Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL VISLUMBRAR DE LA ERA DE ACUARIO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 NAVIDAD 2.016 
  
 ¿QUE ES LA VERDAD? 
  
 EL EMBLEMA ROSACRUZ & The Rosicrucian Emblem 
  
  
  
 HERMANOS MAYORES 
 THE BROTHERS OF THE ROSE CROSS 
 The Rosicrucian Fellowsihip (CURSOS) 
 MAX HEINDEL 
 NORMAS DEL VISLUMBRAR 
  
 AUGUSTA F. DE HEINDEL 
 CORINNE HELINE 
 ADMINISTRACION 
  
  
  
 BIBLIOTECA ROSACUZ 
 MANLY P. HALL 
  
 PREG Y RESP. R.C. 
 FOLLETOS ROSACRUZ 
 LINKS ROSACRUCES 
  
 ROBERTO RUGGIERO 
  
 FRANCISCO NÁCHER 
 ALEXANDRA B. PORTER , 
 JOSÉ MEJIA .R 
 MARTA BRIGIDA DANEY 
 LIBRO DE URANTIA 
 SALUD Y CURACION 
 CUENTOS PARA NIÑOS 
 EL SITIO DE ACSIVAMA 
  
 NOTAS AL INTERIOR 
 LA BELLEZA DE LA VIDA 
 TUS REFLEXIONES 
 BIBLIOTECA 
 PPS ESOTERICOS 
 MUSICA 
 GRUPOS Y AMIGOS 
  
  
 Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
 LA MORADA DE JESÚS 
  
 
 
  Tools
 
PREGUNTAS Y RESPUESTAS ROSACRUCES: MAESTROS E INICIACIÓN
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: moriajoan  (Original message) Sent: 30/12/2009 20:24
 

 

54animation50zb7PO.gif picture by vislumbrar

 

MAESTROS E INICIACIÓN

 

PREGUNTA:

¿Por que los ocultistas nos hablan de Maestros e Iniciadores, mientras que otras escuelas -

místicas- parece que indican que el hombre se puede enseñar a sí mismo y llegar a Dios sin la

necesidad de Iniciación y Maestros? ¿No puede el hombre alcanzar la conciencia del “Yo” sin

esas cosas? ¿Las Iniciaciones se relacionan solamente con el desenvolvimiento de los poderes

latentes en el hombre? ¿Hay Iniciaciones en el misticismo? ¿Son las mismas que en el

ocultismo?

54animation50zb7PO.gif picture by vislumbrar

Respuesta: Si todos nacieran con el mismo temperamento, solamente sería necesario un

camino para ellos. Todos necesitarían las mismas experiencias con el fin de elevar nuestra

conciencia y unirnos a Dios. Sin embargo, como cada uno es fundamentalmente diferente de

los demás, las experiencias básicamente difieren de las de los demás y ciertas grandes líneas

de demarcación son necesarias con el fin de obtener los resultados deseados para todos. Por

consiguiente, hablando estrictamente, existen tantos caminos hacia Dios como hay espíritus

separados en evolución.

Hablando en líneas generales, hay dos: uno que conduce a la unión por la fe, y el otro que es

el camino de la salvación por las obras. En cierto punto convergen estos dos caminos, y el que

ha estado creciendo por la fe encuentra que es necesaria también la acción, mientras que la

persona que se ha estado desarrollando por las obras, apartado de la fe, se encuentra

compelido por la experiencia en la presente condición, a lograr también fe. Una persona puede

aprender a hablar un idioma extranjero por medio de la gramática y ayudas similares, aunque

no hubiera nunca visitado el país donde se habla ese idioma; pero es probable que su

pronunciación haga ininteligible lo que dice para un nativo. Sin embargo, con la ayuda de

alguien que haya visitado el lugar, puede aprender más eficientemente y en menos tiempo.

Igual pasa en la vida mística. Hay algunos que han progresado mucho más que otros, quienes

han visitado las regiones del alma y que también han logrado la mística unión con Dios, y su

ayuda es de inestimable valor para aquellos que se están esforzando en hollar el sendero.

Habiendo ido primero, están capacitados para dirigir inteligentemente al investigador, aunque

por supuesto, el investigador es quien tiene que dar cada paso del camino. A los pasos en el

Sendero comúnmente se les conoce como Iniciación. Una ilustración ayudará a hacer más

claro el asunto. Supongamos que Dios se encuentra en el pináculo de una elevada montaña, y

que la humanidad se encuentra dispersa en el llano. Desde el pie de la montaña, una espiral la

circunda en dirección a la meta que se encuentra en la cima. Este es el camino de la evolución

seguido por la gran mayoría de la humanidad, quien de ese modo gradualmente sube las

laderas hacia la cima sin esfuerzo alguno perceptible. Sin embargo, existe también una

escalera que conduce directamente desde la base a la cúspide. Esta es la senda de la Iniciación

que es ascendida por grandes y conscientes esfuerzos. La senda en espiral de la evolución

cruza la escalera de la Iniciación en diferentes puntos. Así, algunos que todavía se encuentran

en el sendero de la evolución, digamos, los pioneros, pueden avanzar más hacia la verdad que

aquellos que han avanzado en la senda de la Iniciación desde una espiral inferior. Pero estos

últimos, por supuesto, alcanzaran un nivel superior si perseveran. Las razas más rezagadas de

Oriente entran a la Senda de la Iniciación en un punto inferior al ya alcanzado en la evolución

por los pioneros. Siendo más jóvenes, y por consiguiente también más débiles, realmente les

es más necesario tener un Maestro que los auxilie en la primera parte del escabroso camino,

que a aquellos que han llegado al estado evolucionario común a la gente del Occidente.

También, mientras más alto llegamos, ya sea por Evolución o por Iniciación, vemos con más

claridad la luz que alumbra desde la cima, que es Dios, y por medio de ella nos fortalecemos

mucho más, y nos capacitamos mejor para caminar y subir solos.

Por lo tanto, después de un tiempo, es innecesario tener Maestros para ayudarnos, y su lugar

es entonces tomado por los Hermanos Mayores, conocidos en el mundo Occidental como

amigos y consejeros. El Maestro oriental urge a su pupilo, lo elogia cuando se porta bien, y lo

castiga cuando es negligente. En el Occidente, los Hermanos Mayores nunca obligan, nunca

elogian, ni tampoco censuran. El impulso tiene que venir internamente del discípulo, y ellos le

enseñan a juzgarse a sí mismo. En ciertos estados del camino le piden que escriba opiniones

imparciales de su propia conducta, de manera tal que pueda saberse hasta dónde ha aprendido

a juzgarse correctamente. Así, en todo sentido, ellos lo educan para mantenerse sobre sus propios

pies, sin tener que atenerse a ellos o a cualquiera otra persona. Pues en relación con la

altura que alcancemos, así sería el desastre de una caída; y sólo en la medida que cultivamos

el equilibrio y confianza propia, aunado con el entusiasmo por la devoción, estamos

capacitados para seguir adelante.

Ahora, consideremos estas Iniciaciones: no existe ceremonia alguna relacionada con la

verdadera Iniciación. El ceremonial elaborado de las órdenes pseudo-ocultas como se ven hoy

en el mundo visible, o el de las órdenes fraternales, o el de las iglesias, no se parece en ningún

sentido a la verdadera Iniciación. esta no tiene lugar absolutamente en la región física, y no

existe ningún ceremonial relacionado con ella. Tampoco consiste en un ritual leído por

alguien, ni en conferencias o prédicas o cualquier otra cosa de esa naturaleza. No se habla una

sola palabra durante el proceso. Eso es lo que sé de los grados inferiores que ya he pasado, y

sería contrario a la razón suponer que tales medios se usen en los superiores. Más aún,

habiendo tenido conversaciones con Hermanos Legos que han llegado a grados superiores, la

verdad de esa suposición es corroborada por sus palabras.

En este hecho se tiene una muy buena razón del por qué los secretos de la verdadera Iniciación

no pueden ser revelados. No es una ceremonia externa sino una experiencia interna. El

Iniciador, habiendo ya desarrollado la conciencia pictórica externa del Período de Júpiter, fija

su atención sobre ciertas verdades cósmicas, y el candidato que ya se ha capacitado para la

Iniciación por el desenvolvimiento de ciertos poderes internos (que sin embargo todavía están

latentes), es como un diapasón de igual tonalidad que vibra con las ideas enviadas en forma de

cuadros por el Iniciador. Por lo tanto, no sólo ve los cuadros -los que cualquiera puede ver-,

sino que es capaz de responder a la vibración. Vibrando con el ideal presentado por el

Iniciador, el poder latente dentro de sí se convierte entonces en energía dinámica y la

conciencia queda elevada al siguiente grado en la escala de la Iniciación.

Esto puede sonar abstruso a la primera lectura, pero si se lee una y otra vez hasta haber

dominado la idea, se habrá llegado a la descripción más cercana de lo que es la Iniciación, y

hasta dónde es posible informar a quien no la ha experimentado por sí mismo. No hay

tampoco secreto alguno en relación con el cuadro, en el sentido que no deba uno decirlo, pero

es secreto en virtud de que no existen palabras apropiadas que puedan expresar debidamente

en lenguaje material, esta experiencia espiritual. Es verdad que la Iniciación tiene lugar en un

Templo particularmente dispuesto para las necesidades de cierto grupo de individuos que

vibran en determinada octava, y que hay otros que están presentes, no obstante, reitero que no

es lo que pudieren hacer o decir lo que constituye la Iniciación, sino que ésta es una

experiencia interna por medio de la cual los poderes latentes que han ya madurado

internamente, se convierten en energía dinámica.

Ahora, con relación a la diferencia entre la Iniciación a lo largo de líneas ocultas, y las que

corresponden a la senda mística, se encontrará en lo que anteriormente se ha dicho desde el

principio, que son, y tienen que ser, exactamente opuestas. Al ocultista que ha tomado su

Iniciación desde el lado intelectual, se le demuestra la conexión espiritual de las causas con

los hechos materiales, mientras que al místico, que ha recibido los hechos espirituales, se le

dirige su atención a la conexión con los efectos del plano material. Todo esto con el fin de

mezclar ambos lados para que el hombre se desarrolle normalmente. Las Iniciaciones

Rosacruces, habiendo sido designadas para los pioneros actuales de la humanidad, se

esfuerzan en mezclar lo místico con lo oculto. Sin embargo, como el mundo Occidental ha

desarrollado el intelecto en detrimento de los sentimientos, se hace un poco más de énfasis

quizá, del lado místico. Aquí los Hermanos Mayores siempre piden a sus discípulos que miren

al Cristo, y aunque los verdaderos Maestros de Oriente sean tan devotos en el servicio de la

humanidad, no pueden enseñar así a sus pupilos porque desde el punto de vista del aspirante

oriental, la Luz del Cristo todavía es invisible. En consecuencia, están forzados dichos

Maestros a enseñar a sus discípulos a hacer exactamente como dicen, y en el curso del tiempo

cuando ellos hayan ascendido a nuestro nivel, Cristo se les aparecerá también.

ROSACRUZ.gif picture by vislumbrar

54animation50zb7PO.gif picture by vislumbrar

 

 

 

 


First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved