Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Secreto Masonico
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 EL SECRETO DE LA INICIACIÓN 
 Procesos Secretos del Alma 
 Estructura Secreta del Ritual Masónico 
 Los extraños Ritos de Sangre 
 Cámara de Reflexiones 
 
 
  Tools
 
General: De Göbekli Tepe a la Masonería actual
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 15/07/2019 16:48

De Göbekli Tepe a la Masonería actual

Göbekli Tepe, el ahora tan famoso templo de piedra ubicado en el sudeste de Turquía, hasta ahora el más antigua construcción humana encontrada, fue erigido por un pueblo olvidado hace mucho tiempo que no dejó rastros de escritos o registros formales. Nadie sabe cómo los constructores originales llamaron a tal obra, ni siquiera cómo se nombró a esta comunidad.  Los arqueólogos consideran como probables las fechas de construcción fue   hace cerca de 11, 600 años  A. C. Misteriosamente, todo este complejo de piedras, columnas y esculturas fue deliberadamente enterrado sobre el 8000 a. C, este templo tan remotamente antiguo ha revolucionado la comprensión del Neolítico euroasiático.

 

No hay tal cosa igual en ninguna parte, solamente de pensar en una fecha tan lejana me da vértigo,  fue miles de años antes de Stonehenge, antes de las pirámides egipcias, o de los zigurats en Caldea . Fue construido antes del surgimiento de cualquier ciudad o civilización en Europa o la propia Asia, el desarrollo de la escritura y mucho antes de que cualquier estado, reino o rey se hubiera establecido. Quién habría diseñado tal estructura, cómo y por qué son algunas de las preguntas que fascinan a todos. Representa todo un gran enigma.

 

Testigo concreto de un pasado místico, lleno de misterios, Göbekli Tepe fue el escenario de complejas ceremonias y elaborados ritos mistéricos, así lo demuestran sus relieves, simbolizando animales. Al integrar varios elementos conceptuales en el mismo proyecto, los maestros de la construcción demostraron tener un dominio completo en las ciencias de la arquitectura, la geometría y la astronomía, mucho antes del estallido de las culturas egipcia y mesopotámica o de Europa. Algunos conceptos matemáticos, como el valor de Pi, que se establecería 10, 000 años después por Pitágoras, se utilizaron en el diseño original. También incorporaron, con la ayuda de los sacerdotes, valores simbólicos que formarían la base de varios sistemas religiosos y doctrinales.

 

Los estudios arqueológicos recientes comienzan a aclarar lo que estaba ocurriendo en las mentes de los antiguos habitantes de la región al construir una obra tan imponente, una de las manifestaciones más significativas de la capacidad humana para expresar ideas a través de edificios. Lo que surge de este conjunto de descubrimientos comienza a intrigar a los espíritus de los adeptos modernos de las prácticas esotéricas masónicas. Al desentrañar algunos de los secretos enigmáticos de Göbekli Tepe, nos damos cuenta de que hemos ingresado en un universo rico en elementos arquetípicos y mitológicos, creados para desentrañar algunos de los laberintos psíquicos más tortuosos del alma humana.

 

Increíblemente, gran parte de lo que ha aparecido parece familiar. La antigua doctrina y la liturgia de esta era parecen reverberar solemnemente en varios aspectos de nuestras sesiones rituales masónicas  del presente siglo XXI, estableciendo una forma inesperada de conexión mística con nuestra Masonería. Tal fenómeno sugiere que el simbolismo masónico contemporáneo y el universo mágico de la Turquía ancestral serían partes de la misma ciencia, de la misma alquimia misteriosa que, habiendo surgido en una época remota, permanecería viva y operativa hasta el día de hoy. En Göbekli Tepe podemos apreciar las dos clásicas columnas al centro del edificio , si esas tan clásicas en los templos masónicos.

 

Esta poderosa idea nos asalta, somos nosotros los modernos masones los herederos de esa milenaria magia de Göbekli Tepe, que contorsiona las dimensiones del tiempo y el espacio de la tradición histórica de nuestra Masónica Fraternidad Sublime, representa un capítulo más para romper en nuestro largo viaje de aprendizaje.

En los albores del hombre, cuando las grandes cuestiones de la existencia florecieron, el espíritu indomable de los primeros pensadores alentó el estallido de una revolución creativa que marcaría a la Humanidad para siempre. Una nueva forma de ver el universo, como algo más que una mera realidad visible, se cristalizó en las mentes de los poderosos magos del pasado. Esta perspectiva innovadora de la realidad condujo a la aparición de magníficas obras, en el intento de elaborar concretamente estos dramas que comenzaban a afligir el alma humana. Así surgieron los primeros templos, las primeras catedrales.

 

La palabra "templo" se deriva del latín templum. Se refiere a un edificio dedicado al servicio religioso o trascendental. Se define este concepto de una manera similar, como el lugar donde se adora a una deidad. Los egipcios los consideraban las "mansiones de los dioses" o los lugares mortuorios, cuando se dedicaban a los antepasados.

 

En sus inicios eran espacios cerrados entre bosques o cuevas. En este período, los pensadores tenían solamente la bóveda celeste arriba, las doce constelaciones como columnas de apoyo a su alrededor, la hermandad en el corazón, el infinito en las mentes y una inquietud agonizante que clama por la plena comprensión de los mundos: lo visible y lo oculto.

 

En la siguiente fase, con la mejora de las técnicas arquitectónicas, los masones ancestrales comenzaron a construir las primeras estructuras dedicadas exclusivamente a los cultos. Surgieron obras complejas, en las que la realidad natural que rodeaba los templos en el bosque fue representada por alegorías, metáforas y una serie de símbolos que aún interactúan activamente en nuestro subconsciente.

 

Los templos, como entidades físicas, y los símbolos, como instrumentos y métodos para el desarrollo de las obras, se convirtieron en figuras inseparables en este proceso de mejora personal y filosófica que proponemos desde el momento en que llegamos a integrar una sociedad esotérica. Esta conjunción es evidente en las fraternidades más antiguas, como el orden de los antiguos misterios de los esenios, las sacerdotisas de Inanna en Sumer, las Tesmoforias de Demeter en Atenas, las vestales de Roma e incluso en el enigmático orden de Melquisedec, o los hechiceros aztecas con Quetzalcóatl . Donde encontramos signos de la existencia de uno de estos elementos, seguramente el otro estará plasmado  en el mismo cuerpo humano , aunque a veces no percibimos su presencia de inmediato.

 

En el caso específico de los Templos Masónicos, que son los espacios consagrados en los que se desarrollan nuestras Sesiones o Tenidas, tal magia ciertamente está presente. Estas estructuras arquitectónicas, dedicadas a los grandes misterios, permiten una identificación personal de los iniciados con todo el simbolismo existente allí, estableciendo una simbiosis que transforma las metáforas en reflejos de nuestra propia persona como seres que se cuestionan a sí mismos y a toda la existencia.

 

Las figuras simbólicas que operan entre las columnas de los templos masónicos son poderosas herramientas psíquicas que nos guían en nuestro largo aprendizaje, el llamado viaje en busca del autoconocimiento. Sólo sabiendo exactamente quiénes somos podemos esperar entrar sutilmente en el mundo oculto, buscando a tientas los significados de los grandes misterios esotéricos masónicos, tales como la sabiduría de las religiones primordiales, los secretos del mundo perdido, la comprensión de la primera trinidad, la búsqueda de la palabra perdida, la búsqueda del Secreto Masónico, la búsqueda de Enigma de las grandes diferenciaciones y así sucesivamente. Los templos con sus signos representan nuestra psique, los cuatro planos del universo que representan el principio, el medio y el final de todo.

 

Hoy en día, los templos masónicos son más conocidos por las clásicas fachadas grecorromanas y los elementos típicos que las adornan, como las dos columnas dóricas que están a las afueras de las grandes logias. Estas entidades, indispensables para el desarrollo del Arte Regio, están compuestas por dos elementos fundamentales, distintos en forma pero unidos en la misma esencia mística. El primer elemento está representado por la construcción en sí, con el mobiliario , los arreos masónicos, los utensilios, las instalaciones y toda la gama de formas concretas que forman esta mitad inicial, llamada la parte física. Al ser una construcción elaborada, con detalles arquitectónicos y ornamentales específicos, presenta un valor estético-cultural al que todos pueden acceder. Un profano, entrando a este lugar, capturará exactamente estas sensaciones, pero solamente  con sus cinco sentidos, y nada más.

 

El segundo elemento, por otro lado, no está disponible tan fácilmente.  El simbolismo de nuestros templos masónicos deja sólo los visitantes ocasionales no masones más dudas que certezas, y es que muchas logias abren hoy sus puertas al mundo y siempre han existido tenidas blancas o sesiones masónicas donde los no masones pueden estar presentes, al igual que en ciertas tenidas fúnebres. Sólo aquellos masones iniciados en los misterios más sagrados pueden captar tales invisibles emanaciones.

Hablamos de ese poderoso algo intangible que complementa la estructura de las piedras y el cemento. Es la percepción sutil, el sentimiento, de ese egregor, esa  la energía que va más allá de los sentidos básicos. Como mensajes subliminales, provoca  nuestro lado más profundo e inconsciente, haciendo de nuestro viaje a través de los caminos del Arte Sublime Masónico una experiencia única e irreversible como un proceso de transformación interior. Esta capacidad mística, llamada por algunos de la espiritualidad esotérica, sólo aparece en las almas de aquellos que verdaderamente entienden el significado de la simbología utilizada en las Logias Masónicas. Cada verdadero Masón, al entrar en el Templo, independientemente del rito practicado, siente el contacto trascendental con este universo paralelo, que opera con toda fuerza y ​​vigor entre las Columnas del Templo Masónico. Los iniciados legítimos saben que más allá del universo sensible y los símbolos que iluminan nuestros edificios, hay algo más que va más allá de lo que nuestra vana filosofía imagina, como solía decir Shakespeare: “hay más cosas en el cielo y en la tierra, Horacio, de las que han sido soñadas en tu filosofía”.

 

A partir de este principio, surge un hallazgo inquietante y fascinante. Para algunos es posible capturar sutilmente estas reverberaciones energéticas y cargarse de ellas  en lugares que teóricamente no tienen nada que ver con nuestra Fraternidad, como lo son las pirámides, catedrales , templos de piedra como Stonehenge o Göbekli Tepe. En ciertos lugares, ya sean obras perfectamente conservadas o solo ruinas antiguas de monumentos abandonados, podemos experimentar esta misma sensación, esta aura de espiritualidad iniciática. La presencia inesperada de esta percepción sugiere que las conexiones místicas entre todos los Hermanos a través de las edades pueden ser mucho más significativas de lo que podemos suponer. Los lazos de unión fraterna van más allá de la formalidad regular de las instituciones y regulaciones vigentes, de los sistemas o títulos masónicos  normativos contemporáneos: atraviesan las generaciones, sobreviven a las diferentes revoluciones culturales y permanecen sólidos como bloques de roca indestructibles;  de aquí a unos 1000 años los habitantes de esa época visitaran el Templo de la Gran Logia de Nuevo León, en Monterrey, México para cargarse de la energía positiva ahí acumulada.

 

Por lo tanto, está claro que, independientemente del lugar o el tiempo, no importa lo remoto, lo que determina si estamos o no en presencia de un templo legítimo es la presencia de estos poderosos componentes intangibles, eso sólo lo que verdaderamente se inició en los misterios sagrados de nuestra Orden. Es capaz de percibir.

 

Alcoseri



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: BARILOCHENSE6999 Sent: 30/06/2020 21:57


Anuncios:

 
©2020 - Gabitos - All rights reserved