Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Masoneria
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  List of Participants
 El Águila Masónica 
 EL CUADRO SIMBÓLICO 
 
 
  Tools
 
General: LANDMARKS DEL MARTINISMO
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 26/12/2011 20:31
 
LANDMARKS DEL MARTINISMO
 
El objetivo es el de examinar los “landmarks del Martinismo, los elementos particulares del Martinismo con los cuales todos los Martinistas, individualmente, y todas las Ordenes Martinistas, colectivamente, pueden estar de acuerdo. En la Francmasonería, los “landmarks” son sus elementos que definen la Masonería y sin los cuales ninguna cosa es masónica.
 
Un “landmark” es entonces una característica que define quién somos nosotros y que ayuda a definir los caminos ya sea que hablemos un lenguaje diferente, o traigamos vestimentas diferentes, somos de todas maneras miembros de la misma familia como lo podemos ver por nuestros grandes parecidos familiares. Una gran cantidad de tinta ha sido ya utilizada sobre los elementos que nos separan. Y por lo tanto, no somos los niños del mismo padre? No somos todos Hermanos y Hermanas de una sola familia iniciática?
 
1) Creencia en Dios, e invocación de Yeheshua. El Martinismo es una Orden esencialmente cristiana, y Yeheshua es invocado durante cada reunión martinista y figura en cada documento martinista. La creencia en la Divinidad es un rasgo esencial de todas las estructuras iniciáticas. Sin ella no tenemos razón de ser, y nuestros juramentos no tienen significado. Somos cristianos, no de una manera estrecha y dogmática, pero si siendo respetuosos del misterio de la encarnación del Logo en el mundo físico. En ese sentido, los acontecimientos del drama cristiano son progresivos, y es esta participación de lo Divino en la existencia que engendra todos los milagros que se producen en respuesta a nuestras plegarias y actos teúrgicos. Todos los Martinistas son, o deberían estar, gozosos con ese “Landmark”.
 
2) La iniciación otorgada por Louis-Claude de Saint-Martin, la cual es llamada S I. Alternativamente, podemos considerar esta iniciación como procedente, de Martinez de Pasqually, y de Louis- Claude de Saint-Martin. Es ese legado que hace nosotros los Martinistas. Y consideramos ese legado como la transmisión de una escencia espiritual que nos une como a una familia iniciática. Se puede decir que nos ha llegado por rutas diferentes, como la diferencia entre la filiación rusa, la filiación que vino a Papus, y aquella que vino a Chabosseau, pero es una filiación que, en cada caso, se remonta a Saint-Martin. Desde la tésis de nuestro estimado Hermano Robert AMADOU se trata entonces de una filiación de deseo, de una filiación espiritual que se ha poco a poco formalizado ritualmente, bajo la influencia de diversas personalidades.
 
3) La organización realizada por Papus de una estructura, que consiste en dos niveles preparatorios y un grado, el de S I. Todas las Ordenes Martinistas trabajan con esta misma estructura, aunque el número de niveles pueden variar. Habitualmente, son, el primero: «Asociados» ; el segundo: «Iniciado»; y el tercero: «Superior Desconocido » o «Servidor Desconocido».
 
 
4) La transmisión de la iniciación es de persona a persona, EN PERSONA, por un Iniciador autorizado, cualquiera que sea su título. La iniciación es un regalo dado por el Iniciador a su iniciado o iniciada, y constituye una marca de la más profunda confianza entre ellos dos. No puede jamás ser transmitida por correo o por teléfono o ( hoy por Internet) o de ninguna otra manera que no sea físicamente, en persona, y en presencia de los símbolos martinistas fundamentales. Es posible que los Iniciadores sean portadores de títulos diferentes: Iniciador, Iniciador Libre, Filósofo Desconocido, etc. En todos los casos, estos títulos quieren decir lo mismo, una vez concedida la autoridad por otro Iniciador para otorgar la iniciación. Es verdad que a cierto nivel cada Iniciador es libre y autónomo, y en última instancia, la iniciación es dejada a su discreción. Pero, el deseo y la exigencia de hacer acto de caridad intelectual y espiritual para el Hombre de Deseo deben ser equilibradas por una consciencia de responsabilidad implicada. Asi, un iniciador no deberá jamás conferir la iniciación a aquellos que son solamente curiosos, a los que buscan la iniciación para satisfacer sus propios egos exteriores o a aquellos que la búsqueda tiene fines mercenarios. Pues, si esto es así en el caso de la iniciación, cuanta verdad es para el estatus del Iniciador? Está en sus manos en donde reside nuestra Tradición. Así, cada Iniciador debe hacer todos los esfuerzos posibles para conservar su herencia y transmitirla intacta a su posteridad, debe también asegurarse de que esta tradición no sea jamás rebajada por el hecho de ser conferida a candidatos que no han sido profundamente preparados e instruidos, sino solamente a aquellos que están seguros de mantenerla en su pureza, sin diluirla o rebajarla convirtiéndola en una simple mercancía.
 
5) Los Maestros del Pasado. Son ellos los que han creado, que han contribuido y dado forma a nuestra tradición y que nos han transmitido su filiación. Todos, conocemos a algunos : Papus, Sédir, Phaneg, Maestro Philippe. Otros, son conocidos por los miembros de una u otra línea de filiación. Y algunos otros igualmente han trabajado completamente detrás de la máscara, que no son conocidos más que por otros Santos y grandes almas y no por los que estaban a su alrededor. Invocamos su presencia en cada reunión y buscamos sus consejos y protección.
 
6) La libertad esencial para cada iniciado para seguir su propio camino de reintegración. Desde sus comienzos, la Orden Martinista ha tenido un programa de instrucción y de símbolos fundamentales. También, al lado de esto, cada Iniciador o Presidente del Grupo ha tenido la libertad de instruir desde su propia comprensión y en la comprensión e interés de su grupo. El Martinismo es entonces más bien un lugar de reencuentro más que un rígido programa de estudios, y está bien así, puesto que el camino de la reintegración es personal. Es por eso que algunos trabajan en una Orden, otros en otra Orden y todavía hay otros como los Martinistas Libres. Esto ha sido siempre así.
 
7) Necesidad de la Creencia en el proceso de reintegración para emerger del Bosque de Errores. Desde sus antecedentes los más lejanos dentro de la doctrina de Pasqually, la Orden Marinista siempre ha afirmado que el Hombre ha caído, perdido en privación e ignorante de los privilegios de su primer estado. El papel de las escuelas de Don Martinez y de Louis-Claude de Saint-Martin ha sido siempre recordarle al Hombre las glorias de sus orígenes celestes y de indicarle un camino e retorno. Algunos preferirán perseguir un camino operativo, otros el Camino del Corazón, pero, cualquiera que sea el camino elegido, el viaje debe ser emprendido y terminando.
 
8) El uso de la Capa simbólica, de la Máscara y del Cordón. No es muy importante que la capa sea negra, blanca o roja; o que el Cordón de S I blanca, roja o dorado; o que tenga tres nudos, cinco o ninguno. Todos los Martinistas hacen uso de estos tres profundos símbolos y su significado subyacente es en todo caso el mismo.
 
9) El uso de tres telas, negro, rojo y blanco. Como con la capa, la máscara y el cordón, son de uso universal, y su simbolismo esta explicado por todas partes de la misma manera.
 
10) El uso del Trígono de las Luminarias. Sobre un altar martinista, hay tres bujías blancas, dispuestas de manera triangular. En algunas Logias, son utilizadas en algunos grados, en otras en los tres, pero no encendidas en uno. De todas maneras el simbolismo es siempre el mismo y puede ser agradable para todos los Martinistas.
 
11) En uso del Pantáculo martinista. En algunas Ordenes, está en el suelo hacia Oriente, en otras se encuentra por encima del cuerpo del Iniciador, en otras está a dos lugares. Figura sobre todos los documentos martinistas y constituye un símbolo martinista universal.
 
12) El lugar de los Maestros del Pasado. En cada Templo Martinista, cualquiera que sea, hay un lugar, una silla o un tabla o un altar con una bujía (luz) representando a los Maestros del Pasado de nuestra orden, de nuestra familia Iniciativa. Es posible que este lugar esté decorado, pero la bujía está siempre presente y encendida en todas las ceremonias para representar nuestra invocación a los Maestros del Pasado, para representar su presencia en nuestras asambleas y para representar nuestra aspiración por reunirnos con ellos.
 
Enviado: 08/11/2006 07:59 p.m.
 
 
 


First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: Alcoseri Sent: 29/07/2016 22:13
Resultado de imagen para MARTINISMO

Anuncios:

 
©2020 - Gabitos - All rights reserved