Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

EL VISLUMBRAR DE LA ERA DE ACUARIO
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 NAVIDAD 2.016 
  
 ¿QUE ES LA VERDAD? 
  
 EL EMBLEMA ROSACRUZ & The Rosicrucian Emblem 
  
  
  
 HERMANOS MAYORES 
 THE BROTHERS OF THE ROSE CROSS 
 The Rosicrucian Fellowsihip (CURSOS) 
 MAX HEINDEL 
 NORMAS DEL VISLUMBRAR 
  
 AUGUSTA F. DE HEINDEL 
 CORINNE HELINE 
 ADMINISTRACION 
  
  
  
 BIBLIOTECA ROSACUZ 
 MANLY P. HALL 
  
 PREG Y RESP. R.C. 
 FOLLETOS ROSACRUZ 
 LINKS ROSACRUCES 
  
 ROBERTO RUGGIERO 
  
 FRANCISCO NÁCHER 
 ALEXANDRA B. PORTER , 
 JOSÉ MEJIA .R 
 MARTA BRIGIDA DANEY 
 LIBRO DE URANTIA 
 SALUD Y CURACION 
 CUENTOS PARA NIÑOS 
 EL SITIO DE ACSIVAMA 
  
 NOTAS AL INTERIOR 
 LA BELLEZA DE LA VIDA 
 TUS REFLEXIONES 
 BIBLIOTECA 
 PPS ESOTERICOS 
 MUSICA 
 GRUPOS Y AMIGOS 
  
  
 Señor, haz de mi un instrumento de tu paz. 
 LA MORADA DE JESÚS 
  
 
 
  Tools
 
PREGUNTAS Y RESPUESTAS ROSACRUCES: RESPUESTAS ROSACRUCES: PREGUNTAS CONCERNIENTES A LAS ENSEÑAZAS BIBLICAS (II)
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: moriajoan  (Original message) Sent: 30/10/2011 09:34

 




¿Cuál fue el pecado o la caída del Edén?


Respuesta: Cuando la Tierra surgió del Caos se encontraba primeramente en el estado
tenebroso y rojo conocido como Época Polar. Allí desarrolló primero la humanidad un cuerpo
denso, pero no igual absolutamente al actual, por supuesto. Cuando el estado de la tierra se
hizo ignescente, como en la Época Hiperbórea, se agregó el cuerpo vital y el hombre era
entonces análogo al vegetal, es decir, que tenía los mismos vehículos que tienen hoy los
vegetales y también una conciencia semejante, o más bien inconsciencia parecida a la del
sueño sin ensueños, cuando los cuerpos denso y vital quedan sobré el lecho.
En ese tiempo, en la Época Hiperbórea, el cuerpo del hombre era un enorme saco gaseoso
flotando sobre la tierra ignescente, y arrojaba de sí esporos parecidos a los de los vegetales,
que crecían y eran aprovechados por otras entidades. En ese entonces el hombre era bisexual,
hermafrodita.
En la Época Lemúrica, cuando la tierra se había enfriado un tanto y comenzaron a salir islas
sólidas entre los mares en ebullición, el cuerpo del hombre se solidificó proporcionalmente,
teniendo entonces un cuerpo mas semejante al que tiene hoy. Era como un mono, con corto
tronco y enormes brazos y piernas, proyectándose los talones hacia atrás y no teniendo casi
cabeza; por lo menos la parte superior de ésta faltaba por completo. El hombre vivía en una
atmósfera de vapor que los ocultistas llaman neblina de fuego, y no tenía pulmones, sino que
respiraba por medio de tubos. Tenía una suerte de vejiga interiormente, la que al llenarla de
aire caliente le permitía saltar sobre los enormes abismos y hendiduras que se producían
cuando las erupciones volcánicas destruían la tierra sobre la que vivía. En la parte posterior de
la cabeza tenía un órgano que ahora se ha retirado al interior de la misma, al que llaman los
anatómicos la glándula pineal o tercer ojo, si bien nunca fue un ojo, sino un órgano local de
sensación. El cuerpo carecía entonces del tacto o sensación, pero cuando el hombre se
acercaba demasiado a un cráter volcánico dicho órgano registraba el calor y evitaba que su
cuerpo fuera destruido.
Cuando el cuerpo se había solidificado tanto que era ya imposible propagarse por esporos, se
hizo necesario desarrollar un órgano del pensamiento, un cerebro. La fuerza creadora que
ahora empleamos para construir ferrocarriles, vapores, etc., en el mundo externo, se empleaba
entonces internamente en la construcción de órganos. Como todas las demás fuerzas, ésa es
positivo negativa. Un polo fue dirigido hacia arriba para la formación del cerebro, dejando al
otro disponible para la creación de otro cuerpo. De esta manera el hombre dejó de ser una
unidad creadora completa. Cada ser humano poseía la mitad de la fuerza creadora, y entonces
tuvieron que buscar su complemento fuera.
Pero en ese tiempo ”sus ojos no se habían abierto aún" y los seres humanos de esa edad
estaban inconscientes unos de otros en el Mundo Físico, si bien estaban muy conscientes y
despiertos en el Mundo Espiritual. Por consiguiente, bajo la dirección de los Ángeles, que
estaban especialmente preparados para ayudarlos en lo que con cierne a la propagación, se los
juntaba en ciertas épocas del año, cuando las fuerzas planetarias eran propicias, en grandes
templos donde se efectuaba el acto creador como un sacrificio religioso. Y cuando este Adán
primario se puso en íntimo contacto sexual con la mujer, el espíritu atravesaba por un
momento el velo de la carne y "Adán conoció a su mujer"; la sintió físicamente. Esto es lo que
relata la Biblia empleando esa casta expresión en todas sus hojas, porque se nos dice que
"Elkanah conoció a su esposa Hannah y ella engendró a Samuel". Hasta en el Nuevo
Testamento, cuando el ángel anuncia a María que será la madre del Salvador, ella contesta:
¿cómo puede ser eso posible si yo no conozco a ningún hombre?
El pecado es la acción contraria a la ley, y mientras la humanidad se propagó bajo la dirección
de los ángeles, quienes comprendían las líneas cósmicas de fuerza, el parto fue sin dolor, como
lo es aún hoy entre los animales salvajes, los que se propagan sólo en determinada época del
año y bajo la dirección del espíritu colectivo. Pero cuando el hombre, obrando según el
consejo de ciertos espíritus que se encuentran a mitad del camino entre la humanidad y los
ángeles, comenzó a procrear en cualquier época del año, sin tener en cuenta las líneas de
fuerza cósmicas, ese pecado, o el "comer del árbol del conocimiento", produjo el parto
doloroso que el Ángel había predicho a Eva. No la maldijo, sino que simplemente se limitó a
indicar el resultado del uso ignorante de la función creadora.

El Árbol de la Vida, del que se habla en la Biblia ¿es lo mismo que la piedra filosofal de los
alquimistas?


Respuesta: Sí y no. Para comprender el asunto es necesario retroceder en la historia de la
humanidad. Hubo un tiempo en que esta era bisexual y podía generar cuerpos sin ayuda de
otro. Pero cuando se hizo necesario formar el cerebro para que el espíritu pudiera crear
mediante el pensamiento así como en el Mundo Físico, la mitad de dicha fuerza sexual se
retuvo para construir el Órgano del pensamiento. Entonces se hizo necesario para cada ser
humano buscara la cooperación de otro que expresara el polo contrario de la fuerza sexual que
él tenía disponible para propósitos sexuales. No teniendo cerebro, y como sus ojos no se
habían abierto, estaban, por supuesto, inconscientes en el Mundo Físico y no podían guiarse a
sí mismos. Por consiguiente, los ángeles los juntaban en ciertas épocas del año cuando las
fuerzas planetarias eran propicias a la realización del acto generador como un sacrificio
religioso, en el cual daban parte de sus cuerpos para generar un vehículo para otro espíritu. En
ese estrecho contacto el espíritu atravesaba un instante el velo de la carne y Adán conoció a su
esposa. Más tarde, cuando la conciencia de la humanidad se había concentrado un poco más
en el Mundo Físico y cuando algunos de entre ellos comenzaron a percibir los cuerpos de los
que estamos tan conscientes ahora, esos precursores comenzaron a predicar el evangelio del
cuerpo, diciendo a los demás que poseían un cuerpo físico, pues la mayoría estaba
inconsciente de ese instrumento, así como nosotros estamos ahora inconscientes del estómago
cuando gozamos de buena salud.
Se notó también que esos cuerpos morían, y entonces los precursores se preocuparon de cómo
ese cuerpo podía ser reemplazado. La solución a este problema se la dieron cierta clase de
espíritus rezagados de la evolución de los ángeles, que eran unos semidioses, por así decirlo.
Esos espíritus luciferes o dadores de luz iluminaron a la humanidad naciente respecto a sus
poderes de generar cuerpos en cualquier tiempo. Pero esos cuerpos no eran perfectos entonces,
tampoco lo son actualmente y por supuesto, la generación sin tener en cuenta las condiciones
planetarias han producido hasta cuerpos inferiores a los que habrían sido generados en caso
contrario, además de los dolores de parto que el ángel profetizara.
Desde entonces la función procreadora se ha ejercido sin restricción por la ignorante raza
humana. Pero mediante la muerte, los ángeles enseñan a la humanidad, entre la muerte y el
nuevo nacimiento, cómo construir cuerpos de creciente y gradual perfección. Si el hombre
hubiera aprendido en ese lejanísimo pasado cómo renovar su cuerpo vital, ya que se le enseñó
a crear cuerpos densos a voluntad, la muerte hubiera sido una imposibilidad y el hombre se
hubiera hecho inmortal como los dioses. Pero entonces también habría inmortalizado sus
imperfecciones y convertido el progreso en una imposibilidad. A esta renovación del cuerpo
vital se refiere la Biblia cuando habla del Árbol de la Vida. Cuando el hombre se iluminó
respecto de la generación era todavía un ser espiritual cuyos ojos no estaban cegados aun por
el mundo material, Y podía haber aprendido el secreto de vitalizar su cuerpo a voluntad,
frustrando así su evolución. Vemos, pues, que la muerte, cuando viene naturalmente, no es una
maldición, sino nuestro mejor y más grande amigo, porque nos libra de un instrumento en el
cual ya no podemos aprender nada; nos saca de un ambiente que ya hemos aprovechado, para
que podamos aprender a construir un cuerpo mejor en un ambiente mejor, en el que podremos
progresar más hacia la meta de la perfección.
En este peregrinaje llegará al fin un tiempo en el que el hombre estará preparado para, poseer
los poderes de la vida. Su cuerpo se purificará y le servirá durante mucho más tiempo que
ahora. Entonces empezará a buscar la piedra filosofal, el elixir de vida, o el nombre que le dé.
Los alquimistas trataban de obtener ese vehículo puro y santo, pero no mediante procesos
químicos hechos en sus laboratorios, según supone. la muchedumbre ignorante. La
nomenclatura que dio color a esa idea era necesaria, porque vivían en una edad en la que una
iglesia dominante y apóstata los hubiera llevado a la muerte si esa verdad se hubiera conocido.
Cuando hablaban de trasmutar los bajos metales en oro decían la verdad, no sólo desde el
punto de vista material, sino también del espiritual, porque el oro ha sido siempre el símbolo
del espíritu y esos alquimistas trataban de purificar sus cuerpos, que eran de naturaleza
inferior, para convertirlos en superiores o espiritualizarlos.
En todas partes la transparencia se ha empleado para designar el poder de la pureza. En el
Antiguo Testamento se habla del templo de Salmón, que se "construyó sin resonar de
martillos". El más hermoso ornamento era el mar fundido. Hiram Abiff, el constructor, como
ultima realización consiguió trasmutar todos los metales de la tierra haciéndolos tan
transparentes como el cristal. En el Nuevo Testamento se habla de una hermosa ciudad que
tenía un mar de cristal. En el Oriente el Iniciado trata de convertirse en un alma diamantina,
pura y transparente. En el Occidente la Piedra Filosofal es el símbolo del alma purificada,
extraída de cuerpos que se han trasmutado y espiritualizado. El alma que peque morirá, pero el
alma pura se inmortalizará mediante el elixir de vida, el Árbol de la Vida, convirtiéndose en un
cuerpo vital que durará milenios como vehículos del espíritu.

El Señor apreciaba los sacrificios u ofrendas sangrientas de Abel, pero no las dulces y limpias
ofrendas de Caín. ¿Por qué?


Respuesta: El preguntante padece un malentendido. La ofrenda de Abel no era sangrienta. En
ninguna parte se dice que Abel matara animales. La leyenda de los francmasones ocultos que
daremos en parte, cuenta esta historia:
En un tiempo Elohim creó a Eva, se unió a ella y nació Caín; pero él la abandonó antes de que
naciera Caín, así que Caín fue "el hijo de la viuda". Entonces el Elohim Jehová creó a Adán,
quien se unió a Eva, y nació Abel. A su tiempo Caín y Abel llevaron sus ofrendas a Jehová.
Abel llevó de los rebaños creados por Dios, mientras que Caín llevó la obra de sus propias
manos, los granos. Y Jehová recibió la ofrenda que Abel ya había encontrado al alcance de su
mano, hecha por la Naturaleza, y despreció el sacrificio fruto de la habilidad creadora de Caín.
Entonces Caín mató a Abel y fue maldecido. Adán se unió nuevamente a Eva y nació Set.
De Caín y Set descendieron dos clases de seres humanos. Los descendientes de Caín fueron
Tubal-Caín e Hiram Abiff, astutos maestros constructores, que sabían cómo modelar cosas con
sus manos, teniendo dentro de si mismos el divino poder de creación, el poder de hacer crecer
dos hierbas donde no había más que una, y de ellos vinieron todos los que trabajan con sus
manos y tratan de conquistar la tierra y sus recursos.
De Set descendieron los reyes y los sacerdotes que recibían su sabiduría ya hecha de los
Dioses, y que tomaban las cosas tal como las encontraban. Entre ellos estaba Salomón, el más
sabio de los hombres, quien no había hecho por sí mismo su sabiduría, sino que la había
recibido como un don de Dios. Esas dos clases se encuentran todavía sobre la tierra y están
batallando por la supremacía. Los unos son los poderes temporales progresivos, los otros la
fuerza sacerdotal conservadora.
La razón por qué Jehová aceptó la ofrenda de Abel fue porque éste había tomado las cosas tal
como habían sido creadas, era un hijo del hombre que no aspiraba a la creación divina. Pero
Caín era de naturaleza divina; tenía en sí mismo el instinto creador, y esto no era del agrado
de su Dios.


¿Cuál es el significado esotérico del Arca de la Alianza?


Respuesta: En los primeros capítulos de la Biblia se habla de la Caída, cuando el hombre se
hizo cargo de la fuerza creadora y la empleó ignorantemente, pecando así contra las leyes de la
Naturaleza. La propagación es una facultad del cuerpo vital, que es la sombra del espíritu de
vida, el segundo aspecto del triple espíritu del hombre.
Se dice que se pusieron a los Querubines de guardia, con espadas de fuego, con objeto de
impedir que el hombre volviera a entrar en el Paraíso y comiera del Árbol de la Vida,
haciéndose así inmortal, pues los Querubines son la gran jerarquía creadora que tenía la tierra
a su cargo durante el Período Solar, cuando germinó el cuerpo vital y despertó el espíritu de
vida.
Entonces comenzó el largo peregrinaje a través del desierto de la materia, y el arca de la
alianza era el símbolo del hombre en ese aspecto migratorio de su existencia. Durante el
peregrinaje por el desierto, las varas que servían para llevar el arca quedaban siempre en su
lugar, mostrando así que no había lugar de reposo; pero cuando llegaron al templo construido
sin resonar de martillos, el Templo de Salomón, terminó su peregrinaje, y entonces se sacaron
dichas varas.
Como símbolo del hombre el arca contenía el Libro de la Ley, dado para enseñar al hombre a
obrar bien. Allí estaba la rama de Aarón, la varilla del poder, que simboliza la fuerza espiritual
latente en todos los hombres. Esa varilla era como la lanza de Parsifal, instrumento dañino en
manos de Klingsor, el mago negro, y lo mismo en manos del soldado romano; pero Parsifal,
puro y espiritual, la empleó para curar la herida de Amfortas. La vara de Aarón había sido
empleada entre los egipcios para causar plagas y tristezas, y entonces fue escondida en el arca,
simbolizando el hecho de que el hombre poseyó en un tiempo el poder espiritual y lo empleó
mal, y por esto actualmente está oculto dentro de él.
Allí estaba la vasija de maná. Este no era un alimento para el cuerpo, como se explica
materialísticamente. La palabra maná es casi universal. En sánscrito tenemos manas, el
pensador. En alemán, inglés, escandinavo y en otros muchos idiomas, tenemos la misma
palabra man para designar al pensador. El colocar la vasija de maná dentro del arca
conmemora el tiempo cuando el Ego entró en la forma que había construido y se convirtió en
un espíritu interno individual.
Esa fue la caída en las condiciones materiales que requería la generación de cuerpos densos.
Cuando el hombre se arrogó el poder de generar en cualquier tiempo fue desterrado de la
Región Eterica, para impedir que poseyera el secreto de vitalizar los cuerpos imperfectos que
había generado, haciendo así imposible la evolución
Indicamos en la primera parte de nuestra contestación que los Querubines eran los autores de
nuestros poderes vitales, así que ellos tienen que custodiarlos hasta que el hombre se haya
calificado para conocerlos. Por consiguiente se dice que se colocaron en el Jardín del Edén con
una espada de fuego, y es muy significativo que sobre las puertas del Templo de Salomón
estaban también los Querubines, pero no tenían ya más la espada de fuego, sino una flor
abierta. La flor es el órgano generador de la planta, la que realiza el acto generador en una
forma purísima y desapasionada, y cuando el hombre haya aprendido a ser puro y
desapasionado, de manera que toda forma sea concebida inmaculadamente, podrá entrar en el
Templo de Salomón, y podrá quedarse allí, puesto que eso significa el haber sacado las varas
del arca, según se dice proféticamente en la Revelación, donde dice el espíritu: "A todo aquel
que triunfe lo convertiré en un pilar de la Casa de mi Dios y de allí no saldrá más
".

¿Tienen algún significado oculto las diversas fiestas cristianas del año?


Respuesta: Sí, las fiestas del año tienen el más profundo significado oculto. Desde el punto de
vista material los planetas no son más que masas de materia que marchan por sus órbitas
siguiendo las tituladas leyes ciegas, pero para el ocultista son Grandes Espíritus que se
mueven en el espacio, así como nosotros nos movemos en el mundo.
Cuando vemos gesticular a alguien atribuimos siempre algún significado a sus gestos. Si
sacude su cabeza sabemos que está negándose a alguna proposición; si la mueve de arriba para
abajo, deducimos que conviene en ello. Si levanta la mano con la palma hacia si sabemos que
está llamando a alguien, pero si dirige las palmas hacia afuera comprendemos que nos dice
que nos detengamos. Cuando se trata del universo, generalmente no atribuimos el menor
significado a la posición alterada de los planetas, pero el ocultista sabe el profundo significado
que tienen los diversos fenómenos celestes. Corresponden a los gestos del hombre.
Krishna significa ungido, y todos los que tenían que realizar misiones especiales eran ungidos
en los tiempos antiguos. Cuando en el invierno el Sol está bajo el Ecuador en el nadir de su
trayectoria, los impulsos espirituales son intensísimos en el mundo. Pero para nuestro
bienestar material es necesario, sin embargo, que el Sol vuelva de nuevo al hemisferio norte, y
por eso decimos cuando el Sol comienza su jornada hacia el Norte que es Navidad (Christmas)
el nacimiento del Salvador, ungido para salvarnos del hambre y del frío que se producirían si
se quedara siempre en el nadir.
Conforme el Sol va hacia el ecuador, pasa por el signo Acuario, el aguador, y entonces vienen
las lluvias que inundan la tierra, simbolizando el bautismo del Salvador. Después viene el
pasaje del Sol por el signo Piscis, los peces, en el mes de marzo. Las existencias del año
anterior ya se han consumido y el alimento del hombre escasea, y de ahí el largo ayuno de la
Cuaresma, y el comer pescado entonces es el símbolo de esa fase de la jornada solar. Después
viene la Pascua (Passover) cuando el Sol pasa el Ecuador (when the Sun passed over the
equator). Entonces es el tiempo de la Pascua de Resurrección (Easter) cuando el Sol está en el
modo oriental (eastern), y el cruce del ecuador está simbolizado por la crusificación o
crucifixión del Salvador; el Sol pasa entonces el signo de Aries, el Carnero y se convierte en el
Cordero de Dios, dado para la salvación del mundo, en el tiempo en que las plantas comienzan
a brotar. Con objeto de que el Sacrificio beneficie al hombre el Sol tiene que ascender a los
cielos, donde sus rayos tendrán el poder de madurar los granos y las uvas, y de ahí tenemos la
fiesta de la Ascensión del Salvador al trono de su Padre, que es el Solsticio de verano de Junio.
Allí se queda el Sol tres días, y cuando el dicho “de allí volveré” tiene lugar empieza el Sol su
jornada hacia el nodo occidental. Cuando entra en el signo Virgo, la Virgen, tenemos la fiesta
de la Asunción, y más tarde, cuando deja el signo Virgo, la natividad de la virgen, que parece
haber nacido del Sol.
La fiesta judía de los Tabernáculos se efectuaba cuando el Sol cruzaba el ecuador en dirección
a los meses invernales, y esta fiesta era acompañada siempre por la de los cereales y la
recolección de las uvas, que eran los presentes que el Dios solar daba a sus adoradores.
Así que todas las fiestas del año están relacionadas con los movimientos de los astros en el
espacio.


Habéis dicho que Cristo se encarnó sólo una vez, en Jesús; ¿no se había encarnado antes en
Gautama, Buda y en Krishna?


Respuesta: No. Jesús mismo era un espíritu que pertenecía a nuestra evolución humana, y lo
mismo Buda. El autor no tiene información respecto a Krishna, pero está inclinado a creer que
era también un espíritu que pertenecía a nuestra raza humana, porque los relatos hindúes
concernientes al mismo hablan de cómo entró en los cielos y de lo que tuvo lugar allí. El
espíritu de Cristo, que entró en el cuerpo de Jesús cuando Jesús lo abandonó, era un rayo del
Cristo cósmico. Podemos seguir a Jesús a través de sus vidas anteriores y podemos ver su
crecimiento hasta nuestros días. El espíritu de Cristo, por el contrario, no puede encontrarse
entre los espíritus humanos absolutamente.
Podemos decir que antes de la venida de Cristo éste trabajó sobre la Tierra desde afuera,
similarmente a como el espíritu colectivo obra sobre los animales desde el exterior, guiándolos
y ayudándolos hasta que se han individualizado suficientemente como para permitir la entrada
de un espíritu individual. En la Tierra no había espíritu interno antes de la venida de Cristo,
pero cuando se consumó el sacrificio del Gólgota y el Espíritu de Cristo se libertó del cuerpo
de Jesús entró en la Tierra convirtiéndose en el Espíritu Terrestre interno, del que dice San
Pablo que está ansiando y trabajando por el día de la liberación, porque, contrariamente a la
opinión aceptada, el sacrificio del Gólgota no terminó con la muerte del cuerpo de Jesús; en
realidad puede decirse que eso sólo fue el principio; el sacrificio continuará hasta que hayamos
desarrollado el altruismo y el amor, los que liberarán al Espíritu Terrestre de las abrumadoras
condiciones de la existencia material, cuando la necesidad de guiarnos haya terminado
.

Se dice que Dios amaba tanto al mundo que dio a su único Hijo y que cualquiera que en El
creyera no moriría, sino que tendrá vida eterna". ¿cómo se puede reconciliar esa idea con las
palabras de Cristo: Vine, no a traer paz, sino una espada?


Respuesta: Se dice que la "ley y los profetas fueron hasta la venida de Cristo" y hay cuatro
grados mediante los cuales el hombre se eleva hasta Dios. Al principio, cuando despierta a la
conciencia del Mundo Físico y está en estado salvaje, se encuentra rodeado por otros hombres,
los que debido a las circunstancias, se ven obligados a luchar por la vida, entre los cuales el
poder es un derecho; entonces aprende a confiar en su propia fuerza para salvarse de las
asechanzas de los animales y de los demás hombres. Pero percibe en torno suyo los poderes de
la Naturaleza, y los teme, porque sabe que pueden matarlo y que es impotente para luchar con
ellos. Entonces empieza a adorarlos, tratando de propiciarse a Dios: a quien teme, por medio
de sacrificios sangrientos.
Después comienza a considerar a Dios como el dador de todas las cosas, quien lo
recompensará aquí y ahora si obedece su ley, y lo castigará instantáneamente si la desobedece.
Será un poderoso aliado contra sus enemigos, pero puede ser también un enemigo poderoso, y
por consiguiente le teme también. Y así lo adora y le sacrifica anímales por miedo y avaricia.
Más tarde llega al estado en el que se le enseña a adorar a un Dios de amor y a sacrificarse
por el mismo diariamente, toda su vida, pues se le recompensará en un estado futuro en el que
debe tener fe, y cuyo estado no se lo describen claramente.
Finalmente, el hombre llega al estado en el que reconoce su propia divinidad y hará el bien
porque es bueno, sin esperar ni recompensa ni castigo.
Los judíos habían alcanzado el segundo de esos estados y estaban bajo la ley. La religión
cristiana se va elevando por el tercer estado, si bien no se ha librado del todo del segundo.
Todos nosotros estamos aún bajo leyes hechas por Dios y por el hombre para subyugar
nuestros cuerpos de deseos por el miedo, pero para desarrollarnos espiritualmente desde ahora
debemos sensibilizar nuestro cuerpo vital, que es sólo dirigible por el amor, no reconociendo
absolutamente la ley que gobierna la naturaleza emocional.
Con objeto de preparar ese estado futuro, los sacerdotes, quienes estaban más desarrollados
que la gente ordinaria, se mantuvieron separados y aparte. Sabemos que en el Oriente sólo
cierta casta, los brahmanes, podían entrar en los templos y realizar los servicios religiosos.
Entre los judíos sólo los levitas podían aproximarse al santuario, y en otras naciones sucedía lo
mismo. Los sacerdotes eran siempre una clase distinta, que no podían casarse con el resto del
pueblo. Estaban separados y aparte en todo respecto.
Eso era debido a que los guías de la humanidad podían usar solamente la excitación cuando
existía cierta lasitud entre el cuerpo vital y el denso. Así que eligieron a esos sacerdotes y los
agrupaban en los templos, regulando toda su vida, su sexualidad, etc., en toda su extensión.
Pero cuando Cristo se liberó del cuerpo de Jesús y difundió Su Ser por todo el mundo, el velo
se rompió, simbolizando el hecho de que la necesidad de condiciones especiales había cesado
de existir. Desde ese entonces el éter ha estado cambiando la tierra. Una creciente intensidad
vibratoria permite la expresión de las cualidades altruistas. El comienzo de esa enorme
vibración fue lo que produjo la oscuridad que siguió a la crucifixión. No era oscuridad en
manera alguna, sino una luz intensa que cegó al pueblo hasta que las vibraciones fueron
disminuyendo por la inmersión en el cuerpo denso, físico de la Tierra. Pocas horas después el
radiante Espíritu Cristo había entrado en la Tierra suficientemente como para restablecer las
condiciones normales. Pero gradualmente ese poder interno va elevándose, y las vibraciones
etéricas están acelerándose, aumentando el altruismo y el crecimiento espiritual. Así que las
condiciones actuales son tales que no hay necesidad alguna de una clase especial privilegiada,
pero todos y cada uno deben aspirar a entrar en el sendero de la iniciación.
Sin embargo, las antiguas condiciones mueren con dificultad; bajo el régimen de Jehová, el
Espíritu de la Luna, la humanidad se separó en naciones, y con objeto de que él pudiera
guiarlas se hizo necesario que algunas veces empleara una nación para castigar a otra, pues la
humanidad no era entonces dirigible por el amor sólo obedecía al látigo del miedo. Antes de
que la Gran Fraternidad Universal de Amor pueda formarse, será necesario deshacer esas
naciones, pues si tenemos varios montones de ladrillos y queremos construir un gran edificio
es necesario primero que separemos esos montones en ladrillos individuales, aprovechándolos
así para formar el gran edificio. Por lo tanto, Cristo dijo: "yo no vengo a traer la paz, sino una
espada".
Debemos sobrepasar el patriotismo y aprender a decir con esa gran alma, Tomás Paine: "El
mundo es mi patria y hacer el bien mi religión". Hasta ese entonces habrá guerras, y cuantas
más mejor, porque entonces veremos más pronto su horror, lo que nos obligará a hacer la paz.
En la Santa Noche, cuando nació Cristo, los ángeles cantaron una canción: "Paz en la Tierra y
buena voluntad a los hombres". Más tarde el niño creció y dijo: "Yo no vengo a traer paz, sino
una espada", y la religión cristiana ha sido la más sangrienta de todas las religiones humanas.
Ha llevado la desolación y el dolor a todas partes donde ha ido; pero, aparte de todo eso,
llegará un tiempo en el que la canción de los Ángeles se convertirá en una realidad y entonces
se vivirán las palabras de Cristo sobre el amor al prójimo. Cuando la espada haya hecho su
obra se transformará en un arado, y entonces ya no habrá más guerras, porque tampoco habrá
más naciones.

 


 

 

 
 
 



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2022 - Gabitos - All rights reserved