Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

LOS MENSAJEROS CRISTIANOS DE IEUE
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Cristo es Dios manifestado en Carne 
 Correcta abreviatura y pronunciación del Nombre de Dios 
 
 
  Tools
 
General: LA MANIFESTACIÓN DEL HIJO DE PECADO
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: GOYOBRITO  (Original message) Sent: 15/08/2015 20:17
LA MANIFESTACIÓN DEL HIJO DE PECADO
 
 
  
  
BAJO LA PIEL VERICHIP

La manifestación del hijo de pecado (el anticristo), ocurrirá en un momento en que la economía de cierto sector poblacional del planeta, se encuentre en una situación crítica para diez regiones del mundo. Esta situación que afectará el equilibrio financiero a nivel mundial, obligará a 10 reyes o monarcas, a que hagan la concertación de un acuerdo internacional, mediante otorgarán a un gobernante, la potestad de ejercer mandato sobre los ciudadanos del mundo. Tal potestad, le permitirá dictar leyes o decretos, en materia económica, política, social, religiosa, policial y militar. Con lo cual suprimirá todo culto no acorde a su ideología religiosa e impondrá el implante de un Nano-Chip,  en   la  frente   o  en la mano derecha, e incluso le harán una imagen a ese gobernante, con la pena de muerte para quienes a él y a su imagen, no le rindan adoración.

En efecto, una vez de revelado el anticristo y dar las órdenes para que con la tecnología de la Corporación VeriChip, implanten el Nano-Chip del sistema económico (666) en la mano derecha o en la frente de  los  ciudadanos  en  el  mundo,  y  decreten  la Obligatoriedad de adorarlo como a su propia imagen, los súbditos autorizados y los organismos de seguridad, actuarán enseguida sobre toda persona; y por esto es que el tercero de tres ángeles del Altísimo a gran voz proclama en contra de ello con advertencia, diciendo:

 

 “Si alguno adora a la bestia y a su imagen, y recibe la marca en su frente o en su mano, el también beberá del vino de la ira de Dios, que ha sido vaciado puro en el cáliz de su ira; y será atormentado con fuego y azufre delante de los santos ángeles y del Cordero; y el humo de su tormento sube por los siglos de los siglos. Y no tienen reposo de día ni de noche los que a adoran a la bestia y a su imagen, ni nadie que reciba la marca de su nombre. Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesucristo (Ap. 14:9-12).”

   Lo interesante e importante a favor de los escogidos de nuestro Señor Jesucristo, es la bienaventuranza que la voz venida desde el cielo, expresa para los que de allí en adelante mueran en el Señor, ya que dice el Espíritu, descansarán de sus trabajos, porque sus obras con ellos siguen (Ap. 14:13). Este versículo perfectamente se concatena con Ap. 20:4, pues a las almas decapitadas por causa del testimonio de Jesucristo y por la Palabra de Dios, los que no habían adorado a la bestia ni su imagen, y que no recibieron la marca en sus frentes ni en sus manos, vivieron y reinaron con Cristo mil años. Estos de hecho viven, porque serán resucitados en la primera resurrección, junto con los cristianos ya fallecidos en tiempos anteriores (Ap. 20.6; y  1ª Ts. 4:13-17).

El año de los redimidos y la ira de Dios.

     Manifestándose el anticristo, el Señor Jesucristo se alista para el año de los redimidos, y llega el tiempo de cumplirse la profecía de Isaías 63, que a la par de Ap. 14:17-20, Jesucristo como embriagado con su ira, viene y pisa el lagar fuera de la ciudad, y entre tanto que lo hace, sus ropas son teñidas en sangre. En este momento, hay un límite  para  el  derramamiento  de  sangre, pues será hasta el freno de los caballos por 1600 estadios, lo que es equivalente a 296.000 Mts.  Luego los siete ángeles predestinados para vaciar sobre la naturaleza las siete plagas postreras del furor de  nuestro  Dios,  cada  uno  derrama  una copa de ira, para un total de siete copas, que a resumida cuenta son las que a seguida se enumeran: 1) Ulcera maligna y pestilente sobre quienes tengan la marca de la bestia y que adoran su imagen; 2) La mar se convierte en sangre como de muerto, y muere todo ser vivo que en ella tenga vida; 3) los ríos y las fuentes de las aguas dulces se convierten en sangre; 4) el sol quema a los hombres por el intenso fulgor, 5) Tiniebla sobre el trono de la bestia, su reino se cubre de oscuridad y muerden de dolor sus lenguas; 6) el Rio Éufrates se seca para el cruce de los reyes del oriente; y 7) un gran terremoto que hace temblar toda la tierra, y así la gran ciudad (Babilonia) se divide en tres partes y caen las ciudades del mundo, toda isla huye, los montes no son hallados y del cielo cae un  gran  granizo,  tanto  que  los hombres blasfeman contra Dios (Ap. Caps. 15-19).

   El comienzo del mal contra la gran ciudad (Babilonia), ocurre desde  el  derramamiento  de  la séptima copa, y ella viene a memoria delante de Dios, para darle el cáliz del vino del ardor de su ira, de modo que una voz desde el cielo le anuncia a su pueblo, que salga de allí, para que no partícipe  de los pecados de ella, ni reciba parte de sus plagas (Ap. 16:19; y 18:1-4).

El rapto de los escogidos de Nuestro Señor Jesucristo.

 El rapto de los escogidos de nuestro Señor Jesucristo, ocurre después de varios escenarios bastante significantes, tales como: 1) la revelación del hijo de pecado; 2) persecución, encarcelamiento y muerte en  contra  de  verdaderos cristianos; 3) la actuación de los dos olivos en contra del  anticristo  y  en  apoyo  a la Iglesia de nuestro Señor Jesucristo; y 4) entre  otras  cosas  que  han de suceder, estrellas caerán del firmamento, el sol de nuestro sistema solar se entenebrecerá y la luna así  no  dará  su  luz;  y  por  esto las potencias de los cielos serán conmovidas. Ocurridos estos eventos, nuestro Gran  Redentor  y Salvador  Jesucristo ha de descender del cielo con voz de mando, con voz de arcángel y con trompeta de Dios, y los muertos en Cristo, resucitarán primero; y luego manda a sus ángeles, para levantar a los escogidos desde los cuatros lados de la tierra, tanto a los ya resucitados, como a los que no precedieron a quienes estaban fallecidos (1ª Ts. 4:13-17).

La guerra de Armagedón:

   Levantados los escogidos de Jesucristo para recibirlo en el aire, el Anticristo se prepara con sus ejércitos a fin de guerrear contra el Cordero de Dios. Pero el Cordero los vencerá porque es Rey de reyes y Señor de señores. Esta situación extraordinaria y nunca  antes  vista  en el mundo, ocurre así:

“El cielo es abierto, y he aquí un caballo blanco, montado por quien es fiel y Verdadero, que con justicia juzga y contiende con todos sus adversarios. Su ropa  está  manchada  en sangre y su Nombre  es el  VERBO  DE  DIOS. Al  cual  en  caballos  blancos  las huestees celestiales lo siguen, ataviados con refinados lienzos blancos y limpios.” Y de Cristo sale una espada aguda, que es su palabra, con la que herirá a los países y los regirá con vara de hierro; y en cumplimiento a la profecía de Isaías 63, él pisa el lagar del vino del furor de la ira del Dios Todopoderoso. Con la cual todos los ejércitos de parte del anticristo perecen, y el hijo de pecado es capturado, y después las aves de rapiña que vuelan en medio del cielo, vienen y comen carne de reyes, de oficiales, de fuertes, de caballos, de sus jinetes, de pequeños, grandes libres y esclavos (Ap. 19:18-21).

La aprehensión de Satanás.

 Aprehendido el anticristo tras la muerte de sus ejércitos, Satanás por tanto resulta derrotado, y un ángel de parte de Dios, lo ata con una gran cadena y lo encierra en la prisión del abismo durante mil años  (Ap. 20:1-3). Luego Satanás es soltado para darle la derrota final, cuando el campamento de los santos es sitiado por los ejércitos de Gog, príncipe soberano de Mesec y Tubal, de tierras de Magog, y estos son destruidos con fuego y azufre dentro del territorio de Israel, y tras de lo cual Satanás es echado en el lago que arde con fuego y azufre para siempre, donde con él estarán, sus ángeles, el anticristo y el falso profeta (Mt. 25:41; y Ap. 20:7-10).



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved