Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Fraternalmente unidos
Happy Birthday Alicima !
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Picture Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 General 
 Vista rápida 
 Normas de convivencia en el grupo-- 
 Lee la Biblia aquí! 
 Biblia en Power Point 
 Conoce tu Biblia 
 La Biblia en ocho versiones 
 Recursos Teológicos 
 Estudios biblicos 
 Reflexiones- Hernán 
 Selección de pasajes Bíblicos- por Hernán 
 Biografías de hombres de la Reforma protestante- Por Hernán 
 Arqueología Bíblica (por Ethel) 
 Reflexiones 
 Jaime Batista -Reflexiones 
 Tiempo devocional-Hector Spaccarotella 
 Mensajes de ánimo--Por Migdalia 
 Devocionales 
 Escritos de Patry 
 Escritos de Araceli 
 Mujer y familia- 
 Poemas y poesias 
 Música cristiana para disfrutar 
 Creaciones de Sra Sara 
 Fondos Araceli 
 Firmas hechas-Busca la tuya 
 Pide Firmas 
 Regala Gifs 
 Libros cristianos (por Ethel) 
 Panel de PPT 
 Amigos unidos-Macbelu 
 Entregas de Caroly 
 Regala Fondos 
 Texturas p/ Fondos 
 Separadores y barritas 
 Retira tu firma 
 Tutos 
 Tareas HTML 
 COMUNIDADES AMIGAS 
 
 
  Tools
 
General: ERASEUNA VEZ......
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: Atlacath  (Original message) Sent: 07/12/2019 02:19


Érase una vez un hombre que no creía en Dios. No tenía reparos en
decir lo que pensaba de la religión y las festividades religiosas,
como la Navidad. Su mujer, en cambio, era creyente a pesar de los
comentarios desdeñosos de su marido.

Una Nochebuena en que estaba nevando, la esposa se disponía a llevar
a los hijos al oficio navideño de la parroquia de la localidad
agrícola donde vivían. Le pidió al marido que los acompañara, pero
él se negó.

¡Qué tonterías! -arguyó-. ¿Por qué Dios se iba a rebajar a descender
a la tierra adoptando la forma de hombre? ¡Qué ridiculez!. Los niños
y la esposa se marcharon y él se quedó en casa. Un rato después, los
vientos empezaron a soplar con mayor intensidad y se desató una
ventisca. Observando por la ventana, todo lo que aquel hombre veía
era una cegadora tormenta de nieve. Y decidió relajarse sentado ante
la chimenea.

Al cabo de un rato, oyó un golpazo; algo había golpeado la ventana.
Luego, oyó un segundo golpe fuerte. Miró hacia afuera, pero no logró
ver a más de unos pocos metros de distancia. Cuando empezó a amainar
la nevada, se aventuró a salir para averiguar qué había golpeado la
ventana.

Dos gansos aturdidos yacían al pié de su ventana y en su potrero
descubrió una bandada de gansos salvajes. Por lo visto iban camino
al sur para pasar allí el invierno, se vieron sorprendidos por la
tormenta de nieve y no pudieron seguir. Perdidos, terminaron en
aquella granja sin alimento ni abrigo. Daban aletazos y volaban bajo
en círculos por el campo, cegados por la borrasca, sin seguir un
rumbo fijo. El agricultor sintió lástima de los gansos y quiso
ayudarlos. Sería ideal que se quedaran en el granero -pensó-. Ahí
estarán al abrigo y a salvo durante la noche mientras pasa la
tormenta.

Dirigiéndose al establo, abrió las puertas de par en par. Luego,
observó y aguardó, con la esperanza de que las aves advirtieran que
estaba abierto y entraran. Los gansos, no obstante, se limitaron a
revolotear dando vueltas. No parecía que se hubieran dado cuenta
siquiera de la existencia del granero y de lo que podría significar
en sus circunstancias. El hombre intentó llamar la atención de las
aves, pero sólo consiguió asustarlas y que se alejaran más.

Entró a la casa y salió con algo de pan. Lo fue partiendo en pedazos
y dejando un rastro hasta el establo. Sin embargo, los gansos no
entendieron. El hombre empezó a sentir frustración. Corrió tras
ellos tratando de ahuyentarlos en dirección al granero. Lo único que
consiguió fue asustarlos más y que se dispersaran en todas
direcciones menos hacia el granero. Por mucho que lo intentara, no
conseguía que entraran al granero, donde estarían abrigados y
seguros.

¿Por qué no me seguirán? -exclamó- ¿Es que no se dan cuenta de que
ese es el único sitio donde podrán sobrevivir a la nevasca?.
Reflexionando por unos instantes, cayó en la cuenta de que las aves
no seguirían a un ser humano. Si yo fuera uno de ellos, entonces sí
que podría salvarlos -dijo pensando en voz alta.

Seguidamente, se le ocurrió una idea. Entró al establo, agarró un
ganso doméstico de su propiedad y lo llevó en brazos, paseándolo
entre sus congéneres salvajes. A continuación, lo soltó. Su ganso
voló entre los demás y se fue directamente al interior del establo.
Una por una, las otras aves lo siguieron hasta que todas estuvieron
a salvo.

El campesino se quedó en silencio por un momento, mientras las
palabras que había pronunciado hacía unos instantes aún le resonaban
en la cabeza: Si yo fuera uno de ellos, ¡entonces sí que podría
salvarlos!. Reflexionó luego en lo que le había dicho a su mujer
aquel día: ¿Por qué iba Dios a querer ser como nosotros? ¡Qué
ridiculez!.

De pronto, todo empezó a cobrar sentido. Entendió que eso era
precisamente lo que había hecho Dios. Diríase que nosotros éramos
como aquellos gansos: estábamos ciegos, perdidos y a punto de
perecer. Dios se volvió como nosotros a fin de indicarnos el camino
y, por consiguiente, salvarnos. El agricultor llegó a la conclusión
de que ese había sido ni más ni menos el objeto de la Natividad.

Cuando amainaron los vientos y cesó la cegadora nevasca, su alma
quedó en quietud y meditó en tan maravillosa idea.

De pronto comprendió el sentido de la Navidad y por qué había venido
Jesús a la tierra. Junto con aquella tormenta pasajera, se disiparon
años de incredulidad. Hincándose de rodillas en la nieve, elevó su
primera plegaria:
"Dios... ahora entiendo porqué tuviste que hacerlo"
"Te hiciste hombre... te hiciste uno de nosotros... para salvarnos,
cargaste con nuestros pecados y nos permites entrar en el cielo para
gozar de la vida eterna junto a ti" "¡Gracias Dios!... ¡Muchas
gracias!"
"¡Gracias Señor, por venir en forma humana a sacarme de la
tormenta!".  D/A



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: hectorspaccarotella Sent: 10/12/2019 12:01
"Dios... ahora entiendo porqué tuviste que hacerlo"
"Te hiciste hombre... te hiciste uno de nosotros... para salvarnos,
cargaste con nuestros pecados y nos permites entrar en el cielo para
gozar de la vida eterna junto a ti" "¡Gracias Dios!

... ¡Y de pronto comprendió la Navidad!

Gracias

HÉCTOR

Anuncios:

 
©2020 - Gabitos - All rights reserved