Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Fraternalmente unidos
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 General 
 Normas de convivencia en el grupo-- 
 Lee la Biblia aquí! 
 Biblia en Power Point 
 Conoce tu Biblia 
 La Biblia en ocho versiones 
 Recursos Teológicos 
 Estudios biblicos 
 Reflexiones- Hernán 
 Selección de pasajes Bíblicos- por Hernán 
 Biografías de hombres de la Reforma protestante- Por Hernán 
 Arqueología Bíblica (por Ethel) 
 Reflexiones 
 Jaime Batista -Reflexiones 
 Tiempo devocional-Hector Spaccarotella 
 Mensajes de ánimo--Por Migdalia 
 Devocionales 
 Escritos de Patry 
 Escritos de Araceli 
 Mujer y familia- 
 Poemas y poesias 
 Música cristiana para disfrutar 
 Creaciones de Sra Sara 
 Fondos Araceli 
 Firmas hechas-Busca la tuya 
 Pide Firmas 
 Regala Gifs 
 Libros cristianos (por Ethel) 
 Panel de PPT 
 Amigos unidos-Macbelu 
 Entregas de Caroly 
 Regala Fondos 
 Texturas p/ Fondos 
 Separadores y barritas 
 Retira tu firma 
 Tutos 
 Tareas HTML 
 COMUNIDADES AMIGAS 
 
 
  Tools
 
Biografías de la Reforma Protestante: DAVID BRAINERD CON LOS INDIOS ...3ºPARTE
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: Julianhgm  (Original message) Sent: 14/06/2012 21:55
 

EL GOZO DE LA MAÑANA

 (Habiendo pasado por la noche de llanto, llegamos ahora, como nos recuerda Jonathan Edwards, al gozo de la mañana. La oración que prevalece por fin, ha traído su bendición, como la oración de Elías pidiendo lluvia.)

 Crosweeksung, 19 de junio de 1745 He pasado la mayor parte del tiempo, desde hace mas de un año, entre los indios de Forks del Delaware, en Pennsylvania. Durante este período hice dos viajes al Susquehannah para hablar respecto al Cristianismo con los indios que Vivian cerca de este otro río; y no habiendo tenido, al parecer, ningún éxito notable en ninguno de estos dos sitios, mi espíritu estaba deprimido y muy desanimado. Habiendo oído que había cierto número de indios en un lugar llamado Crossweeksung, en Nueva Jersey, a unas ochenta millas al sudeste de Forks, o sea en la confluencia del Delaware decidí hacerles una visita y ver lo que se podía hacer a favor de la cristianización de ellos; en consecuencia, llegué allí el miércoles 19 de junio de 1745. Hallé muy pocas personas en el lugar que visité, y me di cuenta que los indios en estas partes estaban muy esparcidos. Sin embargo, predique a estos pocos que hallé; y me pareció que estaban muy bien dispuestos, serios y atentos, y no inclinados a objetar y discutir, como había ocurrido con los indios en otras partes. Cuando hube concluido mi mensaje, les informé que habiendo solo unas pocas mujeres y niños, les visitaría de buena gana al día siguiente. Al oírlo, ellos mismo emprendieron la marcha y recorrieron de diez a quince millas a fin de dar noticia a algunos de sus amigos ubicados a esta distancia.

 20 de junio Visité y prediqué a los indios otra vez, como me había propuesto. Se habían congregado en gran número por las invitaciones de sus amigos que me habían oído el día anterior. Estos también me parecieron muy atentos, quietos y bien dispuestos como los otros; y ninguno hizo objeción alguna, como los indios de otros lugares acostumbraban a hacer. Hacia la noche prediqué a los indios de nuevo, y tenía mas oyentes que antes.

 22 de junio Hacia el mediodía visité otra vez a los indios y por la noche les prediqué. Hallé mi cuerpo muy fortalecido y fui capacitado para hablar con mucha claridad y calor. El número, que al principio consistía en siete y ocho personas, fue aumentando hasta cerca de treinta, No solo había una solemne atención entre ellos, sino que era evidente que la divina verdad hacia una impresión considerable en sus mentes. Esta fue verdaderamente una tarde agradable para mi. Mientras cabalgaba, antes de llegar a los indios, sentía mi espíritu consolado y mi alma pudo clamar a Dios incesantemente durante varias millas.

 24 de junio Prediqué a los indios según ellos me pidieron y a propuesta suya. El ver a pobres paganos deseosos de escuchar el Evangelio de Cristo me animó a hablar y platicar con ellos, aunque para entonces me sentía débil y mis ánimos estaban agotados.

 27 de junio Visité y prediqué a los indios otra vez, El número había aumentado a unas cuarenta personas. Su atención y respeto todavía continuaban y era evidente un considerable interés por sus almas en gran número de ellos.

 29 de junio Prediqué dos veces a los indios, y no pude por menos de sorprenderme de su seriedad y de lo riguroso de su atención. Vi, según pensé, la mano de Dios de modo manifiesto, y de una manera notable, en el hecho de que hizo provisión para su sustento corporal, a fin de que recibieran instrucciones en las cosas divinas. Pues este día, y el día anterior, solo andando un poco a partir del lugar en que teníamos nuestra reunión diaria, mataron tres ciervos, lo que era una razonable abundancia para sus necesidades, y sin lo cual no habrían podido subsistir juntos para poder asistir a escuchar los medio de gracia de la predicación.



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: Dios es mi paz Sent: 14/06/2012 23:11
 
 

Gracias hermano, es una lección de consagración a Dios. Que duermas bien, Araceli

 


Anuncios:

 
©2020 - Gabitos - All rights reserved