Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

El Ojo de la Luz
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Videos 
 General 
 13 Lunas 
 Año 2012 
 Actitud y Pensar 
 ADN-DNA 
 Agua diamantina 
 Angeles 
 Astral 
 Astrologia 
 Auras 
 Ayurveda 
 Biblioteca 
 Biografias 
 Budismo 
 Canalizaciones 
 Chakras 
 Ciencia y Cosmos 
 Civilizaciones 
 Cristales 
 Crop Circles 
 Dioses 
 Energia 
 Enigmas 
 Feng Shui 
 Flores de Bach 
 Frases y Reflexiones 
 Gaia_Tierra 
 Geometria Sagrada 
 Lugares de Poder 
 Luz y Color 
 Meditación 
 Mitos y Leyendas 
 Mancias y Rituales 
 Mandalas 
 Mantras 
 Merkaba 
 Mudras 
 Niños Indigo 
 Numerologia 
 Orar_ 
 OVNIS 
 Plantas 
 Profecias 
 Reiki 
 Religión 
 Salud y Sanación 
 Sonido 
 Sueños 
 Taichi & Kung 
 Talismanes y Simbolos 
 BUSCADOR 
 
 
  Tools
 
Meditación: Meditando con el Bosque
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: Thenard  (Original message) Sent: 22/06/2010 21:47
Vamos a ponernos cómodos

Vamos a cerrar los ojos y vamos a tratar de centrar la atención en la respiración

Vamos a tratar de pensar solamente en el aire, en como entra y sale por la nariz, despacito vamos a ir sintiendo como pasa por la garganta y como llega al YO REAL, al Yo Crístico.

Con la entrada y salida del aire, vamos a ir sintiendo que la energía de nuestro YO REAL comienza a crecer, comienza a invadir todo nuestro cuerpo físico por dentro, todo tiene que ser LUZ dentro nuestro, es una pequeña lucecita que comienza a crecer, comienza a invadir todo nuestro cuerpo físico por dentro.

Cada célula nuestra va transformándose en una LUZ , que a su vez irradia LUZ.

Y cuando todo es LUZ dentro nuestro, vamos a hacer que esa energía salga, vamos a hacer un aura de LUZ , sin límites para esto, vamos a hacer un aura tan grande como queremos tenerla.

Y ahora cuando todo es LUZ por dentro y por fuera, vamos a ver como nuestra Presencia nos regala una lluviecita dorada.

Y esos puntitos dorados caen sobre nuestro cuerpo físico, sobre nuestro cuerpo emocional y sobre nuestro cuerpo mental.

Y así envueltos en estos puntitos dorados, vamos a ver a los ELEMENTALES de nuestro cuerpo.

Vamos a tratar de ver que están haciendo.

Y ahora vamos a pedirles que vayan a ese lugarcito donde tenemos esa molestia, o ese lugar de nuestro cuerpo que nos gustaría cambiar.

Y vamos a ver como nuestros ELEMENTALES trabajan sobre esa molestia, como cada vez es más pequeña, y ahora nos damos cuenta que no la tenemos más, y sentimos el placer que esto nos causa.

Ahora vamos a ver ese lugar de nuestro cuerpo que no nos gusta.

Vamos a ver a nuestros ELEMENTALES moldeándolo; es como si nos estuvieran haciendo mimos.

Y ya podemos empezar a disfrutar del cambio, viendo que fácil era y que lindas estamos.

Vamos a agradecerles a estos ELEMENTALES el trabajo que están haciendo.

Y así con todos ellos trabajando nuestro cuerpo, vamos a olvidarnos del lugar donde estamos.

Y vamos a imaginar que estamos en un bosque, con una hermosa vegetación, hermosos árboles y muchas flores. Vamos a detenernos a mirar estas flores, a ver esos colores que son tan lindos y vamos a respirar todo ese perfume; y ese olorcito, se queda con nosotras. Y si miramos más y más esas florcitas, vamos a poder ver un DUENDE , y vamos a ver como las pinta con esos colores, como las cuida, como las protege.

Y si lo seguimos mirando, vamos a ver y a sentir la alegría que le da a este DUENDE cuidar sus flores.

Y vamos a seguir caminando, hasta que llegamos a una hermosa playa.

Ya estamos pisando esa arena tibiecita, y mirando un mar muy muy azul.

Y si miramos más y más, vamos a ver como juegan y se divierten las HADAS , entrando y saliendo del agua.

Y nosotras con un Sol muy tibio, muy despacito, vamos entrando al agua.

Ahora estamos nadando, y nos damos cuenta que no hacemos ningún esfuerzo.

ELLAS nos sostienen y jugamos con estas HADAS en la superficie y lo disfrutamos mucho.

Entonces muy despacito y muy tranquilas miramos debajo del agua, y vemos que hay una armonía absoluta.

Y ahora bajamos un poquito más, y vemos toda esa belleza más de cerca.

Vamos a seguir nuestro paseo, pero antes de irnos, le vamos a agradecer a estas HADAS su invitación y todo lo que nos mostraron.

Empezamos a subir, y cuando llegamos a la superficie, tenemos tantas ganas de volar, que dos HADAS del aire nos toman de las manos y volamos juntas.

Y subimos, y subimos, y vemos que hay muchas HADAS bailando con el aire.

Y nosotras también bailamos, lo tocamos, y el aire nos toca a nosotras, nos mueve, nos está meciendo.

Y seguimos bailando con las HADAS y con los SILFOS , y nos damos cuenta que ellos son uno con el aire.

Ahora nos vamos a ir, y les vamos a agradecer por invitarnos a tan hermosa fiesta.

Y seguimos siendo uno con el aire, mientras bajamos, muy despacito, hasta la playa con arena tibiecita.

Y los rayos del Sol son muy cálidos, y bajan hasta nuestra playa, como si fueran enormes toboganes, por donde se deslizan las más hermosas HADAS del FUEGO .

Y se acercan a nosotras y son tan tibiecitas como la arena.

Comenzamos a jugar con ellas en esos enormes toboganes, y subimos por ellos sin ningún esfuerzo, y seguimos subiendo todas juntas, y estamos llegando al SOL .

Y así abrazadas a todas estas HADAS , entramos al SOL , y sentimos que somos todos uno con el SOL .

Y con esta sensación tan tibiecita, bajamos por los enormes toboganes, y llegamos otra vez a nuestra playa.

Les agradecemos por todo lo que nos mostraron.

Y sabiendo que somos uno con LA TIERRA , uno con EL AGUA , uno con EL AIRE y uno con EL FUEGO , muy despacito, respetando siempre nuestros tiempos internos, cuando nosotros queremos, volvemos al lugar de donde salimos y abrimos los ojos.


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved