Home  |  Contact  

Email:

Password:

Sign Up Now!

Forgot your password?

Fraternalmente unidos
 
What’s New
  Join Now
  Message Board 
  Image Gallery 
 Files and Documents 
 Polls and Test 
  Member List
 General 
 Normas de convivencia en el grupo-- 
 Lee la Biblia aquí! 
 Biblia en Power Point 
 Conoce tu Biblia 
 La Biblia en ocho versiones 
 Recursos Teológicos 
 Estudios biblicos 
 Reflexiones- Hernán 
 Selección de pasajes Bíblicos- por Hernán 
 Biografías de hombres de la Reforma protestante- Por Hernán 
 Arqueología Bíblica (por Ethel) 
 Reflexiones 
 Jaime Batista -Reflexiones 
 Tiempo devocional-Hector Spaccarotella 
 Mensajes de ánimo--Por Migdalia 
 Devocionales 
 Escritos de Patry 
 Escritos de Araceli 
 Mujer y familia- 
 Poemas y poesias 
 Música cristiana para disfrutar 
 Creaciones de Sra Sara 
 Fondos Araceli 
 Firmas hechas-Busca la tuya 
 Pide Firmas 
 Regala Gifs 
 Libros cristianos (por Ethel) 
 Panel de PPT 
 Amigos unidos-Macbelu 
 Entregas de Caroly 
 Regala Fondos 
 Texturas p/ Fondos 
 Separadores y barritas 
 Retira tu firma 
 Tutos 
 Tareas HTML 
 COMUNIDADES AMIGAS 
 
 
  Tools
 
General: PAZ Y EL ESPÍRITU SANTO
Choose another message board
Previous subject  Next subject
Reply  Message 1 of 1 on the subject 
From: hectorspaccarotella  (Original message) Sent: 23/03/2021 20:40

¿A quién concede Jesús su paz? Tú puedes pensar: “Yo no soy digno de vivir en la paz de Cristo. Tengo demasiadas luchas en mi vida. Mi fe es tan débil”.

Harías bien en considerar a los hombres a quienes Jesús dio su paz por primera vez. Ninguno de ellos era digno y ninguno tenía derecho a ello.

Piensa en Pedro. Jesús estaba a punto de dar su paz a un ministro del evangelio que pronto estaría maldiciendo. Pedro era celoso en su amor por Cristo, pero también lo iba a negar.

Los otros discípulos no eran más justos. Ardieron de ira contra Santiago y Juan por tratar de eclipsarlos. Allí estaba Tomás, un hombre de Dios que era dado a la duda. Todos los discípulos estaban tan faltos de fe, que Jesús se asombró y se estresó. De hecho, en la hora más inquietante de Cristo, todos lo abandonarían y huirían. Incluso después de la Resurrección, cuando se corrió la voz de que “Jesús ha resucitado”, los discípulos tardaron en creer.

¡Qué cuadro!: Estos hombres estaban llenos de temor, incredulidad, desunión, tristeza, confusión, competitividad, orgullo. Sin embargo, fue a estos mismos siervos atribulados a los que Jesús les dijo: “Les voy a dar mi paz”.

Los discípulos no fueron elegidos porque eran buenos o justos; eso está claro. Tampoco fue porque tenían talento o habilidades. Eran pescadores y jornaleros, simples y humildes. Cristo llamó y eligió a los discípulos porque vio algo en sus corazones. Cuando los vio, supo que cada uno se sometería al Espíritu Santo.

En este punto, todo lo que tenían los discípulos era una promesa de la paz de Cristo. La plenitud de esa paz les sería dada en Pentecostés. Ahí es cuando el Espíritu Santo vendría y moraría en ellos. Recibimos la paz de Cristo, del Espíritu Santo. Esta paz llega a nosotros cuando el Espíritu nos revela a Cristo. Cuanto más desees de Jesús, más te mostrará el Espíritu de él; y tendrás más paz verdadera de Cristo.

David Wilkerson



First  Previous  Without answer  Next   Last  

 
©2021 - Gabitos - All rights reserved