Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

MI MUNDO SOÑADO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
  
  
 ✿BIENVENID@S A MI MUNDO SOÑADO ✿ 
 PANEL GENERAL- 
 -RECUERDOS DE LUCÍA- 
 - PANEL HOMENAJE A CHRISTINE- 
 -TURISMO EN CHUBUT- 
 -POEMAS- 
 -LA LEY DE ATRACCIÓN- 
 -MIEDO A LOS HIJOS- 
  
 -EL PLAN CÓSMICO- 
 -MENSAJES CRISTIANOS- 
 -PANEL DE GRACIELA- 
 -REFLEXIONES DE HERMES- 
 -HORÓSCOPO 2009- 
 -HORÓSCOPO 2010- 
  
 -PASA UNA MUJER- 
 -VALOR ESENCIAL:LA FAMILIA- 
 -HORÓSCOPO CHINO- 
 -HORÓSCOPO CHINO 2010- 
 -OFRECE FIRMAS- 
 -RETIRA FIRMAS- 
 -SALUD- 
  
 -PIDE TU BUZÓN- 
 -ITINERARIO POÉTICO- 
 -ORACIONES- 
 -NUESTROS GIFS- 
 -GUÍA ESPIRITUAL- 
 -SIXTO PAZ WELLS- 
 -MANUAL DE JARDINERÍA HUMANA- 
  
 -AUTOAYUDA- 
 -KABBALAH- 
 -REFLEXIONES- 
 -NEGACIONES Y AFIRMACIONES- 
 -FONDOS LISTOS- 
 -MÚSICA- 
 -DIOS ME HABLÓ- 
  
 -MARIO BENEDETTI- 
 -INTERPRETACIÓN DE SUEÑOS- 
 -COCINA INTERNACIONAL PARA LAS FIESTAS- 
 -CAMBIOS EN LA VIDA DE LAS MUJERES- 
 -REGALOS POR PARTICIPACIÓN- 
 -TUTORIALES- 
 -TU CUMPLEAÑOS- 
  
 -SAN VALENTÍN- 
 -NUESTROS RECUERDOS- 
 -NUESTROS BANNERS- 
 -PRESÉNTATE- 
 -PÁGINAS AMIGAS- 
 -AVISO PARA INTERNET- 
 -NORMAS DEL GRUPO- 
 -MATERIALES- 
 -BUZONES- 
  
 -NUESTROS VIDEOS- 
 -PARA REÍRNOS UN RATO- 
 -NUESTRA COCINA- 
 -RELATOS DE ROBERT FISHER- 
 -PANEL DE CHRISTINE- 
 -PANEL DE MELODY- 
 -MIS POWERPOINTS- 
 -PANEL PARA CONSULTAR- 
 -PANEL DE VERONA- 
  
  
 General 
 
 
  Tools
 
~♥~ Salud ~♥~: ஜ۩۞۩ஜCOLON IRRITABLE:,TRAT/COMPLIC ஜ۩۞۩ஜ
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: MELODY 976  (Original message) Sent: 14/01/2012 05:48

     DEFINICIÓN CAUSAS SÍNTOMAS DIAGNÓSTICO TRATAMIENTO PRONÓSTICO, COMPLICACIONES
    

DEFINICIÓN

Trastorno de la movilidad del tubo digestivo, que puede afectar a todos sus niveles, causando grados variables de dolor abdominal, estreñimiento o diarrea y distensión abdominal después de comer. Los síntomas, por lo general, se desencadenan por stress emocional.

CAUSAS, INCIDENCIA Y FACTORES DE RIESGO

El síndrome del intestino irritable se caracteriza por las alteraciones de la movilidad intestinal; sin embargo, la estructura del intestino es normal. Ocurre más frecuentemente en mujeres, y más entre los 20 y los 30 años de edad. Afecta a 5 de cada 1000 personas. Los factores predisponentes son:

·         Dieta pobre en residuos.

·         Stress emocional.

·         Uso de laxantes.

SÍNTOMAS

·         Dolor abdominal después de comer, se alivia al defecar.

·         Estreñimiento pertinaz, o alternando con diarrea durante al menos 6 meses.

·         Distensión abdominal después de comer

·         Náuseas, vómitos

·         Alteraciones emocionales, depresión.

DIAGNÓSTICO

Es fundamental para su diagnóstico descartar que haya otras enfermedades digestivas que puedan provocar síntomas similares.

El examen físico y los tests practicados (tacto rectal, rectoscopia, colonoscopia, estudios de laboratorio, estudios de las heces) no revelarán ninguna anormalidad.

El diagnóstico diferencial incluye una gran variedad de procesos que pueden afectar al intestino. Aunque el médico diagnostique este síndrome, ello no debe impedir que mantenga sus sospechas de posibles enfermedades intercurrentes.

TRATAMIENTO

El objetivo del tratamiento es aliviar los síntomas. Los cambios en la dieta pueden ayudar a algunos pacientes, aunque no hay una dieta aplicacable a todos. Las medidas más prácticas son una dieta rica en fibra, ejercicio regular y otras medidas para disminuír el stress emocional, y en algunos casos, fármacos anticolinérgicos (tipo Buscapina).

PRONÓSTICO Y COMPLICACIONES

El síndrome del intestino irritable puede ser una alteración de muy larga evolución -incluso de por vida-, pero en general se alivia sin problemas con el tratamiento. No tiene complicaciones mayores.

Síndrome de colon irritable

Por el Dr. Santiago Santamaría Pliego

La causa del síndrome de colon irritable (SCI) es desconocida, pues al parecer no se ha encontrado etiología anatómica alguna. Si bien los factores emocionales, la dieta, los fármacos o las hormonas pueden desencadenar o agravar la elevada motilidad gastrointestinal, algunos pacientes presentan trastornos de ansiedad, particularmente de pánico, y problemas de somatización; sin embargo, el estrés y los conflictos emocionales no coinciden siempre con la aparición y la recurrencia de los síntomas. Es más, algunos afectados por SCI parecen tener aprendida una conducta de enfermedad desviada; es decir: tienden a expresar un dilema anímico mediante síntomas del sistema digestivo, habitualmente dolor abdominal.

Síntomas y signos

El síndrome de colon irritable tiende a iniciarse entre la segunda y tercera décadas de la vida y a causar sintomatología que recurre en períodos irregulares, siendo raro que comience al final de la edad adulta. Las molestias suelen producirse durante la vigilia y excepcionalmente llegan a despertar al paciente por la noche; debe señalarse que casi siempre son desencadenadas por el estrés o la ingestión de alimento. Las características del SCI son: dolor que se alivia con la defecación, un patrón alternante de los hábitos intestinales, distensión abdominal, presencia de moco en las heces y sensación de evacuación incompleta. Cuantos más síntomas existan, tanto más probable es que el individuo presente esta patología.

Por lo general, el carácter y la localización del dolor, los factores desencadenantes y el patrón defecatorio son distintos en cada paciente. Las variaciones y desviaciones de los síntomas habituales pueden indicar una enfermedad orgánica intercurrente y deben investigarse minuciosamente. Las personas afectadas pueden manifestar también síntomas extraintestinales, como fibromialgias, cefaleas, dispareunia o síndrome de la articulación temporomandibular.

Se han descrito dos tipos clínicos principales de síndrome de colon irritable, de acuerdo a si la sintomatología presenta predominio de estreñimiento o de diarrea. El primer caso es el más frecuente y en éste los hábitos intestinales varían. La mayoría de los pacientes tienen dolor al menos sobre un área del colon, asociado con constipación periódica que alterna con una frecuencia de deposiciones normal, y donde las heces suelen contener moco transparente o blanco. La dolencia es o bien de tipo cólico, que se presenta en salvas, o bien una molestia sorda continua que suele aliviarse con la defecación. Los síntomas se desencadenan frecuentemente con las comidas, pudiendo producirse plenitud, flatulencia, náuseas, dispepsia y pirosis.

El SCI con predominio de diarrea se caracteriza por una urgencia apremiante de evacuar al levantarse por la mañana o bien al comer o inmediatamente después de ello, siendo raro que esta necesidad se presente de forma nocturna. Es habitual sentir dolor, sensación de plenitud y urgencia rectal, que puede cursar con incontinencia. La defecación líquida indolora no es normal, y debe inducir al médico a considerar otras posibilidades diagnósticas como la mala absorción y la diarrea osmótica.

El diagnóstico de SCI se basa en los patrones intestinales característicos, así como el momento y el carácter del dolor y en la exclusión de otros procesos patológicos por medio de la exploración física y las pruebas diagnósticas de rutina. Se han elaborado parámetros estandarizados para este padecimiento, por ejemplo: los criterios de Rome incluyen dolor abdominal que se alivia con la defecación y un patrón variable de alteración de la frecuencia o forma de las deposiciones, meteorismo o moco. La clave para el diagnóstico es una eficaz elaboración de la historia clínica, lo cual requiere prestar atención a la explicación dirigida pero controlada de los síntomas presentes, a la trayectoria de la enfermedad actual, a los antecedentes médicos, a la historia e interrelaciones familiares y a las referencias farmacológicas y dietéticas. También es importante la interpretación que se le dé al paciente sobre sus problemas personales, así como del estado emocional global que presenta. La calidad de la interacción entre el enfermo y el doctor es la clave de la eficacia diagnóstica y terapéutica.

En la exploración física, los pacientes con el SCI parecen generalmente estar en buena salud. La palpación del abdomen puede revelar dolor a la presión en el cuadrante inferior izquierdo, asociado a veces con un colon sigmoide palpable y sensible a la presión. Debe realizarse un tacto rectal sistemático en todos los enfermos y una exploración pélvica en las mujeres.

Asimismo, debe llevarse a cabo el examen de las heces para descartar sangre oculta (con preferencia en series de 3d). Rara vez está indicado realizar una exploración de rutina para buscar huevos y parásitos, ni tampoco cultivar las heces, salvo que lo aconseje el hecho de haber realizado un viaje reciente o la presencia de síntomas. Por otra parte, es necesaria una proctosigmoidoscopia con un instrumento de fibra óptica flexible, aunque se debe saber que la introducción de éste y la insuflación de aire suelen provocar espasmo intestinal y dolor.

El patrón mucoso y vascular en el SCI suele ser de aspecto normal, y en los pacientes con diarrea crónica, particularmente en mujeres mayores, la biopsia de la mucosa puede excluir una posible colitis microscópica, que puede presentarse con dos variantes: una colagenosa, que se observa en la tinción ticrómica en forma de aumento de deposición de colágeno en la submucosa; y una linfocitaria, caracterizada por un incremento del número de linfocitos en la mucosa. La edad media de presentación de esos trastornos es de 60 a 65 años, con predominio femenino y con una presentación consistente en diarrea acuosa sin sangre. El diagnóstico puede hacerse mediante biopsia de la mucosa rectal.

La exploración de laboratorio debe incluir recuento de células sanguíneas, VSG, un perfil bioquímico de 6 y 12 canales (mediante analizador secuencial múltiple) con amilasa sérica, análisis de orina y hormona tiroestimulante. La ecografía abdominal, el estudio con enema de bario, la esofagogastroduodenoscopia o la colonoscopia pueden emplearse de manera selectiva en función de la historia, el examen físico, la edad del paciente y las evaluaciones de seguimiento. Sin embargo, estos recursos deben emprenderse sólo si los estudios menos invasivos y menos costosos revelan anomalías objetivas.

El diagnóstico de SCI nunca debe excluir la sospecha de enfermedad intercurrente, pues los cambios en la sintomatología pueden indicar otro proceso patológico. Por ejemplo, pueden tener importancia clínica un cambio en la localización, el tipo o la intensidad del dolor, la modificación de los hábitos intestinales (estreñimiento y diarrea o viceversa) y nuevos síntomas o molestias como evacuaciones líquidas nocturnas. Otras señales que requieren investigación son: presencia de sangre fresca en las heces, pérdida de peso, dolor abdominal muy intenso, distensión anormal del vientre, esteatorrea o heces perceptiblemente malolientes, fiebre o escalofríos, vómitos persistentes, hematemesis, malestares que despiertan al paciente del sueño (por ejemplo, dolor y necesidad imperiosa de defecar) o un empeoramiento constante y progresivo de los síntomas.


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved