Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

LOS MENSAJEROS CRISTIANOS DE IEUE
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 Cristo es Dios manifestado en Carne 
 Correcta abreviatura y pronunciación del Nombre de Dios 
 
 
  Tools
 
General: LA UNIDAD DEL ESPÍRITU
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: GOYOBRITO  (Original message) Sent: 13/05/2017 20:34

LA UNIDAD DEL ESPÍRITU

 

   La Unidad del Espíritu, es una vocación a la que los Efesios fueron llamados; y en la que el Apóstol Pablo les ruega, que con toda humildad y mansedumbre se soporten con paciencia los unos a los otros en amor (Ef. 4:1-2; y Cl. 3:14); y por ella los insta, a que sean solícitos en guardarla en el vínculo de la paz, a la que fueron llamados en una misma esperanza de esa vocación, y consiste en una fe, un bautismo, un Cuerpo y un Espíritu (el Hijo y el padre), que se traduce en ser un Señor y un Dios Padre de todos y sobre todos (Ef. 4:3-6). Un Dios Padre que en perfecta Unidad, está en su Cuerpo humano “el Hijo”, y este en nosotros, y a quien constituyó heredero de todo, y nosotros coherederos (Jn. 17:21-15).

   Unidad sobre la que el Apóstol Pablo afirma, que a cada uno de nosotros fue dada la gracia conforme a la medida del don de Cristo (Ef. 4:7; Ro. 12:3-8). Por esto es que sostiene: “subiendo a lo alto, llevó cautiva la cautividad, y dio dones a los hombres” (Ef. 4:8; y Salm. 68:18); y en este discernimiento que le es inspirado por el Espíritu Divino, Pablo continúa diciendo a los Efesios, que quien descendió también bajó a las partes más baja de la tierra, y es el mismo que subió por encima de todos los cielos para llenarlo todo (Prv. 30:4; y Jn. 3:13). Y el mismo constituyó a unos en Apóstoles; a otros en profetas; a otros en evangelistas; a otros en pastores y maestros, para perfeccionar a los santos en función de la obra del ministerio, con el fin de la edificación de su Cuerpo (Ef. 4:9-12; 1 Co. 12:28; y Ro. 12:6,8).

    Además de Pablo, Cristo con mucha antelación habló de una perfecta unidad, que es la misma Unidad del Espíritu; ya que el Padre en él, y él en sus discípulos, para que sean perfectos en unidad (Jn. 17:22). Así pues que de lo escrito por Pablo y de lo que Cristo dijo en términos semejantes, hay un Cuerpo y un Espíritu “el Hijo y Padre” que son uno, como del mismo modo con los escogidos. Esta gran verdad, se resume en el Espíritu Divino que está en su cuerpo humano “El Cristo”, y este en nosotros mediante los dones espirituales, que cuando subió a las alturas los dio, para la perfección de los santos y la obra de su ministerio, con el propósito de la edificación de su cuerpo, que se traduce: “un Cuerpo Santo con su Espíritu Divino, en el que todo sus escogidos somos miembros, hasta que de esta unidad de la fe y del conocimiento de Cristo, lleguemos a la perfección, a la medida de la estatura de su plenitud” (Ef. 4:4,12-13); y esto es: “para que ya no seamos niños fluctuantes llevados por doquiera de todo viento de doctrina, por estratagema de hombres que para engañar emplean con astucia las artimañas del error, sino que siguiendo la verdad en amor, crezcamos en todo en aquel que es la cabeza, que es Cristo, de quien todo el cuerpo bien concertado y unido entre sí por todas las coyunturas que se ayudan mutuamente, según la actividad propia de cada miembro, recibe su crecimiento para ir edificándose en amor” (Ef. 4:13-16).

    No solo Saulo (Pablo) habla del que descendió y subió a los cielos, sino que mucho antes Cristo a Nicodemo también dijo: “Nadie subió al cielo, sino el que descendió; el Hijo del Hombre que está en el cielo” (Jn. 3:13); y esto se concatena con lo que Agur hijo de Jaqué, en su anunciado profético hecho a İtiel y a Ucal, les pregunta entre otras cosas: “¿Quien subió al cielo y descendió?, y ¿Cuál es su Nombre y el Nombre de su Hijo si saben?” (Prov. 30:4)Es el mismo Padre Creador, que a los efectos con un nombre sobre todo nombre, se hizo hombre en la forma de Hijo, para que a este haciéndolo morir sobre el madero, salvar de entre la humanidad a muchos. El cual también en Espíritu fue y descendió a las partes más baja de la tierra, a llevarle el evangelio a los espíritus que fueron encarcelados en los tiempos de Noé; y como Padre que después de levantar a su cuerpo humano de entre los muertos, subió a los cielos y dio dones a los hombres, para que de este modo estando en nosotros, seamos perfectos en unidad. Unidad esta que es la del Espíritu, a los fines de la perfección de los santos, la obra del ministerio y la edificación del cuerpo de Cristo, en el que todos somos miembros. Por esto se reitera, que en la unidad del Espíritu con su cuerpo humano “el Cristo”, tenemos dones espirituales que Saulo (Pablo) dice a los Efesios, que son: “Apóstoles; profetas; evangelistas; pastores y maestros”. Y que en fin, TODO ELLO ES HASTA QUE DE LA UNIDAD DE LA FE Y DEL CONOCIMIENTO DE CRISTO, LLEGUEMOS A LA PERFECCIÓN A LA MEDIDA DE LA ESTATURA DE SU PLENITUD; PARA QUE YA NO SEAMOS NIÑOS FLUCTUANTES, LLEVADOS POR DOQUIERA DE TODO VIENTO DE DOCTRINA, POR ESTRATAGEMA DE HOMBRES QUE PARA ENGAÑAR EMPLEAN CON ASTUCIA LAS ARTIMAÑAS DEL ERROR, SINO QUE SIGUIENDO LA VERDAD EN AMOR, CREZCAMOS EN TODO EN AQUEL QUE ES LA CABEZA, ESTO ES CRISTO (EF. 4:13-15).



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved