Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

El Ojo de la Luz
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Videos 
 General 
 13 Lunas 
 Año 2012 
 Actitud y Pensar 
 ADN-DNA 
 Agua diamantina 
 Angeles 
 Astral 
 Astrologia 
 Auras 
 Ayurveda 
 Biblioteca 
 Biografias 
 Budismo 
 Canalizaciones 
 Chakras 
 Ciencia y Cosmos 
 Civilizaciones 
 Cristales 
 Crop Circles 
 Dioses 
 Energia 
 Enigmas 
 Feng Shui 
 Flores de Bach 
 Frases y Reflexiones 
 Gaia_Tierra 
 Geometria Sagrada 
 Lugares de Poder 
 Luz y Color 
 Meditación 
 Mitos y Leyendas 
 Mancias y Rituales 
 Mandalas 
 Mantras 
 Merkaba 
 Mudras 
 Niños Indigo 
 Numerologia 
 Orar_ 
 OVNIS 
 Plantas 
 Profecias 
 Reiki 
 Religión 
 Salud y Sanación 
 Sonido 
 Sueños 
 Taichi & Kung 
 Talismanes y Simbolos 
 BUSCADOR 
 
 
  Tools
 
Astrologia: Plenilunio de Aries
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: ☼TäRA☼  (Original message) Sent: 21/05/2010 06:19
Lectura Festival de Pascua
Ginebra - 1966 *

El Festival de Pascua es una fiesta de origen muy antiguo. Está relacionado con el simbolismo espiritual del Sol; y grandes Seres han personalizado la vida del sol. Es la Fiesta de la Primavera (Hemisferio norte), del renacimiento, simboliza el nacimiento de la consciencia en un plan superior: Celebramos el triunfo de la luz sobre la materia.

El Festival de Pascua está centrado en la Luna Llena, momento fundamental de contacto con las energías espirituales. Es el primero de los Tres Festivales Espirituales principales, cuya importancia afecta a todo el año.

Pascua es la expresión del Amor de Dios, simboliza la perfección a la cual todo ser humano puede pretender y conseguir finalmente.

El Festival de Pascua está situado bajo el signo de Aries, que es el momento de ser, activamente, una parte adherente en esta aventura humana, que para algunos evoca un verdadero infierno y para otros un paraíso posible... las energías de Aries van, efectivamente, a empujarnos a actuar. No olvidemos que la nota-clave, desde el punto de vista del alma dice: "Surjo y desde el plano de la mente gobierno".

"En la vida del ser humano, Aries marca el principio de la primera subjetiva, latente, conciencia de la existencia, y el comienzo del ser humano en el círculo de la experiencia."

(Alice A. Bailey, Los Trabajos de Hércules, pág. 36)

Con el Festival de Pascua empezamos el nuevo año espiritual que está animado por la Nota-Clave:

"El discípulo enfrenta dos caminos, y en cada uno ve la misma visón".

"Nuestra civilización moderna actual (bajo el martillo del aspecto destructor) va caminando; las antiguas cosas van desapareciendo, pues han cumplido su propósito. Las cosas nuevas no son notadas o apreciadas todavía, aunque ya están presentes. El trabajo de preparación para sembrar el germen o simiente de la voluntad divina sobre la Tierra, casi ha terminado; cuando la Jerarquía se haya exteriorizado y los hombres reconozcan, conjuntamente, la posición que ocupan en la Tierra el Cristo y su iglesia "invisible" (la unión de todas las almas hechas perfectas, verdadera descripción de la Jerarquía), entonces en forma no prevista por la humanidad -Shamballa asumirá el control- y desde la Cámara del Concilio de Sanat Kumara surgirá el Sembrador de la simiente, y sembrará en el suelo preparado por la humanidad, quedando así asegurado el futuro, no sólo para el Logos planetario sino para ese Todo mayor en el cual nuestro planeta desempeña su pequeña parte. Ese momento tendrá lugar en la civilización futura y en la siguiente gran raza que emergerá de todas las razas en naciones modernas tendrá lugar la siembra. La próxima raza constituirá la fusión de la totalidad, y el reconocimiento mundial de la Humanidad Una es un prerrequisito esencial de la siembra.

"El establecimiento de este reconocimiento universal será una de las mayores tareas de la reaparición de Cristo y de la Jerarquía que Lo asiste. Cuando las "pequeñas voluntades de los hombres" empiecen a responder en destacada amplia escala a la Voluntad mayor de la Vida divina, entonces será posible la principal tarea de Shamballa, sin embargo, previamente a ello, la humanidad debe responder a la luz y al amor que son las corrientes preparatorias de la energía espiritual que afluye ya en respuesta a la invocación humana".

"Los misterios restablecerán el color y la música para el mundo, tal como esencialmente son, y lo harán de tal manera que el arte creador actual será para este nuevo arte creador lo que los pequeños bloques de madera con que juega el niño son para una gran catedral como la de Durham o Milán. Cuando sean restablecidos los Misterios, harán realidad -en forma incomprensible ahora para ustedes -la naturaleza de la religión, el propósito de la ciencia, y la meta de la educación, los cuales no son lo que creen ustedes hoy.

"El terreno ya está siendo preparado para esta gran restauración. Las Iglesias y la Masonería se hallan en el banquillo de los acusados, ante la mente critica de la humanidad, y el mensaje ha surgido de la mente masiva, como que ambas han fracasado en sus tareas divinamente asignadas. Se comprende en todas partes que la nueva vida debe afluir y que grandes cambios deben efectuarse en el conocimiento y el entrenamiento de quienes trabajan a través de estos dos medios de difusión de la verdad. Dichos cambios no han sido aún realizados, pues es necesario una nueva visión y un nuevo acercamiento a la experiencia de la vida, y sólo la generación venidera es capaz de proporcionarlo; sólo ella puede realizar las alteraciones y revitalización necesarias, y éso puede ser hecho y se hará:

«Aquéllo que es un misterio ya no lo será y lo que ha permanecido velado será ahora desvelado; aquéllo que ha sido abstraído emergerá a la luz y todos los hombres lo verán y juntos se regocijarán. Llegará el momento en que la desolación habrá realizado su trabajo benéfico, cuando todas las cosas hayan sido destruidas y los hombres, por medio del sufrimiento hayan tratado de ser impresionados por aquello que desecharán en el vano perseguimiento de lo que tenían a mano y era fácil de alcanzar. Una vez poseído, demostró ser agente de la muerte -sin embargo los hombres buscaban la vida, no la muerte.»

Así reza El Antiguo Comentario cuando se refiere al ciclo actual, por el que atraviesa el género humano."

Extraído del libro de Alice A. Bailey "Los Rayos y las Iniciaciones"

El buen resultado es inevitable. Por lo tanto es cuestión de una lenta o rápida comprensión y liberación de la gran ilusión mundial, y se requiere que cada aspirante trabaje arduamente y preste su ayuda para este fin. Todo aquel que se libera a sí mismo, ve con claridad y se libra del espejismo de la ilusión y ayuda en el Gran Trabajo.

* Este texto se escribió para la Luna de Aries en Abril de 1996, por Esther R. Costas, directora del Centro de Ginebra, en aquel año.


Nota clave: "Surjo y desde el plano de la mente gobierno"

Es posible realizar un trabajo de meditación grupal efectivo en cada período de plenilunio y en esta época el trabajo coincide con la Luna Llena de Aries y el Festival de Pascua. Actualmente, mientras que numerosos individuos de todas partes del mundo están conociendo a fondo, a través de la experiencia, el valor de la meditación, se está produciendo también un creciente reconocimiento de la potencia de la meditación grupal. Los grupos de personas que meditan juntas como un acto de servicio pueden invocar, recibir y liberar esas energías espirituales que tocan e inspiran lo mejor de la humanidad.

Las energías de luz, amor y voluntad al bien siempre están disponibles para quienes las contactan en meditación; pero existen ciclos en el flujo y reflujo de las energías espirituales con los que los grupos, así como los individuos, pueden cooperar conscientemente. Uno de los principales ciclos de energía coincide con las fases de la luna, alcanzando su momento cumbre en el tiempo de la Luna Llena. Por lo tanto, se trata de un tiempo durante el cual la canalización de energía a través de la meditación grupal puede ser especialmente efectiva.

Actualmente, cientos de grupos de servicio de todo el mundo se reúnen con regularidad cada mes en el momento de la Luna Llena para trabajar en meditación. La luna en sí misma no ejerce ninguna influencia sobre el trabajo, pero la órbita totalmente iluminada de la luna indica un alineamiento libre y sin impedimentos entre nuestro planeta y el sol. El sol es la fuente de energía de toda la vida en la tierra; la fuente de la conciencia física, de la percepción egoica y de la vida espiritual. En tales momentos, la humanidad puede realizar un claro acercamiento a Dios, el Creador, el centro de vida e inteligencia.

Hay doce oportunidades de este tipo para la meditación grupal durante el curso del ciclo anual. Tras años de trabajo, realizado por un número creciente de grupos e individuos, estas oportunidades mensuales de realizar un trabajo especial con la corriente de energía han empezado a reconocerse como “Festivales”; cada uno con su cualidad y efecto particulares, dependiendo del signo del zodíaco por el que atraviese el sol.

De estos doce Festivales, tres se consideran como Festivales principales, formando los pináculos del ciclo anual. Estos tres son: el Festival de Pascua (en la Luna Llena de Aries), el Festival de Wesak (en la Luna Llena de Tauro), y el Festival de Buena Voluntad (en la Luna Llena de Géminis). Están concentrados en tres meses consecutivos y conducen a un prolongado esfuerzo espiritual anual, que afecta al resto del año y a los nueve Festivales menores.

Mediante un trabajo de meditación regular y persistente, a lo largo de numerosos años, estos Festivales están consiguiendo crear un anclaje subjetivo en la conciencia humana. Encarnan un propósito básico divino que empezará a establecer sus objetivos a medida que las diferentes instituciones religiosas reconozcan y celebren simultáneamente, cada una a su manera, el singular acercamiento de la humanidad a Dios y de Dios a la humanidad.

En el futuro, todas las personas de inclinación espiritual celebrarán los mismos días de fiesta. Esto producirá la creación de un fondo común de recursos espirituales y de esfuerzo espiritual unido, más una invocación simultánea. La potencia de esto será evidente.

En esta época del año celebramos el Festival de Pascua; no como un Festival exclusivamente cristiano, sino como un evento planetario, en el que puede participar cualquier persona de cualquier creencia religiosa; porque el Cristo nos pertenece a todos y es la misma “gran identidad” en todas las religiones mundiales. El Festival de Pascua es el Festival del Cristo resucitado, vivo, el instructor de la humanidad y el Guía de la Jerarquía espiritual del planeta, ese reino de la naturaleza que conocemos como el reino de las almas. Él es la expresión y la encarnación del amor de Dios. En este Festival de Pascua la naturaleza del amor de Dios sobresale como una fuerza viva, radiante.

Las llamadas “Fuerzas de Restauración" se encuentran también activas en la época del Festival de Pascua. Estas fuerzas están conectadas con el principio de inteligencia en la naturaleza divina, estimulando el intelecto humano. Este tipo de energía es especialmente creativo. Es una energía de masas, relacionada con la estimulación de la inteligencia colectiva. Hace que la gente piense, planifique y actúe. No produce resultados buenos ni malos sino, simplemente, el despertar de la mente para que pueda actuarse con inteligencia. La acción en sí depende, necesariamente, del tipo de mente y de la etapa evolutiva de quienes responden a las Fuerzas de Restauración. Otros factores condicionantes son el trasfondo racial y nacional y las tradiciones religiosas y culturales. Estas fuerzas activas producen, frecuentemente, un aumento de las dificultades iniciales pero, eventualmente, conducen a una reorganización definitiva de la vida nacional. Sus efectos son fundamentalmente físicos. Su objetivo es la producción de la nueva Tierra y de toda la evidencia externa de una afluyente nueva vida.

La vivacidad espiritual y eso que denominamos “vida más abundante” son las cualidades más destacadas del Festival de Pascua. La humanidad ha atravesado un largo, oscuro cielo de muerte y destrucción. La crucifixión y la “cuestión de la sangre” han dominado el retrato cristiano del Cristo. Pero el Cristo es una presencia viva y, en la actualidad, estamos emergiendo a la luz de una nueva era.

El nuevo mundo expresará la luz, el amor y el conocimiento de Dios en un creciendo de revelación, produciendo siete grandes resultados:
1. Se concederá poder para trabajar a los discípulos del mundo y a los iniciados de manera que puedan dirigir eficaz y sabiamente el proceso de reconstrucción.
2. La voluntad de amar estimulará a la gente de buena voluntad de todo el mundo, venciendo gradualmente al odio. La necesidad interior de vivir juntos cooperando ya existe y se encuentra sometida a estimulación.
3. La voluntad de actuar conducirá a las personas inteligentes del mundo a inaugurar aquellas actividades que constituirán los cimientos de un mundo nuevo, mejor y más feliz.

4. La voluntad de cooperar aumentará de forma creciente. La gente deseará y exigirá las correctas relaciones humanas como forma de vida natural.

5. La voluntad de conocer y de pensar correcta y creativamente será una característica destacada de las masas. El conocimiento es el primer paso hacia la sabiduría.

6. La voluntad de persistir se convertirá en una característica humana, una sublimación del instinto básico de supervivencia. Ello conducirá a una creencia persistente en los ideales presentados por la Jerarquía y en la demostración de inmortalidad.
.
7. La voluntad de organización avanzará un proceso constructivo que se desplegará bajo la inspiración directa de la Jerarquía. Su medio de desarrollo será la potencia de la voluntad‑al‑bien de los servidores mundiales y la receptividad de la buena voluntad de la humanidad.
En este Festival de Pascua, las Fuerzas que nos permitirán transformar la vida y vivir creativa y bellamente, se nos hacen ampliamente asequibles. Todo el proceso evolutivo tiende hacia la revelación de lo bueno, lo verdadero y lo bello. Estos principios se corresponden con la triple función planetaria del Cristo como "el Camino, la Verdad y la Vida". Estos valores básicos del Cristo son inherentes a toda la humanidad.

Podemos cooperar en la meditación con las metas de la nueva era de buena voluntad mundial, correctas relaciones humanas y paz. Podemos abrir nuestros corazones y nuestra conciencia al Cristo vivo y liberar las Fuerzas de Restauración a través de una energía claramente dirigida en la meditación grupal, concentrada a través de La Gran Invocación. He aquí las palabras:

LA GRAN INVOCACIÓN

Desde el punto de Luz en la Mente de Dios,
Que afluya luz a las mentes de los hombres;
Que la Luz descienda a la Tierra.

Desde el punto de Amor en el Corazón de Dios,
Que afluya amor a los corazones de los hombres;
Que Cristo retorne a la Tierra.

Desde el centro donde la Voluntad de Dios es conocida,
Que el propósito guíe a las pequeñas voluntades de los hombres;
El propósito que los Maestros conocen y sirven.

Desde el centro que llamamos la raza de los hombres,
Que se realice el Plan de Amor y de Luz
Y selle la puerta donde se halla el mal.

Que la Luz, el Amor y el Poder restablezcan el Plan en la Tierra.


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved