Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Masoneria
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 El Águila Masónica 
 EL CUADRO SIMBÓLICO 
 
 
  Tools
 
General: El número 3 resuelve todos los misterios del cosmos
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 2 on the subject 
From: Alcoseri  (Original message) Sent: 09/08/2020 03:25
El número 3 resuelve todos los misterios del cosmos, ¿fue otorgado por los dioses?

   
Existen varias creencias que sostienen que el numero 3 es un numero sagrado que está relacionado con lo divino y que puede explicar los misterios del universo. Desde Pitágoras a Nikola Tesla, desde las religiones hasta Isacc Newton con su alquimia, creían que era un numero sobrenatural

En el siglo VI a.C., el matemático y filósofo griego Pitágoras introdujo su famoso teorema A² + B²= C². La  fórmula de Pitágoras explica la relación matemática entre los tres lados de los triángulos rectángulos, y los investigadores de todo el mundo creen que se basó originalmente en el diseño de las pirámides egipcias. Según la investigación, Pitágoras estudió con los “grandes maestros de Egipto” y fue él quien trajo el conocimiento y la sabiduría de Egipto a Grecia, dando nacimiento a la filosofía griega, de acuerdo a la investigación de Ancient Code.

Pitágora y Nikola Tesla le dieron extrema importancia al número 3. Para Pitágoras y sus seguidores, el triángulo representaba el numero 3 y la ascensión, que era la clave para resolver muchos misterios ocultos, y afirmaba que su conocimiento provenía directamente de los “dioses”. Sus conocimientos fueron los primeros en relacionarse con lo sagrado y lo divino.

Las tres grandes pirámides de la meseta de Giza en Egipto que representan a una de las primeras civilizaciones en la tierra, ha utilizado geometría, matemáticas y arquitectura y las ha combinada a la perfección. El triángulo es una de esas formas arquetípicas básicas que tal vez está conectada con la conciencia humana.


Imagen ilustrativa. (blueMix/Pixabay)

El numero 3 también es importante en la biología de los organismos vivos. Los científicos descubrieron que la estructura del ADN consiste en que todos los organismos vivos dependen de tres tipos de moléculas muy grandes para todas sus funciones biológicas. Estas moléculas son ADN, ARN y proteínas, y se clasifican como macromoléculas biológicas. El código genético consiste en ‘palabras’ de tres letras llamadas codones formados a partir de una secuencia de tres nucleótidos (por ejemplo , ACT, CAG, TTT ). Esto hace que el número tres sea muy importante, ya que puedes decir que representa la clave de nuestra existencia, la clave para comprender el complejo lenguaje del ADN.

Uno de los científicos más influyentes del siglo XVII fue Isaac Newton, quién introdujo lo que se convirtió en la base de toda la física moderna: las tres leyes del movimiento, pero muchos no saben que él fue una persona extremadamente mística y extremadamente interesada en la alquimia . En sus documentos sobre filosofía, astronomía y matemáticas se encontró una traducción de un documento antiguo llamado “La Tabla Esmeralda”, también conocida como la Tabla Smaragdine, o Tabula Smaragdina, que ha fascinado a los alquimistas durante cientos de años. Se cree que esta tabla  contiene información sobre la práctica de la alquimia y los secretos del universo.

Se considera que las tablas de esmeraldas contienen la antigua sabiduría de la transmutación, los secretos del cosmos y la longevidad y, según los investigadores, estas tablas fueron descubiertas en las Grandes Pirámides hace miles de años y tiene la frase escrita “Tres es el gran misterio, que viene de uno mayor”, así que básicamente es el número tres lo que conecta el universo y el cosmos.


Tabla Esmeralda. (Wellcome Images/ Wikimedia Commons/CC BY 4.0)
En la religión hindú hay tres grandes dioses que mantiene el equilibrio. El gran dios Brahma es el que crea todas las cosas, Vishnu es el que mantiene la realidad y Shiva que está a cargo de la destrucción.

También se descubrió que muchas otras culturas en la antigua India y Asia representan criaturas con un tercer ojo, lo que esto es poco común en esa parte del mundo. Se dice que es el centro del poder espiritual de uno.

En las prácticas de la masonería, existe una noción recurrente de que dos lados solo pueden encontrar el equilibrio al agregar una tercera, por así decirlo, estructura central y esa estructura central a menudo se representa como el “tercer ojo”.


En la religión budista al numero tres se les conoce como los “tres santos del oeste”, que representan el poder de tres que se manifiestan de una manera sagrada desde la conciencia, el equilibrio y la armonía.


Las Grutas de Longmen( Rialfver/ Wikimedia Commons/ CC BY-SA 3.0)
En el budismo mahayana, los tres guías son Amitabha, el Buda de la Luz Infinita, y sus dos compañeros, uno que representa la sabiduría y el otro la compasión.

“Los tres reyes magos” en la religión cristiana, tres hombres sabios que relacionados con el nacimiento de Jesus.

Estos magos eran el antiguo sacerdocio de Persia y su historia se remonta hasta 2000-3000 a.C. Estos individuos, los magos, estaban extremadamente interesados ​​en la astronomía y el movimiento de los objetos celestes, eran astrónomos y según la historia, los tres sabios viajaron miles de millas para llegar a “la tierra santa” y encontraron a Belén sin un mapa, solo siguiendo una estrella.


Reyes Magos. (Mateo Gilarte/Wikimedia Commons/ Dominio Público)

Los tres regalos que los “Tres Reyes” ofrecieron a Jesucristo fueron oro, representando todas las necesidades materiales que el niño necesitaría a lo largo de su vida, el incienso, que es una resina aromática antigua que, cuando se quema, es aparentemente efectiva en la expansión e iluminación mental y la mirra que Es un aceite antiguo asociado con la muerte y el embalsamamiento que representa el más allá. Pero la pregunta aquí es ¿por qué solo estos tres regalos?

Existe la teoría de que la clave para desbloquear el poder del número tres reside en el misterio de la Santísima Trinidad, que la noción de tres personas divinas en un Dios se refiere a los tres estados del ser:

Dios el Padre, el yo intelectual, Dios el Hijo, el ser físico, y Dios el Espíritu Santo, el yo aspiracional.

El número 3 quizás sea una puerta para comprender muchos interrogantes de la vida y del universo que aún no conocemos



¿Cuál es el verdadero significado de la esvástica?


¿Te gustó este artículo? Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!



First  Previous  2 to 2 of 2  Next   Last  
Reply  Message 2 of 2 on the subject 
From: Alcoseri Sent: 09/08/2020 03:43
El secreto de la esfinge se relaciona directamente con el hombre, partiendo de que una parte es humana, otra animal y la otra angelical Cuando un hombre nace, tres seres separados nacen con él, las que continúan formándose hasta su muerte. Estos seres no tienen nada en común una con otra: ellas son nuestro cuerpo animal, nuestra esencia angelical y nuestra personalidad humana. Su formación no depende de nosotros en manera alguna. Su desarrollo futuro, el desarrollo de cada una separadamente, depende de los datos que un hombre posee y de los datos que lo rodean, tales como el medio "ambiente, las circunstancias, las condiciones geográficas, etc. Para el cuerpo animal estos datos son herencia, condiciones geográficas, alimento y movimiento. Estos no afectan la personalidad humana. En el curso de la vida de un hombre, la personalidad humana se forma exclusivamente a través de lo que el hombre oye y a través de la lectura. La esencia angelical es puramente emotiva. Se compone de lo que es recibido antes de nacer, y mucho antes de la formación de la personalidad humana , y más tarde sólo de aquellas sensaciones y sentimientos entre los cuales vive el hombre. Lo que ocurre después, sólo depende de la transición. De este modo, el cuerpo empieza a desarrollarse en cada hombre subjetivamente. El desarrollo de las tres seres comienzan desde los primeros días de la vida de un hombre. Las tres se desarrollan independientemente la una de la otra. Y así puede suceder, por ejemplo, que el cuerpo empiece su vida en condiciones favorables, en país libre saludable y como resultado sea valiente; pero esto no significa necesariamente que la esencia angelical del hombre sea de carácter similar. En las mismas condiciones, la esencia angelical puede ser débil y cobarde. Un hombre puede tener un cuerpo valiente como un león, contrastando con una esencia cobarde. La esencia no tiene necesariamente un desarrollo paralelo al desarrollo del cuerpo animal . Un hombre puede ser muy fuerte y sano y sin embargo ser tan tímido como un conejo. El centro magnetico del cuerpo, su alma, es el centro motor. El centro de gravedad de la esencia es el centro emocional y el centro de gravedad de la personalidad es el centro intelectual. El alma de la esencia es el centro emocional. Tal como un hombre puede tener un cuerpo sano y una esencia cobarde, así también la personalidad puede ser audaz y la esencia tímida. Consideremos por ejemplo un hombre con sentido común: él ha estudiado, sabe que pueden aparecer alucinaciones y sabe que ellas pueden no ser reales. De modo que en su personalidad no las teme, pero su esencia tiene miedo. Si su esencia ve un fenómeno de esta clase, no puede evitar el tener miedo. El desarrollo de un centro no depende del desarrollo de otro, y un centro no puede transferir sus resultados a otro. Es imposible decir positivamente que un hombre es así o asá. Uno de sus centros puede ser valiente, otro cobarde; uno bueno, otro malvado; uno puede ser sensible y otro muy burdo; uno siempre está listo para dar, otro es lento o casi incapaz de dar. Por lo tanto es imposible decir: bueno, valiente, fuerte o malvado. Como ya lo hemos dicho, cada una de las tres máquinas representa a la cadena entera, a todo el sistema en su relación con una, con otra, o con la tercera. En sí misma cada máquina es muy complicada, pero es puesta en movimiento muy simplemente. Cuanto más complicadas las partes de la máquina, menos palancas hay. Cada máquina humana es compleja, sin embargo el número de palancas puede diferir en cada una por separado: en una más palancas, en otra menos. En el curso de la vida, una máquina puede formar muchas palancas para ser puesta en movimiento, mientras que otra puede ser puesta en movimiento con un pequeño número de palancas. El tiempo para la formación de las palancas es limitado. A su vez, este tiempo también depende de la herencia y de las condiciones geográficas. En promedio, las nuevas palancas se forman hasta los siete u ocho años de edad; más tarde, hasta los catorce o quince años, pueden ser alteradas; pero, después de los dieciséis o diecisiete años, las palancas no se forman ni se alteran. Por lo tanto, más tarde en la vida, sólo actúan aquellas palancas que ya han sido formadas. Es así como son las cosas en la vida ordinaria normal, por mucho que haga un hombre por cambiarlo. Esto es cierto incluso con respecto a la capacidad de un hombre de aprender. Se pueden aprender cosas nuevas hasta los diecisiete años; lo que se aprende más tarde es sólo aprender entre comillas, es sólo un nuevo ordenamiento de lo viejo. Al principio esto puede parecer difícil de comprender. Cada individuo con sus palancas depende de su herencia y del lugar, el círculo social y las circunstancias en las cuales nació y creció. El modo de operar de. los tres centros o almas es similar. Su construcción es diferente, pero su manifestación es la misma. Los primeros movimientos se graban. Las grabaciones de los movimientos del cuerpo son puramente subjetivas. Esta grabación es como la de un disco: primero, hasta los tres meses, es muy sensitiva; después de los cuatro meses se vuelve menos sensitiva; después de un año, todavía más débil. Al principio se puede oír hasta la respiración; una semana después no se puede oír nada de un volumen inferior al de una conversación en voz baja. Pasa lo mismo con el cerebro humano: al principio es muy receptivo y registra cada nuevo movimiento. Como resultado final un hombre puede tener muchas posturas, otro sólo unas pocas. Por ejemplo, un hombre puede haber adquirido cincuenta y cinco posturas mientras duró la posibilidad de grabarlas, y otro hombre, viviendo en las mismas condiciones, puede haber obtenido doscientas cincuenta. Esas palancas, estas posturas, se forman en cada centro de acuerdo con las mismas leyes y quedan allí por el resto de la vida de un hombre. La diferencia entre estas posturas consiste solamente en la manera en la que fueron grabadas. Tomen, por ejemplo, las posturas del centro motor. Hasta cierto momento se forman posturas en cada hombre. Después dejan de formarse, pero aquellas que se han formado quedan hasta la muerte. Su número es limitado, por lo cual no importa lo que haga un hombre, utilizará estas mismas posturas. Si desea desempeñar uno u otro papel, utilizará una combinación de posturas que ya tiene, porque nunca tendrá otras. En la vida común y corriente no puede haber nuevas posturas. Aun en el caso de que un hombre quiera ser actor, su situación será la misma a este respecto. La diferencia entre el sueño y el estar despierto del cuerpo consiste en que cuando un shock viene desde afuera durante el sueño, no excita ni produce asociaciones en el cerebro correspondiente. Supongamos que un hombre está cansado. Se le da el primer shock. Alguna palanca comienza a moverse mecánicamente. De manera igualmente mecánica toca otra palanca y la hace moverse, esa palanca toca una tercera, la tercera una cuarta y así sucesivamente. Esto es lo que llamamos asociaciones del cuerpo. Las otras máquinas también tienen posturas y son puestas en movimiento de la misma manera. Además de las máquinas centrales que trabajan independientemente — cuerpo, personalidad y esencia— también tenemos manifestaciones sin alma, que .tienen lugar fuera de los centros. Para comprender esto, es muy importante notar que dividimos las posturas del cuerpo y del sentimiento en dos clases: 1) las manifestaciones directas de cualquier centro y 2) las manifestaciones puramente mecánicas que surgen fuera de los centros. Por ejemplo, el movimiento de levantar mi brazo es iniciado por el centro. Pero en otro hombre puede ser iniciado fuera del centro. Supongamos que un proceso similar está teniendo lugar en el centro emocional, tal como alegría, pena, frustración o celos. En un momento dado, una postura fuerte pudo haber coincidido con una de estas posturas emocionales y así las dos posturas han dado origen a una nueva postura mecánica. Esto acontece mecánicamente, independientemente de los centros. Cuando hablé de máquinas, llamé trabajo normal a la manifestación de un hombre, la cual implica los tres centros tomados en conjunto. Esta es su manifestación. Pero debido a la vida anormal, algunas personas tienen otras palancas, que se forman fuera de los centros y que provocan movimiento independientemente del alma. Puede ser en la carne, en los músculos, en cualquier parte. Los movimientos, las manifestaciones y las percepciones de cada centro son manifestaciones de los centros, pero no del hombre, si tomamos en cuenta que el hombre está constituido por tres centros. La capacidad de sentir alegría, pena, frío, calor, hambre y cansancio está en cada centro. Estas posturas existen en cada centro y pueden ser pequeñas o grandes y tener diferentes calidades. Hablaremos más tarde de cómo sucede esto en cada centro por separado y de cómo saber a qué centro pertenecen. Por el momento deben recordar y darse cuenta de una cosa: deben aprender a distinguir entre las manifestaciones del hombre y las manifestaciones de los centros. Cuando la gente habla de un hombre, dice que es malo, listo, tonto; él es todo esto. Pero no puede decir que éste es Juan o Simón. Estamos acostumbrados a decir "él". Pero debemos acostumbrarnos a decir "él" en el sentido de él como cuerpo, él como esencia, él como personalidad. Supongamos que en un caso dado representamos a la esencia como 3 unidades. El 3 representa el número de posturas. En el caso del cuerpo de este hombre, el número es 4. La cabeza está representada por 6. Así cuando hablamos de 6, no nos referimos a la totalidad del hombre. Tenemos que evaluarlo por 13, porque 13 es sus manifestaciones, su percepción. Cuando es la cabeza sola, sería 6. Lo importante es evaluarlo no sólo por 6, sino por 13. El total es lo que lo define. Un hombre debería ser capaz de dar un total de 30, por todo tomado en conjunto. Esta cifra puede obtenerse solamente si cada centro puede dar un determinado número correspondiente, por ejemplo 12 + 10 + 8. Supongamos que esta cifra 30 representa la manifestación de un hombre, un dueño de casa. Si encontramos que un centro tiene que dar necesariamente 12, debe contener ciertas posturas correspondientes, las que producirían 12. Si falta' una unidad y éste da solamente 11, no se pueden obtener 30. Si hay un total de sólo 29, no es un hombre, si llamamos un hombre a aquél cuya suma total es 30. Cuando hablamos acerca de los centros y de un desarrollo armonioso de ellos, queríamos decir que para llegar a ser tal hombre, para ser capaz de producir aquello de lo que estábamos hablando, es necesario lo siguiente: al principio hemos dicho que nuestros centros se han formado independientemente uno del otro, y que no tienen nada en común; sin embargo, debería existir una correlación entre ellos, porque la suma total de manifestaciones sólo se puede obtener de los tres juntos, no de uno solo. Si es correcto que 30 es una verdadera manifestación del hombre y este 30 es producido por tres centros en una correlación correspondiente, es imperativo entonces que los centros estén en esta correlación. Esto debería ser así, sin embargo en realidad no lo es. Cada uno de los centros se encuentra aislado (hablo de las personas presentes) y no tienen entre ellos una relación apropiada y por lo tanto son discordantes. Por ejemplo, una persona tiene una gran cantidad de posturas en un centro; otra, en otro centro. Si tomamos cada tipo separadamente, la suma total de cada uno será diferente. Si de acuerdo al principio deberían existir 12, 10 y 8, pero solamente están presentes 10 y 8 y en lugar de 12 hay O, el resultado es, 18 y no 30. Tomemos alguna, substancia, por ejemplo, pan. Requiere una proporción definida de harina, agua y fuego. Es pan solamente cuando los ingredientes están en la proporción correcta; en la misma forma, en el caso del hombre, para obtener la cifra 30, cada fuente debe aportar una calidad y cantidad correspondiente. Si J. tiene mucha harina, es decir posturas físicas, pero no tiene agua ni fuego, es solamente harina y no un individuo, no es pan. Ella (O.) produce agua (sentimiento), tiene muchas posturas; pero no hay pan que se obtenga solamente de agua; nuevamente esto no vale nada: el mar está lleno de agua. L. tiene mucho fuego, pero no tiene harina ni agua; de nuevo esto no vale nada. Si se pudiera juntarlos, el resultado sería 30; un individuo. Como son, son solamente pedazos de carne, pero los tres juntos darían 30 como manifestación. ¿Podría ella decir "yo"? Es "nosotros", no "yo". Ella produce agua, sin embargo dice "yo". Cada una de estas tres máquinas es como sí fuera un hombre. Y los tres encajan uno en el otro. El hombre está constituido por tres hombres; cada uno tiene un carácter diferente, una naturaleza diferente, y sufre de falta de correspondencia con los demás. Nuestra meta debe ser organizarlos, para hacerlos corresponder entre sí. Pero antes de empezar a organizarlos y antes de pensar en una manifestación que valga 30, hagamos una pausa para ver conscientemente que estas tres máquinas nuestras están realmente en desacuerdo una con la otra. No se conocen. No solamente no se escuchan una a otra sino que si una de ellas le ruega intensamente a la otra hacer algo y sabe cómo debería hacerse, ésta sin embargo o no puede o no quiere hacerlo. Como ya es tarde, tenemos que dejar el resto para otra ocasión. ¡Para ese entonces quizás ustedes hayan aprendido a hacer!


 
©2022 - Gabitos - All rights reserved