destino.

El segundo átomo simiente es el mental. Está situado en la glándula pineal|

dentro del cerebro, y conecta con la mente supraconsciente, en el triángulo

superanímico sobre la cabeza del individuo, mediante el cordón de la Conciencia.

Como en el caso del primero, este átomo simiente contiene un registro: el de

todas cualidades innatas y heredadas, de la mente del individuo. En él están

registradas todas las fuerzas y poderes mentales desarrollados por y en el

individuo durante las eras de su progreso evolutivo. Así que, en esencia, el átomo

simiente mental es también un átomo del presente y del futuro. Eso indica que

podemos hacer cambios instantáneos en el átomo simiente, con sólo cambiar

nuestro modo de pensar, ya que ello capacita a la persona para influenciar su

propio futuro y su propio destino. Finalmente, es importante notar que, cuando el

Cordón de la Conciencia se haya desarrollado completamente, el individuo tendrá

una conexión directa con la mente supraconsciente y se convertirá en un

‘‘Maestro Mental’’. Creo que las palabras ‘‘Transfórmate cambiando tu mente’’

son básicamente ciertas. El átomo simiente mental de hoy es el que hemos

formado en nuestras pasadas encarnaciones, pero puede ser dotado de mayores

poderes ahora para influir, tanto en nuestro inmediato presente, como en nuestro

futuro.

El tercer átomo simiente es el físico, localizado en el ventrículo derecho del

corazón. Conecta con el Espíritu Divino por medio del Cordón de Vida. El

Cordón de Vida es creación de la Divinidad misma y el individuo no puede

influir en su funcionamiento. Las fuerzas de la Vida se derraman, a través del

Cordón de Vida, en la forma física, y son distribuidas por el átomo simiente en el

corazón, a todo el cuerpo, mediante el torrente sanguíneo. En él es donde se

encuentra el registro perpetuo del pasado del individuo, que lo liga a su destino

kármico. Ese registro incluye los aspectos físicos, emocionales y mentales. Los

átomos astral y mental registran las cualidades de las emociones y la mente. El

del corazón, por su parte, registra una imagen electrónica de todo lo que le ha

sucedido al individuo en toda su existencia. Así que, en esencia, los átomos astral

y mental liberan las cualidades de las emociones y de la mente en el torrente

circulatorio, mientras que el átomo simiente físico libera las imágenes atómicas

del pasado.

Del mismo modo que el proceso del nacimiento incluye más trabajos que el

del simple parto, el proceso de la muerte incluye también más cosas que la mera

cesación de los latidos del corazón. Hay un proceso hacia fuera en la muerte

física, como hay un proceso hacia dentro en el nacimiento físico. En el proceso

del nacimiento físico está el paso de la forma física del bebé, hacia abajo, por el

canal natal. Y, al mismo tiempo, se produce una lenta y gradual dilatación de ese

canal para permitir el paso de la nueva forma, junto con la natural contracción del

útero físico. En el proceso de la muerte física, la forma física hace el papel del

útero del que el Espíritu ha de salir.

En esos momentos, las sustancias químicas de las glándulas endocrinas se

centran en la pineal e intentan extraer del cerebro el átomo simiente mental. Una

vez liberado, sale por la coronilla a través del Cordón de Plata. Lo que para mí

resulta muy interesante es que, en todo proceso de nacimiento humano, las

suturas entre los huesos parietales y occipital están abiertas. Eso permite que los

huesos del cráneo del neonato se solapen y permitan que su cabeza, con grandes

huesos, pase a través del canal de la madre. Cuando el bebé ya ha nacido, las

suturas se unen, dejando unas brechas, que llamamos fontanelas o puntos blandos

anterior y posterior, en la cabeza del niño. Durante el proceso de la muerte física,

ocurre lo mismo pero al revés. Entonces las fontanelas anterior y posterior se

abren, permitiendo también la separación de las suturas de los huesos parietales y

occipital del cráneo.

Las sustancias químicas endocrinas se centran, con gran fuerza e intensidad,

en el área del corazón. Ello inicia la lucha por liberar el cuerpo físico. La rotura o

separación del Cordón de Plata estimula entonces la conciencia, para evocar y

revivir incidentes que necesitan ser experimentados de nuevo, para enfatizar las

lecciones que pretendían impartir a la persona cuando estaba en el plano físico.

Tras romperse el Cordón de Plata, el espíritu entra en cu cubierta astral. El

proceso normal, para la gente normal, consiste en pasar los siguientes tres días y

medio, tras la muerte, en un estado que podría denominarse como de sueño

profundo o trance de muerte. Durante esas 84 horas, el individuo debería ser

auxiliado con oraciones, pues son de ayuda los pensamientos amorosos dirigidos

hacia sus experiencias iluminadoras en su nuevo estadio vital. Esa actitud, por

nuestra parte, puede liberar a la persona para su propio progreso anímico, durante

el período que sigue inmediatamente a la transición.

Hebreos 9:27 dice que el viaje por el sendero del Juicio no se da ahora en el

espacio. Se produce todo en la conciencia, y el Espíritu vuelve a vivir cada

incidente y cada episodio desde el momento del nacimiento. Ese viaje parece

hacerse en soledad pero, en la actualidad, uno cuenta siempre con la ayuda de un

Maestro.

Para los iluminados, las experiencias post mortem constituyen un viaje

hacia el éxtasis y la Iniciación o salvación. Para los denominados no llamados,

pecadores, es una experiencia llamada juicio. En ese trayecto uno observa toda su

vida, reviviéndola y presenciándola como un panorama de sucesos del pasado. El

Espíritu permanece en el plano terrestre mientras pasa ante su conciencia la

película de todas las imágenes de su memoria. Pero, no sólo está viendo las

imágenes, sino que está tomando parte en ellas. En realidad, uno está aparte,

observándose a sí mismo actuando en el escenario de la vida que acaba de

terminar. Durante ese tiempo, nuestro Espíritu está despierto en el Plano del

Deseo, y el paso de los acontecimientos expone sus deseos personales frustrados.

 

 

 

 
 
 
 


 


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2024 - Gabitos - All rights reserved