Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Secreto Masonico
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 EL SECRETO DE LA INICIACIÓN 
 Procesos Secretos del Alma 
 Estructura Secreta del Ritual Masónico 
 Los extraños Ritos de Sangre 
 Cámara de Reflexiones 
 
 
  Tools
 
General: Política y Masonería
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 23/03/2018 18:24

Política y Masonería

Algo que llama la atención a Masones y No Masones , es la gran cantidad de personajes de la política que han pasado por la Masonería, o mejor dicho se han formado en Masonería, personajes de gran talla como  los Masones Benito Juárez, George Washington,   Giuseppe Mazzini, José Martí, Simón Bolívar solamente por citar algunos,  y luego de esto, se sostenga que en Masonería no se argumenta el tema político, no imaginamos a ninguno de ellos guardándose en logia de no tocar el tema político.

Me centraré en este comunicado esencialmente en un tema: la política en masonería que, más que otros temas, implica e impone un enfoque cauteloso y profundo sobre la necesidad de diferenciar entre el compromiso político y el masónico, y donde separar y en donde justamente abordar o vincular a ambas. Esta Idea, sin embargo, sólo puede representar un llamado a la reflexión.

Donde debemos separar a la Masonería de la Política es que la Masonería jamás será considerado un partido político, pero si el precursor de la gran mayoría  estos; en Logias masónicas jamás se hará ni proselitismo político ni proselitismo religioso.  Otro punto es que los masones a nombre de la Masonería apoyen a un candidato. Otro punto es que la Masonería no deberá ser considerada preferente a una línea política en particular ,  ni de derechas, ni de izquierdas ni de centro, ni pro-monárquica,  ni anarquista, ni sinarquista , y mucho menos de alguna corriente política funcional a alguna religión.  A  la Masonería se le ha vinculado con la política liberal, pero entiéndase esta como una política neutral, punto central donde convergerían todos los masones en Logia , todo por el bien de la Humanidad y su progreso, pero el liberalismo masónico en este caso es más una ideología más filosófica que política.  

 

Como podemos ver claramente dentro de logia hay una política, entiéndase política  como una Ciencia que trata del  cómo gobernar  y cómo organizarse en sociedad, especialmente de los estados , instituciones y grupos humanos, y la masonería es un grupo humano, todo con la finalidad de un desarrollo armónico dentro de Logias, en Logia se nos otorgan una serie de Herramientas y directrices  que, que al hacer uso de ellas nos orientan a la sana convivencia, que pueden ser tanto utilizados para nuestro crecimiento Masónico y Profano. Muchos consideran a las Logias masónicas como unos Micro – Estados, con gobiernos autónomos , determinadas por directrices políticas, y que estos fueron y son los modelos de los que se tomaron para crear las Naciones que hoy conocemos,  por lo tanto cada logia es un laboratorio político.  Tantos serían los temas que podrían desarrollarse en una Logia como el masón en lo personal  guste, siempre llevándose con respeto, el respeto es el instrumento que usaría la Masonería llevar las cosas en Paz, la Masonería por tanto tratando de diferenciarse  del uso en la vida profana usa causes más míticos, por lo tanto usa rituales y formulaciones un tanto o un mucho más sublimes, por ello cuando se trata un tema político en logia se trata de llevar a estos niveles se solemnidad profunda, pero debo admitirlo que en algún momento cuando se toca un tema político o religioso durante   la sesión masónica  tenida se puede evitar se acaloren las cosas, y haya frontales  choques ideológicos, y es como si esto de la política o la religión estuviera enraizado en alguna capa cerebral primitiva , en la región “R”  de Reptil ,o Reptiliana   . La importancia del razonamiento en tales puntos es una oportunidad que el Francmasón se auto –observe a la vez que observe y analice a los demás. Habiéndonos  así en Logia dado herramientas de trabajo que, además de tener un importante valor simbólico en nuestro recorrido masónico y una cierta conexión con la vida cotidiana, no pueden dejar indiferente al masón, que debe hacerse la pregunta sobre las relaciones y diferencias entre el trabajo masónico y la vida profana. Dado que las distinciones precisas y determinantes deben descartarse a priori, en cualquier caso debemos preguntarnos cuáles son los límites que dividen estos dos aspectos que impregnan la vida de cada uno de nosotros; aspectos tan profundamente diferentes pero tan íntimamente conectados. Hoy vemos a muchos hábiles personajes de la política y de los medios de comunicación, manejando a su antojo a las masas , y sacando con ello las mejores tajadas del pastel, sin importarles el bienestar humano en lo más mínimo. Y es cuando los masones debemos oportunamente salir a la escena a advertirle al pueblo de los enormes riesgos de que se desborden los fanatismo políticos.  

 

Recuerden que la Masonería es una de las instituciones más antiguas del Mundo , y claro no se remonta sólo a 300 años y para tratar de dar una respuesta a esto, uno podría tomar prácticamente cualquier aspecto del pensamiento masónico, ya que en Logia no nos limitamos a valores teóricos de apoyo, sino que trabajamos para que, concretamente, la humanidad entera pueda disfrutar de Libertades Reales. Uno podría preguntarse, por ejemplo, sobre las conexiones o diferencias entre el concepto de Hermandad Masónica y el de la fraternidad civil, sobre la Tolerancia Masónica y la proclamada “entre comillas” “tolerancia religiosa” o sobre la igualdad Masónica y los sistemas legales de un estado que codifica igualdad y paridad de tratamiento entre ciudadanos. Confundir estos conceptos significaría distorsionar la masonería de sus verdaderos fines. Ya que el Estado y la Religión solamente se basan es supuestos; mientras que en Masonería las cosas son Reales, como diría Gurdjieff “El Mundo es Real sólo cuando Yo Soy”

 

Lo Moral y lo político

Hoy 23 de Marzo hace unas horas escribí en facebook

“Esa idea de que en masonería no se hablara ni de Religión ni de Política, fue la jugada perfecta del Clero , y de los Monarcas Europeos que usaron al religioso James Anderson allá por 1729 para reglamentar a la Masonería, cuando se dieron cuenta del peligro que representaba la masonería para sus intereses . Hoy está idea de que Los Masones no traten ni de Política ni de Religión se sigue manteniendo para los mismos efectos . La masonería siempre se mantiene infiltrada por clérigos y agentes políticos, y una de sus consignas es aparte de espiarnos, es de seguir manteniendo viva esa idea de que en masonería no se traten temas ni políticos ni religiosos , todo con el único fin de que no se elaboren cambios en la estructura política o religiosa . No quieren se gesten otros Simón Bolívar, ni otros Juárez, ni más José Martí”

Como apuntaba ya en las Constituciones de James Anderson había una prohibición expresa de hablar de política en las Logias. Históricamente, rechazar la política, separarla de la moralidad, buscar la virtud, significaba también para los masones y sobre todo poder emitir un juicio y emitir un veredicto sobre el sistema político que, en el momento del nacimiento de la francmasonería especulativa, era predominantemente absolutista. En estas circunstancias, profesar ciertos valores significaba, en consecuencia, presagiar una nueva forma de hacer política. De ahí la preocupación en el frente masónico de mantener, en la medida de lo posible, una separación de la moral religiosa alejada  de la  política. Tanto es así que la gran mayoría  de los masones ya con décadas en Logia son unánimes en afirmar que una de las razones para perseverar con el secreto masónico fue también mantener la distinción entre moralidad religiosa bastante alejada de la  política mundana, separando la actividad de la Logia del mundo exterior y pudiendo ejercer libremente el juicio. Y respeto  al mundo de la política. La Experiencia  nos enseña que el secreto masónico no ha sido capaz de hacer al francmasón un ente alejado de la  política mundana.

 

En particular, durante el período de la Ilustración hubo un estallido de la política en las Logias Masónicas, teniendo en cuenta que los profundos cambios políticos y sociales, típicos de aquellos tiempos, encontraron estímulo y aguaza en los valores masónicos, y algo así se está notablemente gestando en este Siglo XXI. Este cambio histórico particular podría, a primera vista, parecer coincidir con un período floreciente y positivo para toda la Francmasonería. En realidad lo que advierto viene, y con razón, para coincidir con un momento de profunda crisis Mundial,  noto  un resurgimiento de nuevos hermanos  masones  más activos en la Orden Masónica, y tanto igual en el plano político. Y esto debe hacernos reflexionar. En aquellos años, el espacio masónico estaba cada vez más dominado por el discurso político y se estaba convirtiendo tanto para los masones como para los observadores externos, en el terreno privilegiado de la confrontación entre las diferentes fuerzas del partido, lo mismo esta sucediendo hoy. Enfrentados con las inevitables laceraciones internas  y lo que esta situación conllevaba en las Logias, los entonces Francmasones hicieron preguntas sobre la naturaleza y el propósito real de la Masonería, exactamente lo mismo pasa hoy. Luego del Periodo de la Ilustración más tarde, y con la evolución del estado, que culminó con las revoluciones fruto de la Ilustración, que condujeron a la formación de sociedades más  progresistas  posteriores a la Ilustración, el debate político se desplazó como siempre de las Logias a las nuevas estructuras externas.

 

En los años revolucionarios, los masones alrededor de año 1789 elaboraron Logias que habrían  sido colmenas políticas esencialmente impulsoras de los necesarios cambios, sin tener, sin embargo, un reflejo o impacto  inmediato en la vida institucional y, cuando se notó el acercamiento a la revolución, la transferencia neta del debate políticos fuera de las Logias en las que permanecieron sólo aquellos que debieron seguir trabajando para la defensa y preservación de la verdadera Masonería vinculada a la Tradición Esotérica.

Todo en el Universo en Cíclico, lo mismo las sociedades , lo mismo las Logias, y este periodo revolucionario claramente se está gestando en Latinoamérica.

Este comunicado masónico algo extenso , espero que no sea una digresión histórica excesivamente aburrida,  pero sirve para decir que puede considerarse no incorrecto, pero ciertamente reductivo, pensar que la prohibición de hablar sobre política en la Logia está dictada no es  únicamente por la necesidad de evitar posibles enfrentamientos de opinión, eso ya lo deje claro párrafos arriba. Razonar sobre esta prohibición en particular significa, para el masón, comprender la necesidad de investigar y cuestionar la diferenciación entre la masonería esotérica y la masonería exotérica (política), en las tareas que el francmasón debe realizar en la logia frente a su eventual compromiso civil y político externo. El peligro de confusión y superposición, debido a la distinción insuficientemente ponderada entre la masonería y la política, es concreto e importante. Concretamente, si consideramos las diversas reglamentaciones y estatutos que rigen a nuestra Orden y que a menudo se refieren a conceptos tales como la patria, la bandera, el himno nacional, las leyes que la rigen, la lealtad al estado, etc algo que vemos mucho en Logias,  bueno al menos en logias mexicanas, de las logias de otras naciones debo admitir ignoro sus usos y costumbres,  pero creo esto de vincular a la Masonería Mexicana con la Lealtad a la Patria es un factor que ha provocado que la masonería mexicana este tan politizada . Es importante destacar que una mala interpretación de lo que es la masonería , o peor aún, de una combinación inadecuada de conceptos, dificultaría la comprensión de los propósitos y propósitos de la masonería. Una pregunta adicional surge. ¿Qué sentido tiene hoy la prohibición del debate político en Logia ante la evolución histórica de nuestra sociedad y el logro de un estado secular en el que existe una separación de poderes, los derechos de igualdad personal, la libertad de culto, etc.? ¿Cómo debe leerse y entenderse el compromiso político del Mason? El Masón ha asumido principios democráticos, los ha aceptado, y los defiende. Pero esto no significa en absoluto que la francmasonería se pueda comparar con la Política mundana. La masonería no tiene nada que ver con la organización política o civil de un estado, cualquiera que sea, ni siquiera si el estado está gobernado por instituciones democráticas que son similares a nuestros valores. La naturaleza de la Francmasonería es, y debe permanecer esotérica , mixtica , diáfana, inmaculada, pura y sin mancha, pero tampoco la masonería debe convertirse en un monasterio con gente enclaustrada a 4 paredes y alejada del mundo exterior  , la masonería es una Sociedad Iniciadora de Ideas. Precisamente por esta razón, la Francmasonería, como tal, no puede y no debe proponer ninguno de esos objetivos a los cuales cualquier asociación activa está dedicada a la sociedad secular que logra objetivos políticos o, peor aún, partidistas. Pero, no por todo lo anterior el libre  análisis del tema político es logia debe de prohibirse, es más debe de considerarse necesario, claro como cualquier otro análisis se promueva en Logias, como el tema Científico, el Artístico, el Esotérico, el Religioso , el Económico etc.  

 

 

El objetivo de la Masonería es trabajar por el Bien de la Humanidad. De lo contrario, sería tan vano y vacío que la mujer virtuosa, el hombre virtuoso lo rechazarían en lugar de adherirse a él. El objetivo es lograr el bien universal, desvinculado de las culturas unilaterales, buscando la dimensión universal del ser humano, rompiendo con los conceptos dogmáticos, buscando la unión de todas las fuentes de la intuición del hombre, de manera transversal. Esto y ningún otro debe ser el propósito de la Francmasonería. Pero esta finalidad, el bien universal, es tan vasta que también se puede lograr en muchos otros caminos; entre ellos el bullicio entre los hombres, el interés en los asuntos públicos y, entre muchos, incluso la política.

 

La necesidad de mantener una clara separación entre la masonería y la política mundanal se deriva de la diferencia en el propósito. Para el francmasón, y en sus ojos, todas las leyes y ordenanzas de su Estado, la realidad en la que vive y su cultura, siempre deben referirse a toda la raza humana y solo por esta razón tienen un valor y un significado para él. La Patria puede entenderse como la patria de toda la humanidad, o al menos como una parte de la humanidad. Lo mismo se aplica a la familia cuyo concepto debe ser elevado y entendido como un concepto universal. Para el Masón ya con años en Logia la masonería , se convierte, en virtud de su pensamiento universal y solemne. Su cosmopolitismo se manifestará a través de la actividad más poderosa, incluida la política, que, sin embargo, siempre debe distinguirse del camino iniciático que sigue. El francmasón sabe que las leyes y las constituciones, aunque limitadas, son mejores que nada. La Francmasonería es universal, profesa valores universales que, como hemos visto, no coinciden en particular con un partido político, sesgados por definición, ciertamente útiles y necesarios, pero ciertamente diferentes de lo que debe ser la Francmasonería. Esto tiene la consecuencia de que no hay diferenciación entre los francmasones activos en política y los masones que no lo son, que pueden encontrar un lugar en los discursos de Logia. Es necesario garantizar que las referencias directas a cuestiones políticas no menoscaben el trabajo de Logia. Si lo desea, también podría extender el mismo razonamiento a la religión, pero no entraré en el tema por la delicadeza y complejidad del tema, lo dejare para otro comunicado. El hecho es que nuestra cultura y nuestra forma de pensar son casi antitéticas a una visión universal de la vida y del hombre, que es, por el contrario, típica de la masonería.

 

La elección del debate en Logia sobre la religión y la política deben considerase  como áreas meramente cognitivas, pero sobre las cuales uno no puede tomar posición, de cualquier modo debe ser lo menos aventurado. Por lo tanto, estas prohibiciones y su respeto deben meditarse, razonarse y entenderse, y no reducirse ni modificarse a voluntad. La política es el diálogo, pero sobre todo la búsqueda del consenso, respetando las opiniones de los demás, en una decisión, en una resolución, en una idea que incluso las minorías deben respetar según los principios democráticos asumidos.

 

Como se dijo, por esta razón la Francmasonería ha asumido los principios democráticos, pero también ha decidido militar en una Orden que no tiene nada en común con la organización política. Y cada masón debe tomarlo en cuenta en los discursos y posiciones que tomará en la Logia, siempre teniendo en cuenta la respuesta que dio cuando le preguntaron si pensaba que era un hombre libre.

 

 

Nunca debemos olvidar cuáles son las piedras angulares destinadas al edificio masónico, la trascendencia e introspección, el refinamiento espiritual del hombre que esperamos lograr. »En mi opinión, la conciencia de tener que reanudar, reevaluar y razonar sobre estos principios fundamentales que son uno de los desafíos que la Francmasonería debe recoger  en este siglo XXI porque representan el camino hacia un conocimiento global y una visión cada vez más global de grandes ideas del mundo. Porque el hombre, cuyo propósito es su aculturación y profundización espiritual, puede volverse más libre y así proporcionar su contribución al bienestar general.

El Francmasón Kipling ya había entendido todo esto, en su famosa historia "El hombre que quería ser rey", había abordo el riesgo de mezclar el poder de  política mundana con el Gran Poder de la Masonería , y de que la idea de una masonería al servicio del Estado era muy  inadecuada , concluyendo con una advertencia a todo masón de los riesgos terribles de mezclar política con Masonería. Pensemos a esto en dos francmasones  Benito Juárez y George Washington , hombres de política y de masonería , y nos preguntamos cómo lograron mezclar ambas cosas , hay varios puntos, número uno era una época y una razón muy específica , número dos eran masones de un nivel de consciencia superior , o número tres , supieron separar hábilmente el mundo masónico del mundo político.   

 

En nuestra realidad, la advertencia del Francmasón Kipling debe ser recogida en el sentido de distinguir clara y firmemente el trabajo masónico del compromiso político, al mismo tiempo que respalda con igual claridad y firmeza que los conceptos no son  totalmente excluyentes, obviamente están conectados, pero deben distinguirse y no deben confundirse. Un francmasón que hace política usará las herramientas que le ha dado la democracia y le dará un buen uso a lo que es la enseñanza masónica, pero el compromiso en política no debe entenderse perfectamente.

 

Debo concluir este comunicado masónico con que siempre debemos tener en cuenta que,  que la dualidad que distingue nuestra vida y que encuentra simbólicamente expresado en las dos columnas en umbral del Templo, brinda al francmasón la oportunidad de superar este dualismo profano, siguiendo el ajedrezado camino medio de la vida, manteniendo tanto como sea posible nuestra  mirada fija en una Meta superior representada en el Oriente del Templo.

 

 

 

 

Alcoseri  



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 27/03/2018 20:19


 
©2021 - Gabitos - All rights reserved