Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Fraternalmente unidos
Happy Birthday Mareli !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 Normas de convivencia en el grupo-- 
 Lee la Biblia aquí! 
 Biblia en Power Point 
 Conoce tu Biblia 
 La Biblia en ocho versiones 
 Recursos Teológicos 
 Estudios biblicos 
 Reflexiones- Hernán 
 Selección de pasajes Bíblicos- por Hernán 
 Biografías de hombres de la Reforma protestante- Por Hernán 
 Arqueología Bíblica (por Ethel) 
 Reflexiones 
 Jaime Batista -Reflexiones 
 Tiempo devocional-Hector Spaccarotella 
 Mensajes de ánimo--Por Migdalia 
 Devocionales 
 Escritos de Patry 
 Escritos de Araceli 
 Mujer y familia- 
 Poemas y poesias 
 Música cristiana para disfrutar 
 Creaciones de Sra Sara 
 Fondos Araceli 
 Firmas hechas-Busca la tuya 
 Pide Firmas 
 Regala Gifs 
 Libros cristianos (por Ethel) 
 Panel de PPT 
 Amigos unidos-Macbelu 
 Entregas de Caroly 
 Regala Fondos 
 Texturas p/ Fondos 
 Separadores y barritas 
 Retira tu firma 
 Tutos 
 Tareas HTML 
 COMUNIDADES AMIGAS 
 
 
  Tools
 
Mensajes De Animo: Vasos rotos
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 4 on the subject 
From: mujervirtuosa8  (Original message) Sent: 13/09/2011 17:30

Vasos rotos

A veces, muchas más de las que queremos aceptar; las disensiones, los enojos, las rispideces surgen tanto en la familia secular como en el mismísimo seno de la Iglesia. Digo: en todo ámbito donde confluyen los seres humanos, con sus distintas formas de pensar, de ver las cosas, de actuar ante las más diversas situaciones. Lamentablemente, esto es cosa común y hasta “normal” dentro de nuestra naturaleza caída fuera del Huerto del Edén.

Es así como las relaciones se deterioran, se van rompiendo. A veces con esfuerzo, con buena voluntad, se logran reconstruir, se consigue reanudarlas razonablemente dentro de una atmósfera sana. Pero es como las heridas. Aunque nos cueste y pese reconocerlo, quedan cicatrices en la mayoría de las situaciones, salvo excepciones; en aquellas en las que un milagro del Señor logra hacer lo que los seres humanos no podemos.

Es como cuando un vaso se rompe. Con esmero y paciencia podemos reunir cada uno de los trozos y pegarlos hasta que quede armado nuevamente. Pero si hay algo irrefutable, es que una vez reconstruido no es más que unos cuantos pedazos pegados. Su aspecto no sólo ya no volverá a ser el mismo, sino que muy probablemente al recibir agua, haya quedado alguna fisura que el pegamento no pudo restaurar y el líquido en mayor o menor medida tienda a perderse.

Las guerras en este mundo han comenzado así, aunque esto parezca exagerado. Una pequeña disensión, un desacuerdo al que no se le dio trascendencia en su oportunidad, generó un ligero resentimiento que con el tiempo fue creciendo y sumando más personas. El resentimiento se hizo colectivo y a la postre fue transformándose en rencor. El rencor dio paso al odio y el odio dio lugar a un acto terrible, adentrándose en un camino sin retorno. Personas contra personas. Grupos contra grupos. Pueblos contra pueblos. Finalmente, países contra países.

En lo cotidiano, estas rupturas son responsables de iglesias divididas, hogares rotos, familias y vidas destruidas. El odio y el rencor han conducido a sufrimientos indecibles, inclusive llevado a la locura a muchas personas. Todo comenzó con un pequeño resentimiento que no se supo atender debidamente en tiempo y forma.

Pensar distinto está bien. No estar de acuerdo, también es una actitud muchas veces sana e inteligente. Pero si ese desacuerdo genera resentimientos, será necesario que le prestemos mucha atención. De nosotros depende que una pequeña chispa sea capaz de encender el fuego del Espíritu de Dios, o genere un incendio devastador.

Tal vez hoy tienes un “pequeño desacuerdo”, una desavenencia quizás sin importancia con tu vecino, con tu pareja, con tu hijo, con tu hermano, con tu compañero de trabajo. Hay una realidad inexorable: si hoy que no es grave ni es urgente, no es atendida como corresponde, serás ese vaso roto y mal pegado.

Alrededor nuestro hay mucha gente “vasos rotos”. Nosotros mismos no estamos excluidos de la posibilidad de serlo. Llevan profundas cicatrices en sus almas, producto de resentimientos. Sus vasos no están restaurados a nuevo, sólo son trozos mal pegados. Muchas personas viven mordiendo una angustia, amasando un dolor convencidas de que eso es perdón.

Dios no sirve su Agua de Vida en vasos rotos ni remendados. Es necesario hoy mismo ir al altar del Altísimo con el vaso roto y entregárselo al Gran Fabricante.

Sólo el milagro de la Gracia Restauradora del Perdón de Dios, es capaz de hacerlo de nuevo.

“Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. Antes sed benignos unos con otros, misericordiosos, perdonándoos unos a otros, como Dios también os perdonó a vosotros en Cristo.”

(Efesios 4:31-32 RV60)

Autor: Luis Caccia Guerra



First  Previous  2 to 4 of 4  Next   Last  
Reply  Message 2 of 4 on the subject 
From: Dios es mi paz Sent: 13/09/2011 17:35
megustaleert.gif picture by lindas_figuras
 
Muy buen mensaje,
lindo verte amiga, ya estaba asustada !
Araceli

Reply  Message 3 of 4 on the subject 
From: Lolis Navarrete Sent: 01/03/2013 04:51

Reply  Message 4 of 4 on the subject 
From: Lolis Navarrete Sent: 07/04/2013 04:59
NUMEROS 6.22 al 26 photo NUMEROS622al26_zpsf49b504e.gif


First  Previous  2 a 4 de 4  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2024 - Gabitos - All rights reserved