Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

El Ojo de la Luz
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Videos 
 General 
 13 Lunas 
 Año 2012 
 Actitud y Pensar 
 ADN-DNA 
 Agua diamantina 
 Angeles 
 Astral 
 Astrologia 
 Auras 
 Ayurveda 
 Biblioteca 
 Biografias 
 Budismo 
 Canalizaciones 
 Chakras 
 Ciencia y Cosmos 
 Civilizaciones 
 Cristales 
 Crop Circles 
 Dioses 
 Energia 
 Enigmas 
 Feng Shui 
 Flores de Bach 
 Frases y Reflexiones 
 Gaia_Tierra 
 Geometria Sagrada 
 Lugares de Poder 
 Luz y Color 
 Meditación 
 Mitos y Leyendas 
 Mancias y Rituales 
 Mandalas 
 Mantras 
 Merkaba 
 Mudras 
 Niños Indigo 
 Numerologia 
 Orar_ 
 OVNIS 
 Plantas 
 Profecias 
 Reiki 
 Religión 
 Salud y Sanación 
 Sonido 
 Sueños 
 Taichi & Kung 
 Talismanes y Simbolos 
 BUSCADOR 
 
 
  Tools
 
Flores de Bach: Energia de las flores
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 5 on the subject 
From: ☼TäRA☼  (Original message) Sent: 17/06/2010 09:49
Para valorar el campo energético de una Esencia Floral de una manera objetiva, es preciso realizarlo mediante una fotografía de una gota de elíxir colocada en una cámara Kirlian, lo que muestra el campo sutil energético que rodea a la gota de la esencia que es diferente a la gota de agua valorada por el mismo sistema. Cada Esencia Floral tiene un patrón que es característico y que la diferencia de otras Esencias Florales.
Utilidades. Su utilidad puede ser dirigida con eficacia a un sinnúmero de actividades tales como consulta médica profesional en todos los niveles y en todas las circunstancias (embarazo, parto, infancia, niñez, tercera edad, proceso de muerte, trastornos mentales y emocionalesy enfermedades de todo estilo), teniendo en cuenta el axioma médico básico de que "No hay enfermedades sino enfermos", pues un sistema dirigido más a los trastornos emocionales y mentales.
También al desarrollo de aptitudes o cualidades como en el caso de los artistas y deportistas. Para acceder a un despertar de consciencia espiritual más armónico y para quien ya lo ha despertado, facilitar el acceso a los planos superiores. Igualmente, para la ayuda en momentos trascendentales de la vida, como son los cambios, la toma de decisiones, los duelos, los rompimientos afectivos, etc. Y finalemente, para la práctica veterinaria en todos los niveles y para los cultivos. Si uno valora a cualquier persona, es factible que le encuentre la posibilidad de recomendarle una Esencia Floral para hacerle más fácil el proceso de la vida que está llevando a cabo. De igual forma, lo llevaría sin la flor, pero ésta se lo permitiría desarrollar de una forma más sencilla.
Si alguna vez se motiva a beneficiarse del uso de las Esencias Florales en sí mismo, le suguiero que "no espere nada", reciba la flor y simplemente observe.... puede estar seguro de que notará cambios, los cuales serán favorables aunque no sean necesariamente los que hubiese deseando que fueran, por lo que le sugiero de nuevo que no espere nada y con eso, podrá obtener mucho.
Utilice las Esencias Florales en sí mismo durante unos dos meses para vivenciar el efecto floral, entenderlo bien, y en ese momento sí empezar a recomendarlas a otras personas. Si no intenta siquiera comprobarlo, puede que sea victima de engaños con facilidad, si por el contrario, usted no le interesa comprobarlo, es posible que se pierda la oprtunidad de disfrutar y aprender de muchas experiencias maravillosas en la vida.


gentian
- Genciana -

[Para aquellos que se desaniman fácilmente. Pueden progresar de forma satisfactoria en la enfermedad o en los negocios de su vida cotidiana y luego, ante el menor retraso u obstáculo en su progreso, dudan y se desaniman pronto. Doctor Edward Bach]

Propiedades
. Confianza en la vida
. Esperanza en que todo se puede solucionar
. Fortaleza ante los obstáculos

Usos

. Depresión leve por causa conocida
. Desánimo
. Escepticismo férreo
. Pesimismo
. Identificación con el fracaso
. Falta de confianza en la vida
. Recaídas en enfermos crónicos

Reacciones

Respecto a las posibles reacciones de la Gentian, lo más característico puede ser el hecho de que el individuo amplifique su pesimismo o que por el contrario manifieste un cuadro de euforia desmedida. Pero no hay de que preocuparse porque desaparecerá enseguida.

En general no suelen notarse apenas las reacciones, sin embargo en sujetos que sufren los síntomas Gentian en niveles profundos pueden sufrirlas. De todas maneras, a largo plazo la esencia habrá ayudado a eliminar el conflicto.

Extensiones útiles: Chestnut Bud y Oak

El acebo es el remedio para las AGRESIONES y SENTIMIENTOS NEGATIVOS de todo tipo: IRA, ENVIDIA, ODIO, DESCONFIANZA, CELOS, etc.
La típica persona del tipo "acebo" es ardiente, vital y agresiva. Muestra su naturaleza en sus reacciones. Pero también los sentimientos de ira ocultos y reprimidos, las maldades y los sarcasmos y prácticamente todos los sentimientos negativos tienen un componente de "acebo"; por lo que este remedio puede administrarse en muchas combinaciones. Es por un lado un remedio superficial para problemas agudos y, por otra, un remedio de constitución para seres humanos agresivos, muy celosos, envidiosos y desconfiados.
También los terapeutas lo necesitan a menudo para no transmitir a los pacientes sus propias inmadureces y para no reaccionar del mismo modo a su actitud destructiva y negativa, sino hacer algo constructivo a partir de situaciones difíciles; puesto que la situación de "acebo" lleva consigo una gran fuerza. Por consiguiente, es un remedio para todos los días.
Las enfermedades de "acebo" son igualmente ardientes y agresivas (por ejemplo la fiebre alta). Pueden ser también reacciones psíquicas destructivas o alérgicas muy intensas (por ejemplo shock anafiláctico o fiebre del heno). Siempre que se tenga la sensación de que las olas van demasiado altas y amenazan con destruir, está indicado el acebo.
"Sauce" significa igualmente una actitud negativa, aunque aquí es más una amargura prolongada y un rencor, mientras que "acebo" es violento, etc. a partir de un motivo real. Suele estar indicada la combinación. La achicoria se puede combinar también a menudo con el acebo cuando no se satisface la necesidad de posesión y el amor se convierte en odio.
CHICORY
Chicorium Intybus
--------------------------
La achicoria es para personas que mediante una excesiva atención quieren retener a sus "seres queridos". Detrás de su dedicación en apariencia sacrificada se ocultan intenciones egoístas (inconscientes); el deseo de dependencia emocional y de influencia. Por eso esperan que se les agradezca su atención.
La achicoria pertenece al grupo de los remedios de pareja opuestos, con alguien que pide y otro alguien que da. Sin embargo, los papeles se cambian según la situación. En nuestro sistema médico, el riesgo de que también el terapeuta caiga en un estado de "achicoria" es particularmente grande, ya que se sacrifica por sus pacientes, se preocupa por ellos, pero crea al mismo tiempo una posición que le brinda ventajas financieras o bien la atención emocional o el poder sobre los pacientes. Parece lógico que se vuelva imprescindible y que espere el agradecimiento. Pero también le toca experimentar la otra cara de la moneda: cuando no puede o no quiere satisfacer las exigencias más o menos claras de sus pacientes, es sometido a presión emocional o moral o incluso se le odia.
Este es como muy tarde el momento en que debe darse cuenta que algo no marcha bien y que ha abusado de su función. En lugar de quejarse del desagradecimiento y la falta de escrúpulos de sus pacientes, podría ver sus propios errores. Ha creado dependencias. Deberá comenzar por deshacerlas y tomar achicoria por su interés y el de sus pacientes.
Los niños que (inconscientemente) han desarrollado una dependencia emocional con sus padres, se les aferran y les tiranizan cuando disminuye la atención. Buscan todo tipo de pretextos para restaurar esa relación estrecha y se niegan, por ejemplo, a dormir solos en su cama. Se vengan de forma inconsciente de que sus padres han abusado de sus emociones y les han hecho dependientes, no renunciando a la exigencia emocional. A menudo caen en la autocompasión o la enfermedad para aferrarse a la persona de referencia. Con todos los niños que enfermen con frecuencia, y casi siempre de trastornos psicosomáticos, habría que pensar en la achicoria.
En el estado de "achicoria" puede presentarse prácticamente cualquier enfermedad ( es decir, provocarse inconscientemente), pero sobre todo aquellas que vuelven al paciente indefenso y necesitado de asistencia. Puede constatarse que la describe peor de lo que es objetivamente o que se deja caer en estados particularmente lastimosos.
La esclerosis múltiple y enfermedades similares tienen con frecuencia esta "motivación" inconsciente porque permiten al afectado comprometer en su desamparo a toda la familia, como pueden ser el cónyuge que se quiere separar o el hijo que desea seguir su propia vida.
Para todos los enfermos de tipo "achicoria" es muy perjudicial si se acepta su terror no formulado (e incluso se le pide su propia ayuda). Debe liberarse de su enfermiza dependencia emocional y de la permanente necesidad de que se le muestre dedicación. Si existe ya una relación de esa naturaleza, el proceso no discurrirá sin crisis, aunque por lo general curativas. De lo que se trata es avanzar con la suficiente intuición hasta el punto que aún lo soporte sin caer en la destructividad y el odio.
En "achicoria" se simbolizan la SUJECION y la POSESION. Esto se manifiesta igualmente en el cuerpo, por ejemplo congestiones en los sistemas linfático y venoso, inflamación en el hígado, ESTREÑIMIENTO, incluso TUMORES. Están básicamente relacionadas con la achicoria todas aquellas enfermedades que generen ATENCIÓN, COMPASION, o presión emocional.
Las personas de tipo "vid" tiranizan también a su entorno, pero de lo que se trata es de omponer sus convicciones intolerantes y demasiado firmes, mientras que las personas de tipo "achicoria" lo que pretenden es confirmar una relación emocional. Las personas del tipo "castaño rojo" se preocupan también demasiado por sus seres queridos, pero son desprendidas y no esperan ningún agradecimiento.
AGRIMONIA O HIERBA DE SAN GUILLERMO
Agrimony, Agrimonia eupatoria.
--------------------------------------------------------------------
Las personas del tipo "agrimonia" acostumbran a ocultar sus problemas internos ante el entorno. Aparentan estar tranquilos y sin preocupaciones, son divertidos y artistas del vivir. Se les podría envidiar su forma de tomarse la vida (y muchos lo hacen), si no fuera un teatro; detrás del cual ocultan un dolor mental de lo más diverso. Se parecen al payaso que cuenta chistes mientras su rostro muestra una seriedad mortal. Pero mientras que en éste se pintan con toda claridad las lágrimas, en las personas del tipo "agrimonia" resulta difícil reconocer detrás de la máscara alegre y despreocupada la tristeza, la preocupación, el miedo o la intranquilidad que suele afligirles. Su vida exterior sirve en gran parte para compensar su estado interior: es sociable para desviarse de sí mismo; alegre para olvidar la tristeza interior; con dominio sobre sí mismo y tranquilo para vencer su desasosiego interno; lanzado para superar sus temores; superficial para eludir su propia profundidad. Naturalmente, todas estas características no siempre aparecen tan marcadas, pero si se observa bien y no se deja uno llevar por las superficialidades, puede intuirse que tras esa fachada todo tiene un aspecto distinto.
Cuando las personas del tipo "agrimonia" cuentan sus problemas o dificultades, dan la impresión de que todo no resulta tan malo y a menudo incluso hacen un chiste al respecto. Les resulta difícil abrirse a otras personas porque sienten miedo --por lo general inconsciente-- ante la reacción de su entorno y temen la pérdida de simpatía, atención o aprecio. Tampoco sus terapeutas --al menos al principio-- consiguen ver en su interior y sólo chocan con problemas relativamente superficiales. Cuando se les toca un punto sensible su voz se vuelve más fuerte y hablan con mayor rapidez, ríen, hacen chistes y de un modo u otro desvían la atención lejos de sí. Tienen una notable aversión a que se les hable de cuestiones personales o íntimas.
Mientras que la persona de tipo "agrimonia" esté en condiciones de confesarse a sí mismo sus propios problemas y dificultades y de elaborarlos de manera secreta, no le resultará difícil porque renuncia a la ayuda de otras personas, aunque sin que esto le haga enfermar. Pero cuando deja de ser consciente de su conducta de modo que tampoco él tiene acceso a todo ello, se convierte en un notorio represor y cae en una autoalienación frustrante y enfermante. Esto le puede robar cualquier sentido de la existencia y en caso extremo empujarle a quitarse la vida, pareciendo estar en perfectas condiciones y de una manera inexplicable para todo el mundo. De todas maneras, normalmente sus trastornos físicos consisten en estados de INTRANQUILIDAD, INSOMNIO, TRASTORNOS VEGETATIVOS, HIPERTENSION, MIGRAÑAS, ESTADOS CONVULSIVOS de todo tipo (estómago, vesícula, riñones, intestino); TRASTORNOS DIGESTIVOS, MOVIMIENTOS INARMONICOS con los posteriores dolores en la columna vertebral y las articulaciones. A veces, la excitabilidad interior no exteriorizada se manifiesta a través de la piel (neurodermitis y similares). A menudo, a partir del juego nervioso de los dedos es posible reconocer la intranquilidad interior.
La agrimonia es un remedio para "mentirosos" y "cobardes". Pero este comportamiento --sobre todo en los niños-- no puede moralizarse porque entonces se les hunde más en su problemática; sino que hay que intentar ayudarles: La persona de tipo "agrimonia" miente por un sentido de autoprotección, porque no quiere que nadie vea su interior dolido o atormentado, ya sea por miedo ante la pérdida de las simpatías, por incapacidad de reconocer sus dificultades (que reprime y de las que no quiere que se le hable), o por el deseo de independencia (quiere resolver sus problemas con sus propias fuerzas e impide toda intromisión o consejo del exterior). Y su "cobardía" es el resultado de una psiquis muy sensible, que le empuja a huir no sólo de sus propios problemas, sino también a evitar cualquier discusión con el exterior. El "ánimo" es por regla general sólo una falta de visión en el peligro o la expresión de una gruesa coraza insensible.
La persona de tipo "agrimonia", en apariencia tan temerosa, a menudo lleva a cabo en la realidad actos heroicos personales mayores que los de la persona alabada por su arrojo; además, sus logros suelen tener lugar en secreto y consisten en la constante superación de su delicada naturaleza. La persona de tipo "agrimonia" también suele ocultar su miedo y hace el papel de valeroso, pero por lo general le falta naturalidad y equilibrio, de modo que su comportamiento parece exagerado y artificial.
Mientras que la persona de tipo "agrimonia" no dé a entender que quiere abrir su corazón, no deberá entrarse en él, sino darle el remedio sin más comentarios o simplemente con unos razonamientos orientados muy externamente, como por ejemplo señalar la relajación, los trastornos en el sueño o las irregularidades vegetativas. Por principio tiende a quitar importancia a sus dolencias y dificultades, "Esto no es nada", o "saldrá bien", son frases que dice, e incluso da ánimos a los demás. Sin embargo, la discrepancia con su situación efectiva suele ser notable. Hay que maravillarse de la sangre fría con que arrastra sus dificultades.
La agrimonia es uno de los remedios de pareja similares, pues este tipo únicamente puede hacerse realidad si la correspondiente persona de referencia se comporta de un modo análogo. La artificialidad de las personas del tipo "agrimonia" sólo la aceptan los iguales, pues quien vive en la superficie o no quiere que miren en su interior encuentra agradable si su interlocutor se mantiene en la periferia. Es como el escenario. Se lleva una máscara y lo que hay detrás no le importa a nadie. Hay intérpretes muy rutinarios, como por ejemplo las personas del mundo de los negocios, que no muestran nunca sentimientos personales, o los que de forma notoria divierten a los demás y de cualquier situación que implique de modo intenso un sentimiento la deshacen de inmediato en un juego de palabras.
La persona de tipo "agrimonia" tiende al abuso de las drogas o del alcohol, porque la presión interna es tanto más grande cuanto menos intensamente viva. El alcohol y las drogas le pueden proporcionar una descarga transitoria porque oscurecen la realidad interior o incluso colocan en su lugar una irrealidad. La dependencia significa realmente una búsqueda: se busca algo que haga valiosa la vida y le dé un sentido. Pero esto sólo puede encontrarse en la ley interna, en su disposición personal, por lo que la dependencia es en última instancia una búsqueda de sí mismo. Consiste en la concientización, es decir, en un enfrentamiento sincero e insobornable con todo lo que se percibe (también de uno mismo), se siente y se averigua. La huida del drogo-dependiente hacia las ilusiones es justo lo contrario y por eso, muchos adictos, en lugar de la esperada liberación del acondicionamiento psíquico o de la prometida ampliación de la conciencia, con el tiempo encuentran sólo una dispersión de ésta última. La agrimonia puede ayudar a este respecto, pues precisamente uno de los puntos débiles de las personas de este tipo es retraerse de la discusión consciente, sincera y sin contemplaciones consigo mismo.
La persona de tipo "agrimonia" es rechazada a menudo de forma espontánea porque levanta las barreras interiores y vuelve a liberar lo que se ha reprimido. Para el miedo que entonces surge de perder la máscara protectora, se tiene MIMULO o ALAMO TEMBLON. Pero sobre todo, casi siempre se necesita NOGAL, que proporciona la fuerza para comenzar el desarrollo de la personalidad. IMPACIENCIA o HIERBA DE SANTA CATALINA y ESCLERANTO pueden influir positivamente sobre los estados de intranquilidad que suelen dominar. ALERCE fortalece la autoconfianza y con MIMULO y GENCIANA puede estimularse la disposición al autoconfianzamiento. Habría que pensar en TAMARILLA cuando se supone la existencia de estados de pánico interior, en MOSTAZA SILVESTRE en caso de una depresión latente y en VIOLETA DE AGUA para las naturalezas solitarias que, sobre todo, cuando les va mal quieren su tranquilidad.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
AGUA DE ROCA
Rock water, Aqua petra
----------------------------------
La persona del tipo "agua de roca" vive según unas reglas y unos principios firmes. Tiene tendencia al ascetismo y al fanatismo, aunque sólo se refiere a ella misma. No tiene la ambición de convertir a los demás, sino que se trata fundamentalmente de una mejora de sus propias cualidades.
Muestra los rasgos del carácter forzado (como "manzano silvestre" y "pino albar"). Como terapeuta no debe fomentarse esta tendencia con instrucciones rígidas como pueden ser determinadas formas de alimentación o en el modo de configurar la vida, porque, aunque en un principio se cause una impresión satisfactoria, lo único que sucede es que su problemática se profundiza más.
Por el contrario, habrá que animarle a que salte con más frecuencia sus propios principios y que observe si realmente le resulta perjudicial. Hay que admitir con franqueza que, por ejemplo, incluso un fumador empedernido, un bebedor o un consumidor de carne de cerdo pueden mantenerse sanos y vivir mucho tiempo y que no necesariamente hay que rechazarles moralmente. Por supuesto que los grandes ideales tienen su valor, pero no es suficiente con cumplir externamente las normas si el interior no se atiene a ello. Esto no puede forzarse, y desde luego que no con ejercicios, prácticas o autolimitaciones. Es un proceso de concienciación que tiene lugar también al vivir constantemente los errores y las debilidades. De lo contrario, todo es pura teoría carente de vida.
La persona del tipo "agua de roca" tiende por naturaleza a las enfermedades relacionadas con una movilidad interna limitada. Igual de rígido que se queda a menudo después de sus ejercicios de meditación, también lo está en su espíritu (permanentemente limitador). La consecuencia pueden ser esclerotizaciones, desde el aparato motor hasta el cerebro, desde la hipertensión a los cálculos renales, desde el estreñimiento hasta los trastornos neurológicos espásticos. Necesita sobre todo un tratamiento que le vuelva móvil y franco, como puede ser correr por el bosque o nadar (pero siempre sin reglas fijas), viajar para ampliar sus horizontes, situaciones emocionalmente intensas.
También las personas del tipo "pino albar" tienden a las posturas rígidas hacia sí mismos, pues quieren ahorrarse con ello sus exagerados sentimientos de culpabilidad. Las personas del tipo "manzano silvestre", por el contrario, se ven forzadas por los deseos de limpieza y moral. El orgullo se encuentra también en las personas del tipo "violeta de agua". A menudo se consideran algo especial, mientras que las de "agua de roca" tienden a estar orgullosas de sobreponerse a sí mismos (aunque de forma oculta). Las personas del tipo "vid" tienen igualmente ideas y convicciones firmes pero, a diferencia de las del tipo "agua de roca", las aplican sobre los demás. Igualmente, las personas del tipo "roble albar" son inflexibles en su voluntad de perseverancia, pero que se refiere a todo. Con frecuencia es necesaria una combinación.


First  Previous  2 to 5 of 5  Next   Last  
Reply  Message 2 of 5 on the subject 
From: ☼TäRA☼ Sent: 17/06/2010 09:50
Larch, Larix decidua
-----------------------------
La persona de tipo "alerce" está de antemano predispuesta a la renuncia por falta de confianza en sí misma. Al no confiar nada en sus aptitudes, muchas veces ni hace el intento. Se hace mal a sí mismo y tiende a ser un solitario.
Sus trastornos físicos son consecuencia de la falta de predisposición a intentar superar o modificar un estado desagradable. Se caracterizan por sentimientos de inferioridad mostrados abiertamente: determinadas formas de tartamudeo, síndrome de fracaso, insuficiencia en la rehabilitación, trastornos del desarrollo, dificultades escolares en los niños. Siempre que se tenga la impresión de que en lo corporal se han instaurado modos de reacción que ya no se ponen en tela de juicio, habría que intentar el empleo del alerce, por ejemplo en las enfermedades psicosomáticas como el asma o la impotencia (en las que el paciente está preparado de antemano a fracasar). La persona del tipo "alerce" necesita experimentar el éxito.
Las personas del tipo "genciana" también renuncian, pero al menos hacen algún intento. Fracasan por circunstancias externas, la personas del tipo alerce por sí mismos. Las personas del tipo "ceratostigma" no tienen ninguna confianza en su propia opinión y por eso intentan siempre asegurarse en otros. Las personas del tipo "mímulo" son temerosas en general y por eso suelen asustarse ante las cosas. Todos estos remedios se pueden combinar bien con alerce. Las personas del tipo "centaura menor" llaman la atención por su amabilidad. Quieren conseguir con ello el beneplácito, mientras que las de alerce lo que desean es rebajarse. Sin embargo, hacen ver que no es así, mientras que las "alerce" se entregan.
--------------------------------------------------------------------
AULAGA
Gorse, Ulex europaeus
---------------------------------
La persona de tipo "aulaga" suele perder la esperanza después de una larga lucha. No espera ya nada de la vida, ni tampoco curación. Por lo general acude al tratamiento únicamente porque algún pariente o amigo le empujan a ello.
Su aspecto es acorde a esa naturaleza: uno mismo puede caer en la desesperanza al ver sus negras ojeras, la piel pálida y mortecina de su rostro y la impresión global de decaimiento. No obstante no todas las personas de ese tipo presentan esas características tan marcadas. Pero siempre que un paciente provoque en el terapeuta desesperanza por su aspecto o actitud, la aulaga está indicada.
Pero si bien la persona del tipo "aulaga" da la impresión de no tener más esperanzas, ha acudido al tratamiento y todavía está viva. No obstante, se puede percibir en ella una cierta resistencia contra la curación, sobre todo cuando se producen los primeros éxitos todavía débiles. Hay motivos por lo que ha llegado a ese estado. Hay que tener siempre bien claro que nuestra vida se controla desde adentro. Naturalmente, la persona de tipo "aulaga" es por completo inconsciente de este hecho. Su falta de salidas interior se ha transmitido al cuerpo en forma de una enfermedad degenerativa crónica, con cuya ayuda la expresa. Pero ese estado suele haber profundizado mucho como para poder dirigirse a él, en cualquier caso en la etapa inicial del tratamiento. "Aulaga" debe hacerse cargo de este trabajo.
Se utiliza en todas las enfermedades graves o crónicas y puede satisfacer la función de un "remedio de reorientación", no sólo física sino también espiritualmente.
También las personas del tipo "genciana" tienden a perder la esperanza cuando surgen dificultades. Sin embargo, la persona de tipo "aulaga" ya lo ha hecho. "Aulaga" significa la continuación y la profundización del estado de "genciana" y bajo ciertas circunstancias puede combinarse con él.
Las personas del tipo "castaño común" están igualmente al final. Pero en este caso significa un estado en que no hay salida, de la máxima carga, pero todavía no es la misión.
Las personas del tipo "escaramujo" no tienen ninguna esperanza porque se encuentran en la apatía y la resignación sin haber luchado (a diferencia de "aulaga").
---------------------------------------------------------------------------------------------------
AVENA SILVESTRE
Wild Oat, Bromus ramosus
--------------------------------------
Las personas en el estado de "avena silvestre" experimentan que su vida no tiene ningún sentido. Buscan un camino en qué realizarse; y al tener por lo general muchas aptitudes, no saben en qué dirección está su profesión. Esto les vuelve insatisfechos y frustrados.
A partir de tal situación se desarrollan muchos trastornos funcionales. Se incluyen dentro del área de acción de la avena silvestre básicamente todas las enfermedades que no muestren una tendencia clara, como por ejemplo los abscesos que no maduran pero tampoco disminuyen, o las infecciones que se mantienen en su fase inicial.
Con una persona en el estado de "avena silvestre" habría que hacer esencial hincapié en el desarrollo personal. Todo lo que le ayude a aclararse o que le proporcione satisfacción interior, mejorará también su enfermedad somática. Detrás de muchas depresiones larvadas se oculta una situación de "avena silvestre". No es necesario emprender una caza sin fin tras síntomas en constante cambio, sino que hay que buscar el punto central del problema. Por eso, la avena silvestre está indicada para aquellos casos (por así decirlo como remedio explicativo), en los que no se puede dar una imagen clara y se intenta administrar varios remedios a la vez. El centro de gravedad cristalizará entonces.
La FRUSTRACION y DEPRESION la tienen también las personas del tipo "genciana". Pero en ellas se desarrollan por los inconvenientes o resistencias encontrados en un camino ya emprendido. A menudo está indicada la combinación.
En la irresolución, las personas del tipo "avena silvestre" se parecen muchas veces a las del tipo "escleranto", en los que, sin embargo, de lo que se trata es de elegir entre alternativas claras.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
BREZO
Heather, Calluna vulgaris
---------------------------------
La persona del tipo "brezo" intenta por doquier atraer la atención sobre sí. No soporta pasar desapercibida. Necesita de su entorno para representarse y por eso no le gusta estar sola.
Suele ser curioso que, sobre todo, en la primera consulta presenta una lista muy precisa de todas las dificultades, síntomas y enfermedades pretéritas y presentes. Por miedo a no ser tomada en serio y ser considerada como un caso más entre otros, pero también por su actitud egocéntrica, no olvida ni un detalle y hasta tiende a la exageración (a diferencia del tipo "manzano silvestre", que registra todo con precisión pero debido a su extrema minuciosidad).
Su problema fundamental es con frecuencia un conflicto de autovaloración. A las personas del tipo "brezo" lo que les interesa sobre todo es la atención porque tienen un sentimiento de inferioridad oculto. Los niños de este tipo, por ejemplo, se mezclan constantemente en las conversaciones de los adultos, presumen o dan la nota.
Los males tienen por lo general un carácter funcional (sobre todo por parte del corazón). Hay una tendencia a provocar graves complicaciones si la atención es insuficiente. La persona del tipo "brezo" necesita sobre todo tener la impresión de que el terapeuta se dedica a él por completo. Pero ahí radica precisamente el problema, porque acostumbra a forzar esa dedicación. Superficialmente le satisface, pero con ello se profundiza su auténtica frustración.
El terapeuta debe atenderle del modo deseado para no generar de principio un rechazo, pero no debe perder la ocasión de dirigirse a él de modo muy personal y hacerle sentir que la dedicación humana y su valor personal no son puestos en tela de juicio. De este modo podrá desarrollar con el tiempo un mejor sentimiento de valor propio. Algunos terapeutas deben poder superar además su propia vanidad.
Las personas del tipo "achicoria" buscan la dedicación. En ellos esto se manifiesta en una atención exagerada, que obliga. Las personas del tipo "sauce" también se ofenden a menudo.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
BROTE DE CASTAÑO
Chestnut Bud, Aesculus hippocastanum
-----------------------------------------------------
Las personas del tipo de "brote de castaño" aprenden mal, sobre todo de las experiencias de la vida. Por eso se tropiezan siempre con los mismos problemas. Les falta atención y la disposición a dar una mirada crítica a sus actos y sacar de ello las consecuencias correctas. Por eso mismo no avanzan en su desarrollo personal.
El "punto fuerte" de este tipo de personas es la represión y el olvido. Constantemente se encuentran ante las mismas dificultades, constataciones y preguntas, pero todas las explicaciones parecen "entrarles por un oído y salirles por el otro". Cuando un terapeuta tiene la sensación de que no consigue avanzar con el tratamiento, debería pensar en el brote de castaño, no sólo para el paciente sino quizás para él mismo. Pues también él podría estar repitiendo los mismos errores y bloqueando de este modo el tratamiento.
El brote de castaño es utilizable en los niños con dificultades de aprendizaje o trastornos en el desarrollo, cuyo progreso y crecimiento sólo tienen lugar cuando se asimila el presente y se crea con ello la base para dar el siguiente paso. Muchos trastornos físicos que surgen siempre bajo las mismas circunstancias, como por ejemplo las migrañas o los dolores de estómago, o que son causados por una notoria conducta falsa del paciente, como pueden ser unos malos hábitos alimentarios, permiten pensar en el brote de castaño. También cuando se tiene la impresión de que el cuerpo no reacciona se puede intentar utilizarlo. Es un catalizador de los procesos del crecimiento de todo tipo, quizás porque lleva en sí la fuerza de los brotes.
También en la convalecencia de la apoplejía, en la que hay que volver a aprender determinadas funciones corporales, se le puede aplicar.
En el caso de las personas del tipo "genciana" no se avanza porque se aprieta el gatillo demasiado pronto. La persona del tipo "alerce" no deja de pisar en el mismo sitio porque renuncia de antemano al intento a causa de una falta de confianza en sí mismo. La persona del tipo "clemátide" aprende mal porque no deja de soñar despierto, y la del tipo "madreselva" porque mantiene sus pensamientos en el pasado. En el estado de "castaño blanco" se aprende con dificultad porque no se dominan los pensamientos, y en el de "escleranto" porque se dan demasiados saltos y no puede concentrarse uno en una misma cosa.
---------------------------------------------------------------------------------------------------
CASTAÑO BLANCO o de INDIAS
White Chestnut, Aesculus hippocastanum
---------------------------------------------------------
Las personas del tipo "castaño blanco" sufren su incapacidad de concentrarse o pensar con claridad, porque las ideas no deseadas están cruzando constantemente su cabeza. Se han independizado y dominan su pensamiento, son las ideas fijas.
Esto les provoca frustración y tensiones interiores. Les afecta en el sueño porque no pueden desconectarse, les duele la cabeza o padecen trastornos nerviosos.
Como terapeuta hay que prestar atención a no causar uno mismo tales estados en los pacientes al plantearles de manera directa y sin precauciones un punto herido o un temor oculto. Si no se pone cuidado, algún complejo grave puede fortalecerse y bloquear entonces por completo el pensamiento del paciente. Esto es válido también para la cancerofobia, tan extendida hoy que puede activarse con cualquier pequeñez, ya que la llamada explicación crea en el ser humano un imagen de horror del cáncer y el "complejo mental del cáncer", con su miedo mortal programado, empeora de forma decisiva el pronóstico, pues para sustraerse a este terror se necesitan una fuerza y una conciencia extraordinarias. El castaño blanco puede prestar buenos servicios a este respecto.
También las personas del tipo "pino albar" pueden caer en estados de "castaño blanco" al fijarse sobre sus sentimientos de culpabilidad. En tal caso es recomendable la combinación; lo mismo con las personas del tipo "madreselva", que se aferran en sus pensamientos a determinados acontecimientos del pasado. La tamarilla y el mímulo pueden combinarse bien cuando no pueden expulsarse los pensamientos de miedo. Las personas del tipo "clemátide" no pueden deshacerse muchas veces de sus castillos en el aire y de sus sueños de día, por lo que es posible combinarlo en este caso.
Cuando un shock no asumido domina el pensamiento, se necesita castaño blanco junto con leche de gallina.
------------------------------------------------------------------------------------------------------
CASTAÑO COMUN
Sweet Chestnut, Aesculus camea
------------------------------------------
El castaño común es para estados de total ausencia de salidas en los que la persona ya no sabe nada y siente que está a punto de derrumbarse.
Este estado no es demasiado frecuente y por lo general no resulta fácil de detectar. Las personas que se encuentran en él tienden a ocultarse del exterior. Sin embargo, se pueden observar en su rostro rasgos de desesperación, rígidos y carentes de vida, en los que se adivina que se han sustraído a la discusión consciente de las cargas de su vida. Han aceptado todo, se lo han tragado y lo han reprimido y para ello tuvieron que romper los lazos con su lado interno, intuitivo y "religioso", con el que habrían podido entender su destino. Por eso han perdido muchas veces la capacidad de creer y rezar.
Es un estado mental. Su estado físico no suele ser malo, pues tienen por naturaleza una constitución fuerte.
Aunque han llegado a un punto en que el único camino parece ser la destrucción, no corren el riesgo de cometer actos violentos o de suicidarse. Tales situaciones pueden hacer consciente a una persona de dónde tiene realmente sus puntos sensibles, dónde tiene el nervio de su vida. Si el terapeuta puede ayudarle a encontrarlo, será toda una bendición.
Las situaciones de excepción extremas afectan también a "tamarilla", aunque aquí existe un pánico agudo, mientras que en los estados de castaño común significan más bien una falta de salidas. Los estados de "álamo temblón" conducen a veces a un terror interior, pero sin una motivación racional. "Aulaga" se refiere a un estado que se produce cuando la persona ha perdido la esperanza, o sea, que se encuentra un paso más avanzado que en el estado de "castaño común", en que no obstante existe una gran presión de sufrimiento.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
CASTAÑO ROJO
Red Chestnut, Aesculus camea
-------------------------------------------
La persona del tipo "castaño rojo"se preocupa constantemente por otras personas. Por el contrario, apenas mira por sí misma.
Se encuentra en una notable autoalienación porque proyecta sobre otros sus propios temores. Reacciona a sus espaldas y se ahorra así la desagradable confrontación con sus debilidades. El terapeuta no deberá dedicar su atención sólo a las personas del tipo "castaño rojo", sino también a sus hijos (que por eso quizá necesiten acebo o nogal). De todas maneras, es muy difícil desmontar la fachada moral tras la que se oculta este tipo de personas, pues se considera humanamente positivo preocuparse por los demás. (Sólo que aquí se trata de una moral desplazada, bajo la que se oculta un defecto personal).
Las enfermedades de estas personas consisten frecuentemente en trastornos del sueño y estados de intranquilidad. Aparecen también trastornos sexuales (lo mismo que en "centaura menor"), porque existe la tendencia a "ponerse a disposición de los demás" sin pensar en uno.
La atención hacia los demás de las personas del tipo "achicoria" no está motivada por el miedo sino por la posesión. Las personas del tipo "pino albar" tienden de vez en cuando a sacrificarse por sentimientos de culpabilidad.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
CENTAURA MENOR
Centaury, Centaurium umbellatum
---------------------------------------------
Las personas del tipo "centaura menor" son flexibles, bonachones y altruistas. Tienden a rebajarse y servir. Su voluntad y su fuerza de imposición están muy poco desarrolladas.
Para un terapeuta que pretenda que se sigan sus instrucciones de manera precisa y sin oponerse, constituyen unas personas agradables. En su incapacidad de oponerse a una personalidad dominante y por el temor de perder la gracia de sus semejantes, resultan notablemente amables y educados. Pero si el terapeuta le hace el juego y se siente halagado en su autoridad, entonces el éxito de una terapia profunda queda ya puesta en entredicho desde los mismos comienzos, ya que con ello se alimenta el trastorno de la personalidad del individuo de tipo "centaura menor".
Centaura menor se cuenta entre los remedios de pareja opuestos. Uno de los interlocutores asume el papel del débil y el otro de fuerte. El masoquista necesita al sádico y a la inversa, pues permite a éste hacer realidad su desvío. Así, en las proximidades de las personas de tipo "centaura menor" se encuentran personas, por lo general familiares, que ejercitan la autoridad en su contra (por ejemplo achicoria o vid).
Lo mejor sería tratar a ambos simultáneamente del modo que convenga a cada uno de ellos, dentro del sentido de la terapia familiar. Pero aunque sólo se pueda tratar con éxito a uno de ellos, el otro no puede sustraerse a su efecto pues constantemente se perturba el sutil equilibrio en esta "asociación" cuando uno de los dos cambia. Entonces, el otro debe reaccionar, para bien o para mal. Esto significa que también cambia porque ha podido ver lo que hay de enfermizo en la situación imperante hasta ese momento, o bien que se busca otro compañero que se haga cargo del puesto desocupado. Naturalmente, hay que dejar que sea él quien decida. Muchos terapeutas se encuentran en esas circunstancias con sus pacientes y tienen dificultades cuando se pone en marcha una terapia de esta clase y el paciente acaba por dejar de desempeñar el papel de servcial y agradecido y exige el derecho de la opinión propia y del desarrollo de la personalidad. De esta manera, a través del paciente el terapeuta puede tratarse a sí mismo y alcanzar un conocimiento propio mucho mayor.
La persona de tipo "centaura menor" tiene poca fuerza de resistencia contra las intervenciones del exterior, es decir, también contra infecciones, etc. Esto puede manifestarse en enfermedades frecuentes, estados de debilidad, etc. Cuando hay una estructura de la personalidad de estas características, vale la pena hacer un intento con centaura menor, unido a ejercicios activadores que requieran un fortalecimiento de la voluntad. Concretamente en los niños, mediante juegos apropiados es posible fortalecer su fuerza de imposición.
Las personas de tipo "ceratostigma" presentan un desarrollo perturbado de la vida debido a la falta de confianza en su propia opinión; las personas de tipo "alerce" por falta de confianza en las propias capacidades; y las personas del tipo "mímulo"debido a sus grandes temores. Puede resultar conveniente hacer combinaciones.
Las personas del tipo "nogal" son igualmente sensibles frente a las influencias y las intervenciones procedentes del exterior. Pero dentro del marco de una etapa de desarrollo se encuentra un estado lábil, mientras que las personas del tipo "centaura menor" son por regla general siempre bonachones y atentos.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
CERASIFERA
Cherry Plum, Prunus cerasifera
---------------------------------------------
Una persona en el estado de "cerasifera" tiene miedo a enloquecer o trastornarse. Es el conflicto interior entre el impulso de los sentimientos o el instinto consciente y la razón negadora lo que le ha llevado al borde de la demencia.
El estado de "cerasifera" marcado significa una emergencia aguda. No se puede sostener el ánimo y en caso necesario hay que proporcionar un tratamiento psiquiátrico, pues existe el peligro de suicidio o de llevar a cabo acciones irreflexivas. Las energías sensoriales mantenidas encerradas en el subconsciente han alcanzado una tensión que la conciencia apenas puede controlar, pues la persona del tipo "cerasifera" tiene muchos dolores psíquicos que resultan del conflicto entre sus impulsos vitales y el entorno que se los niega, que ha sido empujado hacia la profundidad y que así continúa. Con ello ha acumulado un gran potencial destructivo.
Puede observarse con frecuencia que se trata de personas originalmente vitales y con ganas de vivir, que simplemente no pudieron o no pueden hacer su vida. Pero un día, su cara auténtica, no consciente, amenaza con tomar el poder lo mismo que un pueblo oprimido inicia una revolución para descargarse con una enorme ira destructiva. La incapacidad y el miedo a hacer realidad su potencial de sentimientos acumulado puede hacer tan insoportable la presión interior que a menudo esperan encontrar alivio con la muerte.
Los seres humanos en este estado son como poseídos. Parecen estar presos de fuerzas extraterrestres, de modo que nos quedamos desconcertados ante ellos y hemos de constatar que nuestras explicaciones a menudo no son suficientes para comprender la situación. Hay también influencias planetarias que desempeñan un cierto papel, lo mismo que determinadas condiciones climáticas.
Particularmente críticas son las épocas de cambios hormonales. Se sabe por ejemplo que es estos momentos es cuando aparece la esquizofrenia juvenil, en la que una fuerte vitalidad (= sexualidad) no se materializa en una forma coordinada y puede descargarse como una psicosis. En todos los estados psicóticos está indicado básicamente un ensayo con cerasifera, aunque sólo sea como medicación adicional. La cerasifera debe estar en todas las consultas psiquiátricas.
Estados menores desarrollados pueden verse en niños cuando experimentan súbitas explosiones de genio (por ejemplo una rabieta destructiva) o cuando por la noche y en forma de enuresia rompen las ligaduras de su control moral. Son síntomas a los que habría que atender pues significan que el entorno exige a estas personas una excesiva autorrenuncia (por ejemplo en forma de una moral religiosa).
A las personas del tipo "cerasifera" hay que obligarlas a que vivan sus sentimientos lo más a menudo que les sea posible. Para ello están indicadas muchas de las fisioterapias habituales en la actualidad, en las que se liberan emociones retenidas y fijadas en el cuerpo y se las vuelve conscientes. También está indicada la psicoterapia con el objetivo de abrir las barreras de la moral interna y hacer desaparecer el miedo ante lo reprimido.
Mientras que no estén en condiciones de realizar su vida de modo normal, habría que proteger a estas personas de todo tipo de carga emocional. Cuando tienen arranques de genio no hay que impedírselo, mientras que no sean destructivos. Lo más que suele necesitar la persona del tipo "cerasifera" es un entorno amable, que le dé confianza para expresar sus problemas emocionales. Mientras que no sean ellos mismos los que cambien en su modo de percepción, la mayoría de los allegados más próximos no estarán en condiciones de hacerlo, ya que normalmente fueron ellos los que con "cariñosa" insistencia han limitado y educado al niño en su propia moral (religiosa o social).
El "castaño común" se relaciona también con un estado de extrema necesidad psíquica y falta de salidas; pero no tiene tendencias al suicidio, y el estado de "tamarilla" representa el miedo y el pánico por influencias externas.

Reply  Message 3 of 5 on the subject 
From: ☼TäRA☼ Sent: 17/06/2010 09:51
CERATOSTIGMA
Cerato, Ceratostigma willmottiana
-----------------------------------------------
Las personas de este tipo no tienen ninguna confianza en su propia opinión o intuición, de modo que constantemente piden consejo a los demás (y a menudo se les "aconseja mal").
Pueden constituir una carga para el terapeuta, pues no dejan de hacer preguntas. Con frecuencia llevan una lista completa que siguen de cabo a rabo, desde el menor de los quehaceres cotidianos hasta decisiones vitales.
Esto se refiere sobre todo a problemas (y problemas imaginarios) sobre la salud. A menudo han realizado con anterioridad toda una serie de tratamientos (sin éxito), a los que se sometieron siguiendo los consejos de una revista o de algún conocido. Prueban todas las formas de dieta sin que les convengan y cambian frecuentemente de terapeuta, interrumpiendo también el tratamiento que siguen.
Muchas veces son una gran prueba de paciencia para él, salvo que le guste el papel de sabelotodo y considere importante aconsejar a otras personas. Pero con eso no ayudará a sus pacientes, sino que ahondará el problema. La ceratostigma pertenece a los remedios de pareja opuestos. Con este motivo, el terapeuta puede preguntarse si quizá él mismo no necesite un tratamiento (por ejemplo con vid, verbena o achicoria).
Para poder seguir ayudando a las personas del tipo "ceratostigma" no debe estimularse su necesidad de recibir seguridad o consenso, sino que habrá que señalarles constantemente la necesidad de que resuelvan ellos mismos sus problemas. Resulta muy ilustrativo a este respecto indicarles los numerosos intentos inútiles de orientarse por el consejo de los demás. La persona del tipo "ceratostigma" debe darse cuenta que nadie mejor que él mismo para resolver sus dificultades.
Sin embargo, precisamente la medicina actual, con su pseudoclaridad, crea muchas personas de tipo "ceratostigma", que no alcanzan la madurez y que, por ejemplo, siguen después de un diagnóstico o una terapia que no les conviene en absoluto. Esto crea dependencias. Cuando ha de seguirse un programa establecido previamente y hay que realizar una determinada profilaxis (cuya justificación sólo puede encontrarse a nivel estadístico y teórico, pero nunca en un caso vivo), el ser humano pierde la capacidad de desarrollar su vida bajo su propia responsabilidad. Cuantas más reglas se establezcan más se reducen los instintos naturales. La persona de tipo "ceratostigma" debería seguir, siempre que fuera posible, un autotratamiento con el fin de conseguir confianza en sus intuiciones, sentimientos y convicciones.
Pero todo terapeuta debería aprender a basar su terapia sobre la base de su intuición en lugar de seguir los consejos (a menudo contradictorios) de la práctica científica, puesto que es notorio el hecho, por un lado, de que las afirmaciones de la ciencia cambian con frecuencia y, por otro, que la terapia es en el fondo siempre la autoexpresión del terapeuta y su camino de autorrealización. El resultado es, entre otras cosas, la gran variedad de métodos de tratamiento. Es imprescindible que controle el curso del tratamiento en todos sus detalles imprevisibles partiendo de su propia habilidad y conocimiento, que ha adquirido en el curso de su relación con la enfermedad y la curación. Sólo así puede construir una relación de confianza con su paciente y actuar correctamente en toda situación, sin menoscabo de su trabajo personal.
Las personas del tipo "ceratostigma" suelen dar una impresión infantil y con sus constantes preguntas recuerdan también a los niños. Tienden a presentar trastornos en el desarrollo de todo tipo e insuficiencias funcionales, a pesar de que sus órganos conservan toda su potencia. La incapacidad interior de tener una reacción segura y espontánea se transfiere al sistema vegetativo y puede provocar los trastornos psicosomáticos más diversos.
Irresolución y falta de capacidad de relacionarse se encuentran también en las personas de tipo "alerce", que aunque poseen una opinión clara sobre sí mismos no la realizan, en las personas de tipo "genciana", que se desaniman con rapidez, en las personas de tipo "escleranto", que son incapaces de decidirse, y en las personas de tipo "avena silvestre", que no saben qué hacer con su vida.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
CLEMATIDE
Clematis, Clematis vitalba.
-----------------------------------
La persona de tipo "clemátide" no está particularmente interesada en el presente. Sueña de día, hace toda clase de especulaciones y encuentra en ellas la satisfacción de sus deseos.
Por una parte es un paciente agradable porque no presiona al terapeuta con exigencias incumplibles ni se queja constantemente de sus males. Es relativamente indolente y no siente un interés especial por su estado físico, como tampoco por el resto de su vida. Pero existe el peligro de que utilice la enfermedad como posibilidad para huir de la realidad y retraerse como si estuviera en un convento con objeto de tener su paz. Por ese motivo es silencioso y poco llamativo en su enfermedad.
Pero por regla general tampoco hace esfuerzos particulares para volver a estar sano y deja mucho que desear en lo que respecta a la colaboración del paciente. Se le nota siempre una cierta afinidad hacia la muerte, que para él no significa más que un cambio hacia otro mundo. Por eso está siempre "con un pie en el más allá". El alcohol y las drogas ejercen una gran fuerza de atracción sobre él.
La clemátide puede utilizarse por lo tanto cuando hay tendencia al desmayo, colapso o coma, en los estados de trance y en los trastornos de la memoria. Simboliza la capacidad de llevar al ser humano desde el más allá al mundo terreno, es decir, fijar al cuerpo la fuerza de la vida. Por eso resulta indicada en la rehabilitación y en las enfermedades consuntivas crónicas. Los trastornos auditivos y visuales como expresión de un menor interés hacia el acontecer mundano caen también en su área de acción, lo mismo que la somnolencia y el retraso en el desarrollo. La clemátide actúa contra las tendencias a la disolución y el desorden. También en caso de esterilidad se puede intentar usarlo, pues engendrar significa que un ser cósmico se materializa en un cuerpo humano. Las semillas de la clemátide recuerdan muchísimo a los espermatozoides humanos.
La clemátide devuelve a la persona su voluntad de vivir y resulta particularmente indicada por ese motivo en las fases iniciales de aquellas enfermedades en que debe dedicarse a la cuestión inconsciente: Quiero estar enfermo o no? Debido a su efecto vitalizador forma parte del remedio de emergencia (Rescue Remedy).
Las personas del tipo "madreselva" también tienden a soñar despiertos y a quedarse ausentes. Pero se refieren al pasado, mientras que con los "clemátide" se construyen castillos en el aire para el futuro. Las personas del tipo "escaramujo" no tienen ningún interés especial hacia la vida real porque dejan pasar todo de manera apática y sin comprometerse. Los estados de "castaño blanco" significan falta de concentración porque no pueden desconectar determinados pensamientos que dominan su actividad cerebral. En las personas del tipo "clemátide" suelen ser los sueños de día, por lo que podría recomendarse su combinación. La mostaza silvestre es contra el desinterés debido a humor depresivo y el alerce contra la falta de iniciativa debido a la ausencia de autoconfianza.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
ESCARAMUJO
Wild Rose, Rosa canina
---------------------------------
Una persona en el estado de "escaramujo"no lucha, acepta todo con resignación y se deja arrastrar por la vida sin voluntad. Pero tampoco se queja, sino que da una impresión apática y "abandonada".
No hace grandes esfuerzos por sanar, sino que siempre está dispuesta a conformarse en su estado. Su entrega al destino e indolencia hacen que la terapia sólo difícilmente "haga mella". El escaramujo es un remedio de constitución, pues este estado persiste por lo general mucho tiempo sin que exista un motivo aparente para ello. Las personas de este tipo dan muchas veces la impresión de estar contentas con su enfermedad. Parecen identificarse con ella y si no tuvieran una apariencia tan apática e incapaz, se tendría la tentación de envidiar su paz interior. Mientras que otros se esfuerzan y atemorizan con desesperación, la persona del tipo escaramujo simplemente se deja caer.
Por consiguiente, la terapia debe orientarse hacia una vitalización. Las curas de Kneipp, el deporte, los estímulos espirituales, el cambio de clima y la curación focal pueden ser de ayuda. El escaramujo interesa también en el caso de enfermedades crónicas y destructivas si se tiene la impresión de que la persona ha dejado de luchar y desaparece su voluntad de vivir.
Los estados de "aulaga" se caracterizan así mismo por la resignación, aunque son consecuencia de una lucha infructuosa, mientras que las personas del tipo "escaramujo" no llegan ni a luchar. La falta de voluntad en el caso de "centaura menor" se refiere a los demás, que no pueden oponerse, mientras que con escaramujo es al destino.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
ESCLERANTO
Scleranthus, Scleranthus annus
-------------------------------------------
A las personas del tipo "escleranto" les es difícil decidirse o mantener una postura consecuente. Oscilan interiormente, o incluso exteriormente, entre las distintas alternativas, pasando a menudo de un extremo a otro o incapacitándose para actuar.
Esta falta de claridad o variabilidad se corresponden con frecuencia a sus trastornos, de modo que pueden llegar a influir al terapeuta. Si no puede encontrar una línea clara y seguir cada síntoma, él mismo puede caer en un estado de "escaramujo".
Precisamente esa variabilidad de los síntomas, esa contradicción, es lo común. Ya sea un estado maniaco-depresivo, el cambio de humor o de la temperatura corporal, el paso de la diarrea al estreñimiento o de encontrarse bien a estar mal y a la inversa, el tratamiento es siempre el mismo: escleranto como remedio de base. Este ir de aquí para allá guarda similitud con la aparición del mareo, por lo que se puede probar con esta afección.
Existe una llamativa dependencia con las fases lunares, que todo terapeuta debería conocer siempre por su gran influencia sobre los sucesos vegetativos inconscientes. Se puede observar a menudo cómo bajo la influencia de la luna llena o de la luna nueva aparecen determinadas dolencias y el estado general se vuelve lábil. Se puede animar al paciente a que se observe a sí mismo (pues si conoce las relaciones no se queda tan indefenso), y estabilizarle profilácticamente.
La luna influye, entre otras cosas, sobre el período de la mujer y el equilibrio hídrico del cuerpo. Por eso, en caso de trastornos de ese tipo (período, climaterio, trastornos renales funcionales, hidropesía, congestión linfática), habría que pensar en el escleranto.
Las persona del tipo "impaciencia" son asimismo intranquilas, rápidas e inconstantes, aunque siempre manteniendo en mente su objetivo. Los estados depresivos de las personas del tipo "mostaza silvestre" aparecen siempre de imprevisto y no tienen el fuerte carácter oscilante que se da en las personas del tipo "escleranto". En caso de una aparición cíclica está indicada la combinación. La labilidad de las personas del tipo "nogal" surge por su extremada sensibilidad, es decir, por influencias externas, mientras que en las del tipo "escleranto" es por irresolución interior.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
GENCIANA
Gentian, Gentiana amarella
--------------------------------------
Las personas del tipo "genciana" no tienen fuerza de perseverancia. La negación interna de la vida, la postura pesimista latente, la predisposición a suponer siempre de inmediato lo peor o a darse por vencidos, resulta muy llamativo en ellas.
Sin embargo, no siempre se manifiesta en términos tan lapidarios, y a veces se limita a un respingo resignado o a la observación de que "era de esperar".
La persona de tipo "genciana" acude a la terapia con esa actitud, y el terapeuta debe darse cuenta de que las recaídas o la interrupción del tratamiento surgen casi siempre de su postura interna. Está básicamente programada en su interior para el fracaso. Esto puede detectarse de modo indirecto en sus manifestaciones de duda; muchas veces parece incluso estar satisfecha cuando se cumplen sus esperanzas negativas.
La persona de tipo "genciana" espera por precaución y autoprotección lo peor con el fin de ahorrarse ilusiones. Pero con ello bloquea inconscientemente los progresos de la terapia. En el cuerpo todo esto se manifiesta en recidivas crónicas y en enfermedades que tienen carácter repetitivo, como el asma, las alergias y los "ataques"de todo tipo. Podría hasta decirse que incluso no quiere curarse. Pero en lugar de reprochárselo (lo más que puede hacerse es insinuarlo), habría que administrarle genciana, particularmente durante la convalecencia, para no volver a perder el terreno ganado. La genciana puede reforzar la predisposición a sanar y la fuerza para perseverar. Está siempre indicada cuando en un proceso de curación se producen recaídas. A veces incluso l terapeuta lo necesita cuando la postura del paciente amenaza con contagiarle o las constantes recaídas y fracasos a desanimarle.
Las personas del tipo "mostaza silvestre" sufren depresión a menudo por motivos inexplicables, mientras que en el caso de genciana aparece como reacción a fracasos o dificultades. Por eso la mostaza silvestre puede designarse como remedio contra la depresión endógena y la genciana contra la reactiva.
Las personas del tipo "alerce" se dan por vencidas de antemano debido a falta de confianza en sí mismas, las de tipo genciana cuando aparecen las dificultades. Las personas del tipo "avena silvestre" suelen hacer intentos a medias, que después interrumpen porque (a diferencia de genciana), realmente no saben lo que quieren.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
HAYA
Beech, Fagus silvatica
-------------------------------
Las personas del tipo "haya" siempre piensan en lo bueno; se manifiestan tolerantes, consideradas y comprensivas. Se esfuerzan en ver todo lo positivo, incluso aunque los hechos parezcan desmentirlo, y se preocupan más de sus semejantes de lo que el observador imparcial cree conveniente.
Bach se ha incluido en el grupo de personas que "se preocupan demasiado por los demás". Pero "demasiado" significa que no se guarda la proporción, que hay algo que no concuerda y que el comportamiento de la persona del tipo "haya" --su opinión siempre positiva, su deseo de hacer el bien, su paciencia--, en realidad parece de algún modo artificial o exagerado (a veces también adulador). No puede ser de otra forma ya que su tolerancia demostrada hacia el exterior es sólo un exceso de compensación de una intolerancia interior y un autorrechazo igualmente grandes, y su dedicación al "bien" significa al mismo tiempo una condena hacia el "mal". Estas personas pertenecen al tipo de los intolerantes introvertidos, que no ejercen la presión sobre su entorno (como el extrovertido), sino sobre sí mismos y que deben practicar en la vida lo contrario de lo que correspondería a su naturaleza y que no admiten.
Puesto que en el fondo todo esto no es más que una maniobra de distracción --aunque con buenas intenciones--, hacia un conflicto con uno mismo, a largo plazo tendrá malas consecuencias. Su complejo de autorrechazo no desaparecerá sino que se activará constantemente. La persona del tipo "haya", que posee una estructura psíquica muy compleja, conoce sus rasgos aparentemente malos, pero no comprende su justificación y su sentido. Sucede entonces que, bajo la presión de la moral aprendida, los rechaza e intenta superarlos mediante una "bondad" y una tolerancia practicadas exageradamente.
Para escapar a la atracción de la mentira con la vida habría que firmar la paz con uno mismo. Debería poner en claro que la escala de valores con la que se juzga y condena, no es en modo alguno una verdad universal, sino que sólo expresa el espíritu moral de los tiempos dominantes en ese instante. Sería importante para él admitir reconocer los rasgos propios que rechaza para poder tratarlos con sentido y no entrar en un conflicto interior con ellos. Debería darse cuenta que no es por naturaleza un "cometodo", sino más sensible y susceptible que las otras personas y que, por eso, debe poner especiales exigencias a su modo de entrar o dejar salir, lo que reduce considerablemente sus límites naturales de tolerancia. Su "intolerancia" es, por consiguiente, una medida protectora natural y legítima sin la que no podría desarrollarse ni sobrevivir. Su gran sensibilidad arrastra otra "desventaja" adicional: una limitada capacidad de imposición que le hace depender en medida muy especial del bienestar de su entorno y le obliga a evitar las confrontaciones con quienes piensan de distinto modo a como él mismo. En realidad sería suficiente con que les dejara en paz, pero ya que la persona de tipo "haya" no sólo es muy sensible y temerosa, sino también considerablemente complaciente, a menudo exagera su tolerancia mediante una postura muy positiva, que obliga a sus semejantes, elevando además el sentimiento de su propio valor.
Así, para compensar las presuntas malas características que lleva, juega a lo "noble" y "bueno"; dedica su vida a altos ideales porque supone que tiene muchas carencias; ejerce por doquier la tolerancia porque se tolera él mismo muy poco; asegura el bienestar de su entorno por miedo a lesionar su naturaleza sensible, se deja admirar y venerar porque él mismo se desprecia.
Si se sintiera bien y fuera agradable, todo estaría en orden. Pero en realidad, la persona "haya" típica, aunque se presenta relajada, despierta una cierta sensación de tensión, artificialidad o lejanía de la realidad. También los trastornos psicosomáticos que debe sufrir demuestran que algo no funciona correctamente, que su alma se rebela, puesto que su característica más esencial es defenderse contra la mentira.
Haciendo un juego de palabras podría decirse que "su alma sale a relucir" y lo hace en forma de frustración, dolor o padecimiento. La verdad radica en la realidad de nuestra vida, por mucho que parezca "buena" o "mala"; es lo que es real y en modo alguno coincide siempre con nuestros ideales. Sólo en la realidad falsificada podemos encontrar una relación con el misterio de nuestra existencia y la paz interior. Quien huye de la realidad de su vida se enferma, porque destruye su unidad interior.
A traves de su postura bienintencionada, pero en el fondo alejada de la verdad, la persona del tipo "haya" complica enormemente el tratamiento. Normalmente se oculta detrás de su papel y no entra en aspectos indirectos y personales. Teme dejar al descubierto sus debilidades y supuestas malas características, y también sus intentos de reconocer de una manera consciente y abierta su intolerancia y sus presuntos malos rasgos. Debería reconciliarse con esas características que rechaza y contrastar la moral que ha aprendido con una postura crítica y autorresponsable. Debería conocer las causas de su comportamiento y darse cuenta de que la auténtica intolerancia comienza siempre por uno mismo. Si no puede tolerarse y aceptarse, tampoco podrá hacerlo con los demás. Su comportamiento magnánimo y complaciente será sólo teatro, política o una maniobra psicológica y desencadenará por doquier malestar moral.
También quien dirige el tratamiento, que por orgullo profesional intenta se amable con sus pacientes de un modo especialmente atento y bienintencionado, debería verificar de vez en cuando si en su terapia sólo está representando las propias debilidades y, a costa de su paciente, está haciendo realidad un estado de "haya".
El haya es, junto con la vid, el remedio de Bach esencial contra las ALERGIAS. Aquí puede verse perfectamente bien cómo un principio espiritual se expresa en la materia y se hace realidad. La intolerancia que un ser humano lleva en su estructura espiritual y psíquica se extiende naturalmente hasta el área de sus reacciones fisiológicas, bioquímicas y celulares. La intolerancia de tipo "haya" es introvertida y en buena medida inconsciente; por eso gusta de reaccionar en contra del cuerpo. (Cuando empujamos al subconsciente un conflicto moral se traslada al cuerpo, por un lado para llamar la atención sobre sí por medio de los dolores y por el otro lado buscando una salida a través de mecanismos de desintoxicación físicos). En estos casos vale la pena hacer un intento con "haya". Por supuesto que no pueden esperarse resultados inmediatos, lo mismo que ninguna persona cambia en un abrir y cerrar de ojos.
El haya puede combinarse a menudo con los siguientes remedios: acebo en caso de reacciones violentas de las defensas naturales (por ejemplo la alergia); agua de roca cuando una persona se aferra de manera excesivamente compulsiva a lo "correcto"; leche de gallina cuando la exagerada tolerancia es una reacción de miedo ante una vivencia de shock; manzano silvestre para aceptarse uno mejor y en general para la depuración de la sangre en las alergias; castaño blanco para hacer el pensamiento más flexible y abierto; pino albar cuando la tolerancia se diluye con sentimientos de culpa; mímulo cuando constituye sólo una reacción defensiva en caso de un temor muy grande; agrimonia cuando resulta demasiado artificial.

Reply  Message 4 of 5 on the subject 
From: ☼TäRA☼ Sent: 17/06/2010 09:52
ALERCE

-----------------------------------------------------------------------------------------------------
HOJARANZO
Hoenbeam, Carpinus betulus
----------------------------------------
Una persona en el estado de "hojaranzo" cree no estar preparada para un esfuerzo que ha de realizar, o en general, para sus tareas cotidianas, aunque una vez que lo ha comenzado lo puede hacer muy bien.
Cree no estar maduro para ello porque ha creado un "tigre de papel". Esto suele basarse en determinadas ideas que se hace y puede conducir a que huya hacia la enfermedad , puesto que ella exonera realmente de la obligación de hacer su trabajo. Aunque por lo general está en condiciones de llevar a cabo con plena satisfacción ese trabajo, su postura puede indicar que sólo lo conseguirá si logra imponerse. Pero si reprime una tendencia esencial de su autodesarrollo individual (algo que todos hemos aprendido), la efectividad de su vida es relativamente pequeña).
Para la persona ajena resulta difícil darse cuenta, pero un terapeuta que deba tratar con personas en estado de "hojaranzo", no sólo debería intentar darle fuerza para cumplir su tarea cotidiana o un esfuerzo especial, sino escuchar lo que hay ahí y, tal vez, trabajar contra sí mismo en su capa más profunda.
Un paciente así corre el peligro, aunque haga "bien" su trabajo, de caer en un autoalienamiento. El hojaranzo le puede ayudar en ambos niveles permitiéndole dedicarse a su trabajo sin bloqueos interiores, lo que significa a la vez que con el tiempo estará en condiciones de adaptar su vida exterior a sus necesidades personales (en lugar de a la inversa), algo que en nuestros días tiene el máximo mérito.
Por consiguiente, el hojaranzo es un remedio "para todos los días", también para el terapeuta si se siente superado por las exigencias de su profesión. Está indicado en los estados de debilidad aguda y deberá administrarse siempre que se manifiesten los primeros síntomas de una enfermedad, por ejemplo gripe, etc., pues puede significar que en ese instante se sienta sobrecargado. Está así mismo recomendado en la convalecencia cuando el paciente no se siente todavía lo suficientemente fuerte para llevar su vida normal, así como las molestias que aparecen por la mañana y van disminuyendo en el transcurso del día.
"Olmo" se parece a "hojaranzo" por la sensación de fallo, aunque es mucho más especial y fundamental y afecta también al estado físico, que con "hojaranzo" suele ser bueno. El estado de "Olivo" tiene también la debilidad, que sin embargo existe efectivamente. Las personas "alerce" no se entristecen, pero aquí es la falta de autoconfianza lo que actúa impidiendo el paso. A menudo está indicada la combinación con hojaranzo. Las personas de tipo "genciana" tienden fundamentalmente a renunciar con las dificultades, mientras que con hojaranzo sólo existe la sensación del exceso de exigencias.
--------------------------------------------------------------------------------------------------
IMPACIENCIA O HIERBA DE SANTA CATALINA
Impatiens, Impatiens glandulifera
---------------------------------------------------------------------
La persona del tipo "impaciencia" se caracteriza por la rapidez, la impaciencia y el nerviosismo. Esto suele ponerle en conflicto con su entorno -más lento- y puede aislarle de él.
Nada resulta demasiado rápido. Está siempre "a la que salta" y no aguanta largos discursos o análisis profundos. Le gustan los terapeutas que saben enseguida de qué va y se ponen manos a la obra sin dilaciones. Las explicaciones prolijas ni las escucha y tampoco las da. Un par de indicaciones someras son suficientes y espera siempre un remedio que actúe de inmediato.
Si esto irrita al terapeuta y sigue el mismo ritmo, lo único que consigue (prescindiendo de la superficialidad de su terapia), es hundir aún más al paciente en su problemática, pues lo que necesita es lo contrario: tranquilidad, minuciosidad, relajación. Hay que reducir, lo mismo que en la taquicardia, la frecuencia de sus pensamientos y actos. Las prisas son un veneno. Esto no significa naturalmente que los modos de reaccionar, percibir y actuar rápidos sean enfermizos, sino únicamente que con ello no debe perjudicarse la calidad de vida, que es lo que sucede con el paciente de tipo "impaciencia".
Las enfermedades de este tipo se caracterizan por la rapidez y el nerviosismo: la taquicardia, la intranquilidad nerviosa, el insomnio, el sofoco, la reacción alérgica, el prurito, el eccema neurógeno, el hipo, el tic, los trastornos gastrointestinales nerviosos, la hipertensión, los espasmos. Se trata de enfermedades que surgen por la intranquilidad y que causan intranquilidad.
La impaciencia o hierba de Santa Catalina está indicada para estados de intranquilidad en la fiebre y también para los dolores espásticos (junto con la agrimonia), en los que los impulsos corporales no se traducen por completo en acciones y generan un espasmo, como en el caso de los cólicos nerviosos. La persona de tipo "impaciencia" se frustra con rapidez cuando algo no discurre con rapidez y sin tropiezos.
Las personas del tipo genciana están a menudo frustradas del mismo modo cuando no van adelante. Entonces renuncian, mientras que las del tipo impaciencia no piensan en ello y se irritan. Por eso pueden caer en un estado de "acebo" furioso, algo que estimula la combinación de ambos remedios. Las personas del tipo "verbena" tienden también a la impaciencia, pero en ellas se refiere a determinados objetivos que pretenden alcanzar por un afán de misión o de perfeccionismo. Los estados de "impaciencia" son más generales y se manifiestan en cosas accesorias.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
LECHE DE GALLINA
Star of Bethlehem, Ornithogalum umbellatum
--------------------------------------------------------------
La leche de gallina es el remedio para las personas que no han asimilado un shock o una vivencia horrible o que no pueden hacer frente a la situación de la vida. Esto influye sobre el desarrollo de su vida y de su personalidad.
Es válido en especial para las víctimas de accidentes, ya sea una conmoción o un síndrome parapléjico, una fractura o una incapacidad psíquica (por ejemplo no poder hacer nada bajo determinadas situaciones).
El motivo en estos casos también está claro para el paciente. Pero la leche de gallina no está indicada unicamente para un tratamiento posterior, sino en cualquier caso de conmoción repentina, en cualquier accidente, en los sobresaltos. Es componente del Remedio de Urgencia y devuelve a las personas la capacidad de reacción interna que necesitan para asumir lo que han vivido.
Muchos shocks se reprimen. Si se le pregunta, el paciente no suele saber nada a ese respecto. Por eso habría que analizar con cuidado las distintas posibilidades, teniendo que retroceder incluso en la niñez, pues pueden haber marcado su vida y su comportamiento actual.
Muchas dolencias, sobre todo del tipo psicosomático, han surgido por conmociones no asumidas y que se reprimieron: histerias, neurosis, trastornos sexuales, trastornos tiroidales, dolencias cardíacas, problemas articulares, depresiones, etc. También la alergia puede entenderse como un shock interno que ha conducido a una sensibilización. Debería emplearse aquí leche de gallina. No debería faltar en ningún dispensario o botiquín para accidentados y habría que administrarla igualmente a los pacientes que hayan sufrido o tengan que someterse a operaciones graves (= intervenciones violentas con secuelas permanentes).
El shock sin asumir puede provocar actitudes de miedo que, sin embargo,aunque de modo inconsciente, puedan atribuirse a esa vivencia. Los estados "álamo temblón", que se expresan en miedos inexplicables y súbitos, pueden tener sus raíces, por lo que es recomendable su combinación.
El estado de miedo agudo de "tamarilla" llega a provocar una situación de shock; de ahí la combinación en el Remedio de Urgencia. Los estados de "mímulo", es decir, el temor ante algo concreto, por ejemplo ir en coche, pueden ser la consecuencia de un shock, así que también aquí está indicada la combinación. El estado de "madreselva" se remite a la persistencia en el pasado, que a veces incluye una vivencia de shock. Muchos estados de "leche de gallina" van acompañados de estados de agotamiento físico o psíquico, que requieren olivo.
-------------------------------------------------------------------------------------------------
MADRESELVA
Honeysuckle, Lonicera caprifolium.
-------------------------------------------------
La persona de tipo "madreselva" no puede desprenderse del pasado. Se abandona a los bellos (u horribles) recuerdos y huye de este modo de la realidad de su vida actual.
Por la tendencia a referirse al pasado, habla de remedios que antes le sentaron bien o desea repetir constantemente una terapia que antes tuvo éxito. Le resulta difícil aceptar que la situación actual suele diferenciarse de modo muy importante de la pretérita y que, por consiguiente, requiere una actitud y un proceder distintos. Sus bellos sueños pueden incapacitarle para la vida o bien ser expresión de la huida ante una vida con la que no está de acuerdo. Representa la tradición en su forma mal entendida, que se aferra únicamente al pasado e impide con ello el paso hasta la actualidad. Hay que intentar hacerle entender que nada, ni una terapia de buenos resultados, puede simplemente repetirse, y que constantemente deberá enfrentarse a lo nuevo y a los problemas relacionados con su conciencia en constante cambio.
La persona del tipo "madreselva" tiende a los trastornos en el desarrollo porque no puede dar el paso a la actualidad, constantemente necesario y que significa crecimiento. Esto se refiere también a su desarrollo espiritual. Pueden incluirle a este respecto la nostalgia y las dificultades de adaptación o la pena por una pérdida. En la convalecencia después de una grave enfermedad o una apoplejía, la madreselva puede ser de gran utilidad cuando se tiene la impresión de que un determinado estado se ha "fijado".
Los sueños diurnos de madreselva se refieren al pasado, mientras que la persona de tipo "clemátide" tiende a las especulaciones y los sueños de futuro. Ambos tienen en común la falta de interés en el presente, lo mismo que las personas del tipo "escaramujo", que sinembargo se caracterizan por la apatía y la tolerancia.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
MANZANO SILVESTRE
Crab Apple, Malus pumila
------------------------------------
El manzano silvestre es para personas que se sienten impurificadas o envenenadas. Puede referirse a influencias de todo tipo (material o espiritual). Esta sensación no tiene por lo general ninguna base real.
En "manzano silvestre" se percibe con especial claridad el efecto espiritual y físico. Por un lado, ayuda a eliminar la manía de limpieza (y otras), por otro favorece la depuración de la sangre que es necesaria en cualquier enfermedad.
El organismo siempre intenta mantener intacta la sangre, como su órgano principal y más vivo, y liberarlo de toxinas y de productos de desecho del metabolismo. Cuando las vías naturales de desintoxicación y excreción están cortadas, elige cualquiera otra de las que disponga, entre las que se incluye también la piel. Por eso, a partir de la localización de los trastornos cutáneos ( del tipo que sean) se pude realizar un cierto diagnóstico del interior del cuerpo (zonas de Head, puntos y meridianos de acupuntura, zonas reflejas).
Por esa razón, el manzano silvestre está indicado básicamente para cualquier tipo de enfermedad dermatológica, no sólo por vía interna sino también externa como lavado, pomada o apósito.
La hipersensibilidad espiritual del tipo "manzano silvestre" frente a toda clase de veneno, toxina o substancia extraña, que sinembargo se basa a menudo en ideas aceptadas sin sentido crítico, se manifiesta también en el cuerpo. Lo mismo que este tipo reacciona espiritualmente a la más mínima desviación de su ideal de la limpieza (que afecta también a su moral), lo mismo hace su cuerpo. Por eso, el manzano silvestre es uno de los remedios más importantes para cualquier clase de alergia.
Puesto que el intestino constituye un gran órgano de limpieza, el manzano silvestre puede aplicarse también en las enfermedades intestinales crónicas, ya sea la diarrea o el estreñimiento. En el primer caso coloca al cuerpo en condiciones de acabar finalmente la acción limpiadora que está llevando a cabo desde hace mucho tiempo, y en el segundo caso de iniciarla. También en las cargas focales crónicas que representan una especie de impureza permanente, es posible recurrir al manzano silvestre.
A cada infección el cuerpo reacciona con una derivación. Sólo cuando no consigue desprenderse rápidamente del agente tóxico por vías naturales, se pone enfermo. Por ese motivo el manzano silvestre es imprescindible para cualquier infección, incluso en las fases iniciales, lo mismo que para la profilaxis contra los contagios (junto con nogal y olivo). Por eso es también adecuado para el terapeuta. Con su ayuda puede liberarse de influencias enfermizas de todo tipo, ya sean físicas o espirituales.
Para la depuración de "psico-toxinas" puede administrarse junto con acebo para los pensamientos negativos, sauce para el rencor, pino albar para los autoreproches y achicoria para la autocompasión.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
MIMULO
Mimulus, Mimulus guttatus
------------------------------------
El mímulo es el remedio para personas que tienen miedo ante algo concreto. Este es a menudo el motivo por el que inician el tto. Son niños que tienen miedo de la oscuridad o de un hombre negro, o adultos que temen determinada enfermedad o ciertas situaciones de la vida. Sucede también que se niegan a admitir sus temores y en lugar de ello se concentran en determinados trastornos físicos. (Necesitan entonces agrimonia como remedio de combinación).
También la cancerofobia es un estado de "mímulo" (en forma muy marcada: "tamarilla" ), y la actual "información y atención" contribuye en buena medida a ello puesto que intenta motivar a las personas con el miedo. Quizá con ello atraiga "clientes" y llene sus programas, pero el terror psíquico que genera en las personas es esencialmente más perjudicial.
El miedo enferma, es algo que se dice y no sin razón. Creyendo que con un programa adecuado o con "medidas apropiadas" se puede controlar todo, se pasa por alto que la enfermedad está relacionada principalmente con el destino y que debe significar un enfrentamiento consciente con él antes de poder emprender algo.
Hay que recalcar expresamente que no todas las personas pueden enfermar de cáncer, sufrir un accidente de tráfico o ser asesinadas. Todo esto es expresión de su destino individual y del curso de su vida, y para alguien distinto significa otra cosa. Sólo con el reconocimiento es posible "hacer algo en contra". Las acciones y los modos de vida que surgen del miedo los han de arrastrar de modo permanente y generan un desequilibrio vegetativo y un espasmo interior. Quien provoca miedo quiere conseguir como mínimo influencia, si no alcanzar el poder o vengarse, y a menudo también huye de sus propios temores. Es algo que todo terapeuta debe tener bien claro si plantea un pronóstico de futuro sombrío para motivar al paciente a que siga la terapia (aunque sólo sea una determinada dieta).
Si no puede convencer es que él mismo no lo está e incluso su eventual convicción no significa que sea correcta. Muchos terapeutas proyectan sobre los pacientes sus propios temores para poder hacer entonces algo (contra el propio temor). Por ese motivo, muchos de ellos necesitan mímulo.
Las enfermedades de tipo "mímulo" se manifiestan principalmente de manera psicosomática: NERVIOSISMO, CLAUSTROFOBIA, MAREOS, TARTAMUDEO, ASM
MOSTAZA SILVESTRE
Mustard, Sinapis arvensis
------------------------------------
Las personas del tipo mostaza silvestre padecen depresiones que aparecen sin motivo aparente y que después desaparecen de forma también espontánea.
El estado de mostaza silvestre equivale más o menos a la depresión endógena y surge de forma leve como la denominada depresión larvada. Puede mostrar un cierto carácter cíclico que, entre otras cosas, viene causado por los ritmos cósmicos. Desconocido no significa que carezca de motivos.
En el caso de la depresión larvada la mostaza silvestre es muy recomendable. En los síntomas somáticos acompañantes, los estados de DEBILIDAD, los trastornos cardíacos, DOLORES DE CABEZA, NEURALGIAS, perturbaciones en el SUEÑO e incluso la CIATICA, con una observación más precisa de toda la persona puede verse el componente depresivo. El organismo intenta siempre derivar o hacer conscientes através del cuerpo los problemas no resueltos en el área psíquica.
La mostaza silvestre puede probarse también en todos los casos en que las dificultades surgen de imprevisto y el cuerpo reacciona "paralizándose", es decir, sin mostrar los signos de una enfermedad aguda (como fiebre, pus, diarrea o inflamación).
En las personas del tipo mostaza silvestre hay que prestar especial atención a la costumbre de reprimir las reacciones agresivas y pasar con ello a estados depresivos. Afirman a menudo que no saben el motivo de su humor porque quieren desviar el tener que enfrentarse conscientemente a una problemática. Es interesante ver como un estado así se convierte en una súbita ira en que pueden observarse todos los signos de la vitalidad (buena irrigación, movimientos rápidos, etc), y no es posible hablar de una depresión. Sucede porque el terapeuta se convierte en blanco de una reacción agresiva, por ejemplo dudando de la justificación de un estado depresivo. Pero ha de estar en condiciones de conducir el potencial emocional desplegado de este modo por el paciente hacia un proceso constructivo, es decir, la autocomprensión.
Las personas del tipo genciana y avena silvestre tienden también a las depresiones. Aquéllas a causa de fracasos y circunstancias adversas, estas últimas debido a falta de un sentido en la vida. En ambas se conoce el motivo, en el caso de mostaza silvestre por el contrario, no. El estado de castaño común significa la sensación extrema de falta de una salida;en el de aulaga la resignación tras esfuerzos inútiles. Aquí, en cualquier momento pueden producirse depresiones. La persona del tipo avena silvestre a menudo no tiene clara cuál es su problemática, de modo que puede dar la sensación de que se trata de una depresión del tipo de mostaza silvestre. Ambos estados se solapan muchas veces, de manera que pueden combinarse. La persona del tipo impaciencia puede frustrarse si es bloqueada su necesidad de un cambio rápido. Esto puede conducir también a los síntomas de depresión larvada.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
NOGAL
Walnut, Juglans regia
------------------------------
El nogal es un remedio para personas que necesitan "tener buenas tragaderas", sobre todo en las fases importantes de la vida en que deben llevar a cabo un cambio o un desarrollo interior o exterior. Refuerza la convicción personal y deja que la persona se encuentre a sí misma o que siga su camino.
Está indicado igualmente para los cambios físicos como son la aparición de la dentición, la PUBERTAD o el CLIMATERIO. Aunque también con motivo de un parto o de un fallecimiento tiene efectos beneficiosos, al permitir que el necesario proceso de cambio discurra de modo armónico y correcto. Al proteger contra las influencias externas perturbadoras, puede utilizarse profilácticamente en las epidemias o las situaciones de carga. Es recomendable asimismo en los trastornos del desarrollo de los niños que crecen en un entorno desfavorable, así como para la nostalgia o en los cambios de profesión o residencia, con objeto de impedir la huida hacia una enfermedad o que se dé marcha atrás en el proceso.
El nogal pertenece a los remedios de pareja opuestos porque la persona de este tipo puede sufrir bajo la influencia de las del tipo "vid", "verbena", o "achicoria". Es un remedio para los conflictos de conciencia y algunos terapeutas lo necesitarán cuando las circunstancias externas o la autoridad social les impidan el libre ejercicio de su profesión, pues el valor de su tratamiento consiste en que corresponda a sus convicciones. Su actividad representa en realidad el enfrentamiento personal a la enfermedad y la muerte, en el que madura y se desarrolla, pero en el que también se amplía constantemente su horizonte. Esto se expresa en su terapia, que por eso no ha de seguir reglas fijas o dogmas científicos (por así decirlo recetas patentadas). El nogal puede fortalecer su integridad interior.
Las personas del tipo pino albar sufren una cierta influencia de la moral y los sentimientos de culpabilidad. La combinación con nogal suele ser recomendable pues la moral es en general un "programa ajeno". El olivo da además fuerzas para resistirse a las influencias externas. Las personas del tipo ceratostigma se dejan influir porque no confían en su propia opinión, y las de centaura menor porque son bonachones y de voluntad débil, mientras que nogal es para personas sensibles y lábiles debido a determinadas circunstancias de la vida y fases de su desarrollo.

Reply  Message 5 of 5 on the subject 
From: ☼TäRA☼ Sent: 17/06/2010 09:52
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
OLIVO
Olive, Oliva europea
----------------------------
La persona del tipo "olivo" necesita fuerza: para su vida, su trabajo, su curación. Debido a esfuerzos prolongados se encuentra al borde de su capacidad. Puede ser un enfermedad crónica y extenuante o circunstancias de la vida que le causan una gran carga.
Por ese motivo puede y debe administrarse olivo en todos los casos en los que el organismo debe realizar un gran esfuerzo para recuperar la salud. Se trata prácticamente de cualquier enfermedad que haya durado cierto tiempo. Todos los estados de agotamiento requieren olivo: INSUFIECIENCIA CARDIACA, INSUFICIENCIAS HORMONALES en especial de las cápsulas suprarrenales, ESTADOS HIPOTENSOS, ESTADOS DE AGOTAMIENTO PSIQUICO y de DEPRESION. El olivo está indicado como remedio de constitución o, lo que es más frecuente, como remedio adicional.
El agotamiento en el estado de "hojaranzo" surge de una sensación de sobreesfuerzo, mientras que éste existe realmente en el caso de "olivo" y (a diferencia de hojaranzo), se extiende al cuerpo. La incapacidad de actuar se debe en "alerce" a falta de autoconfianza, y la tendencia a rendirse en "genciana" a falta de perseverancia. En "olivo" por el contrario, se debe simplemente a la pérdida de fuerza. Lo mismo rige para los estados depresivos que en las personas del tipo "genciana" se producen a causa de dificultades y circunstancias exteriores y en las del tipo "mostaza silvestre" por motivos desconocidos.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
OLMO
Elm, Ulmus procera
---------------------------
El estado de "olmo" significa un fallo momentáneo de las fuerzas y de la autoconfianza en personas con sentimientos de responsabilidad con respecto a una tarea importante. Por regla general sólo es transitorio.
Las personas del tipo "olmo" aparecen pocas veces por la consulta del médico. Normalmente son eficaces y se encuentran en buen estado. Controlan sus problemas y siguen su profesión, que a menudo les lleva a ocupar cargos de mucha responsabilidad. Para las enfermedades realmente "no tienen tiempo".
Su estado suele manifestarse físicamente en INSOMNIO, GRAN NERVIOSISMO, INSUFICIENCIA CARDIACA, HIPERTENSION, O DEPRESION NERVIOSA. El olmo simboliza el fallo repentino de un organismo capaz y puede aplicarse bajo este punto de vista. Ayuda a superar el bache momentáneo y mantiene la continuidad de un proceso curativo. Por eso, el olmo se emplea asimismo cuando un cuerpo, por ejemplo después de accidentes o de operaciones graves, requiere una curación intensa (razón por la que también es un remedio para las unidades de cuidados intensivos); así como en casos de INSUFICIENCIA HORMONAL AGUDA u otras depresiones funcionales que aparecen casi a pleno rendimiento (por ejemplo entre los deportistas). Puede emplearse como remedio básico cuando el organismo debe alcanzar una meta elevada. Es un remedio que no se requiere con excesiva frecuencia, pero cuando se le necesita es que la situación es crítica.
Las personas del tipo "hojaranzo" creen no estar maduras para su tarea o su trabajo cotidiano, aunque tuvieran fuerzas para ello. El estado de "olmo" es similar aunque más fundamental y existencial. con "olmo" de lo que se trata es de grandes responsabilidades y objetivos. El "olivo" es para los estados de debilidad. Pero afectan al cuerpo y al alma y no, como el olmo, se orientan a una determinada prestación que debe hacerse. Suele recomendarse la combinación. Las personas del tipo "genciana" tienden igualmente a abandonar, pero en ellas es una postura fundamental, que se refiere también a las pequeñeces.
-----------------------------------------------------------------------------------------------------
PINO ALBAR
Pine, Pinus sylvestris
-----------------------------
El pino albar es para personas que sufren sentimientos de culpa y que por lo tanto no están satisfechos con sus prestaciones.
La persona del tipo "pino albar" enferma por su predisposición a la mala conciencia. Incluso se disculpa por ello y es precisamente esta actitud la que provoca sus enfermedades, teñidas casi siempre de aspectos neuróticos. Por lo tanto debe evitarse motivarle hacia una determinada terapia o modo de comportamiento que se crean necesarios para su caso. Debe aprender a saltarse "según lo sienta" las obligaciones y normas que se le imponen y conseguir la libertad de seguir su instinto.
Las personas del tipo "pino albar" son caracteres forzados pues están obligados a hacer cosas. Puede tener remordimientos incluso si la terapia no avanza lo suficientemente de prisa. Intentan entonces cumplir su "deber" siguiendo de manera más exacta las normas. La actitud que se imponen se la transmiten, naturalmente, a sus hijos. Por eso, en el caso de los niños del tipo "pino albar" hay que analizar en qué actitud se encuentran sometidos a una presión psíquica y en qué trastorno físico la compensan. Por eso se recomienda utilizar pino albar como profiláctico en la terapia.
Los sentimientos de culpabilidad suelen tener sus raíces en problemas sexuales. Pero es muy difícil mantener aquí una conversación realmente abierta. A muchos pacientes no les resulta del todo clara esta relación. La "culpa sexual", creada siempre bajo la educación y que existe en casi todas las personas de nuestro ámbito cultural, está profundamente enraizada.
Las enfermedades del tipo "pino albar" son sobre todo de naturaleza psicosomática, en particular en los niños. Existe siempre el problema de no haberse cumplido un deseo planteado desde el exterior o por la propia persona. ENURESIS, TRASTORNOS CIRCULATORIOS, TRASTORNOS DE LA POTENCIA SEXUAL y todas las enfermedades relacionadas con el sistema genital deben considerarse sospechosas de ser del tipo "pino albar".
Otros caracteres forzados son los de la persona del tipo "manzano silvestre", que se esfuerza por la moral y la limpieza; y del tipo "agua de roca", que se impone grandes exigencias. Si no se satisfacen sus afanes, ambos tipos pueden tender a los sentimientos de culpabilidad. En tal caso es conveniente la combinación con pino albar.
---------------------------------------------------------------------------------------------------
ROBLE ALBAR
Oak, Quercus robur
---------------------------
La persona del tipo "roble albar" nunca se da por vencida, por grandes que sean las resistencias que encuentre, incluso aunque esté a punto de derrumbarse (algo que no acostumbra a manifestar). Se encuentra obligada frente al público en general y se dedica a él.
Sus enfermedades se manifiestan en la pérdida de elasticidad, en tensiones, calcificaciones, osificaciones y procesos esclerotizantes, que pueden afectar a los casos, al sistema esquelético y también a los órganos de los sentidos. Se puede incluir aquí también la esclerosis cerebral, cuando la constitución lo permita.
El roble albar deberá administrarse siempre también como remedio adicional cuando se tenga la impresión de que una persona no puede luchar con todas las fuerzas contra su enfermedad y no tiene la intención de darse por vencida.
Las personas del tipo "verbena" tienen asimismo una fuerte voluntad pero, a diferencia de lo que sucede con "roble albar", impulsan con ello también a otros seres humanos. Igualmente, las personas del tipo "agua de roca" se exigen grandes esfuerzos, aunque en el sentido de la autodisciplina y la mortificación.
----------------------------------------------------------------------------------------------------
SAUCE
Willow, Salix vitellina
-----------------------------
Las personas del tipo "sauce" se encuentran en un estado (crónico o transitorio) de amargura. Se enfadan con los seres humanos o con el destino. A menudo mantienen una postura negativa frente a la vida y normalmente no están dispuestos a cambiar de actitud.
También su enfermedad es la disculpa para quejarse. Se sienten tratados injustamente por el destino o mal atendidos por el médico. Esperan aparentemente que el terapeuta les libre de su mal, pero inconscientemente están deseando encontrar un nuevo motivo por el cual quejarse, porque ése es su modo de sentir la vida. NUNCA ESTAN SATISFECHOS, CRITICAN ESTO O SE IRRITAN POR AQUELLO.
ESENCIAS FLORALES.

Las Esencias Florales constituyen uno de los métodos más valiosos como instrumentos terapéuticos de la medicina de la Era de Acuario, porque llevan al individio a un proceso verdaderamente curativo, a través de la transformación interior. La enfermedad es la vibración infinita del Padre que trata de disolver las cristalizaciones que se han formado en nuestros cuerpos, como una manifestación de nuestra ingnorancia al quebrantar las Leyes de la Naturaleza, y ese fuego que consume al enfermo es la acción viviente de la Ley de Causa y Efecto que establece la armonía que debe existir entre el hombre y el Cosmos.

La enfermedad trae sufrimiento pues eso es en sí, y ese sufrimiento acarrea dolor, siendo este el Gran Maestro de la disciplina espiritual del individuo, pues el dolor da fortaleza a las almas. Todas las enfermedades son efectos, cuyas causas han sido generadas por nosotros mismos en el pasado, siendo así que nadie sufre al azar sino por justicia suprema. La verdadera curación implica el reconocimiento profundo de las causas mentales y emocionales que han desencadenado los efectos del bloqueo de nuestros cuerpos. Las Esencias Florales permiten al individuo la conscientización y el trabajo de los procesos de conflicto interno que hay en él, ayudándole a encontrar el camino de transformación necesaria para establecer el equilibrio entre su parte espiritual y sus vehículos de consciencia, dándole el entendimiento de que la enfermedad es un proceso de aprendizaje, una técnica portadora de información que busca acallar la voz de la naturaleza interior que se ha salido de su cauce para enseñar al individuo una lección y restaurar la armonía necesaria para la búsqueda de su perfección.

En 1.930, El doctor Edward Bach ideó un sistema para canalizar fuerzas sutilies de la Naturaleza utilizando el agua, las flores, y el sol, preparando elíxires capaces de actuar en nuestros desequilibrios mentales y emocionales, abriendo el camino de esta maravillosa terapéutica que hoy es utilizada en todo el mundo. Actualmente se calcula que hay mas de 2,000 elixires florales de distintas zonas de la Tierra. Un correcto manejo de las Esencias Florales implica un profundo conocimiento de la naturaleza mental y emocional del paciente, puesto que es allí donde se encuentran las verdaderas causas de la enfermedad no en su Cuerpo Físico. Por lo tanto, no es correcto formular esencias basadas únicamente en los síntomas físicos del paciente puesto que estos solamente son efectos de los desequilibrios internos. Diferentes emociones mal manejadas pueden afectar un mismo órgano, produciendo una patología similar en varios pacientes, los cuales curarán con diferentes elíxires. El verdadero curador debe tener siempre presente que no existen Esencias Florales para enfermedades físicas sino para las causas internas de estas. La preparación de un elíxir floral implica el uso de Fuerzas Sutiles de la Naturaleza que son sagradas, mereciendo éstas el respeto y el cuidado necesarios para su utilización. El caudal energético que nos regala el Padre por intermedio de las Esencias Florales debe ser encausado para la elevación de la humanidad y nunca con fines egoístas. La fuerzas de la Naturaleza obran en consecuencia con los propósitos de los individuos quienes utilizan los Elíxires Florales con la ayuda a la humanidad en un proceso de transformación de consciencia que conduzca a la Fraternidad Universal, verán dichas fuerza manifestarse en la energía curativa que conduce a la salud, la paz, la armonía; pero quienes la utilizan estas invisibles fuentes de poder con fines egoístas, recibirán su merecido premio viendo a las energías volverse contra ellos, puesto que la Sabiduría Divina de las invisibles criaturas que han intervenido en la elaboración de una Esencia Floral, no alimentan ni la avaricia, ni el oportunismo de quienes por no haber trabajado espiritualmente buscan el brillo del metal donde sólo existe la radiente energía universal.



ELM
- Olmo -

[Para quienes hacen un buen trabajo, siguen la vocación de su vida y esperan hacer algo importante, y con frecuencia en bien de la humanidad. En ocasiones puede haber momentos de depresión cuando sienten que la tarea que han emprendido es demasiado difícil y sobrepasa el poder de un ser humano. Doctor Edward Bach]

Propiedades

. Responsabilidad equilibrada
. Sentido del deber proporcionado

Usos

. Individuos que se sienten sobrepasados por las responsabilidades
. Sensación de incapacidad
. Personas que se ponen objetivos demasiado elevados
. Con frecuencia dicen que están estresados

Reacciones

En este caso las reacciones pueden llevar consigo un cuadro de tristeza y desánimo, pero se pasa enseguida.

En general no suelen notarse apenas las reacciones, sin embargo en sujetos que sufren los síntomas Elm en niveles profundos pueden sufrirlas. De todas maneras, a largo plazo la esencia habrá ayudado a eliminar el conflicto.

Extensiones útiles: Olive

EDWARD BACH.

Nació en Monsley, cerca de Birmingham, en Septiembre de 1.886 y desde niño mostró un gran amor por la naturaleza y todos sus ocupantes (seres humanos, plantas, animales). Su interés fundamental era el de ser médico, ya que con ello suponía que podría ayudar profundamente a todas las demás personas. Por diversos motivos, y por complacer a su padre decidió antes de iniciar sus estudios, colaborar con éste en su fábrica de fundición de latón. Allí trabajó durante tres años desarrollando diversos oficios que, si bien no le eran de su agrado, los realizó con estusiasmo y dedicación. Gracias a ellos pudo empezar a conocer muchos aspectos de la naturaleza humana y lo que representaba la enfermedad para los hombres. Encontró, en esos tres años de labores, las diferencias de actitud que tenían los empleados de la fábrica frente a la enfermedad. Vale la pena recordar que, a principios de siglo, la legislación inglesa aún no protegía adecuadamente al trabajador, lo cual significaba que la enfermedad que éste sufriese le produciría gastos y le disminuiría sus ingresos si se les comparaba con otra personas que no tubiesen esas limitaciones.

Bach inicia sus estudios médicos posteriormente ( a los 20 años de edad), en la Universidad de Birmingham. Desde sus épocas de estudiante, nota que le interesan más los enfermos que los males que padecen. Cree que el cuerpo padece enfermedades como causa de sus estados emocionales. Ve, además, cómo en los pacientes que muestran interés por mejorarse, la salud se restablece más fácil y rápidamente que en aquellos que no lo hacen. Años más tarde, llega a la conclusión que solo es necesario tratar el estado de ánimo del paciente, para que su enfermedad desaparezca. Bach termina hacia 1.912, sus estudios clásicos y pasa a Cambidge donde en 1.914, obtiene un posgrado de Salud Pública. Bach inicia su práctica profesional sin encontrar una respuesta a su búsqueda interior de ayuda a los demás y con la certeza de que los tratamientos ortodoxos no son los que él esperaba utilizar para tratar a sus pacientes. Incursiona entonces por la inmunología, y trabaja a su vez como bacteriólogo asistente en el Hospital -Escuela de la Universidad. Bach encuentra relación directa entre las bacterias intestinales y las enfermedades crónicas, hecho que lo lleva a preparar vacunas hecho que a la postre resulta positivo en los pacientes. Sin embargo, el método utilizado -la inyección- no era llamativo para él, pues causaba dolor e incomodidad. A estas alturas Bach, ya tenía en su interior bien definido que el sistema para tratar a los enfermos debía ser suave, sencillo y agradable, libre de efectos adversos y dirigido al paciente y no a la enfermedad. Por eso es que, si bien los resultados eran alentadores, no estaba satisfecho. Por esa época estallaba la Primera Guerra Mundial, pero por su salud Bach es rechazado.Sin embargo, queda encargado de 400 camas del Hospital Universitario, destinadas a los heridos. En 1.917, Bach sufre una hemorragia importante y es intervenido de urgencia. Le diagnostican que no le quedan más de tres meses de vida, hecho que lo lleva a salir del hospital y dicarse todo el tiempo a investiagar en su laboratorio, buscando "algo" que no sabía ni como ni donde podría encontrar.

Su motivación tan profunda por encontrar lo que él entendía era su misión en la Tierra, y con la posibilidad de morir sin haberla cumplido, lo llevó a trabajar intensamente en la búsqueda de un sistema de ayuda a los demás, motivado también por su gran amor y capacidad de entrega. Esto le permite, sin tratar la enfermedad física directamente recuperar plenamente la salud. Este hecho llama fuertemente su atención, pues nota que la actitud dicidida por un propósito noble y el amor puesto en él, fueron las claves que le devolvieron su salud integral (mental, espiritual y física). Luego en 1.920, entra como bacteriologo al Hospital Homeopático de Londres. Inicialmete ve con recelo la obra de Hanhnemann: "El Organón", sin embargo, una vez que empieza a leerlo, no puede parar, pues encuentra que por primer vez que alguien opina que no se debe tratar la enfermedad sino al paciente y que la guía para utilizar los medicamentos está dada por los síntomas mentales y no por los malestares físicos. Bach encuentra que sus ideas ya habían sido trabajadas y comprobadas por otro y esto le entusiasma aún más. Utiliza entonces para sus vacunas el método homeopático que aún se usa en la práctica médica (disoluciones con agitación o sucución), creando vacunas orales, sin mermar su eficacia. Bach desarrolló siete nosodes homeopáticos que aún se utilizan en la práctica médica. Con el tiempo, pudo indentificar que los nosodes actuaban mejor si se indicaban de acuerdo a un tipo de personalidad que descubrió para cada uno. Sin embargo, algo aún no lo dejaba satisfecho, y era el origen de los nosodes, pues al provenir de los desperdicios humanos, lo que podía producir en el ser que los recibiese no era tan elevado. Empieza entonces a buscar en la naturaleza medicamentos que reemplazaran y ampliaran a su vez lo encontrado en las bacterias intestinales. Para él en esta época de su vida, ya era importante la transformación integral del ser, lo que le motivaba a buscar un sistema que le facilitara este propósito, pues era más importante incluso que la salud física. Por la misma época, gracias a todos sus trabajos médicos realizados y publicados, y sobre todo gracias a su calidez humana, presenta una muy buena reputación médica tanto entre colegas como entre pacientes. En Septiembre de 1.928, viaja al país de Gales en busca de naturaleza, con su salud un poco quebrantada y con algunos estados emocionales muy caracteristícos, los cuales eran: la prisa e impaciencia por encontrar algo que estaba buscando pero que no conocía aún, el temor de no lograr su cometido y la ilusión constante de lo que iba a encontrar podría cambiar el mundo. Bach se encuentra entonces con tres flores, la flor de la Impaciencia, el Mímulo y el Climátide, que como se verá más adelante, se usan para los estados emocionales que presentaba. Bach vuelve a Londres a continuar sus investigaciones en el laboratorio, y hacia 1.930, decide dejar todo para marcharse al País de Gales y buscar más respuestas en la naturaleza.









FLORES DE BACH
POSOLOGIA.

1................................................................
2................................................................
3................................................................
4................................................................
5................................................................
6................................................................
7................................................................

INDICACIONES.
PRIMER DÍA. PRIMERA HORA 4 GOTAS CADA 10 MINUTOS.
SEGUNDA HORA. 4 GOTAS CADA 20 MINUTOS .
TERCER HORA. 4 GOTAS POR HORA.
SEGUNDO DÍA . 4 GOTAS POR HORA.
TERCER DÍA. 4 GOTAS CADA 4 HORAS, HASTA TERMINAR EL FRASCO.

NO TIENEN CONTRAINDICACIONES.
SE COLOCAN DEBAJO DE LA LENGUA SIN TRAGAR. SE DISUELVEN EN LA BOCA.POR LA NOCHE NO SE TOMAN.


First  Previous  2 a 5 de 5  Next   Last  
Previous subject  Next subject
 
©2024 - Gabitos - All rights reserved